Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads
De Grindelwald a Eischoll (Zona de Valais) ✏️ Diarios de Viajes de Suiza

Blogs 

Huyendo del COVID-19 a los Alpes
Diario: Huyendo del COVID-19 a los Alpes  -  Localización:  Suiza  Suiza
Descripción: Escapada a los Alpes como opción desesperada en plena pandemia. Verano 2020
Autor: Josep7778   Fecha creación: 
 
Compartir:


De Grindelwald a Eischoll (Zona de Valais)
Etapa:  De Grindelwald a Eischoll (Zona de Valais)  -  Localización:  Suiza Suiza
Josep7778  Autor:    Fecha creación:   
Compartir:
18/7/20

Hoy nos despedimos de la zona de Interlaken para dirigirnos al sur, a la zona llamada Valais, más cercana a la zona de Italia. Si hiciéramos caso de google maps, nos llevaría por una ruta totalmente distinta a la que escogimos nosotros. Su primera opción es llevarnos por el túnel de Lotschberg, cargando el coche en el tren, tipo ferry.
Nuestra opción es dar un rodeo por el este de la zona para tener varias visitas interesantes durante el día.

Así pues, después de desayunar, ducharnos y comprobar que no olvidamos nada en casa de Kathi, nos despedimos de ella y de los holandeses para ponernos en ruta. Con esta intención, cogemos la carretera de salida de Grindelwald y llegamos a la autopista 8 a la altura de Interlaken, para ir hacia el este por ella hasta el punto en que se bifurca en la 4 para ir al norte, a Lucerna, y la 6, para seguir al este, hacia Innerkirchen. Esta ruta la hicimos ya hace un par de días, cuando visitamos Reichenbachfalle, pues atraviesa Meiringen. Pasado Innerkirchen, la ruta sigue al sur por una tortuosa carretera hasta llegar a Grimselpass, en el que ràpidamente ganamos bastantes metros de altitud, justo en el límite entre los cantones de Berna y Valais. Unas vistas alucinantes del valle que hemos dejado y de las montañas nevadas “a tocar”. Montones de gente se detiene a sacar fotos del lago a nuestros pies, el Totensee, pero aún nos queda un rato (y muuuuuchas curvas) para llegar a nuestro primer destino, así que volvemos al coche y seguimos hasta llegar al cruce con la carretera 19, en Gletsch. Aquí debemos coger un pequeño desvío hacia el este (y más curvas) para llegar a la zona en la que nace el río Rhone, llamada Belvedere. En una de las miles de curvas pronunciadísimas de hoy, se encuentra un hotel, el Belvedere Rhonegletscher, en el que vemos multitud de coches aparcados de cualquier manera en todos los sitios posibles, así que deducimos que hemos llegado. Dejo a Ester frente al hotel, donde hay una especie de aparcamiento (lleno) y un pequeño restaurante y tienda de souvenirs, mientras yo sigo buscando algún lugar para dejar el coche más o menos bien aparcado. Logro un espacio en el arcén unos cientos de metros cuesta arriba. De momento aparcamos gratis. Nos reunimos en la tienda de souvenirs que sirve también de taquilla para la venta de entradas para acceder al glaciar del Rhone y su cueva de hielo (www.myswitzerland.com/ ...eisgrotte/) . La entrada no es excesivamente cara para ser Suiza, unos 17€ los dos. Salimos de la tienda por la parte trasera que da a un sendero que bordea el lago formado por el glaciar (con mini iceberg y todo). Este sendero dispone de unas minúsculas terrazas para disfrutar de las vistas a ambos lados, del glaciar y del valle formado por el Rhone en su comienzo. Increíble. Estamos muy cerca del glaciar y de lo que parece una bonita y blanquísima extensión de nieve, pero que, a medida que nos acercamos, nos damos cuenta que es tela que cubre la cueva de hielo situada debajo. El glaciar está a pocos metros al lado del camino que seguimos, pero no tiene color blanco, es de un gris sucio de la nieve mezclada con barro.


Al final entramos en la cueva de hielo, cuyo suelo esta cubierto por unas pasarelas de madera para evitar accidentes. Alucinante. No sé cuantos metros de grosor debe de tener, pero la sensación es de encontrarte en las profundidades de un iceberg, a pesar de no haber perdido de vista la luz natural de la entrada a la cueva. No hace frío, pero hay mucha humedad, y se percibe como las paredes de hielo exudan y lentamente se funden. Estamos un buen rato dentro de la cueva, con mucha menos gente de la que podríamos esperar. No es muy larga y profunda (apenas debe llegar a los 100 metros), pero gastamos lo que nos queda hasta la hora de comer en la cueva.
Al salir y regresar cerca de la tienda, bajamos hasta casi el nivel del lago formado por el glaciar, y mi intención es hacer unos vídeos con el dron, pero Ester me advierte que ha visto unos carteles prohibiendo el vuelo de drones por la zona. Una lástima, porque podían ser espectaculares...


Damos un último vistazo al lago y al valle, y nos sentamos en la terraza del restaurante que hay bajo la tienda de souvenirs para comer algo. El menú es muy limitado, muy caro (30€ los dos) y solamente aceptan pagos en efectivo, pero no hay más opciones cerca. Por suerte tenemos algo de euros en algún rincón de la bolsa, y podemos pagar. Así tenemos algo de cambio en francos suizos para imprevistos.
Regresamos por un tramo de carretera por el que habíamos venido anteriormente hasta Glestch y allí seguimos al sur por la 19 unos cuantos kilómetros. Rumbo: Fiesch, punto de acceso al Eggishorn (www.myswitzerland.com/ ...r-aletsch/) . Aparcamos para coger el funicular (92€ los dos!), y subimos a Fiescheralp-Eggishorn. Desde aquí arriba (2650 metros sobre el mar), disfrutamos de las vistas del AletschGletscher (Glaciar de Aletsch), el mayor de los Alpes. El mirador se encuentra sobre Konkordiaplatz, punto donde convergen 3 glaciares menores que forman el Alestch. Varios picos por encima de 3000 metros están “aquí al lado”: Strahlhorn, Risihorn, Eggishorn... Para nosotros, que vivimos al nivel del mar, supone un cambio importante, como comprenderéis.
El día es muy soleado y podemos ir en manga corta sin problema. A lo lejos, se distinguen nubes, que desgraciadamente nos tapan la visión del Zermatt, el mítico “cuerno” de los alpes. Ya lo veremos en los próximos días.


A pesar de estar en julio, el glaciar está muy “vivo”, se ve un buen grosor, aunque en pleno invierno debe ser apoteósico.
Aquí sí que oigo (y finalmente veo) un dron sobrevolando el glaciar, pero estoy tan a gusto disfrutando de las vistas y del entorno, que me da un poco de pereza sacarlo. Ya tendré otras ocasiones de filmar desde el aire (espero).
Obviamente, hay un pequeño bar en la meseta en la que para el funicular, y nos sentamos en la terraza a tomar una cervecita y un chocolate (10€) para acabar de disfrutar las vistas y agotar el tiempo que nos queda, pues el último funicular baja dentro de poco rato (17:15), y no tiene que ser agradable quedarse tirado aquí arriba o tener que bajar a pie.


Después de las magníficas vistas, damos por concluídas las visitas de hoy y ponemos rumbo Eischoll, donde tenemos alojamiento las próximas 4 noches. Siguiendo por la 19 al sur-suroeste, se convierte en la 9 en Brig, desde donde se puede acceder a Italia por el paso de Simplon, o seguir hasta Francia por Martigny. A pocos kilómetros de Brig, en la localidad de Visp, el GPS nos hace salir de la carretera principal para entrar en una carretera horrorosa que nos lleva hasta Eischoll, a unos 15 kms, pero que parecen 80, de lo largos que se nos hacen.

Eischoll está en una ladera de la montaña y apenas tiene 500 habitantes. Nuestro B&B se encuentra en la carretera principal que atraviesa el pueblo, junto a un restaurante que tiene acceso desde el B&B (Schwarzhorn). Aparcamos en el pequeño lugar habilitado para ello en el arcén de la carretera y rodeamos el edificio para entrar por la parte trasera al B&B Eischoll (www.bnb-eischoll.ch/) , en el que nos atiende magníficamente Susanne. Nos acomodamos un poco en la habitación (hay un total de 5), y charlamos un rato con la propietaria antes de decidir ir a cenar al restaurante contiguo, por unos 38€. Le pedimos, entre otras cosas, acerca de la posibilidad de lavar un poco de ropa, puesto que se nos van acabando las mudas. Nos dice que sin problema, que le dejemos una bolsa con lo que queramos lavar y ya nos lo hará.
Mientras cenamos, Ester consulta las noticias y le entra un poco de miedo viendo como evoluciona la pandemia en casa, con amenazas de cerrar fronteras y tal. Al final, y para que se quede más tranquila, decidimos anular la reserva que teníamos en la parte italiana (3 noches), y cambiar la de la parte francesa, adelantando la llegada. El dinero de la reserva en Italia lo perdimos íntegro, pero por la parte francesa no hubo ningún problema ni suplemento. Yo me lo tomo un poco mal (hemos pasado de un viaje de 20 noches a uno de 12), pero es lo que toca este año.
Acabamos de cenar y nos vamos a la habitación a leer un rato, preparar los siguientes días y ver la tele.
Mañana más.

Alojamiento: Eischoll B&B. Eischoll. Airbnb. Habitación con baño privado y desayuno incluído. 4 noches: 420€.

Kms conducidos: 171 kms.

19/7/20

Nos ha costado un poco acostumbrarnos a las nuevas camas, pero hemos podido descansar bien, y tras asearnos, bajamos a desayunar al comedor del BB, donde Susanne tiene un buen surtido de quesos, fruta, panes de varios tipos, infusiones, zumos, cafés, algo de embutido... Nada mal, la verdad. Incluso se ofrece a cocinarnos unos huevos revueltos, tortilla, etc..
En vista del espléndido día que hace, decidimos intentar acercarnos a ver el Matterhorn (conocido también como Cervino desde la parte italiana). Para llegar allí, debemos recorrer los 45 kms que nos separan de la población de Tasch, para lo que tardamos poco más de 1 hora, en la que aprovechamos para disfrutar de los paisajes de los valles que vamos pasando. Una vez en Tasch, aparcamos en la estación de tren para coger el que nos llevará hasta Zermatt, un poco más arriba (www.matterhorngotthardbahn.ch/ ...en/winter/) . Mientras yo hago cola para los billetes del tren, Ester entra en una tiendecita de la propia estación a comprar unos bocadillos y refrescos para pasar el día (7,5€). Al llegar a la estación, la primera intención era comprar los pasajes en una expendedora automática, pero al final cambiamos de decisión y decidimos probar suerte a ver si nos hacen descuento con la tarjeta de visitante, ya que el precio es desorbitado (unos 105€ por persona, con el pasaje hasta Gornergrat incluído). En la taquilla nos dicen que la tarjeta de visitante no nos sirve, y al vernos poco dispuestos a pagar el precio, el taquillero nos saca un trozo de papel escrito a mano y nos pregunta si nuestros aniversarios quedan en el intervalo de tiempo escrito en él. Las fechas coinciden con las de declaración de pandemia y primer fin de confinamiento (13 /3 a finales de junio). Curiosamente ambos quedan incluídos y le contestamos que sí. Nos pide algún documento acreditativo de tal hecho y le mostramos los DNI. Nos cuenta que con eso, tenemos derecho a un descuento de : 180€!!! Supongo que es alguna manera para incentivar el turismo, que este año ha sido desastroso en todo el planeta.
Total, que al final pagamos por los dos billetes desde Tasch hasta Gornergrat ida y vuelta, apenas 30€. Nos ha salido redondo!
Más contentos que unas pascuas, nos dirigimos a nuestro vagón y esperamos que el tren empiece el ascenso hasta el pueblo de Zermatt. En teoría el acceso por carretera está restringido y la única manera sería llegar en tren, pero hay tráfico rodado en el pueblo, por lo que deducimos que debe haber alguna carretera que llega hasta aquí, restringida a locales y servicios.
Al llegar a la estación, vemos que el pueblo está bastante lleno de gente y se ve mucha actividad comercial: tiendas de souvenirs, restaurantes, cafeterías...


Decidimos no perder más tiempo, pues el clima por ahora es estupendo, pero en montaña puede cambiar rápido, y nos montamos en el cremallera que nos llevará hasta Gornergrat, la estación a la que se dirige la mayoría de gente que quiere tener buenas vistas del Matterhorn (www.gornergratbahn.ch/de/sommer/) .
Al llegar arriba, el tiempo continúa siendo excelente, con mucho sol, sin nubes que impidan la visión del famoso pico, y una temperatura más que aceptable. La explanada fuera de la estación está abarrotada de gente: turistas, excursionistas a pie, gente en Mountain Bike... Todos sacando fotos y selfies con el Matterhorn de fondo.



Un poco más arriba de la estación se encuentra el hotel y restaurante Vis-a-vis y una capilla, pero nuestra intención es ir cuesta abajo, caminando por el sendero que va paralelo a la vía, hasta el lago Riffelsee. El pasaje que hemos comprado nos permite volver a coger el cremallera en cualquiera de las paradas del recorrido, así que aprovecharemos para estirar un poco las piernas. El lago Riffelsee en esta época del año es poco más que un gran charco, y se encuentra a apenas poco más de 1 km de la estación, siempre cuesta abajo. Por al camino, parece que nos vamos acercando al Matterhorn, a pesar de estar a varios kms de distancia de su base, pero las vistas son magníficas.
Poco antes de llegar al lago, aprovecho para filmar unos cuantos vídeos y fotos aéreas con el dron (no hemos visto ninguna señal que lo prohíba). Prometen estar bastante bien, ya se verá.
Al cabo de un buen rato, finalmente llegamos al lago y vemos que pocos metros más allá hay otro más pequeño, que bien podría ser que en época de deshielo estén juntos.
Nos paramos en la orilla a sacar unas cuantas fotos más del Matterhorn y su reflejo en el lago, y a filmar más vídeos con el dron. Al hacer unas tomas a ras de agua, vemos que el lago está habitado, pues a medida que el dron avanza, algún que otro pez salta del agua, confundiéndolo con algún insecto que llevarse a la boca. Por suerte (para mí), no lo consiguen.
Nos tomamos nuestros bocadillos en este paraje idílico y descansamos un rato. Hago unas tomas más con el dron, hasta que una señora francesa muy impertinente me grita diciendo que quiere silencio, mientras sus acompañantes se meten en el lago a refrescarse y dejan las colillas por ahí tiradas. Como no queremos conflictos ni encararnos con nadie, guardo el dron y seguimos nuestro camino cuesta abajo. Llegaremos hasta la estación de Riffelberg, saltándonos la de Rotenboden, que es la que para justo junto al lago.


Es un paseo muy agradable de un par de kms por un sendero que no pierde la visión del Matterhorn en ningún momento.
Al cabo de un ratito llegamos a la estación de Riffelberg y entramos a comprar un helado y un Toblerone (12€), típico de la zona, puesto que el Matterhorn es la montaña que se ve en todos los envases. A los pocos minutos, pasa el cremallera que baja de nuevo hasta Zermatt y nos montamos en él, mascarilla en ristre. En todos los transportes, la gente debe llevarla obligatoriamente, pero no por la calle ni en tiendas o restaurantes.



Al llegar a Zermatt tenemos un rato para deambular por las calles, comprar souvenirs y tomar unos refrescos sentados en la terraza del Pollux Bar, antes de volver a la estación a coger el tren que nos llevará de regreso a Tasch.
Bien entrada la tarde, recogemos el coche, pagando los 13€ del ticket de aparcamiento y nos dirigimos a Visp, ciudad relativamente grande de la zona de Valais, donde paramos a cenar en una pizzería llamada Il Bergamotto, donde por una pizza y una ensalada con un par de cervezas pagamos 56€.
Tras la cena, y bastante cansados, volvemos por la carretera infernal a Eischoll, a descansar un rato en la habitación antes de quedarnos fritos.



Kms conducidos: 109 kms.

20/7/20

Después de otro magnífico desayuno, le dejamos una bolsa con la ropa usada a Susanne para que nos la lave, y dejamos el BB para iniciar la jornada de hoy.
Nos ponemos en rumbo al valle de Zinal, pues queremos ir a ver el lago, glaciar y presa de Moiry. Como ya he comentado, no tuvimos demasiado tiempo para preparar visitas, excursiones y demás, y a veces nos equivocamos de ruta. Ésta es una de ellas, siguiendo la carretera, llegamos al pueblo de Zinal, al final del valle, pero no se trata del sitio adecuado. Aparcamos frente a la oficina de turismo para preguntar, pero al encontrarla cerrada, entramos en una pastelería que se encuentra justo enfrente a pedir algo de información, y de paso, unos dulces deliciosos (aunque caros).
Resulta que para ir a la presa de Moiry teníamos que coger el desvío unos kms más abajo de Zinal, en el pueblo de Grimentz. Una lástima, porque el valle que se abre justo después del pueblo, donde acaba la carretera, no pinta nada mal y debe haber varias excursiones interesantes.
Al final damos con el desvío adecuado y llegamos al aparcamiento (gratuito!!!) que se encuentra sobre la presa de Moiry (www.moiryresto.ch/barrage.html) , donde también se encuentra un pequeño restaurante con vistas al lago de color esmeralda formado por la presa. Pasado dicho aparcamiento, la carretera sigue un trecho hasta llegar al lago de Chateaupre, al pie del glaciar. Nosotros optamos por dejar el coche y andar por el sendero que discurre paralelo al lago, un poco más elevado, por la orilla contraria a la carretera asfaltada.


Un paseo precioso que nos lleva un buen rato para llegar hasta el lago de Chateaupre antes mencionado. No es un paseo muy largo ni muy complicado, apenas es llano todo el camino, pero las vistas son muy bonitas y nos lo tomamos con mucha calma, parando a sacar fotos, a comer por el camino algo de las reservas que llevamos en el coche, a hacer volar el dron... También aprovechamos para telefonear a unos vecinos nuestros que viven en París y este año no han podido viajar a la segunda residencia que tienen junto a nuestra casa, para ver si están de ruta por Francia y si nos podríamos encontrar en la zona de los Alpes franceses a la que llegaremos en un par de días. Desgraciadamente, están un poco asustados por la situación (no es para menos), y nos dicen que prefieren quedarse en casa.
Al llegar al pie del glaciar, en un pequeño prado situado junto a los lavabos públicos, aterriza un helicóptero del que descienden 3 o 4 pasajeros. Nuestra suposición peliculera es que se trata de un rescate en montaña de algún aventurero perdido o herido, pero por la pinta de los pasajeros y la calma con que se lo toman, parecen más bien algunos ricachones que no tenían muchas ganas de andar o conducir.


Como se ha hecho bastante tarde (han pasado más de 4 horas desde que dejamos el coche), acordamos regresar por el camino corto y aburrido, es decir por la carretera asfaltada. Aún siendo más corto, tardamos un ratito en llegar al coche, y nos sentamos en la terraza del restaurante mencionado antes (Barrage de Moiry), a tomarnos unos refrescos que saben a gloria después de la caminata.
Nos hemos quedado con las ganas de remojarnos los pies, así que nos montamos en el coche y volvemos carretera arriba hasta el lago de Chateaupre, desde el que parten senderos hacia el glaciar, pero nos conformamos con las vistas desde aquí y con remojarnos los pies en el riachuelo que sale del lago formado a pie del glaciar. Obviamente, el agua está cerca del punto de congelación y apenas podemos mantener 10 segundos los pies en ella. Como nosotros, la mayoría de gente que ha llegado a pie hasta aquí, practican este deporte de riesgo, y es muy divertido ver las caras que hace la mayoría de gente.
Bordeamos el lago por un camino inventado por nosotros, no sin riesgo de volvernos a remojar al tener que atravesar el riachuelo por encima de unas piedras resbaladizas, pero conseguimos llegar de nuevo a la zona de aparcamiento/helipuerto.



Otra vez en carretera, ponemos dirección a Eischoll. Hace rato que conducimos detrás de un citroen dos caballos color granate con lunares blancos muy curioso, en el que se distinguen dos cabezas de lo que a priori parece una pareja de mediana edad. Al cabo de un rato y acercándonos un poco, vemos que son dos hombres, pero el que va en el asiento de copiloto va disfrazado de mujer. Nos damos cuenta de ello cuando paran en uno de los varios puestos de venta de albaricoques que hay a lo largo de la carretera y los adelantamos. Un poco más adelante queremos parar a comprar una bolsa en uno de ellos, pero no nos queda nada de efectivo en francos suizos y no nos alcanza para los 5 CHF que vale la bolsa (lo de pagar con tarjeta en estos chiringuitos ni se nos pasa por la cabeza).


Llegamos hasta la población de Susten y nos detenemos a comprar en el supermercado Coop. Aprovechamos la parada para buscar en Tripadvisor algún restaurante recomendado, y vemos un chino en la población de Leukerbad. Como nos gusta mucho la comida china, no nos lo pensamos y ponemos la dirección en el GPS para que nos lleve allí. Leukerbad se encuentra en la ladera de la montaña al otro lado del valle, y es una ciudad conocida por sus baños termales (www.myswitzerland.com/ ...leukerbad/) . El recorrido para llegar allí se nos hace interminable, no por tener muchos kms, sino por las interminables curvas y subidas para llegar hasta la ciudad. Hay bastante ambiente y muy pocas plazas de aparcamiento, así que, tras meternos en un par de sitios incorrectos gracias al GPS y las obras de las calles, finalmente entramos en un párking de pago (3€) y andamos unos cientos de metros hasta el chino en cuestión, llamado Canaan. La verdad es que comemos muy bien, pero carísimo para ser un chino (72€), se nota que a este pueblo viene turismo “de posibilidades”, pues aparte del precio, hay mucha oferta de restauración, al contrario que en la mayoría de pueblos que hemos visto hasta ahora.
Tras la cena, y esperando que con las curvas no nos siente mal, emprendemos ruta hacia Eischoll. Entre las curvas de un lado y otro del valle, es un milagro que no hayamos tenido que parar por indisposición... qué martirio!
Por fin llegamos al BB y aparcamos frente a la puerta, yéndonos directos a la habitación. Ya recogeremos la colada mañana.



Kms conducidos: 159 kms.

21/7/2020

Durante el desayuno, charlamos un ratito con Susanne para pedirle consejo sobre algún lugar para visitar no muy lejos. Nos habla de Moosalp, a apenas 20 kms de distancia, pero como comprobaremos después son 45 minutos de conducción (www.myswitzerland.com/ ...e-moosalp/) .
Tras la charla, recogemos la colada que nos entrega y nos dice que ya nos la cobrará con el resto de la estancia, de la que aún no hemos pagado nada.
Nos ponemos en marcha viendo como el cielo va oscureciendo a medida que nos acercamos a nuestro objetivo. Tras otra tanda de interminables curvas, por fin llegamos al aparcamiento de pago que hay en una pequeña explanada frente a un par de restaurantes. Sacamos el ticket de aparcamiento y nos disponemos a empezar una excursión que nos llevará hasta el lago Bonigersee, otro llamado Breitmattensee y una cima llamada Stand. El camino es bastante llano hasta el tramo final y discurre por un trozo de bosque y prados donde las vacas pacen libremente, sin asustarse de los excursionistas como nosotros, que obviamente les sacan multitud de fotos sin parar. El lago Bonigersee es apenas un charco grande lleno de cañas y musgo por todas partes sin ningún encanto, al menos en pleno julio. Logramos llegar a la cima conocida como Stand desde la que se ve el paisaje a 360º a la redonda, con montañas por todos lados. Hay unas cuantas familias disfrutando del lugar, que además debe ser centro de reunión de vacas lecheras porque aquí también hay unas cuantas comiendo tranquilamente hasta que un trueno lejano parece que indica que se acerca tormenta y todas empiezan el descenso hasta lugares más protegidos. Para no ser menos, nosotros también emprendemos retirada, y casi al final del sendero a pocos cientos de metros del aparcamiento, empieza a llover. Llegamos un poco mojados y nos metemos en uno de los restaurantes a reponer fuerzas (www.moosalp.ch/) , tomando unos refrescos y un pedazo de pastel (16€) en una terraza con vistas a las montañas (como no). El restaurante no es muy grande, pero está abarrotado en los dos pisos que tiene. Es un chalet típico de montaña reconvertido, lugar de avituallamiento para excursionistas y ciclistas.


Salimos, pagamos con el poco efectivo que nos queda el ticket de aparcamiento y seguimos por la carretera por no volver por el mismo sitio. Más curvas hasta llegar a una carretera normal al otro lado de la montaña, en Stalden.
Ponemos rumbo a Visp, y nos paramos poco antes de llegar, a comer en Staldbach, en una especies de restaurante a pie de carretera en el que poco más que ensaladas tienen que ofrecer a la hora que es. Después de comer nos dirigimos a obtener algo de información sobre el parque natural Pfyn-Finges, del que también nos ha hablado Susanne como buen lugar para ver algo de fauna distinta de vacas. La oficina de información del parque se encuentra el el pueblo de Salgesch (www.pfyn-finges.ch/ ...-entdecken), a varios kms de Visp, al otro lado del río. Como ya es relativamente tarde, no nos da tiempo a adentrarnos demasiado en el parque, como nos explican en la oficina de información, y nos dan un par de puntos interesantes para ver.

Así pues, volvemos al coche y cruzamos el río de nuevo para dirigirnos a una zona en la que pasear en completa soledad por la zona de “Les Etagns”. La única fauna que vemos allí son insectos de muchas variedades, pero ni siquiera una ardilla... La parte interesante del parque es la que queda ladera arriba tras Salgesch, pero hoy no tenemos tiempo.


Un poco decepcionados, vamos al segundo punto que nos han recomendado: un puente buthanés colgante, situado a pocos kms de donde estamos ahora (www.haengebruecken.com/ ...e-angaben/) . Aquí tampoco encontramos absolutamente a nadie y estamos un buen rato admirando el cañón bajo el puente, sacando fotos y haciendo vídeos con el dron. Aquí ha sido mucho mejor, quizás con más tiempo habríamos podido disfrutar bien del parque en la parte norte (tras Salgesch).




Está llegando la hora de cenar, y con sólo una ensalada en el estómago, nos concedemos el capricho de ir a comer una fondue de queso y unas cervezas al restaurante Anniviers en Sierre, un poco más al este del puente bhutanés. El capricho nos cuesta 60€ y un largo camino de regreso a Eischoll, durante el que paramos a rellenar el depósito en Turtmann, 60€ más...


Tras otra tanda de curvas, por fin llegamos al BB y nos ponemos a hacer las maletas, mañana dejamos Eischoll para entrar ya en Francia.

Kms conducidos: 118 kms.

22/7/20

Hoy dejamos el BB, así que ya tenemos las maletas preparadas cuando bajamos a desayunar y pagar la estancia y la colada a Susanne. Por ser el último día, hoy le pido a Susanne unos huevos revueltos para el desayuno, además del menú habitual. Tras pagar y charlar un rato más con ella y despedirnos, cargamos el coche y emprendemos ruta al este, hoy cambiamos de país...
A los pocos minutos ya estamos en la autopista 1 y en apenas 40 kms deberíamos llegar a Sion, capital del cantón de Valais, con más de 30000 habitantes.
Poco antes de llegar a la salida de la autopista que lleva a la capital, vemos carteles anunciando el lago subterráneo de St. Leonard (lac-souterrain.com/) , justo antes de Sion, así que cogemos la salida anterior y apenas nos desviamos unos kms para ir a ver el lago. Encontramos el aparcamiento sin dificultad y vemos con temor que está bastante lleno. Nos abrigamos a pesar del sol que luce en el exterior, y nos dirigimos a intentar comprar unas entradas. Desgraciadamente, sin reserva no quedan localidades libres hasta el último turno, a las 6 de la tarde. No disponemos de tantas horas, ya que tenemos que llegar cerca de Chamonix, y con estas carreteras nunca se sabe. A pesar de esto, sí que pasaremos unas horas en Sion (www.bourgeoisie-de-sion.ch/ ...r/accueil/) .
Entramos en la ciudad y aparcamos en un aparcamiento subterráneo en el centro, justo bajo una oficina de turismo. Ya que estamos aquí, preguntamos por las visitas más importantes, y nos hablan de los dos castillos, el de Tourbillon y el de Valere (siglo XI). Como no están muy lejos, decidimos ir dando un paseo por las calles del centro antiguo de Sion. Vamos primero al de Tourbillon, en la cima de una colina, a la que hay que subir por una cuesta durilla, y a pleno sol se nos hace largo y pesado. La verdad es que si no eres un fan de los castillos y la cultura medieval, poco hay que disfrutar en este castillo o lo que queda de él. Buenas vistas de la ciudad y alrededores, pero nada de interés para nosotros. Lo curioso es que han montado una tirolina que une la colina de la Basílica de Valere con la del castillo de Tourbillon, con unos 100 metros de recorrido, y por la que no para de bajar gente (de Valere a Tourbillon).


Subimos a la colina de la Basílica de Valere acalorados, y tampoco encontramos que haya nada a destacar, aparte de un museo de historia del cantón de Valais (www.musees-valais.ch/ ...ation.html) , al que no llegamos a entrar por escaso interés por nuestra parte, y por la restricción de aforo debida al Covid...

Casi es la hora de comer y bajamos de nuevo al centro del pueblo para meternos en el primer restaurante abierto con buena pinta que vemos, llamado Be Bop. Comemos bastante bien por 55€ y deambulamos un poco más por el centro, mirando los escaparates y sus precios prohibitivos, más que nada por hacer la digestión, sin intención alguna de comprar.
Pagamos el aparcamiento, 5€ más, y nos ponemos en ruta: Francia nos espera!
Volver arriba

Compartir:
Ver más diarios de Josep7778 Ver más diarios de Suiza Etapa anterior Etapa anteriorEtapa siguiente Etapa siguiente


stats_icon VOTACIONES A LA ETAPA
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0 0
Anterior 0 0 0
Total 0 0 0
Votos
stars-5 0 Votos
stars-4 0 Votos
stars-3 0 Votos
stars-2 0 Votos
stars-1 0 Votos
Para votar esta etapa debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 34 Visitas mes actual: 6 Total visitas: 327

comment_icon  Últimos comentarios al diario:  Huyendo del COVID-19 a los Alpes
Total comentarios 11  Visualizar todos los comentarios

LANENA69  LANENA69  23/02/2021 20:18   blogs_icon
Comentario sobre la etapa: De Grindelwald a Eischoll (Zona de Valais)
En septiembre del 2019 también estuve en Suiza (estoy terminando el diario). Tomaré nota de los lugares que pongas porque me apetece volver, ya me tenía enamorada antes de ir, pero vine más aún, que país más ijcreíble en todos los aspectos. También me gustó mucho la foto que dice luchino. Saludos

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN LA ETAPA


Registrate AQUÍ
Volver arriba


forum_icon Foros de Viajes
Pais Tema: Viaje a Suiza: Consejos, dudas, información
Foro Alemania, Austria, Suiza Foro Alemania, Austria, Suiza: Viajes por Europa Central: Alemania, Austria, Suiza... Consejos e información sobre Viena, Munich, Berlin, Alpes, Tirol.
Ultimos 5 Mensajes de 1097
1087340 Lecturas
AutorMensaje
SPYRO43
SPYRO43
Super Expert
Super Expert
May 03, 2009
Mensajes: 593

Fecha: Lun Ago 16, 2021 11:28 pm    Título: Re: Viaje a Suiza: Consejos, dudas, información

Os comento mi experiencia de hoy. Aeropuerto de Málaga, me dijeron en el mostrador de air Swiss que le enseñara el pasaporte covid. Se lo amplio con los dedos en el móvil, y me dice la encargada, ok tienes dos dosis... Ni miró ni mi nombre, ni nada, sólo 2/2..
Al llegar a Zurich, al pasar por la puerta de nada que declarar, no había ni policía ni nadie, así que no enseñé el código qr que conseguí el día anterior, a nadie... En fin, por si os sirve de ayuda
malvagon
Malvagon
Travel Addict
Travel Addict
Abr 22, 2014
Mensajes: 50

Fecha: Vie Ago 20, 2021 08:49 am    Título: Re: Viaje a Suiza: Consejos, dudas, información

Buenos días dejo aquí mi aportación para los que aún estéis planificando. Nos hemos alojado de camino a Austria un par de noches en Saint Moritz. En la web de turismo suizo vi que había una oferta en la que por dos noches en la región de engandin te regalan un pase de turismo donde subes gratis a todos los remontes trenes y buses desde el día que llegas hasta que te vas. En la web de turismo tienes los alojamientos asociados.En nuestro caso dos noches con tres días de tarjeta. Hicimos la entrada a la una dela tarde y ya ese día nos dieron el pase. Es un ahorro importante ya que en suiza son...  Leer más ...
soygranaino
Soygranaino
New Traveller
New Traveller
Sep 25, 2021
Mensajes: 1

Fecha: Sab Sep 25, 2021 07:58 am    Título: Re: Viaje a Suiza: Consejos, dudas, información

¡Buenos días! Con este mensaje me presento por aquí. Vaya dicho de antemano que es un placer estar en este foro, y que para cualquier cosa que podáis necesitar aquí ando:) Quisiera haceros una consulta acerca de un viaje a Suiza que tengo programado con mis padres para este puente de octubre, pero para el que -por motivos laborales- no hemos podido dedicarle tiempo apenas para planificar. Os comento un poquito los detalles, para ver si pudiérais asesorarnos sobre qué haríais o trataríais de ver en ese tiempo (y pido perdón en caso de que se haya respondido ya esto mil veces, pero es...  Leer más ...
PIWY
PIWY
Experto
Experto
Ago 01, 2007
Mensajes: 133

Fecha: Jue Sep 30, 2021 11:19 am    Título: Re: Viaje a Suiza: Consejos, dudas, información

Buenas, Muy feliz Estoy planificando un viaje a Suiza para enero '22, tengo reserva de alojamiento para esquiar en Davos. Sin embargo, no veo mucha información por aquí y agradecería algún consejo de alguien que haya estado en invierno. Me estoy volviendo loca con el tema del Ski pass en Davos Klosters y no sé si ese esquí pass me sirve para coger los transportes. Tenemos un par de días antes para visitar alguna ciudad del país, pero parece ser que todas son tan especiales que me está siendo difícil elegir. ¿Alguna sugerencia de ciudad para pasar fin de año? Por otro lado, Tema...  Leer más ...
ANGEMI
ANGEMI
Moderador de Zona
Moderador de Zona
Ago 09, 2009
Mensajes: 21249

Fecha: Mar Oct 05, 2021 11:25 am    Título: Viaje a Suiza en otoño: Actividades, Eventos, Gastronomía

Información enviada por la Oficina de Turismo de Suiza

Suiza en Otoño
Aquí es donde los colores de las hojas son más hermosos

Información en:
Suiza en Otoño: Actividades, Eventos, Noticias y Gastronomía


CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro

Registrate AQUÍ


All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. Aviso Legal - Privacidad - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Facebook Twitter instagram