Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads


Traslado a Maun. Nos adentramos en el Delta del Okavango -Diarios de Viajes de Botswana- Alejandria
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace

Diario: POR ZIMBABWE Y BOTSWANA, DE NOVATOS EN EL AFRICA AUSTRAL  -  Localización:  Africa Sur  Africa Sur
Descripción: Viaje distinto a todos los demás que hasta ahora habíamos realizado. Un viaje sobre el que teníamos ciertos temores pero que nos fue enamorando día por día, asombrándonos a cada poco. Un viaje dinámico y cambiante pese a lo repetitivo de algunas actividades. Lleno de vivencias y sensaciones no experimentadas anteriormente. Nos ha creado otros puntos de vista de viaje y expectativas de viajes futuros.
Autor:    Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:



Etapa:  Traslado a Maun. Nos adentramos en el Delta del Okavango  -  Localización:  Botswana Botswana
Descripción: 4 de agosto. Hoy por fin nos adentraremos en el Delta del Okavango, podré hacer realidad aquel sueño adormecido durante tantos años
Alejandria  Autor:    Fecha creación:   
Compartir: 
Compartir:


Muchas son las incógnitas que pululan en mi mente.
Será tan bonito como en las fotos?. Me darán miedo los desplazamientos en este medio acuoso?.
Nos encontraremos con muchos “bichos”?. Como será la acampada?......Y el trayecto en avioneta?.......

Pronto se despejarán muchas de ellas.

La jornada comienza muy temprano, noche cerrada cuando nos despertamos, 4:30 h., y noche cerrada tomando el desayuno a las 5:00 h. junto al camión. Nos queda por delante un largo traslado de algo más de 200 km. hasta Maun. A ritmo de camión por la ya conocida carretera A3 que sigue con muchos tramos en los que abundan los baches.

El amanecer nos sorprende medio aletargados en el interior del camión. Nuestro último traslado en este camión especial que ha sido nuestro medio de transporte desde que iniciamos el viaje. Salvo los recorridos en safari.

A partir de hoy comenzaremos otras etapas del viaje. Las etapas más salvajes y con menos comodidades. Las que más me asustan y las que más temo. Atrás quedan los confortables y bonitos lodges que nos han cobijado hasta ahora. Salvo la noche al raso en el salar Ntwetwe en la que solo nos acogió un gran techo estrellado.

Recorrimos el mismo camino que el día anterior hasta llegar a la desviación al Makgadikgadi NP. La carretera continúa bordeando este parque y parte de su trazado hace de frontera separadora entre Makgadikgadi NP y Nxai NP. Y continúa hacia Maun.

Habíamos finalizado el gran recorrido de 816 km. de la A3 que comenzó en Francistown y que, en varios trayectos, nos había llevado hasta Maun.

Maun es la quinta ciudad de Botwana, aunque oficialmente sigue siendo un pueblo.
Un pueblo de gran número de habitantes que se ha convertido en centro administrativo y capital de un distrito. Es considerada como la puerta sur del Okavango y debido a ello ha conseguido un papel importante en la organización, suministro y logística de las actividades en el delta. Incluso tiene un aeropuerto internacional.

En ella se han desarrollado con cierta rapidez, centros comerciales, hoteles, albergues, alquileres de autos, fletamentos aéreos… Aunque aún conserva un cierto aire rural.

El pueblo se distribuye a lo largo de ambas orillas del rio Thamalakane. Y hasta el río nos desplazamos para embarcar.

Después de haber hecho una pausa en el centro más comercial para hacer acopio de algunas bebidas y diversas chuches para picar, en un supermercado SPAR. Y buscar unos servicios que no encontrábamos y recurrimos al personal del supermercado.

En un entrante de tierra en el río, que hacía las funciones de embarcadero, cercano a la ciudad, nos estaban esperando tres lanchas para nuestro traslado al Delta del Okavango. Tocaba trasladar todas nuestras pertenencias, así como los restos de bebidas y snacks que aún nos quedaban y despedirnos de nuestro camión y su tripulación. Adiós al prudente y buen conductor, al versátil y maravilloso cocinero y al amable y gentil ayudante de campo. Buena gente.



Los viajeros nos repartimos en dos lanchas rápidas y en una tercera se transportaba nuestro equipaje, algunos víveres y también nos acompañaba una señora, Lilian, que sería la cocinera en nuestra acampada en el corazón del delta.

Nuestro traslado en lancha rápida hasta el corazón del delta del Okavango era mucho más que lo que la palabra traslado implica. Para mí era una travesía gloriosa que me acercaba a mi destino aunque ya la misma travesía, por sí misma, formaba parte de este destino. Un safari acuático en toda regla.

En una primera etapa de una hora la lancha se va desplazando por el río Thamalakane. Este río forma parte del sistema del Okavango, es como el drenaje de las aguas del delta. Como ya dije en la anterior etapa, este río se convierte más tarde en el río Boteti que va a morir al salar Ntwetwe.




En las orillas anegadas del río Thamalakane abundan las plantas acuáticas entre las que aparecen algunos nenúfares que parece que quieren comenzar a florecer. En estas orillas y detrás de ellas vamos viendo gran explosión de vida.
Casas aisladas, embarcaderos, poblados, campings, lodges…..A la sombra del bosque ribereño y con vistas al río. El ganado pasta bajo estos árboles y se acerca con frecuencia a las orillas, penetrando en la baja profundidad del agua en las mismas. Es fácil ver vacas, caballos y burros remojar sus patas en el río. Algunos pescadores se desplazan en pequeñas canoas y otros se atreven a pie.




Los humedales de la ribera del río albergan gran variedad de aves acuáticas. Comenzamos a ver los bonitos jabirú africanos, del tamaño de una cigüeña y con su característico pico rojo – negro –rojo. La preciosa garza real que nos enseñó su elegante vuelo. Cisnes, patos, cormoranes… Y los avistamientos aún no habían comenzado realmente.




Las lanchas se detienen junto a una caseta en la orilla en la que hay que registrarse. Hemos llegado al Delta del Okavango. Nuestra aventura en el delta ha comenzado.

Con la lancha en reposo podemos contemplar el agua tranquila y transparente, reflejando diversos tonos rojizos. El fondo arenoso del desierto es bien visible en algunos puntos, donde la profundidad del agua es menor.



Nos adentramos en un prodigio de la naturaleza, quizá el único caso que ocurre en la Tierra. Un río que nace normal, aprovechando las precipitaciones abundantes de las tierras altas de la meseta de Bie, en Angola. Se desplaza unos 1600 kilómetros adoptando distintos nombres, según el país que cruce, (Cubango, Kavango y Okavango), y se adentra en una cuenca endorreica, desparramando sus aguas y formando un abanico fluvial en el desierto, el conocido como delta del Okavango.


El agua se va desgajando en un laberinto de canales, anegando las arenas desérticas y formando islas, lagunas, regueros… Un laberinto que puede variar de 15.000 a 22.000 kilómetros cuadrados, dependiendo del nivel de agua de las crecidas. Y crea uno de los ecosistemas más bellos del mundo. Circunstancia esta que le hace estar incluido en la lista de lugares patrimonio de la humanidad por la Unesco, desde 2014.




En realidad en la zona del delta se pueden distinguir como tres ecosistemas conectados. El Panhandle al norte, el más fluvial, el delta interior expandiéndose en múltiples arterias y la sabana. Nosotros nos adentramos en el delta interior, en busca del corazón del mismo.

El delta se mantiene con similar apariencia desde tiempos remotos pese a las inundaciones, a la ganadería, la agricultura. Es empeño del gobierno por salvaguardarlo así. No recibe turismo en masas porque se fomenta la ocupación escasa y cara, solo asequible a pocos bolsillos privilegiados. Lujosos y separados lodges son el destino de un turismo selecto y adinerado.
Otra porción de turismo se tiene que conformar con los campamentos en algunas islas y alrededores, también controlados. Tal es nuestro caso.

Y sin embargo el delta, tierra y agua abrazados, presenta un paisaje distinto y variable, dependiendo de la estación, de las lluvias, de los canales y lagunas que se van formando, de la fauna que lo visita, de la vegetación que va variando entre los tonos verdes a los amarillentos, pasando por matices rojizos.



La lancha se va desplazando rápidamente, utilizando los canales despejados de vegetación, si bien aminora su paso cuando se avista alguna ave o animal, así como cuando se cruza con otra embarcación.





La verde vegetación de los pastizales anegados nos rodea a ambos lados de los canales de navegación.


Son muchos los animales que avistamos al paso de la lancha, sobre todo aves. De las que puedo recordar: otros jaribú africano, jacana africana, varias águilas pescadoras, pigargos, garzas cangrejeras que en vuelo muestran sus alas blancas y posadas tienen un plumaje marrón, grullas, garzas blancas…
Pero también varios antílopes de agua, los conocidos como Cobo Lichi Rojo, Kobus lechwe o también waterbuck.







Elefantes que acuden a comer la verde hierba anegada. Vimos varios de ellos que estaban en solitario. Pasaban de nosotros, ellos a lo suyo, arrancar con la trompa un manojo de hierba, sacudirla y lavar las raíces en el agua y para dentro. Son animales voraces, pueden comer al día de 200 a 300 kilos de hierba y beber hasta 200 litros de agua.





Nos encontramos a uno solitario que estaba bastante cerca del canal de navegación. Se nos quedó mirando y se adentró en el canal, parecía que quería embestirnos. Luego se desvió ya que sus intenciones eran cruzar el canal hasta la vegetación del otro lado. Fuimos testigos, muy cerquita, de cómo son capaces de cruzar estos grandes canales, con la punta de la trompa fuera del agua, a modo de tubo de buceo, para poder seguir respirando.





Cuando llegó a la otra orilla del canal se topó de frente con un gran búfalo. Se quedaron uno frente al otro, mirándose y valorando las intenciones del otro. El búfalo cedió primero comenzando a caminar para otro lado.



Una charca cercana a la orilla y separada del canal de navegación por plantas acuáticas, con varios hipopótamos que solo nos dejan ver algo de su gran lomo oscuro, las orejas y los ojos. A los hipopótamos les gusta estar la mayoría del día sumergidos en agua, además lo necesitan ya que su piel, aunque parezca tan gruesa, es muy sensible al sol. Cuando no se encuentran sumergidos su piel segrega un pigmento rojizo que la protege. Se oye decir que sudan sangre, pero ni es sudor, ni es sangre.




Por eso es difícil verlos, en el día, de cuerpo entero. Aunque puede haber excepciones, más adelante vimos otro grupo de hipos fuera de su charca.




Como nos habíamos levantado, y desayunado, tan temprano, el hambre comenzó pronto a picarnos. Pero teníamos cerveza y cocacola fresquitas, así como cosas para picar. Fuimos pues casi todo el recorrido disfrutando de tan magnífico panorama degustando una buena cerveza fresca.
No es de extrañar que el trayecto, que duró casi cuatro horas, no se nos hiciera pesado. Al menos a mí me encantó.







Llegamos a una isla del delta situada enfrente de la isla más conocida del delta, la Chief’s Island, en el corazón del Delta del Okavango. Y con buenas vistas de la misma.

Se trata de la isla Xaxaba, una isla privada que es administrada por la comunidad local que tiene el mismo nombre. Pobladores de esta comunidad son los que se encargan de montar el Xaxaba Mobile Camp, el que va a ser nuestro sitio de acampada durante dos noches.

Nos reciben diez personas del poblado de Xaxaba que serán nuestros “poler” o mokoreros. Entre ellos se encuentra Walter, el que ejercerá de guía en los safaris a pie y la visita al poblado, el cual procede a presentarnos al resto, uno a uno. Imposible acordarse de muchos de estos nombres.

También nos estaba esperando un auto invitado que no parecía estar muy contento con nuestra presencia. Había un elefante enfrente del campamento, debajo de un gran árbol, un jackalberry. Allí permaneció largo rato sin dejar de mirarnos, preguntándose qué hacíamos allí invadiendo sus dominios.


En la amplia explanada dónde el campamento estaba instalado había más ejemplares de este árbol, el jackalberry. Arboles de porte majestuoso, de gran altura y cubiertos de hojas verdes que daban sombra y frescor al campamento. Estos árboles mientras son jóvenes no pierden sus hojas. Sus frutos son los preferidos de muchos animales y también de los humanos, al día siguiente tendríamos ocasión de probarlos.

Con ellos también fabrican cerveza. Su madera es buena para muebles y de su tronco se hacían los mokoros. De los taninos de sus hojas, corteza y raíces se obtienen medicinas tradicionales.

Tanto el nombre del árbol como alguno de sus usos me lo dijo el mayor de todos los poler, Roger, de los pocos nombres que recuerdo. Su cara negra arrugada era toda serenidad y sus ojos brillantes reflejaban más sabiduría que la que demostraba. Todo un personaje.




El campamento ya estaba montado y la mesa para comer totalmente dispuesta.



Nuestras “habitaciones” eran tiendas de campaña de lona, tipo domo, con un tamaño aceptable en las que en su interior había espacio para dos camastros y el equipaje. En su parte anterior la lona se extiende formando algo parecido a un porche y en el mismo instalan un lavamanos portátil. La puerta de lona está reforzada con grandes cremalleras para que siempre esté cerrada herméticamente y no permita el paso de ningún bicho. Dos ventanas con mosquitera. Una puerta posterior, también reforzada con cremalleras, da paso a un espacio, rodeado también de lona, en dónde se encuentra instalado un inodoro ecológico, (un agujero en el suelo arenoso con un soporte metálico al que se le ha colocado la tapa de un wáter), una ducha de campaña y un pequeño espejo con algo de soporte. Esta lona que alberga el baño tiene otra abertura con cremallera que permite salir al exterior sin tener que pasar por la tienda de campaña. El suelo es el propio suelo arenoso de la sabana, con hierbajos pequeños incluidos.




Es un campamento móvil, que se monta para este fin y luego se desmonta totalmente cuando nos vamos. Yo me había imaginado las tiendas cuadrangulares y sobre una plataforma de madera. Pero claro, eso es así en los campamentos fijos.

Nos advirtieron que los elefantes se podían acercar en busca del agua de la ducha. Aunque yo no lo consideraba probable ya que tienen a su alcance muchísima agua del delta. Mi temor era el poder encontrarme algún escorpión, serpiente, araña… cuando tuviera que utilizar el baño y la ducha.

Afortunadamente nunca ocurrió, ni aquí ni en las dos noches de acampada salvaje que tuvimos posteriormente. Tampoco vi bichejos en el tránsito entre las tiendas, la zona de fuego, la mesa dónde comíamos…No sé si es que tuvimos suerte, que era la época seca y de frío o cualquier otra causa. Mis miedos respecto a este tema fueron totalmente infundados.
Desde la puerta de nuestra tienda y desde todo el campamento teníamos vistas a las aguas del delta pues se encontraba montado a pocos pasos del mismo.



Se repartieron las tiendas y tomamos posesión cada uno de la que le tocó. Enseguida nos dispusimos a comer, algo tardíamente.

El cocinero del camión había preparado el día anterior tortilla de patatas para todos, bien previsores ya que conocían el hecho de que la cocinera se trasladaba al campamento al mismo tiempo que nosotros.

Y con una sobremesa muy corta a continuación se dispuso que saliéramos a caminar lo que quedaba de tarde por la misma isla en la que nos encontrábamos. Un game walking que llaman por aquí.

Durante todo este espacio de tiempo el elefante seguía bajo el jackalberry, mirándonos detenidamente, y allí lo dejamos cuando abandonamos el campamento.

Liderados por el poler que hacía de guía y acompañados por varios de otros poler nos fuimos adentrando en la sabana arbórea de esta isla. En fila india, en silencio, uno detrás de otro.



Se supone que un safari a pie tiene como fin la integración con la naturaleza propia de la zona y el avistamiento de animales. Pero me parece a mí que esto último es una mera ilusión ya que los animales no son tontos y no se van a quedar esperando a que pasemos y los contemplemos.
Los avistamientos son más bien de vida silvestre y muchos detalles que nos pasan desapercibidos cuando vamos subidos en un vehículo.

No obstante vimos un grupo de babuinos desplazándose entre las ramas secas de los árboles y elefantes a una cierta distancia.



La expedición es un paseo en el que se va observando lo que nos rodea y deteniéndose para explicar algunas de las cosas que vamos viendo. Es un recorrido circular no muy largo caminando por entre la gramínea amarillenta, gran variedad de árboles que nos son desconocidos, algunas palmeras mokolwane, termiteros…



Huellas de elefante. Claras y enormes sobre un fondo arenoso de la sabana que tiene poca vegetación. Nos explican como identificarlas estas y algunas más que vimos.

Otra buena forma de identificar el paso de animales es por los excrementos. Los excrementos de los elefantes abundan y son fáciles de encontrar e identificar porque además de que comen mucho solo digieren como un 45% de su alimento. Están compuestos mayoritariamente de fibra ya que la dieta del elefante es a base de hierbas, hojas, ramas, cortezas, lo que lo convierte en un excelente abono para el suelo.

También hay semillas de distintas plantas mezcladas en sus excrementos que son alimento para otros muchos animales. El elefante puede comer las semillas, luego trasladarse muchos kilómetros en su búsqueda de más comida antes de defecar. Lo que lo convierte en el mejor dispersor de semillas que luego germinan en una montaña de excrementos llenos de nutrientes.
Al ser estos excrementos tan ricos en fibra hay algunas iniciativas empresariales que los están convirtiendo en papel. No me lo podía creer.

Otro rastro de animales que encontramos fue la camisa de una serpiente, y nada menos que de una mamba negra, una de las serpientes más veloces y venenosas de Africa. Allí estaba la prueba de que por la zona había serpientes.

En fin, un paseo poco prolífico en avistamiento de animales pero rico en aprender ciertos detalles insospechados.

A mí me encantó caminar y contemplar estos paisajes tan distintos a los que suelo ver, me parecen cautivadores.



El sol va bajando en su carrera hacia la línea del horizonte y sus reflejos se van colando entre las ramas de los árboles.


Para volver al campamento nos acercamos a la línea de tierra inundada por el delta en dónde la hierba verde es más abundante. El reflejo del sol ya se puede ver en estas zonas anegadas.




Al girarnos nos encontramos frente a un gran termitero en cuya base los poler que se habían quedado en el campamento nos tenían preparada una gran sorpresa. Sobre una mesa con mantel, someramente adornada con los pocos medios a su alcance, hojas de nenúfar, habían colocado la palabra WELCOME confeccionada con cagarrutas de jirafa. Explicaron que según su forma, son de macho o de hembra, no me enteré muy bien si las redondas eran del macho y las más cuadradas las de la hembra. Lo que sí me extrañó bastante fue el tamaño, de semejante animal no te imaginas que tenga unos excrementos tan pequeños.



Querían compartir con nosotros la celebración de lo que llaman la hora dorada, con un refresco o un gintonic. Y vaya que celebramos esta hora dorada. Momentos mágicos e inolvidables, viendo el sol enrojecer y acercarse a su ocaso mientras va dejando una estela dorada en el agua. En buena compañía y con un gintonic en la mano. A esto uno se puede llegar a acostumbrar y cuando volvamos a la realidad nos toparemos con el desencanto. Aunque siempre quedarán los recuerdos.




El campamento estaba a pocos metros. Habíamos vuelto al mismo entrando por donde anteriormente estaba colocado el elefante cuando llegamos. No sabemos cuando decidió marcharse de allí.

Mientras llegaba la hora de la cena tocaba momento ducha. Los chicos calentaban el agua y la volcaban en la ducha de campaña. Comenzando por las tiendas del centro hacia los laterales y al día siguiente de forma contraria. Mientras, y para entretenernos, la cocinera nos había recibido con una gran fuente de palomitas recién hechas.

Mi primera ducha de esta guisa no fue tan traumática. Solamente que como soy bajita no llegaba a la alcachofa para girarla y que cayera el agua. Aunque tenía que haberlo observado antes ya que su altura es regulable. En la bolsa de agua hay suficiente para dos personas, incluso para más como comprobaríamos en días posteriores en la acampada salvaje.

En la caída de la tarde es conveniente bajar las mosquiteras de las ventanas, procurar no abrir mucho las cremalleras de las entradas y rociar el interior con un producto anti mosquitos que nos proporcionaban. Ni un mosquito nos picó.

Sobre las siete se sirvió la cena, a la luz de un par de lámparas portátiles y de muchas estrellas. En el delta los cielos son muy estrellados y también se podían distinguir algunas constelaciones. Una cena muy gustosa, Liliam corroboró su buena fama como cocinera.

Sobremesa entretenida en el círculo alrededor del fuego y a la cama, que seguramente al día siguiente tendríamos que madrugar.

Los camastros tienen colchón, edredón y almohada. Resultaron ser muy cómodos. Yo dormí de un tirón y ni siquiera me enteré de la larga serenata de bramidos (o lo que sea) de hipopótamo que, según comentaron, parecían estar al lado. Tampoco los estremecedores rugidos cercanos de leones. Los rugidos de los leones se pueden oír hasta en ocho kilómetros. Así lo afirmaron I. y F. cuando se plantearon dudas. Y a tenor de la experiencia tan escalofriante que nos contaron al final del viaje, de su primera incursión en África, ellos conocían perfectamente esos rugidos.

MOMENTOS Y MOMENTAZOS

Particularmente para mí, el momentazo prolongado del día fue, como no, la travesía por el delta del Okavango. Ya estaba allí, ya había llegado.
Y por supuesto, la puesta de sol maravillosa reflejada en estos canales del delta.


Volver arriba

Compartir:
Ver más diarios de Alejandria Ver más diarios de Botswana Etapa anterior Etapa anteriorEtapa siguiente Etapa siguiente



VOTACIONES A LA ETAPA
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 0 0
Total 0 0
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar esta etapa debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 23 Visitas mes actual: 23 Total visitas: 326

  Últimos comentarios al diario:  POR ZIMBABWE Y BOTSWANA, DE NOVATOS EN EL AFRICA AUSTRAL
Total comentarios 28  Visualizar todos los comentarios

Alejandria  alejandria  10/01/2019 15:49   
Gracias peloto 5 por pasarte por aquí.

ALFMA  ALFMA  10/01/2019 20:02   
Estupendo diario alejandria, como todos los tuyos. Es un placer leerte. Es un destino que de momento no me atrae, pero veo que tu lo has disfrutado mucho a excepción del pequeño percance del final, que finalmente quedará como una anécdota para contar. Me han gustado mucho los alojamientos, muy originales. Todas mis estrellas para ti. Un saludo!!

Alejandria  alejandria  11/01/2019 00:48   
Gracias ALFMA. Muchas gracias por dedicarle tiempo y tus halagadoras palabras. No es un destino muy recurrente, la verdad, tiene que haber algo allí que te atraiga sobremanera, como a mi el delta del Okavango. Cada uno tiene sus manías ....

Meha  meha  13/01/2019 23:33   
Hola Alejandría,
¡Qué viaje tan emocionante! Me alegra que te haya dado tantas satisfacciones y tantos buenos momentos. El último momentorro hay que olvidarlo y quedarte con los momentazos y los buenos recuerdos.

Alejandria  alejandria  14/01/2019 22:11   
Si meha, fue un viaje emocionante. Al menos, distinto de todos los demás que hasta ahora había hecho. Y lleno de muchos buenos momentos, así que el último día lo borraré de mi memoria. Salvo para recordarme no volar con esa compañía..
Gracias por pasarte por el diario, tu opinión siempre es bienvenida.

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN LA ETAPA

Registrate AQUÍ
Volver arriba


Foros de Viajes
Pais Tema: Viajar a Zimbabwe
Foro África del Sur Foro África del Sur: Foro de Viajes del Sur de África: Sudáfrica, Namibia, Zimbabwe, Bostwana, Mozambique
Ultimos 5 Mensajes de 46
40225 Lecturas
AutorMensaje
aritz306
Aritz306
Dr. Livingstone
Dr. Livingstone
Ene 10, 2009
Mensajes: 6415

Fecha: Mar Feb 12, 2019 08:59 pm    Título: Re: Viajar a Zimbabwe

Con un mes entero yo miraría en incluir más zonas como Botswana, Kenia, Tanzania, Namibia o Sudáfrica
mkheyi66
Mkheyi66
Experto
Experto
Mar 21, 2017
Mensajes: 154

Fecha: Mar Feb 12, 2019 09:08 pm    Título: Re: Viajar a Zimbabwe

aritz306 Escribio:
Con un mes entero yo miraría en incluir más zonas como Botswana, Kenia, Tanzania, Namibia o Sudáfrica

Creo que puede ser demasiado.Kenia y tanzania estan ubicado al este de Africa.Las distancias son enormes.Vale la pena?
aritz306
Aritz306
Dr. Livingstone
Dr. Livingstone
Ene 10, 2009
Mensajes: 6415

Fecha: Mar Feb 12, 2019 09:23 pm    Título: Re: Viajar a Zimbabwe

Con un vuelo interno te plantas en nada en cualquier país de esos.
Yo No se Sudáfrica,zim,zam,Botswana y seychelles en poco menos de un mes
globaltrote
Globaltrote
Super Expert
Super Expert
Sep 29, 2013
Mensajes: 279

Fecha: Jue Feb 14, 2019 11:03 pm    Título: Re: Viajar a Zimbabwe

Zimbabue es un país muy interesante y con una gente excepcional. Yo le dedicaría un mínimo de 15 días y lo completaría con Botsuana o Zambia.
Por lo que cuentas, si tus intereses son faunísticos, tiraría por Botsuana, una vez vistas la cataratas Victoria, pasaría a Kasane y desde allí haría un mobile safari Kasane - Chobe - Moremi - Okavango y tomar el vuelo de regreso en Maun (7 días). La naturaleza es excepcional, es muy seguro pero bastante caro.

Una alternativa más barata sería visitar en Zambia los PN de Lower Zambezi y South Luangwa.
khris._.tian
Khris._.tian
New Traveller
New Traveller
Feb 12, 2019
Mensajes: 3

Fecha: Vie Feb 15, 2019 09:22 pm    Título: Re: Viajar a Zimbabwe

Muchas gracias!!Lo de Botswana me encantaría, pero me duele gastar tanto por dormir y supongo que los safaris también cuestan lo suyo.. otro año será!! Muy feliz Creo que si que haré Zambia... También me gustaría ir al Mana Pools, que se puede ir por libre.


Se agradece la información y perdona las molestias!!
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ






All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. LosViajeros.net, and LosViajeros.com is the same Portal.
Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Facebook Twitter - Política de Privacidad