Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads
BETANIA Y WADI MUJIB -Diarios de Viajes de Jordania
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace


Diario: 12 DIAS DE ABRIL DE 2011 POR JORDANIA E ISRAEL  -  Localización:  Jordania  Jordania
Descripción: 12 DIAS DE ABRIL DE 2011 POR JORDANIA E ISRAEL
Autor: Espitoni   Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:



Etapa:  BETANIA Y WADI MUJIB  -  Localización:  Jordania Jordania
Espitoni  Autor:    Fecha creación:   
Compartir: 
Compartir:
Un poco antes de las 9 ya estábamos en el comedor para tomar el desayuno. El buffet era muy similar al del día anterior.
Nos pusimos en marcha sin perder demasiado tiempo. Todavía teníamos dinero, pero decidimos cambiar un poco por si se presentaba algún imprevisto, ya que por allí el uso de las tarjetas de crédito no está muy extendido. Paramos en el primer banco que nos encontramos. El cambio era de 0‘708 JOD por cada dólar. Cambiamos 300 USD por los que nos dieron 212’40 JOD. Cuando preguntas el cambio, siempre te dan el precio final con las comisiones ya descontadas. Una buena medida para evitar malos entendidos con comisiones excesivas.
Nuestro primer destino del día era Betania más allá del Jordán. Un nombre muy rimbombante con el que se señala el lugar del bautismo de Jesús.
Esta vez el GPS nos dirigió directamente hacia la carretera que une Amman con el mar Muerto sin dar ninguna vuelta. El yacimiento de Betania está unos kilómetros al norte del Mar Muerto. Llegamos en unos 45 minutos. Hay un parking justo en la entrada.
La entrada cuesta 12 JOD por persona. Con la entrada se incluye una audioguía en español. No se porque razón, pero no la entregan al comprar la entrada, sino que hay que recogerla en otra ventanilla que está a menos de dos metros de la venta de entradas. Las audioguías constan de dos elementos, una tablilla donde marcas el número correspondiente al lugar donde te encuentras, y una especie de lápiz grueso de metal por el que escuchas las explicaciones correspondientes. La tablilla tiene dos caras, una para español y otra para italiano. Hay que ir con cuidado porque es muy fácil pulsar en la cara equivocada.

*** Imagen borrada de Tinypic ***
BETANIA - JUNGLA DEL JORDAN

Al recoger las audioguías te hacen dejar un documento como garantía de que las devolverás al finalizar el recorrido. ¡¡¡Llevármelo, para qué!!! ¿Para escuchar las explicaciones sobre Betania sentado en el sofá los domingos?. Pero luego me paré a pensarlo más detenidamente y creo que tienen razón, hay que gente que con tal de llevarse algo gratis, se llevaría la cosa más inútil del mundo, aunque luego le molestase todo el viaje. Sólo para poder decir, se lo mangué a los de Betania. Mejor así, no ganarían para audioguías.

El nombre de Betania procede del arameo Beit Anilla que significa “casa en el cruce”. Según los arqueólogos es el lugar donde Juan Bautista bautizó a Jesús. Según las creencias cristianas, también es el lugar desde donde el profeta Elías ascendió a los cielos montado en un carro de fuego. Consecuencia de ello fue la construcción de varias iglesias en los alrededores y de un camino para que los peregrinos interrumpieran su viaje entre Jerusalén y el Monte Nebo. Actualmente quedan pocos indicios de todo ello. El yacimiento fue redescubierto a principios del siglo XX, pero debido a su proximidad a la frontera jordano-israelí, los trabajos de excavación no se pudieron realizar con efectividad hasta después de la firma de del tratado de paz de 1994. En el año 2000 el papa Juan Pablo II santificó el lugar reconociéndolo como el verdadero lugar del bautismo de Jesús.

La visita al yacimiento se hace en recorridos guiados de en teoría una hora de duración. Sin embargo nosotros estuvimos una hora y media. Y se nos hizo corto, por nosotros hubiéramos seguido un rato más. Las salidas son cada media hora. Creo que la primera es a las 8 y la última a las 16:30. En invierno los horarios se recortan. Nosotros llegamos un poco antes de las diez y media. Esperamos unos diez minutos hasta que apareció el autobús y nos montamos. Cabían sentadas unas 20 personas. Como no estaba lleno y estaban aparcando varios coches esperaron a que compraran la entrada para llenar el bus. En cuanto estuvo lleno, cerraron la puerta y se inició la visita. Los últimos que habían llegado no tenían asiento en el autobús y no los dejaron subir. Tuvieron que esperar al próximo. En cada autobús viaja un guía que es el que va marcando el ritmo de la visita y dando explicaciones en inglés.
En la primera parada no nos dejaron bajar del autobús. Debían tener miedo de que nos escapásemos. Por lo menos teníamos unas bonitas vistas sobre varias iglesias, con Israel de fondo. En el mismo autobús el guía, realizó una pequeña introducción sobre lo que es y lo que significa el yacimiento. Nuestro nivel de inglés no da para tanto nuestro, por lo que no nos enteramos de la misa la mitad. Pero teníamos la salvación entre las manos, la audioguía que a partir de ese momento se convirtió en nuestro verdadero guía. Bueno, la salvación la encontré yo que acerté con el lado que hablaba castellano. Mi mujer se equivocó y pulso en la cara del italiano. Se quedó más o menos igual que tras escuchar al guía en inglés. No se enteró de nada.
El autobús recorrió otro tramo, hasta que finalmente llegó a los lugares históricos, desde donde la visita continuó a pie. Iniciamos el recorrido junto a una pila bautismal moderna. Es como una piscina. Pero está vacía. El guía nos explicó que si algún grupo lo solicitaba con antelación, la llenaban con agua del Jordán para que la gente pudiera ser rebautizada en ese lugar. Al finalizar volvían a verter el agua en el río. En aquel momento me pareció una auténtica tontería que alguien quisiera montar todo ese espectáculo. Sin embargo cuando posteriormente visité los lugares santos en Israel, y comprobé la espiritualidad que se respira en ellos y la fe de mucha gente que los visita, pude llegar a entender la importancia que para la gente creyente puede tener este ritual del bautismo con el agua del río Jordán, el mismo en el que fue bautizado Jesús. No es que mi postura haya cambiado, pero al menos ahora si que puedo entender mejor a esta gente.

*** Imagen borrada de Tinypic ***
BETANIA - SITIO DEL BAUTISMO DE JESUS

Seguimos por un camino de tierra hasta llegar a la fuente de San Juan Bautista. Es un pequeño arroyo donde en su tiempo el santo venía practicando el ritual del bautismo. Apenas corre un hilo de agua.
La siguiente parada fue el lugar del bautismo de Jesús. Se trata de un agujero, junto al que están los restos de varias iglesias, y una escalera para descender hasta el nivel del agua. En el agujero hay agua, pero al estar estancada está un poco sucia. Se ve que hace dos mil años el nivel del agua llegaba hasta allí. Ahora tras el descenso de caudal experimentado por el Jordán, la orilla queda bastante lejos. En ese sitio no se puede acceder al agua, simplemente se puede observar desde los diferentes miradores que tienen instalados. En una de las iglesias, protegidos por una cubierta todavía quedan restos de mosaicos. El lugar no tiene una belleza especial, pero el significado es tan importante que hace que no te deje indiferente. Me costó despegarme de ese lugar, tenía un magnetismo que me atraía con fuerza.
A continuación nos adentramos en lo que según el guía se conoce como la Jungla del Jordán. El camino se encuentra totalmente rodeado de árboles y plantas. La vegetación es tan densa que a duras penas puedes ver a través de ella. Parece increíble que al bajar del autobús el paisaje fuese semidesértico, y unos metros más allá nos encontrásemos con esta pequeña jungla. El guía nos dijo que arrancáramos una hoja de un árbol cualquiera y que nos la metiésemos en la boca. Estaba saladísima. Seguro que tanta sal debe de ser malísima para la tensión. No me extrañaría que algún medico pudiera llegar a prohibir a algún paciente suyo que visite Betania. Sería algo así como, nada de café ni de fumar ni de sal, y si vas a Jordania ni se te ocurra acercarte a Betania que por allí todo tiene mucha sal.
Tras ver la jungla del Jordán entendí porque San Juan Bautista había elegido ese lugar para realizar los bautismos. Muchos se creeran que fue porque allí había agua. Pues no, fue por motivos prácticos. Ese Juan era un tipo con vista. ¿Qué es lo que nuca falta en un bautizo?. Pues un fotógrafo para el reportaje. Y si hay que hacer un reportaje mucho mejor en una zona ajardinada como aquella que no en medio del desierto, donde todas las fotos parecerían iguales.
El camino finaliza junto a una iglesia ortodoxa de nueva construcción. Muy llamativa por fuera con esas cúpulas doradas que brillan bajo el sol. Por dentro, me recordó mucho a la iglesia de San Jorge en Madaba, con una decoración muy recargada de colores muy intensos, pero sin demasiado encanto. Junto a la iglesia descendimos por unas escaleras hasta la orilla del río Jordán. Allí había una plataforma de madera para poder observar el río, e incluso tenían habilitada una zona desde la que se podía coger agua del mismo río. También había una pequeña pila de piedra con agua del mismo río en la que se podía coger más cómodamente. La diferencia es que el agua de la pila era transparente, mientras que la del río era de color café con leche. Por muy sagrado que sea el río, no se libra de la contaminación.

*** Imagen borrada de Tinypic ***
BETANIA - JORDANIA E ISRAEL SEPARADAS POR EL RIO JORDAN

Uno de los mayores placeres de ir de viaje es poder hacer el guiri. Siempre que tenemos oportunidad nos lanzamos a disfrutar de ese placer. ¡Total nadie nos conoce!. Esta era la ocasión perfecta para hacerlo. Recogimos una botella de agua bendita. ¿O es agua sagrada? ¿O las dos cosas? ¿O ninguna?. Yo que sé, lo que si que tengo claro es que nos acercamos a la pila, la del agua limpia y llenamos una botella de plástico de 600 ml. La cogimos de la pila y no del río porque todavía nos quedaban bastantes días de viaje, y no era plan de pasearse por el mundo con una botella de agua sucia dentro de la maleta. Había otro motivo que ninguno de los dos nos atrevimos a confesar pero que era palpable, el miedo. Si miedo, ninguno de los dos tenía el coraje suficiente para meter la mano en ese liquido; allí debajo podía haber cualquier cosa, hasta tiburones. O quizás no había ningún bicho asesino, porque no había podido sobrevivir a esa contaminación. ¡¡Como para meter la mano allí dentro!!.
El agua no era para nosotros, sino para distribuirla en pequeñas botellitas de cristal y regalarlas. ¡A veces quedar bien resulta tan barato!.
Desde este punto no es que se vea Israel, es que está a un par de metros. Casi casi te puedes dar la mano con la gente que hay en la otra orilla. Había un soldado con una metralleta; no se si para evitar que nos fugásemos, o para impedir que nos invadiesen los turistas que había en la parte israelí. Una gran responsabilidad la de ese muchacho, vigilar a esa horda furiosa de peligrosos turistas dispuestos a cualquier cosa con tal de ……., de……, de …….. De na, de na.
De nuevo subimos a la iglesia ortodoxa, para continuar con el paseo. Cuando se reunió todo el grupo, nos dirigimos hacia un camino que se adentraba de nuevo en la jungla del Jordán. Hicimos dos nuevas paradas en sendos miradores sobre el río, y pasamos por delante de una zona en la que se estaban construyendo varias iglesias. La visita finalizó muy cerca de donde empezamos el recorrido a pie. Aquí subimos de nuevo al autobús que nos condujo sin paradas hasta la salida. Para salir hay que atravesar una pequeña zona de tiendas. La mitad estaban vacías y en las pocas que estaban abiertas los vendedores no parecían muy interesados en nosotros. Pasamos de largo sin que nadie nos dijera nada. Debemos de tener una pinta de pobres que no veas. Para que ni los vendedores árabes nos intenten enganchar se nos debe ver venir a la legua. Mira los pobres; déjalos, déjalos no pierdas el tiempo con ellos que con esa pinta seguro que no tienen ni un duro. Devolvimos las audioguías y nos dirigimos rápidamente al coche, para continuar con el planning de ese día.


BETANIA - MIRADOR SOBRE EL RIO JORDAN

A esta visita le daría el calificativo de la gran sorpresa del viaje. La incluimos en el itinerario un poco de relleno. Si hubiéramos tenido que eliminar alguna visitita del recorrido, Betania hubiera tenido muchos votos para ser la elegida. Y mita tú por donde, al final fue uno de los lugares que más nos gustó. La visita está muy bien enfocada, con una interesante combinación de lugares históricos con bonitos paisajes naturales. Por eso el recorrido puede resultar interesante, tanto para personas creyentes, como para personas sin tanto interés por el tema religioso. A mi personalmente me interesaba más el tema histórico y el paisajístico, y no tanto el religioso. Sin embargo la espiritualidad del lugar, muy bien preservada, sobre todo en el lugar del bautismo de Jesús, me cautivó. No me arrepiento para nada de haber ido allí, y sin duda alguna lo recomendaría a todo el mundo, más allá de las creencias personales de cada uno. Eso sí, hay que ser conscientes de lo que se va ver, y aceptarlo como tal. Si por una cuestión de creencias una va predispuesto en contra de lo que va a visitar, lógicamente no podrá disfrutar de ese bonito lugar.
Nuestro próximo destino era Wadi Mujib. Para llegar hasta allí tan sólo hay que seguir la carretera del Mar Muerto, dirección sur. Así que volvimos a pasar por el mismo check point del día anterior. Curiosamente el control sólo lo realizan a los vehículos que circulan en dirección sur, pero no a los que circulan en dirección contraria.
La reserva natural de Wadi Mujib se encuentra a unos 20 kilómetros al sur después de que finalice la zona de hoteles. Nuestra intención era pararnos a comer antes de llegar allí. Sin embargo no encontramos ni un solo restaurante. Sólo vimos hoteles. Supongo que en los hoteles habría restaurantes, pero daban la sensación de ser bastante caros. Por eso seguimos sin parar esperando que más adelante una vez que saliésemos de la zona turística encontraríamos algo más económico. Por cierto, aquí dejo una idea para gente emprendedora; montar un restaurante en la zona turística del Mar Muerto. Como no hay ninguno tiene que funcionar a la fuerza.
En los aproximadamente 20 kilómetros que hay desde la zona hotelera hasta Wadi Mujib no encontramos ni un solo restaurante. Es más, no había ni una sola construcción. Aquella zona era totalmente virgen. ¿Pero es que esta gente no come?.
Por lo menos pudimos disfrutar de un bonito paisaje. Toda la carretera, que discurre paralela al mar, es un espectacular contraste con el mar a la derecha, y las montañas de una aridez extrema a la izquierda. Y para completar el cuadro, en las montañas de vez en cuando se abre una hendidura dentro de la que se ven palmeras y otro tipo de plantas. Un conjunto sorprendente y muy bonito.
El centro de visitantes de Wadi Mujib, queda a la izquierda de la carretera, mientras que el “hotel” queda enfrente a mano derecha. No tiene pérdida, son una especie de barracones de madera que están justo antes de atravesar un puente metálico de color blanco. Tiene una explanada justo en la entrada donde se puede dejar el coche sin problemas. Nada más llegar nos dirigimos al centro de visitantes, donde sólo había una persona, que vendía las entradas, te daba la información, y si se lo pedías hasta te hacía de guía. Nos dijo que a esa hora sólo se podía hacer el Siq Trail, cuyo grado de dificultad es bastante bajo. Causalidades de la vida, en aquel mismo momento llegó un chico español que acababa de realizar la visita. Aprovechamos y le preguntamos su opinión, que podría resumirse en que el cañón era espectacular, pero de fácil nada de nada. Según él era bastante complicado, sobre todo el último tramo, y acababas empapado de arriba abajo. Nos dijo que ellos se habían encontrado con un grupo que llevaba un guía y que por eso habían podido salvar todos los obstáculos, que si no era complicado llegar hasta el final. Pero que aunque sólo fuera por hacer el primer tramo, que entrásemos, que no nos arrepentiríamos.
Quedaba por resolver el problema de la comida. Todavía no habíamos encontrado nada que llevarnos a la boca, y si entrábamos probablemente saldríamos demasiado tarde para buscar un sitio donde comer. El de información nos dijo que podíamos comer algo en las cabañas que estaban enfrente cruzando la carretera. Así que nos fuimos hacia allí. Para llegar a las cabañas hay que bajar por un camino de tierra y piedras en bastante mal estado. Mi mujer se había quedado bastante preocupada con la información que nos había dado el chico español, y me dijo que no sabía si entraría o no. Una manea muy sutil de decirme que no quería entrar.
Cuando llegamos al restaurante nos dijeron que como no habíamos reservado la comida, tan sólo podía servirnos una “light food”. Bueno mejor eso que nada. Tras una larga espera nos sirvieron un plato de humus, una ensalada de tomate y pepino, un plato de salsa de yogur y una botella de agua grande. Pagamos 9 JOD en total. A la vista del menú queda claro que no fue nuestra mejor comida en Jordania, pero al menos sirvió para acallar el hambre.

*** Imagen borrada de Tinypic ***
WADI MUJIB - SIQ TRAIL

Mientras comíamos podíamos haber tratado el tema de la excursión al Wadi Mujib. Pero no lo hicimos. Yo no saqué el tema para que no me dieran un “no” rotundo y mi mujer tampoco lo hizo porque no debía saber como decirme el no de una manera suave. Teníamos un claro conflicto de intereses que siempre intentamos resolver de la manera más democrática que sabemos. Primeo cada uno expone su punto su vista y defiende su postura, después votamos y finalmente hacemos lo que mi mujer dice.
Cuando nos disponíamos a montarnos en el coche para volver al centro de visitantes, el guía de un grupo de italianos, nos dijo que teníamos parche en una rueda. La verdad es que estaba un poco desinflada, pero yo no tengo tan claro que tuviera parche. Para evitar males mayores, abrí el maletero para cambiar la rueda, cuando de repente veo que el guía ya había cogido la llave y se había puesto a quitar los tornillos de la rueda. Esta gente es realmente increíble. Pero aquello no podía ser tan fácil, el último de los tornillos tenía los cantos comidos, por lo que la llave patinaba y no había manera de sacarlo. Y la medida más pequeña de la llave estaba rota, por lo que no nos servía. El grupo de los italianos tenía que irse, por lo que el guía llamó a uno de los cocineros del restaurante para que continuase con el trabajo que él había empezado. Pero el nuevo mecánico improvisado se encontró con el mismo problema que su predecesor. Probó con la mano, con el pie, metiendo un papel dentro de la llave; pero nada, no había manera. Optamos por entrar en el restaurante y pedirle prestadas las herramientas de su coche al chico español con el que habíamos hablado en el centro de visitantes, que también estaba comiendo allí. Pero su coche era de otra marca y las llaves no coincidían. Preguntamos a otra pareja con el mismo resultado. Mientras, ya habían salido todos los empleados del restaurante, las dos parejas a las que habíamos pedido ayuda, nosotros; vamos que aquello se estaba convirtiendo en la atracción del día. Y yo ya me estaba empezando a preocupar. De repente uno de los jordanos sacó el móvil e hizo una llamada. A los pocos minutos apareció un coche con dos personas dentro. Por lo visto una de ellas tenía un coche como el nuestro, y la habían llamado para que nos trajese otra llave. Ésta si que fue bien. Nos acabaron de cambiar la rueda, y pudimos respirar tranquilos. Le dimos 3 JOD de propina al chico que nos había cambiado la rueda, y nos fuimos rápidamente de allí.
Después de esta peripecia me acabé de convencer que los jordanos son una gente increíble. Y si bien en aquel momento pase algún apurillo, también me dio tranquilidad para los próximos días, porque me quedó claro que si necesitabas ayuda de alguien podías contar con que cualquier persona te echaría una mano, mucho más allá de lo que podrías esperar que te ayudasen en España.

*** Imagen borrada de Tinypic ***
WADI MUJIB - SIQ TRAIL

Mientras subíamos al centro de visitantes, mi mujer me dijo que ella no entraría, que le parecía que aquello era muy difícil y que prefería no pasar penurias. Le dije que yo tampoco entraría, pero ella insistió en que yo si que entrase. Con las ganas que yo tenía de ver aquel lugar, no hizo falta que me insistiera mucho. Una vez que llegamos al centro de visitantes, me dirigí a los aseos a cambiarme. A la vuelta, para mi sorpresa mi mujer me dijo que había cambiado de opinión y que entraría; que el de información le había asegurado que no era para nada difícil, y que podía entrar sin miedo. Debió de ser muy convincente, porque unos momentos antes parecía imposible que cambiara de opinión.

El Wadi Mujib es una profunda garganta que termina en la orilla oriental del Mar Muerto a 410 metros de profundidad. Forma parte de la Reserva Natural de Mujib que tiene 220 kilómetros cuadrados. Creada en el año 1987 es la reserva a menor altitud del mundo.
El complejo sistema del río de Mujib y el flujo constante de agua durante todo el año le permiten albergar una gran diversidad biológica. Hasta el momento se ha catalogado más de 300 especie de plantas, 10 especie de carnívoros y numerosas especie de pájaros, tanto residentes como migratorios.
Se puede obtener más información sobre la Reserva Natural en la siguiente página web:
www.rscn.org.jo/orgsit... fault.aspx


Pagamos la entrada, 15 JOD por cabeza. Le preguntamos si había algún guía disponible. Nos dijo que si queríamos nos acompañaba él mismo, por 15 JOD. La idea era tentadora, pero al final decidimos entrar solos. La última indicación que nos dio antes de entrar fue la de que teníamos que ponernos un chaleco salvavidas. ¡Chalecos salvavidas!. ¿Pero si es tan fácil para que los necesitamos?.
Entramos allí sin saber exactamente lo que íbamos a encontrar. Tan sólo teníamos las indicaciones del chico español que habíamos visto por la mañana. El recorrido empieza bajando una escalera de metal anclada en la pared. Y a partir de aquí sólo hay que seguir avanzando por el cañón. Básicamente consiste en ir remontando el cauce de un torrente hasta llegar al final que está marcado por una bonita cascada. A parte de la cascada sabes que has llegado al final, porque ya no puedes seguir, te encuentras de frente con una pared vertical que te impide el paso. Explicado así no parece gran cosa. Sin embargo nada más entrar ya te quedas prendado del lugar. Es impresionante. El agua ha creado un cañón de unos 80 metros de altura y de apenas un par de metros de anchura. Hay que ir caminando contracorriente, en medio de aquellas paredes inmensas con una variedad de de tonalidades marrones que no me hubiera imaginado que pudieran existir. La sensación de estar allí no se puede expresar con palabras, es algo que hay que ver y disfrutar en persona.
El primer tramo, hasta un poco más de la mitad del recorrido, no presenta ninguna dificultad. El agua baja con fuerza, pero en ningún momento supera la altura de la rodilla. Tranquilos, lo de la rodilla no tiene trampa. No medimos 2’20, más bien todo lo contrario, somos bajitos. Al menos eso nos dice la gente, pero yo creo que tenemos una estura normal. Son los demás los que son bajos o altos, pero nuestra estatura es la normal.Por la fuerza del agua nos costaba caminar, así que íbamos haciendo zigzag, intentando buscar los recodos a los que no llegaba el agua. Hay tramos en los que las paredes parecen juntarse y apenas se ve el cielo. Allí apenas entra el sol. A pesar de eso el agua no estaba fría, tenía una temperatura agradable.

*** Imagen borrada de Tinypic ***
WADI MUJIB - SIQ TRAIL

Este tramo acaba en un primer salto de agua. Son saltos pequeños, no creo que ninguno supere los 3 metros de altura, pero tienen su dificultad. En algunos incluso se necesita la ayuda de cuerdas para poder salvarlos. Que no cunda el pánico, las cuerdas ya están colocadas en todos los saltos en que son necesarias. No es necesario llevar el equipo de escalada. El problema cuando te acercas a los saltos es que de repente el nivel del agua se eleva hasta la altura del pecho. Además, tienes que subir mientras el agua te cae por encima. Eso limita mucho la movilidad y hace que salvar los saltos no resulte tan fácil.
Tras el primer salto, que superamos los dos con alguna que otra dificultad, sigue un nuevo tramo sencillo, como el que se recorre al inicio de la visita. En el segundo salto la cosa se complica un poco más. No sé si había otra manera de salvarlo, pero la solución que encontramos fue apoyar un pie en una roca a la altura del hombro (ya os he dicho que no somos altos, y no lo volveré a repetir), para después levantar el cuerpo con la fuerza de los brazos sujetado a una cuerda. Mi mujer se rindió en este punto, y me dijo que no se veía con fuerzas para seguir más. Yo decidí continuar un poco más. A continuación seguían cuatro o cinco nuevos saltos. Sinceramente, intenté pasarlos lo más rápidamente posible para volver cuanto antes, ya que ni mujer se había quedado esperándome, por lo que no me fijé mucho en como eran. En uno de los saltos en los que no había cuerda, tenía que subir trepando por unas rocas, me quedé sin movimientos. Coloqué un pie, la mano, el otro pie y la otra mano. El siguiente movimiento estaba claro, pero no podía moverme. Si movía un pie me caía, si movía una mano también me caía. Cualquier movimiento que hiciese acabaría irremediablemente en una caída. Antes de caerme preferí saltar hacia atrás para caer en el agua. Pero el agua tenía más fuerza que yo, y durante un par de segundos me arrastró. Menos mal que al final me pude agarrar a una roca y recuperar el equilibrio. Un segundo intentó con un poco más de cuidado y sobre todo con al experiencia del intento anterior, me permitió pasar el salto. Al final llegué a la cascada que marca el final del recorrido. Me di media vuelta y emprendí el camino de vuelta.
Si superar los obstáculos resultaba complicado, bajarlos no se quedaba atrás. Sabía que delante de cada salto había una pequeña poza, por lo que lo único que había que hacer era dejarse caer allí. Pero a la hora de la verdad, cuando estás allí delante, no sabes si realmente la profundidad es suficiente para dejarte caer o si habrá alguna roca escondida. El agua cae con bastante fuerza, por lo que tan sólo puedes ver la superficie. No sabes que hay debajo. Por suerte no había rocas asesinas escondidas, por lo que pude bajar sin ningún contratiempo. Cuando llegué a la altura de mi mujer, todavía nos quedaba por retroceder un obstáculo. Para ella fue complicado bajarlo, creo que incluso más que subirlo. Pero finalmente sacó su vena aventurera y se lo quitó de en medio como una profesional. Era eso o quedarse allí. Y como la humedad no le sienta muy bien optó por venirse conmigo. Ya sólo quedaba el tramo sencillo, que tras los saltos de agua, nos pareció un paseo de niños.
En total creo que tardamos unas dos horas en recorrer todo el camino de ida y vuelta. No es un tramo excesivamente largo, pero la dificultad de avanzar por el agua a contracorriente, el tiempo que pierdes disfrutando del espectáculo, y sobre todo los saltos de agua, hacen que se avance muy poco a poco; de ahí que se tarde tanto tiempo.


WADI MUJIB - SIQ TRAIL

Aquella fue una de nuestras mejores experiencias en Jordania. Una visita realmente irrepetible. Wadi Mujib queda fuera de los itinerarios turísticos tradicionales, por lo que muy pocos viajeros llegan hasta allí. Sin embargo es una de las grandes maravillas de Jordania. Nosotros salimos encantados de ese lugar. Es increíble pasear entre esas altísimas paredes adornadas de forma natural con una enorme gama de colores. Fuera el termómetro puede superar los 30º, pero allí a duras penas entra el sol, y el agua que te empuja mientras intentas remontar el cañón hace que la temperatura sea muy agradable. Inolvidable. La enorme belleza de la primera parte del recorrido, donde sólo se oye el rumor del agua. El reto de superar los saltos de agua en la última parte. Lo conjuga todo, belleza y diversión. Si tuviera que elegir tres momentos de nuestro viaje a Jordania, la visita al Wadi Mujib estaría entre ellos sin ninguna duda.
Si se dispone de vehículo propio resulta muy fácil llegar hasta allí, sólo hay que seguir la carretera del Mar Muerto. Sin embargo no creo que resulte tan sencillo llegar con transporte público. Otra advertencia, no olvidéis llevar ropa para cambiaros. Se acaba totalmente empapado. Si bien durante buena parte del recorrido el agua no pasa de la rodilla, hay momentos en los que el agua te llega a la altura del pecho. Y cuando hay que salvar los saltos de agua, te mojas enterito. Por último no es tan fácil como dicen en la página web. Más bien todo lo contrario. El nivel de exigencia físico para llegar al final es elevado. Salvo aquellos que estén acostumbrados a este tipo de actividades, para el resto de los mortales, el último tramo presenta jun grado de dificultad entre medio y elevado. A pesar de ello creo que todos los que tengáis la oportunidad deberíais ir a visitarlo. Tanto si llegáis al final, como si sólo podéis realizar la primera parte, no os defraudará, ya que es un lugar increíble. Para que os hagáis una idea, es lo más parecido al Siq de Petra que he visto, pero con el añadido del agua que corre con fuera en dirección al mar. LA otra diferencia con el Siq es que aquí no hay nadie.
Se me olvidaba. La cámara de fotos resulta imprescindible para inmortalizar la verticalidad de las paredes y el agua fluyendo entre tus piernas. Pero se convierte en un problema cuando se llega a los saltos de agua. Es casi imposible salvarlos sin que se moje.
Aunque parezca lo contrario por todo lo que he dicho, los del Wadi Mujib no me pagan por hacerles publicidad. Al menos de momento no he recibido la transferencia.
Aprovechando que ya nos habíamos mojado, la idea era continuar el día visitando Hammamat Ma’in que se encuentra a pocos kilómetros de allí. Pero el incidente del parche hizo que tuviéramos que alterar nuestros planes. Lo primero era arreglar la rueda. Tanto en el restaurante donde habíamos cambiado la rueda, como en el centro de visitantes de Wadi Mujib nos dijeron que la gasolinera más cercana estaba en la zona de hoteles junto a Amman Beach; así que tuvimos que pasar de largo en el desvío hacia Hammamat Ma’in. Tal y como nos habían dicho, en la zona de los hoteles, pasado el check point encontramos una gasolinera, que además tenía una especie de taller mecánico. Nos paramos, y bajamos la rueda. Primero la revisó un chico que no fue capaz de encontrar el parche. Llamó a otro que parecía que tampoco la encontraba. Al final hizo como si arrancara un clavo y nos pusiera un parche. Nosotros veíamos la operación a unos metros de distancia, por lo que realmente no sabemos si había algo clavado en la rueda o si sólo hizo el paripé para poder cobrarnos. Yo me inclino por esta segunda opción. Es muy raro que ninguno de los dos encontrase el parche, pero que después para arrancar el clavo o lo que fuese necesitase unas tenazas. Digo yo que si necesitó unas tenazas para arrancar el clavo, debía ser grandecito, o al menos lo suficientemente grande como para que se advirtiera a primera vista. La cuestión es que nos cobraron sólo 5 JOD. Por ese precio no vale la pena ni molestarse en discutir si había parche o no. Me apreció tan barato, que casi le digo que ponga otro.
Aquí en España te ponen un parche en cinco minutos. Allí necesitaron cerca de una hora. Más que un parche, parecía que estaban realizando una operación a corazón abierto. Con todas estas historias se nos había hecho un poco tarde para ir a Hammamat Main, por lo que decidimos dejar la visita para el día siguiente, y volver directamente a Amman. Como el día anterior llegamos sobre las 7 de la tarde. Para cambiar de lugar intenté llegar hasta la Ciudadela, a pesar de que sabía que estaría cerrada. Pero la calle que sube hasta allí estaba en obras, y el GPS cada vez me reconducía hacia esa calle. Además había un atasco monumental por culpa de las obras. Coches por todas partes, intentando meter el morro para pasar delante, gente cruzando por en medio de los coches. Una auténtica locura. Como me empezaba a agobiar aquel jaleo decidí aparcar allí mismo y dar un paseo. Repetimos el paseo del día anterior disfrutando del ambiente de esa caótica ciudad. Pero hacía un poco más de frío, por lo que a eso de las nueve emprendimos el regreso al hotel.
Nos paramos a cenar el mismo Pizza Hut del día anterior. Un agua, un plato para picar, una pizza pequeña, y una lasaña, y dos gofres. En total 18 JOD.
Cuando llegamos al hotel, volvimos a parar en la puerta. Pero está vez con clase, sin dudas. Nos bajamos como si estuviéramos acostumbrados a eso. Como si lo hiciéramos cada día en nuestra casa. Es que a lo bueno uno se acostumbra enseguida.
Aquella era nuestra última noche en Amman. Para no perder demasiado tiempo al día siguiente dejamos la maleta hecha antes de irnos a dormir.
Volver arriba

Compartir:
Ver más diarios de Espitoni Ver más diarios de Jordania Etapa anterior Etapa anteriorEtapa siguiente Etapa siguiente


VOTACIONES A LA ETAPA
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 0 0
Total 4 1
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar esta etapa debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 26 Visitas mes actual: 1 Total visitas: 4562

  Últimos comentarios al diario:  12 DIAS DE ABRIL DE 2011 POR JORDANIA E ISRAEL
Total comentarios 7  Visualizar todos los comentarios

Samba012  samba012  13/04/2017 17:26
Comentario sobre la etapa: BETANIA Y WADI MUJIB
Enhorabuena por el diario!

Muy completo. Me ha ayudado bastante. Quería preguntarte si recuerdas si es factible ir al río Jordán y a Wadi Mujib en el mismo día. ¿Cuánto se tarda de un lugar a otro? Muchísimas gracias,

Salu2

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN LA ETAPA

Registrate AQUÍ
Volver arriba


Foros de Viajes
Pais Tema: Viajar a Jordania
Foro Oriente Próximo y Asia Central Foro Oriente Próximo y Asia Central: Foro de viajes de Oriente Próximo y Asia Central: Jordania, Emiratos, Líbano, Israel, Turquía, Irán, Siria, Yemen, Uzbekistán, Kirguistan, Turkmenistán, Kazajistán, Tajikistán
Ultimos 5 Mensajes de 1138
703833 Lecturas
AutorMensaje
traveller3
Traveller3
Willy Fog
Willy Fog
Abr 20, 2013
Mensajes: 13537

Fecha: Jue Ene 30, 2020 10:06 pm    Título: Re: Viajar a Jordania

La sensacion de "navegar " en camello por el deseirto merece la pena. Y quien no haya hecho turistadas, no ha viajado.... Amistad Amistad Amistad
yasomosdos
Yasomosdos
Super Expert
Super Expert
Jul 27, 2008
Mensajes: 876

Fecha: Vie Ene 31, 2020 01:15 am    Título: Re: Viajar a Jordania

Hola Feliz Año Nuevo, hace tiempo que no pasaba por aquí �
Después de las lluvias y las nevadas de los primeros días de Enero parece que el tiempo da una tregua, Petra nevada ha sido un sueño una vez más. Jordania se cubre de un manto verde, el interior está maravilloso para hacer senderismo y deportes de aventura. Bienvenid@s!!
YolandaGallego
YolandaGallego
Silver Traveller
Silver Traveller
Ene 19, 2020
Mensajes: 22

Fecha: Vie Ene 31, 2020 07:44 pm    Título: Re: Viajar a Jordania

@Shark2213 a mi Monte Nebo no me pareció nada del otro jueves. Mucho mejor la pequeña Petra, que no tiene el tamaño de petra, por eso se llama la pequeña petra, pero es muy bonita. Nosotros anduvimos hasta el final y suvimos unos peñascos que luego hay que bajar y te encuentras más solo que la una entre piedras y arbustos, que sin ser nada del otro mundo sí que tiene la sensación de estar en la peli de Indiana Jones. El desierto es algo para mi gusto que está minusvalorado. La mayoría de las agencias te llevan un rato, duermes una noche y adiós. A mí me encantó tanto que con gusto...  Leer más ...
yasomosdos
Yasomosdos
Super Expert
Super Expert
Jul 27, 2008
Mensajes: 876

Fecha: Vie Ene 31, 2020 10:38 pm    Título: Re: Viajar a Jordania

En Aqaba lo bonito está debajo del agua como dice Nathnian83, y el Monte Nebo la importancia está en el contexto histórico, sin duda impresionante para quien le interese, en el desierto siempre hay que ir con guía, puedes estar más de un día siempre que tengas tiempo y el precio convenga
Buen viaje!!
ANGEMI
ANGEMI
Moderador de Zona
Moderador de Zona
Ago 09, 2009
Mensajes: 15516

Fecha: Lun Mar 23, 2020 01:19 am    Título: Re: Viajar a Jordania

Mensajes visita virtual a Petra trasladados al hilo

Petra: visita, guías y alojamiento


Saludos Amistad
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ