Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads


VIERNES DIA 15. TOMA DE CONTACTO CON LA CIUDAD Y VISITA AL PARQUE DEL VALENTINO -Diarios de Viajes de Italia- Lanzarote001
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace

Diario: TURÍN, la gran desconocida de Italia  -  Localización:  Italia  Italia
Descripción: Nuestro viaje a Turín fue un tanto improvisado, una ciudad a la que nunca me había planteado ir y que descubrí hasta el punto de querer volver, Turín es la perla escondida u olvidada de Italia, una ciudad que los amantes de Arte no deben perderse.
Autor:    Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:



Etapa:  VIERNES DIA 15. TOMA DE CONTACTO CON LA CIUDAD Y VISITA AL PARQUE DEL VALENTINO  -  Localización:  Italia Italia
Descripción: El primer consistió en una toma de contacto por la ciudad, ya en la tarde visitamos otras zonas más alejadas del centro como el Parque del Valentino o el Borgo medieval principalmente.
Lanzarote001  Autor:    Fecha creación:   
Compartir: 
Compartir:
Amaneció por fin en la capital del Piamonte, nos levantamos ya ansiosos por pisar sus calles, aun sabiendo que el primero de los días siempre es una toma de contacto, el descubrimiento de la ciudad. Bajamos a desayunar y para nuestra sorpresa eso no era una sala de desayunos, era enorme, lo más parecido a un restaurante de lujo tanto por su oferta, su decoración, como por la atención con camareros uniformados que atentamente nos atendían a pesar de ser autoservicio, pero siempre estaban atentos por si hacía falta algo. La impresión no pudo ser mejor corroborando el acierto en la elección del hotel, no obstante bromeando por su calidad y el precio que nos consto siempre nos preguntábamos donde estaba el truco. No había truco. El día estaba un poco nublado y aunque amenazaba lluvia no daban grandes precipitaciones. Salimos del hotel y nos disponíamos a caminar los 15 minutos que nos separaban del centro histórico de Turín, quizás menos, al llegar a la esquina de la calle del hotel recordé que había dejado las tarjetas de la cámara fotográfica en la habitación pero esta estaba cargada con otra tarjeta por lo que desistimos en dar vuelta atrás, un error por nuestra parte y un consejo que doy: en casos similares den vuelta atrás y cojan lo olvidado si están cerca aun, luego evitarán una caminata innecesaria.

Lo primero que hicimos llegar al centro por el camino inverso al que llegamos al hotel, a falta de descubrir otras rutas, estábamos pendiente del número y rutas de los autobuses que llegan a la zona, aunque al final no harían falta porque descubrimos que el hotel en realidad no estaba tan lejos, diez o quince minutos de caminata no es tanto. De camino nos pasamos por el Santuario de María Auxiliadora, fundado por San Juan Bosco, el centro del movimiento Salesiano, un gran complejo, entramos en el templo y la verdad en cierta forma me pareció bastante frío comparado con las iglesias españolas y eso que estamos acostumbrados a las italianas, por el contario si encontramos interesante la cripta con numerosas reliquias de San Juan Bosco y tantos otros salesianos, bastante bien organizada por cierto. Desde allí pasamos tras callejear un poco a la conocida plaza del Statuto, la misma donde según la leyenda se encuentra una de las bocas del infierno que tapa precisamente el colosal monumento del ángel caído. Turín es una ciudad que según la tradición fomentaba bastante la magia negra y en esta plaza tenía su epicentro, no en vano en esta misma plaza vivió Nostradamus, que sin tener relaciones directas con la magia no deja de ser curioso. La plaza en si no me gustó mucho pero había que conocerla, es una de las entradas también a la via Garibaldi, la arteria principal de Turín, considerada la calle más larga de Europa pero no de Turín, y de esto último doy fe, las hay más larga en la misma ciudad y, ya una vez entrado en ella, observamos las tiendas que hay a uno y otro lado y a donde llegan las calles que la atraviesan, una de ellas es nuestra conocida via Palestro por donde pasamos la noche anterior en dirección al hotel, parecía una calle distinta, como cambian las calles de noche y de día, la visión es distinta, en esta ocasión había un mercadillo popular donde se puede comprar de todo y era una excelente oportunidad para que mi hermano comprara una bandolera porque la que llevaba quedó rota por el asa el día anterior en la Estación Central de Milán, hubo suerte por lo que la búsqueda no fue prolongada y, la verdad, eso te salva la comodidad del viaje entero. Fue nuestra primera compra en la capital del Piamonte, comenzábamos con buen pie.

Desde via Garibaldi llegamos a la via de la Conzolata buscando la basílica del mismo nombre, con su torre típicamente toscana albergando la campana más grande del Piamonte. Es una de las principales iglesias de Turín y gran centro devocional en la ciudad, en el pasado contó con el favor de la casa de Saboya y si, a diferencia de María Auxiliadora, éste templo si derrochaba sabor, plenamente barroco y con un gusto exquisito tanto en su arquitectura, pinturas, retablos dorados, y mármoles, particularmente fue el templo que más nos gustó de Turín, se notaba el mecenazgo del que gozó en tiempo por parte de la Casa Real italiana. Es uno de los lugares de culto más antiguos de la ciudad, una obra maestra del Barroco. A la salida del templo, en la parte posterior, estuvimos observando los restos existentes de la antigua ciudad romana anexos a la misma, un vestigio del pasado de la ciudad. En la plaza se encuentra el cvafé Bicerín en piazza della Consolata, un bar pequeño donde puedes degustar el café con chocolate y nata típica de Turín, una bebida del mismo nombre, como anécdota en este lugar fue donde Cavour pensó en crear una Italia unida

Volviendo sobre nuestros pasos, llegamos de nuevo a vía Garibaldi y nos topamos con una de las tiendas de la firma deportiva Kappa, cuya firma social se encuentra en Turín, estábamos mirando antiguas camisetas de la selección italiana de futbol y alguien se nos acercó y allí en perfecto español nos explicaron amablemente el porqué el color azul es tan característico en las selecciones nacionales italianas, y es que todo tiene una razón y ésta se encuentra en la enseña de la Casa Real de Saboya, de color azul, resultándonos curioso como Italia se apega tanto a estos colores monárquicos siendo a la vez una república, será que no existen complejos allí, y para finalizar nos aportó un dato curioso: la firma deportiva que mejor ha reproducido esta tonalidad azurra ha sido Kappa, con sede social en Turín como ya he comentado, primera capital de Italia y centro del poder de la Casa de Saboya, y es que nada es casualidad, lamentándose como actualmente la selección de futbol ha desvirtuado un tanto esta esencia, terminó la explicación con una frase “Cuando se piensa en Italia se piensa en azul” y creo que no le falta razón.

Caminando por las calles paralelas a Garibaldi, perdiéndonos pero con conocimiento de por donde estábamos, llegamos a la Porta Palatina, restos romanos de una de las antiguas entradas a la ciudad, y es en ese momento cuando la tarjeta de la cámara fotográficas me dijo que no seguía más, acordándonos de nuestra salida del hotel y el olvido de las otras. Deliberamos si merecía volver al hotel a recogerlas o no, decidiendo ir porque en la tarde estaríamos en una zona de Turín por donde no volveremos en los días siguientes, así que como no había prisas decidimos volver al hotel pero por un camino más directo que nos ahorrara tiempo y sobretodo una caminata, y así de esta forma encontrar un rápido camino hasta el hotel en nuestra vuelta para los día siguientes. Dicho y hecho por la via Santa Chiara llegamos a la via de la Conzolata y desde allí al corso Regina Margaritha y tras cruzarlo bajar por Francesco Cigna hasta el hotel. Una vez allí pues recogimos las tarjetas y se aderezo la recién adquirida mochila llenándola de lo indispensable en estos casos: tarjeta sanitaria europea, guías, algo de medicinas, etc, etc…., al salir tiramos la otra en un contenedor no sin cierta nostalgia porque fue compañera en muchos viajes, parece mentira lo que una prendada, algo inanimado, que nos pueda dar un instante de nostalgia, pero bueno a rey muerto rey puesto como se suele decir, al instante quedó olvidada.

Volvimos a la zona por donde nos quedamos para continuar la ruta, pero tras mirar el plano decidimos llegar a la extensa plaza de la República desde corso Regina Margaritha por ser más directo, en esta plaza encontramos un mercado callejero enorme, la verdad que era para perderse y, tras echar una ojeada, volvimos al entorno de la Porta Palatina y disfrutar de ella y los restos romanos que la circundan, las runas del teatro Romano, y las estatuas de de Cesar Augusto y Julio Cesar; y desde allí ya vislumbramos a un tiro de piedra la catedral de Turín, Sant Giovanni que, a diferencia de otras que conocemos, es bastante austera en su exterior e interior, con la salvedad que dentro custodia la reliquia más venerada del Cristianismo: la Síndone. Del interior poco que comentar, la sola presencia de la Sábana Santa lo llena todo, y aunque no pueda verse al estar dentro de un cofre su presencia es evidente, hay algo a su alrededor que no puede explicarse, la sensación de paz es inexplicable, es algo que hay que experimentar personalmente más allá de todo intento de explicación.

Una vez fuera de la catedral, bajamos hasta Garibaldi por via XX settembre para entrar en la tienda oficial de la Juventus, como aficionados al fútbol la visita a las tiendas oficiales de los equipos de cada ciudad es obligada y en este caso no podía ser menos, se encuentra estratégicamente perfectamente situada en la calle comercial más importante y a pocos metros de la piazza del Castillo. Echando una ojeada enseguida vimos un polo negro que quería ser nuestro, y lo sería pero más adelante. La tienda aunque pequeña es cómoda y bien montada, los artículos se encuentran con facilidad. Una vez abandonada la tienda de la Juve en la otra esquina se encontraba la oficina de turismo, uno de los puntos a visitar en el día, indispensable para recabar toda la información que requeríamos así como para comprar la llave de la ciudad: la Torino + Piamonte Card, indispensable para ahorrar bastante dinero, y cuando digo bastante es es bastante, es una magnífica elección su compra porque en Turín las atracciones o visitas museísticas no son nada baratas, por lo que es una compra necesaria para quien esté más de tres días en la ciudad, con su compra dan también una guía de la ciudad de 90 páginas, bastante completa por cierto.

El siguiente paso fue entrar en la plaza del Castillo presidida por la fachada barroca del Palazzo Madama, uno de los museos más importantes de la ciudad y que visitaríamos en nuestro último día, ya le dedicaremos tiempo. Este día nos dedicamos únicamente a contemplar la amplia plaza destacando sin duda alguna la fachada principal del Palacio Real, el centro del poder de los Saboya, ésta se observa tras una artística reja cuya entrada se encuentra flanqueada por las figuras ecuestres de Castos y Polux, aportando solemnidad a la entrada en lo que se conoce como la piazza Real, de acceso público desee donde se accede al interior del palacio e, incluso, comunica mediante un pasaje con la piazza de San Giovanni, la misma de la catedral, pues ya sabéis quien se disponga a visitar Turín como puede acortarse rápidamente camino hasta la catedral y viceversa a través de este pequeño pasaje.
Seguimos caminando por la plaza del Castello, rodeando el Palazzo Madama observando la arquitectura de la plaza por un lado los edificios pertenecientes al propio palacio, la trasera medieval del Madama con sus características torres, y el resto una arquitectura muy palaciega que le aporta un aire señorial al entorno y, por ende, a la propia ciudad. En uno de los laterales de la plaza entre los arcos se encuentran tiendas de todo tipo aunque abundan las de souvenirs que representan a Turín, entre ellas la del Torino, “Granata Store” según dicen el equipo de la ciudad, pero no se, no se…, una vez estado en Turín mi sensación es que se percibe la fortaleza de la Juventus por encima del Torino, aunque es fuerte la afición a este último, en parte por su leyenda y por el accidente que se produjo viniendo de Lisboa el cuatro de mayo de 1949, al estrellarse contra la basílica de Superga, lo que se conoce como “La tragedia de Superga” un episodio que se palpa aun en la ciudad, se hiciéramos una comparación con un equipo español podríamos decir que es equivalente al Betis por la simpatía que despierta en toda Italia, lo que no la Juventus que puede decirse que es el Real Madrid de Italia con todas sus simpatías y antipatías.

Era ya hora de comer, pasó volando el tiempo entre paseos, vuelta al hotel a por las tarjetas, y de nuevo paseos descubriendo Turín, donde casa paso que dábamos era un descubrimiento, hizo que el tiempo se nos viniese encima y ya comenzamos a buscar donde comer. Según mis datos había un establecimiento de Mc´Donald en la misma plaza del Castello, y aunque parece una aberración comer en este tipo de establecimientos de comida rápidas, la verdad es que se ahorra bastante dinero y se gana tiempo, alimenta, y ya habría otro día para otros sitios, hay de todo, pero al llegar allí vimos que era bastante pequeño y estaba saturadísimo con colas hasta la puerta, por lo que decidimos buscar un restaurante por la zona, desde los pórticos de la plaza accedemos por la hermosa Galleria Subalpina a la diáfana Piazza Carlo Alberto, presidida por su estatua escultura frente a una de las fachadas del Palazzo Carignano, diseñado por el arquitecto italiano Guarino Guarini en el siglo XVII, actual museo nacional del Risorgimento italiano, Turín es la ciudad clave para entender en nacimiento de Italia, gira en torno a ese acontecimiento, de hecho nos llamó la atención como todos sus monumentos son militares. En esta misma plaza puede verse el Palazzo Isnardi di Caraglio y el Palazzo Saluzzo di Cardè. No hubo suerte, todo ocupado, por lo en vez de buscar decidimos caminar por Via Accademia delle Scienze hasta llegar a ver la otra fachada del Palazzo Carignano, la más espectacular en mi opinión, para regresar y volver pasando por el Museo Egipcio para continuar por la bella y comercial calle Langrange, el otro paseo peatonal más concurrido de la ciudad y llena de restaurantes, pero los que no estaban ocupados tenían ya la cocina cerrada. Como ya estábamos cerca de la estación de Torino Porta Nuova, la principal de Turín, decidimos probar suerte en ella por si había algún establecimiento y ¡bingo!, vimos colgado y señalándonos el lugar el característico cartel de Mc´Donald por lo que nos tiramos de cabeza porque cuando el hambre aprieta….., no estaba lleno del todo y cogimos una mesa cerca de la puerta que dada a la zona de los andenes, poco glamour ya lo se pero no queríamos ya buscar más y además estábamos ya en el camino de las visitas programadas para esta primera tarde turinesa: el parque del Valentino y el Borgo Medieval.

Al salir de la estación continuamos a la derecha siguiendo la avenida, en ella vimos varios establecimientos con pizzas a muy buen precio, que anotamos por si hacían falta para otros días. Mapa en mano, giramos en la via Sant´Anselmo y andando unos pasos ante nosotros apareció frete a nosotros la Sinagoga de la comunidad hebraica de Turín, un edificio con aires moriscos que nos llamó la atención por lo bien cuidado que se encuentra, se encuentra en Piazzetta Primo Levi, en el distrito multiétnico de San Salvario. Sin prestarle demasiada atención continuamos el camino buscando la mejor via que nos lleve al parque del Valentino, estábamos en una zona tranquila sin apenas ruido y en diez minutos ya vislumbramos el Castillo del Valentino en el parque del mismo nombre, un castillo que en tiempos fue residencia de verano de los Saboya, su visión recuerda numerosas películas no en vano ha sido utilizado también como escenario de cine, recuerda los castillos del valle de Loira al ser ampliado al gusto francés, en la actualidad es sede de la facultas de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Turín. Ya en pleno parque buscamos el Borgo Medieval que a decir verdad está escondido pese a la magnitud de su arquitectura Neomedieval. Fue construido entre el año 1882 y 1884 por un grupo de artistas e intelectuales inspirados en numerosos castillos de Piamonte y del Valle de Aosta dentro del Parque del Valentino como pabellón de la exposición internacional que se desarrolló en Turín desde abril a noviembre de 1884.

El parque del Valentino es el más valorado de toda Italia, es inmenso y daba gusto pasear entre las ardillas, una en concreto se paraba ante nosotros y le dimos de comer una galletitas que llevábamos, nos hizo pasar un rato muy ameno mientras caminábamos por el extenso parque hasta llegar al puente Umberto I primero desde el que cruzamos a la otra orilla del Po para continuar por el corso Moncalieri y ascender al Monasterio de los Capuchinos, una verdadera ascensión hasta lo alto del monte para poder la vista más icónica que todos tenemos en la cabeza de Turín con la Mole y los Alpes al fondo, lástima que el cielo estaba nublado porque con el cielo limpio debe de ser espectacular, aun así de divisaba todos los picos destacando el Cervino con su particular morfología. Para los aficionados a los deportes de nieve, en el monte se encuentra el museo de la montaña para aquellos aficionados al esquí, pero no estaba en nuestro planes su visita. A pesar de la austeridad destaca la iglesia del convento, sencilla pero con un artístico retablo de madera dorada profusamente tallado en estilo Barroco entronizando la pintura de una Madonna, solamente por este conjunto merece la visita.

Descendimos el monte y casi a los pies llegamos a la iglesia de Gran Madre de Dio, una de las más importantes para los turineses si bien no hay nada interesante en ella, salvo su portada neoclásica y en la que según la leyenda bajo la misma se encuentra enterrado el Santo Grial. Cruzamos de nuevo el Po por el puente de Víctor Emmanuel I, construido por Napoleón en 1807, el mismo puente en el que los franceses escondieron 88 monedas de oro y un metro de plata junto con varias medallas conmemorativas en un tubo de vidrio, aun no encontradas por cierto. De esta forma entramos en la amplia piazza Vittorio Veneto que no nos gustó en demasía y desde ella accedemos a una de las calles más elegantes y comerciales de la ciudad, via Po, llena de soportales, de vida, comercios de lujo y elegantes cafeterías. Desde allí tomando por via Montebello pudimos ver por primera ver de cerca la Mole Antonelliana, uno de los símbolos icónicos de Turín, construida originalmente para ser utilizada como sinagoga. Allí ya comenzaron a caer las primeras gotas, pero las soportamos paseando bajo los soportales de via Po, la tarde se metía en agua y el cansancio ya hacía mella por lo que nos dirigíamos a la via XX settembre para disfrutar de los señoriales edificios que hay en esta larga calle, cuando vimos una tienda de recuerdos con camisetas de la ciudad y especialmente del Torino, siempre nos gusta comprar camisetas de las ciudades que visitamos y vimos una del Torino que nos atraía por lo que la compramos no sin ver el “santuario” del Torino que la dependienta tenía montado en una de las esquinas de la tienda.

Al salir arreciaba la lluvia y estábamos ya cansado de todo el día, eran pasadas las siete de la tarde, no muy tarde pero ya a mitad de septiembre comienza a notarse que baja el sol en Turín, esto unido al cansancio y a la lluvia hizo que nos fuésemos al hotel por la Vía de la Consolata que será el camino natural ya cada día para irnos al hotel, antes de ingresar en el nos pasamos por un establecimiento cercano y compramos para la cena. El día siguiente será bien diferente, comenzamos a visitar museos y a darle uso a la tarjeta Piamonte+Torino Card, la llave de la ciudad.
Volver arriba

Compartir:
Ver más diarios de Lanzarote001 Ver más diarios de Italia Etapa anterior Etapa anteriorEtapa siguiente Etapa siguiente



VOTACIONES A LA ETAPA
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 0 0
Total 0 0
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar esta etapa debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 91 Visitas mes actual: 24 Total visitas: 115

  Últimos comentarios al diario:  TURÍN, la gran desconocida de Italia
Total comentarios 3  Visualizar todos los comentarios

Marimerpa  marimerpa  14/11/2017 08:16   
Bienvenido a esta parte del foro. El diario pinta muy bien, con ganas de leer más.

Lanzarote001  Lanzarote001  23/11/2017 14:43   
Comentario sobre la etapa: JUEVES DÍA 14. VIAJE Y LLEGADA TURIN
Muchas gracias maripepa, te lo agradezco. La verdad que espero desarrollarlo bien y hacer un buen diario, mis viajes son bastante intensos. Personalmente esta página me ha ayudado mucho en todos y no quiero defraudar, es la primera vez que me atrevo a escribir uno. Eso si, aconsejo Turín a todos, es una ciudad fascinante, muy señorial y con un enorme patrimonio para quiénes nos gusta el turismo cultural.

Lanzarote001  Lanzarote001  23/11/2017 14:56   
Perdón, es "marimerpa", disculpas.

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN LA ETAPA

Registrate AQUÍ
Volver arriba


Foros de Viajes
Ciudad Tema: Viajar a Turín/ Torino: qué ver -Piamonte, Italia-
Foro Italia Foro Italia: Foro de viajes por Italia: Roma, Venecia, Florencia, Milan, Napoles, Pisa, Genova, Asis, Capri, Sicilia, Cerdeña.
Ultimos 5 Mensajes de 292
193489 Lecturas
AutorMensaje
HEMANTE
HEMANTE
Super Expert
Super Expert
Ago 02, 2007
Mensajes: 299

Fecha: Mie Feb 13, 2019 10:50 pm    Título: Re: Viajar a Turín/ Torino: qué ver -Piamonte, Italia-

javi_65 Escribio:
Buenas. Tengo como alternativa de viaje visitar Turín en julio. ¿Mucho calor? Hablo de temperaturas por encima de los 33-34 grados

Hola:
Yo estuve hace un par de años en julio y recuerdo que hizo mucho calor.Se agradecia que el hotel tuviera piscina.
world
World
Indiana Jones
Indiana Jones
Jul 13, 2007
Mensajes: 2259

Fecha: Mie Feb 13, 2019 11:23 pm    Título: Re: Viajar a Turín/ Torino: qué ver -Piamonte, Italia-

Gracias a todos, cuantas horas creeis que merece dedicar el museo egipcio?
HEMANTE
HEMANTE
Super Expert
Super Expert
Ago 02, 2007
Mensajes: 299

Fecha: Mie Feb 13, 2019 11:32 pm    Título: Re: Viajar a Turín/ Torino: qué ver -Piamonte, Italia-

world Escribio:
Gracias a todos, cuantas horas creeis que merece dedicar el museo egipcio?

Una mañana se te va tranquilamente viendo el museo pero ya depende de tus gustos y del tiempo que te recrees.
Disfruta de Turín ah y no te olvides de probar el Bicerín Guiño
world
World
Indiana Jones
Indiana Jones
Jul 13, 2007
Mensajes: 2259

Fecha: Jue Feb 14, 2019 12:06 am    Título: Re: Viajar a Turín/ Torino: qué ver -Piamonte, Italia-

HEMANTE Escribio:
world Escribio:
Gracias a todos, cuantas horas creeis que merece dedicar el museo egipcio?

Una mañana se te va tranquilamente viendo el museo pero ya depende de tus gustos y del tiempo que te recrees.
Disfruta de Turín ah y no te olvides de probar el Bicerín Guiño

Vaya rima te ha salido Amistad apuntado queda
saludos
HEMANTE
HEMANTE
Super Expert
Super Expert
Ago 02, 2007
Mensajes: 299

Fecha: Jue Feb 14, 2019 03:31 pm    Título: Re: Viajar a Turín/ Torino: qué ver -Piamonte, Italia-

world Escribio:
HEMANTE Escribio:
world Escribio:
Gracias a todos, cuantas horas creeis que merece dedicar el museo egipcio?

Una mañana se te va tranquilamente viendo el museo pero ya depende de tus gustos y del tiempo que te recrees.
Disfruta de Turín ah y no te olvides de probar el Bicerín Guiño

Vaya rima te ha salido Amistad apuntado queda
saludos

Mr. Green no m habia dado cuenta de la rima jeje.
Guiño
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ






All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. LosViajeros.net, and LosViajeros.com is the same Portal.
Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Facebook Twitter - Política de Privacidad