Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads


DOS SEMANAS POR EL NORTE DE ITALIA Y SAN MARINO -Diarios de Viajes de Italia- Mercedes_L65
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace

Diario: DOS SEMANAS POR EL NORTE DE ITALIA Y SAN MARINO  -  Localización:  Italia  Italia
Descripción: Dos semanas por el Norte de Italia, desde Milán a Venecia, pasando por los grandes lagos y un desplazamiento a San Marino
Autor:    Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:


Etapas 1 a 3,  total 14
 1  2  3  ..  5  siguiente siguiente



Etapa: 13-05-2017: NOS VAMOS A MILÁN  -  Localización:  Italia Italia
Fecha creación: 06/01/2018 08:40  
Compartir: 
Compartir:
Cuando vimos en el Canal Viajar el programa de “En tren por el viejo Continente: de Turín a Venecia”, poco nos imaginábamos que, en esta primavera de 2017, protagonizaríamos un viaje parecido, empezando en Milán, acabando en Venecia y haciendo una extensión a San Marino.

Todo el viaje lo hemos hecho con transporte público, fundamentalmente en tren. Nos encanta viajar mezclándonos con la gente del lugar, haciéndonos entender de la mejor forma que podemos, que muchas veces es con el lenguaje universal de los gestos. Para consultar los horarios y tarifas de los ferrocarriles, la web de Trenitalia es una maravilla, clara y rápida. Aquí está el link Trenitalia.

El día ha empezado movidito. El vuelo de Vueling tiene prevista su salida a las 7:30, por lo que, siguiendo la recomendación del mensaje de la compañía, teníamos que estar en la T1 del aeropuerto de El Prat alrededor de las 5:30 de la mañana. Esto implica un madrugón con todas las letras.

Afortunadamente no ha habido problemas en el control de pasaportes y, pasada una hora y media dando vueltas por la terminal, embarcamos en el avión. Y las azafatas, pasillo arriba, pasillo abajo recontando los pasajeros, y vuelta a recontar. De pronto anuncian la próxima salida del vuelo con destino a Milán y… parece que tenemos dos pasajeros que se han equivocado de avión. ¿Cómo puede haber sucedido? ¿Cómo han pasado sin problemas el control de billetes? Nunca se sabrá, pero lo cierto es que despegamos con cierto retraso, después de la pregunta del Auxiliar de Vuelo, con cierta sorna, "¿hay alguien más que no vuele a Milán?". Riendo Riendo

El Hotel Ferton será nuestro “hogar” durante las próximas 4 noches. Lo hemos contratado a través de Booking, por 95,85€ la noche, en régimen de alojamiento y desayuno. Es un hotel sencillo que está a un paso de la Estación Central de Milán y a unos 20 minutos caminando del Duomo, y muy bien comunicado con metro si no se quiere caminar.

En un momento nos presentamos en la Piazza del Duomo, centro geográfico e histórico de Milán. Según cuentan las guías, es una gran plaza pensada para que el Duomo tome el protagonismo y luzca con magnificencia, pero un gran escenario está colocado en medio de la plaza. ¡No puede ser! En el año 1982, en mi viaje de fin de curso de 3° de BUP, no pude disfrutar de su fachada, porque estaba cubierta por andamios y, un montón de años después, tampoco puedo verla en todo su esplendor: se conmemora que hace 100 años se apareció la Virgen en Fátima y esta tarde hay espectáculo. ¡qué poco respeto a los turistas! Riendo Riendo Riendo



En el centro de la plaza está el monumento ecuestre a Vittorio Emanuele, que representa al rey Víctor Manuel II en el acto de frenar a su caballo.

Hacemos una intentona por entrar a visitar el interior de la catedral, pero por la cola que hay, preferimos dejarlo para más tarde. Lo mejor es dar una vuelta y buscar un lugar para comer.

Muy cerca de Piazza del Duomo se encuentra Piazza Mercanti, el "corazón medieval" de la ciudad. Lástima que algunos de sus edificios estén siendo restaurados, porque es un agradable rincón, donde te sientes transportado a otra época. Aquí se pueden contemplar edificios como el Palazzo della Ragione, que está en obras, la Loggia degli Osii, el Palazzo delle Scuole Palatine, la Casa Panigarola y en el centro hay un pozo del siglo XVI.



En la parte exterior de la plaza se encuentra el Palazzo dei Giureconsulti, con su fachada llena de esculturas. El reloj de su torre fue el encargado de indicar el horario comercial de la ciudad durante muchos años.


Antes de adentrarnos en las Galerías Vittorio Emanuele tenemos que reponer fuerzas y, siguiendo las indicaciones de unos amigos buscamos un lugar situado entre las Galerías y el Duomo, donde se puede comer en buffet por un precio razonable ¿será Campari, la Terraza Apperol,…? Me parece que la gran oferta del aperitivo no empieza hasta las 19:00. El aperitivo está muy de moda en esta zona de Italia y algunos bares y restaurantes lo hacen a lo grande: pagas la bebida un poco más cara de lo habitual, pero a cambio, puedes comer todo lo que quieras de un buffet.

Tras echar un vistazo en Il Mercato del Duomo, nos decidimos por Prime Burger Bar, en Via Passarella, núm. 4, donde después de un rato de espera (han perdido nuestra comanda), nos sirven unas hamburguesas gourmet que cubren todas nuestras expectativas. La encargada quiere compensar nuestra espera invitándonos a los postres, que la verdad es que tienen muy buena pinta, pero no nos cabe nada más. La comida de los dos nos has salido por 30,00€

Como con el estómago lleno las cosas se ven de otro color, es el momento de visitar las Galleria Vittorio Emanuele II, "El Salón de Milán". Es un edificio de finales del siglo XIX, cubierto por una bóveda de vidrio y hierro, que alberga tiendas como Prada, Gucci o Louis Vuitton, vamos esas tiendas que tenemos la costumbre de visitar… Guiño Lo único que se acerca a nuestras posibilidades es un McDonald’s, pero ya hemos comido hamburguesa. Por cierto que aquí, este local de comida rápida también tiene su glamur y ha cambiado su tradicional letrero por uno negro y dorado, para no desentonar.



Próximo al centro de la galería, en el suelo, bajo la cúpula, se encuentra un mosaico que muestra el escudo familiar de los Savoia con un “famoso” toro. Según la tradición, tendrá buena suerte aquel que dé tres vueltas completas por encima del toro, con el pie derecho y con los ojos cerrados. Como la buena suerte nunca está de más, me pongo en acción.


Volvemos a la Piazza della Scala, en cuyo centro se encuentra una gran estatua de Leonardo da Vinci. Aquí nos encontramos con dos grandes edificios: el Palazzo Marino y el Teatro alla Scala. El Teatro alla Scala, uno de los teatros de ópera más famosos del mundo. Se puede visitar, pero la verdad es que, después de ver teatros de ópera que deslumbran más, como París o Viena, será mejor reservar el importe de su entrada para otro fin. La verdad es que estamos muy ahorradores hoy, debe ser que el madrugón nos afecta.


Muy cerca se encuentra la Iglesia de San Fedele, una iglesia jesuita del siglo XVI, que visitamos con una guía en prácticas. Y al salir a la calle principal nos encontramos con la Casa degli Omenoni, con su fachada con ocho grandes esculturas masculinas, a los que los milaneses llaman 'omenoni'.

La verdad es que, después del madrugón y de los kilómetros que llevábamos a nuestras espaldas, o mejor dicho, a nuestros pies, nos merecíamos un descanso y un premio. Cuando buscábamos un lugar para comer, justo detrás de la catedral, hemos pasado junto a la Heladería Vanilia , en Via Pattari, núm. 2, una de las heladerías más famosas de la ciudad.

Para disfrutar de las copettas, nada como un descansito en la Piazza Fontana, en cuyo centro está la Fontana del Piermarini, que fue la primera fuente de Milán. Contra gustos no hay nada escrito y, no vamos a decir que los helados estaban malos, pero todavía nos acordamos del helado de café de la Heladería Grom que degustamos en nuestro viaje a la Toscana hace tres años. A ver si hay suerte y en esta zona también hay alguna.

Tras nuestro enésimo intento por visitar la catedral, infructuoso una vez más por las colas, nos decidimos por probar suerte y subir a la terraza y, esta vez sí que hemos dado en el clavo. Se puede acceder a la terraza panorámica por escaleras o por ascensor. Mi opinión es clara y contundente: por ascensor. El horario es de 9:00 a 19:00 y el precio 8,00€ si se sube a pie y, con ascensor, 13€. Los accesos están a la izquierda de la catedral, mirándola de frente (el acceso para subir en ascensor se encuentra en la zona próxima al ábside). Y quiero que esto quede muy claro, porque estuvimos esperando un buen rato justo enfrente de las taquillas y el ascensor que no bajaba: ¡cómo iba a bajar si estábamos justo en el lado opuesto, en una salida de emergencias! Avergonzado

La terraza panorámica ocupa prácticamente toda la superficie del tejado. Es impresionante poder pasear por las alturas, contemplado las vistas de la ciudad, pero sobre todo, disfrutando de las cerca de 3.500 estatuas que representan santos, animales y monstruos, así como una gran cantidad de pináculos, capiteles y agujas. La más alta de las agujas está coronada por una imagen de cobre dorado de la Virgen María, conocida como la Madonnina y que es uno de los símbolos de Milán. Durante siglos ha sido el punto más alto de Milán hasta la construcción de la torre Pirelli.



Aprovechamos todo el tiempo que podemos y 'tocamos retirada'. El día ha sido intenso. Pero ¡cómo no vamos a estar cansados! Nuestro podómetro indica que hemos caminado 13,65 km, además del madrugón.

Nada como una cena de supermercado, después de una reconfortante ducha. Mañana será otro día.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: 13-05-2017: NOS VAMOS A MILÁN



Etapa: 14-05-2017: SEGUIMOS EN MILÁN  -  Localización:  Italia Italia
Fecha creación: 06/01/2018 21:49  
Compartir: 
Compartir:
Hoy toca madrugar, claro que si lo comparamos con lo que hicimos ayer...

Cuando bajamos por las escaleras, el olor a croissant recién hecho nos dirige hacia el lugar donde se sirve el desayuno. Buen café, embutidos, pastas recién horneadas... ¡Qué más se puede pedir!

Con el 'depósito' lleno, es el momento de intentar visitar la catedral. Atravesamos las Gallerías y parece que hoy sí que vamos a tener suerte: para empezar, los operarios han madrugado más que nosotros y el escenario ha desaparecido. Solo quedan esparcidos por el suelo los hierros que lo formaban y están siendo retirados con diligencia.


Ahora sí que la fachada se muestra con todo su esplendor. Es una fachada neogótica cuyo proyecto inicial es del siglo XVI, pero que tuvo modificaciones hasta que fue finalizada en el siglo XIX. Como todo edificio que se precie, tiene un origen legendario. Se cuenta que el diablo se presentó una noche al señor de Milán ofreciéndole salvar su vida a cambio de la construcción de una gran iglesia con numerosas imágenes suyas. Las 96 gárgolas satánicas ¿confirmarían esta historia? Yo ni afirmo, ni desmiento... pero tendría guasa que una catedral hubiese sido construida gracias a Lucifer.

Ya nos dirigimos al interior. Ante la catedral hay dos filas: la de la derecha es para los turistas. Suponemos que el estado de alerta antiterrorista en Milán es alto, porque el ejército patrulla, metralleta en mano, por el centro, y antes de acceder a los lugares emblemáticos, revisan mochilas y se tiene que pasar por un arco detector de metales. Por cierto, la entrada es gratuita.

El interior es impresionante por su altura, pero también por el bosque de pilastras rodeadas de santos en hornacinas, que separa las naves. Los enormes vitrales dan una singular luminosidad. Por cierto, los vitrales de la zona de la cabecera son los más grandes utilizados en una construcción cristiana. La zona del presbiterio y deambulatorio solo están abiertos al culto, así que tenemos que conformarnos con ver desde la lejanía el coro, púlpitos y uno de los dos órganos.



Una de las esculturas más curiosas es la de San Bartolomé desollado, patrón de los curtidores. Esta talla muestra al santo con los músculos y las venas al aire, la piel arrancada y colgando sobre sus hombros haciendo referencia al martirio que sufrió. En el pedestal hay una inscripción: “Non me Praxiteles, sed Marc' finxit Agrat”, “No me hizo Praxíteles, sino Marco d'Agrate” o por lo menos eso indica la guía (mi latín está un poco oxidado). La dejó escrita el autor, que era discípulo de Leonardo da Vinci, y que quería dejar bien clarito quién había realizado la obra. No le quitaremos mérito, pero la verdad es que da un poco de "yu yu" mirarla.


También destacan el Sarcófago del arzobispo Diego Hualde y el de Gian Giacomo Medici di Marignano. Esta última es obra de Leone Leoni según diseño de Miguel Ángel e incluye una estatua de bronce con armadura de centurión romano.



Bajo el Duomo se visitan las excavaciones arqueológicas en las que se muestran los restos de la Catedral de Santa Tecla, que ocupaba este lugar, y las ruinas de un baptisterio paleocristiano del siglo IV. En el centro del baptisterio se encuentran los restos de una gran pila bautismal octogonal en la que se dice que San Ambrosio bautizó a San Agustín en el año 387.

Nuestro siguiente destino es el Castillo Sforzesco, pero para llegar allí vamos dando un paseo por el barrio de Brera, el barrio bohemio de Milán, lleno de cafés y terrazas de restaurantes al aire libre.

Pasamos delante de la Pinacoteca de Brera, que expone obras de Piero della Francesca, Rafael, Tintoretto,... Pero vamos a dejar la visita para otro momento, aprovechemos que hace buen tiempo.

El Castillo Sforzesco también es gratuito. Fue construido como fortaleza en 1368, en parte destruido en 1447 a causa de una decisión de la República Ambrosiana y reconstruido tres años más tarde por Francesco Sforza, señor de Milán, que junto a su hijo Ludovico El Moro convirtieron el castillo en una de las cortes más magníficas de la Italia Renacentista con invitados como Bramante y Leonardo da Vinci. Si podemos disfrutar de él en la actualidad, es gracias a que los milaneses decidieron, en la segunda mitad del siglo XIX, que era preferible mantener viva la historia, que destruirlo para construir un barrio residencial en su lugar. No quiero ni pensar qué hubiese pasado en España.

La entrada principal se sitúa bajo la torre Filarete o torre del reloj. Al parecer, la torre actual es una reconstrucción de 1905, ya que la original del siglo XV se derrumbó cuando explotó la pólvora que almacenaba. El reloj inspirado en el escudo de armas de los Sforza, la estatua de San Ambrosio y las pinturas con los varios escudos de armas, son añadidos posteriores. La verdad es que da gusto sentarse junto a la fuente que hay frente a la torre y ver pasar a la gente. Es cierto que hay muchos turistas, pero también muchas familias que han venido a pasar el día por aquí.



Ya en el interior, también vigilado por el ejército, encontramos la torre de Bona di Savoia. Al parecer, el Señor de Milán Galeazzo Maria Sforza, fue víctima de un complot y murió apuñalado. Esto hizo que su esposa Bona di Savoia, tuviese que refugiarse en el lugar más seguro del castillo, que más tarde fue reforzado por la construcción de una torre. Delante de la torre está la estatua de San Juan Nepomuceno, que al parecer, es muy venerado en Milán, además de en Praga.



En el castillo se expone la última obra de Miguel Ángel, la Pietà Rondanini, que muestra a la Virgen acunando el cuerpo de Cristo descendido de la cruz. Eso sí, para poder disfrutar de ella, hay que pagar los 5,00€ que vale la entrada del museo.

Desde uno de los cortiles o patios del castillo, un arco conduce directamente al parque Sempione, que fue, en el siglo XV un jardín ducal, aunque se remodeló. Actualmente tiene grandes zonas de césped repletas de árboles y vegetación y un lago artificial. Aquí también está el Arco della Pace, construido en 1807 para que Napoleón pasara por él cuando llegara a Milán, pero no se terminó a tiempo (parece que los italianos y los españoles nos parecemos mucho, todo a última hora). Si hay que ponerle un pero es que en los senderos no hay ni un sólo árbol que de sombra. No me extraña que a la entrada den muestras de crema solar (a mi me dieron dos, parece que me vieron muy blanquita).


Por otra de las salidas del Castillo Sforzesco se llega a la Plaza Luigi Cadorna, junto a la estación de ferrocarril de Milán-Cadorna. Aquí hay una escultura muy colorista, que está divida en dos partes, La Aguja, el hilo y el nudo que está aquí desde el año 2000. La verdad es que dado que Milán es la ciudad de la moda, en ningún lugar como aquí tiene razón de ser esta escultura.



Enseguida estamos en Corso Magenta donde hay algunos palacios de gran belleza, como Palazzo Litta, con una fachada rosa de estilo barroco y está decorada con dos grandes telamones. Actualmente es sede de las oficinas de la compañía estatal de ferrocarriles.

Pero sobre todo, la mejor de todas las joyas es la Iglesia de San Maurizio al Monastero Maggiore, que era una parte del convento de las benedictinas, la congregación más importante de Milán. La verdad es que agradezco alguno de los diarios que leí, porque no tenía noticias de esta iglesia ni de los tesoros que guarda. Por su aspecto exterior, pasarías de largo, pero lo que impacta de San Maurizio son los frescos que adornan sus paredes y que representan escenas de la vida de Jesús, pintadas por los más importantes pintores del renacimiento lombardo.

La iglesia está dividida en dos por un muro central; en la zona de la entrada se situaban los feligreses que asistían a la misa, mientras que en la parte interior se colocaban las monjas. En la bóveda del “Aula de las monjas” se representa un cielo estrellado, con Dios, los evangelistas y los ángeles, mientras que en la parte final está representado el nacimiento del hombre. En el “Aula de las monjas” también se encuentra el órgano de 1554 que todavía hoy se utiliza en algún concierto programado.




Al salir de la iglesia, ha llegado la hora de comer. Muy cerca está So'Riso, en Corso Magenta núm. 30, donde degustamos un arroz con pollo y limón, tan rico como escaso. El local es precioso, lleno de rincones para descubrir ¡hasta merece la pena visitar la toilette!, pero si tienes prisa y hambre, este no es el lugar más adecuado. Está claro que nos merecemos un heladito para merendar o antes, incluso.

Al salir, nos dirigimos a la Basílica de San Lorenzo Maggiore alle Colonne que está situada enfrente de 16 columnas corintias de los siglos II y III, que formaban parte de un templo romano. Al parecer, estas columnas no siempre han estado aquí, sino que fueron trasladadas en el siglo IV. Entre la basílica y la columnata hay una copia de bronce de la estatua del Emperador Constantino.



A lado está Porta Ticinese Antica, una de las puertas de la ciudad, medieval, del siglo XII y ... LA HELADERIA GROM: ya tenemos nuestro heladito de café (¡qué rico!).

Nuestro siguiente destino es la Basílica de Sant'Ambrogio, una de las iglesias más antiguas de Milán y que todos hemos estudiado, ya sea por su atrio como por el impresionante mosaico de su ábside.


Nunca me cansaré de decir que ser turista es muy sacrificado. Me explico: para poder disfrutar de esta maravilla, hemos tenido que "tragarnos" el bautizo de dos "bambini". Durante la ceremonia, que por cierto no es corta, hacemos una inspección ocular del recinto, pero en cuanto acaba…

En la nave central, hay dos columnas que imitan símbolos cristianos: la cruz con la cual se vencen todos los males, representados en la serpiente, junto al tercer pilar de la izquierda. El ábside me recuerda mis tiempos de estudiante y es una de las primeras imágenes que recuerdo. Es impresionante y está decorado con un mosaico que representa a Cristo entronizado e incluye escenas de la vida de San Ambrosio.


El Altar Dorado está situado bajo un baldaquino que se apoya en cuatro columnas romanas decoradas con estucos. El Altar Dorado es de madera, cubierto de láminas de oro y plata, adornado con piedras preciosas y esmaltes. En el centro se representa a Cristo con los apóstoles, a los lados se narran episodios del Evangelio y atrás la historia de San Ambrosio. Se construyó para contener los restos de San Ambrosio.

Bajo el púlpito, casi escondido está el sarcófago de Stilicho, una obra maestra del siglo IV con relieves de figuras religiosas. Tradicionalmente se considera la tumba del general romano Stilicho, pero es posible que contenga los restos del emperador Graciano.



Y desde aquí hasta nuestra siguiente parada, Santa María delle Grazie, una iglesia singular diseñada y construida entre 1463 y 1490, que fue terminada por Bramante en pleno renacimiento a petición de Ludovico el Moro para convertirla en un mausoleo familiar. La verdad es que es una iglesia normalita, pero la verdadera joya que guarda es su refectorio conocido como el Cenacolo Vinciano, donde se encuentra el mural de Leonardo da Vinci: 'La Última Cena', una de las obras maestras de la historia del arte. Estar ante esta maravilla produce una de esas sensaciones de cosquilleo, comparable a la que se siente ante el Partenón de Atenas o el David de Miguel Ángel en Florencia: te sientes pequeñita ante tanta grandeza y afortunada de haber podido disfrutar, aunque solo sea durante 15 minutos, de ella.

Para poder ver la pintura es necesario reservar las entradas con bastante antelación en la web de VIVATICKET. Mucha antelación, diría yo: dos meses antes de nuestro viaje, ya no había horarios de visita disponibles para los días de nuestra estancia en Milán. Pero como decían en Sonrisas y Lágrimas, “donde se cierra una puerta, se abre una ventana”: reservamos una visita guiada con CIVITATIS por el módico precio de 45,00€ por persona y la verdad es que no nos arrepentimos.

Una vez pasados los nervios porque la guía se presentó cuando faltaban solo 5 minutos para la hora reservada, todo fue de maravilla. Antes de entrar al refectorio, durante el periodo de aclimatación, la guía nos explicó un poco de la historia de esta pintura: es una auténtica superviviente. La pintura ha sufrido diferentes desventuras con el paso del tiempo. Al ser un mural ejecutado al temple y óleo sobre yeso, pronto empezó a deteriorarse. Sus condiciones no mejoraron después de los numerosos intentos de restauración. El último intento ha durado más de 20 años y el resultado es muy satisfactorio. Por otro lado, las tropas de Napoleón utilizaron la pared para realizar prácticas de tiro, y en 1943 los bombardeos aliados lograron arrancar el techo de la habitación, dejando la pintura a la intemperie durante varios años. En resumen, se puede decir que casi es un milagro que podamos disfrutar de esta maravilla.

Y ya accedemos al Cenacolo, donde está el mural. Según comentó la guía, Leonardo representa la escena de la Última Cena en la cual Jesús anuncia que uno de sus doce discípulos le traicionará. Se representan las distintas reacciones individualizadas de cada uno los apóstoles: unos se asombran, otros se levantan porque no han oído bien, otros se espantan, y Judas retrocede al sentirse aludido.


Al parecer, Leonardo observaba los modelos del natural, y procuraba dotar a sus figuras de la mayor diversidad posible y del máximo movimiento y contraste. Otra de las anécdotas que explicó la guía es que, como tardó tanto tiempo en dar por finalizada la obra, uno de los modelos que eligió, un vagabundo, le dijo que hacía tiempo que ya le había escogido como modelo, antes de perder su fortuna.

En la pared de enfrente hay una Crucifixión, obra de Donato Montorfano, aunque la verdad es que la gente no le hace mucho caso. Las figuras arrodilladas de los laterales se añadieron después en yeso seco, la misma técnica utilizada por Leonardo en su última Cena, lo que hace pensar que Leonardo fue su autor.

Y, por hoy, ya hay bastantes emociones. Todavía nos queda un buen trecho hasta el hotel. Cena de súper, que mañana toca madrugar.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: 14-05-2017: SEGUIMOS EN MILÁN



Etapa: 15-05-2017: LAGO MAGGIORE  -  Localización:  Italia Italia
Fecha creación: 06/01/2018 21:57  
Compartir: 
Compartir:
Hoy tenemos nuestra primera excursión: nos vamos al Lago Maggiore. Este lago es el más occidental de los grandes lagos y se encuentra en la frontera entre Lombardía, Piamonte y Suiza. En el siglo XV la mitad sur se convirtió en feudo de la poderosa familia Borromeo. No es tan espectacular como el Lago di Como, pero las tres Isole Borromeas son preciosas.

El desayuno ha sido superligero, ya que a las 8:29 sale nuestro tren camino de Stresa, desde donde cogeremos el ferry para visitar las Islas Borromeas.

Para conocer los horarios y las tarifas de los ferrys, lo mejor es consultar esta página:Navigazione Laghi

Nuestro primer destino es Isola Bella, que hasta 1632 no era más que un peñasco rocoso. En 1630 Carlo III Borromeo decidió construir un palacio en honor a su esposa, con unos jardines llenos de fuentes, vegetación, caminos... y también decidió cambiar el nombre de la isla, dándole el nombre de su esposa, Isabella D'Adda, y se conoció como Isola Isabella (que más tarde será acortada a Isola Bella). La verdad es que como declaración de amor, no está nada mal. Amistad



Tras dar una vueltecita por el mercadillo que hay junto al embarcadero, lo primero que hacemos es visitar el Palazzo Borromeo, que ocupa prácticamente toda la isla.

En las taquillas se pueden adquirir diversos tipos de entradas: nosotros nos decidimos por la entrada combinada de Isola Bella e Isola Madre.

Dicen que el Palazzo Borromeo es el edificio más bello del lago. Está lleno de suntuosas estancias con pinturas y muebles ornamentados que hacen que sea fácil imaginar las fiestas y las bodas que una vez se celebraron allí. Destacan la Sala da Ballo, el Salone delle Feste, la Sala del Trono y la Sala delle Regine, la Sala de Música que alberga valiosos instrumentos musicales, etc.



Pero si hay algo impresionante son los jardines. Hay un teatro al aire libre que tiene estatuas que representan los cuatro elementos, el "Giardino del Amore" con decoración geométrica, lirios de agua y cítricos, el Jardín Azalea y el "Piano della Canfora" que lleva el nombre del laurel de 150 años. En el jardín de estilo inglés, el "Giardino dei Fiori" hay flores de loto. En el punto más alto hay un gran unicornio, símbolo de la familia Borromeo.

Pero por mucho que cuente, ya se sabe aquello de que una imagen vale más que mil palabras. Y por muchas fotos que ponga, ninguna mostrará la belleza que se encuentra.





Por cierto, seguro que los que seguís Corazón, Corazón o echáis un ojo a las revistas en la peluquería, os suena eso de Borromeo. Pues si, Beatrice Borromeo, esposa de Pierre Casiraghi, hijo de Carolina de Mónaco, pertenece a esta familia. De hecho las fotos de la boda se hicieron en estos jardines.

Y llegado el momento, cogemos el siguiente ferry con destino a Isola Madre, la más grande de las Islas Borromeas. Aunque Isola dei Pescatori está a 5 minutos, decidimos dejarla para el final, para quedarnos con buen sabor de boca (nunca mejor dicho).


Isola Madre es la más grande de las Islas Borromeas. Allí se encuentra, el Palazzo Madre, hoy en día un poco abandonado, rodeada de extensos jardines botánicos. A la entrada a la villa se encuentra el ejemplar de ciprés de Cachemira más grande de Europa. Tiene más de 200 años. En 2006 una tormenta atacó el ciprés y sufrió daños significativos, aunque actualmente está produciendo nuevas hojas.

En uno de los jardines, hay una cafetería. La verdad es que con el desayuno que hemos hecho, empezamos a tener un poco de hambre y todavía queda bastante tiempo hasta que llegue el momento de coger el ferry hacia Isola dei Pescatori. Nos decidimos por una focaccia rellena de lomo curado. El resultado es que comimos un trozo de pan reseco, con dos trozos de lomo que se transparentaba al módico precio de un restaurante con Estrella Michelin. Eso sí, los gorriones que se acercaron se dieron todo un festín.


Nuestro siguiente destino Isola Superiore o dei Pescatori, que es la única que tiene una aldea habitada y la única que todavía no es propiedad de la familia borromea, sino que forma parte del territorio de Stresa. Actualmente tiene unos 50 habitantes, cuya ocupación principal ya no es la pesca, sino el turismo. Los callejones están llenos de restaurantes y tiendas de souvenirs.


Ir de punta a punta de la isla no lleva más de 15 minutos: desde un lado se ve Isola Bella, en la otra punta hay una pequeña playa. Las casas antiguas de la isla tienen las puertas en las calles interiores, en un nivel más alto que la orilla del lago, Al parecer con esto se evita que el agua entre en las casas en las inundaciones de primavera y otoño.



Y mientras paseamos, descubrimos un puesto de pizza al taglio que hace que veamos las cosas de otro color...

Es el momento de regresar a Stresa: todavía quedan muchas cosas por hacer. Una vez en Stresa, vemos que tenemos tiempo de coger el Funicular Stresa-Mottarone. Bueno, nos da tiempo si conseguimos llegar hasta la estación del funicular, porque con las obras damos más vueltas que una peonza.

Demasiado tarde para llegar hasta Mottarone, pero sí que podemos hacerlo hasta la estación intermedia de Alpino. Aquí hay un jardín botánico desde donde las vistas del lago son impresionantes.



De nuevo en Stresa, por la orilla del lago nos dirigimos hasta la estación de ferrocarril: Milán nos espera.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: 15-05-2017: LAGO MAGGIORE

Etapas 1 a 3,  total 14
 1  2  3  ..  5  siguiente siguiente



Votaciones al diario
Mes Puntos Votos Media
Actual 15 3
Anterior 0 0
Total 15 3
Votos
3 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 0 Visitas mes actual: 788 Total visitas: 788

  Últimos comentarios al diario  DOS SEMANAS POR EL NORTE DE ITALIA Y SAN MARINO
Total comentarios 4  Visualizar todos los comentarios

Nahefa  nahefa  07/01/2018 17:56
Felicidades por el diario, tengo pensado ir este año a Italia, en principio íbamos a ir a la Toscana (Génova, Cinqueterre, Pisa, Florencia, Siena...) lo que nos diera tiempo a ver durante 12 días, pero al leer tu diario me has puesto los dientes largoosss, me tira muchísimo la zona de los lagos, Verona y Venecia, y ahora no se que hacer, no se por que zona decidirme, que dilema... El año paso estuvimos una semana en Roma (excursiones a Pompeya y Tivoli) y nos encantó Italia, tanto que queremos seguir conociendo sitios pero por zonas, para poder disfrutarla bien y con tiempo. Ya veremos por que zona nos decantamos este año. Mil gracias por el diario, me encantó.

Spainsun  spainsun  08/01/2018 23:12   
Comentario sobre la etapa: 25-05-2017: MÁS VENECIA Y PADOVA
Es un buen diario. Si le añades unas fotos ganaría vistosidad.
Gracia spor compartirlo.

Marimerpa  marimerpa  09/01/2018 12:13   
Precioso viaje, y buen diario, ¿no te animas a ponerle unas fotos? En el puente de diciembre visité algunas de estas ciudades. Bérgamo me soprendió y me encantó, es tan coqueta... Verona, sin embargo, me decepcionó, aunque seguro que tuvo mucho que ver la grandísima cantidad de gente que había (era puente allí y aquí), que era agobiante, no se podía ni caminar tranquilamente por la calle si no era a empujones.

Mercedes_L65  Mercedes_L65  11/01/2018 18:58   
Muchas gracias por vuestros comentarios.

La verdad es que ha sido un viaje precioso y que animo a todos a hacer. La gripe me ha impedido poner las fotos, pero ahora que estoy mejor, en unos días estará completo.

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN EL DIARIO

Registrate AQUÍ
Volver arriba

Foros de Viajes
Itinerarios-Rutas Tema: Ruta/ Itinerario Por el Norte de Italia
Foro Italia Foro Italia: Foro de viajes por Italia: Roma, Venecia, Florencia, Milan, Napoles, Pisa, Genova, Asis, Capri, Sicilia, Cerdeña....
Ultimos 5 Mensajes de 751
359809 Lecturas
AutorMensaje
sakillo
Sakillo
Super Expert
Super Expert
Jun 07, 2010
Mensajes: 308

Fecha: Mar Ene 16, 2018 11:45 am    Título: Re: Ruta/ Itinerario Por el Norte de Italia

Pues en Padua no he estado, pero Venecia y Verona merecen mucho la pena. Realmente no tienes porqué descartar Sirmione, ya que te pilla en el camino de Verona a Milán. No conozco Sirmione, sí otros pueblos del Lago di Garda, y son todos bastante pequeños, con pararte una hora o dos para dar un paseo y disfrutar del paisaje seguro te da para hacerte una idea de la zona.
Hay otro sitio por la zona que está muy bien y ya se ha mencionado varias veces por aquí: Bérgamo
marianvi87
Marianvi87
Super Expert
Super Expert
Abr 23, 2013
Mensajes: 295

Fecha: Mar Ene 16, 2018 11:47 am    Título: Re: Ruta/ Itinerario Por el Norte de Italia

Muchas gracias, pero nuestra idea es ir en transporte publico de una ciudad a otra, no teníamos pensado alquilar un coche, aunque igual es posible alquilar un coche en Venecia al irnos, ir un par de días al lago (recomendaciones de pueblo para dormir?) y luego devolverlo en Verona. ¿Como lo veis?
sakillo
Sakillo
Super Expert
Super Expert
Jun 07, 2010
Mensajes: 308

Fecha: Mar Ene 16, 2018 11:59 am    Título: Re: Ruta/ Itinerario Por el Norte de Italia

marianvi87 Escribio:
Muchas gracias, pero nuestra idea es ir en transporte publico de una ciudad a otra, no teníamos pensado alquilar un coche, aunque igual es posible alquilar un coche en Venecia al irnos, ir un par de días al lago (recomendaciones de pueblo para dormir?) y luego devolverlo en Verona. ¿Como lo veis?

El problema de coger el coche en una ciudad y soltarlo en otro es que te suelen cobrar una tasa y al final el alquiler sale más caro. Pero claro, la comodidad de tener el coche para ir a tu aire... Ya tenéis que valorarlo.
marianvi87
Marianvi87
Super Expert
Super Expert
Abr 23, 2013
Mensajes: 295

Fecha: Mar Ene 16, 2018 12:14 pm    Título: Re: Ruta/ Itinerario Por el Norte de Italia

He visto que merece la pena ir a Verona desde Venecia, recoger allí el coche y soltarlo una vez pasados los dos días otra vez en Verona.
El alquiler del coche me parece muy barato por lo que he buscado (40 euros los dos días) y así podremos recorrer el lago a nuestro aire.
¿Pensáis que dos noches en los lagos son suficientes para descansar y recorrerlo tranquilamente? ¿Donde os alojaríais?

Muchas gracias!
sakillo
Sakillo
Super Expert
Super Expert
Jun 07, 2010
Mensajes: 308

Fecha: Mar Ene 16, 2018 12:39 pm    Título: Re: Ruta/ Itinerario Por el Norte de Italia

marianvi87 Escribio:
He visto que merece la pena ir a Verona desde Venecia, recoger allí el coche y soltarlo una vez pasados los dos días otra vez en Verona.
El alquiler del coche me parece muy barato por lo que he buscado (40 euros los dos días) y así podremos recorrer el lago a nuestro aire.
¿Pensáis que dos noches en los lagos son suficientes para descansar y recorrerlo tranquilamente? ¿Donde os alojaríais?

Muchas gracias!

Aquí tienes algunas ideas: www.italia.it/es/ideas... garda.html
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ




All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. LosViajeros.net, and LosViajeros.com is the same Portal.
Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Google + Pag. de Facebook Twitter - Política de Privacidad