Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads


ISLANDIA. 9 DÍAS DE AGUA, HIELO Y FUEGO. -Diarios de Viajes de Islandia- Vituko28
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace

Diario: ISLANDIA. 9 DÍAS DE AGUA, HIELO Y FUEGO.  -  Localización:  Islandia  Islandia
Descripción: 9 días por Islandia. Por un paraíso de naturaleza salvaje y pura.
Autor:    Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:


Etapas 1 a 3,  total 9
 1  2  3  siguiente siguiente



Etapa: 1er día. 16 de agosto de 2017. Alicante - Fossatun Camping Cottages and Pods  -  Localización:  Islandia Islandia
Fecha creación: 22/09/2017 10:43  
Compartir: 
Compartir:
Islandia. Por fin llega el día del tan anhelado viaje. Me voy a Islandia, es decir, casi arriba del todo. 2.894 km. hasta su aeropuerto, Keflavik y 4 horas y media, 5 horas de vuelo. Depende del tráfico. Voy con tres amigas valencianas que lograron convencerme de que el verano en Islandia podía ser distinto, y tras investigar en Youtube, Google, Instagram y Segundamano.com pensé que a lo mejor tenían razón y me apunté. El vuelo de WOW Air salía de Alicante. Pensamos que la maleta que facturáramos podría pesar máximo 30 kilos, así que en vista de que nos habían contado los elevados precios de la comida en Islandia, decidimos llevar víveres entre la ropa, tales como embutido, queso, vino, atún, colines, paté, atún, mermelada, atún y alguna otra latilla de atún. Una vez en el aeropuerto nos dimos cuenta de que los 30 kg no eran tales y que eran 20. La mía pesaría unos 17-18 kg mientras que las de las chicas excedían en un par de docenas de kilos...planchas para el pelo, cremas, acondicionadores, aires acondicionados, microondas, espejos de pared, etc. Tuvimos que cenar alguna que otra latilla de atún y redistribuir el peso entre las maletas y el equipaje de mano, y con eso y alguna que otra caída de ojos que le hice a la chica del mostrador logramos que nos dejaran pasar las maletas sin coste adicional. Menos mal que los aviones de hoy en día han mejorado muchísimo en clase turista y hay el espacio suficiente entre los asientos como para que te quepan dos bolígrafos y un folio sin doblar. "Si te toca pasillo puedes estirar las piernas" Así es, puedo estirar las piernas en el pasillo si no pasaran por él 53 veces con el carrito de los cafés, coca-colas, y sándwiches, 201 veces la gente a mear al servicio y dos romerías del Cristo de los Gitanos y la Virgen del Rocío. En vista del trasiego en el pasillo debo plegar mis piernas e ir moviéndolas en función de lo entumecidas que las tenga. Nuestro vuelo salió a la 1:30 a.m. así que lo tocaba a esas horas era dormir. Además de acomodar las piernas también es necesario acomodar el cuerpo, la cabeza y los brazos, pero cuando has conseguido acomodar alguno de ellos, el otro está empezando a presentar síntomas de gangrena.
Tras las 4 horas y pico de vuelo aterrizamos en Keflavik, aeropuerto más cercano a Reikiavik. Otra cosa que me sorprende de los vuelos es el aterrizaje y cuando ya se detiene el avión y se quita la señal correspondiente a los cinturones de seguridad. La gente como loca se empieza a levantar y a bajar su equipaje de mano de los maleteros. ¿Y a dónde van? A ninguna parte porque las puertas no se han abierto aún y se quedan cual rebaño de ovejas en el pasillo mirando a la gente que está sentado como diciendo: "Ja, ja, ja, yo ya tengo mi equipaje de mano y voy a salir 5 minutos antes que tú”. En fin...Luego te encuentras a los mismos que se quedan esperando el equipaje en la cinta mientras tú te vas con el tuyo (yo a uno le hice un calvo según me iba).
En Islandia por estas fechas amanece sobre las 5:30 a.m. aproximadamente, así que cuando salimos del aeropuerto a por el coche de alquiler ya empezaba a haber luz. Si queréis recorrer los rincones más maravillosos de Islandia y poder llegar a ellos sin problemas es imprescindible alquilar un 4x4 tocho. El nuestro era un 4x4 normalito, un Dacia Duster que en ningún momento nos dio un problema y siempre nos llevó y nos trajo a todos los sitios. Desde el kilómetro 1 de nuestro viaje empezamos a descubrir los maravillosos paisajes que tiene el país. Montañas con laderas de color gris, verde, marrón, negra... en las que de vez en cuando asomaba alguna cascada que se convertía en múltiples ríos a los pies del monte. Las carreteras rectas en las que no veíamos el final de la misma. Si vais alguna vez a Islandia durante las primeras horas de conducción la frase que más os oiréis decir será "Qué bonito", a no ser que os perdáis en el parking del aeropuerto entonces la frase será "¿por dónde se sale de aquí?". Nuestro coche llevaba navegador pero nosotros os recomendamos llevar algún plan B, que en nuestro caso se convirtió en el plan A, que era utilizar una aplicación del móvil llamada MAPS.ME, la cual funciona off-line y es bastante más completa que el navegador del coche. Muchos de los sitios a los que queríamos ir, bien fueran atracciones turísticas o alojamientos, no aparecían en el navegador, en cambio en la aplicación aparecían e incluso te daba la opción de reservar, precio de la habitación, así como los nombres de las ex novias del dueño. Muy completa.


[align=center]Amanecer


El primer destino después de parar un par de gasolineras con la cafetera rota y tomar un café en una tercera con la cafetera óptima, fue el Parque Nacional de Thingvellir. En este parque entre otras muchas cosas se puede pasear por la falla que separa la placa Noramericana y la placa Euroasiática, que a su vez servía a los islandeses desde el año 930 de congreso y ahí es donde decidían las leyes y sus cosas de la isla como qué volcán ponían en marcha, a qué cascadas ponían más agua...y cosas así. Cada pocos metros el paisaje miraras donde miraras iba cambiando. Paredes de piedra, cascadas, lagos, ríos, praderas...todo en un margen de dos o tres kilómetros y no das a basto con la cámara de fotos.




Al final del sendero que discurre entre las paredes que servían de congreso a los antiguos pobladores, el camino se divide en dos: a la izquierda nos dirigimos a la cascada Öxarárfoss, nuestra primera cascada. La cascada seguramente sea la más pequeña que hayamos visto pero no dejamos de admirarla un rato.



Como era muy temprano íbamos solos por el parque y así podíamos disfrutar del paisaje y hacernos fotos sin que saliera la cabeza de algún turista despistado o algún autobús de jubilados, los cuales abundaban, nipones y jubilados. Para acabar con la visita a nuestro primer destino fuimos hasta el final del sendero donde había una vista de la falla desde un pequeño mirador y un autobús de jubilados que había llegado desde otro punto distinto al nuestro y abarrotaban el mirador. Tras unos pequeños empujones, haciendo un poco de presión presencial y tirando un par de jubilados al vacío, logramos hacer un par de fotos.



Próxima parada: agua caliente que sale del suelo a chorrazo, es decir el Geysir. Precisamente la palabra géiser deriva de Geysir, que a su vez deriva del verbo islandés "gjósa" que significa "erupcionar". Muchos diréis que he mirado Wikipedia, pensad lo que queráis pero a veces utilizo la lógica de las palabras, geysir-geiser-gjósa-erupcionar, más claro agua. La afluencia de gente ya empieza a ser importante, pero en todo el viaje nunca llegó a ser agobiante, el Geysir está dentro del Círculo Dorado que se encuentra muy cerca de Reikiavik y se llega por carretera sin necesidad de utilizar un 4x4, con una Vespa es factible. Cerca de la carretera encontramos un parking y cruzando la carretera se encuentra la zona de los géiseres donde está el Gran Geysir y Strokkur que son los dos más grandes acompañados de pequeños agujeritos que borbotea el agua y te avisan que te puedes quemar. El Gran Geysir dejó de erupcionar a principios de este siglo. Según he podido leer hay dos teorías, una dice que como consecuencia de las piedras, monedas y demás objetos arrojados por los turistas. La gente se pensaría que el agua siente y que si le tiraban cosas pues erupcionaría para mostrar su enfado, pero no fue así y ahora por mucho desatascador que lleven no hay manera de que aquello eche agua. La otra teoría cuenta que es debido a que está dormido pero que cualquier actividad sísmica puede hacer que despierte de su letargo y escupa toda su ira contra los turistas que en este momento se encuentren haciendo el canelo por los alrededores. El Strokkur ha debido tener más tragaderas que su primo y aún sigue echando agua de 20-30 metros de altura.



La escena es la siguiente: un agujero acordonado por si alguno tiene tentaciones de hacerse una exfoliación extrema de la cara, y el géiser cada 8-10 minutos erupciona, y entre erupción y erupción la gente (entre los cuales me incluyo) está sujetando sus dispositivos (móviles, cámaras de foto, videocámaras) enfocando al agujero para no perderse el chorro. Las escenas son surrealistas porque hay gente (sobre todo japoneses) que adoptan las mejores poses para el selfie como por ejemplo los dedos en V haciendo el símbolo de la victoria, besando a sus parejas, vi a uno que se quedó sin aire y cayó dentro de la terma, incluso gente que se les cansa el brazo, lo baja y justo erupciona el géiser quedándoles el selfie como si te lo hubiera hecho Serafín Zubirí, media oreja, un poco de la capucha, el japonés de al lado y una gota que no sabes si es de alguien que te ha escupido o del géiser. El Geysir es de los pocos lugares donde hay sitios con suvenires y un centro de información con restaurantes, cafeterías, etc., en el resto del país la mayoría de los sitios está levemente alterado con construcciones.
Seguimos aprovechando lo temprano del día para seguir viendo el Círculo Dorado y camino de nuestro primer alojamiento nos detuvimos en una de las joyas del viaje, la catarata Gullfoss. Como otras muchas cosas en este viaje, nunca habíamos visto nada parecido. Una catarata con dos caídas, la primera de 11 metros y la segunda de 21 y con un caudal de agua tremendo que cae por sus 20 metros de anchura. ¡Qué bonito!... no parábamos de repetirlo, solos o acompañados. Al igual que las otras dos principales atracciones del Círculo Dorado había bastante gente y hacerse fotos en las que apareciéramos solos era misión imposible. Por mucha gente que empujara al agua siempre tenía al lado a un jubilado, un japonés o la especie que empezaba a aparecer, el italiano. Había multitud de lugares desde que admirar la catarata y como siempre con el mínimo rastro de la mano del hombre, cosa que nos gustó en cada sitio al que fuimos.



Aún era pronto para comer así que pusimos rumbo a las cabañas donde íbamos a hacer la primera noche y pararíamos por el camino a comer. Vimos en la Lonely Planet que en la localidad de Laugarvatn existía algo de vida. Supermercado, restaurantes y la principal atracción de la zona que eran unas piscinas geotermales. Compramos en el supermercado aquello que nos podría hacer falta como agua, pan, tomates, salsa tártara, gelatina de kiwi y un poco de levadura. Comimos en un merendero a orillas de lago del mismo nombre que el pueblo. El entorno era bonito, aunque había muchos mosquitos y eran capaces de levantarnos un palmo del asiento, pero no picaban, eran el mosquito cojonero común de Islandia. Una vez tomamos café nos acercamos a una cabaña muy cuca que era un restaurante llamado Galleri, muy recomendable y un sitio muy acogedor.
Con las pilas cargadas fuimos directamente hasta nuestras cabañas, Fossatun Camping Cottages and Pods, una especie de camping con cabañas de madera y un entorno espectacular.


Dudamos entre ir a ver alguna cosa del plan del día siguiente o quedarnos allí a descansar. Nos quedamos allí a tomar una cerveza y cenar, y... para darnos un bañito en unos jacuzzis que tenían a disposición de los huéspedes.


La verdad es que después del día que llevábamos no nos vino mal un bañito de burbujas. Las cabañas donde nos quedamos eran muy sencillas y pequeñas. Teníamos la opción de haber llevado un saco de dormir o alquilar ropa de cama por 12 €. Optamos por la segunda para ahorrar cargar con un saco durante todo el viaje. Cenamos en el porche de una de las cabañas siendo aún de día, amanecía sobre las 5 de la madrugada y anochecía a las 22:30, aunque durante toda la noche se podía ver lo que llama el sol de medianoche y en el horizonte se veía un atardecer continuo. En cuanto cenamos nos fuimos a dormir porque estábamos rotos.[/align]
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: 1er día. 16 de agosto de 2017. Alicante - Fossatun Camping Cottages and Pods



Etapa: 2º día. 17 de agosto de 2017. Fossatun Camping Cottages and Pods - Blönduós  -  Localización:  Islandia Islandia
Fecha creación: 22/09/2017 12:35  
Compartir: 
Compartir:
Este día llevábamos un plan poco claro así que pedimos consejo al chico del camping. El plan que teníamos previsto era improvisado, es decir ir parando allá por donde viéramos jaleo y coches parados corriendo el riesgo de parar en una boda o un parking. En un principio pensamos en ir a ver los fiordos del oeste pero el chico tras mirarnos a nosotros y luego al mapa y reírse para sus adentros nos aconsejó otro destino, la península de Snaefellsnes o como lo llamábamos nosotros, el trozo de tierra ese que sale a la izquierda. Los fiordos del oeste según nos dijo que era un sitio para dedicarle más días, y que en un día no nos daría tiempo ya que tampoco tenía muchas carreteras asfaltadas. Desayunamos en el camping y nos pusimos en marcha.
La primera parada fue Ytri Tunga, una playa donde se podían ver focas y había coches parados, así que como no tenía pinta de ser una boda decidimos parar. No era para tirar cohetes, la playa era muy sencillita y al final de ella había unas rocas en las que vimos media docena de focas tumbadas al sol y a varios metros de la orilla.


El paisaje como siempre era muy bonito, de frente la playa y a nuestras espaldas las laderas de las montañas hasta donde nos llegaba la vista.


A unos más que a otros pero nos gustó ver las focas tumbadas al sol o nadando a unos metros de la orilla. Nosotros cogimos la carretera que iba por el sur dirección oeste para girar al final de la península y coger la carretera por el norte dirección este.
La siguiente parada fue la cascada Bjarnafoss.


Aquí no hacía falta que hubiera coches porque se podía ver desde la carretera y en cuanto la vimos paramos. Es una cascada de 100 metros de altura y el camino que había hasta llegar a los pies de ella no es para nada complicado y en 10 minutos llegamos andando desde el parking. Según nos dirigíamos a la cascada nos deteníamos a mirar el paisaje tanto el que teníamos delante de nuestros ojos como el que dejábamos detrás de nosotros. El tiempo nos acompañaba y en momentos podíamos ir de manga corta.
Tras la cascada continuamos hacia el oeste de la península. La carretera iba entre el mar y las montañas y cada sitio en el que parábamos era una pequeña sorpresa que aparecía en el camino. Unos kilómetros más adelante llegamos a la garganta Rauðfeldsgjá, una fisura en la montaña por la que corre un arroyo dentro de ella.

En el interior nos encontramos unas paredes de musgo verde por las que te puedes adentrar hasta donde tú quieras o donde un resbalón te pueda abrir la cabeza y poner fin a tu pequeña aventura. Nosotros optamos por la primera.


Y a lo tonto a lo tonto se nos hizo la hora de comer y miramos en la Lonely un restaurante que recomendaban al borde del mar en un entorno muy bonito, cosa que no era muy difícil. El Fjöruhúsið Café, y era cierto el lugar era muy bonito pero muy petado y muy caro, así que como habíamos visto muchos sitios bonitos y no había sitio desandamos un trozo de camino y fuimos al Hellnar Primus Kaffi (Café del Primo de Hellnar).


Tomamos dos sopas de champiñones y dos quichés de queso y cebolla. No veíamos el mar pero hacía un tiempo de lujo y con eso nos valía. A nuestra espalda teníamos el glaciar Snæfellsjökull, es decir la montaña con nieve que había al final del trozo de tierra ese que sale a la izquierda. De aquí a la guesthouse no había mucho que ver y nos quedaba un buen trozo de camino.
De camino paramos de casualidad en Stykkishólmur, un pueblo pesquero y que tenía un faro rojo muy cuqui, así que a nosotros que nos gusta hacernos fotos y ver cosas allí que fuimos. Tuvimos que subir a un pequeño cerro por unas escaleras y el viento que hacía arriba podría rondar los 1.500 km/h, lo cual nos vino bien para hacer el tonto, o me vino bien para hacer el tonto con el viento y hacernos la foto de turno.


Y desde el faro hasta la guesthouse vino lo más entretenido, el navegador nos mandaba por un lado por donde tardábamos un mundo y medio y la aplicación del móvil por otro lado que tardábamos bastante menos. Hicimos caso a la aplicación y fue cuando empezamos a descubrir las pistas de tierra. El firme estaba bien, y los paisajes acompañaban y lo hacían bonito, pero según avanzábamos el firme se hacía cada vez más complicado y veíamos poca civilización y muchas cabras. (Nota: aún no habíamos descubierto el 4x4 del coche).
Y aquí fue donde descubrimos también que habría que vadear ríos o grandes masas de agua. Delante de nosotros teníamos un charco color arcilla del tamaño de Murcia. En vez de preocuparnos lo grabamos en video, el coche patinó un poco pero no costó tanto, es más dimos marcha atrás y lo volvimos a pasar en zigzag.
Llegamos a Blonduós a la Kiljan Guesthouse. El tiempo se había detenido en los 70 en la casa de invitados de la buena mujer polaca que la regentaba. Teníamos dos habitaciones en la primera planta y solo con el crujir de la escalera se podían haber hecho dos horas de película de miedo. Al entrar en una de las habitaciones en una de las paredes había una foto de la basílica de San Pedro en el Vaticano del tamaño de la pared, una especie de photocall de una fiesta de curas. Una vez duchados y acomodados fuimos a cenar nuestros manjares. La señora polaca y su marido nos dejaron intimidad y esperaron a que termináramos de cenar para recoger un poco la cocina e irse a dormir pero allí nos quedamos nosotros cenando de cháchara hasta que salió la mujer con una sonrisa a lo Tita Cervera diciendo que al día siguiente se levantaba a las 6 o así pero que si queríamos que nos quedáramos a jugar una partida de cartas, ver una película o poner un karaoke. Nos dimos por aludidos y nos fuimos a dormir.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: 2º día. 17 de agosto de 2017. Fossatun Camping Cottages and Pods - Blönduós



Etapa: 3er día. 18 de agosto de 2017. Blönduós - Akureyri  -  Localización:  Islandia Islandia
Fecha creación: 22/09/2017 12:57  
Compartir: 
Compartir:
Amanece el día en Blönduós lluvioso, frío y gris. Nos espera un abundante desayuno cortesía de doña señora polaca. Aprovechamos y hacemos el desayuno de reyes para cargar las pilas durante todo el día.


Aparece la rubia de la habitación de enfrente en el comedor, con cara de no haber dormido bien la noche anterior por problemas de sonoridad con las escaleras y la llegada de algún inquilino tardía. Desde luego la gente no tiene decencia. Todavía con la tostada en la boca le pedimos consejo a la señora del alojamiento y que nos recomendara por dónde ir, ocasión que aprovechó la mujer para enseñarnos el álbum familiar y a sus hijos luciendo cadenas doradas al cuello. Debido al gusto de los años 60...70...40... que tenía la mujer llegamos a la conclusión de que haríamos todo lo contrario de los que nos aconsejó, pero eso sí, la mujer nos trató como a sus propios hijos y nos trató de maravilla y la nota del booking sería de 9 para arriba.
Después de sobrevivir a la bajada de la escalera maldita cargando el maletón, partimos hacia Hvitserkur, una playa de arena negra en la que había una roca de basalto que se asemeja a un dragón bebiendo agua. La roca está unos metros dentro del mar con lo que depende de la marea para que el dragón en cuestión beba del cuenco o del mar directamente, en concreto cuando llegamos nosotros estaba en el cuenco. Fue una pena no poder bajar a la playa y hacernos una foto con él, pero el tiempo era un poco perruno y la ladera estaba demasiada embarrada como para arriesgarnos a ver a un dragón de piedra bebiendo en un cuenco, ya veríamos otro algún día.


Para ver dicho dragón tuvimos que retroceder un poco e ir hacia el oeste, así que una vez visto condujimos hacia el este. El camino de tierra estaba embarrado y sufrimos nuestro primer susto con el 4x4 al derraparnos de las ruedas traseras.
Una vez que bajé los atributos masculinos de la garganta a la entrepierna pusimos dirección a Holar que era un pueblecito que recomendaba la Lonely. No me cansaré de decir una y mil veces lo bonito que eran los paisajes por los que conducíamos, y puedo decir que el dicho de "si no te gusta el tiempo de Islandia, espera 5 minutos" era totalmente cierto, pasamos de un día nubloso y lluvioso a empezar a despejarse. Holar es un pequeño pueblo de 89 habitantes pero ¡ojo!, posee una catedral y un colegio universitario. La catedral tendrá capacidad para los 89 habitantes o menos y el campanario, que se encuentra a 10 metros de la catedral tiene una altura de 20 metros.


Catedral. Colegio universitario. 89 habitantes. Los tienen bien puestos. Como se empadrone una familia de 3 miembros te montan un cuartel militar y un Mercadona. Aparte de todo esto tienen también unas viviendas típicas con tejado de hierba a modo de museo para el turismo. Hicimos una visita a la catedral, rápida, como no podía ser de otra manera, y después de decir lo bonito o lo feo que había en ella y blasfemar como solo los españoles sabemos hacerlo, charlamos con la "guardiana" de la catedral que hablaba...per-fec-ta-men-te el español, la cual había estado viviendo en Chile 2 años. Una mujer encantadora y que por la manera que se comportó con nosotros dimos por hecho que no nos había escuchado nada y mucho menos la broma del órgano de la catedral y el órgano sexual, gracias a Dios. Después de ver la catedral y las casas de techo vegetal decidimos completar la visita completa a Holar y tomarnos una cerveza en el comedor del colegio universitario.
Debido a que no sabíamos dónde íbamos a comer durante el camino, comimos en el pueblo y seguimos hacia el alojamiento sin ningún sitio que resaltar hasta el alojamiento. Paramos en Siglufjörður un pueblo en el que había supermercado y teníamos que aprovechar para abastecer nuestras alforjas para cenar. Después de comprar arándanos y tener una discusión eterna de como se decía arándano en inglés, blackberry, blueberry, redberry, Halle Berry... nos dimos un homenaje a nuestros paladares para sobrellevar el día de perros que nuevamente había hecho aparición. Entramos en una cafetería-pastelería y nos tomamos unos cafeses con un bollo típico que empezamos a ver a menudo hecho de canela llamado kanelbullar y que yo personalmente me podía comer 20 ó 30 en una tarde. A la salida de cafetería vimos uno de los detalles más curiosos del viaje, una enorme bandera de España a media asta por los atentados ocurridos el día anterior en Barcelona. En la cafetería nos indicaron que era una guesthouse que cada día izaba una bandera distinta y ese día en memoria de España izaron nuestra bandera a media asta. ¡¡Bravo!!.

Teníamos ganas de llegar a la casa ya debido a que llovía mucho y no quedaba nada por ver, así que tranquilamente cogimos el coche y...¡flash! ¿?...¡flash!. O había turistas dentro de un túnel o nos habían sacado una foto las autoridades policiales de Islandia, en un futuro lo veríamos. Recordad que en las carreteras de Islandia la velocidad máxima es de 90 km/h salvo en algún sitio que baja a 70 ó 50.
Llegamos a una de las mini joyas de alojamiento en las que estuvimos. La Great View Guesthouse. Una casa que era una preciosidad. En ella vivía un matrimonio en el que el señor era diseñador y se había diseñado su casa. La casa muy acogedora con un prado en el que había plantado una portería de fútbol, una colchoneta elástica, y columpios. En la parte de atrás de la casa tenía un jacuzzi con unas vistas espectaculares de las montañas. La mujer nos dio vía libre para el uso y disfrute de su casa exceptuando su habitación y su marido. La cocina, la sala de estar, el comedor, el baño, el jacuzzi...todo lo podíamos usar sin problemas. Y porque estábamos cansados que si no nos quedamos a dormir en el jacuzzi porque tenía una pintaza… No éramos los únicos inquilinos en la casa, aparte de nosotros había una pareja de italianos y una pareja de japoneses con dos niños pequeños, uno de ellos recién nacido, ¿esto qué quiere decir?, que el recién nacido no paro de llorar hasta bien entrada la noche. Yo estuve a punto de cometer de un homicidio involuntario al pasar por el pasillo y rozar sin querer un biombo y caer a pocos centímetros de la mayor de las hijas japonesas. La niña del susto estuvo a punto de volver a Japón del bote que dio.
Fue uno de los pocos días que llegamos con tiempo al alojamiento así que fuimos a dar una vuelta a Akureyri, la segunda ciudad del país, 18.000 habitantes.


Allí fue donde empezamos a darnos cuenta de que el país era un pelín caro. Salía más barato comprar una nevera que un imán para la nevera. Y lo mismo un llavero, unos posavasos, una jarrita, etc. por no hablar del precio prohibitivo de un oso polar disecado. Curiosa y moderna era la iglesia de la ciudad que desde una pequeña colina sobresale del perfil de la ciudad. Entre nosotros había disparidad de opiniones sobre el diseño, algunos habían visto tiendas de ultramarinos más bonitas y otros pensaban que desde Ana Obregón no habían visto nada tan bonito. Dimos una corta vuelta por la ciudad y volvimos a la casa. Allí seguía llorando la pequeña nipona. Y después de cenar y ducharnos nos fuimos a dormir porque como todos los días estábamos rotos.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: 3er día. 18 de agosto de 2017. Blönduós - Akureyri

Etapas 1 a 3,  total 9
 1  2  3  siguiente siguiente



Votaciones al diario
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 5 1
Total 20 4
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 216 Visitas mes actual: 105 Total visitas: 3828

  Últimos comentarios al diario  ISLANDIA. 9 DÍAS DE AGUA, HIELO Y FUEGO.
Total comentarios 1  Visualizar todos los comentarios

Osaka85  osaka85  03/05/2018 18:49   
No me puedo creer que este diario tan guay no tenga ningún comentario!! Menos mal que ya estoy yo aquí para ponerle remedio.

Me ha encantado tu diario y me lo he pasado pipa leyendo vuestras peripecias islandesas. Estoy deseando ir a Islandia!!

Un saludo

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN EL DIARIO

Registrate AQUÍ
Volver arriba

Foros de Viajes
Pais Tema: Viajar a Islandia: dudas
Foro Europa Escandinava Foro Europa Escandinava: Mensajes de viajeros y viajes por Dinamarca, Suecia, Noruega y Finlandia. Escandinavia y paises de la zona.
Ultimos 5 Mensajes de 1452
1051804 Lecturas
AutorMensaje
AnnieMoon
AnnieMoon
Dr. Livingstone
Dr. Livingstone
Abr 02, 2009
Mensajes: 8998

Fecha: Lun May 21, 2018 11:02 am    Título: Re: Viajar a Islandia: dudas

Obviamente tu pregunta no tiene una respuesta segura, yo lo que haria es echar un vistazo en webs de alojamiento y ver en que precios se mueven los alojamientos a estas alturas, lo mismo el coche. Y sobre todo si hay alojamiento en todos los sitios donde quieres dormir, pero para eso tienes que hacerte una ruta antes. Para que te hagas una idea, en agosto de 2016 yo pague a una media de 100€ la noche reservando el alojamiento a 6 meses vista. Hubo dos sitios donde ya no encontre alojamiento a precio razonable: el lago Myvatn y la zona de Skaftafell, lo que me llevo dos dias a tener que...  Leer más ...
wanderlust
Wanderlust
Willy Fog
Willy Fog
Ago 23, 2011
Mensajes: 26776

Fecha: Lun May 21, 2018 11:55 am    Título: Re: Viajar a Islandia: dudas

Presupuesto para viajar, gastos, nivel de vida en Islandia
fergvazquez
Fergvazquez
Travel Adict
Travel Adict
Jun 25, 2016
Mensajes: 47

Fecha: Lun May 21, 2018 12:25 pm    Título: Re: Viajar a Islandia: dudas

Gracias por ambas respuestas, llevamos mucho tiempo mareando la perdiz y se nos ha echado el tiempo encima, por vuestras respuestas y lo que he seguido indagando es que el timepo es bastante justo por lo caro que es el país, la escasez de alojamientos y ser temporada alta (además de que "está de moda"). Voy a seguir investigando

Un saludo.
Vikingur
Vikingur
New Traveller
New Traveller
May 29, 2018
Mensajes: 6

Fecha: Lun Jun 04, 2018 11:31 pm    Título: Re: Viajar a Islandia: dudas

Buenas!! Estamos planificando ir a Islandia proximamente, con lo cual estoy buscando toda la informacion posible sobre las diferentes formas de ver el pais. Hay una app para el movil, tanto para iOs como para Android que se llama Ivoox, que poniendo Islandia en el buscador te salen mogollon de Podcast que hablan sobre el. En alguno creo recordar que hablaban sobre la opcion de la autocaravana y la ruta del circulo dorado. Si tienes tiempo escucha los podcast y algo de info podras encontrar. Seguire pendiente de este hilo para que nos conteis que tal la experiencia cuando lo hagais. Un...  Leer más ...
chamiceru
Chamiceru
Moderador de Zona
Moderador de Zona
Feb 05, 2009
Mensajes: 32236

Fecha: Mar Jun 05, 2018 08:42 pm    Título: Re: Viajar a Islandia: dudas

Hola
Mensajes trasladados aquí: Guiño
Ruta del Círculo de Oro, Círculo Dorado (Gullni Hringurinn) en Sur Islandia
Saludos
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ




All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. LosViajeros.net, and LosViajeros.com is the same Portal.
Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Google + Pag. de Facebook Twitter - Política de Privacidad