Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads
Entre tranv√≠as ūüß≠ Diarios de Viajes de Portugal
Indice
Indice
M√°s leidos
M√°s leidos
√öltimos Diarios
√öltimos Diarios
M√°s Votados
M√°s Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace


Diario: Saudade en Oporto  -  Localizaci√≥n:  Portugal  Portugal
Descripci√≥n: Diez d√≠as en Oporto y el noroeste de Portugal.
Autor: Fran17   Fecha creaci√≥n: 
Compartir: 
Compartir:



Etapa:  Entre tranv√≠as  -  Localizaci√≥n:  Portugal Portugal
Default https Avatar  Autor:    Fecha creaci√≥n:   
Compartir: 
Compartir:
DECADENCIA EN EL BOLHAO


Mi primer ma√Īana en Oporto. Me levanto temprano y bajo a desayunar mis deliciosas tostadas con caf√©
. Recargo la Andante y subo al metro para llegar a la estación Trinidade en menos de diez minutos; me encanta el metro de Oporto. Debe haber alguna exposición de arte contemporáneo porque en esta estación me encuentro con unos prismáticos enormes.




Entre calles llenas de andamios y con alg√ļn edificio semidestru√≠do me dirijo al Mercado do Bolhao. Es el principal mercado de la ciudad, enclavado en un enorme y bonito edificio, aunque muy deteriorado. Tiene un aire decadente, se cae a trozos y los excrementos de palomas abundan por doquier en los pasamos de sus escaleras.






La gente busca el pescado m√°s fresco o el pan reci√©n hecho y las vendedoras de fruta atraen a los clientes con frases mel√≥dicas. Me llama la atenci√≥n el puesto de una se√Īora mayor en el que entre sus patatas y verduras hay una fotograf√≠a enmarcada de la misma se√Īora sentada entre sus productos; una imagen muy tierna. Flores, hortalizas, pescado fresco y otros muchos productos se exhiben en sus puestos.


. . . . . . . . . .


. . . . . . . . . .


El ayuntamiento de la ciudad, ante el estado deplorable en el que se encuentra este interesante edificio, quiere reformarlo para hacer un centro comercial; pero los tripeiros, que es como se conocen a los habitantes de Oporto en el resto del país portugués, no quieren que se haga aquí otro centro comercial. Esperemos que la cordura gobierne y lo rehabiliten para que siga siendo el precioso mercado de flores y frutas frescas que siempre fue.





ALMINHAS Y UNA PRECIOSA PEROLA



Entre tanta comida fresca, al final compr√© unas mandarinas riqu√≠simas para ir picando el resto del d√≠a. Al salir del Bolhao veo a una se√Īora rezando ante una alminha en una de las puertas de entrada al mercado.




Una alminha es un peque√Īo altar religioso donde la gente se para un momento a rezar o a dejar peque√Īas velas encendidas y flores frescas en memoria de sus difuntos. Este tipo de santuarios religiosos los encontrar√°s frecuentemente y en los lugares m√°s insospechados de Portugal; en cruces de caminos, en la cuneta de carreteras nacionales, incrustadas en los muros de una casa...

Justo enfrente de la entrada principal del mercado llama mucho la atenci√≥n una fachada, la perola do Bolhao. Es una tienda de ultramarinos situada en R√ļa Formosa 279, tiene una preciosa y colorida fachada modernista del a√Īo 1917, en su interior se venden productos tradicionales de Portugal. Su fachada de color amarillo chill√≥n se fue decolorando con el paso del tiempo.





ALMA DE AZULEJO



Continuamos caminando por el animado barrio del Bolhao hasta llegar a la Capela das Almas, situada en R√ļa de Santa Catarina. Esta capilla llama la atenci√≥n por su exterior; est√° totalmente decorada con miles de azulejos que narran pasajes de la vida de San Francisco de As√≠s y Santa Catarina, que son los santos que se adoran en el interior. La capilla fue constru√≠da a principios del siglo XVIII y los azulejos del exterior datan del a√Īo 1929. El interior tambi√©n est√° decorada con azulejo. Cuando entramos estaban celebrando una misa. Al principio cre√≠ que hab√≠a que pagar porque en la entrada hab√≠a un se√Īor con una tarjeta de identificaci√≥n colgada en su camisa; si te lo encuentras no hagas caso y entra, que es gratis. Algunos detalles del azulejo que viste la estructura de la capilla.


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Uno de los puntos fuertes de la arquitectura portuguesa se caracteriza por los azulejos, la cer√°mica pulida. La mayor parte de ellos se hicieron en el siglo XVIII y los colores m√°s predominantes son el blanco y el azul. Se utilizan para decorar suelos, paredes, techos, fuentes, palacios, casas, capillas, iglesias, restaurantes, estaciones de metro..., excepto en ba√Īos y cocinas, que es donde estamos acostumbrados a verlos, te los puedes encontrar en los lugares m√°s insospechados. A pesar del origen √°rabe del azulejo, Portugal es toda una potencia azulej√≠stica y es considerado, como la pintura o la escultura, todo un arte en el pa√≠s luso. Parte de culpa la tiene Sevilla, de cuyos azulejos se enamor√≥ un Rey portugu√©s que comenz√≥ a fabricarlos en su pa√≠s.




SANTA CATARINA





La R√ļa de Santa Catarina es la calle comercial por excelencia. Est√° repleta de edificios modernistas y ecl√©cticos, y siempre hay un bullir de gente. Es peatonal y muy larga, pero que muy larga. A√ļn me acuerdo hace unos a√Īos, cuando estuve un par de d√≠as en Oporto reserv√© un hotel en esta calle, vi en el mapa que quedaba cerca del centro, ains, que equivocado estaba..., el n√ļmero del hotelito era el mil quinientos y pico, menuda caminata me pegu√© con la maleta a cuestas desde aliados hasta el hotel. Casi al final de la esta calle, en el n√ļmero 112, tienes el conocid√≠simo Caf√© Majestic.




Un detalle del art decó en Santa Catarina





EL CAF√Č ELITISTA



El Majestic, fue inaugurado en 1921 con otro nombre (√Člite), es de los caf√©s m√°s antiguos y el primero que permiti√≥ el acceso a las mujeres de la ciudad. Anta√Īo, muy frecuentado por escritores, gobernantes y arist√≥cratas, se dice que la autora de Harry Potter - J. K. Rowling -, cuando vivi√≥ durante tres a√Īos en Oporto mientras impart√≠a clases de ingl√©s en una academia y nadie la conoc√≠a, era una asidua cliente de este local, en cuyas mesas escribi√≥ algunos de los primeros cap√≠tulos de la saga del peque√Īo aprendiz de mago que la han hecho tan famosa y multimillonaria.


Es un caf√© precioso que conserva todo su mobiliario original, su fachada adornada con un par de angelotes es divina, nunca mejor dicho. Entramos para beber algo y nos sentamos en la √ļnica mesa que hab√≠a libre - siempre est√° lleno de gente. Pero nuestro gozo en un pozo, la mesa solo estaba disponible si quer√≠as comer. He estado unas cuantas veces en Oporto y de momento no he sido capaz de tomarme un caf√© en este local, bien porque estaba lleno de gente, porque estaba cerrado o en este caso, porque me sent√© en la mesa equivocada.





CROMOS EN BATALHA



Antes de llegar a la Praza da Batalha giramos a la izquierda para ver por fuera el art dec√≥ del Coliseo de Oporto, uno de los referentes hist√≥ricos en cuanto a espect√°culos de la ciudad y que sufri√≥ un grave incendio en el 1996, poco despu√©s de celebrarse un desfile de moda donde participaron Claudia Schiffer y Valeria Mazza. Anduvimos escasos metros para entrar en la Praza da Batalha, de forma totalmente irregular, le debe su nombre a la batalla que hubo en el siglo X entre los porte√Īos y los sarracenos de Almanzor. Es una de las plazas m√≠ticas de Oporto, donde se concentraban los grandes cines y teatros de la √©poca.




En un alto de la plaza est√° la Iglesia de Santo Ildefonso, en la que entramos. Tiene, como no, la fachada recubierta con azulejo. Al salir de la iglesia me encontr√© con un se√Īor bastante mayor, que sentado en las escaleras de la iglesia, vend√≠a cromos de f√ļtbol. Cualquier rinc√≥n inesperado de esta ciudad te deja una estampa inaudita y algo surrealista.




Destaca tambi√©n en esta plaza el edificio del antiguo cine Aguia D¬īouro, inaugurado en 1839 como teatro, pas√≥ a funcionar como cine en el 1908, siendo una de las mejores salas en su tiempo de todo el norte del pa√≠s. En 1989, debido a la poca afluencia de p√ļblico fue cerrado y abandonado hasta el d√≠a de hoy, mostrando un aspecto t√©trico y ruinoso como muchos otros edificios del centro hist√≥rico.




Al sur de la plaza puedes ver el bonito edificio de las antiguas oficinas de Correos y Telégrafos, y el Teatro Nacional Sao Joao; inaugurado en 1798 y frecuentado por la burguesía, también sufrió un grave incendio en 1908 que lo destruyó por completo. El edificio actual se terminó en el 1918 y es la reconstrucción del que se quemó. Justo enfrente de este teatro hay otro antiguo cine reconvertido en sala de conciertos y espectáculos, el Batalha, que abrió sus puertas en el 1947 y que junto con el Coliseo, uno de los emblemáticos edificios art decó de la ciudad. Y como no, también este cine sufrió otro incendio que destruyó parte de su interior.


Unas fotos de la iglesia de Santo Ildefonso que preside la plaza de Batalha






Como ya es hora de comer y tenemos mucha hambre, nos metemos en una calle aleda√Īa a la plaza y entramos en el primer bar que encontramos. Pedimos churrasco y polvo grelhado (pulpo a la brasa). El churrasco no est√° muy bueno pero el pulpo est√° de vicio, riqu√≠simo. Con la panza llena y despu√©s de un caf√© muy bueno volvemos sobre nuestros pasos a la plaza da Batalha para coger mi primer tranv√≠a (el√©ctrico en portugu√©s). Los tranv√≠as est√°n pintados con colores discretos, beige y marr√≥n, colores tristes y apagados; el "city tour" es blanco y amarillo, algo m√°s alegre. Desde hace unos a√Īos se fueron recuperando algunas l√≠neas que hac√≠a a√Īos que se hab√≠an suprimido, ahora mismo en Oporto circulan 3 l√≠neas de tranv√≠a; la 1, la 18 y la 22. Pongo un plano del recorrido que hace cada una de ellas y una foto del tur√≠stico en la Plaza de Batalha. Por cierto, el primer tranv√≠a que empez√≥ a funcionar en la pen√≠nsula ib√©rica fue en esta ciudad, Oporto.






El T, el tranvía turístico de la ciudad





CON GU√ćA IMPROVISADO



El nuestro es el 22, que nos lleva despu√©s de atravesar aliados hasta la parada do Carmo, justo enfrente del Piolho ‚Äď donde comimos ayer. All√≠ mismo esperamos sentados al tranv√≠a 18 - el tranv√≠a pasa cada treinta minutos - y nos vamos hasta Miragaia, donde est√° el Museo do Carro El√©ctrico.




Durante el trayecto del 18 se nos acopla un portugu√©s de unos cincuenta a√Īos que nos va explicando los sitios por donde pasamos durante todo el trayecto; ‚Äúesas son as carmelitas‚ÄĚ, ‚Äúa direita esta a facultade de medicina‚ÄĚ, ‚Äúah√≠ de frente o hospital ‚Äú‚Ķ, menudo co√Īazo de se√Īor; pienso que lo hizo con la mejor intenci√≥n porque cuando bajamos delante del Museo del Tranv√≠a no nos pidi√≥ nada de dinero pero nos cost√≥ trabajo separarnos de √©l. He aqu√≠ algunas fotos y detalles del tranv√≠a en el que viajamos. Si te fijas en la fotograf√≠a del asiento, se lee perfectamente el nombre de una ciudad norteamericana. Le pregunto al conductor sobre este tema y me comenta que muchos de los tranv√≠as, entre ellos este, fueron importados de esta ciudad; Philadelphia.


. . . . . . . . . . . . . . . .






. . . . . . . . . . . . . . . .



MUSEO DEL TRANV√ćA



La entrada al Museo do Carro El√©ctrico nos cuesta 3¬ī50 ‚ā¨, muy caro para lo que vimos, aunque con el ticket de entrada te regalan viajes ilimitados en autob√ļs o tranv√≠a durante cuatro horas desde que sacas el ticket. Pues bien, este museo ocupa una antigua central termo-el√©ctrica y tambi√©n es la central donde se reparan todos los tranv√≠as de la ciudad. A mano derecha del museo es donde est√°n los talleres de reparaci√≥n.




. . . . . . . . . . . . . . . . .


Al salir del museo nos colamos en los talleres, pero nos pillan con las manos en la masa y un segurata nos hace se√Īales para decirnos que el museo est√° al otro lado, l√°stima, porque hab√≠a visto al fondo un tranv√≠a de color rojo y rosa que era precioso pero que no pude ver bien. De los dos tranv√≠as que ves en estas fotos, el negro de la izquierda es especial, lo utilizaban para reparar las l√≠neas que estaban da√Īadas. El otro tranv√≠a negro que ves arriba y a la derecha se usaba para transportar carb√≥n.



. . . . .


Dentro del museo hay una colecci√≥n de 18 tranv√≠as y una peque√Īa exposici√≥n de uniformes originales de los conductores que los conduc√≠an. Tambi√©n hay muchas fotograf√≠as de la mayor parte de conductores de tranv√≠a que trabajaron en la compa√Ī√≠a de transportes de la ciudad. Uno de los tranv√≠as que m√°s me gust√≥ fue el 353, el que llaman popularmente ‚Äúpip√≠‚ÄĚ, no por ser el m√°s bonito, si no porque su frontal me recuerda a las furgonetas antiguas de Volkswagen, las m√≠ticas de los hippies. Merece la pena una visita a este museo, aunque yo me esperaba m√°s. Y aqu√≠ tienes una foto de los talleres donde nos echaron fuera. Y repito, la entrada me parece cara.

Enfrente del museo, en la orilla del r√≠o, hay un peque√Īo helipuerto desde donde salen los helic√≥pteros que hacen rutas tur√≠sticas de la ciudad. M√°s a la derecha hay unas buenas vistas del Puente da Arr√°bida, que en el a√Īo en el que se construy√≥ (1963) ten√≠a el arco de hormig√≥n armado m√°s grande del mundo.





GAMBERRO EN EL TRANV√ćA



Para volver al centro de Porto tenemos dos opciones, el autob√ļs N¬ļ 500 o el tranv√≠a 1. Bueno, ahora ya solo tenemos una, acaba de pasar el autob√ļs 500‚Ķ Cansados de esperar por fin vemos llegar a lo lejos el tranv√≠a. Pasamos la andante por el lector, que ya que la pagamos hay que amortizarla, y nos vamos hacia el centro de la ciudad con el ru√≠do t√≠pico del tranv√≠a y un chico colgado en un lateral. Esta vez el tranv√≠a tiene los asientos de mimbre plastificado, muy inc√≥modos, prefiero los del primer tranv√≠a que cogimos, que eran acolchados y mullidos. El chico sigue colgado en la parte trasera del tranv√≠a y de repente, le suelta un osti√≥n en la cabeza a una chica que paseaba tranquilamente por la acera; menudo capullo de chico, adem√°s de carota nos sali√≥ agresivo, pero en el tranv√≠a todo el mundo sigue a su bola y aqu√≠ no pasa nada.


ATRAPADOS EN UN ASCENSOR


Bajamos en la parada que hay enfrente del edificio de la Alf√°ndega. Este edificio fue la antigua aduana de la ciudad, en la que se almacenaban, entraban y sal√≠an las mercanc√≠as que circulaban por el r√≠o, entre ellas los vinos de Oporto. Ahora es el Museo de Transportes y Comunicaciones en el que hay una interesante exposici√≥n de coches antiguos. Como a m√≠ me encantan los coches, y los antiguos m√°s, all√° vamos. La entrada nos cuesta 3 ‚ā¨.


El edificio es muy grande y solo estamos nosotros. La exposici√≥n de coches est√° en la segunda planta y como me duele un pi√© decidimos tomar un pedazo de ascensor inmenso, que m√°s tarde supimos que solo se utiliza para subir los coches de la exposici√≥n. Como no hay ninguna se√Īal que prohibe su uso abrimos la puerta, deslizamos la pesada rejilla y entramos. Volvemos a deslizar la rejilla despu√©s de cerrar el pedazo de puerta y pulsamos el bot√≥n para subir. Hasta aqu√≠ todo normal, el ascensor sube la primera planta, despu√©s la segunda..., pero una vez arriba la puerta no abre porque cerrada con candado. Pulsamos el bot√≥n de bajada, el ascensor no se mueve y el museo es un desierto, no se escucha a nadie. Volvemos a pulsar el bot√≥n repetidas veces pero el maldito ascensor sigue sin moverse. No vemos botones de alarma, los que hay en todos los ascensores normales, y el bot√≥n de bajada sigue sin funcionar. Ya no s√© a que botones darle, no queda uno por pulsar. Ains, que estamos atrapados, y el edificio es tan grande... adem√°s no hay ni dios‚Ķ


Comienza la claustrofobia y los sudores, miramos para las cuatro paredes, para el techo, para el suelo‚Ķ, pero no hay m√°s botones para pulsar‚Ķ, ains, que nos quedamos aqu√≠ encerrados y nadie se va a enterar, ver√°s. Seguimos sin escuchar un alma y el pu√Īetero ascensor no baja, ni tampoco sube porque no hay m√°s plantas para subir. Arr√°ncalo por dios, arr√°ncalo‚Ķ, ains, que no se mueve el condenado. Volvemos a deslizar la pesada rejilla para intentar abrir la puerta de nuevo, pero es imposible porque el candado m√°s que un candado parece la cadena de un barco. Intentamos relajarnos, respiro hondo y cierro de nuevo la rejilla con mucho cuidado y hasta el tope. De nuevo pulso el bot√≥n‚Ķ, el ascensor comienza a moverse y baja lentamente. ¬°Aleluya!, estamos salvados... Abrimos la pesada rejilla de hierro y empujamos la puerta con todas nuestras fuerzas... Por fin libres, contentos, pero todav√≠a con el susto en el cuerpo. He aqu√≠ al fondo el ascensor del terror, mejor dicho, el montacargas diab√≥lico.






COCHES DE √ČPOCA EN ALF√ĀNDEGA



Subimos las escaleras hacia la primera planta, seguimos sin ver a nadie, sin escuchar nada..., subimos hacia la segunda planta y por fin vemos a un se√Īor, si, un se√Īor y con bigote, ¬°el bigote persiste en Portugal!, viva el bigote portugu√©s, deber√≠an declararlo monumento nacional. A nuestra izquierda vemos un coche de f√≥rmula 1 que condujo Michael Schumacher cuando comenzaba en esto de las carreras. Un poco m√°s adelante y a mano izquierda por fin encontramos la exposici√≥n de coches antiguos que queremos ver.

Muerto de aburrimiento, el se√Īor y su bigote se prestan a guiarnos la visita sin nosotros decirle nada, y realmente valieron mucho la pena sus explicaciones. Vemos el primer coche que hubo en Portugal y cuyos faros son velas de aceite..., y hacemos un viaje en el tiempo de la automoci√≥n admirando aut√©nticas joyas . Tambi√©n vemos uno de los coches que utilizaba Hitler y su s√©quito, as√≠ como el modelo de Rolls & Royce que usa la reina de Inglaterra en actos oficiales, el mismo que utiliz√≥ para su boda nuestro pr√≠ncipe Felipe. El se√Īor del bigote, muy amable, nos comenta que todos los coches son de propiedad privada y son prestados al museo para ser expuestos. Tambi√©n nos dice que no se pueden hacer fotos, pero me camuflo entre los expositores cual ladr√≥n de im√°genes, para sacar un par de fotos‚Ķ, no lo puedo evitar, mi debilidad son los coches antig√ľos.


Un coche fabricado en Oporto




Y un coche fabricado para Hitler




Le damos las gracias al se√Īor, por sus explicaciones y por preservar uno de los iconos de identidad de los portugueses, el bigote. Nos vamos a la planta baja y salimos al exterior por una gran puerta trasera que est√° abierta y hacemos algunas fotos al lado del r√≠o. Entramos de nuevo y volvemos a subir por otras escaleras que conducen a la otra exposici√≥n que hay en este museo; la de los archivos y objetos de la antigua aduana, pero antes, tenemos que cruzar unos largos y anchos pasillos en los que tampoco hay gente. Entramos en un gran sal√≥n lleno de estanter√≠as con libros en donde conocemos a una chica encantadora que nos explica la historia del edificio. Damos un paseo r√°pido a la sala de exposiciones en la que vemos arcones, fotograf√≠as, mapas antiguos... Me llama la atenci√≥n unas l√°mparas de dise√Īo que contrastan con el clasicismo del edificio. Le pregunto a la chica: ¬Ņl√°mparas del Ikea no? ‚ÄďNao, nao., son l√°mparas dise√Īadas por √Ālvaro Siza. Ah, pues yo jurar√≠a que como esas las he visto yo en el Ikea.

Seguimos hablando con la chica sobre viajes, nos dice que le encanta Espa√Īa, sobretodo Barcelona. Cuando nos despedimos, nos recomienda un local que hay en la Ribeira, muy cerca del puente Luiz I, se llama Meu mercedes e maior que o teu. Es un local de copas poco conocido por los turistas con m√ļsica alternativa y buen ambiente. No llegamos a ir porque soy m√°s animal diurno que nocturno, y m√°s cuando estoy de viaje. Desde aqu√≠ quiero dar las gracias a este encanto de chica por su amena conversaci√≥n y sabios consejos que nos sirvieron de mucho en nuestra estancia en la ciudad. Obrigadi√Īo Mar√≠a.


PASEO NOCTURNO POR LA RIBEIRA


Cuando salimos del museo ya es de noche y tenemos que seguir a pie hasta el centro porque el √ļltimo tranv√≠a pas√≥ a las siete de la tarde. El pu√Īetero pie me sigue doliendo. De todas maneras el paseo no se hace largo. Entramos en el casco antiguo por el muro dos Bacalhoeiros y saco una fotos nocturna del puente Luis I.




Me acerco al restaurante Mal cocinhado para cenar y escuchar fado, nos lo hab√≠an recomendado, pero est√° cerrado. Seguimos paseando por la Ribeira observando sus terrazas llenas de gente y vida, con el imponente puente met√°lico de fondo. Esta zona de la ciudad es preciosa y una de las principales se√Īas de indentidad de la ciudad. A la derecha, al otro lado del rio, Vilanova de Gaia, con sus bodegas de letreros iluminados‚Ķ




Caminamos hasta el puente y all√≠ subimos en el Funicular dos Guindais, que te lleva en algo menos de tres minutos a la parte alta de la ciudad, concretamente al barrio de Batalha. El funicular original fue constru√≠do en 1891 y se cerr√≥ dos a√Īos m√°s tarde debido a un grave accidente. Fue remodelado y modernizado, abriendo de nuevo en febrero del 2004. Originalmente solo se utilizaba para subir mercanc√≠as, sobretodo vino, pero en la actualidad es un medio de transporte m√°s. El funicular recorre una distancia de 281 metros y salva la cuesta llamada dos guindais, que tiene un desnivel de algo m√°s de 60 metros. Es gestionado por la empresa del metro de la ciudad y es uno de los funiculares del mundo que salva una de las pendientes m√°s pronunciadas.

Para subir usamos de nuevo la tarjeta andante. A medida que te elevas tienes unas vistas impresionantes del puente Luis I y parte de Vilanova de Gaia. Es toda una experiencia viajar en √©l, por las excelentes vistas y por el inmenso desnivel que salva. Una vez arriba, despu√©s de atravesar un t√ļnel en su recorrido final, puedes ir por las escaleras o utilizar un ascensor para subir a la calle. Continuamos cuesta abajo hasta la estaci√≥n de metro Sao Bento para cruzar en metro por el tablero superior del puente Luis I. Las vistas desde la parte superior del puente tambi√©n son espectaculares, tenemos la ciudad iluminada a nuestros pies. Nos bajamos en la primera parada que hay despu√©s de pasar el puente y vamos andando a un mirador para sacar unas fotos de la ciudad y el puente iluminados. Otro lugar m√°gico de la ciudad, sobretodo si vas de noche.






De nuevo cogemos el metro y paramos en Aliados para cenar otra vez en nuestro particular Mc Donald¬īs, hoy ya procur√© ir antes al ba√Īo, no quiero volver a cruzarme con el payaso diab√≥lico. Y de ah√≠ ya nos vamos al hotel a dormir. Mi pie ya no resiste m√°s, ma√Īana ser√° otro d√≠a...


Volver arriba

Compartir:
Ver m√°s diarios de Fran17 Ver m√°s diarios de Portugal Etapa anterior Etapa anteriorEtapa siguiente Etapa siguiente


VOTACIONES A LA ETAPA
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 0 0
Total 25 5
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar esta etapa debe registrarse como usuario

Registrate AQU√ć
Visitas mes anterior: 13 Visitas mes actual: 10 Total visitas: 19053

  √öltimos comentarios al diario:  Saudade en Oporto
Total comentarios 146  Visualizar todos los comentarios

Ssuuss  ssuuss  02/02/2016 16:21   
Qué maravilla de diario!!! En unos días viajo a Oporto y me va a venir de maravilla!!!
Mis cinco estrellas para ti!!!

Miguelbilbao  Miguelbilbao  05/02/2016 12:18   
Impresionante el diario. Pienso ir en julio a Oporto esto es de gran ayuda, creado hace a√Īos, pero v√°lido.
Mi agradecimineto.

Miguelbilbao  Miguelbilbao  05/02/2016 12:25   
El comentario ha sido movido al foro. Pulse aqu√≠ para ver el mensaje: https://www.losviajeros.com/foros.php?p=5084551#5084551

Svarada  svarada  21/03/2017 18:39
Muchas gracias!

JONLONDON  JONLONDON  24/04/2017 00:36
Buen diario, pero creo que lo de "Personas como esta, desgraciadamente, las encuentras a menudo por toda la ciudad." sobra bastante.

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN LA ETAPA

Registrate AQU√ć
Volver arriba


Foros de Viajes
Localidad-Ciudad Tema: Oporto: Consejos, Qué ver - Norte de Portugal
Foro Portugal Foro Portugal: Foro de viajes por Portugal: Lisboa, Oporto, Evora, Braganza, Faro, Estoril, Sintra, Coimbra, Algarbe, Alentejo, Madeira...
Ultimos 5 Mensajes de 1413
1018156 Lecturas
AutorMensaje
jaspy77
Jaspy77
Indiana Jones
Indiana Jones
Oct 28, 2008
Mensajes: 1013

Fecha: Jue Mar 05, 2020 05:12 pm    T√≠tulo: Re: Oporto: Consejos, Qu√© ver - Norte de Portugal

El d√≠a 2 salvo que en la visita a Oporto por la ma√Īana te limites a ver lo b√°sico y sin entrar en mucho detalle, me parece bastante apurado ir ese d√≠a tambi√©n a Aveiro.

Otra opci√≥n es el d√≠a 1 por la tarde no centrarse solo en la Ribeira, sino aprovechar para entre esa tarde y la ma√Īana siguiente a visitar m√°s cosas de la zona centro de Oporto.
charucag
Charucag
Dr. Livingstone
Dr. Livingstone
Jun 19, 2009
Mensajes: 6411

Fecha: Jue Mar 05, 2020 08:08 pm    T√≠tulo: Re: Oporto: Consejos, Qu√© ver - Norte de Portugal

Gracias Jaspy77, haré cambios y lo organizaré de otra manera. Puedo eliminar Coimbra, ver más tranquilamente Oporto y ya visitaré Coimbra en otra visita posterior.
Brigantina
Brigantina
Moderador de Zona
Moderador de Zona
May 09, 2009
Mensajes: 30398

Fecha: Mie Ago 19, 2020 08:05 pm    T√≠tulo: Re: Oporto: Consejos, Qu√© ver - Norte de Portugal

√öltimos mensajes movidos a:

Rutas e itinerarios por Portugal
fresa70
Fresa70
Indiana Jones
Indiana Jones
Oct 02, 2011
Mensajes: 2669

Fecha: Lun Oct 12, 2020 08:12 pm    T√≠tulo: Re: Oporto: Consejos, Qu√© ver - Norte de Portugal

Oporto ofrece infinidad de posibilidades para el turista El paseo t√≠pico en barco por los puentes del Duero, lo ofrecen varias empresas Entre 14 y 16‚ā¨ todas hacen el mismo recorrido si lo coges en Villanova de Gaia. Si lo coges en Oporto van por la orilla pegada a Oporto Las vistas m√°s bonitas son desde Gaia Alguna te ofrecen adem√°s del paseo la visita a la bodega por 20‚ā¨ O por 15‚ā¨ te invitan a una copa de Oporto en un bar t√≠pico Nosotros no lo hicimos porque preferimos recorrerlo a pie Muy feliz En Gaia se pueden visitar las bodegas, solo hay que acercarte a la bodega que quieras y...  Leer m√°s ...
fresa70
Fresa70
Indiana Jones
Indiana Jones
Oct 02, 2011
Mensajes: 2669

Fecha: Lun Oct 12, 2020 08:13 pm    T√≠tulo: Re: Oporto: Consejos, Qu√© ver - Norte de Portugal

Oporto ofrece infinidad de posibilidades para el turista El paseo t√≠pico en barco por los puentes del Duero, lo ofrecen varias empresas Entre 14 y 16‚ā¨ todas hacen el mismo recorrido si lo coges en Villanova de Gaia. Si lo coges en Oporto van por la orilla pegada a Oporto Las vistas m√°s bonitas son desde Gaia Alguna te ofrecen adem√°s del paseo la visita a la bodega por 20‚ā¨ O por 15‚ā¨ te invitan a una copa de Oporto en un bar t√≠pico Nosotros no lo hicimos porque preferimos recorrerlo a pie Muy feliz En Gaia se pueden visitar las bodegas, solo hay que acercarte a la bodega que quieras y...  Leer m√°s ...
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta R√°pida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQU√ć


All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Facebook Twitter instagram