Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads
Norte de Extremadura ✏️ Blogs de España
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace
Blogs 

Norte de Extremadura
Diario: Norte de Extremadura  -  Localización:  España  España
Descripción: Ruta de 4 días por el norte de la comunidad de Extremadura: Plasencia, valle del Ambroz, comarca de la Vera y el valle del Jerte
Autor: Inusitado   Fecha creación: 
 
Compartir:


Etapas 1 a 3,  total 4
 1  2  siguiente siguiente



Etapa: Día 1: Plasencia  -  Localización:  España España
Fecha creación: 10/09/2013 21:19  
Compartir: 
Compartir:
Comenzamos el viaje a primera hora de la mañana: Sevilla - Plasencia.
Hicimos una parada en Torremejía (en la mitad del camino) para desayunar.

A las 13 horas, aproximadamente, llegamos a Plasencia. Entramos por la puerta de Coria dirección Plaza Vicente Ferrer, junto al Parador. No se podía aparcar en la zona monumental, así que comenzamos a buscar aparcamiento (complicado).

Callejeando por los alrededores de las Catedrales, encontramos una calle que daba al Museo Etnográfico. Una señora muy amable movió su coche para que entrara el nuestro.

Nos dirigimos al Parador, que estaba a sólo unos minutos a pie. Vimos varias casas palacio, iglesias y monumentos varios que más tarde visitaríamos.

Qué decir del Parador, un edificio magnífico situado en un lugar inmejorable, que anteriormente fue el Convento de Santo Domingo. Se inauguró como Parador en el año 2000.


Junto al Parador, se encuentra la Iglesia de San Vicente de Ferrer y el Palacio de Mirabel, propiedad de los marqueses de Griñón y de Cubas (familia Falcó).


Junto enfrente está la plaza de San Nicolás, donde destaca la fuente e iglesia homónima


Como era de hora de almorzar, nos dirigimos a la Plaza Mayor por la calle Zapatería. Por el camino vimos el Palacio Carvajal Girón, que actualmente es un hotel de 4 estrellas.


Al llegar a la Plaza Mayor vimos un mercadillo artesanal que empezaba a ser desmontado.


Al fondo de la plaza, y sobre el Ayuntamiento (Palacio del siglo XVI) se encuentra el campanario / reloj con la figura del Mayorga, que es el personaje encargado de tocar la campana a golpe de martillo.


Tras ver la Plaza Mayor y “localizar” algunos de los bares / restaurantes aconsejables (El Español, la Pitarra del Gordo, etc.) decidimos callejear un poco y llegamos a las catedrales placentinas: la Vieja y la Nueva.


Estaban cerradas, obvio por la hora, pero cruzamos una puerta / arco y llegamos por casualidad al Enlosado de la Catedral a través de una puerta abierta.

Desde ahí pudimos contemplar una vista genial de todo el conjunto. Al parecer, ha permanecido cerrado durante 300 años y se abrió al público en 2006. Es un rincón precioso


A continuación nos pasamos por la Oficina de Turismo, actual Centro Cultural Las Claras. Se encuentra situado en la calle Santa Clara, a dos pasos de las catedrales. Fue un convento hasta el año 1836.
Después volvimos a la Plaza de la Catedral, donde se encuentra el Palacio del Obispo.


Seguimos por la calle que da al actual Palacio de Justicia (Casa del Deán, siglo XVII con balcón en esquina que nos recordó a Trujillo) y por el Rincón de San Nicolás, hasta llegar a la Casa Palacio de las Dos Torres.


Finalmente almorzamos en Cafetería / bar Español, situado en plena Plaza Mayor, a la izquierda del Ayuntamiento. Es un sitio con solera cuyo plato principal es el españolito, un bocadillo algo más grande que el clásico montadito / pepito. Con la copa (vino Habla del Silencio) nos ofrecieron de tapa rabo y oreja de cerdo, ambos platos estofados y riquísimos. Además, pedimos paté de perdiz y un par de españolitos: de torreznos y queso brie con pimientos de piquillo (creo recordar).
Tras almorzar y comprobar que todo estaba cerrado hasta las 17 horas, fuimos a darnos un baño en la piscina del Parador.


Ya más frescos nos dirigimos a las catedrales, y por el camino vimos la Casa del Cardenal Bernardino de Carvajal, que entre otras cosas fue Obispo de Astorga y Badajoz, embajador de los Reyes Católicos, Cardenal de los Santos Marcelino y Pedro y finalmente Obispo de Plasencia.


A continuación llegamos a las catedrales placentinas. La entrada cuesta 1,5 € e incluye la visita a: Catedral Vieja, Claustro, Capilla de San Pablo y Catedral Nueva.



De paso nos cogía también la Iglesia de San Nicolás, que ya estaba abierta. Es una iglesia románica muy bonita que se ve en un momento. No se paga entrada oficialmente, sino que se da un donativo (la voluntad) a la persona que está dentro y que ofrece algunas explicaciones sobre la misma.
Tras la visita, nos dirigimos al Palacio de Mirabel. En la Oficina de Turismo nos informaron maravillosamente sobre Plasencia y alrededores (Valles de Ambroz, Vera y Jerte, así como todas las piscina naturales explicando cómo acceder a ellas). Vimos que la entrada al Palacio costaba 4€, que bajo mi punto de vista merece la pena, ya que es la única casa palacio que puede ser visitada.


Es una propiedad privada, gestionada por una empresa de turismo de la zona. No todas las estancias son visitables, pues la mayoría se encuentran cerradas por ser usada por los dueños de vez en cuando (privadas).
Fue construido en el siglo XV por orden de los duques de Plasencia, Álvaro de Zúñiga e Isabel de Pimentel.


La visita es por cuenta propia. Tan sólo hay que llamar al timbre y una persona abre y cobra la entrada, explicándonos algunos detalles sobre la visita. En verano, si no recuerdo mal, en horario de tarde abren a las 17:30 horas. De todos modos, en la misma puerta del palacio hay un cartel con el número de teléfono de información.
La visita consta de lo siguiente: Patio renacentista (siglo XVI, de dos plantas y estilo italiano con galerías de arcos de medio punto con blasones de escudos familiares); Salón de Carlos V (la sala más importante del palacio, muy ornamentada, con un busto del emperador del año 1555, que se piensa que fue regalo del propio Carlos V a Don Luis de Ávila y Zúñiga); Salón de Gondomar (sala de estar que da acceso al a la zona más privada del palacio con cuatro retratos al óleo del siglo XVII); Oratorio (pequeña capilla / sacristía); Pensil (terraza / patio con jardín colgante anexo a la Iglesia de San Vicente, con vistas a la plaza, iglesia de San Nicolás y parte de las catedrales); escaleras (con trofeos de caza en África), cocina (hogar, comedor y alacena decorado con armas y trofeos de caza); Salón de trofeos de caza (creado en 1959 por la Marquesa de Mirabel, como homenaje a su padre. Conserva un carruaje utilizado en la boda de Isabel II y cientos de piezas de caza, así como certificados de los eventos de caza organizados por el rey a principios del siglo XX junto a duques, marqueses y nobleza de la época, así como otros objetos interesantes).



En total, la visita nos llevó unos 45 minutos.

A continuación nos dispusimos a callejear y pasear tranquilamente por el casco antiguo contemplando lo siguiente: Puerta de Berrozana, Murallas, Casa de los Toledo Cadena (siglo XV), Convento de las Capuchinas, Casa de los Almaraz, Casa de las Infantas (siglo XVI, famosa por el mascarón de la fachada encima de la puerta y su fachada con añadidos neorenacentistas), Convento de San Ildefonso (siglo XV, beaterio y posterior convento de monjas franciscanas).



A continuación llegamos, con dificultad, a la puerta de entrada de la Torre de Lucía, la única torre defensiva que queda en pie y en cuya parte superior se encendía antiguamente una hoguera por las noches como faro para los caminantes que se acercaban a la ciudad. Desafortunadamente, cerraban a las 20 horas y nos cogió el toro. Dentro está el Centro de Interpretación de la Ciudad Medieval de Plasencia. La entrada es gratuita.
Aprovechamos el camino y recorrimos la zona amurallada hasta llegar a la Puerta del Sol (siglo XV), donde se encuentra una estatua ecuestre de Alfonso VIII de Castilla, fundador de la ciudad.


Desde aquí se explica las distintas partes en las que se divide la ciudad: Barrio de los Clérigos, Barrio de los Caballeros, Barrio de los Mercaderes y Judería.
En la misma Puerta del Sol se encuentran unas escaleras mecánicas algo peculiares.


Al descender por ellas (y usar otras escaleras o ascensor situados en el aparcamiento) se llega al Parque de la isla, donde se ha dispuesto una piscina natural aprovechando el paso del río Jerte. No nos llegamos a bañar porque no llevábamos bañador en la mochila, pero el parque estaba repleto de gente dándose un chapuzón.


Al otro lado del parque se podía practicar piragüismo en el mismo río Jerte. Una estampa preciosa.


Atravesamos la Puerta del Sol y cruzamos la calle del Sol, repleta de comercios. Por el camino nos encontramos una fuente con una cruz y escudo (¿Fuente de la Cruz de Mayo o Caño de San Pedro?) y la Iglesia de San Pedro.


Junto al Parador, la Iglesia de San Vicente se encuentra abierta hasta las 21 horas con una exposición muy interesante sobre la Semana Santa de Plasencia. Por 1€ podéis ver algunos de los pasos que procesionan, su historia e imágenes, túnicas, etc.


Por la noche tomamos unas tapas en el Parador (callos y prueba de matanza) con un vino para calentar, y a continuación nos acercamos a la Pitarra del Gordo, en plena Plaza Mayor. Es una taberna muy peculiar (adornada con jamones y racimos de uvas colgados del techo) especializada en el vino de pitarra y productos serranos. Con el vino te ofrecen una tapa de tosta con jamón, queso, lomo, patatera (crema de chorizo y patata untada en pan), etc.
Disponen de 4 variedades de vino de pitarra: toconal (clarete), nava (tinto), vicario (dulce) y cantón (sin alcohol). Probamos los tres primeros junto a su correspondiente tapa y de ración morro a la brasa…¡exquisito!.
Como curiosidad, en lugar de un chuchillo nos ofrecieron unas buenas tijeras para cortar el morro.
Era tarde pero aun había gente cenando, y eso que era martes.
Tras la cena nos acercamos al Enlosado para verlo iluminado en plena noche y pasear por la Puerta de Trujillo y alrededores.


Antes de dormir visitamos la bodega del Parador (siglo XV, adaptada como bar) para tomar una copa, aprovechando que cerraban tarde.


A la mañana siguiente nos tocaba madrugar: visita al valle del Ambroz.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Día 1: Plasencia



Etapa: Día 2: Valle del Ambroz  -  Localización:  España España
Fecha creación: 10/09/2013 21:50  
Compartir: 
Compartir:
Decidimos que este día lo íbamos a dedicar a la zona del Valle del Ambroz.

En primer lugar visitamos el yacimiento de Cáparra, una ciudad romana situada entre Oliva de Plasencia y el Guijo de Granadilla. Fue una villa muy importante en su tiempo, con categoría de municipium, en parte debido a su cercanía a la vía de la plata y la zona rica y fértil en la que se encontraba.
Nosotros, por desconocimiento, nos dirigimos a Oliva de Plasencia, y desde allí nos desviamos a Cáparra. Sin embargo, se puede acceder directamente desde la N-630 ahorrando unos minutos. El camino es rural pero perfectamente pavimentado y con vistas de la dehesa.


Llegamos justo en el momento que abrían (10 horas). Visitamos el Centro de Interpretación para hacernos una idea de lo que fue, y a continuación visitamos lo poco que queda de la villa.



La visita lleva una hora aproximadamente, y se compone de 11 paradas: introducción, tumba, anfiteatro, puerta sureste, kardo máximus, domus, termas, arco tetrápilo, foro, insulae, decumanus máximus y tabernae, calzada y puerta suroeste.


Tras la visita nos encontramos una especie de convento en ruinas dirección a Abadía.
Probablemente se trate del Convento de la Bien Parada, convento barroco franciscano del siglo XVII.


El siguiente punto de destino era Granadilla, que fue declarada conjunto Histórico Antiguo en los ochenta.


Es una ciudad que conserva muy bien su muralla y Castillo. En 1955 fue desalojada por la construcción del embalse de Gabriel y Galán. Los alrededores quedaron totalmente inundados, pero la ciudad se transformó en una península, rodeada por las aguas del embalse salvo en la zona por la que se accede a la misma. Está abandonada pero conserva algunas de las principales casas gracias al Programa de Recuperación y Utilización Educativa de Pueblos Abandonados.


Tan sólo hay un acceso a la misma a través de una reja junto al castillo. Está abierta de martes a domingo, con unos determinados y estrictos horarios. De abril a octubre: 10-13 y 16-20 horas. De noviembre a marzo: 10-13 y 16-18 horas. Fuera de ese horario (oficiales), la ciudad permanece cerrada, y las puertas lo hacen 10 minutos antes de la hora.

La ruta que hicimos fue la siguiente: visita al Castillo (magnificas vistas), paseo por la muralla contemplando la ciudad (ruta circular), calle principal y plaza mayor. Hay una zona con casas derruidas donde no se aconseja pasar por la inestabilidad de éstas. Incluso hay toros en semi-libertad.





Por la cercanía, decidimos acercarnos a Abadía. Lo más interesante para visitar es el Palacio de Sotofermoso. Dimos varias vueltas hasta encontrarlo, o eso pensamos.
Dimos con el antiguo Monasterio cisterciense, que se ha integrado en el palacio de los Duques de Alba. Las visitas están restringidas a los lunes durante tan sólo 1 hora. Casi imposible verlo…



Nos llevamos una muy grata sorpresa al encontrarnos una piscina natural que no esperábamos. Nos pusimos el bañador y nos dimos un chapuzón junto a lo que parecía ser un puente romano.


Después nos acercamos a Hervás.
La oficina de turismo de Hervás estaba cerrada. Lo más interesante allí es pasear por la judería, así que decidimos esperar a tener un buen mapa / callejero más tarde.
Fuimos a almorzar al único sitio que conocíamos, el 60. Una decisión magnífica. Tomamos un vino muy rico (Palacio Quemado, un crianza 2010 de la D.O. Ribera del Guadiana) con unas papas bravas de tapa, y dentro del comedor pedimos jeta y solomillo ibérico a la brasa (de lo mejor que he probado). Totalmente aconsejable, si vais por allí es indispensable pedir comida a la brasa. El precio genial.
Al igual que en Plasencia, nos ofrecieron unas grandes tijeras para cortar y trinchar la carne en lugar de un cuchillo.

Tomamos rumbo a Candelario, un pueblo de Castilla y León (en la frontera con Extremadura) que no conocíamos pero del que hablaban maravillosamente en el foro. Está muy lejos, pero considero que es una parada indispensable.


De camino paramos en Béjar buscando la oficina de turismo, pero estaba cerrada. No teníamos previsto parar allí, pero las vistas de la muralla desde la carretera nos encantaron.

Candelario está muy cerca de Béjar, a tan sólo 3-4 kilómetros de subida. Es una ciudad preciosa, de postal. Destacan la ermita del Cristo del refugio (siglo XVI), la arquitectura de sus calles, sus gentes, las batipuertas (puertas inferiores de las casas para que entrara la luz y los animales no se escaparan en la matanza), regaderas (canales de agua que recorren las calles para mantenerlas limpias durante la matanza y regar las huertas), casas chacineras, fuentes, Ayuntamiento, y la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción (origen medieval). De visita obligada. No dejéis de comprar algún suvenir o pieza artesana de recuerdo.


Nos acercamos de nuevo a Béjar de vuelta, pero andábamos cortos de tiempo y no estaba en nuestros planes. En la oficina de turismo nos aconsejaron hacer una ruta de 1 hora por el casco antiguo, pero finalmente decidimos acercarnos en coche en un momento a la plaza de toros más antigua de España (la Ancianita, con 300 años de historia). Estaban montando algo dentro y nos dejaron pasar a verla.


Nos encontrábamos en el puerto del Castañar, a 1080 metros de altura y a 1-2 kilómetros de Béjar. Allí mismo se encuentra el Santuario de Nuestra Señora del Castañar, que llevan por padres Teatinos y anteriormente franciscanos.


Al bajar vimos un mirador donde observar parcialmente Béjar y su muralla. Volveremos a visitarla tranquilamente algún día.


De camino a Hervás hicimos una pequeña parada en Baños de Montemayor. Aparcamos el coche junto a la oficina de turismo, donde nos indicaron los puntos de mayor interés. El principal atractivo del pueblo es el Hotel-Balneario (no visitable), fuentes, iglesia, ayuntamiento, arquitectura urbana, antiguo molino, y los restos de la calzada romana. Hay rutas de senderismo desde allí (Camino de Santiago incluido), pero no había tiempo para más.



Por fin llegamos a Hervás. Y de nuevo, la oficina de turismo cerrada (y eso que llegamos a tiempo…).


Visitamos el Museo de Pérez Comendador-Leroux (Palacio de los Dávila, construcción barroca del siglo XVIII), que cerraba a las 20 horas. Alberga obras del autor extremeño (esculturas y cuadros) y de su mujer y familia en la parte de arriba. En las salas de la parte de abajo, obras de autores contemporáneos (arte abstracto). La persona que se encontraba en la recepción fue muy amable. Entrada gratuita.


Finalmente hicimos la visita a Hervás por nuestra cuenta. Primera parada, Iglesia-Castillo de Santa María de Aguas Vivas (magníficas vivas desde lo más alto de Hervás).



Tras esto, preguntamos por el barrio judío y recorrimos las principales calles. Todas ellas disponen de una placa con su nombre y la estrella de David.


El barrio judío se encuentra situado al noroeste, en el terreno más abrupto y desnivelado. La mayor actividad judía se dio en el siglo XV. Abundan las casas de 2-3 plantas con entramado de madera con ladrillo, tapial o adobe y con paredes cubiertas de tejas superpuestas y planchas de madera. Calles estrechas, con encanto y con muchas revueltas. Fachadas muy irregulares y asimétricas.


Vimos las calles de Abajo, de la Bodeguilla, rincón de Don Benito, Travesía del Moral, del Vado, travesía de la Sinagoga hasta bajar al puente y la fuente.


Nos montamos en el coche y preguntamos por el Convento Trinitario- Iglesia de San Juan Bautista (1664), que está casi a las afueras y habíamos visto desde el Castillo. La fachada es de ladrillo rojo (arquitectura barroca castellana de principios del siglo XVII), que lo hace inconfundible.


Justo al lado está la Hospedería Valle del Ambroz ****, cuyo edificio fue un antiguo convento de Trinitarios del siglo XVII.


Decidimos terminar la jornada y volvimos a Plasencia. Disfrutamos de unas geniales vistas nocturnas de la ciudad con la luna llena al fondo desde la entrada a la misma.



Cenamos en el restaurante Succo, situado en la calle Vidriero (junto a la Plaza Mayor). Es un lugar con decoración moderna y fina.
Llegamos bastante tarde e iban a cerrar la cocina en breve. Probamos el zorongollo típico (ensalada de pimientos, bonito, lechuga y frutas) y un par de tostas: magret de pato con pimientos y mermelada de cereza, y una de torta del casar con miel y pimentón. De beber, un par de copas de vino “Nadir”, de la tierra. Nos faltó probar una de las famosas hamburguesas de ternera retinta. Buen precio, calidad, excelente atención y amabilidad.
Fuimos de nuevo a la Pitarra del Gordo para llevarnos unas botellas de vino a casa. La botella sale por unos 4€ y se puede elegir entre las cuatro variedades existentes: clarete, tinto, dulce y sin alcohol.


Aprovechamos para tomarnos una copa con tapa de jamón mientras nos despachaban. Casi todos los locales de la plaza estaban cerrados o recogiendo las mesas de la terraza. Junto a la taberna podéis tomar un helado, que sirve el mismo personal.

Nos fuimos pronto a la cama, pues el día siguiente visitaríamos la comarca de la Vera.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Día 2: Valle del Ambroz



Etapa: Día 3: Comarca de la Vera  -  Localización:  España España
Fecha creación: 10/09/2013 21:50  
Compartir: 
Compartir:
DÍA 3. COMARCA DE LA VERA

Nos levantamos temprano para desayunar en el Parador de Plasencia lo antes posible y comenzar la ruta del día.
De paso, hicimos algunas fotos de éste:



Estuvimos sopesando la idea de visitar la Torre de Lucía, pero no abrían hasta las 10. Entre la espera y la visita, se nos iría la mañana. Y en vista de que la jornada iba a ser intensa, tomamos rumbo a la Vera.

Primera parada: Garganta la Olla.

Pasamos con el coche por Jaraíz, “capital” de la comarca. No teníamos previsto parar, si acaso en la vuelta si hubiera tiempo…
De interés su casco antiguo, la garganta de Pedro Chate y el Lago.

Garganta la Olla es un pueblo con mucho encanto, de obligada visita. En la oficina de turismo no informaron de los sitios más interesantes: arquitectura de las calles principales, la calle chorrillo donde está la Casa de las Muñecas (pintada de azul y con una muñeca tallada en el arco de la puerta principal, para hacer saber que era un prostíbulo de la época…), Plaza Mayor, escalera de subida a la Iglesia, Iglesia (con la fachada posterior en restauración), la antigua Cárcel, Casa Carvajal, Casa de la Peña (muy interesante), casas con calabazas y pimientos en los balcones, fuente, puente, y ermita.


Como nota interesante de toda la comarca, las casas con inscripciones religiosas en la fachada del tipo AVE MARIA PURISSIMA que vimos por toda la región. Creo que leí en algún sitio que eran casas de judíos convertidos al cristianismo, que lo usaban para disipar dudas sobre su nueva fe, y a así no ser acusados de “malos cristianos”.
Como colofón, preguntamos a un vecino la forma de llegar al mirador de la Serrana (Romance popular sobre la Leyenda de la Serrana de la Vera: En Garganta la Olla…habitaba una serrana, alta rubia y sandunguera…). Dirección a Cuacos de Yuste (perfectamente indicado), saliendo del pueblo nos encontramos una garganta preciosa, la Garganta Grande. No nos bañamos porque el día estaba nublado y era muy temprano. A tan sólo unos minutos se encuentra el citado mirador. Hay unas vistas geniales del pueblo.


La carretera a Cuacos de Yuste es muy sinuosa y de plena montaña. Son pocos kilómetros pero se tarda unos 20-30 minutos en llegar.
A nuestra izquierda dejamos el Monasterio de Yuste y el Cementerio Alemán antes de llegar al pueblo, que nos recibe con un gran monumento (inaugurado en febrero de 2013) en honor a Carlos V.


Lo importante de Cuacos se ve en un rato. Aparcamos cerca de la Plaza del Ayuntamiento y vimos: Plaza Mayor, arquitectura popular, Plaza Don Juan de Austria (porque en ella está la “casa de Jeromín”, hijo bastardo de Carlos V. Cuando fue reconocido por su padre, tomó el nombre de Don Juan de Austria. La plaza se construyó sobre una gran roca, y destaca la fuente de la Higuera), Fuente de los cuatro Chorros (en la esquina de la calle Ramón y Cajal. Precioso rincón), y por último la Iglesia (en la que no entramos por estar celebrándose un funeral).


Siguiente parada: Aldeanueva de la Vera.
Aparcamos casi en las afueras. Subimos una gran cuesta y vimos la Fuente del Boticario, Calle Constanilla Alta (un curioso pasaje), la Iglesia, la Fuente de los ocho chorros, y alguna que otra fachada singular.


No quisimos dedicar demasiado tiempo porque no era una visita prevista.
Nos dirigimos hacia el Guijo de Santa Bárbara. Por cuestiones de tiempo, no pudimos hacer la ruta de senderismo hasta el Trabuquete, que según leí es un lugar espectacular. Requiere de un par de horas y andábamos muy escasos de tiempo.
Para compensar, nos dimos un baño en una garganta que encontramos por pura casualidad.


Tras el baño tomamos rumbo hacia Jarandilla de la Vera. La carretera sinuosa pero divertida, con unos paisajes espléndidos.
Aparcamos el coche junto al Parador y buscamos la calle Pizarro. Allí está el restaurante del que teníamos buenas referencias: Puta Parió. Es un antiguo edificio que fue de la familia de los Tordecillas, y Bodega de Acedo Porras, (como reza en su carta). Comimos de lujo, una jarrita de vino de la casa, cochinillo frito y cabrito cuchifrito. Excelente relación calidad-precio.


Tras el rico almuerzo, empezamos una breve ruta muy cerca del restaurante: Plaza, Fuente, Iglesia y Parador (Castillo de los Marqueses de Jarandilla y Condes de Oropesa. Fue residencia de Carlos V mientras que el Monasterio de Yuste se encontraba de obras. Se puede visitar su impresionante Patio de Armas, en el que destacan los escudos nobiliarios).


Para terminar la visita nos acercamos al puente medieval del Parral, donde hay una piscina natural muy bonita: charco del Puente del Parral. Nos dimos un chapuzón antes de seguir la ruta.


Después nos dirigimos a Losar de la Vera. No llegamos a visitar el pueblo. Tan sólo hicimos algunas fotos de los curiosos setos y jardines podados con gran maestría con formas humanas, animales, de fantasía, etc.


Por el camino encontramos una de las mejores gargantas de la zona, la garganta de Cuartos. Como nos habíamos bañado hacía penas un rato, tan sólo la vimos e hicimos unas fotografías desde arriba. ¡Impresionante!.


Siguiente parada: Villanueva de la Vera. Dejamos el coche junto a la ermita. A continuación paseamos por todo el casco antiguo viendo las casas típicas de arquitectura popular, la Plaza Mayor, Iglesia, etc.


Fuimos buscando la oficina de turismo. Estaba bastante alejada, cerca de la carretera con la fachada pintada de color azul.


Seguimos paseando disfrutando de sus calles hasta llegar de nuevo a la ermita.

En Villanueva de la Vera es famosa la figura del Peropalo, muñeco en torno al que gira el carnaval. Durante tres días se hace un repaso desde su confección a su muerto.


El Peropalo es símbolo de la libertad, de la alegría vital y de las fuerzas genésicas de la naturaleza, un festejo de gran belleza cromática y musical, ejemplo permanente de la identidad de un pueblo y, también, una muestra de la frágil condición humana.”


Después paramos en Valverde de la Vera. Nos metimos con el coche en calles súper angostas caracterizadas por discurrir el agua por el canal central de las mismas: una locura. Las calles cercanas a la Plaza Mayor estaban engalanadas con banderas y adornos de punto.


Valverde de la Vera es conocido por el rito del Empalao, una fiesta de Interés Turístico Nacional donde los penitentes que hacen un peculiar vía crucis todos los Jueves Santos.


El empalao camina descalzo, sobre sus hombros lleva un timón de arado sujeto por una soga de esparto que le envuelve torso y brazos desnudos. Lleva además una enagua blanca que le cubre de cintura para abajo, de la mitad de sus brazos penden un par de vilortas, con tres aros cada una, y una toga, símbolo del Crucificado. Cubre su rostro un velo blanco que sujeta con una corona de espinas, sobresaliendo por encima de la cabeza dos espadas cruzadas.
En todo momento va acompañado por el Cirineo, que se oculta bajo una manta y le alumbra el paso con un farolillo.”

Como puntos interesantes la Iglesia y la Ermita.
Esta última etapa del día tuvimos que hacerla con bastante celeridad, ya que teníamos que llegar al Monasterio de Yuste antes de que cerraran la taquilla, a las 19 horas.
La entrada oficial al Monasterio tiene un coste de 9€, pero los miércoles y jueves por la tarde es gratuita. La visita merece mucho la pena.


El Monasterio tiene mucha historia, pero podemos resumirla un poco diciendo que fue el lugar elegido por Carlos V para su retiro espiritual y preparar cristianamente su paso a mejor vida, buscando la tranquilidad y situación privilegiada. Mientras que el palacio anexo al Monasterio era construido, el Emperador pasó un tiempo en el actual Parador de Jarandilla de la Vera.
Una vez terminado, fue transportado hacia el Monasterio, donde residiría cerca de 20 meses. Allí recibió muy pocas visitas, y entre ellas la de su hijo bastardo, que pudo conocer a su padre antes de que éste último muriera.
En las estancias interiores no se permite hacer fotografías, pero sí en los claustros, patio y jardines.



La visita simple, sin guía ni audioguía, nos llevó unos 50 minutos.

A la salida del Monasterio visitamos el Cementerio Militar Alemán, donde reposan los restos reagrupados de 184 soldados alemanes que fallecieron en tierras españolas durante la primera y segunda guerra mundial. Un lugar frío y solemne. La entrada es gratuita y creo que siempre permanece abierto.



Antes de que cayera la noche nos dirigimos hacia el valle del Jerte, pues haríamos noche allí.

Desde Cuacos fuimos dirección Jaraíz, Pasarón de la Vera, Barrado y Piornal.
El navegador se volvió loco y dimos varias vueltas, ya que se empeñó en intentar subir el puerto de Piornal y meternos por caminos de cabras. Dimos con unos vecinos que nos indicaron el camino correcto dirección Valdastillas y Valle del Jerte.
Llegamos de noche a Jerte pero pudimos dar con el sitio. Nos alojamos en los apartamentos Los Hebiles. Se encuentran en la misma entrada del pueblo, a la izquierda (restaurante la Caldera). El apartamento era barato, espacioso y limpio, ideal para pasar una noche (tampoco necesitábamos más).

Recargamos las pilas para la próxima jornada: Valle del Jerte.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Día 3: Comarca de la Vera


Etapas 1 a 3,  total 4
 1  2  siguiente siguiente



Votaciones al diario Votaciones al diario
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0 Media
Anterior 0 0 Media
Total 33 7 Media
Votos
Votos 0 Votos
Votos 0 Votos
Votos 0 Votos
Votos 0 Votos
Votos 0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 85 Visitas mes actual: 72 Total visitas: 15036

  Últimos comentarios al diario  Norte de Extremadura
Total comentarios 4  Visualizar todos los comentarios

Marimerpa  marimerpa  11/09/2013 10:39   
Me encanta la ruta que has hecho. Una lástima encontrarte las cascadas del Jerte secas, pero es lo que tiene el verano. Yo estuve en primavera y estaban rebosantes. El otoño también es muy bonito en esta zona, pero claro, no te puedes bañar. Cada época tiene lo suyo. Ahora te falta la provincia de Badajoz, más desconocida aún que la de Cáceres. Te dejo estrellado el diario.

Yennefer  Yennefer  11/09/2013 16:46   
Un entretenido relato de una bonita ruta y muy bien ilustrado, se ve que te gusta la fotografía. ¿Por que no te animas a subir algunas fotos también a la galeria? Te dejo unas estrellitas

Iacomus  Iacomus  11/09/2013 21:22   
Muy buen diario y magníficas fotos. Nosotros estuvimos en aquella zona hace tres años y nos gustó mucho, al igual que otras partes de la provincia, como Trujillo y la propia capital.

Lalu23  lalu23  12/09/2013 10:13   
Comentario sobre la etapa: Día 3: Comarca de la Vera
Hola vivo cerca de la vera, me ha gustado leer tu diario, me ha traido buenos recuerdos,sobre todo de Granadilla, soy joven (25 años) y hace años con el instituto pasamos una semana allí junto con otros tres colegios de Badajoz y Madrid, fue una semana fantástica haciendo trabajos para "reconstruir el pueblo", cuidando los animales, preparando la comida para todos y haciendo piraguísmo, entre otras actividades, yo dormía en la casa de las conchas, que has puesto foto en el diario, y en el castillo hicimos una boda medieval (yo era la novia)!!! bueno después te contarte mis recuerdos, te animo a que sigas y espero que te haya gustado esta zona!!! ah te dejo unas estrellitas!!

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN EL DIARIO

Registrate AQUÍ
Volver arriba

Foros de Viajes
Region_Isla Tema: Viaje a Extremadura: zonas e itinerarios
Foro Andalucia, Extremadura y Murcia Foro Andalucia, Extremadura y Murcia: Viajes por el Sur de España: Andalucia, Extremadura, Murcia, Ceuta y Melilla
Ultimos 5 Mensajes de 577
280768 Lecturas
AutorMensaje
amyoldi
Amyoldi
Super Expert
Super Expert
Dic 09, 2007
Mensajes: 886

Fecha: Jue Abr 08, 2021 01:47 pm    Título: Re: Viaje a Extremadura: zonas e itinerarios

si lo se por experiencia el año pasado tambien estuvimos en Caceres y Badajoz , y era un asadero que tuvimos que coger hasta un taxi para despues de comer en Badajoz para ir al hotel , claro qeu estabamos pasado el puente y comiendo estuvimos en el centro en la plaza
JovenPadawan
JovenPadawan
Experto
Experto
Jun 02, 2009
Mensajes: 119

Fecha: Dom May 09, 2021 09:11 pm    Título: Re: Cáceres: Visitas y datos prácticos de la ciudad

Buenas noches.

En Agosto voy a Cadiz y podría pasar unos días en Extremadura ya que no la conozco. Se que no es la mejor opción Agosto pero soy de Zaragoza y me cae lejos así que solo puedo viajar en Agosto con las vacaciones de verano. ¿ Me la desaconsejáis por calor? Además voy con una niña de 7 años. Si voy, Merida seria innegociable verla.

Gracias
spainsun
Spainsun
Site Admin
Site Admin
Sep 01, 2000
Mensajes: 84180

Fecha: Dom May 09, 2021 10:08 pm    Título: Re: Cáceres: Visitas y datos prácticos de la ciudad

La zona más fresca es la del norte: Valle del Ambroz, Jerte o Sierra de Gata-Las Hurdes.
Además ahí hay actividades.

Mérida a pasar calor. En agosto es inevitable. Ojos que se mueven
Decenario
Decenario
Experto
Experto
Ago 26, 2019
Mensajes: 124

Fecha: Lun May 10, 2021 10:29 am    Título: Re: Cáceres: Visitas y datos prácticos de la ciudad

Extremadura es muy grande y muy diversa, depende mucho de la zona a la que vayas, pero en Agosto calor siempre va a hacer. Si solo puedes ir en estas fechas lo desaconsejable sería no visitarla, así que no te lo pienses. Y si hace mucho calor pues las visitas de "patear" las haces a partir de las 8 de la tarde y aprovechas para cenar de tapeo en cuaquier terraza. Total, si vas a Mérida o a Cáceres que son los sitios clave tendrás que entrar en un montón de iglesias, museos, centros de interpretación, etcétera. Estaréis fresquitos y a cubierto Guiño Haces estas visitas en las horas...  Leer más ...
JovenPadawan
JovenPadawan
Experto
Experto
Jun 02, 2009
Mensajes: 119

Fecha: Lun May 10, 2021 08:16 pm    Título: Re: Cáceres: Visitas y datos prácticos de la ciudad

Muchas gracias por los consejos. Posiblemente lo deje para otro año
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ



All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. Aviso Legal - Privacidad - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Facebook Twitter instagram