Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads
ENTRE LA HISTORIA Y LA LEYENDA. BRASOV - CASTILLO DE BRAN ✏️ Diarios de Viajes de Rumania

Blogs 

LA RUMANIA QUE NO IMAGINABA
Diario: LA RUMANIA QUE NO IMAGINABA  -  Localización:  Rumania  Rumania
Descripción: Viaje corto pero interesante visitando varias de las atracciones más importantes que ofrece este país. Suficiente para tener una primera toma de contacto y hacerte una idea de lo bonito que es el país. Del 21 al 29 de Julio
Autor: Alejandria   Fecha creación: 
 
Compartir:


ENTRE LA HISTORIA Y LA LEYENDA. BRASOV - CASTILLO DE BRAN
Etapa:  ENTRE LA HISTORIA Y LA LEYENDA. BRASOV - CASTILLO DE BRAN  -  Localización:  Rumania Rumania
Alejandria  Autor:    Fecha creación:   
Compartir:
BRASOV

Vamos a comenzar un pequeño recorrido por las calles más antiguas de Brasov.

La salida se ve retrasada por el único incidente negativo del viaje. A una compañera del viaje le han quitado el bolso cuando estaba desayunando en el comedor del hotel. Increíble pensar como se pudo colar desde la calle al comedor (algo escondido y supuestamente controlada su entrada) el hombre que realizó el hurto. Hubo que esperar a que viniera la policía y demás papeleo.

Brasov es la ciudad más importante de Transilvania y la más grande del país, después de Bucarest. Es una ciudad moderna e industrial, no obstante conserva un casco histórico medieval con aspecto sajón. Ello es debido a que fue fundada en el siglo XII por los caballeros teutones sobre un antiguo asentamiento dacio. Luego pasó a ser una colonia alemana con el nombre Kronstadt que significa “Ciudad Corona”, (Brasov era el nombre en húngaro). Este nombre, Corona, es el que se refleja en el escudo de la ciudad. Los sajones construyeron iglesias y casonas dentro de una muralla de la que aún quedan restos. Los rumanos vivían fuera de esta muralla.

Los habitantes de Brasov fueron de los primeros, 1987, en protagonizar manifestaciones y protestas en contra del régimen de Ceaucescu. Fueron reprimidas por el ejército y sus líderes encarcelados e incluso hubo tres muertes. En los días de la revolución en diciembre de 1989 en Brasov también hubo incidentes violentos y muchas víctimas.

Otro detalle de Brasov es el cartel con el nombre de la ciudad en el monte Tampa. Pero no siempre este cartel ha tenido escrito el nombre de Brasov. Desde 1950 a 1960 a la ciudad le cambiaron el nombre y los soviéticos le pusieron Orasul Stalin, este era el nombre que ondeaba en la cima del monte.



La antigua ciudad de Brasov se encuentra enclavada al pie del monte Tampa que era como una barrera de protección natural, pero la ciudad también tenía una muralla defensiva que la rodeaba. De las varias puertas que debió tener la muralla en Brasov sólo se conserva una, Poarta Ecaterinei, Puerta de Catalina. Fue realizada por el gremio de los sastres en 1559 y formaba parte de una estructura más grande que ya no existe. Encima de la entrada se puede ver el escudo de la ciudad, una corona sobre un tronco de árbol. Escudo que volveremos a ver en otros edificios.



Muy cerca Poarta Schei, Puerta Schei. Era la entrada al barrio Schei, dónde antiguamente sólo los sajones podían vivir. La original sufrió daños y lo que hoy se ve es una construcción de 1827. Parece un arco de triunfo, tiene tres aberturas, la central para los coches y las dos laterales para los peatones.


Por la Strada Poarta Schei vamos callejeando y percibiendo edificios antiguos con detalles notables aunque no todos están renovados. Nos encontramos con la Sinagoga Hebrea. Este edificio fue construido en 1901 con un cierto estilo neo gótico con influencias árabes y a su alrededor se congrega el pequeño barrio judío. La sinagoga fue devastada en 1941. Con motivo de la celebración de los 100 años de su fundación fue renovada presentando el aspecto actual.



Y desde esta misma calle, St,Poarta Schei, se puede acceder a la que es la calle más estrecha de Rumanía, algunos dicen que hasta de Europa, St. Sforii, (calle del Hilo). Su ancho es de 1.30 m. pero tiene algún estrechamiento en el que mide 1.10. Su largo es de 80 m. y desemboca en la Strada Cerbului.



Conectamos esta última con la Strada Apollonia Hirscher que nos llevará hasta la Piata Sfatului. Apollonia Hirscher era la viuda de Lukas Hirscher, gobernador de la fortaleza de Bran, sobre la que recaen algunas leyendas relacionadas con la Casa Hirscher que ocupa una gran extensión, haciendo esquina, entre esta calle y la Piata Sfatului. La Casa Hirscher es un edificio renacentista de color ocre con grandes arcadas con un restaurante con el mismo nombre (con muy buena pinta). Es un edificio que data de 1545 y según la leyenda esta señora, Apollonia, lo construyó con su propio dinero en memoria de su difunto marido porque “era pequeño de estatura pero de gran sabiduría”. También hay otra leyenda referida a su hija y una enfermedad.



Lo cierto es que este edificio, “la casa de las mercancías”, con muchas habitaciones y bodegas en bóveda, albergaba las mercancías para los mercados y ferias que se celebraban en la Piata Sfatului y fue símbolo de la prosperidad comercial. En la fachada que vierte a la Piata Sfatului también hay otro restaurante, Cerbul Carpatin.


La Piata Sfatului era el centro medieval de la ciudad y hoy es el centro turístico de la misma. Tiene este nombre por el edificio Sfatului o del Ayuntamiento. Edificio de 1420 de arquitectura sajona que durante un tiempo fue el Ayuntamiento. Aunque su aspecto actual corresponde a una reconstrucción de 1780 ya que fue destruido en 1689 en la invasión austro-húngara. Destaca sobremanera en el centro de la plaza. Alberga el Museo de Historia de Brasov.

Por encima sobresale la Torre del Trompetista que era utilizada en la Edad Media como torre de vigilancia.

Desde lo alto de la torre se pudo ver al flautista de Hamelin seguido por su corte de chiquillos siguiendo su música y que se perdieron por las callejuelas de Brasov.



En la plaza se celebraban importantes ferias y mercados y hoy día se celebra en ella, entre otros eventos, el festival de música del Ciervo de Oro. Cuando nosotros fuimos también estaban celebrando un festival de cine.

En la plaza hay también otros edificios destacados: la catedral ortodoxa, el Museo de la familia Muriseanu, (muebles, pinturas, esculturas y documentos valiosos como los referidos al himno nacional), una librería antigua bien identificada con su rótulo de Carturesti. Por encima de esta librería en el trasfondo de una colina se puede ver La Torre Blanca que formaba parte de las fortificaciones en torno a Brasov.




En un ángulo y algo desplazada de la plaza podemos ver la Iglesia Negra (Biserica Neagra), a la que pudimos entrar y tener una visita guiada de mano de un voluntario estudiante (de español y de arte) que se desenvolvió de maravilla.

La Iglesia Negra es la iglesia gótica más grande de Rumanía. Se comenzó a construir en 1383 y se dio por finalizada en 1477. Faltaba la segunda torre, por falta de fondos, y la misma no se construiría nunca. Es llamada iglesia Negra porque en 1689 un incendio ennegreció sus paredes y como tardaron años en restaurarla, se quedó con este nombre. Es de culto Luterano.


Su interior es muy bonito y lleno de detalles importantes. La lástima es que no se podían hacer fotos.

Tiene cinco órganos. Uno grande de 4000 tubos que se utiliza actualmente para conciertos, es de los más grandes de Europa. Dos órganos coloreados en los laterales, otro a la izquierda del altar que es el más antiguo de Rumanía y uno pequeño a la entrada del coro, con columnas y un tejado que recuerda un pequeño templo romano y que se suele usar para los cantos diarios de las ceremonias.

Colección de alfombras, tapices de Anatolia de los siglos XVII y XVIII, una de las más importantes de Europa, donados por los comerciantes y los artesanos

Un púlpito de estilo barroco precioso con la figura de Moisés con las tablas de la ley en su pie.

Altar de estilo gótico en el que impera el color monocromo de la madera. Estatuas de San Pedro y San Pablo. Aunque esta iglesia es de culto luterano no es evangélica y por eso permiten figuras. Encontrando así otras figuras de la Virgen con Santa Barbara, Santa Catalina y el Niño Jesús.

Conserva de forma excepcional una pintura mural, original de 1483, que sobrevivió a la eliminación de las pinturas murales de la reforma (como deferencia a los reyes de Hungría) y también al incendio de 1689.
Posee la campana más grande de Rumanía, pesa seis toneladas y toca cada hora con su sonido original, nada de grabaciones.

Quedaban bastantes cosas que ver en Brasov pero nos trasladamos a la cercana ciudad de Bran porque estaba programada la visita a su famoso castillo.


Castillo de Bran.

Es una especie de fortaleza medieval muy bien conservada. Se encuentra en la localidad de Bran, muy cerca de Brasov, como a unos 25 km.
Pese a su apariencia robusta y aspecto de fortificación parece ser que tuvo escasa importancia militar y nunca sufrió asedio alguno. Está construido sobre una gran roca de 200 m. de altura y esto, junto con sus torres y torreones, le confieren un aspecto más fiero de lo que es. Aunque quizá sí lo fuera en otra época ya que en este lugar hubo una fortaleza de los caballeros teutones. La estructura actual se levantó en 1377 a instancias de un rey de Hungría con fines comerciales y defensivos.



Después de la I Guerra Mundial, en 1920, Transilvania fue cedida al reino de Rumanía y la administración municipal regaló el castillo a la reina María de Rumanía que lo destinó a su residencia de verano. Para ello lógicamente hubo que hacer reparaciones y transformaciones que no incidieron en su aspecto de fortaleza medieval. Las habitaciones se amueblaron y decoraron, se instaló el agua corriente y la electricidad, se añadieron dos torres para sustentar más escaleras, …. Consiguiendo unas estancias acogedoras con aspecto rústico y de diferentes estilos. Si anteriormente las habitaciones no habían tenido aspecto tétrico, ahora mucho menos.

El castillo actualmente sigue siendo propiedad de los Habsburgo, los herederos de la princesa Elena, hija de la reina María. Después de la confiscación soviética sus herederos lo reclamaron y en 2006 el gobierno rumano lo devolvió. Hay varias historias de posible venta, valoraciones, proyecto de parque temático sobre Drácula. Lo cierto es que parece que hay como un acuerdo entre los herederos y las autoridades rumanas para que siga siendo un destino turístico.

Lo que no se puede evitar es la influencia del personaje de Drácula sobre este castillo.
Bram Stoker investigó las leyendas rumanas y al personaje de Vlad El Empalador y su imaginación creó el personaje del conde Drácula. Como el castillo de Vlad el Empalador se encuentra en ruinas, y el castillo de Bran es el único castillo en toda Transilvania que se ajusta a la descripción de Bram Stoker, pues finalmente es conocido en todas partes como el castillo de Drácula. Pero ni Vlad vivió en este castillo ni Bram Stoker conocía este castillo.

Yo ni he leído la novela ni he visto las películas de Drácula (increíble, no?) porque no me gusta este tipo de literatura ni este tipo de cine y quería abstraerme de todo ello y simplemente visitar un castillo medieval que tiene cierto atractivo. Pero resulta imposible. Porque en las calles antes de subir al castillo todos los puestos y comercios te lo están recordando y luego, la cantidad de gente que te puedes encontrar visitándolo.
Afortunadamente una vez entras dentro del castillo, a excepción de la mucha gente que hay, no hay ninguna alusión a este tétrico personaje, yo al menos no lo recuerdo.

Y el castillo es bonito de ver. Sus 60 habitaciones se reparten entre varios niveles o pisos conectados por estrechas y sinuosas escaleras. En cada piso una baranda que da vistas al patio central, dónde hay un pozo de piedra, a las torres con forma cónica y el resto de barandas de los otros niveles.





Se van sucediendo las habitaciones con muebles de época, dormitorios varios de la reina y sus hijos, comedores, salones, estudios. Con estufas, objetos de decoración, escudos, armas, retratos de la familia real…






Por las ventanas de algunas habitaciones se pueden ver bonitas vistas de la campiña que rodea el pueblo de Bran así como del jardín del castillo.


Y un detalle curioso que vi por casualidad. En la habitación amarilla, ahora llamada Room of Castellans, hay un retrato de Lucas Hirscher, juez de Brasov y gobernador de la fortaleza de Bran en el siglo XVI. El mismo Lucas en cuya memoria Apollonia Hirscher construyó la casa Hirscher que hemos visto esta mañana en Brasov. Así que la leyenda no lo es tanto.

La entrada al castillo cuesta 35 lei y la tasa de fotos está incluida en este precio.

Pienso que el castillo merece una visita, pero no porque se crea que es el castillo de Drácula, sino porque es bonito tanto por fuera como por dentro. El Castillo de Bran domina el paisaje sobre el pequeño pueblo de Bran y se encuentra rodeado de hermosos paisajes.

Y a quién nos encontramos por allí?. . . Habéis acertado. Al biznieto de Bram Stoker que seguía su ruta por los lugares relacionados con el libro de su pariente, y este no podía faltar en su periplo.

El castillo tiene también unos bonitos jardines y otras dependencias como el Pabellón de Té, la Casita de la princesa Yleana, casitas de invitados, establos …, que no tuvimos oportunidad de ver ya que nos fuimos a comer a un restaurante del mismo pueblo de Bran cuyo nombre no me acuerdo. Tenía en un huerto anexo unos cuantos ciervos pastando. Pero tampoco tenía nada más a destacar.

Y nos volvemos a Brasov viendo por el camino, en la lejanía, la Fortaleza de Rasnov, reconocible por su gran letrero indicándolo. Similar al que tiene la ciudad de Brasov en la parte alta del monte Tampa. Los paisajes que separan ambas ciudades son también hermosos, con bonitas estampas rurales, montañas y colinas verdes.



En la tarde ya cada uno hizo lo que mejor le apeteció. Podíamos haber subido al monte Tampa en teleférico, las vistas de la ciudad tienen que ser espectaculares. O explorar los restos de las murallas y bastiones de Brasov.
Pero en la mañana habíamos visto anunciado en la Iglesia Negra un concierto de órgano a las 17:30 y para allá que nos fuimos. Su precio era de 12lei.
Me encantan los conciertos de órgano en las iglesias y este estuvo a la altura. Fue un rato muy agradable estar escuchando los registros de este espectacular órgano dentro del privilegiado escenario de la Iglesia Negra. Los bancos de la iglesia tienen el respaldo con bisagra giratoria a los que le habían dado la vuelta para que estuviéramos enfrente del órgano. Normalmente están frente al altar.


Al salir nos dimos otra vuelta por la plaza Sfatului y nos acercamos a un lateral de la misma para visitar la Catedral Ortodoxa de la Asunción. Cuando fue construida no estaba permitido construir dentro de la ciudad templos ortodoxos y por ello está oculta en un patio y no tiene fachada que dé a la plaza Sfatului. Está como escondida detrás de otra fachada que no indica que aquello es una iglesia. Se construyó en 1827 con fondos populares y es una preciosidad. Merece la pena su visita y además es gratis.





Camino al hotel volvemos a pasar por la Strada Republicii, ahora de día, y podemos admirar las fachadas barrocas de los edificios, sus muchos comercios, casas de cambio, bares, restaurantes, mucha gente sentada en las terrazas de los bares disfrutando de la tarde. Esta calle desemboca en el Bulevard Eroilor y desde esta encrucijada de calles se pueden ver grandes y bonitos edificios, como la Prefectura de Brasov, de color marrón y beige que data de 1902; un edificio amarillo que es la central de correos y al lado el ayuntamiento nuevo.



En la Piata Sfatului y la Strada Republicii, como ya he mencionado, hay muchos restaurantes, casi todos con una pinta estupenda. Nosotros vamos a cenar en la Brasserie Luther, que se encuentra al final de la plaza, casi cuando ya se va a iniciar la Strada Republicii. Tiene un interior muy acogedor y bien decorado. La cena estuvo bastante bien. Pero lo mejor de todo es que estuvo amenizada por una representación de la Filarmónica de Brasov. Tocaban de maravilla, eran unos músicos experimentados y lo demostraban en cualquier pieza que tocaran. La velada se prolongó más allá de los postres, amenizada por estos profesionales de los que nos llevamos muy buen recuerdo.


Y la velada tenía que tener su guinda tomándonos una copa en una de estas terrazas de la Strada Republicii.
Volver arriba

Compartir:
Ver más diarios de Alejandria Ver más diarios de Rumania Etapa anterior Etapa anteriorEtapa siguiente Etapa siguiente


stats_icon VOTACIONES A LA ETAPA
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0 0
Anterior 0 0 0
Total 0 0 0
Votos
stars-5 0 Votos
stars-4 0 Votos
stars-3 0 Votos
stars-2 0 Votos
stars-1 0 Votos
Para votar esta etapa debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 34 Visitas mes actual: 1 Total visitas: 5959

comment_icon  Últimos comentarios al diario:  LA RUMANIA QUE NO IMAGINABA
Total comentarios 34  Visualizar todos los comentarios

Alejandria  alejandria  14/04/2017 12:07   blogs_icon
Comentario sobre la etapa: ENTRE LA HISTORIA Y LA LEYENDA. BRASOV - CASTILLO DE BRAN
Gracias gadiemp. A ti que te llaman los lugares menos populares y conocidos, este sería un buen destino. Y si, podríamos llamar al museo un Madurodam rumano, solo que con más tintes rurales y a escala real. Me alegro un montón que te haya gustado.

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN LA ETAPA


Registrate AQUÍ
Volver arriba


forum_icon Foros de Viajes
Pais Tema: Viajar a Rumanía: Dudas, que ver, rutas
Foro Europa del Este Foro Europa del Este: Foro de viajes de Europa del Este: Rep. Checa, Hungria, Polonia, Rumanía, Eslovaquia... Praga, Budapest, Varsovia, Cracovia, Bratislava, Bucarest.
Ultimos 5 Mensajes de 1368
664272 Lecturas
AutorMensaje
Tenerifeandoporelmundo
Tenerifeandoporelmundo
Experto
Experto
Jul 15, 2016
Mensajes: 208

Fecha: Mar Oct 19, 2021 06:43 pm    Título: Re: Viajar a Rumanía: Dudas, que ver, rutas

Pues sí, la verdad que me parece mejor opción. Y en tiempos también.

La transfagarasan no hay giros hasta Bran no? tendría que regresar hacia atrás ?
spainsun
Spainsun
Site Admin
Site Admin
Sep 01, 2000
Mensajes: 84892

Fecha: Mar Oct 19, 2021 06:51 pm    Título: Re: Viajar a Rumanía: Dudas, que ver, rutas

Yo creo que no te da tiempo a subir por la carretera. Piensa que te desviarías un par de horas o tres, si subes al lago y vuelves. Si el mismo día quieres hacer carretera Sibiu-Bran (2 horas y algo) + (castillo de Bran, otro par de horas) y Brasov (que como minimo seria medio día o una tarde), para luego irte a dormir a Sinaia, me da que no vas a tener tiempo de subir. Rasnov a mi me gustó la visita pero son un par de horas. Te pilla camino de Brasov. Allí verás si tienes tiempo y te puedes entretener esas dos horas (ojo con los horarios de la fortaleza) o sigues para Brasov. A la vuelta de...  Leer más ...
Tenerifeandoporelmundo
Tenerifeandoporelmundo
Experto
Experto
Jul 15, 2016
Mensajes: 208

Fecha: Jue Oct 21, 2021 01:39 pm    Título: Re: Viajar a Rumanía: Dudas, que ver, rutas

algún otro sitio recomendado cerca de bucarest?
Jesshu
Jesshu
New Traveller
New Traveller
Sep 06, 2021
Mensajes: 2

Fecha: Lun Nov 08, 2021 05:12 pm    Título: Re: Viajar a Rumanía: Dudas, que ver, rutas

Transilvania no sería buena opción, cuanto estarán los oostos, el Castillo del Conde Dracula sera buena opción de ir de turismo

- Mensaje escrito desde 10 días en Rumanía -
spainsun
Spainsun
Site Admin
Site Admin
Sep 01, 2000
Mensajes: 84892

Fecha: Lun Nov 08, 2021 05:45 pm    Título: Re: Viajar a Rumanía: Dudas, que ver, rutas

"Tenerifeandoporelmundo" Escribió:
algún otro sitio recomendado cerca de bucarest?

La propia Bucarest, ya que no parabas. Pero Sinaia te da para un día y tampoco estas muhco.
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro

Registrate AQUÍ


All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. Aviso Legal - Privacidad - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Facebook Twitter instagram