Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads
Viaje de dos semanas en Japón - Verano de 2019 - Blogs de Japon
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace


Diario: Viaje de dos semanas en Japón - Verano de 2019  -  Localización:  Japon  Japon
Descripción: Diario en el que describen las aventuras acaecidas a los tres miembros de una familia durante dos semanas en el lejano país asiático del sol naciente
Autor: XXTREM98   Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:


Etapas 1 a 3,  total 11
 1  2  3  4  siguiente siguiente



Etapa: Preparación del viaje  -  Localización:  Japon Japon
Descripción: Se comenta el proceso de preparación del viaje, planteando el recorrido realizado y exponiendo los pagos que se realizaron ya desde España por adelantado.
Fecha creación: 30/01/2020 02:14  
Compartir: 
Compartir:
DIARIO DE VIAJE EN DESARROLLO



Japón: la conocida como "tierra del sol naciente". Desde hace ya muchos años había soñado con viajar hasta el lejano oriente asiático, cuyas culturas suelen atraernos a la mayoría de occidentales, por lo diferentes que resultan en multitud de aspectos. En el año 2019, por fin, se iba a cumplir un deseo, y podría visitar Japón junto con mis padres durante unas dos semanas entre agosto y septiembre.

Desde que se decidió el destino, me propuse reunir la mayor cantidad de información relativa a diarios de viajes de otros viajeros que pudieran ayudarnos a trazar mejor la ruta a seguir. Cabe destacar que todo el viaje lo hemos organizado por libre en su totalidad, sin tener que recurrir a agencias o terceros. Sin embargo, esto implica que debe tenerse todo controlado milimétricamente, por lo que es necesario utilizar una cantidad considerable de tiempo para poder cuadrar todo el itinerario. Puedo asegurar sin faltar a la verdad que nos llevó unos cuantos meses de trabajo (desde abril hasta agosto aproximadamente).

Japón es sin lugar a dudas el país con el mayor índice de seguridad en el que haya estado, por lo que las probabilidades de sufrir problemas ajenos a tu voluntad son bastante reducidas, aunque siempre cabe la posibilidad que suceda algo. En este caso, las dos semanas se desarrollaron sin contratiempos, lo que teniendo en cuenta que viajamos en época de lluvias y con posibilidad de padecer tifones resultó en un gran logro. De hecho, a la semana de despegar rumbo a España acaeció el tifón Tapah y al mes el supertifón Hagibis, que se convirtió en el más poderoso en tocar el país nipón en décadas.

La segunda razón de haberlo contratado todo nosotros es que somos amantes de recorrer los lugares a nuestro ritmo, sin las presiones de las típicas excursiones. En definitiva, tener libertad completa de elegir dónde y cómo pasar el tiempo que tendremos en el país nipón. Además, la contratación de un guía privado puede resultar excesivamente costosa en un país ya de por sí no precisamente barato.

Recorrido realizado

Normalmente, los recorridos en Japón suelen tener como bases principales Tokio y Kioto (u Osaka), ya que también suelen ser el punto de llegada y salida de la mayoría de los viajeros. Son muy comunes las excursiones a ciudades y regiones relativamente cercanas desde estas bases. En nuestro caso, optamos por llegar al aeropuerto de Kansai (Osaka) y salir desde el de Narita (Tokio).

Día 1: miércoles 21/08/2019. Ida de Valencia a Madrid y vuelo a Dubái
Día 2: jueves 22/08/2019. Vuelo a Osaka y aclimatación
Día 3: viernes 23/08/2019. Osaka y desplazamiento a Kioto
Día 4: sábado 24/08/2019. Fushimi Inari, Nara y Kioto
Día 5: domingo 25/08/2019. Kioto central, norte y oeste
Día 6: lunes 26/08/2019. Kioto este
Día 7: martes 27/08/2019. Miyajima y Hiroshima
Día 8: miércoles 28/08/2019. Himeji y Kobe
Día 9: jueves 29/08/2019. Takayama
Día 10: viernes 30/08/2019. Shirakawa-go y Kanazawa
Día 11: sábado 31/08/2019. Kanazawa y Tokio
Día 12: domingo 01/09/2019. Kamakura y Yokohama
Día 13: lunes 02/09/2019. Nikko
Día 14: martes 03/09/2019. Tokio
Día 15: miércoles 04/09/2019. Tokio y vuelo a Dubái
Día 16: jueves 05/09/2019. Visita exprés a Dubái y vuelo a Madrid
Día 17: viernes 06/09/2019. Vuelta a Valencia

He aquí también el enlace a Google Maps

Pagos realizados desde España

Vuelos. Existen multitud de combinaciones de vuelos entre España y Japón, así como de entrada y salida al país nipón. Por las fechas y por tener una oportunidad para viajar en el gigante A380, nosotros optamos por realizar los vuelos con la aerolínea Emirates, con escala en Dubái de unas dos horas y cuarto a la ida y más de 11 horas a la vuelta, las cuales aprovechamos para realizar una visita exprés a sus principales puntos de interés.

Transporte público. La gran mayoría de desplazamientos que realizamos fueron en tren, aunque también hicimos uso de autobuses, metros, tranvías y hasta de un ferry en la isla de Miyajima. Existe un pase orientado a los turistas, el JR Pass, que sirve para desplazarse con la práctica totalidad de los trenes pertenecientes a la compañía estatal JR. Hay tres versiones (7, 14 y 21 días) y se debe reservar por adelantado desde España (te envían la orden de intercambio, que debe canjearse al llegar a Japón en una oficina JR para obtener el pase como tal). En nuestro caso, optamos por el de 7 días, concentrando los días de mayor desplazamiento a lo largo de una semana (en la página web: Japan Rail Pass). Además, también tuvimos que comprar por adelantado el pase Yokoso Osaka Ticket, en el que entraba el desplazamiento del aeropuerto al centro de Osaka y un pase de metro y autobús de un día (en la página web: Yokoso! Osaka Ticket). Al igual que en el caso del JR, te envían la orden de intercambio, que debe canjearse en la oficina del aeropuerto de Kansai.

Datos móviles. Disponer de internet en Japón puede ser de gran ayuda en multitud de situaciones: búsqueda de horarios del transporte público, ubicación en Google Maps, traductor instantáneo al inglés o al japonés, llamadas a través de aplicaciones de mensajería, etc. Para ello, existen dos opciones principales, una tarjeta de datos o un pocket wi-fi. En nuestro caso, optamos por una tarjeta de datos de la empresa española holafly, con datos ilimitados durante 15 días y un resultado especialmente satisfactorio (página web: Tarjetas SIM de holafly). Se trata de una tarjeta SIM que te envían a tu casa y que una vez llegas a Japón, simplemente la insertas en la ranura de tu teléfono, realizas una rápida configuración que te explican en un folleto que te envían también, y ya puedes disfrutar de la magia del internet. Cabe destacar que en este caso los datos pueden disfrutarse a través de un único teléfono, aunque mediante la opción de crear un anclaje o red Wi-Fi pueden compartirse con el resto de los viajeros, lo que en la práctica equivale a lo que hace un pocket wi-fi.

Seguro. No menos importante, el típico seguro de rigor. Como en los otros aspectos, existe más de una opción que se puede considerar. Tras realizar las pertinentes comparativas entre varias de las compañías de seguros de viajes más conocidas en España, nos decidimos finalmente por escoger el conocido Segurviaje Temporal de Mapfre, para Japón y los Emiratos Árabes.
Imagenes relacionadas
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Preparación del viaje



Etapa: Días 1 y 2 - Vuelos de ida y aclimatación a Japón  -  Localización:  Japon Japon
Descripción: Primer y segundo día de viaje, en el que se narra el viaje en avión y la llegada al país nipón.
Fecha creación: 01/02/2020 00:26  
Compartir: 
Compartir:
Día 1. Miércoles 21 de agosto

El gran día. Empezaba nuestra gran aventura. Pero lo primero de todo y más importante resultaba el desplazarse hasta la capital para poder coger el vuelo. Al ser de Valencia, y habiendo comparado precios de los aviones y del AVE, decidimos que resultaba más económico desplazarnos en nuestro automóvil particular, por lo que a eso de las 7 de la mañana salimos dirección a Madrid. Realizando la parada de rigor a mitad de camino, llegamos finalmente al aeropuerto pasadas las 10 de la mañana. Habíamos reservado con antelación el párking de AENA de la T-4, siendo el procedimiento para entrar el coche bien sencillo: como el sistema tiene guardada la matrícula, al acercar el coche a la barrera, ésta se levanta automáticamente, dándote un ticket que es el que debes guardar para salir al regreso del viaje (y en nuestro caso también para pagar, que decidimos hacerlo al volver).

Una vez aparcado el coche, cogimos el equipaje y fuimos directos a los mostradores de facturación de nuestra compañía, Emirates, los cuales se encontraban a la derecha del todo al entrar en la terminal T-4. Embarcamos dos maletas grandes y una mediana en la bodega, llevando una pequeña arriba en la cabina con nosotros. Como aún era demasiado pronto, pues quedaban aún casi 4 horas, decidimos ir a los aseos y llamar a la familia para decir que estábamos en la terminal ya. Aun así, decidimos pasar los controles porque tampoco teníamos nada que hacer afuera, y siempre es bueno estar ya dentro por lo que pueda pasar.

Mientras estábamos esperando la hora de llegada del embarque, llegó el A380 que nos llevaría rumbo a Oriente Medio. Ciertamente impone cuando lo ves tan de cerca, es realmente un monstruo de los cielos. Tras otro rato de espera, llegó finalmente el momento del embarque, que se realiza siguiendo un código de letras, con cierta prioridad dependiendo de la zona del avión en la que esté situado tu asiento. Realmente todo lo que rodea al avión es brutal, con cada paso que das hacia él sigues sin creerte que por fin vayas a poder volar en su interior. Imaginar la cantidad de personas que pueden viajar en su interior y que pueda ser capaz de remontar el vuelo es simplemente impensable hasta que no vives la experiencia en tus propias carnes.


Día 2. Jueves 22 de agosto

Salimos sin gran retraso a la hora prevista (15:20 del 21/08), y tras unas 7 horas y media de vuelo, aterrizamos en Dubái. Era la 1 de la madrugada y la temperatura superaba ligeramente los 30ºC según las pantallas del avión. Por suerte, el desembarco se realizaba mediante pasarelas y la terminal está perfectamente climatizada, por lo que no podríamos "saborear el caloret" hasta el regreso. El paseo por la terminal está debidamente señalizado mediante abundante cartelería, diferenciando entre las personas que van a realizar una conexión o los que van a salir del aeropuerto y entrar al país. Poco a poco va uno descubriendo el lujo de los Emiratos, donde el aeropuerto de Dubái, principal puerta de entrada al país, debe contribuir a tal visión: palmeras en el interior de la terminal, láminas de agua, ascensores acristalados, etc.

Se debe tener en cuenta que aunque se trate de un vuelo de conexión y no se vaya a salir de la propia terminal 3 del aeropuerto de Dubái (la que usa Emirates), se debe pasar un pequeño control de seguridad, que en nuestro caso fue bastante rápido y no hubo problemas. Cabe destacar que ciertas horas de la madrugada se pueden considerar como hora punta allí, ya que el aeropuerto está enfocado mayormente como hub de conexión, así que no os extrañe si hay comercios abiertos y mucha gente de todos los rincones del planeta. Atención también a los pequeños taxis que van por dentro de la terminal y que aunque tengan medio delimitado el carril para circular, suelen aparecer en ocasiones de imprevisto.

Con las dos horas que había de enlace, no hubo ningún tipo de problemas. Aunque la terminal es bastante grande, no tardamos demasiado en desplazarnos de una puerta a la otra, así que tras esperar otra media hora u hora entera, procedimos al segundo embarque, esta vez del A380 que nos llevaría hasta Osaka. A las 3 en punto estaba prevista la salida, pero al tratarse de hora punta, las salidas suelen no ser puntuales, siendo generalmente el retraso típico de 30 o 45 min hasta poder remontar el vuelo.

En general el trato durante ambos vuelos por parte de la tripulación fue excelente, así como las comidas ofrecidas a bordo. Además, cada cierto tiempo pasaban a ofrecer zumos de ciertos sabores, lo que ayudaba a mantener en cierta medida la garganta hidratada. Durante el vuelo de Dubái a Osaka te proporcionan además los papeles de inmigración que se deben rellenar para poder pasar los controles. En el propio aeropuerto pueden rellenarse también, pero siempre es preferible adelantar faena y así ganar tiempo. Finalmente, a eso de las 5 y media de la tarde, el avión tocaba por fin suelo japonés (aunque realmente el aeropuerto se sitúe en una isla artificial de la bahía de Osaka). Aún no nos lo podíamos creer, pero finalmente habíamos llegado a Japón Aplausos


Nada más cruzar la pasarela del avión y llegar a la terminal, nos dimos cuenta que realmente habíamos llegado a nuestro destino cuando un enorme panel con los protagonistas de las principales franquicias de Nintendo nos daba la bienvenida con motivo de los Juegos Olímpicos de Tokio de 2020. La terminal 1 de Kansai es una de las más largas del mundo con más de 1 km y medio de longitud total, por lo que el desplazamiento hasta la zona central suele realizarse mediante una especie de lanzadera.

Una vez se llega a la zona central, se debe realizar el pertinente control de inmigración, que suele tomar algo de tiempo, sobre todo cuando se juntan bastantes vuelos al mismo tiempo. Al pasar este control, se procede a la recogida del equipaje y, cosa curiosa que no habíamos visto nunca, los operarios se estaban encargando de sacar de las cintas las maletas, dejándolas al lado y permitiendo así una mayor rapidez a la hora de localizar las propias. Tras recoger las maletas, se debe pasar otro control, el de aduanas, que suele ser algo más rápido que el anterior (al menos en nuestro caso) y que una vez atravesado, por fin se llega al mundo exterior.

Una vez afuera, lo primero pasa por canjear los pases tanto del JR como de Nankai en las oficinas situadas en la planta superior del edificio de la estación de trenes, aledaño a la terminal y comunicado directamente a ésta mediante una pasarela elevada. La estación del aeropuerto sólo está servida por trenes de estas dos compañías, estando ambas oficinas correctamente señalizadas y situándose una al lado de la otra. Ya se empezaba a notar la humedad y el calor típico de estas fechas en Japón.

Primeramente, procedimos a canjear el pase del JR, lo cual nos llevó unos 20 o 30 min, ya que la oficina estaba bastante abarrotada tanto de locales como de extranjeros. Lo único que debe hacerse es llevar la orden que habían enviado a casa y los pasaportes (recordemos que el pase está orientado sólo a turistas o a japoneses que hayan vivido bastante tiempo afuera), además de especificar claramente al personal de la oficina que os atienda la fecha de inicio del pase, a partir de la cual se contarán 7 días y quedará grabado en el reverso del pase (en nuestro caso, del 27/08 al 02/09). Tras las firmas de cada uno de los viajeros, los pases serán vuestros.

Una vez disponíamos de los JR Pass, tocaba canjear el Yokoso! Osaka Ticket en la oficina de la compañía Nankai. Este pase ofrece un billete de ida para desplazarse entre el aeropuerto y la estación de Namba de Osaka (situada cerca de la conocida zona céntrica de Dotonbori) y un pase de un día para el metro, a utilizar o el día de llegada o al día siguiente (que fue nuestro caso). Atención porque a la hora de realizar el canje del pase, le dan a cada viajero 4 billetes que deberá conservar: uno de información del ticket, uno del tren para desplazarse entre Kansai y Namba necesario para pasar por los tornos tanto al entrar como al salir, otro con la reserva de asiento en un tren "limited express" y el último será el pase de 1 día del metro y autobús.

Una vez canjeado también el pase de Nankai, procedimos a bajar al piso inferior, donde se sitúan los andenes. Los trenes "limited express" que circulan entre Kansai y Namba (y viceversa) se conocen con el nombre de rapi:t, y sale uno cada media hora aproximadamente. El siguiente se marchaba en menos de 10 minutos, que es para el que nos habían dado los asientos reservados, así que nos dimos prisa para bajar y poder cogerlo sin problemas (la puntualidad suiza es un chiste al lado de la puntualidad japonesa). Son trenes cómodos, espaciosos y con zonas habilitadas para colocar el equipaje durante el trayecto, que además disponen de conexión Wi-Fi, así que durante los 37 minutos que dura el trayecto procedimos a relajarnos e intentar observar el paisaje urbano nocturno que se iba descubriendo ante nuestros ojos.

Tras la media hora de viaje, llegamos a la estación de Namba, donde al bajar pudimos observar el lateral y frontal del tren en el que habíamos venido, de aspecto muy futurista. La estación es grande y además tiene tiendas y centro comercial en el mismo edificio, lo que puede resultar algo confuso en la primera toma de contacto con el país nipón.


Nuestro hotel se situaba a poco más de 1 km aproximadamente de la estación, lo que unido a que llevábamos cuatro maletas hizo que nos decidiéramos a coger el metro por primera vez, realizando la primera compra con dinero en metálico. Los precios de los billetes en la mayoría de lugares y de redes de tren de Japón se basan en la distancia a la estación de origen, y en este caso resultó ser la tarifa más barata, ya que únicamente teníamos que bajar en la siguiente estación de la línea roja. Eran sobre las 8 de la tarde, y pudimos comprobar momentáneamente cómo de real era la hora punta vespertina en el país asiático.

Tras bajar en la siguiente estación y girar la esquina, llegamos a nuestro hotel en Osaka, el Hearton Hotel Shinsaibashi, el cual dispone de un edificio principal y un anexo, ubicados uno enfrente del otro a cada lado de una calle pequeña. A nosotros nos tocaba alojarnos en el edificio anexo, donde hicimos el propio check-in y realizamos el pago de la reserva. Una vez tuvimos las llaves de la habitación, subimos a dejar el equipaje y mochilas y descansar unos minutos, tras los cuales nos pusimos en marcha para realizar una primera toma de contacto. Aún a pesar de conocer que el espacio disponible en Japón suele ser escaso, la habitación nos resultó incluso algo más pequeña de lo que imaginábamos, con poco espacio para moverse en general, aunque como únicamente íbamos a estar una noche, tampoco nos representó mayor problema. Estaba muy bien cuidada, y la ubicación era bastante buena, así que no es mala opción si se desea estar en el centro de la ciudad a un precio no demasiado elevado.


Un pequeño paseo de 10 minutos nos acercó al conocido barrio de Dōtonbori, cuya atracción principal es un canal alrededor del cual se ubican concurridas calles repletas de carteles luminosos, tiendas y restaurantes, entre los que destaca el que sea probablemente el cartel luminoso más importante del país, Glico Man, cuya figura de un atleta con los brazos levantados es mundialmente conocida.


Como llevábamos un poco de cansancio acumulado, decidimos cenar en la calle paralela al canal que estaba a rebosar de gente, en uno de los muchos locales de comida que se amontonan a cada lado del paseo. Probamos los famosos takoyakis, bolas rellenas generalmente de pulpo, y que nos resultaron bastante ricos (aunque quemaban bastante al estar recién hechos).

De vuelta al hotel, antes de subir a la habitación, aprovechamos que había un Family Mart justo al lado del mismo para realizar una pequeña compra del desayuno para el día siguiente. Estas tiendas que suelen abrir 24 horas, conocidas como konbini, son de gran ayuda tanto para locales como para los extranjeros, aunque en ocasiones el precio de los productos vendidos aquí puede no resultar especialmente económico.

Eran más de las 10 de la noche cuando por fin subimos a la habitación listos para descansar y recuperar fuerzas. El día llegaba a su fin, pero las aventuras por el país nipón no habían hecho más que empezar.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Días 1 y 2 - Vuelos de ida y aclimatación a Japón



Etapa: Día 3 - Osaka y desplazamiento a Kioto  -  Localización:  Japon Japon
Descripción: Tercer día del viaje. Visita a Osaka y desplazamiento a Kioto, la primera base del viaje.
Fecha creación: 03/02/2020 00:45  
Compartir: 
Compartir:
Día 3. Viernes 23 de agosto

Las primeras luces del astro rey aparecen muy pronto en el horizonte nipón para las horas a las que estamos acostumbrados los españoles, adelantándose en general los horarios respecto a los que manejamos en el país patrio. Por ello, y para intentar evitar los desplazamientos en la temible hora punta, hay que planificar siempre muy bien los desplazamientos que se vayan a realizar en transporte público, en especial con los trenes. En nuestro caso, y como también notábamos aún el cansancio del viaje en avión, decidimos empezar la ruta a las 9 de la mañana, cuando ya la afluencia de gente empieza a descender. Como el check-out suele realizarse bastante pronto en Japón (antes de mediodía), aprovechamos el servicio que ofrecía el hotel de guardaequipajes mientras visitábamos la ciudad durante toda la mañana.

La primera parada de la ruta era el Castillo de Osaka, localizado a seis paradas de metro de la estación del hotel con la línea Nagahoritsurumiryokuchi (color verde olivo). Hay que destacar que las estaciones de metro y tren suelen disponer en ocasiones de multitud de accesos, diferenciados mediante números y letras, y por tanto puede resultar confuso en ocasiones el orientarse. De forma similar, todas las estaciones están denominadas por letras y números, relacionadas con la línea de la que forman parte (normalmente la inicial) y el número que ocupan en esa misma línea. Empezaríamos a utilizar el pase de 1 día, por lo que lo único que debe hacerse es pasar el billete por la canceladora y quedará registrada la fecha de validez de ese día, pudiendo utilizar el metro a partir de entonces durante esa jornada.

En este caso, en la estación de Osaka Business Park (N21), deberemos buscar la salida 2 y nada más salir dirigirnos a la derecha para llegar hasta el puente Shinshigino, desde el que podrá observarse la silueta del castillo elevándose sobre una arboleda. Aquí empezaríamos a conocer el clima veraniego en el país oriental, donde nos llovería de manera intermitente durante todo el día.


Tras cruzar el puente, hay que dirigirse a la izquierda, donde a unos 150 metros se llega a una de las puertas de entrada al recinto del castillo, de nombre Aoyamon, y que permite atravesar el primero de los fosos. Nos recibirá una explanada de grava a la derecha que habrá que recorrer para llegar hasta el puente Gokurakubashi, uno de los dos que permite atravesar el foso interior. Al atravesarlo, el castillo se alzará ante nosotros.


Tras rodear el castillo y recorrer una serie de escaleras y terrazas, se llegará a la explanada principal situada delante del acceso principal. El pase Yokoso ofrece también algunos descuentos en muchas atracciones y actividades que pueden realizarse en Osaka, entre las que se encuentra el Castillo. Así que, tras comprar las entradas con descuento, procedemos a recorrer las diferentes plantas de que dispone el edificio, que albergan un museo dedicado a la historia del propio castillo y su relación con la de Osaka. La última planta actúa también como mirador, desde el que se tiene una vista 360º de la ciudad. Visita bastante recomendable como toma de contacto con los castillos japoneses, aunque se trate de una reproducción del original.

Una vez visitado el castillo, nos dirigimos hacia el exterior del recinto, atravesando de nuevo dos puentes y la puerta Otemon. Nuestra siguiente parada del recorrido era el templo Shitennō-ji, así que cogimos el metro en la estación Tanimachiyonchome (T23), bajando en la tercera estación de la línea Tanimachi (color púrpura), Shitennōji-mae Yūhigaoka (T26).

Saliendo por el acceso 4, habrá que seguir recto por una calle durante unos 350 metros. Justo a la izquierda encontraremos un torii de piedra dándonos la bienvenido a los terrenos del templo, considerado en ocasiones como el primer templo budista de Japón. Justo detrás nos encontraremos con la puerta Gokurakumon.


La entrada al templo incluye la visita de la pagoda de cinco pisos, bastante estrecha en sus pisos superiores, y de varios pabellones situados aledaños a la misma. Se trata de una visita interesante, donde se pueden observar algunos tesoros e imágenes del templo conservados.


Tras realizar la visita, nuestra próxima parada era la zona de Ebisuhigashi, a la que podremos llegar andando todo recto al salir por el torii de piedra durante unos 10 minutos. En este barrio se ubica la torre Tsūtenkaku, famosa por su forma similar a la de la Torre Eiffel, alrededor de la cual se encuentran calles repletas de restaurantes y locales con carteles luminosos variopintos. Aprovechamos para hacer una pequeña compra de galletas en una tienda situada justo al lado de la torre, ya que el desayuno había desaparecido del estómago hacía ya un buen rato y previendo que comeríamos algo más tarde, necesitábamos ingerir algo.


Al final del paseo central se halla el edificio Spa World, donde se pueden hallar varios pisos con salas de spa decoradas con motivos de diversas zonas del mundo. Justo al lado se halla la estación de metro de Dobutsuen-Mae (M22), donde cogeremos la línea roja del metro, Midosuji, para desplazarnos hasta Umeda (M16) y visitar el Umeda Sky Building, donde desde su mirador superior se obtienen las mejores vistas de Osaka. Para llegar hasta él, debe salirse de la estación de metro, que se sitúa justo debajo de la estación principal de trenes de Osaka, y atravesar la antigua playa de vías a lo largo de un callejón provisional. El Umeda Sky se trata de un edificio formado por dos torres unidas en su parte superior mediante dos pasarelas con forma de tubo suspendidas en el aire. Aquí también existe un cierto descuento por tener el pase Yokoso. Una curiosidad es que si se fija uno bien estando en el mirador, mirando hacia el sur, puede verse un edificio de forma circular que es atravesado por una autopista elevada.


Una vez visitado el edificio y asombrarse con las vistas desde el mirador de la megaurbe que es Osaka (mires adonde mires va a haber ciudad), tocaba volver ya hacia la zona del hotel. Eran alrededor de las 2 del mediodía, así que aprovecharíamos también para comer. Cogiendo la línea Yotsubashi (color azul oscuro) de metro en Nishi-Umeda (Y11) hasta Namba (Y15) y saliendo por el acceso 26D, apareceremos al lado del canal de Dōtonbori, que ya visitamos la noche anterior. A estas horas seguía habiendo personal en las calles aledañas, aunque ciertamente es una zona mucho más visitada por la noche.

En la misma calle paralela al canal donde cogimos las bolas de pulpo, estuvimos comparando precios, parándonos delante de en un local donde había una máquina afuera en la puerta y tú podías elegir los platos que querías comer. Una vez elegidos y pagados, entras y lo único que debes hacer es darle los boletos que has comprado al personal del local, que te llevarán a una mesa o a la barra, dependiendo de tu elección. Al poco tiempo, sacarán los platos y podréis empezar a degustar la gastronomía japonesa. En nuestro caso, pedimos el famoso ramen, acompañado por trozos de carne. Estaba delicioso. Cabe destacar que en la mayoría de locales de comida, suelen ofrecerte jarras de agua o té verde de manera gratuita, que además puedes pedir que vayan rellenando, por lo que el gasto en bebida suele ser escaso en este tipo de locales.

Habiendo ya satisfecho los deseos de nuestros estómagos, iniciamos el camino hacia el hotel. Tras un paseo de unos 10 minutos, procedimos a coger las maletas y dar las gracias al personal de recepción por la amabilidad recibida. Teníamos que dirigirnos a la estación de Umeda, así que cogimos el metro en la estación del hotel, Shinsaibashi (M19), pero esta vez la línea roja hasta Umeda (M16). Al llegar, se notaba que era una estación bastante concurrida, además que estaba iniciándose la hora punta vespertina, por lo que el desplazamiento con las cuatro maletas se hizo un poco engorroso.

La estación de Osaka-Umeda (HK01) es la estación término de los trenes de la compañía Hankyu, de donde salen tres líneas a Kobe, Takarazuka y Kioto. En nuestro caso, debíamos coger uno de los trenes de la línea a Kioto, concretamente a la céntrica estación de Kyoto-Kawaramachi (HK86). El billete cuesta unos 400¥ y tiene la ventaja que se puede coger cualquiera de los trenes que vaya hacia allá, sin importar que sea local, semi-express, express, o limited express. El tiempo depende del tren escogido y las paradas que realice durante el trayecto, pero suele rondar los 45-60 minutos. Al ser hora punta y la parada inicial, el tren iba bastante lleno al principio. Por suerte, cogimos sitio en un extremo de un vagón y colocamos las maletas en el espacio entre las piernas como buenamente pudimos intentando molestar lo menos posible.

Tras una hora de trayecto, llegamos a la estación de destino y salimos al exterior por el acceso 1A. Estábamos en pleno centro de Kioto, y aunque no llovía demasiado, al ir con maletas no podíamos protegernos con los paraguas, así que teníamos que ir buscando sitios para resguardarse. Por suerte, tras cruzar el puente del río Kamo, la calle principal tenía las aceras cubiertas, por lo que resultó de gran alivio. A 10 minutos de la estación se hallaba nuestro alojamiento en Kioto, el Glanz kei Gion Shinmonzen, un edificio de dos pisos de apartamentos amplios equipados con cocina que se convertiría en nuestra próxima casa durante las siguientes 6 noches, casi la mitad del viaje. Además, su localización en plena zona norte del famoso barrio de geishas de Gion resultó ser fantástica. La casualidad además hizo su aparición en forma de uno de los recepcionistas, que resultó ser andaluz, lo que puso la guinda al pastel.

Después de dejar las maletas y descansar unos minutos, salimos a dar una pequeña vuelta por las calles cercanas y a echar un vistazo en uno o dos konbini cercanos al apartamento, ya que necesitábamos comprar algo para poder cenar esa noche y desayunar al día siguiente. La vuelta fue corta debido al cansancio que aún duraba del viaje y del día que habíamos llevado, probablemente uno de los más calurosos de todo el viaje. Además, debíamos acostarnos temprano debido a que al día siguiente nos despertaríamos muy pronto para poder visitar el santuario de Fushimi Inari antes que llegaran los grupos de turistas.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Día 3 - Osaka y desplazamiento a Kioto


Etapas 1 a 3,  total 11
 1  2  3  4  siguiente siguiente



Votaciones al diario
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 0 0
Total 15 3
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 176 Visitas mes actual: 72 Total visitas: 904

  Últimos comentarios al diario  Viaje de dos semanas en Japón - Verano de 2019
Total comentarios 1  Visualizar todos los comentarios

Marimerpa  marimerpa  03/02/2020 10:05   
Buen comienzo de diario, ánimo con la continuación.

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN EL DIARIO

Registrate AQUÍ
Volver arriba

Foros de Viajes
Pais Tema: Viaje a Japón: consultas generales
Foro Japón y Corea Foro Japón y Corea: Foro de viajes a Japón y Corea: Tokio, Kyoto, Nikko, Nara, Osaka, Shirakawago, Monte Fuji, Hakone, Takayama, Hiroshima, Seul, Busanz.
Ultimos 5 Mensajes de 523
848603 Lecturas
AutorMensaje
ruki
Ruki
Super Expert
Super Expert
Jun 02, 2007
Mensajes: 305

Fecha: Vie Ene 31, 2020 07:59 pm    Título: Re: Viaje a Japón: consultas generales

Hola Xansolo y gracias por contestar.
El viaje es en verano sí, y me has asustado ya con el tema de que el alojamiento a estas alturas puede ser complicado...
Gallego79
Gallego79
Experto
Experto
May 21, 2016
Mensajes: 244

Fecha: Vie Ene 31, 2020 08:14 pm    Título: Re: Viaje a Japón: consultas generales

Sabes las fechas exactas del viaje?te lo digo por las olimpiadas
ruki
Ruki
Super Expert
Super Expert
Jun 02, 2007
Mensajes: 305

Fecha: Vie Ene 31, 2020 08:51 pm    Título: Re: Viaje a Japón: consultas generales

Gallego 79, LAS OLIMPIADAS...!!!!si es que no había contado con esooo...cambio de destino, directamente, mi viaje sería del 1 al 24/25, justo ahí empiezan...:((((
Gallego79
Gallego79
Experto
Experto
May 21, 2016
Mensajes: 244

Fecha: Vie Ene 31, 2020 08:55 pm    Título: Re: Viaje a Japón: consultas generales

ruki Escribio:
Gallego 79, LAS OLIMPIADAS...!!!!si es que no había contado con esooo...cambio de destino, directamente, mi viaje sería del 1 al 24/25, justo ahí empiezan...:((((

Pero de julio,no?del 1 al 24 o 25 de julio,no?pies si son por esas fechas puedes empezar por tokio y seguir hasta osaka o hiroshima o más
Empiezan el 24 o 25 de julio y terminan el 8 de agosto,creo
Corolev
Corolev
Experto
Experto
Feb 10, 2016
Mensajes: 123

Fecha: Dom Feb 02, 2020 06:57 pm    Título: Re: Viaje a Japón: consultas generales

ruki Escribio:
Gallego 79, LAS OLIMPIADAS...!!!!si es que no había contado con esooo...cambio de destino, directamente, mi viaje sería del 1 al 24/25, justo ahí empiezan...:((((

Pues parece que entonces, ya te has autocontestado, para que los alojamientos no te sean ultracaros los ultimos dias, basta con empezar por Tokyo y salir por Osaka, y te olvidas del tema Olimpiada (aunque no del todo, claro)

A no ser que quieras aprovechar para ver algun evento olimpico, claro.
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ