Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads
LEÓN capital. ORIGEN ROMANO Y APOGEO MEDIEVAL. ✏️ Diarios de Viajes de España
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace
Blogs 

DE VIAJE POR ESPAÑA
Diario: DE VIAJE POR ESPAÑA  -  Localización:  España  España
Descripción: Pueblos, ciudades y naturaleza. En coche y rutas de senderismo. Destinos y recorridos clásicos y lugares no tan conocidos. Lo iré ampliando e incorporando etapas según vaya visitando nuevos lugares o recupere algunos del pasado. En sus índices, este diario incluye todas las etapas de otros diarios míos por España.
Autor: Artemisa23   Fecha creación: 
 
Compartir:

Índice del Diario: DE VIAJE POR ESPAÑA

































































































































Etapa:  LEÓN capital. ORIGEN ROMANO Y APOGEO MEDIEVAL.  -  Localización:  España España
Artemisa23  Autor:    Fecha creación:   
Compartir: 
Compartir:
Hace mucho tiempo que debíamos una visita a la capital leonesa, donde no habíamos estado desde una lejana mañana de enero, aprovechando la jura de bandera de uno de mis cuñados: madre mía, entonces todavía se hacía la mili, cuántos años han pasado ya… Casi lo único que recuerdo de aquel viaje es el intenso frío que pasamos, tanto que hasta se nos helaban las pestañas en la Plaza de la Regla, mientras contemplábamos la Catedral. Creo que entramos a verla, pero no estoy segura. Al ponerse en funcionamiento el AVE entre Madrid y León, pensé dedicarle un día, ida y vuelta, pero entretanto surgió la posibilidad de quedarnos una noche como preámbulo del viaje a Asturias que habíamos planeado para finales de julio. Y así lo hicimos.

Hostal de San Marcos.

Como era nuestro aniversario, decidí echar la casa por la ventana y reservar alojamiento en el Parador Nacional pues siempre he sentido debilidad por el edificio del antiguo Hostal de San Marcos, que me parece realmente precioso. Pillé una “oferta” y la noche salió por 126 euros con desayuno incluido. Después de estar allí, aunque el escenario es una maravilla, no considero justificadas las cinco estrellas con que se adorna el Parador, ni por servicios, ni por instalaciones y, sobre todo, le va haciendo falta una renovación, sobre todo en los cuartos de baño.. He estado en Paradores de cuatro estrellas con mucha mejor relación calidad/precio que éste, y los hoteles de cinco estrellas donde me he alojado (pocos, que la economía está chunga y no son necesarios tantos lujos) se encuentran a años luz: el difícil acceso a la bañera, la falta de piscina cubierta o spa, la rácana disponibilidad de útiles de baño, tener que pedir expresamente que te hagan una tortilla para el desayuno en vez de que el cocinero tenga un espacio para hacerlas en tu presencia… La verdad es que no soy demasiado exquisita y muchas de esas cosas me sobran, pero si se publicita un establecimiento de cinco estrellas, debería ser cinco estrellas, digo yo.

Nuestra habitación.

Interior del Hostal reservado para clientes.


Empiezo el relato de nuestra visita después de ese comentario completamente personal. Llegamos por la tarde y dejamos el coche en el aparcamiento exterior que el Parador tiene para sus huéspedes (menos mal que es gratuito, algo de agradecer). Al hacer el check-in, en recepción nos dijeron que había una visita guiada gratuita para los clientes todos los días a las 10 de la mañana; así que me lo apunté para el día siguiente. Una vez instalados, salimos a dar una vuelta por el centro histórico, que se encuentra a unos quince minutos caminando.


Como de costumbre, antes de empezar realicé mi habitual consulta a internet para conocer un poquito más de la historia del lugar que tocaba visitar y que resumo a continuación.


León tiene una historia de más de dos milenios ya que fue hacia el año 29 a.C. cuando los romanos de la Legio VI Vitrix establecieron un campamento entre los ríos Bernesga y Torio, en los alrededores de la ciudad astur de Lancia. Al principio, su misión era colaborar en la guerra contra los astures y, concluida ésta, se convirtió en la de mantener el orden y proteger las minas de oro de las Médulas. Y allí permaneció la Legio VI hasta que partió para ayudar a Galva, emperador de la Tarraconense, que se había sublevado contra Nerón, proclamándose emperador. Ya con Vespasiano, la Legio VII Gemina ocupó el lugar que había dejado la Legio VI y allí se mantuvo hasta el año 409, que tras verse mermada por las políticas de varios emperadores romanos, desapareció con las invasiones de los suevos, vándalos y alanos. En el 712, los musulmanes conquistaron León, cuya población disminuyó claramente como consecuencia de la rivalidad entre árabes y bereberes y las consiguientes luchas con los cristianos, ya que Alfonso I de Asturias fijo las fronteras del reino casi a sus puertas.


El rey Ordoño I de Asturias conquistó León en 856, reconstruyó sus murallas y la repobló. Esta conquista tuvo mucho valor para los cristianos dada su situación estratégica, si bien no faltaron escaramuzas musulmanas, como la ocupación temporal de la ciudad por Almanzor, que destruyó muchos de sus edificios. García, uno de los hijos de Ordoño I, se convirtió en el primer rey de León, pero murió sin descendientes y fue su hermano Ordoño quien en 914 trasladó allí la capital y se proclamó rey de León y Galicia con el nombre de Ordoño II. En los siglos posteriores, el reino se expansionó, la ciudad se consolidó sobre todo a partir de que Alfonso V le concediese un fuero en 1017 y conoció gran auge como consecuencia de la enorme afluencia de gentes y comerciantes que atraía el Camino de Santiago. Además, un acontecimiento histórico de gran relevancia se produjo en la ciudad en 1188, año en que Alfonso IX convocó las Cortes de León, consideradas la primera asamblea estamental de Europa, presidida por el rey y con la presencia de los diferentes estamentos de la sociedad.

Basílica de San Isidoro.

El siglo XIV supuso el comienzo de la decadencia leonesa por varios factores: hambrunas, peste, guerras… Aunque la situación mejoró en el siglo XV, la preponderancia de Castilla supuso el declive paulatino de la influencia leonesa, que continuó imparable en los siglos XVII y XVIII con el declive de la actividad comercial e industrial y el estancamiento de la población, que a mitad del siglo XVIII era de 5.500 habitantes, los mismos que a finales del siglo XIV. Su economía, hasta entonces sostenida casi exclusivamente por la agricultura, comenzó a crecer a finales del siglo XIX y comienzos del XX con la llegada del ferrocarril y el desarrollo de las explotaciones mineras, fundamentalmente del carbón. En 1904 se aprobó un plan para el Ensanche de la ciudad, creándose grandes ejes como la Gran Vía de San Marcos o la Avenida de Ordoño II, obras que, aparte de una cierta modernización, supusieron también la pérdida de una buena parte del trazado medieval y de patrimonio histórico.

Calle Ancha al atardecer.

Nos asomamos al Bemesga y seguimos por el Paseo de la Condesa de Sagasta. Pudimos ver un parque paralelo al río, por donde la gente paseaba y hacía deporte. Llegamos hasta la Plaza de Guzmán el Bueno y vimos que salía a la izquierda la Avenida Ordoño II, una importante arteria comercial, en la que se encuentran las tiendas de moda, perfumería, deportes, etc. La Avenida desemboca en la Plaza de Santo Domingo, pasada la cual nos encontramos con dos de los edificios emblemáticos de la ciudad, el Palacio de los Guzmanes, palacio renacentista del siglo XVI, que actualmente es la sede de la Diputación provincial, y la Casa Botines, una espectacular construcción neogótica de Antonio Gaudí, que la diseñó entre 1881 y 1884 con fachada a cuatro calles y una torre en cada esquina rematadas por pináculos. Se trata de una de las tres obras de Gaudí que se encuentran fuera de Cataluña, las otras dos son el Palacio Episcopal de Astorga (León) y el palacete del Capricho en Comillas (Cantabria).

Casa Botines.

Palacio de los Guzmanes.

En lugar de seguir de frente, por la calle Ancha, preferimos girar a la derecha para ver los lugares destacados de esa zona. Así, en la Plaza de San Marcelo se encuentra el Ayuntamiento Viejo, construido a finales del siglo XVI con fachada barroco-clasicista. Frente a su fachada lateral derecha, que da a la calle Legión VII, está la Iglesia de San Marcelo, dedicado al Patrón de la ciudad y uno de los más antiguos en origen (siglo IX), aunque fue destruido por Almanzor y reconstruido varias veces, la última entre los siglos XVI y XVII. Una de sus fachadas y el campanario también se contemplan desde la Plaza de Santo Domingo. Los palacetes de Villafañé y Torreblanca completan un conjunto muy vistoso.

Plaza de San Marcelo mirando hacia el Palacio de los Guzmanes.
Ayuntamiento Viejo.

Palacete de Villafañé

Recorriendo angostas calles que convergen entre sí y solo se abren en las plazas, llegamos a la Plaza del Conde de Luna, donde se encuentran el Mercado de Abastos y el Palacio de los Condes de Luna, edificio de la familia de los Quiñones, con portada gótica del siglo XIV y torreón renacentista del siglo XV. Actualmente funciona como sala de exposiciones.

Palacio y Torre del Conde de Luna.

Mercado de Abastos del Conde de Luna y Plaza.

Paseando por las estrechas calles Azabacherías y Carnicerías, llegamos hasta la Plaza de San Martín, peatonal, con casas de dos plantas pintadas de colores y repleta de terrazas y gente tomando algo. Casi sin darnos cuenta habíamos aparecido en el punto álgido del llamado “Barrio Húmedo”, una de las zonas con más ambiente nocturno de la ciudad, con infinidad de bares y restaurantes donde tapear o salir de copas. Edificio destacado es la Casa de las Carnicerías del siglo XVI, en la esquina con la calle Zapaterías, donde hay una placa que señala que ya en el siglo XII el gremio zapatero tenía calle propia.

Plaza de San Martín. Barrio Húmedo.

Por Zapaterías, llegamos hasta la Plaza de Don Gutierre, donde se encuentra el antiguo Palacio de la familia de los Castro, conocida popularmente como los de Don Gutiérre(z). Se edificó en el siglo XVII, es de estilo barroco y tiene un escudo en la fachada. En 2002 el techo se derrumbó y fue restaurado dos años después; ahora lo ocupan dependencias municipales.

Plaza de Don Gutierre y Palacio de los Castro o de Don Gutierre.

Continuamos por la calle de Fernández Cadórniga (que antaño se llamaba Cuchilleros) y pasamos junto al antiguo Palacio de los Quiñones de Luna. También conocido como la Casa Torreada, es una casona renacentista del siglo XVII reconvertida para viviendas particulares, pero que ha conservado su fachada de piedra con balcón central blasonado y los escudos de la familia Osorio que todavía pueden verse en los torreones que la flanquean.


Girando a la izquierda por la calle de Juan II, llegamos a la Plaza de Santa María del Camino, que se llama así por encontrarse detrás de la Iglesia del mismo nombre. Sin embargo, todo el mundo la conoce como la Plaza del Grano porque aquí se celebraban antaño los mercados donde se vendían el grano y otros productos agrícolas. De forma irregular y con empedrado de corte medieval, está rodeada por casas de dos plantas con fachadas pintadas en colores vivos, una porticada con columnas de madera y otra de piedra. Hay una cruz en el lugar donde se asegura que se apareció la Virgen un 9 de febrero, y en el centro, una fuente del siglo XVIII, con dos niños que representan a los ríos Torio y Bernesga abrazando a la ciudad.

Plaza del Grano y cruz donde se asegura que se apareció la Virgen.

Fuente con los niños abrazando los dos ríos de León.
La fachada posterior de la Iglesia de Santa María del Camino o del Mercado completa un conjunto realmente encantador pese a que el campanario estaba cubierto con un andamio porque el templo está en proceso de restauración. Su origen es románico, del siglo XII, aunque se realizaron bastantes reformas en siglos posteriores. Conserva dos ábsides laterales románicos, con curiosos personajes esculpidos, y dos portadas también románicas, una embebida en la torre. Solamente se puede visitar antes y después de las misas, y no nos coincidió el horario, pero la parte exterior ya merece la pena.

Parte posterior de la Iglesia del Mercado, con los ábsides románicos del siglo XII.

Detalle de las figuras románicas de uno de los ábsides.

Pese a las terrazas de algunos bares, estábamos en un lugar muy tranquilo, donde, aparentemente, no llegan demasiados turistas. Me pareció una plaza sencilla pero bonita y, sobre todo, con mucho encanto, una de las que me gustó de León. No os vayáis sin verla.


Por la calle Juan de Arfe, volvimos a salir a la Plaza de San Martín y desde allí, torcimos a la derecha por la calle de las Plegarias, donde se encuentra la Iglesia de San Martín, que aunque se comenzó a construir en el siglo XII, de esa época solo conserva un ábside románico adosado al edificio del Consistorio. Pegada a la fachada hay una fuente de 1801.


Desde allí, en tres pasos estábamos en la Plaza Mayor, que es la sexta más antigua de las plazas mayores de España y cuya historia es similar a las demás pues el espacio que ocupa se utilizó desde la Edad Media para mercado (en principio se conocía como Plaza del Pan), eventos, espectáculos, corridas de toros e, incluso, ejecuciones. Su origen tal como hoy está se remonta al mes de febrero de 1654, cuando un terrible incendio destruyó casi todo lo que allí había. De inmediato comenzó la reconstrucción siguiendo el patrón de otras plazas mayores españolas, por ejemplo, la de Madrid. Se realizó en dos fases y se concluyó en 1677, aunque otro incendio en 1695 asoló algunas de las nuevas construcciones que tuvieron que ser sustituidas paulatinamente a lo largo del siglo XVIII.

Aunque parezca cuadrada, en realidad tiene forma trapezoidal. Está rodeada por casas bajas de dos plantas con soportales sostenidos por pilares de piedra.


El conjunto porticado solo lo rompe la llamativa fachada barroca del edificio llamado Mirador, Consistorio o Balcón de la ciudad, que se terminó de construir en 1677 y vino a sustituir a la Casa de la Panadería. Se trata de un palacete de cuatro plantas, con chapiteles en los extremos y balconadas corridas, por lo cual se ha utilizado para festejos y celebraciones. Aunque parece un ayuntamiento, no sirve como tal ya que con sólo cinco metros de fondo sería inadecuado para los complejos servicios administrativos actuales. No obstante, ha servido para muchos usos, como almacén, escuela pública o juzgados, y hoy alberga el Taller Municipal de Artes Plásticas.


Por la calle de la Sal, la de los 30 pasos, llegamos a la de Mariano Domínguez Berrueta, que nos condujo hasta la Plaza de la Regla, también conocida como la Plaza de la Catedral porque allí se ubica el maravilloso templo gótico; pero antes tuvimos un sugerente adelanto con una preciosa vista lateral.

Aunque la Plaza es bastante grande, la grandiosa imagen de la Catedral atrapó nuestra atención desde el primer momento, con la parte alta de su fachada de un precioso color dorado al atardecer. Por el contrario, el juego de luces y sombras no sentaba bien a las zonas más bajas, con lo cual no era el momento apropiado para intentar tomar fotos del edificio al completo, lo cual tampoco resulta nada fácil debido a sus grandes dimensiones. A esas horas ya estaba cerrada, así que dejamos su visita para el día siguiente.




En la Plaza de la Regla se encuentra también la Oficina de Turismo, donde amablemente nos dieron un mapa turístico y todo tipo de explicaciones, la Casa Zuloaga con su portal de cerámica, y un curioso edificio llamado el Torreón, antigua sede del servicio de Correos, construcción de comienzos del siglo XX, donde destaca la torre que se eleva dos plantas por encima del resto y en el que se aprecia cierta influencia neogótica de la Casa Botines.

El edificio Torreón y el antiguo hospital de Nuestra Señora de la Regla.

En el lateral de la Catedral que da a la Calle Ancha se encuentra el Palacio Episcopal, que se comenzó a construir en el siglo XVIII pero que no se concluyó hasta 1936.

Palacio Episcopal

Calle Ancha

Ya era bastante tarde, así que fuimos por la calle Ancha (abarrotada de gente) y la calle del Cid hasta la Plaza de San Isidoro, donde pudimos ver la magnífica fachada de la Basílica de San Isidoro, considerada uno de los más importantes conjuntos románicos de Europa que incluye arquitectura, escultura, pintura y objetos suntuarios. El Panteón de los Reyes se encuentra situado a los pies de la basílica y es el lugar donde están enterrados la mayor parte de los reyes, reinas, infantes e infantas del Reino de León de los siglos X, XI y XII. Destacan su pórtico y, especialmente, las pinturas murales, consideradas una obra cumbre del románico español.

Plaza de San Isidoro (esta foto es de la mañana siguiente).

Su origen se remonta al siglo X, cuando se supone que el rey Sancho I construyó un templo, sobre los restos de otro anterior romano dedicado a Mercurio, para albergar las reliquias de Pelayo, un niño que murió martirizado en Córdoba por no abjurar de su fe. Almanzor asoló León y destruyó este edificio entre otros muchos. Fue el rey Alfonso VI quien impulsó la reconstrucción de la ciudad, incluyendo la Iglesia de San Juan Bautista. En 1063, los reyes Fernando I y Sancha asistieron a la consagración de la iglesia antigua, su hija Doña Urraca realizó su ampliación hasta dejarla casi tal como se conserva actualmente. En su claustro románico, el más antiguo de España, se celebraron en 1188 las Cortes de León, cuya Carta Magna fue reconocida por la UNESCO como el testimonio documental más antiguo del sistema parlamentario europeo.


El interior del templo tiene tres naves con cabecera y tres ábsides. La Capilla Mayor, de 1513, cuenta con un retablo del siglo XVI. En el centro del Altar Mayor se encuentra un trono en el que, por privilegio inmemorial (del que se tiene ya noticias en el siglo XVI), se expone de manera permanente el Santísimo Sacramento. Las columnas, las puertas y las ventanas están adornadas con motivos vegetales, trenzados, de dibujo de ajedrez, aves, cestas con bolas, personajes como Sansón y su melena al viento luchando con el león, etc. Incluso una escultura muy curiosa donde dos hombres aparecen combatiendo bajo la mirada de otros; sin embargo, hay quien interpreta esta escena como la representación primitiva de la lucha leonesa. Encontrar este capitel es uno de los retos con los que se topan los visitantes de la Basílica. Bueno, pues abajo, a la izquierda, está, aunque la luz no era buena y la foto no está muy conseguida.



La portada principal se llama Puerta del Cordero, en una composición que representa el sacrificio de Isaac y donde aparecen el cordero sostenido por los ángeles, Sara a la puerta de la tienda, Ismael el arquero cabalgando por el desierto, San Isidoro, San Pelayo, el rey David, cinco músicos y los signos del zodiaco. Es realmente impresionante.


La Portada del crucero sur está dedicada a los peregrinos y se llama Puerta del Perdón, en la que los guardianes del templo, un perro y un león, sostienen el tímpano con el Descendimiento de la Cruz, las Marías ante el sepulcro y la Ascensión, a cuyos lados aparecen San Pedro y San Pablo.


Cuando salimos, se había hecho de noche y fuimos a buscar un sitio donde cenar entre la infinidad de locales que habíamis visto en torno a la Catedral. Era viernes y estaba todo lleno de gente, así que nos acomodamos donde pudimos, en un restaurante de la calle de la Rúa. Tomamos unas cervezas, ensalada y tres tostas que estaban bastante bien, sobre todo de tamaño, ya que una se podía partir por la mitad y daba para dos personas.

La animada calle de la Rúa.

Para terminar la jornada, dimos una vuelta por la ciudad iluminada, con final en el Hostal de San Marcos, nuestro alojamiento.






La mañana siguiente comenzó un poco caótica. San Marcos está cerca del centro histórico, pero se requiere un cuarto de hora para llegar allí caminando. En la recepción del Parador nos dijeron que hay una visita guiada gratuita para clientes todos los días a las diez de la mañana. Así que, en vez de madrugar para ir al centro, estuve haciendo tiempo para unirme a ella, pero me encontré con un maremágnum de gente, por lo menos cien personas esperaban a que llegase el guía, que se estaba retrasando. El aliciente de una visita tan multitudinaria me pareció bastante dudoso y como tampoco disponía de mucho tiempo para ver después lo que me faltaba de León (el interior de la Catedral, por ejemplo), preferí visitarlo por mi cuenta, más tarde. Así que fui directamente hasta el centro, esta vez yendo por la Avenida de la Inmaculada, por la que habíamos pasado al volver, después de cenar, y que resultó ser el camino más corto para llegar desde el Hostal hasta la Catedral.

Plaza de Santo Domingo.

Volví de nuevo a lugares que ya había visto el día anterior y que presentaban un aspecto mucho más alegre y luminoso con el sol matutino, como la Plaza de Santo Domingo, la de San Marcelo, el Ayuntamiento Viejo, la Casa Botines y el Palacio de los Guzmanes.




Precisamente junto al Palacio de los Guzmanes, al principio de la Calle Ancha, se encuentra una de las paradas de la llamada “Ruta del León Romano”, que recuerda diferentes lugares emblemáticos del legado romano en la ciudad, marcadas con una huella dorada en el pavimento. Por los vestigios hallados, se supone que aquí se encontraba una de las entradas a la ciudad, una puerta doble flanqueada por dos torres gemelas. En el extremo contrario, junto a la Plaza del Obispo, se encontraría otra de estas puertas, ambas unidas por la Vía Principalis, carácter que heredó la Calle Ancha; también en la Plaza del Obispo, en el entorno de la Catedral, se encuentra la Cripta Arqueológica con los restos de la Legio VII. Otros puntos de esta interesante ruta lo constituyen las murallas en torno a San Isidoro, las termas que ocupaban el espacio sobre el que se asienta actualmente la Catedral, las torres, como la de los Ponce, aislada ahora en el entorno amurallado romano-medieval de León o los restos de un depósito encontrados en la Calle del Torrejón.

Seguí por la Calle Ancha, contemplando sus bonitos edificios de épocas diversas. Desde ella se aprecia muy bien la fachada con balcones de esquina del Palacio de los Guzmanes, y enfrente, el Palacio de los Marqueses de Villasinda, ejemplo de la arquitectura palaciega leonesa del siglo XVI, que rivalizaba en belleza con su vecino, y del que solo se conservan la fachada y los torreones ya que el interior fue destruido por un incendio a comienzos del siglo XX.

Palacio de los Marqueses de Villasinda.

Más adelante, está la Capilla del Cristo de la Victoria, obra de finales del siglo XIX, cuyo estilo neorrománico se manifiesta en la portada, inspirada en la Puerta del Perdón de la Basílica de San Isidoro.

Palacio de los Guzmanes, Capilla del Sto. Cristo de la Victoria y Ruta del León Romano.

Además, la calle Ancha destaca por las coloristas fachadas de sus casas, muchas adornadas con flores, algunas de bonita arquitectura modernista, toda la vía peatonal y muy animada, repleta de gente, cafeterías, bares y terrazas.



Llegué hasta la Plaza de la Regla, donde me recibió la extraordinaria imagen de la Catedral, cuya fachada lucía en todo su apogeo, iluminada por la luz del sol. Los horarios varían según la época del año, con lo cual es mejor consultar la web o pedir información en la Oficina de Turismo. La entrada general de adulto me costó 6 euros.


La Catedral de León es un templo gótico, de influencia francesa (se hizo siguiendo el patrón de la Catedral de Reims aunque en una escala menor), dedicado a Santa María. Se dice que fue el maestro Enrique quien la diseñó y la empezó a construir sobre los restos de la antigua catedral románica a mediados del siglo XIII, siendo rey Alfonso X el Sabio, si bien no se concluyó hasta dos siglos después.


Por cierto que existe una curiosa leyenda en torno a la Catedral, que cuenta la existencia de un topo maligno que, a modo de particular Penélope, destruía por la noche las obras que se realizaban durante el día. Los leoneses, cansados de tanto retraso, esperaron una noche al topo y lo mataron a garrotazos. Desde entonces, sobre la Puerta de San Juan cuelga un pellejo que, se dice, representa al bicho malvado, aunque según parece es un caparazón de tortuga de procedencia desconocida. En cualquier caso, lo cierto fue que las obras se retrasaron por problemas de cimentación en un terreno inestable.


Posteriormente, sufrió derrumbes, algunos desafortunados añadidos barrocos y se vio bastante afectada por el terremoto de Lisboa de 1755. Ante el mal estado del edificio, en 1844 comenzaron a realizarse importantes trabajos de restauración en la Catedral, que, ese mismo año, se convirtió en el primer Monumento Nacional de España. Después de muchas vicisitudes, en el curso de las cuales incluso corrió peligro de ser declarado en ruina total, la restauración terminó en 1905, fecha en que se abrió nuevamente al culto, aunque posteriormente siguieron realizándose reparaciones. La complejidad de esta gran obra sirvió de modelo para la restauración de otras grandes Catedrales tanto en España como en el resto de Europa, en especial las que resultaron dañadas por las guerras. Sin embargo, se encuentra afectada por el mal de la piedra, por lo que continúa en un casi continuo proceso de reparación.


Exterior de la Catedral. La fachada principal es la occidental, por la que se accede al interior, y cuenta con un triple pórtico ojival, coronado por un gran rosetón encima con vidrieras del siglo XIII. Está flanqueada por dos torres góticas diferentes, de 65 y 68 metros de altura, algo muy típico del gótico. Las dos torres se comenzaron a construir en el siglo XIII, pero la de las campanas se terminó en el siglo XIV, mientras que la del reloj se acabó un siglo después. Las portadas son de la segunda mitad del siglo XIII y constituyen un extraordinario exponente de la escultura gótica española, con el naturalismo de las figuras reflejado en los pliegues de los ropajes, la expresión de los rostros y la sensación de movimiento como rasgos sobresalientes.




Interior de la Catedral. Tiene tres naves con bóveda de crucería y las torres aparecen separadas de la nave central mediante arbotantes. Sin embargo, lo más impresionante son sus vidrieras, de los siglos XIII y XIV, que ocupan más de 1.800 metros cuadrados, llevando a su máximo extremo la llamada “desmaterialización” del arte gótico, es decir, la reducción en lo posible de los muros para sustituirlos por vidrieras que permitan el paso de la luz. Realmente son extraordinarias, me atrevería a decir que las más bonitas que he visto en España, y con nada que envidiar a las de otras catedrales tan famosas como Chartres o Colonia. Además, hay que mencionar varias Capillas, entre las que destaca la de Nuestra Señora del Dado, que, según la leyenda, comenzó a sangrar cuando un jugador empedernido le lanzó los dados.







Elaborado sepulcro del rey Ordoño II de León, con yacente del siglo XIII y resto de la obra del XV.

Pasé tanto rato ensimismada con las vidrieras de la Catedral, que cuando me quise dar cuenta me quedaba muy poco tiempo disponible para visitar lo que me faltaba en León, así que tuve que ir ya a toda prisa, recorriendo sobre todo la parte de las murallas, los denominados “Cubos”.





Su origen proviene de la fortificación romana del siglo I a.C., que consistía en dos muros de madera paralelos rematados con un parapeto y unidos por un entarimado. Los restos más antiguos que se conservan actualmente están en la zona de San Isidoro, son de piedra y datan del siglo I, pero la mayor parte de las que podemos ver ahora, entre la Puerta del Castillo y la Torre de los Ponce, se construyeron entre los siglos III y IV. Las cercas medievales son del siglo X y se erigieron para proteger la ciudad que se estaba expandiendo más allá de las primitivas murallas romanas.


Antes de volver, pasé por el Jardín Romántico o del Cid, desde el que se contemplan bonitas vistas de la parte posterior de la Casa de Botines, del Palacio de los Guzmanes y de la Catedral. Este tranquilo espacio verde en pleno centro histórico fue construido en 1972 sobre el solar del antiguo convento de las Agustinas Recoletas, y cuenta con restos de sus columnas y capiteles esparcidos sobre el césped, que pueden utilizarse como bancos para descansar. También se encuentran aquí un tramo de la muralla, que se puede recorrer a pie y restos de la conducción hidráulica de la época romana.



Casa Botines desde el Jardín del Cid.

Ya de regreso en el Parador, completé la visita que había realizado la tarde anterior a la zona del Claustro, que entonces estaba ocupada por las mesas de un banquete de boda.

Hostal/Convento de San Marcos.

Tiene sus orígenes en la donación de unos terrenos que hizo la infanta Doña Sancha de Castilla en 1152 para la construcción de una casa donde socorrer a los pobres, que también sirviese de hospital y alojamiento para los peregrinos que recorrían el Camino de Santiago. Más tarde, el edificio pasó a formar parte de la Orden de los Caballeros de Santiago pero como estaba casi en ruina Fernando el Católico patrocinó su reconstrucción en 1514. Las obras continuaron durante todo el siglo XVI y parte del XVII. En el siglo XVIII se realizó una gran ampliación, que respetó el estilo plateresco original.


Se trata de una de las grandes obras del renacimiento español, siendo su fachada una joya del plateresco. Me llamó mucho la atención el grupo de medallones esculpidos con las caras de personajes greco-latinos y de la historia de España, como Alejandro Magno, Aníbal, Julio César, Carlomagno, El Cid, los Reyes Católicos, Carlos I, Felipe II… También hay otros con inscripciones bíblicas y escenas que representan el triunfo de Santiago en la batalla de Clavijo. Igualmente son interesantes unos altorrelieves barrocos con los escudos de armas de Santiago y del Reino de León. En fin, el surtido de figuras es impresionante y quien más y quien menos nos perdemos contemplándolas.


La sala capitular cuenta con un precio artesonado, el claustro tiene dos plantas, con dos tramos del siglo XVI y los otros, del XVII y XVIII. Contienen estatuas, estelas y sarcófagos procedentes del Museo.



La Iglesia, a la que accedí desde el claustro, es obra de Juan de Orozco, de estilo gótico tardío y fue terminada en 1541. Junto a la Iglesia se encuentra el museo, que consta de tres salas.



El edificio, que apenas sirvió unos cuantos años para su destino inicial como hospedería de peregrinos, sufrió muchos avatares y fue utilizado como cárcel (aquí estuvo preso Francisco de Quevedo, por ejemplo), facultad de veterinaria, casa de misiones, hospital penitenciario, parada de sementales, prisión militar y campo de concentración durante la Guerra Civil española, con una historia bastante oscura y que se convirtió en símbolo de la represión de la posguerra. Me enteré después de que algunos clientes del Parador se han quejado por la falta de información que hay respecto a esta última circunstancia en las páginas publicitarias hoteleras, pues les produce bastante aprensión alojarse en un lugar con semejante pasado. Me ha parecido oportuno mencionarlo, aunque no voy a comentar nada más sobre esta cuestión ya que afecta a sentimientos personales que considero muy respetables.

Diferentes vistas del claustro.

En 1964 se convirtió en Parador Nacional con categoría de cinco estrellas, para lo que se realizaron obras de adaptación bastante criticadas por algunos entendidos. Sin embargo, se conservaron los recintos históricos, en los que se exponen una gran cantidad de obras de arte como pinturas, esculturas, tapices y muebles del propio Hostal y de casonas señoriales leonesas.


Como ya he dicho, el edificio histórico me pareció magnífico, pero las habitaciones me resultaron un tanto desfasadas y van necesitando una renovación, sobre todo si se pretende mantener la categoría de cinco estrellas.

Y ahí terminó nuestra corta visita a León, que nos sorprendió con muchas más cosas interesantes para visitar de las que nos esperábamos. Es cierto que no me pareció una ciudad que forme un conjunto medieval tan armónico y completo como otras ciudades castellanas, pero algunos de sus monumentos son tan importantes y bellos que por sí solos merecen el viaje y una visita detenida. Y como también nos gustó el ambiente de la ciudad, muy animado, sobre todo por la tarde y en fin de semana, está claro que tendremos que regresar para ver lo que nos quedó pendiente.
Volver arriba

Compartir:
Ver más diarios de Artemisa23 Ver más diarios de España Etapa anterior Etapa anteriorEtapa siguiente Etapa siguiente


VOTACIONES A LA ETAPA
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 0 0
Total 5 1
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar esta etapa debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 31 Visitas mes actual: 27 Total visitas: 4198

  Últimos comentarios al diario:  DE VIAJE POR ESPAÑA
Total comentarios 228  Visualizar todos los comentarios

Marimerpa  marimerpa  30/10/2016 17:47   
Comentario sobre la etapa: LEÓN capital. ORIGEN ROMANO Y APOGEO MEDIEVAL.
Qué iusión me ha hecho esta etapa, ya que hace mes y medio puede disfrutar de esta ciudad durante unos días. La conocía de haber parado hace tiempo a visitar la catedral, pero esta vez puede dedicarle dos días completos, volver a maravillarme con la catedral, pero descubrir que la ciudad tiene mucho más, y lo bien que se tapea. ME encantó San Marcos y San Isidoro, de lo mejor de la ciudad.

Artemisa23  artemisa23  30/10/2016 19:01   
Comentario sobre la etapa: LEÓN capital. ORIGEN ROMANO Y APOGEO MEDIEVAL.
Hola, marimerpa. Pues sí, ya ves que te sigo los pasos; y de las que tengo pendientes, todavía habrá alguna etapita que te suene, jaja. Las vidrieras de la Catedral me dejaron maravillada y, como tú dices, San Marcos y San Isidoro son conjuntos monumentales magníficos. Además, León tiene muy buen ambiente. Nos gustó.
Gracias por el comentario y los puntitos.

Ssuuss  ssuuss  20/11/2016 22:48   
Comentario sobre la etapa: LEÓN capital. ORIGEN ROMANO Y APOGEO MEDIEVAL.
Qué ilusión me ha hecho leer esta etapa!! Vivo en León y a veces no valoramos todas las cosas que tenemos cerca.

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN LA ETAPA

Registrate AQUÍ
Volver arriba


Foros de Viajes
Localidad-Ciudad Tema: León capital: Visitas, consejos, sugerencias
Foro Madrid, Castilla y Leon, Castilla La Mancha Foro Madrid, Castilla y Leon, Castilla La Mancha: Foro del Centro de España: Madrid, Castilla y León y Castilla La Mancha. Foro de Viajes para compartir experiencias, consejos, recomendaciones y dudas.
Ultimos 5 Mensajes de 271
175297 Lecturas
AutorMensaje
atita
Atita
Indiana Jones
Indiana Jones
Feb 04, 2010
Mensajes: 1599

Fecha: Lun Mar 22, 2021 08:35 pm    Título: Re: León capital: Visitas, consejos, sugerencias

León y sus plazas, León y sus rincones escondidos, León y sus reyes, León y sus butanitos...León siempre León!!!!!
atita
Atita
Indiana Jones
Indiana Jones
Feb 04, 2010
Mensajes: 1599

Fecha: Lun Mar 22, 2021 08:38 pm    Título: Re: León capital: Visitas, consejos, sugerencias

www.google.com/ ...vxurLdcXTd

León y una bebida típica del tapeo en barrio romántico y del húmedo
ANGEMI
ANGEMI
Moderador de Zona
Moderador de Zona
Ago 09, 2009
Mensajes: 19947

Fecha: Mar Abr 20, 2021 04:51 pm    Título: Re: León capital: Visitas, consejos, sugerencias

5 MOTIVOS PARA SOÑAR CON LEÓN

La capital leonesa guarda tras sus murallas increíbles tesoros artísticos, espacios gastronómicos de calidad,
lugares de ocio para toda la familia y rincones de paso obligado para los peregrinos


Por ser León una ciudad donde el tapeo se ha convertido en un hábito cultural. Porque la capital leonesa es un lugar ideal para disfrutar de una auténtica despensa vitivinícola, productos gastronómicos de primera calidad y un recetario milenario que hace las delicias de todos los paladares. Por ser una ciudad que ha dejado, tras siglos de historia, semillas que han florecido creando una ciudad monumental, rica en patrimonio. Por ser un cruce de culturas, el Santo Grial del Camino de Santiago… O por ser un lugar ideal para viajar en familia. León es un destino de ensueño.

Más información en:
5 Motivos para soñar con León


michi_ast
Michi_ast
Super Expert
Super Expert
Sep 20, 2016
Mensajes: 568

Fecha: Mar Abr 27, 2021 10:31 am    Título: Re: León capital: Visitas, consejos, sugerencias

Que ganas tengo de ir a León a pasar el día y comer unas patatas y unos cortos en el flechazo... y más teniendolo a 45 minutos de casa... en cuanto pueda salir de Asturias, lo primero que voy a hacer!!
thorbender
Thorbender
Dr. Livingstone
Dr. Livingstone
Oct 21, 2008
Mensajes: 5234

Fecha: Mar Abr 27, 2021 12:10 pm    Título: Re: León capital: Visitas, consejos, sugerencias

@michi_ast este finde he estado ahí, aprovechando que el viernes era el festivo de la comunidad. Nos hemos puesto morados a comer y beber. Qué ciudad!

Bueno, y aprovechando que el domingo antes de la misa la visita a la catedral es gratis, pues hicimos un poco de turismo cultural Mr. Green Riendo Riendo

Estuvimos a primeros de enero y ahora obviamente había más vida, menos frío, muchísimas terrazas, mucha gente mayor (cómo se nota que ya están vacunados) con otro ánimo...
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ


All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. Aviso Legal - Privacidad - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Facebook Twitter instagram