Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads


AMMAN - CASTILLO DE AJLUN - JERASH. -Diarios de Viajes de Jordania- Artemisa23
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace

Diario: RECUERDOS DE JORDANIA: La maravillosa Petra y bastante más.  -  Localización:  Jordania  Jordania
Descripción: Itinerario clásico que incluye Amman, Ajlun, Jerash, Madaba, Monte Nebo, la Pequeña Petra, Petra, desierto de Wadi Rum, Aqaba, castillos del desierto y Mar Muerto.
Autor:    Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:



Etapa:  AMMAN - CASTILLO DE AJLUN - JERASH.  -  Localización:  Jordania Jordania
Artemisa23  Autor:    Fecha creación:   
Compartir: 
Compartir:
En cuanto al desayuno en el hotel, puedo decir lo mismo que para la cena: poca variedad: zumo no natural de… ¿melocotón?, hummus, queso blanco muy salado, yogurt árabe bastante ácido, ensaladas, fiambre un poco seco (se nota que no utilizan el cerdo), pan de molde para hacerse las tostadas, mermelada, huevos duros, salchichas y macedonia de frutas. El café horrible para mi gusto, menos mal que llevaba sobres de preparado con leche y azúcar para evitarme inconvenientes.


AMMAN

A las 8 empezamos el recorrido por Amman, a la que también se conoce como “la ciudad blanca” por el tipo de piedra empleado para la construcción de la mayoría de sus casas, aunque a mi más que blanca me pareció color beige. Según nos comentan, es la cuarta ciudad más antigua del mundo y fue famosa en la antigüedad con el nombre de Philadelphia. Hoy en día está muy extendida y resulta bastante incómodo moverse por ella ya que hay muchísimos vehículos y pocos semáforos, cada cual conduce como le viene en gana y el tráfico es infernal casi a todas horas. Está construida sobre colinas, con lo cual hay que subir y bajar empinadísimas calles para ir a cualquier sitio. Tiene más de dos millones de habitantes, un tercio de la población de todo el país, y su crecimiento es continuo. En los últimos años se ha producido un boom inmobiliario (las casas suelen tener pocas alturas, pero hay varios rascacielos en construcción actualmente), debido, sobre todo, a la inversión de los iraquís ricos huidos de la guerra en su país (como también está empezando a ocurrir ahora con los sirios pudientes), que se han establecido en Jordania con enormes capitales, haciendo prosperar el negocio de inmuebles y bienes y servicios de lujo, lo que, no obstante, ha perjudicado al ciudadano medio jordano, que con el nivel de vida también ha visto como se elevan vertiginosamente los precios. Y es que, como he dicho antes, Jordania no es un país barato, empezando por el tipo de cambio con el euro, que nada tiene que ver con el que podemos encontrar en otros países de la zona. Así que los europeos de tipo medio, como nosotros, tenemos que olvidarnos de ciertos “lujos”.


Por lo demás, salta a la vista que este país está más avanzado, tanto social como económicamente, que otros de su entorno que conocemos (vuelvo a citar el ejemplo del Egipto que visitamos a finales de 2010). Nada que ver Amman con El Cairo, salvo en el caótico tráfico y ni en eso hay comparación. Las calles están bien asfaltadas, las aceras pavimentadas, las casas acabadas y, en general, bien mantenidas, no hay ganado por las calles, no se ve suciedad extrema ni miseria, apenas se encuentran niños mendigando, se ven muchas mujeres conduciendo y aparecen todo tipo de indumentarias en los hombres y en las mujeres. Ellas, aunque se cubren la cabeza en buena parte, también llevan vaqueros y ropa ajustada e incluso los pañuelos son de colores vistosos y alegres. Claro que también vimos mujeres vestidas de negro de pies a cabeza, dejando sólo una rendija para los ojos, pero eran la excepción.

Nuestra primera parada en Amman fue en la Ciudadela, que se encuentra en lo alto de una colina desde la que se divisa gran parte de la ciudad.. Después de las explicaciones del guía, nos dieron tiempo suficiente para visitar todo el recinto a nuestro aire, incluido el museo. Lo que más me gustó de este lugar fueron las vistas. Una terraza panorámica ofrece una magnífica perspectiva de la ciudad baja, con el teatro romano y la colina de Asharafiyah, y a lo lejos se ve también la mezquita de Abu Darwish.


La imagen más conocida de la Ciudadela son las columnas de templo de Hércules (siglo II d.C), edificado en honor al emperador Marco Aurelio. Se pueden hacer unas fotos muy bonitas con las columnas en primer plano y poniendo como fondo la ciudad.





Después de dar una vuelta por las ruinas, incluyendo restos de las murallas y antiguas cisternas, pasamos a ver el museo arqueológico, muy pequeño pero interesante, con piezas encontradas en Amman y en otras zonas del país como Petra. Lamentablemente, no pudimos ver los manuscritos del mar Muerto porque están preparando un recinto nuevo para su exposición.


También vimos el llamado al-Qasr, con los restos del palacio omeya del Siglo VIII. Parte del conjunto monumental fue restaurado no hace mucho con fondos de cooperación española y el gran vestíbulo o sala de audiencias presenta un buen aspecto, sobre todo las bóvedas de cañón y los arcos.




Al final de esta zona, se obtienen estupendas vistas del otro lado de la ciudad, en la que destaca en la distancia una enorme bandera jordana, una de las más grandes del mundo (o eso dicen).



Finalizado este recorrido, fuimos a la llamada “ciudad baja”, que constituye, digamos el centro del casco histórico de la ciudad. Allí destaca el foro, el odeón y el teatro romano (siglo II d.C), con capacidad para 7.000 espectadores. Está restaurado y se celebran espectáculos en su interior.


Subí hasta la parte más alta del graderío, desde la que se contempla una buena panorámica, incluyendo las columnas del Templo de Hércules en todo lo alto.


La verdad es que algunos escalones están muy desgastados, son muy altos y arriba hay mucha inclinación, con lo cual hay que tener cuidado sobre todo al bajar. Pero tenía que entrenarme para el gran número de escaleras y escalones que me quedaban por delante en Jordania, jeje. En el mismo recinto del teatro, entrando a la izquierda, está el Museo Jordano de Tradiciones Populares, que exhibe indumentarias, tejidos, artesanía, joyas y también una colección de mosaicos casi todos procedentes de Madaba. Es pequeño pero vistoso, ya que no quita mucho tiempo merece la pena echarle un rápido vistazo. En el exterior, bonitas perspectivas con las antiguas columnas y las antiguas calles de la ciudad:

Estuvimos paseando un rato por las calles del centro, con el típico frenesí árabe: multitud de gente, tráfico sin reglas, puestos ofreciendo todo tipo de mercancías en las aceras… También aprovechamos para cambiar euros a 0,92 dinares por euro, lo cual estaba bastante bien. Según vimos, lo mejor y menos complicado es utilizar las casas de cambio.



A media mañana, terminamos la primera visita de Amman y nos dirigimos hacia el oeste del país. En un principio estaba previsto ver la ciudad romana de Jerash y después el castillo de Ajlun, pero el guía sugirió cambiar el orden de las visitas, ya que, en su opinión, se aguanta mejor el calor del medio día en Ajlun, que está más alto sobre el nivel del mar y corre brisa; así que propuso dejar Jerash para después de comer, ya que haría menos calor, para así ir sin prisas al ser el último destino, cuando, además, el yacimiento adquiere sus más bellos colores al caer la tarde, con la puesta del sol. Todos aceptamos y no nos arrepentimos lo más mínimo.

FORTALEZA DE AJLUN.

Después de cruzar los extensos extrarradios de Amman, barrios enteros que se están creando y donde resulta difícil determinar cuándo termina la ciudad, siempre ondulante en interminables colinas, llegamos a una zona que nos sorprendió por su vegetación, incluso vimos un embalse y el río Jordán. Los pinos y los olivos se extienden alrededor, ofreciendo una curiosa reminiscencia mediterránea. Muy bonito el paisaje, con el valle del Jordán mucho más verde de lo que me había imaginado.


La carretera panorámica da vueltas y revueltas cruzando el parque nacional de Dibbin. De pronto, vimos la silueta del castillo, coronando un monte muy verde, a 1.250 m. de altitud. La sugerente imagen nos acompañará muchos kilómetros antes de llegar a la ciudad de Ajlun, situada en un fértil valle de viñedos y bosques de pino.





Un gran atasco nos saludó a la entrada, el centro era un auténtico caos circulatorio: nada anormal, por otra parte. La lentitud del tráfico, además de seguir observando bellas perspectivas del castillo, nos brindó la oportunidad de contemplar las animadas calles, con sus tiendas, talleres de artesanos, fruterías, panaderías…



Dos cosas me llamaron la atenció: una, que las carnicerías presentaban en sus escaparates los animales enteros colgados, lo típico en los países árabes, pero, como gran diferencia, tienen cámara refrigerada; y en las pollerías, las gallinas están vivas, y se pueden comprar las aves o sus huevos recién puestos.

Pasamos por la misma plaza central, donde se alza el alminar cuadrado de una mezquita, edificado sobre una antigua iglesia bizantina. No sé el motivo, pero he leído que está considerado uno de los alminares más importantes del Islam.


Al fin llegamos al centro de visitantes del castillo de Aljun. Aquí se dejan los autobuses turísticos y existen otros más pequeños que suben hasta la entrada de la fortaleza, situada a unos 200 metros, al final de una fuerte pendiente. Hace bastante calor, pero no creímos necesario utilizar el autobús y subimos andando hasta la entrada. Desde el castillo, se obtiene esta bella imagen de Ajlun:


Era lunes y había muchas excursiones de colegios de niñas. Nos contaron que los lunes y los martes, son días de visita para las niñas, y los miércoles y jueves, para los niños. Pese a la multitud juvenil que se interponía a la hora de hacer las fotos, resultaba muy curioso e interesante ver a las chicas, tan diferentes unas de otras según los grupos (supongo que por el carácter del colegio, más o menos religioso, no sé), de edades entre los siete u ocho años, a los catorce o quince. Había grupos en que las chicas iban tapadas de la cabeza a los pies; pero en otros, se las veía con vaqueros y mallas, ropa ajustada o suelta, con velos discretos, de alegres colores o sin velo, la mayoría armadas con un teléfono móvil o una cámara fotográfica. Casi sin excepción, nos saludaban alegremente y nos daban la bienvenida; su mayor ilusión, hacerse una foto con nosotras, ni que decir tiene que ni se les pasaba por la cabeza pedir fotografiarse con un hombre. Al principio, resultaba extraño y no sabías qué decir, luego no tenías más remedio que ceder a sus sonrisas y a sus miradas impacientes. No sé por qué, pero los occidentales estamos acostumbrados a ser nosotros quienes saquemos fotos a los demás y se nos hace extraño que otros pidan que sirvamos de modelo exótico, jeje. Así que yo, igual que otras turistas, quedé como souvenir en la cámara de algunas de aquellas encantadoras jovencitas. Por cierto, que les dije que yo también quería una foto con ellas y posaron tan contentas. En fin, toda una sorpresa respecto a los estereotipos que tenemos sobre las sociedades musulmanas. Supongo que en los colegios están concienciando a los alumnos de la importancia que el turismo tiene para el país y están muy preocupados por su disminución (hasta el 83 por 100 en los últimos tiempos como consecuencia de los conflictos en Oriente Medio), así que animan a sus gentes, niños incluidos, a dar la más calurosa bienvenida a los foráneos, para que alejen sus temores y transmitan la idea de un país seguro para los visitantes. En cualquier caso, brinda una sensación aperturista, muy alejada del tópico odio integrista musulman hacia los occidentales. Desde luego, por lo que se ve, el ciudadano jordano medio tiene poco de integrista.


En cuanto al castillo propiamente dicho, esta considerado uno de los máximos exponentes de la arquitectura militar árabe, terminado de edificar en el 1185 por el emir Izz ad-Dim, nieto de Saladino para controlar los cercanos yacimientos de hierro y vigilar los movimientos de tribus hostiles y de los cruzados. Ampliado varias veces, destruido por los mongoles, reconstruido por los mamelucos y abandonado definitivamente en el siglo XVII, los trabajos para su restauración se iniciaron en los años sesenta del Siglo XX y siguen actualmente, ya que se ven andamios por varios sitios. Tiene un foso con puente levadizo, sustituido hoy en día por una pasarela. El interior del castillo está bastante bien, pero tampoco para tirar cohetes: los españoles tenemos castillos para dar y tomar, muchos en perfecto estado de conservación, y éste no nos va a decir nada si vamos con mentalidad “comparativa” como, lamentablemente bajo mi punto de vista, hace mucha gente. Sin embargo, es agradable pasear por sus estancias y, sobre todo e imprescindible, subir a las almenas para contemplar una vista espectacular sobre el valle del Jordán y los montes de Galilea. Sólo por eso, ya merece la pena desplazarse hasta aquí.





JERASH.

Deshicimos una parte del camino recorrido y volvimos hacia Jerash, por donde habíamos pasado ya para ir a Ajlun. Poco antes de llegar al pueblo, nos pararon en un restaurante para turistas. Había gente con pensión completa, el resto podíamos comer allí o no comer, sencillamente. Estábamos en un alto, a tres o cuatro kilómetros del pueblo, con lo cual no había otra opción. Hubo quien quejó porque quería comer en Jerash, pero dijeron que había que ahorrar tiempo para la visita de la ciudad romana. El menú, tipo buffet, costaba 10 dinares, con bebida aparte. Este precio se repetiría durante todas las comidas del viaje. Así que los que habían pagado pensión completa habían hecho el primo (con todos mis respetos y perdones) porque les habían cobrado 110 euros por seis comidas, a 18,33 euros por comida y persona, bebida aparte. Así que ya veis el negocio: considerando la pérdida por el cambio, habían pagado 7 euros más por cada una de las comidas, las mismas que el resto. Moraleja: aunque no tengáis intención de comer por libre ningún día, no contratéis pensión completa. Y si podéis, algún día es muy interesante tomar comida local por vuestra cuenta.

Aprovecho ahora para comentar el tema de los buffets. Nosotros comimos cuatro días en el restaurante propuesto por el guía. Todos a 10 dinares, bebida aparte (esto sí variaba, pero más o menos el agua salía entre 1,5 y 2 dinares, los refrescos 2 ó 2,5 dinares y la cerveza, 3 dinares, en algunos sitios imposible conseguirla con alcohol). La comida no es que fuera gran cosa en cuanto a variedad, aunque siempre incluía ensaladas, pasta y también varias especialidades típicas locales. Salvo en una ocasión, no sirvieron fruta, y en un par de casos, tampoco postre. La comida internacional no era nada interesante, así que nosotros procurábamos tomar los platos locales: algunos estaban muy buenos, otros no tanto y otros horribles, pero había que probarlos. Al final haré un resumen sobre la comida que más nos gustó.

Terminada la comida, con un sol de justicia, nos dirigimos a la ciudad romana de Jerash o Gerasa, como también se la conoce en castellano. Fue fundada entre los siglos IV y III a.C, sobre un asentamiento neolítico anterior. En tiempos de Alejandro Magno ya era la ciudad más próspera de la región y con Pompeyo, en el año 63 a.C., alcanzó la independencia y se integró en la liga de la Decápolis. Ahí empezó la edad de oro para la ciudad, donde se edificaron templos, teatros, foros y todo tipo de edificios administrativos, residenciales y comerciales. Su prosperidad se debió a la abundancia de agua y a los intercambios comerciales, en especial con los nabateos, recibió la visita del emperador Adriano en el año 130 d.C. y continuó su expansión hasta el siglo III. A partir de entonces, empezó un declive progresivo ya que el comercio de la ruta de las caravanas empezó a desviarse a las vías marítimas; posteriormente, en el siglo VII, la llegada de los persas y los árabes musulmanes y una serie de violentos terremotos que se sucedieron en el siglo VIII terminaron por echar al olvido la ciudad. Las excavaciones arqueológicas empezaron en 1925.

La visita de la ciudad me encantó. Hay quien la llama la Pompeya de Oriente, aunque recorriendo su calzada, no pude por menos que acordarme de la preciosa Éfeso. Pero de nada valen las comparaciones, los lugares son bellos por sí mismos o no lo son. Confieso que me gustan muchísimo las ciudades romanas, bueno, en realidad, de todo tipo de ciudades antiguas, aunque sean meras ruinas. Así que disfruté mucho de ésta, que se conserva, además, estupendamente. El recorrido que hicimos me pareció muy acertado. Al principio, había aún bastante gente, pero según fueron pasando los minutos, llegamos a quedarnos casi solos (nuestro grupo) en la ciudad, que, por cierto, es bastante extensa. Como resumen, me quedo con una frase del guía: la sorpresa de Gerasa es que nos permite admirar una ciudad completa, con sus templos, su foro, sus tiendas, sus teatros, su hipódromo, sus fuentes… Una maravilla, realmente.


Este fue el itinerario que seguimos en imágenes:

El Arco de Adriano, construido en el 129 d.C. para conmemorar la visita del emperador.

El hipódromo, de los siglos II y III d.C, con capacidad para 15.000 personas.

La Puerta Sur, el acceso para los viajeros procedentes de la antigua Philadelphia (Amman).

La Plaza Oval, en perfecto estado de conservación: una auténtica maravilla.

[align=justify] Dejamos a un lado el templo de Hércules y el teatro sur, para visitarlos al final. Cuesta pasarlos por alto, pero luego vi que fue un acierto; ya comentaré por qué.


Seguimos por la vía principal, llamada Cardo Máximo, el eje de la vida ciudadana, principal acceso a las termas, los mercados y los templos. En este momento, nos dimos cuenta de que había sido una buena sugerencia lo de venir por la tarde, pues, además de que se nota mucho menos el calor, las columnas se muestran espléndidas con el reflejo de destellos dorados del sol que lentamente empieza a declinar.


El Cardo Máximo, ancha vía porticada, que iba de la plaza oval hasta la puerta norte.

El Macellum:

Ninfeo, fuente monumental.

Puerta Norte y Teatro Norte.

Templo de Artemisa. Es el monumento más famoso de Gerasa, con sus elegantes columnas corintias. Por el peculiar engarce de sus bloques (se dice que era un tipo de construcción anti- terremotos), algunas de las columnas oscilan levemente, sobre todo en días de viento. Nos hacen la demostración, poniendo una cucharita en una rendija y, ciertamente, la cucharita se mueve si bien muy ligeramente.





Iglesia de San Cosme y San Damián, con su precioso pavimento musivo, con animales, vegetales y figuras geométricas.


Luego paseamos por un sendero en la parte alta de la ciudad, que nos devolvió a la zona sur, donde se encuentra la plaza oval, cuya vista resulta impresionante desde aquí.


Por fin, nos acercamos hasta el Teatro Sur, el más grande de Gerasa, edificado en 91 d.C. Con capacidad para 3.500 espectadores, tiene una acústica magnífica y su restauración ha conseguido que se sigan celebrando festivales en su interior. Hay músicos locales haciendo una demostración. Subo hasta la última grada y la vista de la ciudad es magnífica desde allí.


Finalmente, en el Templo de Zeus. Ya por libre, apenas fuimos cinco o seis personas del grupo las que nos decidimos a subir hasta aquí: pero mereció la pena. Aparte de contemplar de cerca las ruinas, la vista que se obtiene de la ciudad al completo es magnífica, acrecentada, además, por los reflejos dorados del sol. La verdad, me resultó muy emocionante estar allí. En mi opinión, fue un acierto dejar esto para lo último, como colofón precioso a la visita de Gerasa. El mejor final. Sin duda alguna, uno de los lugares imprescindibles en Jordania.



Volver arriba

Compartir:
Ver más diarios de Artemisa23 Ver más diarios de Jordania Etapa anterior Etapa anteriorEtapa siguiente Etapa siguiente



VOTACIONES A LA ETAPA
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 0 0
Total 15 3
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar esta etapa debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 101 Visitas mes actual: 50 Total visitas: 7994

  Últimos comentarios al diario:  RECUERDOS DE JORDANIA: La maravillosa Petra y bastante más.
Total comentarios 33  Visualizar todos los comentarios

Artemisa23  artemisa23  01/11/2016 13:43   
Muchas gracias, Damaso. No te arrepentirás de visitar Jordania, un país muy hospitalario con los viajeros. Petra ya justifica por sí sola el viaje, pero hay otros muchos lugares que merecen realmente la pena, como Jerash y Wadi Rum; y la experiencia de flotar en el Mar Muerto es única. Espero que lo disfrutes. Saludos.

3estrellas  3estrellas  03/12/2016 01:32   
Impresionante diario,nos vendrá muy bien para nuestro próximo viaje,poder ir a Petra es mi gran sueño.Te dejo las estrellitas

Artemisa23  artemisa23  03/12/2016 16:38   
Muchas gracias, 3estrellas. Estoy segura que te encantará Petra, es un lugar de los que ni defraudan ni se olvidan. Saludos.

Emilio1956  emilio1956  30/03/2018 16:20
Comentario sobre la etapa: RESUMEN FINAL DEL VIAJE A JORDANIA.
Estupendo diario , es un viaje que le gustaría hacer a mi mujer el visitar Petra así que lo tendremos encuentra para hacerlo cuando mejore un poco más la situación ,te dejo las merecidas 5 estrellas

Artemisa23  artemisa23  01/04/2018 18:19   
Muchas gracias emilio1956. Me alegra que te haya gustado el diario. Espero que os decidáis pronto a hacer el viaje, es realmente precioso. Y en cuanto a la seguridad, aunque no se puede afirmar nunca nada rotundamente sobre este tema, te diré que una sobrina mía está allí en estos momentos: encantada y sin ningún problema. Saludos.

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN LA ETAPA

Registrate AQUÍ
Volver arriba


Foros de Viajes
Museos-Cultura Tema: Jerash que Ver y Visitar. Jordania
Foro Oriente Próximo y Asia Central Foro Oriente Próximo y Asia Central: Foro de viajes de Oriente Próximo y Asia Central: Jordania, Emiratos, Líbano, Israel, Turquía, Irán, Siria, Yemen, Uzbekistán, Kirguistan, Turkmenistán, Kazajistán, Tajikistán
Ultimos 5 Mensajes de 21
9128 Lecturas
AutorMensaje
charucag
Charucag
Dr. Livingstone
Dr. Livingstone
Jun 19, 2009
Mensajes: 6341

Fecha: Dom Ago 30, 2015 10:11 pm    Título: Re: JERASH QUE VER Y VISITAR. JORDANIA

Lo bueno que tiene es que, a veces, no está el señor en la caseta y entonces no pagas. (a nosotros nos pasó)
cascabeldelgato
Cascabeldelgato
Experto
Experto
Sep 29, 2011
Mensajes: 104

Fecha: Mar Oct 13, 2015 09:31 am    Título: Re: JERASH QUE VER Y VISITAR. JORDANIA

IMPRESCINDIBLE. Nosotros estuvimos 3h30', aunque lo recorrimos enterito y con mucho detalle. Pero al menos hay que reservar 2 horas para visitarlo.
Hay que llevar agua, dentro del recinto es mucho más cara.
Agni_Mani
Agni_Mani
Willy Fog
Willy Fog
Ago 24, 2005
Mensajes: 15025

Fecha: Mar Oct 13, 2015 09:54 am    Título: Re: JERASH QUE VER Y VISITAR. JORDANIA

Jerash es una visita imprescindible. Impactante. Es uno de los mejores y más completos recintos arqueológicos romanos que he visitado (aparte de los de Túnez). Vale muchísimo la pena. En este segundo viaje Jerash me impactó aún más que en el primero. Se van más de 3 horas sin enterarte. Ir bien provistos de agua, efectivamente. Pasé un calor tremendo.
Nathanian83
Nathanian83
Dr. Livingstone
Dr. Livingstone
May 21, 2015
Mensajes: 6314

Fecha: Dom May 19, 2019 12:27 pm    Título: Re: Jerash que Ver y Visitar. Jordania

Un pequeño artículo sobre una visita imprescindible en cualquier recorrido en Jordania:

cincodias.elpais.com/c... 60360.html

Saludos!
Yennefer
Yennefer
Moderador de Zona
Moderador de Zona
Ene 22, 2008
Mensajes: 25234

Fecha: Lun May 20, 2019 05:53 pm    Título: Re: Jerash que Ver y Visitar. Jordania

Copio lo escrito por Agni_Mani, Jerash es impactante e imprescindible.

Gracias por el aporte, Nathanian83.

Un saludo
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ






All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. LosViajeros.net, and LosViajeros.com is the same Portal.
Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Facebook Twitter - Política de Privacidad