Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads
DÍA 8- DUBLÍN- WICKLOW-POWESCOURT- DUBLÍN -Diarios de Viajes de Irlanda
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace


Diario: IRLANDA, TIERRA DE GIGANTES  -  Localización:  Irlanda  Irlanda
Descripción: Un recorrido de 10 días por la República de Irlanda
Autor: Ctello   Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:



Etapa:  DÍA 8- DUBLÍN- WICKLOW-POWESCOURT- DUBLÍN  -  Localización:  Irlanda Irlanda
Descripción: Desayunamos en el hotel. Tenemos algo de queso, pan de soda, zumo, leche y las chicas te preguntan qué quieres de plato caliente. Para el primer día me decanto por un desayuno irlandés, que en este caso incluía pequeñas judías con tomate (con lo mal que me sientan no me las comí), huevo frito, lomo (más que bacon) y dos salchichas. Además me trajeron mucho té (ya dije que les gusta mucho...
Ctello  Autor:    Fecha creación:   
Compartir: 
Compartir:
Desayunamos en el hotel. Tenemos algo de queso, pan de soda, zumo, leche y las chicas te preguntan qué quieres de plato caliente. Para el primer día me decanto por un desayuno irlandés, que en este caso incluía pequeñas judías con tomate (con lo mal que me sientan no me las comí), huevo frito, lomo (más que bacon) y dos salchichas. Además me trajeron mucho té (ya dije que les gusta mucho).
Quedamos con el guía de la misma empresa en el hotel Gresham para ir a la última de las excursiones que haríamos fuera de Dublín. De nuevo nos toca un grupo reducido, apenas 7 personas (la semana anterior en el mismo tour habían sido 42).
De nuevo en la misma furgoneta de siempre (ya la conocemos de memoria) pasamos por delante de Merrion Sq. con sus casas georgianas tan bonitas y reconocibles y sus puertas de colores. Las diseñó el arquitecto George Gardiner con enormes ventanales para ver y ser vistos. Eran tan ricos que no les importaba el famoso impuesto. Al otro lado vemos muy de pasada el parque Merrion con la estatua de Oscar Wilde. Tenemos que volver. Es el autor de mi cuento favorito, El príncipe feliz. El guía nos cuenta que no está pintada, lo que podría uno pensar al verla de lejos, sino que está hecha con los 4 tipos de mármol de Irlanda (ya hablé de ellos en la iglesia neogótica de Kylemore).
Seguimos por la calle donde se acumulan muchas de las embajadas. Están en la zona sur de la ciudad que con el Conde de Kildare se convirtió en la más vip de Dublín. Vemos la embajada de EEUU, fundada en tiempos de Clinton y con forma redonda (el guía dice que para que no se le escondieran las becarias, no sé si en broma o en serio). Seguidamente encontramos la sede de la Royal Dublin Society.
Muy cerca está el Hotel Clayton donde vemos claramente el símbolo masón. El motivo es porque los dueños eran masones (y nos añade que también contrarios a la reina Victoria)
La embajada de Inglaterra es bajita, menos resultona de lo que quizás cabría esperar (aunque quizás quieran pasar algo desapercibidos) y está muy vigilada (por motivos obvios).
Las embajadas de Holanda y España están pegaditas(esta última tiene, además, la residencia del embajador).
Finalmente vemos la torre de la radioTV de Eire, con un canal en irlandés en Connaugth.
Nos encaminamos ya hacia las montañas de Wicklow, que fueron declaradas Parque Nacional. Pasamos por el Lago Tay (creo que ése es su nombre), donde se rodaron las escenas de la Dama del Lago en Excalibur. En esta zona se han rodado un montón de películas y series de TV. No en vano encontramos un Hollywood Glen e incluso un Braveheart Drive (por la famosa película de Mel Gibson). También tenemos, cómo no, el Excalibur Drive, que empieza en el pueblo de montaña de Roundwood, el más alto de Irlanda y por el que pasamos. Que nadie se engañe con eso de “pueblo más alto”. Apenas está a 284 metros sobre el nivel del mar y como es normal en los pueblos de Irlanda no tiene una plaza principal. Sólo es una avenida principal con su iglesia, bar, la Garda (policía) y tiendas. Además de las ya mencionadas estas hermosas tierras con montañas y prados han servido para rodar Los Tudor, Vikingos, Juego de Tronos, P.D. Te quiero, etc.
El valle de Glendalough es, como su nombre indica claramente, un valle entre dos lagos. Es un valle glaciar muy bonito, lleno de vegetación, y con senderos que se pueden recorrer fácilmente. En su tiempo era un lugar tan tranquilo que san Kevin decidió construirse una caverna para vivir a orillas del lago superior.
Este santo había nacido en el 498 en el seno de una familia relacionada con la casa real de Leinster. Se hizo monje con 15 años. Con el tiempo el rey O’Tool de Glendalough oyó que Kevin podía curar imponiendo las manos. Tenían en su casa un ganso doméstico que era muy viejo y no podía volar. El rey le mandó llamar y le pidió que le curase. El santo pidió como pago aquella tierra por la que el ganso volase cuando se recuperara. Aquél aceptó, pensando que sería poca cosa… pero se equivocó. El animal se puso bueno y voló por todo el valle. Ese valle se usó para establecer el monasterio de Glendalough.
Atravesamos una doble puerta de granito (aunque la muralla es realmente bajita para poderse defender de los ataques externos, principalmente de los vikingos). A un lado nos queda una cruz tallada en la roca. Se trata de una cruz latina llamada piedra del rey. Es una piedra de los deseos así que la tocaré por si acaso…
Nada más entrar nos encontramos con un montón de antiguas tumbas. O eso parece porque el último enterramiento tuvo lugar aquí en 2017. Según nos cuentan ahora sólo queda espacio para uno.
El primer edificio que visitamos es el más antiguo del conjunto, la catedral, de los siglos IX y X aunque el arco de entrada es del siglo XII. Nos llaman la atención dos cosas: las losas sepulcrales del suelo y la ausencia de techo. De las primeras decir que no forman parte del edificio original; en cuanto a la segunda apreciación, no, el techo no era de madera como se cree. Era de piedra aunque sustentado con una viga de madera pero sólo hizo falta la presencia de Cromwell para que se viniera abajo.
Hay varios edificios diseminados por esa zona, rodeados de tumbas. Destaca con mucho la gran torre circular de 30 metros. Se erigió entre los siglos X y XI y a finales del siglo XIX se rehízo el techo de piedra con materiales originales. Sería tanto para almacenaje de víveres como para avistar el peligro (los vikingos, por ejemplo) o refugio cuando no había más remedio (recordemos que estas torres no tienen escalera a ras de suelo sino a varios metros de altura). Cerca está la iglesia de st. Mry, del siglo X, y la casa de los curas, del siglo XII (quizás un oratorio).
Llama la atención el nombre de uno de los edificios, la Cocina de san Kevin. No es que el santo cocinara allí sino que se llamó así por la chimenea (o torre cilíndrica). En realidad es un oratorio del siglo XI o XII con una pequeña sacristía adosada. El techo, de piedra, se mantiene intacto lo que nos lleva a pensar que la catedral también tenía techo de piedra. Llama la atención también una magnífica cruz de san Kevin.
Una cómoda pista forestal nos conduce al Upper Lake. El camino es fácil y agradable, rodeados de exuberante vegetación. Vemos robles, hayas, acebos… Ni siquiera faltan los tréboles, símbolo de Irlanda (aunque no vi ninguno de cuatro hojas). Es un bonito lugar. Por un camino llegamos al Lower Lake (o lago inferior). Todos los alrededores están plagados de restos arqueológicos como la celsa de san Kevin (choza que le sirvió de morada), la Reefert church (iglesia del siglo XI y luego mausoleo de los O’Toole) o una cavidad llamada cama de san Kevin, a la que sólo se puede llegar con barca.
Abandonamos Glendalough no sin antes probar el agua. Dicen que es fantástica, tan buena que incluso la cerveza Guinness se hace con ella. Es mineral, desde luego, pero tiene un cierto gusto ferruginoso que a mí no me hace mucha gracia.
Seguimos recorriendo viendo bosques talados y replantados, muchos de ellos para madera para IKEA.
No tardamos en llegar a Powerscourt, nuestra siguiente parada y también escenario de película.
Se trata de una antigua fortaleza irlandesa que, como todo lo de valor, acabó en manos inglesas. El primer vizconde de Powerscourt, que quería hacerse el interesante, encargó en 1730 al arquitecto alemán Richard Castle (sí, como el de la serie) que construyera un palacete de 68 habitaciones al estilo de Palladio, que se fue modificando con el tiempo. Se convirtió en una de las casas más lujosas de Irlanda. En 1974, justo cuando se acababa de terminar una restauración, Powerscourt house se quemó. Las habitaciones y las salas de recepción quedaron destrozadas y sólo se salvan las paredes del siglo XIII, mucho más robustas. Permaneció en ruinas hasta 1997. Hoy en día ha recuperado su esplendor. La casa se alquila para eventos y bodas. También hay una enorme tienda de Avoca.
Nosotros visitamos los jardines, que son fantásticos. Ocupan una extensión de 19 hectáreas que parecen mucho más porque la vista los confunde con el paisaje de alrededor y con la montaña Sugarloaf que se ve al fondo (llamada así porque parece una de aquellas antiguas montañitas de azúcar que llegaban a las cocinas de las casas ricas). Se han escogido como unos de los mejores del mundo según National Geographic.
Empezamos la visita por los jardines italianos. Los diseñó el arquitecto Daniel Robertson en 1840 y tardaron en hacerse 12 años (con 100 obreros). Se pueden ver preciosas flores y esculturas de dioses de la antigüedad clásica como Diana o Apolo, que el sexto y el séptimo lord Powerscourt coleccionaron en sus viajes por Europa.
Vamos hacia la derecha para encontrarnos con los jardines tapiados, una de las partes más antiguas del parque. Allí vemos el monumento conmemorativo a Julia, un estanque con flores y estatuas dedicado a la séptima vizcondesa por su hijo. Al fondo está la puerta de Bamberg, que procede de la catedral de esa ciudad alemana. La rosaleda también es bellísima. Lo mismo las fuentes.
Bonito es también el estanque de los delfines, que el séptimo vizconde compró en París a finales del siglo XIX. Alrededor vemos árboles enormes. La reja es inglesa y tiene los motivos de rosas (Inglaterra) cardos (Escocia) y tréboles (Irlanda).
El cementerio de mascotas es uno de los más grandes de Irlanda. Si hay hasta la tumba de una vaca con los litros de leche que dio en vida (expresados en galones).
Lo que es una pena es que la fuente del lago del Tritón estuviera apagada porque las vistas del palacete con ella serían magníficas. Se inspira en la fuente de la Piazza Barberini de Roma.
Preciosos son los jardines japoneses, creados por el octavo vizconde de Powescourt en 1908. Nos deleitamos en ellos con un detenido paseo y muchas fotos. La vista desde el banco que hay más arriba es magnífica.
En los jardines hay especies de todo tipo. Y no falta el ruibarbo con sus enormes hojas (aprovechamos para hacernos fotos en él para que se vea lo grandes que son).
Más allá está el Valle de la Torre, con árboles enormes. Recibe el nombre de la Torre Peperpot que vemos, a imitación de un molinillo de pimienta que tenía el dueño de la casa. Nos contaron que los niños de la familia no paraban de dar la lata con el molinillo por lo que el padre decidió hacerles uno tamaño gigante. A la torre se puede subir pero los árboles son tan altos y frondosos y la torre no es demasiado alta por lo que las vistas no cambian demasiado.
En los alrededores hay un club de golf (deporte al que son muy aficionados en Irlanda), un hotel de lujo y a 7 kilómetros la cascada de Powerscourt, la más alta de Irlanda con 121 metros y muy cinematográfica.
Dejamos la finca, y, pasando por un puente donde se rodó una pelea entre el rey Arturo y Lancelot en Excalibur, nos dirigimos a comer. El punto elegido es el pub Johnnie Fox’s, el que dicen que es el pub más alto de Irlanda. También es uno de los más antiguos (abrió en 1798) y desde luego de los más famosos. Allí ellos dicen que acumulan reliquias. Yo más bien lo llamaría el ajuar de la tiñosa porque allí hay de todo y para todos los gustos. No hay rincón que no esté lleno de cachivaches. He visto en Internet que la gente lo critica mucho por eso. Creo, en cambio, que es parte de su encanto y podrías pasarte horas mirando qué tienen. Anuncios de todo tipo, jarras, orinales, un wc de niños, platos, retratos de gente que debe llevar muerta mucho tiempo… Yo comí con vistas a recuerdos de Michael Collins, incluido un retrato del héroe irlandés muerto (las mejores vistas para comer). En el wc de mujeres hay incluso una lista para escoger un buen marido.
Para el primer plato cogimos una crema de verduras con pan de soda con mantequilla. Muy caliente pero muy buena. De segundo podíamos escoger entre irish stew con una media luna de hojaldre (bueno y con más carne de los que habíamos pedido hasta entonces) o una lasagna de verduras. Las dos opciones estaban bien así que las compartimos. De postre nos dieron tarta de chocolate y luego té o café.
Regresamos a Dublín a las 5 y pico.
Como nos bajamos cerca del edificio de Correos aprovechamos para ir a ver algunas cosas más. Dimos una vuelta por el edificio de Custom House y los márgenes del río. Impresiona mucho el monumento que se ha hecho a la Gran hambruna, un conjunto de figuras de personas en los huesos. Su expresión es casi de muertos vivientes, con las caras desencajadas y la ropa hecha jirones.
El Phoenix park tiene 709 hectáreas de extensión y es uno de los parques urbanos más grandes del mundo. Es tan grande que dentro está la casa del presidente de la República y la del embajador de los EEUU. El nombre proviene de la palabra irlandesa “fionn uisce” que significa “agua clara”. Está lleno de monumentos como el dedicado a Wellington (un enorme obelisco de 63 metros) o la columna de Phoenix (en teoría con un fénix en lo alto aunque algunos dicen que es un águila). Se creó en 1662 como reserva de ciervos (aún hay) y se remodeló para ser parque público en 1745. Al lado está el zoo, de donde era el famoso león de la MGM.
Volver arriba

Compartir:
Ver más diarios de Ctello Ver más diarios de Irlanda Etapa anterior Etapa anteriorEtapa siguiente Etapa siguiente


VOTACIONES A LA ETAPA
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 0 0
Total 0 0
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar esta etapa debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 14 Visitas mes actual: 6 Total visitas: 566


Foros de Viajes
Pais Tema: Viajar a Irlanda: Dublín, Galway, Cork, ...
Foro Londres, Reino Unido e Irlanda Foro Londres, Reino Unido e Irlanda: Foro de Reino Unido e Irlanda: Londres, Edimburgo, Inglaterra, Gales, Escocia, Irlanda del Norte, República de Irlanda, Dublín.
Ultimos 5 Mensajes de 871
752020 Lecturas
AutorMensaje
angiedel
Angiedel
Dr. Livingstone
Dr. Livingstone
Mar 04, 2013
Mensajes: 6854

Fecha: Dom Nov 17, 2019 02:47 pm    Título: Re: Viajar a Irlanda: Dublín, Galway, Cork, ...

Las agencias tardan unas 11 horas desde Dublín ida y vuelta,el problema es que pasas demasiado tiempo en bus,al final allí te dejan un par de horas
angiedel
Angiedel
Dr. Livingstone
Dr. Livingstone
Mar 04, 2013
Mensajes: 6854

Fecha: Dom Nov 17, 2019 02:49 pm    Título: Re: Viajar a Irlanda: Dublín, Galway, Cork, ...

Yo mire en varias agencias como,en viajar a Irlanda e irlanda en español,civitatis .
carloscr80
Carloscr80
Experto
Experto
Jun 10, 2018
Mensajes: 113

Fecha: Dom Nov 17, 2019 10:51 pm    Título: Re: Viajar a Irlanda: Dublín, Galway, Cork, ...

MGJ23 Escribio:
Gracias por vuestros consejos. Creo que será, efectivamente la mejor opción, quedarnos en Dublin y si el tiempo lo permite, organizar un dia una excursion a ver los acantilados de Moher, o a la calzada del Gigante, si hace bueno alquilando coche o en transporte publico, ya que imagino que saldrá mucho más barata que hacerla con Civitatis o algunos de estos. Y los demas dias, dedicarlos a Dublin, o alguna otra excursión mas cerca.
La verdad es que estaba mirando alojamiento en la zona de Moher, y veo que está muy disperso en pueblecitos, y como haga malo, si no puedes salir mucho y es todo campo iguaal nos desesperamos. Si estamos alojados en Dublin, al menos hay museos o más cosas para ver.

El pueblo, si no me equivoco, e Howth, se puede llegar en tren de cercanias (DART)

¿que me aconsejais como imprescindible en Dublin y como excursiones cerca de Dublin? Sitios para comer, y zonas para alojarse (he leido que hay algún barrio un poco chungo?

Me han dicho que muy cerca hay un pueblecito con puerto donde van las focas a que les echen pescado, pero no se cual es. Lo conoceis?

Muchisimas gracias por vuestros consejos.
chamiceru
Chamiceru
Moderador de Zona
Moderador de Zona
Feb 05, 2009
Mensajes: 38507

Fecha: Mar Ene 21, 2020 01:25 pm    Título: Re: Viajar a Irlanda: Dublín, Galway, Cork, ...

Hola
Mensajes trasladados aquí: Guiño
Irlanda por libre: Itinerarios, consejos...
Saludos
chamiceru
Chamiceru
Moderador de Zona
Moderador de Zona
Feb 05, 2009
Mensajes: 38507

Fecha: Jue Feb 27, 2020 02:54 pm    Título: Re: Viajar a Irlanda: Dublín, Galway, Cork, ...

Hola
Interesante propuesta sobre Galway Guiño
Galway 2020
Saludos
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ