Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads
NAVIDADES TURCAS. 16 DIAS RECORRIENDO TURQUIA ✏️ Blogs de Turquia

Blogs 

NAVIDADES TURCAS. 16 DIAS RECORRIENDO TURQUIA
Diario: NAVIDADES TURCAS. 16 DIAS RECORRIENDO TURQUIA  -  Localización:  Turquia  Turquia
Descripción: Diario detallado de un viaje a Turquia, concretamente Estambul, la zona del EGEO, Pamukkale y Capadocia.
Autor: Tarzan28   Fecha creación: 
 
Compartir:


Etapas 1 a 3,  total 5
 1  2  siguiente siguiente



Etapa: ESTAMBUL (23-27 DE DICIEMBRE)  -  Localización:  Turquia Turquia
Fecha creación: 09/04/2013 19:59  
Compartir: 
Compartir:
Reservamos el vuelo con LUFTHANSA con varios meses de antelación (160 euros/p) así como los tres vuelos internos directamente con las compañías que operan en Turquía (30 euros/pax/vuelo) y tanto los hoteles como los coches de alquiler en los respectivos aeropuertos mediante BOOKING y ECONOMIC CAR RENTALS. Sin ningún problema en ningún caso, ni dinero extra, ni gastos de última hora. Dicho esto comienzo con el diario.

Por fin llego el día 23 de Diciembre, el despertador sonó a las 6.00 A.M. nos quedaban por delante 16 días recorriendo Turquía, concretamente Estambul, la zona del Egeo y sus ruinas y por supuesto Capadocia. El vuelo salió en hora a las 8.55 y tras una breve escala en Múnich, aterrizamos a las 14.50 (en Turquía hay una hora más, al estar en diferente meridiano) en e l aeropuerto de ATATTURK. El hotel en el que nos hospedaríamos nos proporcionaba transfer gratuito por una estancia superior a 4 noches. Pues oyes, que el señor que debería estar esperando a la salida con nuestro nombre en un cartel allí no estaba. Al cabo de media hora, justo antes de que llamar al hotel para que se hiciese cargo apareció un chaval de unos 15 años, preguntando donde íbamos y mi nombre…tras decírselo sacó de una carpeta la buscada pancarta y nos miró como si fuésemos unos pringados jajaja. Arrancamos hacia el hotel, situado en el barrio neurálgico de SULTANAHMET, al que llegamos 40 min más tarde. Desde que entramos en Estambul, nos embargó la magia de la ciudad más bonita del mundo. El hotel SUDE KONAK (15 euros per/noche, desayuno incluido), algo increíble por el precio que pagamos, botones, comedor en la azotea con vistas a SANTA SOFIA y al CUERNO DE ORO, la habitación amplia, limpia e increíblemente cómoda y acogedora. Hicimos el check in, dejamos las maletas y directamente nos lanzamos a las calles de la ciudad dirección EMINONU. Por el camino cambiamos dinero cerca del hotel y nos compramos unas castañas (2 TL, 150g) Llegamos sin planificarlo a la parte de atrás de la MEZQUITA NUEVA y sus enormes minaretes, nuestra primera mezquita… y como acaba de terminar la oración entramos directamente con el correspondiente protocolo de descalzarse y mi madre cubrirse la cabeza con un pañuelo estupendo que se compró en Grecia. Tanto mi madre como yo (mi padre pasaba más del tema jeje), nos quedamos sin palabras por la magnificencia del templo islámico, las lámparas circulares que colgaban del techo, las alfombras, los símbolos árabes, la ausencia total de representaciones divinas, el MIRHAB orientado a la Meca, la luz y los pocos musulmanes que aún seguían postrados rezando a Alá. Tras media hora de observación exhaustiva, salimos de la mezquita y nos encontramos de frente con el muelle de Eminonu, con todos sus puestos de comida, los barcos atracados vendiendo bocadillos de caballa, la el puente GÁLATA que cruza hasta la orilla de Beyoglu atestada de pescadores con caña y la gente entrando y saliendo a raudales tanto en el puente como en sus galerías subterráneas abarrotadas de chiringuitos. Cruzamos la plaza por delante del BAZAAR DE LAS ESPECIAS y nos dirigimos a la mítica mezquita de RÜSTEM PASHA, conocida por sus magníficos azulejos de IZNIK. Como ya sabíamos que la entrada no estaba señalada, callejeamos por sus inmediaciones y la encontramos sin dificultad. Subimos por las escaleras y a pesar de su pequeño tamaño y su peculiar distribución nos quedamos maravillados por su belleza. Éramos los únicos turistas en ese momento y disfrutamos en soledad durante media hora. A la salida nos dieron muestras gratuitas del Corán y seguimos nuestro paseo por las calles abarrotadas de puestos de ropa hasta que llegamos a una de las entradas del BAZAAR DE LAS ESPECIES O BAZAAR EGIPCIO (Misir Carsisi –abierto todos los días-). Este bazar, está destinado exclusivamente a la venta de especias, infusiones y tés, jabones y artesanía. A pesar de ser relativamente pequeño, es encantador y con un olor muy característico. Lo recorrimos entero y salimos a la calle rodeando de nuevo la Mezquita Nueva hasta llegar a la estación de tren, donde antiguamente partía el ORIENT EXPRESS actualmente en funcionamiento en su trayecto Paris-Estambul. Como ya se acercaba la hora de cenar, buscamos alrededor de la estación un sitio en el que degustar nuestra primera cena turca. Entramos en un restaurante donde recibieron con los brazos abiertos y pedimos a lo grande movidos por la emoción. Parrillada de carnes y acompañamientos de todo tipo, en una bandeja gigante para mi padre y para mí y dorada al horno para mi madre. Todo acompañado de salsas, te de manzana turco, RAKI y de postre nuestro primer BAKLAVA (40 euros todo). Tras la cena, caminamos 5 min hasta el hotel para deshacer la maleta, ducharnos y dormir. El día siguiente teníamos un planning exhaustivo por todo el barrio de Sultanahmet.

BAZAR DE LAS ESPECIAS O BAZAR EGIPCIO

Nos despertamos a las 8.00 y subimos a desayunar a la azotea. El bufet del hotel era completísimo y disfrutamos de todo los que nos ofrecían mientras contemplábamos Santa Sofía y el Cuerno de Oro. Hacía sol con lo cual las vistas era aún más espectaculares. Salimos del hotel dirección, PALACIO DE TOPKAPI (25 TL/PAX el palacio y 15 TL/PAX el HAREM), que casualmente estaba justo al lado del hotel, en la parada de GULHANE. Al llegar a las puertas del palacio, sacamos las entradas que daban acceso a todo el recinto sin excepción…y para allá fuimos cruzando la PUERTA IMPERIAL. Recorrimos durante 3 horas todo el palacio que sirvió de centro administrativo a los sultanes hasta mediados del siglo XIX, además es la representación máxima de arquitectura turca seglar turca. A destacar, el patio de las ceremonias, los establos y cocinas reales, las jaulas de oro de los hijos del sultán, EL TESORO y por supuesto el HAREM, con el patio de los EUNUCOS NEGROS, las estancias de las concubinas, las estancias reales y el PATIO DE LAS FAVORITAS. Entrar en todas estas estancias es trasladarte a la época medieval y sentir la esencia de los sultanatos del Imperio Otomano. Salimos del Palacio con la cámara echando humo por la puerta de la Acogida al pie de SANTA IRENE (cerrada al público). Rodeamos Santa Sofía y llegamos al PARQUE DE SULTANAHMET, donde está la FUENTE DE GUILLERMO EL KAISER. Esta fuente que iluminan por las noches, está situada en medio de SANTA SOFIA, LA MEZQUITA AZUL y el HIPODROMO, con lo cual las vistas son impresionantes. De aquí cruzamos la calle y entramos en la BASILICA CISTERNA (10 TL/PAX). Esto es algo que no te esperas, no te imaginas que debajo de toda la plaza se pueda encontrar algo tan increíble. Esta cisterna fue construida en la época de Constantinopla para abastecer de agua a la ciudad en caso de que inhabilitasen el acueducto de VALENS. Es un recinto inmenso, lleno de columnas del siglo IV, con agua en el fondo, semipenumbra y unas galerías aéreas que recorren la cisterna hasta llegar a las cabezas de medusa, que actúan de soporte de dos columnas y estaban en su momento cubiertas de agua… aun hoy se desconoce la razón de su ubicación aquí, ya que fueron traídas de otro templo lejos de la ciudad. Salimos de la cisterna sorprendidos y caminamos la calle DIVANYOLU (arteria principal de Constantinopla) hasta donde se encuentran los baños o HAMANES CEMBERLITAS. Comimos en un restaurante de la plaza justo en frente de la Columna de Teodosio, dos TAVUK DONNER y un plato de macarrones para mi padre, tres bebidas y Baklava (29 TL todo). Después de la sobremesa, nos adentramos en el barrio de KUMKAPI. Barrio de pescadores muy recomendable si quieres disfrutar de la esencia de Estambul, casas de madera vieja, construidas en empinadas calles, mezquitas entremezcladas y niños jugando entre los negocios locales con vistas al MAR DE MÁRMARA. Llegamos a la MEZQUITA SOKOLLU pero estaba cerrada, así que proseguimos hasta la MEZQUITA PEQUEÑA AYASOFIA, enteramente blanca y donde el MUECIN nos recibió con los brazos abiertos, mostrándonos todos los entresijos de la mezquita e invitándonos a subir a la parte superior. Nos permitió pasear por todos los rincones y muy amablemente nos mostró la zona de oración, normalmente restringida a los infieles, es decir, nosotros. Tras darle una pequeña propina salimos a la calle, donde unos niños que jugaban a la pelota nos podían que les diésemos dinero por cuidar nuestro calzado!!!. A mi padre le cogieron 5 TL de la mano y marcharon corriendo. Seguimos caminando, entre risas, hasta la MEZQUITA AZUL, pasando frente al bazar ARASTA al que iríamos más tarde. Llegamos a sus puertas y nos dirigimos a la entrada de turistas, nos descalzamos y entramos…casi no había nadie, lo cual la hacía más espectacular si cabe, enteramente decorada con azulejos azules y blancos, inmensa, muy iluminada y prácticamente para nosotros solos. Media hora estuvimos merodeando por sus alfombras y sacando fotos hasta que los guardias de seguridad nos pidieron que abandonásemos el templo porque se acercaba la llamada a la oración. La mezquita Azul, tuvo mucha controversia cuando se construyó porque fue erigida con 6 minaretes, al igual que la Meca, está situada en lo alto de Sultanahmet y fue sin duda la mezquita más impactante de todo el viaje…justo cuando salíamos al patio de las abluciones comenzó la llamada y pudimos disfrutar al anochecer del muecín llamando a los fieles a la oración en una de las mezquitas más impresionantes del mundo. Al acabar, bajamos por la calle de atrás y llegamos al bazar ARASTA, antiguos establos reales de la mezquita actualmente convertidos en tiendas de artesanía. Lo cruzamos entero y nos paramos en una cafetería donde nos tomamos tés de manzana y Baklava, el postre estrella del viaje. Tras el breve tentempié, regresamos al Hipódromo reparando de nuevo en la COLUMNA SERPENTINA, traída desde el Templo de Apolo en Delfos, el OBELISCO DE TEODOSIO, traído desde el templo de Karnak, en Luxor y la COLUMNA DE CONSTANTINO, todo ello muy bien iluminado. Como se acercaba la hora de cenar, fuimos paseando hasta un restaurante que nos pareció adecuado para celebrar la Nochebuena. LA CASITA, es un restaurante cerca del Enjoyer, de cuatro plantas, con unas escaleras casi verticales donde el dueño habla castellano. Cenamos en la acogedora terraza del piso superior, muy pequeña y cerrada y lo mejor de todo con vistas a la Mezquita Azul…un sitio ideal para celebrar nuestra particular Nochebuena…en lugar de cordero…kebab, de champan…te de manzana, de turrón…Baklava y de villancicos…llamadas a la oración. Unas Navidades especiales que recordaremos toda la vida. Tras una larga sobremesa donde comentamos la intensidad del día, volvimos al hotel paseando por Sultanahmet y directamente nos metimos en la cama cerca de las 1.00.

SANTA SOFIA

MEZQUITA AZUL

Al día siguiente nos levantamos pronto y subimos a desayunar con la intención de entrar a las 8.30 al MUSEO ARQUEOLÓGICO situado en el parque de Ghulane, anexo al Palacio de Topkapi y muy próximo a nuestro hotel. Recorrimos el museo durante 3 horas y sus correspondientes secciones: arqueología clásica, obras del Oriente Antiguo y Kiosko de los azulejos, de entre los cuales a destacar fundamentalmente, la Tumba de Alejandro Magno, la Necrópolis de Sidón, bustos y estatuas de la Antigua Roma, tablilla donde se escribió el Tratado de Kadesh (primer tratado de paz de la humanidad y ponía fin a la guerra entre egipcios e hititas) y la colección de azulejos y cerámicas otomanas con las que revestían las paredes de mezquitas y palacios. Salimos cerca de las 12.00 y subimos la calle SOGUKCESME y sus peculiares casas de madera de colores hasta llegar a SANTA SOFIA. Había una cola enorme por lo que nos recomendaron que volviésemos a la hora de comer para entrar sin esperar. Así lo hicimos y para hacer tiempo decidimos ir a la CISTERNA DE LAS 1001 COLUMNAS, muy cerca del Hipódromo. Esta cisterna a diferencia de la Basílica, no tiene agua, esta cementada y con la entrada te obsequian con un té de manzana que saboreamos sentados en una mesa en mitad de la cisterna mientras oíamos el eco del agua resonar por toda la estancia. Aquí sí que estábamos solos… es lo que tiene viajar en Navidad. En cuanto termínanos nos dirigimos a la Santa Sofía y entramos directamente (40 TL/PAX). Impresionante, desde su enorme cúpula, epítome de la arquitectura bizantina, a la mezcla de símbolos árabes y mosaicos bíblicos por las paredes. Recorrimos durante 1 hora y media la iglesia de la santa sabiduría empapada de siglos de historia. Santa Sofía fue construida como catedral de Constantinopla, trasformada en catedral católica por los Cruzados y tras la invasión otomana convertida en mezquita, construyendo minaretes en su fachada y ocultando con cal los mosaicos de sus paredes. A principios del siglo XX, fue declarada museo y se volvieron a descubrir los mosaicos parcialmente destruidos por la cal, de esta forma encontramos en el templo símbolos árabes y cristianos entremezclados… una maravilla. De aquí nos fuimos directamente a comer a la plaza de los baños Cemberlitas. Tras la comida cogimos el tranvía hasta Eminonu y subimos paseando hasta la imponente Mezquita de SULEYMANIYE o SOLIMAN I EL MAGNIFICO, construida sobre una de las siete colinas de Estambul. Visitamos también la tumba de Solimán y la de su arquitecto, enterrados en el pequeño cementerio que hay detrás de la mezquita. Al acabar seguimos caminando hasta la PUERTA DE LA UNIVERSIDAD y la plaza de Beyazit, donde se alza la torre del mismo nombre, iluminada de colores que informan de la predicción meteorológica. Ya que estábamos en la plaza decidimos entrar en la mezquita de Beyazit, pero estaba cerdada por obras así que nos metimos de lleno en el GRAN BAZAR (cierra los domingos). El gran bazar, con más de 4000 tiendas y 60 calles es el mercado cubierto más grande del mundo, habiendo en su interior hasta una pequeña mezquita. A diferencia de otros bazares, como el de Chatuchak en Bangkok, las tiendas están agrupadas por gremios, desde orfebrería, joyas, muebles y artesanía hasta ropa, lámparas, alfombras, especias, comida y un sinfín de comerciantes intentando adivinar tu procedencia para que entres en el regateo de sus productos. Tras dos horas recorriendo sus calles y recovecos y tomando nota de los precios, salimos a tomar un té turco en la plaza de Beyazit. Al acabar, fuimos paseando por las tiendas aledañas al Bazar, atestadas de puestos de ropa de imitación hasta llegar a EMINONU. Entramos de nuevo en el Bazar de las Especias y seguimos hasta la antigua estación del Orient Express. Cenamos cerca de las 21.00 en un restaurante situado justo en frente, tres tavuk donner y tres refrescos (24 TL). Después de la cena paseamos por las calles colindantes a nuestro hotel, plagadas de terrazas y tiendas de artesanía, con precios mucho más bajos que los que encontramos en el Gran Bazar. Llegamos al hotel, nos duchamos y caíamos rendidos hasta el día siguiente.

SANTA SOFIA

GRAN BAZAR

Al día siguiente nos levantamos a las 8.00 en punto, emocionados porque nuestra estancia en Estambul estaba saliendo a la perfección y nos estaba encantando todo cuanto veíamos día a día. Con las mismas subimos a desayunar a la azotea mientras disfrutábamos de la ya conocida Santa Sofía. En cuanto acabamos, salimos a la luz del sol y cogimos el tranvía frente al hotel, rumbo a KABATAS, última parada y destino PALACIO DE DOLMABAHCE (20 TL + 15 TL HAREM). Como las visitas son guiadas, esperamos a que se completase el grupo y recorrimos durante hora y media las explicaciones en ingles del guía. También hablaba castellano y nos comentó a título personal muchas de las anécdotas y entresijos del palacio, como la razón de la existencia de la sala Zapatero. Nuestro ex presidente apostó firmemente por la entrada de Turquía en la UE, encontrándose con el resto de países integrantes en contra. El gobierno turco como agradecimiento puso su nombre a la sala presidencial más importante del Palacio. Nos mostraron las diferentes salas de recepción internacional, las alcobas donde se alojaban los líderes internacionales durante su estancia en este palacio gubernamental que antaño sirvió de residencia a los sultanes. La visitaba continuo por el harem, similar al de Topkapi pero mucho más moderno ya que toda la edificación se construyó a imagen y semejanza de los palacios europeos. Dado que no se podían sacar fotos, la visita guiada duro 1 hora escasa con un breve descanso entre el palacio y el harem. Paseamos por sus jardines hacia la salida y subimos hasta la PLAZA TAKSIM de donde llega y parte el tranvía nostálgico que recorre una y otra vez la abarrotada calle ISTIKLAL. Tengo que decir que la plaza Taksim me decepcionó un poco, me la imaginaba más espectacular pero se vio compensado con la las iglesias, el hotel Pera y sobretodo el tranvía de la calle Istiklal, con casi 2 siglos de antigüedad es el más antiguo del mundo. Una vez que la bajamos entera, volvimos a subir a Taksim pero en El tranvía, apenas 10 min a velocidad de crucero. Desde Taksim, nos metimos en el barrio de GALATASARAY donde comimos en una de las calles principales. Tomamos el postre acompañado de té de manzana en una pastelería próxima y proseguimos el paseo hasta el barrio de BEYOGLU dirigiéndonos hacia la TORRE GÁLATA de estilo genovés. Subimos en ascensor previo pago de la entrada (10 TL/PAX) hasta el restaurante de la parte superior y accedimos al mirador circular por unas escaleras. Las vistas de Estambul desde la Torre son espectaculares, se puede divisar la inmensidad de la ciudad que no acaba nunca, sube y baja con las colinas y se pierde en el horizonte. Miles de mezquitas alzan sus minaretes por encima de las casas y edificios bajos y dividiendo la ciudad, el estrecho del Bósforo que separa la parte europea de la asiática. Y a nuestros pies el Cuerno de Oro nos separa del increíble barrio de Sultanahmet. Estuvimos en lo alto de la torre casi dos horas hasta que se puso el sol, haciendo miles de fotos en todas direcciones y disfrutando del atardecer sobre el Mar de Mármara. Cuando bajamos, nos dirigimos a la orilla del rio, donde miles de barracas mostraban el pescado del día aún vivo para ofrecerlo como bocadillo a la parrilla. Cruzamos el puente Gálata y como era relativamente temprano volvimos a visitar la Mezquita Rustem Pasha. Otra vez solos disfrutamos de sus azulejos de iznik durante media hora. Al acabar fuimos derechos al Bazar de las especias con la intención de comprar té de manzana, pero los precios nos echaron para atrás…así que lo dejamos para otro momento en otro sitio más económico. Las tiendas circundantes al bazar y las de la calle Divanyolu tienen los precios más ajustados en los respectivos bazares. Caminamos por las calles cercanas al hotel y reparamos en una tienda de artesanía que mostraba los mejores precios vistos hasta el momento, no lo pensamos más y entramos a comprar artesanía…platos, cuencos, señaladores y regalos de todo tipo. Cenamos en la plaza de los baños Cemberlitas, frente a la mezquita de Nuorosmaniye y volvimos pasando al hotel a descansar para aprovechar bien el día siguiente antes de coger el vuelo a Izmir a última hora del día.

Tranvia Nostalgico. Calle Istiklal

Sultanahmet desde la Torre Gálata

Esa mañana nos levantamos pronto y subimos a tomar nuestro último desayuno admirando las increíbles vistas. Salimos del hotel y cogimos el tranvía hasta Eminonu para el ferry por el cuerno de Oro hasta Eyup. El Tour por el Bósforo lo dejamos para la vuelta a Estambul después de Capadocia. Si vais a coger este ferry, tenéis que pasar la estación de autobuses al aire libre que hay en Eminonu y caminar hasta el extremo de la plaza antes de girar hacia el embarcadero. No hay ninguna indicación, pero si preguntáis amablemente os conducirán al muelle donde zarpan los barcos públicos hacia Eyup (2 TL el billete). Salimos a las 11.00 del pequeño embarcadero y tras 3 paradas a lo largo del Cuerno de Oro, llegamos a la última parada. Caminamos por el paseo hasta la mezquita de Eyup Sultán, tercer punto de peregrinación más importante después de la Meca y Jerusalén para los musulmanes dado que aquí se encuentra la tumba del adalid del profeta Mahoma. Tras visitar el interior mezquita y la parte superior abierta al público así como la tumba de Eyup Sultán, nos dijimos al Funicular que sube hasta el café Pier Lotti, el precio por subir es un jetón, como cualquier transporte público en Estambul (tranvía, barco, bus, metro, tren…). Este funicular avanza sobre el mismo cementerio de Eyup, situado en la ladera de la colina y por el que zigzaguea un camino hasta el mismo café. Una vez en el café, nos sentamos en un mesa al borde de la barandilla para admirar las vistas del Cuerno de Oro y a lo lejos, las siluetas de la Mezquita Azul, Santa Sofía, Suleymaniye y todo el skyline de Sultanahmet y la orilla asiática. Nos tomamos un té de manzana al sol y en cuanto acabamos bajamos paseando entre las tumbas. Tengo que decir que si te fijas bien, las tubas de los hombres están ataviadas del gorro típico de los árabes mientras las mujeres tienen flores en la parte superior y obviamente no son cruces sino lapidas rectangulares sobre el respectivo nicho. Legamos de nuevo a los pies de la mezquita y pasamos delante del patio de las abluciones donde varios peregrinos llegaban a sus puertas. Cogimos un taxi que paramos en mitad de la carretera y pusimos rumbo, por 10 TL, a SAN SALVADOR DE CHORA (20 TL/PAX), pasando por las murallas de Teodosio en cuyos intramuros se encuentra el museo. Entramos en la pequeña iglesia construida en el siglo IV, considerada como uno de los más bellos ejemplos de iglesia bizantina, siglos de historia dotan a San Salvador de Chora de una increíble coleccion de escenas bíblicas representadas en frescos y mosaicos de magnifico valor pictórico. Tras la invasión otomana y su particular prohibición islámica de representar al hombre, fueron cubiertos con cal y descubiertos siglos después, perdiéndose parte de su belleza y actualmente mostrados al público en forma de museo. Salimos de la iglesia y entremos de rebote en la Mezquita Myamar, totalmente vacía y seguimos caminando por el barrio de FATIH, donde se encuentran docenas de tiendas de novia y atuendos ceremoniales de topo tipo de colores chillones. Paramos a comer de justo en frente de la Mezquita de Fatih, una de las más grande e impresionantes de Estambul a la cual entramos tras el almuerzo a base de kebab de pollo. Paseamos en dirección Sultanahmet, pasando frente al acueducto de Valens que abastecía de agua a la ciudad varios siglos atrás. Al atardecer, volvimos a revivir la llamada a la oración desde el la fuente de Guillermo el Káiser, entre Santa Sofía y la Mezquita Azul. El canto de los muecines de todas las mezquitas circundantes se entremezclaba en el aire haciéndote sentir la esencia de un país islámico, hasta ahora desconocido para nosotros. A las 19.00 pusimos rumbo al hotel para recoger las maletas y salir hacia el aeropuerto. Como no encontramos ningún transfer que se adaptase a nuestro vuelo, cogimos el tranvía frente al hotel y trasbordamos al tren en la estación de Zeytinburnu dirección Havalimani (aeropuerto en turco). Llegamos al aeropuerto internacional de Atatturk y cogimos el vuelo doméstico de las 22.00 con destino a IZMIR, dejando atras la ciudad, en mi opinion, mas bonita e incrible del mundo. Llegamos sin problemas y tras recoger el equipaje, salimos a buscar el coche de alquiler que teníamos reservado en el propio aeropuerto (65 euros/3 días y medio). Con el GPS que me descargue gratuitamente en el IPhone (copilot live) llegamos sin problemas a la puerta del hotel. Tan solo llevábamos dos horas en la zona del Egeo, y ya apreciamos que se respiraba un aire más abierto, mas europeo, sin tantas restricciones…alcohol, burdeles, vestimentas occidentales, indicaban que Esmirna estaba más abierta a las costumbres europeas que Estambul. Nos alojamos en un modesto hotelito con parking gratuito, en el distrito de BASMANE (OLIMPIYAT OTEL IZMIR 12 euros/pax) que nos sirvió para hacer noche antes de proseguir hacia Éfeso al día siguiente. Mi padre y yo bajamos a comprar unas cervezas en una tienda de la calle (algo impensable en Estambul…de hecho me dijeron que vaya padre más enrollado que se tomaba cerveza con su hijo jejeje). Nos las tomamos en la habitación, nos duchamos y nos acostamos cerca de las 2.00

Mezquita de Eyup Sultan desde el cementerio

Estambul
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: ESTAMBUL (23-27 DE DICIEMBRE)



Etapa: COSTA DEL EGEO Y PAMUKKALE (28-29-30 DE DIEMBRE)  -  Localización:  Turquia Turquia
Fecha creación: 12/04/2013 23:23  
Compartir: 
Compartir:
Desayunamos en el pequeño bufet que ofrecía el hotel con la estancia y rápidamente pusimos rumbo a Éfeso. Gracias al GPS del móvil llegamos sin ningún problema una hora después. Antes de entrar en las ruinas de Éfeso seguimos por la misma carretera hasta Maryemana, la casa donde pasó sus últimos días y murió la Virgen María. Cabe destacar, que fue construida por ella misma. Aparcamos el coche y caminamos hasta la entrada de una pequeña y modesta casa de piedra con solo dos estancias, más parecida a un establo de montaña que a una casa habitable. Por dentro estaba muy bien cuidada y custodiada por una monja, además había una inscripción que atestiguaba las razones por las que se sabe que este pequeño santuario corresponde a la verdadera casa de la madre María, mencionada en las antiguas escrituras y reconocida por el Vaticano. Tras abandonar este lugar de peregrinación tanto de cristianos como de musulmanes, proseguimos hasta Éfeso. Éfeso, capital romana de Asia Menor, tuvo su origen en la antigua civilización hitita Apasa. Desde entonces, griegos, romanos, persas y otros imperios pasaron por aquí dejando parte de su legado. La ciudad fue sitiada y saqueada en varias ocasiones, destruida por terremotos y otra vez reconstruida, incluso el mismo Alejandro Magno aportó su propio capital para levantar la ciudad. Debido a su situación estratégica, al estar a pie de mar, fue usada como puerto por los romanos y como punto de partida de la ruta comercial por Asia Menor. Hoy en día, prácticamente destruida, se pueden visitar muchos de sus monumentos y construcciones que se están rehabilitando, entre ellos destacan por su majestuosidad la fachada de la biblioteca de Celso, el Gran Teatro, el Odeón, el Estadio, la Vía de los Curetes, el Templo Corintio y a pocos kilómetros, el templo de Afrodita, conocido como Artemisión. Es increíble la vasta extensión de esta ciudad antigua, la ubicación, distribución y grandiosidad que debía de tener en su época de esplendor. Tras recorrer Éfeso durante 3 horas largas, salimos en dirección Selcuk, para comer y visitar el templo de Afrodita. Comimos tres kebabs de pollo con tres refrescos por 20 TL y acto seguido condujimos hasta el templo. El Artemisión, considerado como una las 7 maravillas del mundo Antiguo poseía 120 columnas de 20 m de altura de las que solo una sobrevive una. En él se veneraba a la diosa Artemisa y fue saqueada y quemada por los visigodos. Seguimos la ruta hasta la ciudad costera de Kusadasi en la que haríamos noche. Llegamos al hotel (West Ada Inn, 7 euros/pax/noche) cerca de las 18.00 de la tarde, la habitación enorme, balcón al mar y hotel totalmente deshabitado. Nos duchamos y salimos a pasear por el paseo marítimo prácticamente vacío de turistas. Cenamos tranquilamente en un restaurante del paseo, como era habitual comida turca y nos fuimos al hotel a dormir cerca de las 24.00.

Biblioteca de Celso


Al día siguiente nos levantamos pronto y bajamos a tomar el escaso desayuno continental que proporcionaba el hotel con la estancia. Tras acabar pusimos rumbo a Priene, ciudad Jónica, construida bajo el monte Micale y donde destaca el Templo de Atenea y el de Poseidón. Estábamos completamente solos, esta característica empezaba a ser la norma en nuestro viaje por Turquía. Recorrimos las ruinas de Priene durante aproximadamente 2 horas, haciéndonos fotos en el teatro, templos y demás restos de monumentos que aún quedaban en pie. Tengo que decir que a pesar de que las ruinas de Éfeso son las más imponentes y relevantes, las de Priene nos gustaron especialmente, quizás por la ausencia de turismo, el buen tiempo o lo que fuese. En cuanto terminamos la visita, nos dirigimos hacia Afrodísias, ruinas romanas situadas a 200 km de nuestra posición. Llegamos hacia las 16.00 de la tarde y entramos directamente sin parar a comer. Afrodísias fue por descontado el gran desengaño del viaje, esperábamos ver unas ruinas tipo Priene y nos encontramos con algo tan espectacular como Éfeso. Habíamos hecho bien en decantarnos por visitar Afrodísias en lugar de Mileto y Dídima. Destacan por su esplendor el Templo de Afrodita convertido siglos después en basílica cristiana. El Ágora, con su piscina exterior de 125 metros, el gimnasio, el Teatro y sobre todo, el Estadio, el más grande del mundo Antiguo con capacidad para 75.000 espectadores y lo que aun yace bajo tierra esperando a ser descubierto. Casi de noche salimos de Afrodísias dirección Pamukkale, concretamente al hotel que teníamos reservado para esa noche, al pie de los travertinos y la Hierápolis (Hotel Venus, 15 euros/pax/noche).

Templo de Atenea. Priene

Afrodísias

Teatro de Priene

Llegamos a Pamukkale cerca de las 20.00 horas, pasando previamente por Denizli, aparcamos en el parking gratuito del hotel, hicimos el check in en este acogedor hotel y nos fuimos a sondear las inmediaciones. Volvimos en seguida porque el pueblo es bastante pequeño y apenas había iluminación. Nos duchamos y bajamos a comer en el restaurante del hotel. La comida aquí fue realmente buena y abundante y los precios, a pesar de ser ligeramente más altos, no pagamos más de 12 euros por persona. Salimos a tomar el té de manzana a la terraza decorada al estilo árabe y volvimos a la habitación. Por la mañana, nos despertamos pronto y bajamos a desayunar, el desayuno lo sirven ellos pero es muy abundante y puedes repetir. Acto seguido cogimos el coche y nos fuimos a la CUEVA KAKLIK, a 30 km de Pamukkale. Esta cueva tiene también travertinos calcáreos pero bajo tierra. La entrada fueron 2 TL/PAX y no había absolutamente nadie. En la misma entrada ya se podía percibir las emanaciones sulfurosas del manantial de agua caliente, bajamos las escaleras de madera y entramos en la cueva. El agua, muy rica en calcio, emana de la parte superior y va dejando su paso formaciones calcáreas como consecuencia de la deposición del carbonato cálcico en forma de terrazas blancas de gran dureza. El recorrido es circular y rodea los travertinos subterráneos. El agua arroya sobre las terrazas y baja hasta perderse en una sima al pie de la pasarela de madera.

ENTRADA A LA CUEVA KAKLIK

Impresionante, además servía de anticipo de lo que veríamos en Pamukkale. Tras una hora recorriendo una y otra vez la pasarela y haciendo fotos, subimos al coche y volvimos a Pamukkale para pasar el día, entre los travertinos y la Hierápolis, antiguas termas romanas construidas sobre dichos travertinos. Pagamos la entrada (20 TL/PAX) y nos descalzamos para subir hasta la parte superior a 160 m de altura. El agua te llega entre la rodilla y el tobillo y emana a 35 grados. La razón de descalzarse es para evitar contaminar los travertinos con bacterias que cambian la coloración blanca de la piedra caliza. Por esta razón el gobierno turco ordenó derribar los hoteles construidos sobre los travertinos, ya que en ausencia de legislación sobre Pamukkale, permitía a los hoteles llenar sus piscinas con aguas del manantial, verter aguas residuales sobre las cascadas y los turistas podían pasearse con zapatos, bicis y motos por toda la zona. En vista, de la destrucción que esto provocaba , se declaró Patrimonio de la Humanidad y se desalojó por completo.
Los terremotos producidos por la falla de la cuenca del Rio Menderes, permitió la aparición de numerosas fuetes de agua termal que arrastraban carbonato y calcio en su corriente, además de otros elementos radioactivos, esto favorecía la precipitación en el exterior en forma de caliza blanca. Estas formaciones adquieren el aspecto de terrazas de travertino en forma de medialuna que contienen una capa de agua poco profunda dispuestas en el tercio superior de la ladera formando escalones, que oscilan de 1 a 6 metros de altura. Pamukkale fue uno de los grandes descubrimientos del viaje, ya que no esperábamos ver algo tan descomunal que puede verse a más de 20 km de distancia. Desde la parte superior puede disfrutarse de las vistas sobre la gran cuenca del Menderes con los pies sumergidos en agua termal. Además aquí comenzaba la visita de la Hierápolis, termas romanas para disfrute veraniego de los nobles del Imperio, atraídos por sus aguas mineromedicinales. Varios terremotos dejaron al descubierto parte de sus ruinas formando una piscina de agua termal llena de frisos y columnas de la antigua ciudad que actualmente esta abierta al público. De la propia Hierápolis podemos destacar, el Templo de Apolo con una zona llamada Plutonium, considerada en aquel entonces como puerta al infierno, ya que emanaban vapores radioactivos. El Teatro, los baños, y sobre todo la gran necrópolis, la más grande del mundo antiguo, donde enorme sarcófagos fueron depositados sobre los travertinos. 6 horas estuvimos recorriendo las terrazas de algodón y la Hierápolis. Hacia las 18.00 de la tarde bajamos al pueblo y entramos en un chiringuito a tomar un té de manzana, antes de partir de nuevo hacia Izmir, para hacer noche y salir hacia Capadocia al día siguiente por la mañana. Tras 3 horas de viaje, llegamos directamente al hotel Aksan (4 * 22 euros/pax/noche). Nos aparcaron gratuitamente el coche, hicimos el check in, dejamos las maletas y salimos a cenar tras todo el día sin probar bocado. Todo hay que decir que mi madre llevaba fruta en el bolso y de cuando en cuando engañábamos al estómago con manzanas o mandarinas jejeje (cosas de madre). Cenamos 3 tavuk donner, una ensalada, baklava y refrescos (30 TL). Volvimos al hotel a dormir dado que al día siguiente nuestro vuelo salía a las 7.00 a.m. y antes debíamos dejar el coche en el aeropuerto, previa revision de daños.

TRAVERTINOS DE PAMUKKALE


TUMBA DE LA NECRÓPOLIS AL PIE DE LOS TRAVERTINOS
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: COSTA DEL EGEO Y PAMUKKALE (28-29-30 DE DIEMBRE)



Etapa: CAPADOCIA (31-1-2-3 DE ENERO)  -  Localización:  Turquia Turquia
Fecha creación: 19/04/2013 19:33  
Compartir: 
Compartir:
Nos levantamos sobre las 5.00 de la mañana y bajamos a desayunar. Nos habian preparado un desayuno fuera de hora porque nos ibamos ya al aeropuerto. Tras el check in, momento en el que el recepcionista inistio en que dieramos buenas referencias en la pagina de booking, cogimos el coche y con el gps pusimos rumbo al aeropuerto para coger el vuelo de las 7.00 con ATLASJET (30 euros/pax). Antes de facturar devolvimos el coche en el aparcamiento del aeropuerto y a las 7.00 despegamos rumbo KAYSERI, con el avion medio vacio. Aterrizamos 1 hora mas tarde en el pequeño aeropuerto y salimos a por el coche que habiamos alquilado. En este caso, no nos pidieron ni tarjeta de credito para la fianza ni nada, nos dieron el coche con el deposito vacio, le pagamos el dinero que rigurosamente habiamos acordado y salimos rumbo a GOREME. Gracias una vez mas al GPS del movil llegamos sin problema 1 h mas tarde cerca de las 10.00 de la mañana. Llegamos al hotel KAYATAS HOTEL (11 euros/px/noche con desayuno incluido). Dejamos el coche en el parking privado, por decir algo, porque mismamente aparcamos en la calle y entramos. El Hotel esta regentado por una familia turca, tienen una especie de salon que hace las funciones de recepcion, salon, comedor y alli pasan el tiempo tomando te, jugando al ordenador y conviviendo con los huespedes. Hicimos el check in mucho antes de la hora estipulada y el hijo menor nos comentó en ingles diferentes tours por la zona, la cena de Nochevieja con cotillon, sitios de interes...dijimos a todo que no porque ya veniamos con una ruta programada que no dejaba nada interesenate sin ver. Eso si, le preguntamos por el viaje en globo y SORPRESA!! a diferencia de lo que creiamos, el vuelo en globo aerostatico tan solo costaba 100 euros por persona!!! (y este no era el mas barato algunos habia de 80 euros) muy lejos de las escandalosas cifras que se manejaban en este foro. Autamaticamente reservamos para dos dias despues y directamente metimos las maletas en la casa-cueva. Talmente parecia una cueva, las paredes, la fachada del hotel...todo. Estaba recien restaurado o cosntruido y era muy acogedor, quizas un poco frio pero todo correcto. Volvimos al salon a zanjar el tema pagos y reservas mientras nos tomabamos el te que ofrecen gratuita e ilimitadamente a los clientes y acto seguido salimos pitando hacia el MUSEO AL AIRE LIBRE, situado a 2 km de Goreme por la carretera. Por el camino ya empezamos a disfrutar del peculiar paisaje volcanico de Capadocia mundialmente conocido y que nosotros teníamos tantisimas ganas de ver y exprimir durante 4 días enteros. El sol empezaba a calentar aunque fuese pleno invierno lo que hizo que el dia fuese aun mas increible. Llegamos a la taquilla del museo, pagamos la entrada (20 TL/PAX) y nos adentramos. Recorrimos todas las iglesias excavadas en la roca, todas la estancias de las iglesias, cada pintura, las cocinas, los establos, los orificios de las paredes que hacian la funcion de cama, los comedores pero sobre todo los murales dibujados en la pared con infinidad de representaciones biblicas cuando los cristianos ocupaban la zona. La región de Capadocia se formó por la erupción de tres volcanes, el ERCILLES, DEVELI y MELENDIZ los cuales pueden atisbarse desde cada rincon de Goreme, ya que sobresalen por encima de todo. Una primera capa de lava, solidificó generando una capa de roca ligera mientras que otra capa de lava mas densa cubrió la primera y dio lugar a una capa rocosa de mayor dureza. La erosión del agua fue profundizando y socavando el terreno a la par que generaba las peculiares chimeneas de las hadas y paisajes lunares con el paso de los siglos. Esta característica fue aprovechada por sucesivas poblaciones de habitantes (asirios, hititas, persas, romanos y finalmente selucidas) para excavar en ella cuevas, ciudades, iglesias, moradas, castillos, fortalezas y un sinfin de pasadizos interconectados entre si y pintar sobre sus paredes internas murales biblicos conservados hasta hoy en dia. Recorrimos durante dos horas el museo entero, la iglesia de la manzana, de la serpiente...admirando los frescos iconoclastas en paredes y techos de cada una de ellas. Por último, de la que salimos entramos en la Iglesia Oscura, a la que puedes acceder con la entrada del museo. Volvimos a Goreme y comimos en la plaza principal cerca de la mezquita mientras escuchabamos la llamada a la oración. Tras la comida, montamos en el coche y fuimos a ver la fortaleza de UCHISAR. Un castillo que corona el promontorio que se alza sobre el pueblo del mismo nombre. Cuando digo fortaleza no penseis en una fortificación al uso, que va, es la propia roca, totalemnte oradada, con cavidades interconectadas y miradores desde donde supongo, vigilaban los antiguos moradores. Esta visita fue espectacular, desde aqui a parte del atardecer ponerse sobre el volcan Melendiz, había magníficas vistas a todo el parque nacional de Goreme y sus multiples valles de las hadas, de diferentes colores que concluian en su mayoria, en la pequeña población donde hariamos noche esos 4 dias. Ademá,s al fondo, el volcán Ercilles, cerca de Kayseri. Estuvimos en el castillo hasta que se puso el sol, entonces bajamos al coche y nos dirigimos hacia la cercana poblacion de URGUP, a 15 min conduciendo desde UCHISAR, para pasear por sus calles y sus tiendas de artesania. Compramos fruta en un mercado cercano al coche y fuimos paseando hasta que decidimos parar en una teteria a tomar nuestro té de manzana habitual. Después, nos fuimos hasta una tienda de artesanía y comparmos platos hechos a mano y cuencos como los que vendian en Estambul pero infinitamente mas baratos (4x10TL). Al ser invierno y estar en la Anatolia Central, anochecia a eso de las 16.00 de la tarde con lo cual las tarde se hacian larguisimas. Bien entrada la noche, decidimos volver a Goreme a cenar y celebrar la NOCHEVIEJA. Escogimos un restaurante de la plaza principal regentado por una mujer turca y cenamos pescado y carne a la brasa. Despues compramos baklava a modo de turrón y champan en una confiteria mientras volvíamos al hotel para para recibir el año nuevo. Como no encontramos uvas, ni un canal occidental que retransmitise las campanadas y aun eran las 21.30 cuando llegaron las 0.00 llevabamos hora y pico durmiendo.

MUSEO AL AIRE LIBRE DE GOREME

CAPADOCIA DESDE LA FORTALEZA DE UCHISAR


Al día siguiente nos despertamos pronto y salimos de la habitacion a ver los cientos de globos que sobrevolaban Goreme para ver desde las alturas el amanecer en Capadocia. El frio era horrible, estabamos a bajo cero asi que nos abrigamos bien y bajamos a desayunar al salon-recepcion que tenian la estufa de carbón bien encendida. Desayunamos a base de dulces turcos, té, café y cereales y en cuanto estuvimos listos, salimos en coche hacia el VALLE DE DEVRENT o VALLE DE LA IMAGINACIÓN. Tras pasar por el pueblo de AVANOS, llegamos poco despues al valle, pero no dejamos el coche donde para todos los autocares, no no, aparcamos en un camino de cabras mucho mas atrás y entramos en el valle recorriendo los caminos que rodeaban y transitaban entre las chimeneas. Hacia calor y pasamos la mañana entre aquellos caminos empinados, subiendo y bajando hasta que lo pateamos entero y volvimos al coche. Continuamos hasta el VALLE DE PASABAGSE, aparcamos el coche y recorrimos el pequeño circuito que rodeaba las chimeneas. Camellos, tiendas, antiguas moradas escavadas en la roca y un sendero que recorria todo el valle y proseguia hasta Goreme pasando por CAVUSIN, donde estaba la casa troglodita escavada en la montaña sobre el pueblo. Paseamos en solitario por el valle, viendo infinidad de chimeneas sobre un paisaje arido y rocoso, totalmente oradado por la mano del hombre, miles de cuevas por todas partes. Mi madre y yo entramos en la Iglesia de Cavusin contigua a la morada troglodita, mientras mi padre nos grababa desde abajo. La iglesia tenia una serie de galerias que subian y bajaban, rodeaban y daban a pequeños balcones escondidos en las paredes verticales de la montaña. Seguimos en coche hasta Goreme cerca de las 15.00 y comimos en la terraza cubierta de un restaurante cercano a la plaza principal. En cuanto acabamos salimos corriendo hacia Uchisar, para conocer PIGEON VALLEY o el VALLE DE LAS PALOMAS. Dejamos el coche cerca de la fortaleza y bajamos por unos caminos de cabras hasta el sendero que cruzaba el valle. A diferencia de los demas, este si tenia vegetacion, alamos y otros arboles alegraban el sendero a ratos de color rosáceo a ratos amarillo. Por el valle sobrevolaban centenares de palomas, pero no solo en este valle, en todos los demás que circundan Goreme. A pesar de que pueda resultar extraño, la verdadera razon es que existen miles de palomares escavados por el hombre en las paredes, ya que de los excrementos -guano-, ricos en nitratos, los antiguos moradores elaboraban polvora para defenderse de los enemigos.

VALLE DE DEVRENT

VALLE DE PASABAGSE

Aparcamos cerca de la carretera y bajamos por un camino de cabras hasta el valle coloreado en rosa y amarillo. Un sendero atravesaba el valle entre árboles y cuevas y varias palomas sobrevolaban las paredes rocosas. Caminamos durante un buen rato disfrutando de aquel paraje encantador y solitario, entramos y salimos de las moradas-cueva que flanqueaban el camino central y tras una larga sesión de fotos llegamos a la base de Uchisar. Intentamos subir por uno de los senderos que ascendían hasta el pueblo y se entremezclaban entre cuevas laberínticas, un pastor que pasaba por allí nos indicó el camino haciendo de guía, más que indicarnos la salida nos conducía hasta su casa. Con relativa precaución le seguimos por túneles y galerías hasta un mirador escondido entre las cuevas. Desde aquel balcón natural el pastor nos ofreció las magníficas vistas de todo el valle. En un correcto inglés nos dijo que retrocediésemos un poco y entrásemos en una oscura galería a la voz de “church”. ¿Iglesia? ¿Cómo que iglesia? Mis padres y yo nos miramos un poco extrañados y la señal de alerta acudió a nosotros, pero aun así entramos….aquel señor vivía en una antigua iglesia excavada en la roca, una iglesia de varios siglos de antigüedad que utilizaba como cochiquera. Bóvedas, murales y columnas conformaban su morada. Atónitos contemplamos la casa de aquel pastor hasta que el olor nos obligó a salir y volver al pueblo completamente impresionados por lo que acabábamos de ver y que aquel señor mayor nos mostró a cambio de un cigarro. Una vez en el coche, y con la noche casi encima pusimos rumbo a Urgup para cenar Tandori en uno de los restaurantes en el que reparamos el día anterior. Pedimos tres Tandoris, una especie de estofado de carne con verduras y berenjena en una cazuela de barro, y tras acabar aquel delicioso y suculento plato turco pedimos otro para compartir y una especie de pizza alargada también excepcional. Tras llenar el estómago, volvimos a Goreme mientras los termómetros descendían por debajo de los cero grados. Además al día siguiente nos venían a buscar a las 5.30 de la mañana para hacer la excursión en Globo. Cerca de las 23.00 nos acostamos con bastantes nervios por lo que nos esperaba en pocas horas.


A las 5.15 picaron a la puerta a la voz de BALLON TOUR!!! Rápidamente nos vestimos, nos pusimos infinitas capas de ropa para vencer el horrible frio que haría en el globo y salimos a buscar el minibús que nos esperaba en la puerta del hotel. Nos llevaron a la sala de un restaurante donde coincidimos con todos los demás ocupantes de los 150 globos que cada día del año sobrevuelan la Capadocia. Tengo que decir que las condiciones atmosféricas de Capadocia, la hacen idóneas para que cada día del año cerca de 150 globos sobrevuelen los valles de Goreme. Al tener clima continental hay una gran diferencia de temperatura entre el día y la noche. Una gran masa de aire frio se acumula en los valles durante la noche el cual comienza a fluir al amanecer lo que hace adecuado la ascensión del globo aerostático. El vuelo en si fue algo increíble, asciende lentamente sin que te des cuenta, no hace movimientos bruscos y la sensación de seguridad es total. Sobrevolamos los valles a diferentes alturas y a 1500 m de altitud vimos el amanecer del sol sobre el volcán Erciyes. Tras esto, volvimos a bajar y subir, entrando y saliendo de los valles durante casi hora y media, hasta que con gran destreza del que manejaba el globo, aterrizamos en el valle de las espadas. Cuando bajamos nos ofrecieron algo que estaba muy lejos de ser champán y nos dieron el certificado de vuelo junto con una foto (previo pago 10 TL) de mis padres y yo en el momento de ascender y que recordaremos toda la vida por ser una experiencia inigualable y que sin duda estará en el mismo saco de experiencias increíbles como ver el amanecer a lomos de un dromedario en las dunas del desierto del Sahara, sobre un elefante en los arrozales del norte de Tailandia o entre budas de piedra en lo más alto del templo budista de Borobudur rodeados de volcanes activos en Java, Indonesia.


VIAJE EN GLOBO

VALLE DE LAS ESPADAS

Volvimos al hotel a tomar el segundo desayuno comentando la experiencia y cuando entramos en calor a base de tés, pastas y cereales. En cuanto acabamos cogimos el coche y pusimos rumbo a la ciudad subterránea de Derinkuyu. De las más de 30 ciudades subterráneas de la Capadocia, optamos por Derinkuyu por ser la más profunda, junto con la de Kaimakly, la más grande y poblada. Derinkuyu, se encuentra bajo el pueblo del mismo nombre, consta de 6 niveles que llegan a 85 metros de profundidad, tiene más de 500 entras ocultas en el suelo, a modo de pozos de ventilación, abastecimiento de agua y salidas de huida en caso de ataque. A pesar de no ir con guía, dimos buena cuenta de las excursiones q a la vez que nosotros visitaban la ciudad. Cada vez que los atacantes descubrían que los habitantes se encontraban bajo tierra, estos creaban un nuevo nivel inferior. Miles de pasadizos recorren los niveles, iglesias, comedores, escuelas, habitaciones, pozos de agua, despensas, establos estaban distribuidos por las galerías y niveles. Además tenían dispositivos de aislamiento, con piedras circulares que bloqueaban los accesos en caso de intrusión, trampas y agujeros por los que vertían aceite hirviendo a los agresores que quedaban atrapados para siempre en salas bloqueadas por piedras inamovibles. Durante más de una hora recorrimos semiagachados las galerías de la ciudad hasta que volvimos a salir a la superficie. En este momento nos dimos cuenta de que había todo un mundo excavado bajo la Capadocia. Cerca de las 11.00 pusimos rumbo al Valle de Ihlara. El VALLE DE IHLARA cuenta con el cañón más profundo de Asia Menor. Este área fue una vez casa de los monjes quienes infundieron el cristianismo en las iglesias rupestres, con la mayoría de las cientos de iglesias decoradas con pinturas en el interior. La principal diferencia entre Ihlara y los valles de Capadocia es que en este atraviesa el río MELENDIZ pintando de azul y verde el paisaje. Llegamos sobre las 13.00 h, dejamos el coche en el parking desierto, sin necesidad de pagar nada, dado que allí no había nadie y entramos en el valle. Bajamos las 300 escaleras que dan acceso a Ihlara y caminamos hasta Belissirma, entrando y saliendo de las iglesias excavadas a ambos lados del rio. Al legar a Belissirma dimos la vuelta al coche. En total casi hora y media, caminamos por aquel valle, único oasis de vegetación de la Capadocia. Como queríamos llegar de día al Monasterio de SELIME y ya era relativamente tarde para hacer el cañón entero a pie, optamos por ir en coche. Tras media hora, llegamos al monasterio. Como todo en Capadocia, todo aquello que tiene nombres que asociamos a construcciones típicas, no tiene nada que ver, como la fortaleza de Uchisar, la ciudad de Derinkuyu o las miles de Iglesias. El monasterio no era menos, desde fuera es una montaña con el aspecto de un queso gruyere. Miles de cuevas y orificios sobre las paredes de roca hacen la función de entradas, balcones y miradores. Así mismo, bóvedas, pilares y nártex en el interior de las galerías decoradas con pinturas bíblicas hacen la función de monasterio esculpido en roca. Al anochecer decidimos volver a Goreme para pasar la última noche, ya que al día siguiente salía nuestro vuelo a la hora de cenar rumbo d nuevo al increíble Estambul, para pasar los últimos dos días.

CIUDAD SUBTERRÁNEA DE DERINKUYU

VALLE IHLARA

Nos despertamos cerca de las 8.30 de la mañana del 3 de Enero. Nos preparamos, terminamos de hacer las malestas y salimos a desayunar. La niebla era intensa y una gruesa capa de escarcha lo cubria todo...algo apuntaba a que en nuestro último día en en Capadocia no veríamos la luz del sol. Tras el copioso desayuno, metimos las maletas en el coche, nos despedimos de la agradable familia que regentaba el hotel, y salimos en dirección al Valle Rosa y Rojo. Tomamos el desvío que hay en la carretera a Cavusin y aparcamos bajo un arbol en mitad de la nada. La niebla impedia ver pocos metros mas allá, pero aún así, proseguimos la ruta. Cabe destacar que todas las indicaciones escritas sobre las rocas de bordeaban el camino se contradecían, tan pronto señalaban hacia adelante como hacia atrás, unas veces ambos valles en la misma dirección y otras en direcciones contrarias. Hechos un lio decidimos seguir hacia adelante por uno de los muchos caminos sin saber muy bien si era el correcto. Atravesamos parajes solitarios completamente cubiertos de escarcha, palomares en lo alto de las paredes y entradas de iglesias a ambos lados del camino. Tras 45 minutos, llegamos al final del camino donde una indicación oficial indicaba que a poca distancia se encontraba el Museo al Aire Libre de Goreme. Habíamos ido por el sitio equivocado, dimos la vuelta y giramos por uno de los muchos senderos que se cruzaban. Tiempo despues, a medida que ascendiamos por el valle de paredes rojizas, pensamos que aquel realmente era el Valle Rojo, aunque el verdadero color era mas bien subjetivo. Todas las indicaciones parecían indicar que estabamos en camino y efectivamente asi era, lo que pasaba es que ambos valles conformaban uno solo en forma de U y ambos iban a dar al mismo valle, por eso las indicaciones se contradecían, ya que por cualquier sitio llegabas a cualquiera de los valles. Recorrimos por tanto el VALLE ROJO como el VALLE ROSA, completamente blancos por la helada de la noche anterior. A medida que llegábamos a la interseccion de los dos valles, la niebla iba desapareciendo y pudimos disfrutar de las increibles vistas desde la altura. Iglesias medio derruidas, palomares, moradas, chimeneas de hadas y un largo etcétera hicieron de nuestra ruta un maravilla para los ojos. Al final, llegamos al mismo sitio de donde partimos y volvimos a Goreme para comer antes de recorrer otro valle, el de las espadas. La niebla otra vez cerrada impidió que encontráramos el valle y la noche se nos echó encima a medio camino así que decidimos volver al coche y emprender el camino de vuelta a Kayseri para coger el vuelo. Hicimos un alto en la misma ciudad para comprar embutido y pan en un supermercado con la idea de hacernos unos bocatas para cenar antes de coger el avion...tontos de nosotros!! El islam prohibe comer cerdo...y ¿de que está hecho la mayoria del embutido? Pues eso, que nos tuvimos que conformar con unos kebabs (1TL/unidad). Recien llegados al aeropuerto con un frio infernal, facturamos las maletas y despegamos en hora (PEGASUS AIRLINES, 30 e/pax) rumbo al aeropuerto SABIHA GOKCEN de Estambul, situado a 60 km de la ciudad y donde nos esperaba un servicio transfer directo al hotel HELIOS ISTAMBUL (16 e/pax/noche con desayuno incluido), cerca de la Mezquita Azul en pleno Sultanahmed para pasar los últimos dos días antes de finalizar nuestra aventura por Turquía.

VALLE ROSA, GOREME

Atras dejamos la magia de Capadocia mezcla de increibles valles volcanicos con formas y relieves unicos con el esplendor artístico de antiguos moradores que decoraron el interior de las miles de iglesias que salpican el paisaje lunar. Misteriosas ciuidades subterráneas, fortalezas defensivas, monasterios, castillo y todo un mundo excavado bajo la roca volcanica de CAPADOCIA.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: CAPADOCIA (31-1-2-3 DE ENERO)


Etapas 1 a 3,  total 5
 1  2  siguiente siguiente



Votaciones al diario Votaciones al diario
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0 Media
Anterior 0 0 Media
Total 14 3 Media
Votos
Votos 0 Votos
Votos 0 Votos
Votos 0 Votos
Votos 0 Votos
Votos 0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 105 Visitas mes actual: 48 Total visitas: 19561

  Últimos comentarios al diario  NAVIDADES TURCAS. 16 DIAS RECORRIENDO TURQUIA
Total comentarios 3  Visualizar todos los comentarios

Yennefer  Yennefer  09/04/2013 23:13   
Un comienzo prometedor. Veo que eres uno mas de los enamorados de la maravillosa Estambul.

Sandy_su81  sandy_su81  07/05/2013 11:24   
Muy buen relato. Por favor, continua!!!Graciasss

Tarzan28  tarzan28  07/05/2013 20:56   
Esta semana acabo la etapa de Capadocia y el regreso a estambul!! Muchas gracias por seguirme!!

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN EL DIARIO

Registrate AQUÍ
Volver arriba

forum_icon Foros de Viajes
Viajar_Por_Libre Tema: Viajar a Turquía por libre
Foro Oriente Próximo y Asia Central Foro Oriente Próximo y Asia Central: Foro de viajes de Oriente Próximo y Asia Central: Jordania, Emiratos, Líbano, Israel, Turquía, Irán, Siria, Yemen, Uzbekistán, Kirguistan, Turkmenistán, Kazajistán, Tajikistán
Ultimos 5 Mensajes de 894
657572 Lecturas
AutorMensaje
encontreras
Encontreras
New Traveller
New Traveller
Feb 28, 2021
Mensajes: 7

Fecha: Dom Ene 16, 2022 01:43 pm    Título: Re: Viajar a Turquía por libre

Hola!

para nuestro viaje estaremos unos días en Estambul alojados en Sultanahmet, luego vamos unos días a Capadocia y a la vuelta nos quedan 2 días en Estambul, estamos pensando en alojarnos en otra zona para cambiar, estamos pensando o bien en la zona asiática o en Karakoy ¿alguna recomendación?

Gracias!!
Burriac
Burriac
Super Expert
Super Expert
Abr 26, 2007
Mensajes: 416

Fecha: Dom Ene 16, 2022 02:56 pm    Título: Re: Viajar a Turquía por libre

¿Por qué partir la estancia en Estambul?
Con el traslado se pierde, como mínimo, medio día a la ida y a la vuelta.
Creo más lógico viajar primero a Capadocia, con escala sólo en aeropuerto y luego toda la estancia en Estambul, donde además se pueden hacer compras antes de la vuelta.
encontreras
Encontreras
New Traveller
New Traveller
Feb 28, 2021
Mensajes: 7

Fecha: Dom Ene 16, 2022 08:02 pm    Título: Re: Viajar a Turquía por libre

No te falta razón, pero llegamos a Estambul a las 00.15 de la noche y hemos decidido hacerlo de esta forma Guiño
dreamingholidays
Dreamingholidays
Super Expert
Super Expert
Feb 02, 2016
Mensajes: 255

Fecha: Jue Ene 20, 2022 06:24 pm    Título: Re: Viajar a Turquía por libre

Hola, depende a que aeropuerto llegues y de cual te marches. Yo siempre me alojo en Kadikoy (Zona asiática) porque vuelo a y desde SAW, entonces pilla al lado literalmente, el traslado es rapidísimo. Si sales desde IST para la vuelta, pues quedarte cerca de Taksim no es una mala opción.
jajsuscrip
Jajsuscrip
Indiana Jones
Indiana Jones
Ago 03, 2007
Mensajes: 1104

Fecha: Mar Ene 25, 2022 02:55 pm    Título: Re: Viajar a Turquía por libre

Nosotros hicimos justamente eso, a la vuelta, dos dias mas en Estambul,y nos quedamos en Taksim, porque volviamos por IST. Y genial, porque desde allí, vimos lo que nos quedaba y menos mal, porque empezó a nevar a lo bestia y nos hemos librado de milagro ...
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro

Registrate AQUÍ



All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. Aviso Legal - Privacidad - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Facebook Twitter instagram