Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads


Bruselas, la capital de Europa -Diarios de Viajes de Belgica- Fran17
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace

Diario: Bruselas, la capital de Europa  -  Localización:  Belgica  Belgica
Descripción: Tres días en Bruselas recorriendo las zonas más visitadas de la ciudad y descubriendo rincones que no son tan conocidos.
Autor:    Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:


Etapas 1 a 3,  total 5
 1  2  siguiente siguiente



Etapa: Introducción a Bruselas  -  Localización:  Belgica Belgica
Fecha creación: 01/03/2009 18:05  
Compartir: 
Compartir:


PRÓLOGO


Una tarde fría y lluviosa de invierno, preso del aburrimiento, me puse a revisar fotografías que me trajeron buenos recuerdos de pequeñas excursiones y viajes que realicé por Bélgica. Gratas vivencias compartidas con familiares y amigos resurgieron en mi memoria. Comencé a desempolvar folletos, recuerdos e información que tenía guardadas en mi alma viajera. Necesitaba actualizar datos, recordar momentos y de algún modo volver a vivir retazos de mi vida que se habían quedado en el cajón del olvido. La idea de escribir varios diarios sobre mis corredurías belgas comenzaba a tomar forma.




Bélgica es mi país natal y donde transcurrió toda mi infancia. Años más tarde regresé en distintas ocasiones, pero no como un turista más. Fueron visitas a familiares que combinaba con desplazamientos a ciudades y pequeños pueblos que configuran el pequeño triángulo que forma el territorio belga, cuya extensión supera tímidamente los 30.000 km² y donde su longitud máxima es de 282 km de noroeste al sureste y su anchura es de solo 145 km de oeste al este. Algo más de 10 millones de habitantes viven en dos regiones bien diferenciadas, Flandes y Valonia; aunque administrativamente el país está dividido en tres regiones (Bruselas, Flandes y Valonia).


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


A pesar de ser un país pequeño Bélgica tiene 3 lenguas oficiales; el flamenco, un dialecto del neerlandés que es utilizado en la región de Flandes, el francés que se habla en Valonia, y el alemán que se utiliza en una pequeña zona al este de la provincia de Lieja. Destacar que la región de Bruselas es bilingüe, pero en realidad cerca del 80 % de sus habitantes utilizan el francés y solo el 20 % el flamenco. El inglés también es muy utilizado y no es difícil encontrarte con personas que hablan español.




En este primer diario de Bélgica me centraré en su capital, BRUSELAS, en la que he estado en distintas ocasiones y en la que me han ocurrido algunas anécdotas. La que peor recuerdo me trae es cuando iba de copiloto en el coche de un familiar. Mi primo es un poco despistado y metió su coche en un túnel del metro…, después del susto, con cierta maestría logró sacar el coche marcha atrás y esta vez sí, nos metimos por el túnel correcto.

Esta ciudad cosmopolita, sede de la UE y de la OTAN, es una urbe gris de cielo plomizo que continuamente amenaza lluvia o nieve, según la estación del año, aunque la lluvia suele ser menuda y también hay muchos días soleados. Bruselas puede presumir de ser una de las ciudades europeas que más zonas verdes tiene y merece la pena conocer alguna de ellas.




El centro de Bruselas, lo que llaman los belgas “el pentágono” por su similar forma, apenas llega al millón de habitantes. Dentro del "pentágono" tenemos el epicentro de la ciudad, la denominada "Ilot Sacré", donde conviven poco más de 150.000 personas. Cerca de 2 millones viven en el área metropolitana que conforman la gran ciudad, fundada en el siglo X gracias a la construcción de un pequeño castillo y unas murallas que lo protegían que fueron construídas un siglo más tarde y de las que todavía se conservan algunos restos.




Bruselas comparte su pasión por el cómic con la ciudad de Charleroi, y el buen vicio del chocolate y los pralinés con el resto del país, sobretodo con la región de Flandes. En este diario trataré de hilar unas rutas durante tres días que recorren, a mi parecer, lo más importante y a veces lo menos visitado de la ciudad.




Este diario no narra el típico viaje programado que comento en otros diarios porque en esta ciudad, hubo ocasiones en que solo he estado una mañana, otros días unas horas y algunas veces días enteros. Espero que te guste y sea amena la lectura; si además te ayuda a conocer un poco más esta maravillosa ciudad ya me daré por satisfecho.


Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Introducción a Bruselas




Etapa: Del Museo del Cómic al Atomium  -  Localización:  Belgica Belgica
Fecha creación: 01/03/2009 18:07  
Compartir: 
Compartir:
La ruta de este día transcurre por la zona norte de la ciudad, pasa por el oeste y termina en las afueras, al norte, donde está el Parque de Laken, el Atomium y el Parque Minieurope. Muchos de los enlaces que hay a otras páginas no están en español, pero tienes la opción de elegir el inglés o el francés. En todas las etapas del blog iré señalizando a través de mapas los tramos que he hecho.




Partimos de la estación de metro de Madou y caminamos hacia la plaza, donde hay una estatua de la Brabançonne para seguir por la rue du congres o congresstraat, al fondo de la calle ya se aprecia la Columna del Congreso. Construída a mediados del siglo XIX es un monumento dedicado a la constitución belga y a la formación del país. Con cerca de 50 metros de altura una escalera de caracol de 193 escalones giran en su interior hasta llegar a la plataforma que rodea el pedestal de la estatua de Leopoldo I.




Cuatro estatuas rodean el monumento y representan las libertades constitucionales; libertad de culto, libertad de prensa, libertad de educación y libertad de reunión. Dos leones de bronce cierran el conjunto. Bajo ella, una llama siempre encendida en recuerdo del soldado desconocido y de las víctimas belgas caídas en la 2ª Guerra Mundial.




Desde la explanada que hay enfrente del monumento, una plaza impersonal y fea, se pueden ver unas buenas vistas de la ciudad, si hace buen día pueden salir unas buenas fotos. En la Plaza del Congreso, frente a la columna, está la chocolatería Mary Chocolatier, situada en la Rue Royale 73. Aquí se dice que se hacen los mejores bombones artesanos del mundo, por algo es la proveedora oficial de la casa real belga desde el año 1942. Cogemos la calle a la derecha de la columna, delignestraat o rue de ligne, y después de un par de giros a la derecha por otro par de calles llegamos a zandstraat, rue des sables, entramos en el Museo del Cómic.




En esta visita se matan dos pájaros de un tiro, tanto el contenido como el continente merecen la pena. Sobre el contenido ante nuestros ojos se ilustra el noveno arte, del que Bélgica es todo un referente; tintín, los pitufos, el capitán Haddock…, comparten las distintas zonas del museo. El continente es un edificio construído por Victor Horta (uno de los más afamados arquitectos belgas). Tiene en su entrada un gran vestíbulo art noveau; al fondo nos encontramos con las escaleras que dan acceso al museo, a la izquierda la tienda de souvenirs y a la derecha un restaurante “brasserie horta” (uno de las personas que la atienden habla algo de español). Para hacerte la foto obligada tienes el cohete pintado a cuadros rojos y blancos en el que Tintín se embarcó en su viaje a la luna.




Lo que hoy es un museo anteriormente fue un almacén de telas que perteneció a una acomodada familia de la ciudad. El edificio fue restaurado hace un par de décadas y destaca el techo de cristal del salón central entre otros muchos detalles que te encuentras escondidos entre los personajes del comic belga. El museo abre todos los días excepto los lunes, desde las 10 de la mañana hasta las 6 de la tarde, y la entrada cuesta 6 € e incluye una guía en español para que no te pierdas lo más interesante de la exposición.




Tras este pequeño viaje de la mano de un gran viajero, Tintín, nos vamos a relajar al Jardín Botánico. Para llegar aquí tienes 2 opciones; recorrer a pie todo el boulevard pachecolaan o regresar a pie al punto de partida, la estación de metro de Madou. Esta última opción es la que yo elegí, de nuevo me subo a la línea 2, dirección Simonis, tienes que bajarte en la siguiente parada: Botanique / Kruidtuin.




Estamos en el norte de la ciudad, cerca del distrito financiero. Disfrutamos del olor a césped recién cortado entre esculturas y unos preciosos invernaderos del siglo XIX. Más adelante, un lago rodeado de vegetación entre la que se cuelan las siluetas de altos edificios de cristal y acero. Caminando unos pocos metros llego a la Plaza Rogier para de nuevo coger el metro hasta Simonis. Desde esta plaza se ve el "Pequeño Manhattan" de Bruselas, aquí se encuentran las torres más altas de la ciudad, exceptuando la Torre du Midi (junto a la estación du midi, en el sur de la ciudad).




Me bajo en Simonis y enfilo a pie por el sendero que atraviesa el parque de Elizabeth, al fondo se ve la Basílica del Sagrado Corazón de Koekelberg. También puedes coger el tranvía 19 desde Simonis para llegar hasta la basílica, pero no merece la pena porque el paseo por el parque se hace corto y agradable.




Es una iglesia extraña, más bien fea para mi gusto. Es de estilo neogótico y art decó en su interior. Está situada en una pequeña colina. Este día había una exposición sobre Leonardo da Vinci en el interior. Es la cuarta Basílica más grande del mundo y la quinta más larga, después de la de San Pedro en Roma, San Pablo en Londres y el Duomo de Florencia. Tiene más de 150 metros de largo y su cúpula mide 90 metros de altura, desde aquí hay muy buenas vistas de parte de la ciudad.




Se comenzó a construir a principios del siglo XX para conmemorar el 75 aniversario de la independencia belga y se terminó unos sesenta años más tarde. Lo mejor de esta Basílica es la panorámica que se ve desde la parte superior de la cúpula, la entrada cuesta 4 € pero merece la pena pagar este dinero para subir, además parte de la subida se hace en ascensor. La entrada a la iglesia es gratuíta y está abierta desde las 8 de la mañana hasta las 6 de la tarde. La cúpula abre una hora más tarde. Si vas en invierno conviene saber que se cierra una hora antes, a las cinco. Las vistas desde la cúpula son excelentes y el vértigo amenazante. Vuelvo sobre mis pasos por el parque hacia Simonis para de nuevo coger el metro, la línea 1A, dirección Roi Baudouin / Koning Boudewijn para visitar el distrito de Laeken / Laken.




Tres paradas más adelante me bajo en Bockstael porque antes quiero visitar el cementerio e iglesia de Laeken. Continúo a pie por la calle Leopoldo I unos diez minutos y me encuentro con la Iglesia.




La iglesia de Nuestra Señora de Laken está situada al suroeste del gran parque de Laken o Laeken, donde también se sitúa el famoso Atomium. Comenzó su construcción a mediados del siglo XIX, durante el reinado de Leopoldo I y para conmemorar la muerte de su esposa (María Luisa de Orleans, la primera reina de Bélgica). Fue diseñada por el mismo arquitecto que proyectó el Palacio de Justicia de Bruselas. En su interior, la cripta real, están enterrados los reyes y reinas del país.




En la parte trasera de la iglesia se encuentra el cementerio de Laken, el Pere Lachaise belga, con lápidas y tumbas del siglo XIX pertenecientes a la clase burguesa de la ciudad. Hay muchas esculturas en las tumbas y alrededores, incluso una reproducción del pensador de Rodin.




De nuevo regreso a pie a la estación de metro Bockstael para bajarme en la estación Heysel / Heizel. Estoy ante uno de los símbolos de la ciudad, el Atomium. En esta zona también está el Palacio de Exposiciones de Bruselas que es un conjunto de edificios construidos para conmemorar los cien años de independencia de Bélgica. El edificio más grande de todo el grupo es el Palacio del Centenario.




El Atomium es una enorme construcción de aluminio y cristal que reproduce una molécula de hierro no sé cuantos millones de veces más. Se construyó para la expo de 1958 y está formado por 9 esferas que se interconectan a través de escaleras interiores escondidas entre los tubos que se ven desde el exterior. Al igual que la torre Eiffel de París, iba a ser desmantelada una vez concluyera la expo, sin embargo esto no ocurrió y se ha convertido en una de las atracciones turísticas más visitadas. Aquí tienes un detalle de una de sus esferas.




Hace 4 años sufrió una restauración que le vino de perlas, ahora las esferas brillan más que las joyas de la corona británica. Subo a la última esfera en un ascensor muy rápido. Desde la bola superior, a más de 100 metros de altura, hay buenas vistas; se ve el estadio Heysel, ahora llamado Estadio Rey Balduino, donde en el año 1985 se mataron muchos hinchas ingleses e italianos en un accidentado partido de fútbol. También se ve el Bruparck, los edificios que albergaron las exposiciones del 58, y si el clima acompaña, también se puede ver la ciudad de Bruselas. Desde arriba también le hice una foto al parque minieuropa.




No te preocupes por el vértigo, yo lo padezco y estaba más chulo que un ocho allí arriba porque está todo completamente cerrado. En la esfera superior hay un restaurante y en las otras distintas exposiciones poco interesantes. Está abierto desde las 10 hasta las 6 de la tarde y el precio de la entrada es de 9 €. No recomiendo pagar para verlo por dentro, no merece la pena. Te pongo un par de fotos de los pasadizos interiores que conectan las esferas.






Si te recomiendo pagar los 12´90 € que cuesta entrar al Parque minieurope, está dentro del Bruparck, un centro de ocio que incluye además un complejo de cines “Kinepolis”, un parque acuático “Oceade”, y un poblado típico belga “Le Village” en donde tienes muchos restaurantes donde poder comer platos típicos belgas, comida italiana, asiática, griega… Precisamente aquí fue donde comí, concretamente en el Quick, una franquicia tipo Mc Donald´s pero al estilo belga, por cierto, sus patatas fritas están de vicio.




En el Mini Europa te pasas un rato agradable viendo los 350 maquetas que representan los monumentos más importantes del viejo continente. Con la entrada te entregan una guía con información de las distintas maquetas y te hacen la típica foto con la mascota del parque (una tortuga), que al terminar la visita puedes comprar o no. Mi foto quedó allí para su archivo.




El itinerario a seguir viene marcado en la guía y también está señalizado en el suelo para que no te pierdas. En algunos puntos puedes hacer sonar el himno nacional de los distintos países, mover los trenes, aviones…, o provocar la erupción del Vesubio. Si vas con niños se lo pasarán de maravilla. Los monumentos españoles que ahora recuerde que encontré fueron el Escorial, la Maestranza y la catedral de Santiago de Compostela. Algunas maquetas están más logradas que otras.




Al salir de mini-europe nos adentramos en el parque de Laeken, todo cubierto con césped, es un buen lugar para pasear tranquilamente. Tardamos unos 10 minutos para llegar a la zona donde se encuentran el Pabellón Chino y la Torre Japonesa. Estos exóticos edificios están aquí por un capricho que tuvo el Rey belga Leopoldo II. Pero antes, de camino a este rincón oriental, vimos la Cripta Real o Monumento a Leopoldo I, un precioso templo neogótico dedicado al primer rey de Bélgica.




En la feria mundial de 1890 que se celebró en París este Rey belga, Leopoldo II, vió este tipo de edificios y quedó fascinado. Mandó construir una réplica de los mismos. La madera con la que se hizo la torre japonesa fue traída desde Shangai. En la actualidad se utiliza como centro de exposiciones temporales y alberga una exposición permanente de porcelanas. El pabellón chino también contiene una colección de porcelanas de los siglos XVII y XVIII. Cierran los lunes y su horario el resto de los días es de 9:30 de la mañana hasta las 5 de la tarde. No entramos en ninguna de ellas, nos bastó verlas por fuera, pero creo recordar que la entrada cuesta unos 3 €.




Me gustó mucho más la torre japonesa, el contraste del color de este edificio rojo con el verde del parque es precioso. Para cruzar la carretera que separa los dos templos lo mejor es atravesar por el túnel subterráneo habilitado para tal fin.

Nos acercamos a los invernaderos reales de Laeken y al Palacio Real, desde la torre japonesa son unos 5 minutos a pie. Los invernaderos solo se pueden visitar una vez al año durante 3 semanas, a finales de abril y principios de mayo. Fueron diseñados a finales del siglo XIX por uno de los arquitectos de Leopoldo II. En el interior hay cientos de plantas y flores, y una excelente colección de camelias con más de cien especies diferentes. Más información sobre estos invernaderos en Monarquía Belga.




Junto a los invernaderos está el Palacio Real de Laeken, donde reside la familia real. Fue construído en 1772 y después de sufrir un incendio a finales del siglo XIX fue reconstruído y ampliado. Si ves ondear la bandera belga en lo alto del edificio quiere decir que el Rey está en el país. Yo pedí audiencia pero no me hicieron caso. Creo que se pueden visitar ciertas salas en los meses de verano, para más información del palacio os vuelvo a remitir a la web de la monarquía belga: Monarquía Belga.

Continuamos andando de nuevo hacia el Atomium. El resto de la tarde paseamos por el parque y ya de noche, después de tomarnos un café en la aldea del bruparck pudimos ver el Atomium en su máximo esplendor. Un buen final para terminar el día.


Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Del Museo del Cómic al Atomium




Etapa: El corazón de Bruselas  -  Localización:  Belgica Belgica
Fecha creación: 01/03/2009 18:08  
Compartir: 
Compartir:

Comenzamos la mañana tomando un café cerca de la estación central de tren, nuestro punto de partida en el día de hoy. Por cierto, es una estación vetusta y vieja, necesita urgentemente una buena reforma. Es una vergüenza que la estación central de la supuesta capital de Europa se encuentre en este estado tan calamitoso. Empezamos con la primera parte del recorrido.




Al llegar a la plaza Mont des Arts podemos ver en uno de sus laterales un curioso reloj sobre un arco. El reloj marca las diez de la mañana moviendo sus pequeñas figuras. Es hora de ir al MIM, el museo de instrumenos musicales. Un par de minutos y ya estamos frente a un edificio muy original, el "Old England". Fue construído en 1889 y es una de las muchas joyas arquitectónicas del Art Nouveau de la ciudad. Posee una importante colección de instrumentos musicales que representan su evolución desde la antigüedad hasta el siglo XX. En una de las plantas superiores también hay una interesante biblioteca para los melómanos y desde la última planta puedes ver una interesante panorámica parcial de la ciudad de Bruselas, - desde la terraza del restaurante -, si es que lo encuentras abierto. Es un museo que recomiendo, uno de mis preferidos de Bruselas.






Saliendo del MIM, en un par de minutos nos encontramos con el Museo de Bellas Artes, dedicado al arte antigüo y moderno. Sigo caminando, rodeando la Plaza Real, en cuyo centro hay una estatua ecuestre de Godofredo de Bouillon. Al fondo está la Iglesia de Coudenberg. Aprovecho para entrar porque la entrada en las iglesias de Bruselas es gratuíta. El interior me parece austero, parece ser que este edificio, arrebatado a la iglesia tiempos atrás, también se utilizó para otros fines muy distintos a los que hoy se dedica.






Saliendo de la iglesia, a la derecha, llegamos al Palacio Real. El edificio original fue destruído por un incendio a mediados del siglo XVIII. Más tarde se reconstruyó al estilo Luis XVI en el XIX. Sirvió como residencia oficial del Rey Leopoldo II. Al igual que en el Palacio Real de Laken, si ves la bandera belga ondear en lo alto del edificio tienes al rey belga en el país, pero ya no es la residencia oficial de los reyes y solo se utiliza para recepciones y algún que otro protocolo. La realeza belga prefiere vivir en el Palacio Real de Laeken, no me extraña, con esos jardines e invernaderos preciosos que tiene alrededor cualquiera no se iría a vivir allí. Algunos salones de este Palacio son visitables, más información en la web de la monarquía belga.




Enfrente al Palacio, cruzamos por el Parque de Bruselas, el más importante del centro de la ciudad y también el más grande, en el que se esparcen diferentes esculturas escondidas entre su vegetación. Al fondo del parque hay una fuente circular que escupe un chorro de agua. La forma del parque parece ser que es todo un símbolo masónico. Para muestra, lo mejor es ver el video siguiente.




Saliendo del parque, te encuentras de lleno con el Parlamento Belga. Nos vamos hacia la izquierda, como los rojos, jeje, camino de la Catedral de San Miguel y Santa Gúdula, uno de los edificios que no puedes dejar de visitar. Lo que destaca de esta preciosa catedral, aparte de su cierto parecido con la fachada de Notre Dame de París, es su interior; los vitrales del siglo XVI, el órgano y el púlpito barroco del XVIII (en el que aparecen representados los grandes pecadores de la historia; Adán y Eva), son las joyas que se esconden en el interior de su armazón de piedra. Si te quieres redimir de tus pecados puedes confesarte en los confesionarios del siglo XVII.








De estilo gótico, a pesar de las torres que recuerdan al románico, la catedral es la actual sede de la archidiócesis de Bruselas. La iglesia original del siglo XI y la pequeña iglesia románica del XII son los origenes de la actual catedral situada sobre una pequeña colina. Su interior es luminoso, como la mayoría de los templos góticos.




Descansamos unos minutos sentados a los pies de la catedral, o acaso tú no estás cansado de la caminata que hicimos esta mañana Guiño ... Comenzamos con la segunda parte de nuestro recorrido, donde pasearemos y conoceremos la "creme de la creme" de Bruselas; la zona más atestada de gente, la de los restaurantes caros, la de las callejuelas con encanto entre las que se cuelan los músicos y mimos para ganarse las habichuelas con los turistas.




A muchas personas les molesta que estos artistas se adueñen de un rincón de la calle para mostrar su arte a los viandantes, es algo que no entiendo, pienso que enriquecen y animan las calles sin molestar a nadie, además, tú eres libre de darle unas monedas o no, ya que ellos no te obligan a nada... Ya te digo, no tengo disfrutado yo con muchas de estas personas que en algunas ocasiones tienen más arte que algunos personajes que vemos triunfando en la televisión, y éstos si que actúan previo pago..., en fin, "c´est la vie".




De nuevo, partiendo de la Catedral de San Miguel, cogemos la calle de la izquierda, en unos minutos llegamos a las Galerías Saint Hubert, que realmente son las primeras galerías comerciales cerradas que se construyeron en Europa (tomad nota, Milán y París). Enfrente de la entrada a las galerías te cruzas con la simpática gatita ciclista, otro guiño más al cómic que te encuentras por los rincones de la ciudad.






Las galerías de Saint Hubert están compuestas por 3 galerías; la del Rey y la de la Reina (que son las principales), y la de la Princesa, que es la más pequeña. El pasillo central de las galerías, cubierto por un techo de cristal y metal, mide más de 200 metros. Se comenzaron a construir a mediados del siglo XIX, en 1846, gracias a su principal promotor, el Rey Leopoldo I. Se inauguraron un año más tarde y fueron frecuentadas por las clases acomodadas de la ciudad. De aquellos tiempos se conservan todavía muchas tiendas de lujo y cafeterías megapijas de la muerte; de las de mírame pero no me toques, y si me tocas saca la visa que yo te la paso. Entre los locales que te encuentras aquí destacaría la Taverne du Pasaje (una cafetería preciosa) y la tienda de chocolates Neuhaus.




Desde la galería del Rey cruzamos por la rue bouchers (que más adelante visitaremos) para cruzar por la otra galería, la de la Reina, hasta llegar a la Grasmarkt - que nos queda a nuestra izquierda. En esta plaza reponemos fuerzas y entramos a comer en el Gaufre de Bruxelles, local muy animado donde puedes comer desde un plato combinado, una ensalada o un gofre, y a precios razonables.

Repuestas las energías y después de tomar un café de no muy buena calidad, entramos por una calle pequeña a la Grand Place o Grote Markt, la Plaza Mayor de Bruselas, una de las más bonitas de Europa y una joya de la arquitectura flanqueada por edificios renacentistas y barrocos. Esta plaza, donde se decapitaban a los malhechores a mediados del siglo XVI, es el auténtico corazón de la ciudad que palpita al ritmo de la muchedumbre de personas que la visitan. Es patrimonio mundial de la humanidad desde el año 1998.




Dominan la plaza dos grandes edificios; el Stadhuis (ayuntamiento) y la Maison du Roi (Casa del Rey). El edificio gótico donde se encuentra el ayuntamiento se construyó entre 1401 y 1459 para reflejar el poder que tenía la ciudad en aquella época; destaca su gran torre-campanario de casi 100 metros de altura y que está coronada con una escultura dorada de San Miguel. Su fachada tiene alrededor de 300 esculturas y el interior del edificio se puede visitar. En su primera planta está la Sala del Consejo donde hay una muestra de tapices que narra la historia de la ciudad. En otras salas, la de Maximiliano y la Gótica, se muestran tapices y pinturas históricas de distintas épocas.




La Casa del Rey es un edificio de 3 plantas que fue residencia de los reyes españoles desde que se construyó en 1536. Actualmente acoge el Museo de la Ciudad; con pinturas del siglo XVI, tapices y la colección de los 600 trajes del Manneken Pis. Visitar el museo te costará 3 € (cierra los lunes), el resto de los días está abierto de 10 de la mañana hasta las 5 de la tarde.




Durante la Edad Media y siglos posteriores en todas las ciudades de los Países Bajos se crearon los gremios. Cada gremio construyó su casa, eran ricos y poderosos, y además estaban apoyados por las instituciones políticas de la ciudad. Aquí en esta plaza, tienes muy buenos ejemplos de estas casas gremiales. Estas casas tienen cada una su nombre, representado por una escultura o figura que se muestra en la fachada o en la parte alta del tejado. Entre las que te puedes encontrar destacar la Casa de los Duques de Bravante, que es un conjunto de siete casas; la del ermitaño, la de la fama, la de la fortuna...




A la izquierda del ayuntamiento está la casa del cisne y la de la rosa entre otras, y a la derecha están las más pintorescas - en algunas de estas casas hay locales donde poder tomar un café, pero te saldrá más caro que tomarlo en cualquier otra parte de la ciudad. Destacan en esta parte de la plaza; la casa de la Loba y la del Saco, que pertenecía al gremio de los ebanistas. Lo más recomendable es fijarse en los detalles que presentan sus fachadas, por sus esculturas y figuras sacarás el nombre de cada una de ellas. Lo cierto es que es un buen sitio para olvidarte del reloj y de las prisas, y pararse a contemplar tranquilamente todo el conjunto, fijándote en los cientos de detalles que tienen estas casas gremiales.




En la plaza, los años pares y durante unos días del mes de agosto, hacen una enorme y preciosa alfombra de flores que ocupa gran parte del suelo - este año no toca, la próxima será en agosto de 2010. También se celebra en la plaza y todos los días (excepto los lunes) entre los meses de marzo y octubre, un mercadillo de flores desde las 8 de la mañana hasta las 6 de la tarde.

Salimos de la plaza por la callejuela que está justo a la izquierda del ayuntamiento, la calle Karel Bulsstraat. A pocos metros nos encontramos encastrada en la pared una figura de bronce acostada. Este pequeño conjunto escultórico se hizo a principios del siglo XX y representa la figura de un príncipe, Everhard no Serclaes, un personaje muy importante en la historia de la ciudad y muy querido por sus habitantes. Dicen que da buena suerte si frotas su brazo, el perro o la cabeza del ángel. Supersticiones aparte, lo cierto es que la escultura está muy gastada y pulida por culpa de las personas que se acercan a ella para pedir un deseo y tener buena suerte para que se cumpla.




Siguiendo en línea recta por la misma calle y a unos doscientos metros llegamos a la esquina donde siempre hay un niño travieso meando, es el Manneken Pis - uno de los "monumentos fetiches" de Bruselas -, que cuando lo ves por primera vez se te queda cara de tonto al ver lo pequeño que es.




Hay muchas leyendas sobre el niño meón. Una de ellas cuenta que un niño orínó delante de la puerta de la casa de una bruja que vivía aquí, fue tal el mosqueo de la bruja que convirtió al pequeño niño en estatua. Otra leyenda dice que un hombre importante de la ciudad había perdido a su hijo encontrándolo días más tarde cerca del lugar donde ahora está la fuente. Cuando vió a su hijo, éste estaba orinando, y el buen hombre, como agradecimiento al lugar donde encontró a su hijo, construyó una fuente en esta esquina. Al "niño", en algunas ocasiones lo visten con alguno de los cientos de trajes que guardan en el museo de la ciudad; entre los más curiosos, destaca uno de Elvis Presley y otro de Micky Mouse. Por cierto, ya nos gustaría a muchos tener el fondo de armario que tiene este peque.




Como el agua de la fuente no está muy buena, hacemos una paradita en el Pub Poechenellekelder, que está justo al lado y tiene terracita y todo. El interior de este local es la mar de curioso; marionetas y figuras peculiares forman parte de su decoración. De paso, nos compramos unos gofres en uno de los mejores locales que hay en la ciudad para saborear este delicioso pastel (el local está también al lado del niño meón, no tiene perdida).




Comiendo el gofre de chocolate, fresa y plátano, mmm..., seguimos caminando por la calle que está a la izquierda de la fuente del Manneken Pis. Por el camino, en una de estas que dices: "ains, que se me cae el gofre..." me encuentro con una vieira gallega en el suelo, pero estas no son como las de las rías... Son las marcas que guían el Camino de Santiago por toda la ciudad, y hay muchas por las calles de Bruselas.




En unos pocos minutos llego a la Iglesia de Nuestra Señora du Bon Secours. El exterior es tosco, de piedra oscura, como muchos de los monumentos de la ciudad. La iglesia es de estilo barroco, de planta hexagonal, forma parte de una de las etapas del Camino de Santiago. No le ví nada de especial a esta iglesia, pero como estaba en la ruta y la puerta estaba abierta..., pues entramos que es gratis.




Del gofre ya no queda nada y otro más que me comería, jeje. Salgo de la iglesia y sigo caminando hacia Plattesteen, en esta pequeña plaza veo otro edificio con fachadas pintadas de comics. Al fondo, la aguja de la torre del ayuntamiento me sirve de guía para ir hasta el edificio de la bolsa y la Iglesia de San Nicolás. De todas maneras te encuentras por estas calles cartelitos que te señalan la dirección que tienes que coger para llegar a los principales monumentos.




Bueno, está refrescando y lorenzo nos abandona por momentos, es lo que tiene el clima de Bruselas, esperemos que siga el buen tiempo... Llegamos al edificio de la Bolsa, a la derecha, un poco más arriba está la Iglesia de San Nicolás. En otros tiempos, esta iglesia era muy utilizada por los comerciantes. Fue bombardeada, saqueada..., pero a pesar de todo, ahí sigue, gracias en parte a distintas reformas que sufrió. El coro del siglo XIV es lo más antigüo que conserva la iglesia. En un costado de sus paredes hay una serie de casas entre la que se encuentra una de las más pequeñas de la ciudad, la distingues bien porque tiene tres plantas con fachada marrón y está pegada a la iglesia.




Delante del edificio de la Bolsa es donde suele quedar mucha gente para salir de marcha los fines de semana. Pero como no soy animal nocturno, nos dirigimos a la zona de Santa Catarina, donde también hay otra iglesia, sobra decir el nombre de la iglesia ¿verdad?. La anterior capilla que ocupaba el lugar de la actual iglesia estaba pegada a la antigüa muralla de la ciudad. Debido a las inundaciones que sufría este barrio se decidió reconstruir la iglesia en el siglo XIX para pedir protección a esta santa. El estilo de este monumento es una mezcla del renacimiento, el románico y el gótico. No entramos porque nos la encontramos cerrada.




En la parte trasera de la Iglesia de Santa Catarina está la torre negra, que nunca supe porque la llaman así, solo sé que formaba parte de la muralla que protegió en su tiempo a la ciudad.




Seguimos paseando de camino al Teatro Real, está detrás de un moderno edificio. El Teatro Real Monnaie es donde se celebran las óperas y otros espectáculos de la ciudad. Nosotros no entramos porque se nos hacía tarde, pero se puede visitar.




Nos metimos de nuevo por la ciudad vieja, por la zona trasera de la Grote Markt. Nos fuimos a ver a la niña meona que hay en una calle estrecha, la Jeanneke Pis, que debe su existencia a las feministas de la ciudad. Éstas, celosas de que fuese un niño el que meara decidieron que las niñas también tenían derecho a orinar y he aquí la otra meona de Bruselas.




Y de ahí al elefante rosa, la cervecería Delirium Tremens, que está pegada a la Jeanneke Pis, en una especie de cueva adornada con barriles y donde casi te resulta imposible elegir una cerveza entre la extensísima carta que tiene, que más que una carta parece una biblia de la cerveza. Creo recordar que son más de mil diferentes marcas de cerveza las que puedes beber en este local.

Al salir de la cervecería llovía un poco, pero nos daba igual porque estábamos un poco más contentos de lo normal, los efectos de la cerveza..., jeje. Nos metimos por una callecita estrecha, la petit rue des Bouchers. En esta singular callejuela está escondido un Museo de Marionetas, el Toone. En su interior hay una colección de marionetas de todos los tipos y distintas partes del mundo. El museo tiene una pequeña sala de teatro en la que se hacen representaciones dándole vida propia a estos monicroques.


. .


Regresamos de nuevo a la Grand Place. Allí nos sentamos en el suelo, cansados, mojados, pero contentos; comiendo unas patatas fritas con mayonesa mientras esperábamos por la oscuridad de la noche para apreciar la otra cara de la plaza más visitada de Bruselas, su preciosa Plaza Mayor.




Terminamos perdiéndonos por callejuelas y por la Rue Bouchers, la antigüa calle de los carniceros, toda una paradoja su nombre porque ahora lo que se come aquí no es precisamente carne; como mucho la carne del marisco. Mucho neón y alguna gente cenando en los restaurantes..... Mañana nos espera la aristocrática Sablon y el castizo, multicultural y obrero barrio de Marolles.


. . . .
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: El corazón de Bruselas



Etapas 1 a 3,  total 5
 1  2  siguiente siguiente



Votaciones al diario
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 0 0
Total 971 199
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 529 Visitas mes actual: 242 Total visitas: 130313

  Últimos comentarios al diario  Bruselas, la capital de Europa
Total comentarios 163  Visualizar todos los comentarios

Lunapod  lunapod  13/10/2013 00:06   
Enhorabuena por tu diario! Es increible Muy feliz lo tendré en cuenta para mi viaje, te dejo mis estrellas Guiño

Madison  madison  29/11/2013 12:31
Muchas gracias por compartir tu diario,es genial

Koala66  koala66  01/10/2014 22:39   
GUAUUUUUUUUUUU, ESTUPENDO DIARIO!!! Me voy a imprimir todos los datos que das. Gracias!!

Eleo38  eleo38  04/02/2015 19:16
EXTRAORDINARIO!!! Te debe haber llevado tu tiempo pero valió cada minuto. Muy claro y preciso.

Ratetamiracels  Ratetamiracels  09/12/2015 20:57   
El comentario ha sido movido al foro. Pulse aquí para ver el mensaje: https://www.losviajeros.com/foros.php?p=5030743#5030743

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN EL DIARIO

Registrate AQUÍ
Volver arriba

Foros de Viajes
Pais Tema: Viaje a Bélgica - Consejos
Foro Holanda, Bélgica y Luxemburgo Foro Holanda, Bélgica y Luxemburgo: Foro de Holanda, Bélgica y Luxemburgo. Amsterdam, Bruselas, Brujas, Gante, Flandes y Valonia.
Ultimos 5 Mensajes de 1833
831220 Lecturas
AutorMensaje
Brigantina
Brigantina
Moderador de Zona
Moderador de Zona
May 09, 2009
Mensajes: 26600

Fecha: Lun May 20, 2019 09:36 pm    Título: Re: Viaje a Bélgica - Consejos

Yo si no conoces brujas haría Bruselas, Gante y Brujas, y si sobre la marcha ves que vais bien de tiempo podrías meter algún sitio más

Yo la verdad no dejaría de visitar Gante y Brujas, para mí las dos ciudades más bonitas con mucha diferencia de todo Flandes.
Amberes y Lovaina están bien para visitar, pero yo diría que muy por detrás.
caesaris
Caesaris
Indiana Jones
Indiana Jones
Nov 09, 2012
Mensajes: 1018

Fecha: Lun May 20, 2019 10:43 pm    Título: Re: Viaje a Bélgica - Consejos

Hola, yo el día 4 haría Brujas, y el 5 Amberes o Malinas y Lovaina
Saludos
madvic
Madvic
Travel Adict
Travel Adict
Feb 07, 2013
Mensajes: 85

Fecha: Mar May 21, 2019 10:45 am    Título: Re: Viaje a Bélgica - Consejos

Por aclamación popular parece que debo meter Brujas...jajajaja. Pues no se hable más.

¿y entonces entre Amberes y Malinas/Lovaina u otra día por Bruselas?
Brigantina
Brigantina
Moderador de Zona
Moderador de Zona
May 09, 2009
Mensajes: 26600

Fecha: Mar May 21, 2019 11:49 am    Título: Re: Viaje a Bélgica - Consejos

Yo eso lo decidiría allí sobre la marcha, en función del cansancio, tiempo, etc.

Yo como te comentaba creo que un solo día para Bruselas se os va a quedar escaso, así que me quedaría en la capital.

Por lo que respecta a las demás ciudades por si finalmente optáis por visitar alguna de ellas, a mi personalmente me gustó más Amberes que Malinas o Lovaina. Pero si queréis una ciudad pequeña para dedicarle solo una mañana o una tarde, me quedaría con Lovaina.

Para mi gusto, Malinas es la que menos merece la pena.

Un saludo.
malik
Malik
Dr. Livingstone
Dr. Livingstone
Sep 15, 2009
Mensajes: 6791

Fecha: Mar May 21, 2019 03:33 pm    Título: Re: Viaje a Bélgica - Consejos

madvic Escribio:
Por aclamación popular parece que debo meter Brujas...jajajaja. Pues no se hable más.

¿y entonces entre Amberes y Malinas/Lovaina u otra día por Bruselas?

Yo hice Amberes y Lovaina en un mismo día,y me gustaron tela.
Malinas no la conozco.
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ







All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. LosViajeros.net, and LosViajeros.com is the same Portal.
Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Facebook Twitter - Política de Privacidad