Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads


Diario de un pseudofiasco: Noroeste de EEUU en otoño 2018 -Diarios de Viajes de USA- Lou83
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace

Diario: Diario de un pseudofiasco: Noroeste de EEUU en otoño 2018  -  Localización:  USA  USA
Descripción: Diario del viaje realizado por los estados de California, Oregon y Washington entre septiembre y octubre de 2018
Autor:    Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:


Etapas 1 a 3,  total 18
 1  2  3  ..  6  siguiente siguiente



Etapa: Introducción  -  Localización:  USA USA
Fecha creación: 14/01/2019 09:16  
Compartir: 
Compartir:
Bienvenid@ al relato de nuestro viaje de 15 días al noroeste de los Estados Unidos. El viaje comienza y termina en la localidad de Oakland cercana a San Francisco y transcurre a lo largo de los estados de California, Oregón y Washington visitando a su paso varias zonas cercanas a la cordillera que conforman los distintos volcanos que en ellos se levantan.

Tanto el relato de las etapas como las fotografías y videos que lo acompañan son de producción propia, tomando notas sobre la marcha para luego redactar el escrito final y tomando el material audiovisual con alguno de los múltiples aparatos que llevábamos con nosotros. En concreto, las imágenes se han tomado con el siguiente equipo:

Cámara DSLR Canon EOS 6D con objetivos 24-105mm f4 L IS y Samyang 14mm f2.8
Cámara de acción Xiaoyi Yi II 4k
Teléfonos móviles Xiaomi Mi 8 y Xiaomi Mi A1
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Introducción




Etapa: Día 0: Oakland es solo el principio  -  Localización:  USA USA
Fecha creación: 14/01/2019 09:20  
Compartir: 
Compartir:
27 de septiembre de 2018


Mapa de la etapa 0

Hay viajes que salen bien y otros que salen no tan bien. La planificación siempre ayuda a minimizar los riesgos, pero cuando estamos tratando de viajes preparados con mucha antelación, con recorridos de más de dos semanas y con la atadura de unas noches en alojamientos ya concertados, hay un riesgo en particular del que es difícil esquivar: la meteorología. Y tras un buen puñado de experiencias previas en las que la suerte estuvo de nuestro lado, esta vez llegó el momento de sufrir las inclemencias del tiempo. Pero a todo llegaremos. Comencemos por el principio.

Esta nueva aventura, como cualquier “Etapa 0”, comienza en Mall… pues no, ya estamos en Barcelona. Aprovechando que se trata de una escala en la que nos sale gratis pernoctar en casa de mis padres, hemos llegado a la ciudad condal desde Mallorca la tarde anterior para así afrontar el vuelo principal lo más descansados posibles. Y ese vuelo nos llevará a la ciudad californiana de Oakland, en la que un pequeño aeropuerto intenta robar mínimamente el protagonismo a la vecina y archiconocida San Francisco.

Nos vamos a California, pero no es ese nuestro destino. El único motivo por el que aterrizar en Oakland y no en Seattle es el muy económico precio que nos ofrecía Norwegian, el cual hizo que mereciera la pena aterrizar lejos de nuestros objetivos y añadir un par de jornadas de carretera antes de alcanzarlos. El objetivo de este viaje son los Parques y Bosques Nacionales del interior de los estados de Washington y Oregón, en lo que se conoce como la parte estadounidense de la “Cordillera de las Cascadas”. Una sucesión de paisajes montañosos presididos por volcanes que, llevando ya años sin erupciones, destacan por mantener sus cumbres nevadas durante prácticamente todo el año.

Esta etapa preliminar no será muy diferente a las anteriores: llegar al aeropuerto, facturar, desear que las pesadas 12 horas de vuelo se hagan lo más llevaderas posibles, localizar la oficina de alquiler de coche y conducir unos pocos kilómetros poniendo rumbo ya a lo que de verdad nos interesa. El primer paso es dirigirse hasta la T2 del Aeroport del Prat, y lo hacemos mediante el Aerobús a sabiendas de que los 5,90€ por trayecto y persona son algo excesivos. Coger un taxi todavía subiría escandalosamente el precio, y la línea 46 de TMB no nos parece la mejor opción en esta ocasión ya que su itinerario hace que el trayecto dure unos 20 minutos más, y el riesgo de pasarlos a pie agarrando nuestras pesadas maletas no parece muy buena forma de empezar el día. La cuarta opción sería recurrir a los VTC, pero siendo algo que en Mallorca todavía no está tan extendido como en Barcelona, todavía no nos inspira suficiente confianza para ir a una cita a la que no podemos llegar tarde bajo ningún concepto.


¡Al lío!

Alcanzamos la terminal con un equipaje más “low cost” que nunca para un viaje transoceánico. Cómo mencionaba al empezar, la compañía escogida esta vez ha sido Norwegian gracias a su tarifa económica, pero viene con algunos sacrificios a cambio. El primero es que la maleta a facturar no debe exceder los 20 kg (a diferencia de otras compañías y tarifas, que elevan el límite hasta los 23 kg). Pero lo más novedoso es que esta vez no tendremos ningún tipo de comida a bordo, así que debemos responsabilizarnos nosotros mismos de traer las mochilas debidamente cargadas de los bocadillos y tuppers que creamos necesitar para el largo trayecto.

Obtenemos nuestras tarjetas de embarque mediante los kioskos automáticos de la zona de facturación, siendo necesario acercarse a los mostradores únicamente para dejar nuestros bultos. Allí nos espera una empleada de la compañía para hacernos las clásicas preguntas cada vez que nos dirigimos a los Estados Unidos: por cuántos días vamos, qué zonas planeamos visitar y si hemos mantenido el control de nuestro equipaje en todo momento. Siempre se sorprenden cuando en lugar de ciudades les enumeramos parques.

Tras pasar los controles de seguridad, completamos nuestras provisiones con lo único que no podíamos traer de casa: los líquidos. Nos gastamos casi 10 euros entre aguas y refrescos antes de pasar un control más para vuelos que salen de la Unión Europea, donde somos testigos de cómo algunos empleados de Aena ya están hasta las narices de los turistas despistados que no leen las instrucciones y provocan largas colas por su indecisión.

Dan las 13:15 cuando estamos ya esperando frente a la puerta de embarque designada, hora de echar mano de los tuppers que “La Lola” -también conocida como mi madre- nos ha preparado con todo el cariño. El vuelo empieza a acoger pasajeros puntualmente, y gracias a la amabilidad de un chico argentino conseguimos cambiar nuestros asientos del centro de la cabina por unos en el lateral izquierdo que nos permita disfrutar de una ventanilla. Las butacas son las habituales de clase turista, con un espacio para las piernas suficientes para un par de horas pero que nos obligará a levantarnos y dar un paseo por el pasillo varias veces durante el vuelo. En la parte trasera de los reposacabezas, una toma de auriculares y un conector USB acompañan a la pantalla en la que se inicia la aplicación de entretenimiento a bordo. Desde aquí se puede consultar el progreso del vuelo, comprar cosas del Duty Free o el servicio de bar -las pantallas incorporan un lector de tarjetas bancarias bajo ellas- y, lo más importante, acceder al catálogo de series y películas gratuito. Hay bastante material para amenizar el vuelo, aunque no todas ofrecen subtítulos en español -algunas ni siquiera los ofrecen en inglés-. Lo que más nos llama la atención es la ventanilla, que en lugar de la clásica persiana opaca de plástico incorpora un botón que hace que el cristal deje pasar más o menos cantidad de luz.


Las puertas a la aventura


Son chulas estas ventanillas...

Pasamos las primeras tres horas de vuelo revisando en el ordenador portátil resúmenes y clips atrasados de Operación Triunfo, jugando en el entretenimiento a bordo al Trivial y el Solitario y comiendo un par de minibocadillos de nuestro arsenal. Los conectores usb cargan nuestros móviles pero solo a veces, y eso es un inconveniente. Faltan nueve horas.

Echo mano del catálogo de video para ver Battle of the Sexes, con Steve Carell y Emma Stone. Muy digna. Quedan seis horas.

Gastamos otro pedazo de batería dee portátil con un capítulo de This Is Us y dos tercios de Deadpool 2. Más partidas al Trivial. Más solitarios. Quedan tres horas.

La tripulación comienza a repartir los formularios a entregar en el control de aduanas. En la ventanilla, que muestra cómo ya hemos superando el Atlántico y estamos sobrevolando Estados Unidos de este a oeste, empiezan a asomar las montañas rocosas. También asoma una columna de humo por un incendio que tiene lugar bajo nosotros. Quedan 90 minutos.


Las rocosas se queman Trist


Últimas millas de vuelo

Con extrema puntualidad el avión toma tierra a las 18:00 aunque para nuestros cuerpos sean ya las 3 de la madrugada.

El trámite de los controles de inmigración pasa sin sobresaltos. Un pequeño cuestionario a contestar en los kioskos, posar para la foto y esperar turno para que uno de los agentes de Seguridad Nacional termine el proceso y selle nuestro pasaporte dando el visto bueno a nuestra entrada al país. A las 19:00 estamos ya en el vestíbulo de la terminal, tras recuperar unas maletas que no tardaron mucho en aparecer por la cinta de equipaje. El aeropuerto se siente pequeño, lejos de las macroinstalaciones de otras obras faraónicas que gestionan un volumen mucho mayor de tráfico aéreo.

No nos cuesta encontrar la parada frente a la terminal de la que sale el autobús lanzadera hasta las oficinas de alquiler de coche. Allí nos espera el mostrador de Alamo, en el que solo nos queda presentar nuestra reserva previa mediante el portal AutoEurope. Nos espera en el garaje una gama de vehículos SUV -son muchos días y mucho equipaje para ir paseando un turismo más pequeño-. Tenemos un Ford, un Hyundai, un Toyota… pero el que se lleva toda nuestra atención es el Jeep Compass. Con un maletero similar a las demás opciones pero unos interiores con acabados mucho más “Premium” tanto en la tapicería como en el panel de mandos, nos decidimos por él. Que además sea un 4x4 y que solo tenga 500 kilómetros en su historial es un añadido al que tampoco le hacemos ascos. Tras familiarizarnos con los controles básicos para los espejos y volver a poner el cerebro en modo “aquí no hay embrague”, salimos del aparcamiento y nos estrenamos con los 70 kilómetros hacia el norte que separan Oakland de Fairfield. Ya es noche cerrada y enseguida estamos circulando por las clásicas autopistas de cinco o más carriles en las que prácticamente todo el mundo supera en 10 o 15 millas el límite de velocidad.

Son las 20:45 cuando localizamos nuestro alojamiento para esta noche en Fairfield, todavía sin abandonar California. Para esta primera estancia, reservada por Airbnb al igual que todas las del viaje, nos hemos conformado con una habitación con baño compartido. Ya habrá tiempo para alojarnos en casas completas con cocina en lugares donde preveemos pasar más tiempo.

Nos encontramos la casa en total silencio, ya que ni la anfitriona ni los huéspedes de la otra habitación en alquiler están presentes. Podemos entrar sin problemas gracias a la cerradura con teclado cuyo código nos ha facilitado la dueña mediante la aplicación de Airbnb. Nos encontramos un cuarto pequeño, con una litera en la que la cama inferior es doble y la superior es individual, y un escritorio donde descansan dos pequeñas botellas de agua y unos aperitivos. Nos asomamos unos minutos a la cocina en la que mañana podremos disfrutar del desayuno incluido en la reserva, y vemos en las instrucciones para huéspedes que todavía queda una hora por delante en la que podríamos disfrutar del jacuzzi en el jardín exterior, pero hoy no es el día para ello.



Dejando la ducha para la mañana siguiente, nos encerramos en nuestro cuarto y mientras nos ponemos mínimamente al día en las redes sociales gracias al wifi, escuchamos como nuestros vecinos y la anfitriona llegan a la casa. Estamos demasiado cansados para salir a saludar, así que apagamos las luces antes de las 22:00 -o las 7:00, ya no sabría decir- y dejamos las cortesías para mañana.

El salto grande ya está hecho. Ahora falta devorar kilómetros.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Día 0: Oakland es solo el principio




Etapa: Día 1: Los humos de Crater Lake  -  Localización:  USA USA
Fecha creación: 14/01/2019 09:32  
Compartir: 
Compartir:
28 de septiembre de 2018


Mapa de la etapa 1

Si conocéis a alguien que la primera noche tras un viaje que cruza nueve zonas horarias no sufra de jet lag, llevadlo a un laboratorio porque probablemente no sea humano. Lo habitual es que le ocurra lo mismo que a nosotros en esta primera noche en el oeste: despertarnos primero a medianoche, solo dos horas después de haber cerrado los ojos. Hacerlo de nuevo a las 2:30, con la casa en pleno silencio. Y despertar por tercera y última vez a las 3:30 de la madrugada, con solo algo más de cinco horas de sueño recuperado pero incapaces de volver a caer dormidos.

Hacemos tiempo, mucho tiempo navegando por Internet sin salir de la cama. No es hasta las 6:00 cuando salimos a hurtadillas de la habitación para, intentando no despertar a nadie, ducharnos en el cuarto de baño compartido. En el camino nos encontramos un termostato de Nest, la división de Google empeñada en controlar también tu casa mediante soluciones de domótica.


No me pude resistir

Siguiendo con la estrategia de hacer el menor ruido posible, nos acercamos hasta la cocina donde echamos mano de los bagels, cereales y tostadas que la anfitriona ha dejado para nosotros además de mermeladas caseras en la nevera. La parte negativa es la poquísima leche que queda, lo cual limita bastante que poder desayunar.


El escenario de nuestro desayuno

Regresamos a la habitación con la única misión pendiente de recoger nuestro equipaje, tarea sencilla ya que apenas lo hemos abierto para sacar el pijama de la noche y la ropa para hoy. Cuando estamos ya cargando con nuestros bultos de vuelta al coche, conocemos sobre la campana a Annette, la propietaria de la casa. Mientras charlamos con ella salen de la otra habitación alquilada un matrimonio mayor, con un hombre estadounidense y una mujer holandesa. Un poco de charla informal sobre la Costa Brava catalana, y volvemos al volante. La misión de hoy no es otra que ir superando kilómetros rumbo al norte con, solo quizás, una parada en Crater Lake National Park si la meteorología y la visibilidad nos acompañan. De momento, el primer tramo hasta un supermercado de la cadena Trader Joe’s nos supone avanzar 170 millas hasta la población de Redding, todavía en el estado de California.


¡En marcha!

Nada más ponernos en marcha y en el giro tras un semáforo que debe introducirnos en la interestatal I-505N, el coche que tenemos delante toma el giro demasiado pronto y pasa con violencia por encima del bordillo, provocando un pinchazo que lo obliga a hacerse a un lado antes siquiera de llegar a la autopista. Vaya manera de comenzar el día.

Empezamos a devorar kilómetros sin tocar el volante más que para ir cambiando de carril según adelantamos a otros vehículos. Una valla publicitaria nos descubre un concierto de Garbage en la cercana ciudad de Reno… el 2 de octubre. Lástima. El paisaje lo predominan largas extensiones de campos amarillos, al más puro estilo de Castilla. Ancha es California. Según nos vamos acercando a Oregon, los puentes que atraviesan la vía se inundan de carteles y pancartas con la leyenda “Thank you firefighters”, agradeciendo el esfuerzo a un cuerpo de bomberos que este verano ha tenido demasiado trabajo apaciguando los múltiples incendios que han asolado la zona. Son las 10:00 cuando alcanzamos el Trader Joe’s de Redding.

Trader Joe’s es una franquicia de supermercados que hace bandera de ofrecer productos frescos y éticamente sostenibles, si bien abusan de envoltorios de papel y cartón como cualquier otro. Para nuestros viajes por norteamérica somos consumidores habituales de la cadena Walmart, pero esta nos sirve como una buena segunda opción con la que añadir algo de variedad pese a tener precios ligeramente más caros. Para este primer encuentro hacemos una compra mínima, ya que hasta el día de mañana no contaremos con una nevera grande y cocina completa en la que preparar comidas más elaboradas.


Halloween en Trader Joe's (I)


Halloween en Trader Joe's (II)

Nos estamos acercando al desvío que nos llevaría hasta Crater Lake, así que es hora de consultar la webcam en directo para saber qué visibilidad nos espera allí. Lo podemos hacer gracias a la tarjeta prepago de Vodafone vinculada a una Tarifa Mi País, la cual hemos contratado especialmente para la ocasión antes de salir de España. Por 20 euros -deberían haber sido 15, pero no lo gestionamos bien- disponemos de 800 minutos en llamadas y 5 GB -en realidad 7, pero no estaba claro hasta cuándo dudaba la promoción- de datos que poder consumir desde Estados Unidos.

La webcam no nos da buenas noticias. El día está despejado, pero el humo de un incendio -otro más- está alcanzando el parque haciendo que la visibilidad diste mucho de ser óptima. Por ahora decidimos cambiar el destino de nuestro GPS a nuestra meta de hoy, la población de Eugene a 310 millas y ya en el estado de Oregon y dejar la visita a Crater Lake para el camino de vuelta, esperando que para entonces el cielo siga siendo benevolente y el humo haya desaparecido.


El desolador panorama de la webcam


Kilómetros por delante

Aparece en el horizonte y va creciendo poco a poco la cima del Mount Shasta, un impresionante volcán todavía en California al que no habíamos seguido la pista. Al no haber investigado nada acerca de él y no saber qué excursiones o paradas puede ofrecernos, decidimos no correr el riesgo. Un pequeño adelanto: a la vuelta dos semanas después podríamos admirarlo de forma mucho más detallada.


Nos acercamos a Mount Shasta

Alcanzamos el punto en el que tomar el desvío a Crater Lake y, en un último vistazo a la webcam, vemos que la visibilidad parece estar mejorando ligeramente. Decidimos en el último instante correr el riesgo, ya que de lo contrario una etapa en la que todo consiste en recorrer 500 millas por autopista resulta algo aburrida. En pleno desvío paramos para hacer nuestro primer repostaje en la población de Weed. Sí, es como si en España una población se llamase “Marihuana” o, más concretamente, “María” en alusión a la hierba de la felicidad. Por ahora estamos muy satisfechos con la elección del Jeep en la oficina de alquiler de coches, pero hay que reconocer que bebe combustible como si no hubiera un mañana.

Dejamos atrás California y entramos en el estado de Oregón. No tardamos en percibir el olor a humo, y cada vez es más evidente para la vista. No hay riesgo para la conducción, pero en todas direcciones la visión queda cubierta de un ligero manto entre gris y marrón. Antes de alcanzar el parque, aparcamos unos minutos en un casino indio a 40 millas de la entrada para hacer un cambio de conductor y comer gracias a los “wraps” que nos hemos traído de Trader Joe’s. Son las 13:30 y los 24 grados que marca el termómetro se traducen en un calor agradable.


Bienvenidos a Oregón


Gira por ahí...

Llegamos a la garita del acceso sur de Crater Lake National Park. Ahora sería turno de pagar la correspondiente entrada de 25 dólares por día y coche, pero nos la ahorramos gracias a traer de casa el “America the Beautiful Annual Interagency Pass” que amablemente nos ha cedido una amiga y compañera viajera (hola @artabra :fl;). Su precio es de 80 dólares y tiene espacio en el reverso para dos firmas, y si viviéramos en Estados Unidos tenemos clarísimo que lo compraríamos cada año. Al mostrarlo el agente de la entrada nos entrega el ya tradicional mapa y periódico del parque.

Hacemos una parada en el Centro de Visitantes. El humo ya es mucho menos denso que cuando lo vimos por primera vez a través de la webcam, pero en absoluto vamos a disfrutar del cráter con la misma luz y colores que muestran los carteles colgados de las paredes. Volvemos a arrancar el motor y unos minutos después alcanzamos el aparcamiento para el “Watchman Trail”.


Ni un Visitor Center sin su bandera ondeando

Crater Lake es un Parque Nacional constituido alrededor de un lago muy particular. Situado a más de 1.800 metros de altura, es el resultado del colapso del Monte Mazama, un descomunal volcán que los geólogos estiman que rozaba los 4.000 metros de altura antes de que una erupción lo hiciera colapsar y perder alrededor de 1.600 metros en el proceso. El resultado del colapso fue la caldera sobre la que reposan las aguas del lago, y tan peculiar origen le ha proporcionado una profundidad de 1.220 metros que le permite ser el lago más profundo de Estados Unidos y el noveno en todo el planeta.

El Parque Nacional ofrece varias maneras de visitar el lago, siendo la más habitual los distintos miradores y senderos habilitados a lo largo de la carretera que recorre su perímetro. Nosotros, que no queríamos invertir más tiempo del necesario ya que estamos ante solo una parada de muchas que tenemos previstas, decidimos que haríamos una única visita en el mirador más elevado y amplio: el Watchman Overlook, que requiere recorrer previamente un sendero en ascenso de unos 2,5 kilómetros y 110 metros de desnivel hasta alcanzar una cabaña en lo alto de la cima. Las vistas al lago desde el aparcamiento al inicio del camino ya son buenas, pero nada que pueda superar la panorámica con mucha más perspectiva que nos espera en lo más alto.

El sendero comienza con un camino de arena muy corto y de pendiente suave. Tras el giro al final de este tramo comienza la subida real, rodeado de más vegetación y perdiendo de vista el cráter que queda al otro lado de la colina. El suelo no presenta ningún obstáculo, con tierra compactada y pocas ramas y rocas que evitar. En aproximadamente media hora alcanzamos el mirador de la cima, en el que nos esperan otros 15 o 20 visitantes.


Comenzamos a subir

Tal y como presagiábamos el humo ha entorpecido mucho el espectáculo, pero podemos disfrutarlo de todos modos al tomar conciencia del fenómeno geológico que estamos presenciando. Podemos distinguir todo el perímetro del lago pero lo que más destaca es la Wizard Island, un “cono de escoria” que se levanta cerca de la orilla más cercana y forma, literalmente, un pequeño volcán dentro de otro. Si nosotros ya disfrutamos de la experiencia, entendemos que para un geólogo esto debe ser Disneylandia.


No es ideal, pero aquí está Crater Lake


Qué habrá en ese islote...


La caseta en la cima


Wizard Island rodeado por agua

A las 16:00 estamos ya de vuelta en el coche, sacudiendo las botas para quitarles el polvo y previo paso por el mirador junto al parking, mucho más descafeinado tras haber disfrutado de mayores alturas. Nos quedan por delante 150 millas hasta nuestro destino final del día, ahora sí, la población la Eugene.


Últimos metros antes de regresar al coche


La vista desde el parking es algo peor


Que nunca falte la información

La carretera que OR-58 que conecta Crater Lake y Eugene es, dicho rápido y sin muchos detalles, preciosa. Los bosques a lado y lado del asfalto ya han empezado a teñirse de otoño, con amarillos y naranjas de varios tonos acompañando a los verdes que se resisten a desaparecer. Eventualmente los árboles se abren dejando ver lagos de mayor o menor tamaño que reflejan el paisaje como si fueran un espejo.

A las 18:35 hacemos la última parada del día antes de llegar “a casa”. Tras la infidelidad inicial con Trader Joe’s, ahora sí que damos paso a nuestra cadena de hipermercados predilecta en los Estados Unidos. El Walmart Supercenter de la ciudad de Springfield nos espera. Hacemos aquí otra primera incursión sin comprar demasiado. Ya habrá ocasión de llenar futuras neveras.


Falta más de un mes, pero ya tal


Oregón, tenemos que hablar


Ah, América

Alcanzamos Eugene, pero nuestro alojamiento para hoy se encuentra apartado del núcleo urbano, al final de una serpenteante carretera que asciende una colina y en la que es difícil distinguir los números de las casas con la poca luz de estas horas. Tras un poco de incertidumbre encontramos el garaje que estábamos buscando, a la derecha del cual nace una pequeña escalera de piedra que baja hasta la entrada propia de nuestro cuarto. Es una habitación amplia, con un buen televisor a los pies de la cama de matrimonio -enorme, como es habitual aquí- En el cuarto que conecta esta habitación con el resto de la casa hay una pequeña nevera supuestamente para nosotros, pero la encontramos llena. Dado que el anfitrión está de viaje fuera de la ciudad y su hija -a la que se oye escuchando la tele al otro lado de la puerta- no parece tener muchas ganas de conocernos, no preguntamos.



Cenamos lo que traemos del supermercado viendo algo a través del ordenador portátil. A las 22:00 nos vamos a dormir, esperando que esta noche el descanso ya sea algo mayor y tras perder antes unos minutos navegando por Internet gracias a la buena conexión a Internet de la casa. Para mañana nos queda una nueva etapa de carretera hasta alcanzar al fin la naturaleza que nos espera dentro de dos días. O eso creíamos, ya que en algún lugar del norte las nubes empezaban a conspirar contra nosotros.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Día 1: Los humos de Crater Lake



Etapas 1 a 3,  total 18
 1  2  3  ..  6  siguiente siguiente



Votaciones al diario
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 0 0
Total 76 16
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 527 Visitas mes actual: 248 Total visitas: 3646

  Últimos comentarios al diario  Diario de un pseudofiasco: Noroeste de EEUU en otoño 2018
Total comentarios 10  Visualizar todos los comentarios

Lou83  lou83  17/01/2019 11:49   
Gracias por vuestros comentarios y votos, sobre todo teniendo en cuenta que no va a ser un diario que aporte mucho a los que vayan a viajar posteriormente, ya que casi no pudimos hacer nada de lo planeado Trist

Hafsa2  Hafsa2  20/01/2019 10:31   
Un diario estupendo, Lou83. Aunque esta vez no hayáis podido hacer todo lo que queríais, igualmente lo estoy leyendo con mucho interés porque está muy bien narrado, con fotos preciosas y con ese algo que siempre engancha de tus diarios. Y en este caso tiene más mérito. Ahí van mis estrellas.

Meha  meha  22/01/2019 23:49   
Conozco algo del estado de Washington y tengo muchas ganar de ir a Oregon. O sea que tu diario me será de mucha ayuda cuando llegue el momento.
El Crater Lake me recuerda a la laguna Quilotoa.

Nonitinina  nonitinina  29/01/2019 12:37
Como todos vuestros diarios muy bien explicados y muy interesantes. Muchas gracias por compartir vuestra experiencias. Estamos preparando un viaje por Seattle , P.N. Olympic , Vancouver y las Rocosas y toda la informacion es de gran utilidad.

Davovo  davovo  30/01/2019 14:04   
Leido y votado. Gracias por compartir la experiencia.

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN EL DIARIO

Registrate AQUÍ
Volver arriba

Foros de Viajes
Grupos_Viajeros Tema: Foro de Estados Unidos: Punto de Encuentro Viajeros USA
Foro USA y Canada Foro USA y Canada: Foro de Estados Unidos y Canadá. Información y consejos sobre Nueva York, Los Angeles, San Francisco, Chicago, Montreal, Otawa...
Ultimos 5 Mensajes de 1487
1070600 Lecturas
AutorMensaje
carolco
Carolco
Willy Fog
Willy Fog
Ene 23, 2014
Mensajes: 10823

Fecha: Dom Ene 20, 2019 12:44 am    Título: Re: Foro de Estados Unidos: Punto de Encuentro Viajeros USA

aritz306 Escribio:
me uno a este punto de encuentro ya que me gustan estos hilos de los que estoy suscrito a los de otras zonas para aprender y compartir las experiencias de USA.
el agosto que viene viajo a yellowstone y CO con lo que ando en preparativos y en reservas de tours y hoteles.

tengo ya muchas ganas!!

"aritz306":

Cuidado con los Bisontes!




Enjoy!
aritz306
Aritz306
Dr. Livingstone
Dr. Livingstone
Ene 10, 2009
Mensajes: 6360

Fecha: Dom Ene 20, 2019 12:50 am    Título: Re: Foro de Estados Unidos: Punto de Encuentro Viajeros USA

Jajajajaaj, gracias carolco
Si pase a esa distancia de leones y elefantes en el kruger creo k domare a los bisontes
carolco
Carolco
Willy Fog
Willy Fog
Ene 23, 2014
Mensajes: 10823

Fecha: Dom Ene 20, 2019 01:45 am    Título: Dónde comer hamburguesa de bisonte en Yellowstone y Teton

En caso prefieras una Hamburguesa de Bisonte: The Local: 55 North Cache, Jackson, Wyo. (307) 201-1717 Spur Restaurant & Bar: 3385 Cody Lane, Teton Village, Wyo. (307) 732-6932 Old Faithful Inn: Grand Loop Road, Yellowstone National Park, Wyo. (307) 344-7901 Lake Yellowstone Hotel: Grand Loop Road, Yellowstone National Park, Wyo. (307) 344-7901 Signal Mountain Lodge: Grand Teton National Park, 1 Inner Park Road Moran, Wyo. (307) 543-2831 Y viniendo desde Bozeman: Slippery Otter Pub: 139 N Canyon St, West Yellowstone, MT 59758-9500 +1...  Leer más ...
aritz306
Aritz306
Dr. Livingstone
Dr. Livingstone
Ene 10, 2009
Mensajes: 6360

Fecha: Dom Ene 20, 2019 03:59 am    Título: Re: Foro de Estados Unidos: Punto de Encuentro Viajeros USA

ummmm, las probare...
gracias!
savathi
Savathi
New Traveller
New Traveller
Ene 01, 2013
Mensajes: 7

Fecha: Dom Ene 20, 2019 07:02 am    Título: Re: Foro de Estados Unidos: Punto de Encuentro Viajeros USA

Hola Prospirina!

No veo la última parte de tu diario que a propósito me está resultando muy entretenido y muy útil pero esta última parte no la veo, aquí se pierde:

-Día 10:Vamos a grand canyon.
-Día 11: Grand canyon - Las Vegas.
-Día 12: Las vegas
-Día 13: Las vegas
-Día 14: Vuelo a san francisco para pasar el día y hacer noche para volver.
-Día 15: Vuelta a bilbao.

Tu o cualquier integrante del foro puede indicarme como verlo, no sé si a mí se me escapa algo... Gracias!


- Mensaje escrito desde SAN FRANCISCO, LOS ANGELES Y LAS VEGAS -
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ




Mostrar/Ocultar Galería de Fotos



All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. LosViajeros.net, and LosViajeros.com is the same Portal.
Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Facebook Twitter - Política de Privacidad