Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads


DINANT Y NAMUR -Diarios de Viajes de Belgica- Mogutu
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace

Diario: BÉLGICA, ENCANTADO DE CONOCERTE  -  Localización:  Belgica  Belgica
Descripción: Crónica de una intensa semana en Bélgica visitando en transporte público Bruselas, Gante, Brujas, Amberes, Lovaina, Dinant y Namur.
Autor:    Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:



Etapa:  DINANT Y NAMUR  -  Localización:  Belgica Belgica
Mogutu  Autor:    Fecha creación:   
Compartir: 
Compartir:
¡Con la de días que llevamos ya de viaje y todavía no os he hablado del hotel en el que nos alojamos las 6 noches! Qué despiste!
Lo cierto es que lo elegimos por casualidad, sin ninguna referencia previa. Buscando en Booking encontramos este hotel con un precio muy ajustado, excelente ubicación en Bruselas y las fotos de las habitaciones no pintaban nada mal. Curioseamos en Tripadvisor y otras webs y todas las críticas eran excelentes, así que no lo dudamos más.


El hotel se llama B&B Taptoe II y en realidad, no es estrictamente un hotel. Os explico. Está regentado por una pareja que, a su vez, llevan una galería de arte (ella, Catherine, es la artista). La tienda o galería viene a hacer las funciones de recepción y allí nos dirigimos cuando llegamos. Nos recibió Catherine pero fue Daniel quien nos acompañó hasta un edificio cercano, a apenas 20 metros, con el portal ubicado en un callejón sin salida y decorado con un impresionante graffiti o mural del Maneken Pis. En este edificio Catherine y Daniel disponen de dos pisos. Cada piso tiene tres habitaciones con cerradura individual y con su baño particular además de todo lo necesario (secador de pelo, televisión, wifi, calefacción, etc). Y tengo entendido que disponen también de un duplex sobre la galería.


El desayuno estaba incluido y se hace en el amplio salón-comedor de la casa. Hay una gran mesa para seis personas y cada mañana cogíamos de la nevera una bandeja con el nombre de nuestra habitación (Mediterráneo) en la que encontrábamos queso, jamón, huevos (crudos)…. Podíamos disponer de la cocina para preparar los huevos o cualquier otra cosa. También teníamos zumo, bollos, café, infusiones, cereales, mermeladas, pan, nutella, etc… Lo suficiente para coger fuerzas para las caminatas diarias.
Limpieza absoluta en el hotel y ni un ruido por la noche para poder conciliar el sueño. La única y pequeña pega es que no tiene ascensor, pero subir a un 2º piso no cuesta mucho. Además el atento Daniel ayudó a mi mujer con su maleta (por cierto, Daniel chapurrea castellano más que decentemente). Si se tiene alguna pega, se acude a la galería o se llama a Daniel a su móvil (no tuvimos que hacerlo nunca).

Place de la Vieille Halle aux Blés

Y si el hotel me gustó mucho, su ubicación me encantó. Como he dicho, en un callejón próximo a la Place de la Vieille Halle aux Blés, una placita muy tranquila y coqueta. A escasos 50 metros del hotel teníamos el siempre visitado Manneken Pis y a tan sólo unos minutos caminando, la Grand Place. Y si salíamos del hotel en dirección contraria, llegábamos a la estación central de ferrocarriles en 5 minutos. Una ubicación ideal para nuestros planes. Un alojamiento 100% recomendable.

Parlamento europeo

Bueno, una vez descrito (y recomendado) el hotel, sigamos con nuestro viaje. Este día nos habíamos propuesto visitar Dinant y Namur, dos ciudades que por lo que habíamos leido, dignas de ser conocidas. El tren hasta Dinant no parte de la Estación Central así que tomamos un metro, linea amarilla (2,10 por cabeza) para ir hasta la estación Bruselas Luxemburg. Viaje corto (3 paradas) y nos bajamos en Maelbeek, a unos 10 minutos andando de Bruselas Luxemburg.
Llegamos en seguidita y como nos sobraba tiempo, aprovechamos que la estación queda junto al Parlamento Europeo para dar una vuelta por allí. No sé si la visita al interior de los edificios merecerá la pena, pero desde luego, tan sólo ver lo que vimos nosotros, los edificios por fuera, no justifica acercarse hasta allí. Edificios feos, alguna patrulla de militares custodiando el recinto y muy poco (o nada) digno de ver. Así que nos bajamos hasta la estación a esperar el tren.

Dinant

Hoy volvimos a utilizar, y ya por última vez, la Rail Pass para cubrir el trayecto Bruselas – Dinant. El tren sale a las 10:37 y llegamos a las 12:03, es el trayecto en tren más largo que hacemos en Bélgica. Durante el trayecto, el tren pasa y para en Namur, la otra ciudad que queremos ver a la vuelta. Desde el tren nos parece una ciudad muy gris y muy fea. Pensamos entonces que la lluvia y el el cielo encapotado condicionaban esa visión, pero más tarde veríamos que no era así.
Llegamos a Dinant y el tren nos deja a escasos metros del centro de la ciudad. En seguida llegamos al puente desde donde contemplamos la vista más conocida de la localidad: la Eglise de Notre Dame y los edificios colindantes frente al rio y encima de ellos, la ciudadela de la ciudad. Lástima de cielo gris pero aún así la estampa es preciosa. Una amable señora se ofrece a sacarnos unas fotos y nos recomienda un restaurante cercano por si nos apetece. Qué maja!! Amistad


Atravesamos el puente salpicado por varias y coloridas esculturas que representan saxofones. La explicación es bien sencilla: en Dinant nació Adolphe Sax, el inventor del saxofón.
Llegamos a la otra margen y lo primero que visitamos en la Eglise de Notre Dame, una iglesia donde lo que llama poderosamente la atención es su torre con forma de bulbo. Pasamos al interior y, sin duda, las enormes y coloridas vidrieras de la iglesia son el recuerdo que nos llevaremos de este templo.


Salimos a la calle y el cielo no aclara, no tiene pinta de abrirse. Toca subir a la ciudadela. Tenemos dos opciones: o subir 408 escalones o pagar 8 euros por cabeza por subir en el teléferico. Le digo a mi mujer que me hace ilusión montar en teleférico, que no he subido nunca, y me recuerda que lo hicimos este mismo verano, en New York. Insisto en que debe ser chulo subir y me dice que vale, pero que no me invente más excusas para no subir las escaleras. Buf…. Me conoce!!! Ojos que se mueven
Llegamos arriba y el acceso a la ciudadela es gratuito.
Por su situación, Dinant fue un enclave de enorme importancia estratégica en la Primera Guerra Mundial y por ello, escenario de crudentas batallas, la ciudadela fue un bastión clave en ellas, aunque su origen es muy anterior a la primera gran guerra (y ya sufrió siglos antes asedios y batallas).


Al comprar los billetes para el teléferico nos dieron una pequeña guía con el orden de los puntos a visitar dentro de la fortaleza. Y así fuimos viendo las troneras desde donde disparaban las ametralladoras (con una banda sonora continua y muy efectista de disparos y explosiones), el mirador sobre la ciudad, estancias ocupadas por los soldados (con muñecos que figuraban escenas), la sala de armas y varios puntos más, hasta llegar al final, una zona en la que se simulan las barricadas de la 1ª Guerra, con sacos apilados, ruido de explosiones y ametralladoras, efectos de luz… muy chulo todo, hasta que bajamos unas escaleras que nos llevan al bunker o refugio hundido. A medida que bajábamos las escaleras tenían una extraña inclinación lateral, cada vez más acentuada. Comenzamos a notar una rara impresión, como de pérdida de equilibrio. Al llegar al bunker o refugio, sigue la inclinación del terreno lo que unido a la falta de referencia de línes rectas hace que sea muy difícil mantener el equilibrio.


Encima, el cabrito que ha diseñado el bunker Confundido , nos obliga a pasar por un estrechísimo paso a cuya vera queda un charco puesto con muy mala idea. Afortunadamente, hay una barandilla en la que podemos agarrarnos y no caer al agua. Qué agobio! Yo aguantando mi mareo y también el de mi mujer que me pedía que la agarrase para no caer. Por fin salimos del bunker y volvemos a recuperar el equilibrio aunque con una leve sensación de mareo aún. Queremos salir al aire libre cuando oimos unas voces de gente que viene detrás nuestro. No podemos evitar volver atrás para ver qué mal lo pasan. Y así es, mezclan el agobio con la risa que les produce la situación, mientras nosotros sí que nos reimos a gusto viéndoles desde la puerta. Puf, qué rato más chungo!
Damos un paseito por los alrededores de la ciudadela y descubrimos una zona con columpios, un bar y un avión militar. Un poco más allá, un cementerio de soldados franceses fallecidos en la 1ª Guerra.


Ya no queda mucho más que hacer por allí y bajamos de nuevo en teleférico. Le vamos a enseñar el billete al taquillero y nos manda pasar sin darnos tiempo a sacarlo. Parece fácil colarse, al subir nadie nos controló si teníamos billete o no.
Bajamos a la ciudad y buscamos alguna tienda donde comprar las típicas couques de Dinant. La localidad es muy pequeña y en seguida damos con la celebre casa Jacobs. En el escaparate hay galletas con mil formas distintas (animales, diligencias, personajes, etc). Sin saber a qué saben ni de qué estan hechas compramos un par de paquetes, fiándonos de su fama, una para llevar a casa y otro para comer allí mismo. Abrimos el paquete y al primer mordisco a la galleta siento que estoy a punto de perder parte de la dentadura. He tocado piedras muchísimo más blandas. Intento partirlas con las manos y la verdad es que cuesta mucho.


Finalmente logro partir una galleta en varios cachos, pero no hay quien las hinque el diente y optamos por chuparlas. En seguida se ablandan y la verdad es que están muy buenas.
Al de un rato, mi mujer lee un folleto en castellano que le han dado en la tienda y allí cuenta que han de comerse como hemos hecho: partir, chupar y comer. La galleta no lleva más que harina, miel y azucar. Si algún día, en algún apuro os quedais sin ladrillos, poneos en contacto conmigo que aún guardo el otro paquete de galletas en casa.
No queda mucho más que hacer en Dinant… bueno, está la posibilidad de dar un paseito en barco por el Mosa, pero está el día tan feo que no nos apetece, así que nos vamos al tren.

Namur, Plaza de Armas

Compramos billete hasta Namur (4,70 por cabeza), el viaje es cortito, el tren sale a las 13:57 y a las 14:28 ya estamos en Namur. Al salir de la estación, vemos a mano izquierda el cartel de la oficina de turismo y nos vamos a ver qué nos cuentan. Una de las chicas chapurrea castellano y nos da un folleto con lo más típico de ver en la ciudad (más o menos lo que llevábamos en nuestro planning).
La primera impresión de la ciudad no es buena, coincide con lo que habíamos visto en el viaje de ida desde el tren, una ciudad muy poco atractiva. Confiamos en que la zona peatonal sea más bonita.
Llegamos hasta la Plaza de Armas que no nos impresiona demasiado. A la vuelta vemos la Tour de Saint Jacques (un campanario), ni muy alto ni muy imponente.
En seguida vemos las estatuas que representan a D Joseph y Fracwés (2 personajes de comic belga).


Nos acercamos para hacernos una fotos pero hay dos colocas que parece que han cogido cariño a las simpáticas estatuas. Se sacan fotos con un móvil, se quedan apoyados en las estatuas, uno parece que se duerme, vuelven a sacarse fotos, hablan con las estatuas, se enfadan entre ellos y luego con las estatuas Ojos que se mueven … puf…están bien “puestos”…. No tienen pinta de marcharse (ni siquiera de saber donde están) así que enfilamos hacia la ciudadela (Namur también tiene ciudadela).
Subimos hasta la fortificación, unos tramos en rampa, otros escaleras. A medio camino encontramos una escultura de una enorme tortuga con el caparazón dorado.


Pero la ciudadela es más bien fea y las vistas desde ella no merecen la pena. Encontramos otra escultura, “El hombre que medía las nubes”. Damos con un taller de perfumería que a pesar de lo apartado que está del centro de la ciudad, tiene bastante gente. Parece ser que el tio que elabora los perfumes es bastante reputado, aparece en fotos con los Reyes de Bélgica y ha ganado varios certámenes de perfumistas. Creo que nuestros gustos perfumistas no coinciden con los de los belgas porque olemos algunas colonias y tienen un olor ciertamente rancio, huelen a “colonia de la abuela” según mi mujer.

El hombre que medía las nubes

Nos piramos de allí y aunque aún queda un buen tramo de ciudadela por visitar, optamos por volver al casco viejo de la ciudad porque no nos está gustando nada. Callejeamos por Namur, esperando encontrar su encanto por algún lado pero o lo tiene muy escondido o no lo acabamos de entender. Volvemos a la Plaza de Armas y vemos que la pareja que intimaba con las estatuas ya no está y aprovechamos para hacernos unas fotos bastantes simpáticas.
Pero Namur resulta una ciudad de lo más anodina. Llegamos a la Place Marché aux Légumes, de la que habíamos leido que era muy animada y que había bastantes bares. Bares había, pero la mayor parte de la clientela no pasaba en su mayoría de los 20 años, no al menos en ese momento y en los bares que vimos.

Vista parcial de la ciudadela de Namur

Pensé que para pasar el mal trago que estaba suponiendo la visita a Namur, lo mejor sería tomarse una cervecita, así que me tomé una Bofferding (cerveza muy normalita) en uno de los bares de la plaza.
Antes de volver al tren quisimos visitar la catedral neoclásica de la ciudad, pero al igual que el resto de Namur, nos dejó completamente indiferentes.
Volvimos a la estación del tren muy desencantados. No fue un acierto esta excursión. Dinant nos gustó, pero se ve en hora y media, es muy pequeña y hay que hacer hora y media en tren para verla (demasiado viaje para tan poco visita) y Namur, como habeis leido, no nos aportó nada. Totalmente evitable.
Montamos a las 17:56 en el tren pensando que la excursión no había sido del todo satisfactoria (el billete hasta Bruselas nos costó 8,90 euros y el viaje duró una hora).


Aprovechamos que es pronto aún para ir a comprar unas cervezas para traernos a casa y también para regalar a algún amigo. Por el centro de Bruselas hay bastantes tiendas especializadas en cervezas pero que son bastante caras. De hecho, antes del viaje apuntamos algunos precios de cervezas en el Corte Inglés de Bilbao para tener referencias y resulta que estaban más baratas en Bilbao que en estas tiendas del centro. Pero nosotros ya teníamos controlado el comercio donde íbamos a comprar las birras. Saliendo de la Grand Place por la calle que va hacia el edificio de la bolsa hay un pequeño supermercado Carrefour. En él hay una oferta decente de cervezas y a muy buen precio. Compramos 4 Kwaks, dos Trappistes Rochefort 10 y un par de Leffes Blonde de 75 cl. Lo bueno de tener un hotel tan céntrico como el nuestro es que no cuesta nada acercarse a dejar compras tan molestas de cargar como éstas.

Arcadi Café

Vagamos un poquito por Bruselas hasta que nos empezaron a hacer ruido las tripas: hora de cenar!!
Elegimos para esa noche el Arcadi Café, muy recomendado en el foro. Está a la derecha de la salida de las galerías Hubert. Un sitio con ambiente muy familiar, mesas pequeñitas y trato muy cercano. Lo primero que llama la atención al entrar en el local es el vistoso mostrador donde aparecen muchas de las tartas a las que el café debe gran parte de su fama. Qué pinta tenían!!!
El camarero nos indicó una mesa al fondo del local y nos gustó aquella esquinita. Nos gustó hasta que empezaron a llegar más comensales. El restaurante es tan pequeño y aprovechan tanto el espacio que cuando quisimos levantarnos (para ir al baño o a seleccionar alguna tarta) comensales de dos de las mesas que nos “acorralaban” tuvieron que levantarse para dejarnos paso. Pero bueno… son pegas menores. El local tiene dos pisos y estaba a tope de gente.

Algunas de las tartas del Arcadi

Pedí no recuerdo qué cerveza y el camarero, que no dominaba el castellano pero se le veía muy dispuesto a hacerse entender, me explicó que en esos momentos tenían la Chimay Triple de caña a muy buen precio y que estaba mucho mejor que la que yo había seleccionado, así que le hice caso (bien buena estaba!). Mi mujer optó por una Vedette. Para comer pedimos unos spagettis carbonara y una carbonade (carne estofada a la cerveza) que estaba deliciosa.
Por una ventana junto a nosotros veíamos parte de la cocina y nos llamaron la atención una especie de tartas. Nos explicaron que eran quiches (pasteles de verduras), demasiado potente para el postre nos pareció.


Mi mujer se pidió una tarta de peras con chocolate (que también probé yo y desde luego, esta tarta no justifica la fama de las del local) y yo me pedí otra Chimay de postre Mr. Green .
Salimos contentos por la cena y el trato y vimos que por la calle había muchísima gente. Noche de viernes y se notaba!
En las inmediaciones del Arcadi vimos lo que parecía un cine, pero se oía música y entraba y salía gente. Nos acercamos a ver. Era un pub pero con todo el aspecto de un cine, carteles, taquilla… pero con tal similitud que hasta que no vimos el interior, la barra y la gente tomando algo, no acabamos de estar seguros de que se tratase de un cine o un bar. Nos tomamos unas cervecitas allí.


Después nos fuimos hasta Aux Vieux Temps en Rue du Marches aux Herbes. Un estrecho arco de piedra da a un pasillo que nos lleva a un elegante, sobrio y tranquilo pub, que data de 1.695, con las paredes forradas por madera oscura, una enorme chimenea, sillones de cuero y una preciosa vidriera en una de las paredes. Encontramos una mesa libre en una esquina y mi mujer se pidió una Corserdonk Blonde y a mi me llamó la atención una cerveza cuyo nombre aparecía enmarcado y destacado en la carta, una Trappist Westvleteren 12 y que costaba ni más ni menos que 12 euros. En la carta afirmaban que era “la mejor cerveza del mundo”. Había que probarla, pues!!


Según leí después es la única cerveza trapense en la que los monjes se ocupan todavía de absolutamente todo el proceso de fabricación. Al parecer su fama también se ve aumentada porque no es fácil conseguirla. Los monjes no la comercializan de la manera habitual (no se vende a tiendas) y sólo la venden directamente al público y en pequeñas cantidades.
Así que me acerqué a la barra a por las cervezas. La botella de la Trappist Westvleteren no tiene etiqueta y la camarera me dio la chapa (en sentido literal, no metafórico Mr. Green ) de la botella para que viese que efectivamente se correspondía a la cerveza que había pedido.

La chapa de la mítica trapista

La cerveza estaba buena, 10,2º de alcohol, pero tampoco me pareció que justificase su fama ni su precio. Noto más su efecto en mi bolsillo que en mi ánimo, la verdad.
Por cierto, las camareras bastante tiesas (por no decir bordes) y leyendo los precios de otras cervezas de la carta que habíamos consumido en otros bares, apreciamos que este pub es un pelín más carete que otros.
Salimos del pub, y justo junto a la puerta vemos a través de la ventana de otro garito que hay un guitarrista tocando en directo y un ambiente terrible. No vemos la puerta para entrar pero uno de los que están dentro nos indica por señas que hemos de salir por donde hemos entrado (el estrecho arco) y entrar por una puerta contigua.

Acceso al pub A L´Image Nostre Dame

Y así lo hacemos. Este local se llama A L´Image Nostre Dame y está animadísimo. El pequeño bar antecede a un pequeño reservado donde el músico, con una guitarra, una armónica y algo de música pregrabada, interpreta temas de Tears for Freas, Ray Charles, The Beatles, Elvis Presley, Gloria Gaynor, Dubbie Brothers… Todos coreados por la entregada y animada concurrencia (es lo que tiene la cerveza belga, proporciona una euforia….). El tio es realmente bueno, suena muy bien. No encontramos hueco en el reservado donde está él tocando pero desde el bar también se le oye a través de los bafles, allí encontramos una mesa libre.


Si en el bar anterior las camareras eran bastante secas al trato, en este otro hay dos camareras que son muy majas, además de guapísimas Amistad . Me cuesta un triunfo hacerme con un hueco en la barra para pedir un par de Kwaks (que es de las cerveza que más nos han gustado) y es que la barra está llena de moscones intentando hacer méritos con las camareras, que aguantan sus bobadas sin hacerles mucho caso. Estamos allí un buen ratito y cae alguna cerveza más. Los baños están arriba y veo que por allí arriba hay más mesas repletas de bebedores de cerveza.
Salimos de allí y al pasar junto al callejón donde se ubica el Delirium Tremens vemos que por allí no cabe ni un alfiler, se nos quitan las ganas de entrar.


Damos un paseito por la Grand Place y alrededores y vemos muchas cogorzas por la calle. La noche de Bruselas es mucho más animada de lo que habíamos pensado. Poco a poco el paseo nos lleva hasta el hotel a donde llegamos rendidos ya, como todas las noches.
Volver arriba

Compartir:
Ver más diarios de Mogutu Ver más diarios de Belgica Etapa anterior Etapa anteriorEtapa siguiente Etapa siguiente



VOTACIONES A LA ETAPA
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 0 0
Total 0 0
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar esta etapa debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 162 Visitas mes actual: 63 Total visitas: 5098

  Últimos comentarios al diario:  BÉLGICA, ENCANTADO DE CONOCERTE
Total comentarios 51  Visualizar todos los comentarios

Sinaj  sinaj  30/08/2015 22:14   
Comentario sobre la etapa: DINANT Y NAMUR
El comentario ha sido movido al foro. Pulse aquí para ver el mensaje: https://www.losviajeros.com/foros.php?p=4932532#4932532

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN LA ETAPA

Registrate AQUÍ
Volver arriba


Foros de Viajes
Pais Tema: Viaje a Bélgica - Consejos
Foro Holanda, Bélgica y Luxemburgo Foro Holanda, Bélgica y Luxemburgo: Foro de Holanda, Bélgica y Luxemburgo. Amsterdam, Bruselas, Brujas, Gante, Flandes y Valonia.
Ultimos 5 Mensajes de 1851
840938 Lecturas
AutorMensaje
xansolo
Xansolo
Indiana Jones
Indiana Jones
Sep 25, 2014
Mensajes: 4747

Fecha: Sab Jul 06, 2019 04:37 pm    Título: Re: Viaje a Bélgica - Consejos

Opino como todos: llegada, dormir Bruselas Bruselas, Bruselas Bruselas-Brujas (dormiría en Brujas) Brujas-Gante (dormiría en Gante... Brujas y Gante son muy espectaculares de noche) Gante-Bruselas-Bruselas Bruselas-Amberes (Bruselas) Bruselas: Lovaina y Malinas (Bruselas) Bruselas, Bruselas Regreso Lo de dormir en Brujas o Gante es una sugerencia mía, mucha gente opina que es mejor volver a dormir siempre a Bruselas (porque está cerca y por no mover las maletas) De este itinerario, dices que tienes 2 días más? o un día más solo? Lo que te puse es lo que te sugieren los...  Leer más ...
espolonista
Espolonista
Super Expert
Super Expert
Abr 29, 2014
Mensajes: 822

Fecha: Sab Jul 06, 2019 08:28 pm    Título: Re: Viaje a Bélgica - Consejos

Coincido con los compis, yo te recomendaría en esa fecha visitar la costa y recorrer al menos desde Knokke hasta Oostende en el Kusttram

Otra opción es adentrarte también en Valonia o si te gusta la historia, entrar un poco a visitar sitios de las guerras mundiales
angel-ito
Angel-ito
Dr. Livingstone
Dr. Livingstone
Nov 06, 2007
Mensajes: 8081

Fecha: Mie Jul 10, 2019 06:07 pm    Título: Re: Viaje a Bélgica - Consejos

gasolines Escribio:
Yo tambien quitaria un dia a Bruselas y uniria Malinas con Lovaina. Esos dos dias que ganas podias invertirlos en ver cosas de Valoina (Dinant, Namur,...)


Saludos

Aplauso Aplauso

Esa gran desconocida.

Angel
Olgalm28
Olgalm28
New Traveller
New Traveller
Jun 06, 2019
Mensajes: 3

Fecha: Dom Jul 28, 2019 08:15 pm    Título: Re: Viaje a Bélgica - Consejos

Espolonista he estado buscando info de la costa belga y está complicada la cosa. Más o menos tengo cosas que ver de cada sitio, pero lo mismo me acerco a alguna ofi de turismo. Si no, pues a la aventura Muy feliz Viajo la semana que viene, así que comento un par de eventos por si a alguien le puede interesar. Viajo a Bélgica y Holanda así que os digo de ambos: - El primer fin de semana de agosto es el orgullo gay en Amsterdam, principalmente el día fuerte es el sábado 3. - En Haarlem, cerca de Amsterdam, hay un evento en el que en ponen varios puestos de comida en una de las plazas. Creo...  Leer más ...
malik
Malik
Dr. Livingstone
Dr. Livingstone
Sep 15, 2009
Mensajes: 7224

Fecha: Dom Ago 04, 2019 11:27 pm    Título: Re: Viaje a Bélgica - Consejos

gasolines Escribio:
Yo tambien quitaria un dia a Bruselas y uniria Malinas con Lovaina. Esos dos dias que ganas podias invertirlos en ver cosas de Valoina (Dinant, Namur,...)


Saludos

+1
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ






All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. LosViajeros.net, and LosViajeros.com is the same Portal.
Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Facebook Twitter - Política de Privacidad