Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads
Egipto octubre 2018 ūüß≠ Blogs de Egipto
Indice
Indice
M√°s leidos
M√°s leidos
√öltimos Diarios
√öltimos Diarios
M√°s Votados
M√°s Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace


Diario: Egipto octubre 2018  -  Localizaci√≥n:  Egipto  Egipto
Descripci√≥n: Turisteando por Egipto durante 8 dias
Autor: Macuqui   Fecha creaci√≥n: 
Compartir: 
Compartir:

√ćndice del Diario: Egipto octubre 2018

Etapas 1 a 3,  total 6
 1  2  siguiente siguiente



Etapa: Etapa 1- Egipto donde todo comienza  -  Localizaci√≥n:  Egipto Egipto
Fecha creaci√≥n: 22/09/2019 07:17  
Compartir: 
Compartir:
Si, todo comenz√≥ hace muchos muchos a√Īos, tantos que casi puedo decir, como mi querido amigo Bruno, que por aquel entonces las pir√°mides estuvieran a medio hacer.
Una tarde de invierno, sentada en la cocina de la casa familiar de Real 90, estaba estudiando, ojeando casi sin ganas, un volumen de la enciclopedia de historia del arte, cuando me di de bruces con la m√°scara de oro m√°s perfecta y fascinante de todos los tiempos. Aquel rey ni√Īo me miraba con unos ojos profundos como el oc√©ano, enmarcados por unas bien pintadas l√≠neas azules de lapisl√°zuli. Aprend√≠ su nombre, Tutankam√≥n, apenas susurr√°ndolo, entonces comenz√≥ la b√ļsqueda. And√°bamos jugando con d√≥lmenes en la vieja Europa mientras a orillas del Nilo se desarrollaba una sociedad de las mas sobrecogedoras y espectaculares de todos los tiempos. Hoy, mas de 40 a√Īos despu√©s, acabamos de regresar de aquel pa√≠s. Ha sido un viaje apasionante, maravilloso, caluroso y poco ensayado. Vimos, relativamente, escasa afluencia de viajeros y esto es un lujo que no durar√° mucho. Parece como si de repente, los egipcios no creyeran que tienen otra vez a los dioses de su lado, que tras a√Īos de vacas flacas, el granero vuelve a llenarse y el turismo llega en tropel a ocupar las embarcaciones que esperan con desidia atracadas en las orillas del Nilo. Improvisan traslados, vuelos, excursiones ... y con un- "paciencia, disfrute el momento"-, un apret√≥n de manos y un t√© con menta, todo vuelve a quedar zanjado.
Es un pa√≠s ca√≥tico y empobrecido, el terrorismo ha infligido un da√Īo terrible a la sociedad y econom√≠a egipcias, una naci√≥n con enormes deficiencias democr√°ticas gobernado por un estado policial permanente, en mi opini√≥n. Desde la primavera √°rabe donde el pueblo ped√≠a "pan libertad y justicia", han pasado 7 a√Īos tras los cuales a√ļn hay disidentes encarcelados y "lo que te rondar√© morena". A pesar de todo ello, su patrimonio, de incalculable valor, es la principal fuente de ingresos, son 5.000 a√Īos de historia y 2.000 de turismo. Marco Antonio visit√≥ las pir√°mides y Napole√≥n las puso de moda, desde entonces, Giza no conoce temporada baja.

Como es habitual para los caballas, nuestro viaje comenzó el domingo, un día antes de volar. Barco a las 6 am y tren Algeciras Madrid a las 8.30h, mas noche extra de hotel, tanto a la ida como a la vuelta.
El Victoria 4 fue el primero, muy bien situado, cortes√≠a de viajes Ilu con quien hab√≠amos contratado el paquete vacacional y que, debido a cambios de √ļltima hora en la salida del charter, tuvieron la deferencia de no cobrarnos. Lo de los vuelos charters es de traca, primero que si sale a las 8 de la tarde y luego, cuando faltan 5 d√≠as, nos dicen que adelantan a las 2, claro, como Madrid lo tenemos a tiro de piedra...
Una cola de 400 pasajeros con sombrero de Indiana Jones, botas monta√Īeras y grandes expectativas por conocer el pa√≠s norteafricano, nos encontramos en Barajas, al menos no llegar√≠amos de madrugada. Yo iba un poco mosca, pues en la fila de facturaci√≥n empec√© a charlar con uno y con otro y hab√≠a gente de Catai, Politours,Tui... en fin, mil y un turoperadores con distintos planes para tanto turista.

Nada m√°s aterrizar nos esperaban en el aeropuerto agentes de las distintas agencias con dieciocho mil listas. Ten√≠an preparados los visados para pegarlos en el pasaporte y pasar el control policial, un sellito y a por el equipaje. Aqu√≠ fue donde descubrimos a Bea y Gonzalo, una pareja de Vigo que no aparec√≠an en ninguna lista, menos mal que llevaban sus billetes electr√≥nicos y sus bonos imprimidos, tuvieron que gestionar y pagar all√≠ la visa. Tres listas m√°s tarde, los L√≥pez Reina pax 8 acabamos en manos de un se√Īor de nombre Walid. Este ser√≠a en lo sucesivo nuestra cabeza de guia en este pa√≠s. Moreno, de unos 40 a√Īos, andar ligero y barriguita prominente. -¬°Yallah yallah familia yallah yallah!- su grito de guerra que junto a su bast√≥n con la llave de la vida, ANKH, nos llamaran al orden en las pr√≥ximas jornadas.
Subimos al bus y nos helamos con la gran noticia: no embarc√°bamos en el Moondance, nos cambiaban de barco, navegar√≠amos en el Royal Princess, "para nuestro beneficio". Aquello sent√≥ fatal entre el grupo de espa√Īoles que ya viaj√°bamos camino de la Corniche de Luxor. Protestas y promesas de mot√≠n a bordo entre un grupo bastante cansado deseando cenar algo y descansar. Llegamos a la nave tras dejar a otros viajeros en el Princess Sarah. Los maleteros esperaban en el embarcadero para hacerse cargo de bajar nuestras maletas por unas escaleras asesinas mientras nos dirigimos raudos al comedor.
El buffet bien surtido con distintas viandas: ensaladas, verduras, carnes pescados y postres, esperaba nuestros baqueteados cuerpos maltrechos de tanto viaje. Probamos la cerveza, claro, Stela, grande y fresquita. Tras la cena de faraones, reparto de habitaciones y reuni√≥n con el gu√≠a en el salon bar de la cuarta planta. Me dirig√≠ al camarote a asearme un poco antes de la reuni√≥n y cu√°l es mi sorpresa cuando las luces no encienden. Menos mal que un avispado camarero que pasaba por all√≠ accion√≥ un botoncito m√°gico y se hizo la luz. Habitaci√≥n bastante amplia, dos camas c√≥modas, muebles elegantes, l√°mparas de pantalla y papel en las paredes un poco ajado en algunas zonas, un amplio balc√≥n oculto tras unas cortinas rococ√≥ mas ba√Īo limpio con ducha de chorritos. Aire acondicionado a tope, tan a tope que esa noche lo quit√© y a pesar de ello, tuve que echarme la manta. No es co√Īa, lo juro. Por poner una pega dir√© que se escuchaban los motores del barco, preguntando, que se llega a Roma, me enter√© que en este tipo de embarcaciones tan peque√Īas es habitual.


En la reuni√≥n todo qued√≥ claro, los alemanes de Tui hab√≠an metido mas alemanes en el barco asignado a los espa√Īoles, ¬Ņporque? nunca lo sabremos, tampoco es cuesti√≥n de amargarse las vacaciones desde el minuto uno porque nos haya tocado la opci√≥n B, m√°s a√ļn si no conocemos la A aunque seguro que era mejor...Lo que saqu√© en claro de esta reuni√≥n fueron tres cosas: que el gu√≠a del grupo era resolutivo, tranquilo y torero, que madrugar√≠amos muy mucho, bastante a lo largo de los siete d√≠as restantes y que √≠bamos a disfrutar de cierta incertidumbre en este viaje.
Nos fuimos a dormir desilusionados por el cambio de barco y porque a pesar de la amabilidad del guía y del estupendo personal de servicio del barco, no se habían cumplido las expectativas anunciadas por el mayorista.

Era noche cerrada cuando son√≥ el tel√©fono, mir√© el m√≥vil que pregonaba las 6 de la ma√Īana. De noche cerrada nada, descorr√≠ las cortinas y un sol brillante me invitaba a salir al aire libre.
Bajamos a desayunar y casi sin apenas tiempo, estábamos embarcando en una lancha a motor desde la que se distinguían globos aerostáticos sobre la orilla Oeste, la Ribera del Ocaso, donde descansan las almas de los difuntos, allí nos dirigíamos. Unos 5 minutos de trayecto que en bus hubieran sido 45. No está mal.
Montes √°ridos y des√©rticos tuneados por las humildes viviendas de los trabajadores que anta√Īo a fuerza de martillo y sudor horadaban la roca arrancandoles tumbas y templos colosales. La necr√≥polis de la antigua Tebas, capital del Imperio Nuevo, patrimonio mundial desde el a√Īo 79, puede que sea el mayor yacimiento arqueol√≥gico del mundo. El West Bank la llaman. Los turistas pertrechados en buses con aire acondicionado somos el anacronismo en estos parajes donde los habitantes ataviados con sus elegantes y c√≥modas chilabas aun viajan en burro y carreta, el ganado pasta en f√©rtiles pastos junto a palmeras cuajadas de d√°tiles, el pan, seg√ļn cuentan se invent√≥ aqu√≠, lo hornean como anta√Īo y el desierto espera, paciente, unos pasos m√°s all√°.
La bienvenida al Valle de los Reyes la recibimos de los colosos de Memnon, dos gigantescas y solemnes estatuas sedentes de Amenhotep III. Presid√≠an la entrada al templo del fara√≥n que hace mas de 2.000 a√Īos se desmoron√≥ en pedazos tras un fuerte terremoto. Las grietas producidas en las piedras monol√≠ticas dejaban pasar el aire originando al amanecer sonidos similares a lamentos. Los viajeros griegos y romanos lo identificaban con los lloros de Eos, diosa del amanecer, madre de un h√©roe troyano llamado Memnon, por eso empezaron a llamar as√≠ a los colosos del fara√≥n. Hoy d√≠a una expedici√≥n europea trata de montar el puzzle del templo y dem√°s colosos.





Aquí dejo artículo de El Mundo donde explican esto: www.elmundo.es/ciencia... b457d.html



Medinet Habu nos espera. Su nombre nos sugiere un poblado, una medina, Habu es el nombre del lugar. Es un templo, casi una fortaleza, su historia confirma que la población de Tebas encontró refugio aquí con ocasión del estallido de la guerra civil. Fuertes murallas protegían el templo que Ramsés III ordenó construir sobre otro anterior, donde se veneraban a los dioses primigenios. Es uno de los lugares mejor conservados y sin embargo menos visitados por las hordas de turistas. El acceso es por el antiguo embarcadero, unas torres defensivas protegen la entrada.
Dibujos jerogl√≠ficos en los muros que Walid nos muestra y ense√Īa a leer. La primera cartilla de jerogl√≠fico: ¬Ņen que direcci√≥n leer? Hacia donde apunte el pajarito... Pues si, si los dibujos miran hacia la derecha se lee empezando por esta y viceversa. Tambi√©n aprendimos letras y s√≠mbolos como la flor de loto que representa el alto Egipto (al Sur) y el papiro, al bajo Egipto, (Norte Mediterr√°neo). Los n√ļmeros, algunas letras, los cartuchos con el nombre del fara√≥n, pasar al femenino una parrafada o un nombre....
Son las 8 de la ma√Īana y el calor ya empieza a jugar su partida. Vamos buscando la m√°s m√≠nima sombra para refugiarnos de un sol incandescente y castigador que apenas deja levantar la vista para admirar los frisos y dinteles, todav√≠a conservan los coloridos frescos fara√≥nicos. El dibujo del buitre alado se repite sin cesar, representa a la diosa Nekhbet protectora del Alto Egipto, este s√≠mbolo junto con la diosa cobra Wadjet protectora del bajo Egipto, lo utilizaban las damas reales en sus tocados para remarcar su aspecto divino.
Tras la primera lección aprendida llega el amplio recinto con la sorpresa implícita del gran pilono. Sesenta y tantos metros de ancho por más de 20 en altura con un Ramses sacrificando al enemigo frente a los dioses. A un lado del portón, luce la corona del Alto Egipto, en el otro la del Bajo. A un lado, los enemigos son asiáticos, en el otro africanos. A un lado el dios Ra, al otro Amón. Milenarios bajorrelieves que encogen el oremus y te llevan en volandas a otro tiempo en este lugar lleno de vida, poder y misterio.
El primer patio luce vestido de columnas engalanadas con estatuas del fara√≥n convertido en dios, a√ļn guarda frescos y bajorrelieves decorados, sobre todo en pasillos laterales resguardados y algunos capiteles. Walid nos traduce la historia que nos est√°n narrando calladamente pilonos, columnas y muros sobre las haza√Īas del rey. Miles de manos y penes se amontonan en otra cara de la pared, as√≠ contaban a los enemigos ca√≠dos y lo registraba el escriba de turno. Batallas navales y terrestres, escenas de caza, descripciones de fiestas y costumbres l√ļdicas en honor a los dioses... si hay un lugar del mundo donde las piedras hablen es aqu√≠, en Egipto. El Sancta Sanctorum es el final, el templo se ha ido estrechando, oscureciendo, el suelo subiendo lentamente y el techo bajando, buscando un punto de uni√≥n entre cielo y tierra , una profunda perspectiva all√≠ donde s√≥lo penetra el fara√≥n para comunicarse con los dioses, el es el elegido, es el pontex.
Ya me está invadiendo el mal de Sthendal, se que es imposible ver todo, historia antigua y fotografía, mis dos pasiones juntas de la mano en una tierra bendecida por el Nilo. ¡que bonito es esto!.




Para saber m√°s sobre el templo de Ramses III: Medinet Habu
artehistoriaegipto.blo... s-iii.html

La necr√≥polis tebana se extiende bajo el monte que los √°rabes denominaron del Cuerno, Al Qurn. Un pico similar al de una pir√°mide, protegido por un desfiladero f√°cil de vigilar donde tres dinast√≠as sucesivas XVIII, XIX Y XX, se prepararon sus residencias para la otra vida. Cada t√ļmulo tiene un solo fin, asegurar que el rey alcance con √©xito el "mas all√°" y se encuentra ligado umbilicalmente a un templo no escondido, cercano donde llevar a cabo los ritos funerarios. Los mausoleos son mas importantes que los palacios, "son para la eternidad", por eso no miraban en gastos al construirlos. Los m√°s antiguos est√°n cerca de la cima, los de los m√°s j√≥venes, por decir algo, en el valle.

Ya son las 9.30, el calor aprieta, no se puede prescindir del gorro ni de la botella de agua. Están prohibidas las fotos, dejamos las cámaras en el bus, permiten el móvil pero si te pillan pagas, y hay vigilantes por todos lados aunque a veces un par de euros soluciona el problema.
Al entrar al recinto, una enorme maqueta de la monta√Īa en metacrilato transparente informa sobre el posicionamiento y longitud de cada una una de las tumbas, es un mapa en 3D.
Montamos en un coche con bagonetas que nos acerca al pie del monte. Walid reparte entradas y nos lleva andando a un lugar alejado donde podemos sentarnos a la sombra. Sólo algunos visitantes suben hasta aquí. Allí nos explica lo que era el concepto de la vida tras la muerte para esta civilización y lo que vamos a ver.
Con una entrada dejan acceder a 3 tumbas, no todas est√°n abiertas. La m√°s famosa, la KV62 del Rey Tut se paga a parte, es peque√Īa y no tiene m√°s inter√©s que quien la ocup√≥, un fara√≥n del que nadie sab√≠a nada hasta que aparecieron los escalones. La mejor, la de Seti I cerrada por restauraci√≥n, aunque cuentan que con permiso especial y pasando por caja se puede ver. Conoceremos la de Ramses III, KV11, Meremthap KV8 y Ramses IX, KV6. A por ellas.
La de Ramses III la de los arpistas, as√≠ la llamaban los primeros turistas, antes de que se hubiera encontrado siquiera la piedra Roseta. Dos m√ļsicos ciegos que entonan melod√≠as alabando las virtudes del fara√≥n que rein√≥ durante 30 a√Īos. Hubo tiempo para engalanar su tumba, resultando ser sus paredes de una delicadeza y pulcritud maravillosas. Los colores blancos y dorados contin√ļan perfectos, el techo azul con estrellas doradas sigue pr√°cticamente intacto.
Ramsses III es el √ļltimo gran fara√≥n que di√≥ la historia, fue un gran gobernante y guerrero pero no pudo evitar sufrir una huelga de obreros aqu√≠, en el valle, tanta guerra dej√≥ sin diezmos al reino para pagar sueldos. Parece ser que muri√≥ v√≠ctima de una conjura perpetrada en su har√©n. Mas de una mujer gobernando la casa no es nada aconsejable. Recientemente se ha analizado su momia y descubierto un tajo en la garganta insuperable, ni siquiera con magia fara√≥nica.

Las tumbas se iban construyendo por tramos, no fuera a ser que el se√Īor dejara "el mas ac√°" antes de tiempo y hubiera que acabar todo en los 70 d√≠as que duraba la momificaci√≥n. Por eso, en la misma orilla, en Deir el Medina, habitaban los magn√≠ficos artesanos, picapedreros, escultores, dibujantes, pintores....responsables de estas bellezas que hemos heredado. Se comenzaba buscando por medios casi m√°gicos con ritual incluido el lugar id√≥neo, all√≠ se empezaba a picar y a tramos de 5 metros, se remataba la obra totalmente antes de seguir, por tanto, a fara√≥n m√°s longevo, mejor era la tumba. A veces, se topaban, entre tanto picapedreo a ciegas, con otra tumba anterior, como ocurri√≥ en el caso de esta que nos ocupa y tuvieron que modificar el eje de excavaci√≥n. Nada m√°s fallecer un rey, se empezaba la tumba del siguiente, para que no les pillara el toro, deb√≠a de ser muy malo en aquellos tiempos ponerse delante de un Ramses mosqueado.
Llegar al final del pasillo y contemplar la c√°mara mortuoria con el sarc√≥fago enorme en granito, cuarcita o similar es un hito. Suele haber bastante p√ļblico por lo que no dejan entrar a los gu√≠as, solo a los turistas en fila india y sin pararse mucho, en un circuito continuo. De vez en cuando ves una chilaba y escondes el m√≥vil, aunque muchas veces te enganchan y obligan a borrar fotos o sacar el monedero.



Para saber mas sobre esta tumba: KV11 Ramses III
www.egiptoforo.com/ant... C3%A9s_III



No se si hace más calor fuera o dentro. La humedad que aportamos con nuestra simple transpiración no debe ser buena para estas maravillosas paredes protegidas por cristales de metro y medio de altura, la luz cenital ambienta maravillosamente el recinto.
Cambiamos de escenario, vamos a la KV8, allí descansaba el rey Merenthap, sucesor de Ramses II el grande. Debido a la longevidad de su padre, ascendió al trono siendo ya anciano, aunque algo duró. A esta tumba nos costó bajar, es bastante honda, pero más costó subir. La cámara sepulcral es enorme y tiene un inmenso sarcófago de granito gris. Es muy bonita.



más información: KV 8 Meremtaph
www.egiptoforo.com/ant... _Merneptah



Nos queda una, Walid nos aconseja la KV6 perteneciente a Ramses IX, es una de las mas visitadas en el valle de los reyes y después de tanto baja y sube, esta es de fácil acceso. Tiene de interesante el techo astronómico.



mas info: KV6 Ramsés IX
artehistoriaegipto.blo... -kv-6.html



vídeo sobre el valle: el valle de los reyes




Dejamos el Valle de los Reyes para dirigirnos al otro lado del r√≠o, a Luxor as√≠ bautizada por los √°rabes, cuando llegaron a la capital del imperio preciosa lucir√≠a que la nombraron "Los Palacios". Antes, paradi√Īa en el templo m√°s vistoso de todos, el de la reina Hatshetsup, la √ļnica mujer fara√≥n conocida hasta hoy dia. Faraona nada m√°s hubo una y era espa√Īola, Lola Flores. La reina Hatshetsup fue una gran esposa real y luego decidi√≥ ser fara√≥n. Se puso la barba postiza, se visti√≥ de hombre y elimin√≥ todas las desinencias femeninas de sus nombres y t√≠tulos. Rein√≥ durante 22 a√Īos dando paz y prosperidad a su pa√≠s. Fue buena gobernante, bastante lista y espabilada, se adjudic√≥ un origen divino para justificar su ascenso al trono a pesar de ser hija de Tutmosis I y esposa del II. Construy√≥ su templo funerario a un lado de la monta√Īa y en el anverso, su tumba, donde luego los sacerdotes tebanos escondieron un mont√≥n de momias de faraones que ya ten√≠an sus t√ļmulos bastante profanados. Contemplamos embobados las majestuosas rampas escalonadas. No llevamos este mausoleo incluido en el itinerario, una pena. Walid nos consuela cont√°ndonos que es bonito desde esta vista, dentro, est√° todo picado pues la fara√≥n fue transgresora de costumbres y sufri√≥ "damnatio memoriae". Solo vimos un fragmento de su cara perteneciente a una enorme estatua en el museo de antig√ľedades de El Cairo.

Un kit kat antes de cruzar al otro lado para visitar una rudimentaria f√°brica de alabastro. Primero nos muestran el proceso y luego nos invitan a entrar en la tienda, incluso a tomar un t√© con hierbabuena. Estantes atestados de peque√Īas y grandes figuras representando dioses y faraones, tablillas, vasos canopos, jarrones, l√°mparas, tazas y una gran mesa con escarabajos multicolores. Sefi se fue derecha a esta y negoci√≥ el precio para comprar uno para cada una. Walid se encarg√≥ de traducir y llegar al precio final donde el vendedor aseguraba no haber vendido nunca ninguno tan labrado y perfecto por debajo de este valor. El mio luce precioso en mi vitrina.

Esta vez si cruzamos por el puente.Ya son m√°s de las 12 y aun nos queda por descubrir dos lugares muy interesantes, los templos de Luxor y Karnak separados por la avenida de las esfinges, un boulevard de 3 km de longitud entre uno y otro, escoltado por mil y pico de estas esculturas maravillosas, a√ļn cubiertas, en algunos tramos, por casas particulares que el gobierno anda expropiando.



Mi intelecto anda ya pidiendo energ√≠a, estoy tan saturada que no me entero pr√°cticamente de nada de lo que Walid explica a la tenue sombra de una palmerita canija frente a los imponentes pilonos del templo de Luxor, tampoco me quedan muchos arrestos para mirar por el objetivo de la c√°mara. Intento prestar algo de atenci√≥n aunque el entorno me tiene fascinada, oigo que muchos faraones dejaron su impronta en estos templos para llevarse bien con el clero tebano que mandaba lo suyo. Trato de recordar lo que aprend√≠ en cuarto de bachiller y me viene a la memoria Ramses II el grande, el fue quien hizo brillar este santuario comenzado por Amenofis o Amenhotep III y dedicado al dios Am√≥n- Ra, tambi√©n recuerdo que es al que le falta el obelisco que Champollion eligi√≥ para llevar a la Concordia de Par√≠s y lo √ļltimo, que conserva a√ļn frescos de cuando se convirti√≥ en bas√≠lica en vida del emperador romano Domiciano. Le ha pasado tanta historia por encima desde que estaba en su m√°ximo esplendor hace 4.000 a√Īos que cada piedra es capaz de contar mil an√©cdotas distintas.
Luxor es maravilloso, elegante, se√Īorial y fuerte, muy fuerte. Los romanos lo convirtieron en castrum, un cuartel donde guarecer a sus ej√©rcitos y un templo donde adorar a sus dioses, los cristianos en bas√≠lica, los √°rabes en mezquita, a√ļn celebran rito, escuchamos la oraci√≥n mientras visitabamos el hipogeo.
A la entrada, Rams√©s II desde sus casi 16 metros contempla impasible al visitante que se le acerca, as√≠ ha sido durante mas de 4.000 a√Īos. En el pilono posterior se narra la batalla de Quadesh contra los hititas, que casi pierde aunque siempre presumi√≥ de ganar.





para saber mas :templo de Luxor
egiptologia.org/?page_id=1399


Ya es tarde, Walid avisa al barco que tenía que zarpar a las 13h para que nos esperen a comer a las 14.30h, vamos muy retrasados y aun nos queda la joya de la corona, Karnak. El templo de los templos, el lugar mas venerado, dedicado a la trilogía de Amón: él, su esposa Mut y su hijo Khonsu. Unos treinta faraones contribuyeron a su engrandecimiento. Entrar en Karnak , contemplar su maqueta y acceder por el paseo de las esfinges carneros, representación del dios en su forma animal ya merece la pena, en realidad todo merece la pena....
El templo tiene 6 pares de pilonos en este mismo eje Norte-Sur, y otros cuatro m√°s en el transversal. El primero que nos encontramos, y √ļltimo en construirse, no cuenta con adorno alguno, ni siquiera est√° acabado, en la parte de atr√°s qued√≥ la rampa de construcci√≥n, terminado hubiera sido enorme, de unos 40 metros de alto, 100 de ancho y 15 de grosor, man√≠as de los faraones de construir mas grande, mas alto, mas ancho, mas largo que su antecesor. Las arenas del desierto cubrieron el templo que durante siglos permaneci√≥ enterrado casi en su totalidad, hoy podemos apreciar en algunas columnas y monolitos la huella del Sol que, pesadito el, cambi√≥ la tonalidad de las piedras.
En el primer patio, además de capillas para guardar barcas y un par de columnas inacabadas vemos un coloso que representa a un sumo sacerdote Pinedyem I , virrey de Khush, el poderío de Tebas rivalizaba con los faraones, mejor tenerlos de aliados.Y una altíiiisima e inmensa columna, la de Taharqo, en cuyo capitel caben unas 200 personas de pie.
Por fin llegamos a lo más retratado de todo Egipto junto con las pirámides, la sala hipóstila de 5.400 metros cuadrados de Karnak. Pasear entre las 134 colosales columnas es más que una delicia, me hubiera quedado horas admirándolas.



Las doce centrales son mas altas y anchas, elevaban el techo hasta los 23 metros, sus capiteles totalmente abiertos, recuerdan la flor emblem√°tica, conforme miras hacia los lados, la corola se va cerrando. Es en este maravilloso entorno donde eran coronados los reyes de Tebas.
Cruzamos el tercer pilono que hoy d√≠a es pr√°cticamente una monta√Īa de escombros aunque anta√Īo estuviera cubierto de plata y oro, un patio con el obelisco de Tutmosis I de 20 m, pasamos el cuarto y otra joya casi perfecta, el obelisco de Hatshetsup, mas alto que el anterior, de 30 m y que su sucesor tap√≥ con ladrillos para que nadie recordara a la reina fara√≥n, por eso esta perfecto, el sol solo decolor√≥ la punta.
Los monolitos representaban rayos petrificados, eran extraídos de las canteras de Asuán y transportados por el río, desde luego con bastantes dificultades, son cientos de toneladas en una sola pieza.
Aqu√≠, a los pies del rayo p√©treo de la se√Īora fara√≥n, a unos 38 grados a la sombra del mediod√≠a, Walid me se√Īal√≥ con el bast√≥n ankh y me transform√© en la reina. As√≠ aprendimos la historia de Hatshetsup, antecesores y sucesores, Tutmosis I , II y III e hijas.
Y llegamos al final, santuario sagrado donde solo entraban los sacerdotes y el faraón.
Un lago artificial frente al escarabajo sagrado representaci√≥n de la resurrecci√≥n, del dios Sol que nace cada dia, nos despiden de Karnak. Algunos minutos para tomar fotos y volvemos al barco, ha sido una intensa y fruct√≠fera ma√Īana, llena de emociones en la que el gu√≠a ha sabido llevarnos casi en volandas por una civilizaci√≥n m√°gica, experta en astronom√≠a, medicina y arquitectura cuando el resto del mundo aun andaba en pa√Īales.

Nos quedan horas de navegaci√≥n hasta Edf√ļ pr√≥xima parada, atravesando la esclusa de Esna donde de dos en dos naves, subiremos de nivel.




La navegación por el Nilo es una gozada, nada que ver con esos cruceros marítimos multitudinarios. El Nilo fluye tranquilo, el paisaje se desliza por mi retina con sosiego, paz, sin ruido, dejando mil y una imagen mágicas grabadas a fuego. El Nilo es un río de vida, historia líquida que une dos mundos y alimenta imperios.
Despu√©s del almuerzo intento descansar un rato, imposible, el paisaje que veo desde el balc√≥n me hace subir a cubierta con la m√°quina de fotos y mi mejor objetivo. El dios Ra est√° arriba del todo, hace calor, busco la sombra del bar terraza. Parte de nuestro grupo se encuentra descansando c√≥modamente en las hamacas de la piscina cubiertas por toallas turquesas de mullido algod√≥n egipcio. M¬™ Jos√© y Leire, de Euskadi, Gabriel y su chica, M¬™ Jos√©, gente estupenda, eso tenemos los espa√Īoles, que enseguida hacemos grupo y sabemos pasarlo m√°s que bien. Tambi√©n andan por all√≠ Miguel √Āngel y Filo, pareja del Sur, de Sevilla. Los camareros con sus impolutas camisas blancas y pajaritas van y vienen sirviendo tes, cocteles y caf√©s. Empezamos a o√≠r voces, unas barcazas con vendedores se han enganchado al barco y quieren que les compremos manteles y chilabas. Hablan en espa√Īol:¬°Maria compra mantel barato! Son muy simp√°ticos. La gente de Egipto es amable y encantadora a pesar de lo que est√°n pasando.
Un crucero por este río es una maravillosa experiencia, el paisaje de ambas orillas cuajado de palmerales, juncos, casitas de colores llamativos, embarcaderos aquí y allá, vacas pastando en mitad de cualquier islote, barcazas, falucas con velas desplegadas al soplar la menor brisa, chiquillos que andan jugando y adultos paseando en la corniche que saludan con aspavientos y grandes sonrisas...
El sol va cayendo, sobre las 6 de la tarde ya casi es de noche, en un rato las estrellas salen a jugar con la Luna, esto es puro relax. Estamos pl√°cidamente sentados en la terraza, no hace falta ni hablar, el atardecer ti√Īe con su magn√≠fica gama de colores amarillentos, celestes y rosados un horizonte de pel√≠cula, las aguas se oscurecen. Dan las 8, debemos bajar a cenar.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Etapa 1- Egipto donde todo comienza



Etapa: Etapa 2- Edf√ļ y Kom Ombo  -  Localizaci√≥n:  Egipto Egipto
Fecha creaci√≥n: 22/09/2019 08:44  
Compartir: 
Compartir:
Segundo d√≠a a bordo. Nos han prometido una jornada descansada aunque no por ello menos interesante. Ayer navegamos durante horas, llegamos siendo noche cerrada a la esclusa de Esna, hab√≠a cola para subirla. Sentados en nuestra mesa al fondo del comedor, contempl√°bamos por la ventana como el agua llenaba a borbotones el vaso donde est√°bamos metidos. En ning√ļn momento sentimos el menor cabeceo de la nave, es m√°s, nos dimos cuenta cuando ya casi est√°bamos arriba del todo. Tras la cena, tuvimos tiempo para explorar todos los rincones del hotel flotante.

En el vest√≠bulo, un evocador panel de fondo muestra las maravillas de Egipto al tiempo que sirve de photocall para todos los que subimos o bajamos las dobles escaleras alfombradas. En el centro del sal√≥n se exhibe un enorme jarr√≥n de Sevres sobre una mesa de estilo cl√°sico, m√°s propia de castillos y palacios europeos. La iluminaci√≥n procede de un gran l√°mpara con l√°grimas de cristal de bohemia que le da el toque palaciego al conjunto. A un lado, la puerta de acceso a la nave, con arco de seguridad incluido, la recepci√≥n, una peque√Īa joyer√≠a, el guardamaletas y varios sof√°s de cortes√≠a. Siempre encontraremos personal de recepci√≥n y de seguridad controlando que nadie se cuele.

Bajando una planta, accedemos al primer piso, aquí se ubican las cocinas, las dependencias del personal y el comedor. Al llegar a cenar vimos que andaban descargando garrafas de agua mineral, eso tienen los buenos barcos, sólo utilizan agua embotellada para cocinar, limpiar frutas y verduras. La mayoría de los visitantes no tenemos nuestros intestinos adaptados al agua del país y algunos acaban sufriendo el mal del rey Tut, unas gastroenteritis que solo se curan con los medicamentos locales. En estos casos la mejor solución es informar al guía que se encarga de adquirir las medicinas necesarias, sin costo para el viajero enfermo. El fortasec y demás milongas no valen en estas latitudes. Los extranjeros no debemos utilizar el agua del grifo ni para lavarnos los dientes.

Continuando con el recorrido por la motonave, en el tercer piso encontramos la tienda de recuerdos para turistas, un peque√Īo sal√≥n de reuniones y un piano de cola estampado adem√°s de dos pasillos a popa y proa de camarotes. En el cuarto nivel se sit√ļa el sal√≥n para fumadores con unas cristaleras art-dec√≥ muy chulas, la TV y la mesa de billar. A proa, el espacio se abre para dar cabida al disco-bar-sala de fiestas que estrenamos despu√©s de la cena. A popa, un solo pasillo para los camarotes mas altos, y un rinconcito donde el camera-man aprovecha para montar y visualizar sus grabaciones diarias. Si, hay un chico que filma durante todo el dia a los pasajeros y luego te vende el dvd.

Hablando de fumadores, en Egipto permiten fumar casi en cualquier sitio, tras tantos a√Īos que llevamos en Europa con el tabaco restringido, se nota much√≠simo el olor del humo, sobre todo para los que somos no fumadores.

Lo que m√°s me gusta del barco es la cubierta, es un placer contemplar el atardecer desde ella. Bajo la zona entoldada se refugia la cafeter√≠a y alg√ļn aparatejo de gym que justifica el anuncio de contar con gimnasio. Demasiado calor hace aqu√≠ para pensar siquiera en mover un m√ļsculo (a mi ni se me ocurre, claro). Lo que s√≠ es factible es tomar el sol y darte un relajante ba√Īo en el jacuzzi o un remoj√≥n en la piscina. Todo esto mientras admiras el encantador paisaje que ofrece el r√≠o m√°s largo del mundo.

Amanecemos atracados en paralelo junto a otras tres naves. Para salir hay que cruzar los vestíbulos de estas y cual es nuestra sorpresa cuando comprobamos que la aneja es el Moondance, el barco prometido y no conseguido.

Salimos temprano, Hoy habr√° mucha m√°s afluencia de p√ļblico, pr√°cticamente todos los que ayer and√°bamos repartidos entre el Valle de los Reyes, Karnak y Luxor coincidiremos tanto en la visita de la ma√Īana como de la tarde, por eso decidimos ir pronto a Edf√ļ, el templo mejor conservado de todo Egipto y el segundo mas grande despu√©s de Karnak.





Una sorpresa aguarda en la corniche, no nos espera un bus, son calesas tiradas por caballos. Los veh√≠culos est√°n bastante traqueteados, por decir algo, los sillones y las capotas mejor no mirarlas mucho, la mugre ha hecho estragos en el tiempo. Remaches, flecos y mil adornos, eso s√≠, por todas partes. El caballo delgadito y fuerte. De 4 en 4 vamos subiendo, nos repartimos como podemos, uno delante, arriba junto al conductor, dos atr√°s en el sentido de la marcha y otro, encogido frente a estos. Deberemos recordar el "n√ļmero de bastidor" pues regresamos en la misma, la 200. El calesero, un chico joven al que no para de sonarle el m√≥vil, domina las riendas como si fuera un l√°tigo. Seg√ļn Walid, uno de los peores insultos que te pueden dedicar en el pueblo es "hijo de calesero", as√≠ ser√° el gremio. Azuza al pobre caballo con las riendas que ya camina al al trote y en un momento al galope.

Cruzamos la ciudad en una traves√≠a que dura unos diez-quince minutos, se me hacen eternos. Pasamos calles a galope tendido, botando cada vez que pilla un bache y pensando que en el pr√≥ximo sales despedido del veh√≠culo. Adelanta a otras calesas, incluso autos a diestra y siniestra, como si llevaramos las luces y sirenas de un cami√≥n de bomberos a todo aullar en el techo del carruaje. La polic√≠a detiene la circulaci√≥n, coches, motos, bicis, buses y peatones en las intersecciones, todos parados, haciendo sonar los claxon y bocinas mientras pasamos los turistas. La gente nos miraba, los escolares uniformados de camino al colegio saludaban y sonre√≠an. ¬°Madre mia! El profundo Egipto ante nuestras narices ¬°Vaya ratito! y a√ļn quedaba la vuelta.
Llegando al recinto del templo vimos una nube de motocarros negro y amarillos, les llaman tuc-tuc, complementan a las calesas para transportar turistas desde la corniche al templo.

Bajarse del carricoche es deporte de alto riesgo, se te puede echar encima otro que llegue detr√°s y no van nada despacio, entran en el recinto a toda marcha. Vaya jaleo que hab√≠a aqu√≠, unas 60 o 70 calesas con sus caballos y caleseros, gritando √≥rdenes, discutiendo y pidiendo paso, algunos afortunados aparcados bajo porches de ca√Īa se refugian a la sombra mientras otros recalientan pl√°sticos de tapicer√≠a y capota al sol ligero. Le dimos 1 euro al chico por recomendaci√≥n de Walid, aunque ya le pagaba la agencia. Era todo sonrisas, me dej√≥ hacerle mil fotos con su caballo, nos abri√≥ paso entre tanto cuadrupedo hasta zona "no peligrosa" y nos asegur√≥ que nos buscar√≠a a la salida. -"Dosiento ehhh"- dec√≠a, se√Īalando el n√ļmero de su sputnik. Toda una experiencia.

El templo de Edf√ļ fue construido en √©poca ya tard√≠a, greco romana, esto es en los siglos III a I antes de Cristo. Casi podr√≠a decirse que es contempor√°neo del Coliseo romano. Por hacer un poco de historia y resumiendo, cuando Alejandro Magno muri√≥, sus generales, digamos , se"repartieron" el imperio y Ptolomeo vino a Egipto, fundando la dinast√≠a ptolemaica. Famosillos de este periodo conocemos todos a Cleopatra VII por la peli Quo Vadis en la que Liz Taylor mostr√≥ su insuperable belleza y arte dram√°tico.


Los Ptolomeos eran extranjeros, griegos-macedonios nada que ver con las grandes dinast√≠as que dieron a luz faraones de la talla de Seti I o Rams√©s II. Se encargaron de echar a los persas de Egipto, aunque se quedaron con los camellos que trajeron estos y fueron respetuosos con la cultura, la iconograf√≠a y el arte egipcios. Ellos continuaron con sus costumbres, hablaban y se comportaban como griegos que eran, no se mezclaban con el pueblo llano, solo nuestra admirada Cleopatra VII, adopt√≥ el idioma. Por tanto, durante esta dinast√≠a existieron en Egipto dos culturas, la fara√≥nica de toda la vida de unos 3000 a√Īos de antig√ľedad en aquel momento y la helen√≠stica. Fue durante este periodo, en concreto en vida de Ptolomeo V cuando se tall√≥ la piedra Rosetta que centurias m√°s tarde encontrara Napoleon y descifrara Champollion.

En resumidas cuentas, la civilizaci√≥n egipcia se desarroll√≥ durante un periodo de tiempo tan amplio que su √ļltima reina, aunque lleve unos 2000 a√Īos en el "m√°s all√°", es m√°s contempor√°nea nuestra que de Keops o Micerinos. Despu√©s de Cleo, Egipto pas√≥ a ser una provincia romana y como tal segu√≠a la moda que Roma marcaba, por lo que si los romanos dejaron a los dioses, el pan y el circo y pasaron a rezar el Padre Nuestro y jugar a la petanca, aqu√≠ tambi√©n lo hicieron, destrozando, de paso, toda imagen pagana de religiones anteriores.
Tras el sobresalto del pase√≠to en calesa, atravesamos un pasillo de avasalladores vendedores que salen de sus puestecillos ofreciendo todo tipo de mercanc√≠as, chilabas, pa√Īuelos, figuritas de madera y alabastro, cajas de n√°car, collares, pulseras, camisetas, bolsos... un sin fin de chismes "a 1 euro", pregonan que no es m√°s que una excusa para arrastrarte al interior de su establecimiento y comenzar una negociaci√≥n interminable. Mejor sonre√≠r, agachar la cabeza, y murmurar un "la, la, shucrammm, cenquiuuuu" para pasar de largo. Las compras a la salida.

Edfu, es.... bueno pues simplemente perfecto. Est√° entero, no le falta una coma, todas las dependencias del templo, todos los jerogl√≠ficos, escaleras, pasillos, incluidos techos. Por fin entiendo la similitud del templo egipcio con el cuerpo humano en "dec√ļbito supino".

El titular es el dios Horus, el halcón con el que todos queremos tener fotos, una fila de ordenados japoneses se alinea delante del pajarito con pico y corona, esperando pacientemente turno.

Y a la sombra de los muros, Walid nos contó la leyenda de amor y horror de Osiris, Isis y Horus. Resulta que Osiris e Isis gobernaban Egipto, eran esposos y hermanos. Su otro hermano Seth casado con otra hermana, tenía envidia de Osiris y para quitárselo del medio organizó un fiestorro. En plena jarana, se ponen a jugar a meterse en un sarcófago y cuando le toca el turno a Osiris, todos los presentes se echan encima, lo cierran y lo tiran al mar. De la llantera que pilló Isis nació el río Nilo. El sarcófago a la deriva, llega a las costas de Byblos, actual Líbano y se mimetiza con un árbol precioso, un sicomoro del que se encapricha el rey del lugar, quien ordena construir una columna para su palacio con aquella madera.
Isis, que no para de a√Īorar a su difunto marido, se entera, no se si por alg√ļn sue√Īo o por ciencia infusa fara√≥nica, y tras muchas vicisitudes consigue traerlo de vuelta a Egipto. Seth no va a dejar las cosas as√≠, corta el cuerpo de Osiris en 14 pedazos (a estas alturas ya deb√≠a estar bien muerto) disemin√°ndolos por doquier. La pobre viuda va en peregrinaci√≥n buscando y reuniendo piezas y encuentra 13, ¬Ņcual le falta? pues la m√°s interesante, el palito de Osiris, que fue devorado por los pececitos del mar. A pesar de esto, por comuni√≥n espiritual con su difunto, Isis concibi√≥ a Horus al que cr√≠a y protege y ya mayorcito consigue vengar a su padre matando al mal, a Seth.
En la lucha, pierde un ojo, el ojo de Horus, uno de los amuletos m√°s famosos de la cultura egipcia junto con la llave de la vida y el escarabajo sagrado. Con este ojo, restablecido por el dios Thot, Horus revive a su padre Osiris, que se convierte en el dios de los muertos. La batalla final creo recordar que tuvo lugar en las cercan√≠as de Edf√ļ, por eso siempre hubo un templo en esta localizaci√≥n.

Bueno, la historia es algo así, no me hagáis mucho caso, siempre suelo andar en Babia, este fue el relato que nos introdujo en un recinto impresionante de verdad, imperdible.

La vista del pilono la cubre parcialmente una estructura semiderruida a la que no le hacemos mucho caso. Error. Es la mammisis, lugar de nacimiento del dios, o donde se celebra su cumplea√Īos, una de dos. En las paredes, los grabados muestran a Isis criando a Horus, d√°ndole de mamar, por eso el creador de la egiptolog√≠a, JF Champollion la bautiz√≥ as√≠, adem√°s, los frescos son los mejores de todo el recinto. Dicen, yo no los vi, que los "los cuatro reyes magos" fueron inmortalizados en estos relieves ofreciendo al reci√©n nacido incienso, mirra, oro y un libro de magia.

Si queremos descubrir hasta qué punto estaba el templo enterrado en arenas del desierto y lodos del río es obligatorio pararnos y mirar el entorno, veremos el nivel de casas cercanas y además la muralla de adobe curvilínea que protegía el templo de las inundaciones.

En el pilono de acceso al patio se observan varios pisos, es distinto de los de otros templos, tiene estructuras interiores, unas peque√Īas ventanitas se distinguen en al menos tres niveles. Los cuatro surcos de la fachada eran para colocar banderolas, los grabados son espejados, el fara√≥n matando al enemigo en presencia de Horus.

Entramos al peristilo, observamos columnas en tres de sus lados, es amplio. Recordad, peristilo: patio con columnas, si está techado se llamaría sala hipóstila. El relieve de Horus con forma humana y cabeza de halcón se repite en las columnas. Los capiteles florales son distintos, aunque simétricos dos a dos. Había alguno diferente por cierto...Los cartuchos dedicados al faraón reinante están vacíos, los conflictos políticos no daban tregua y los artesanos para no andar sobreescribiendo, los dejaron limpios.
Las escenas de los muros relatan c√≥mo era "la fiesta del bello encuentro" entre Horus y Hathor, su esposa ven√≠a una vez al a√Īo desde Dendera donde resid√≠a, a visitarlo durante 14 d√≠as. Hasta aqu√≠ la zona p√ļblica, a partir de este momento estaremos en la casa del dios, donde habita la divinidad y es atendido por los sacerdotes.
Se conoce la fecha en que se coloc√≥ la primera piedra del templo y cuando acab√≥ su construcci√≥n 180 a√Īos m√°s tarde, est√° escrito en las paredes, tambi√©n el reinante y el arquitecto. Los muros contienen mil y un detalles que han hecho posible conocer un poco m√°s a fondo costumbres, oraciones, ritos, f√≥rmulas de perfumes y ung√ľentos, trabajos de construcci√≥n del templo como por ejemplo la ceremonia del "tensado de la cuerda" que era para buscar la zona donde construirlo, ... maravillosa historia antigua. Salieron 17 libros de estas paredes.


Pasamos a la primera sala hipóstila con columnas también de capiteles florales, bastante juntas, sus bases están talladas como hojas, debía ser una preciosidad este lugar, una explosión de colores.
La luz disminuye cuanto m√°s nos acercamos al lugar sagrado, penetra por unas peque√Īas aberturas en el techo, y por el muro columnado que hay entre la sala y el patio. Todo el recinto conserva su techo original, esto si que es √ļnico. Walid nos muestra grabados como las barcas ascend√≠an por el r√≠o a fuerza de velas y remos y bajaban solo a remos, creo que era as√≠.
Entramos en la segunda sala tambi√©n con columnas decoradas, es m√°s peque√Īa que la anterior, y m√°s oscura, el techo est√° ennegrecido, quiz√°s por el humo de antorchas o alg√ļn incendio.
A un lado, desde la sala de las ofrendas nos alineamos en una estrecha escalera por donde bajaban al dios de la terraza, en las paredes los grabados dejan ver una procesi√≥n en la que participan reyes, sacerdotes y dioses a tama√Īo casi natural, parecemos parte de ese desfile.
El apelotonamiento para ver el santuario con la naos de granito y la barca de Horus es monumental. Pasito a pasito, de perfil, achuchando al de delante que quiere salir de la primera fila y no le dejo, el de atr√°s que mete codo, me voy acoplando en un hueco, hasta que consigo ponerme de frente y con los brazos en su sitio, en primera fila. La iluminaci√≥n muy tenue, s√≥lo llega a trav√©s de un peque√Īo ventanuco en el techo. Los relieves son espectaculares, cuentan los c√°nticos que los sacerdotes entonaban todas las ma√Īanas para despertar al dios, darle de comer, vestirlo, ungirlo.., las luces artificiales del suelo los resaltan, parecen dorados. Sobre la barca, mejor pasar de puntillas, ¬°vaya poca verg√ľenza tuvieron los gabachos devolviendo una imitaci√≥n y qued√°ndose con la original!. ¬ŅQue ocurriria si ellos hicieran lo mismo con la Giocconda?.Lo dicho, mejor obviar el tema.
Al santuario le rodean varias estancias o capillas con su misi√≥n cada una. La primera de la izquierda era la del dios Min, el de la fertilidad que aparece siempre manco a la vez que se presenta erecto. Ayer nos relataron su leyenda, un hombre al que le faltaba un brazo no fue a la guerra porque no pod√≠a arrojar lanzas ni luchar, si que supo embarazar a todas las se√Īoras mientras sus maridos estuvieron ausentes. Cuando los hombres volvieron despu√©s de a√Īos, encontraron el pueblo bien repoblado. Lo convirtieron en dios.
Si algo llama de verdad la atenci√≥n es que todos las escenas y jerogl√≠ficos del interior de este templo son altorrelieves de un trabajo y una t√©cnica exquisita, mientras que en las zonas exteriores, como el corredor que bordea el templo, son bajorrelieves, m√°s duraderos. Encontramos las famosas "bombillas" fara√≥nicas, los platillos volantes y el "wifi" Ya sab√≠amos los n√ļmeros pero fue la primera vez que vimos "el mill√≥n", el se√Īor con los brazos en alto.


En el corredor exterior nos detuvimos un rato admirando las escenas en que Horus ayudado por el faraón, da caza y atraviesa con una lanza a un hipopótamo enano que era Seth. Es en este deambulatorio, a un lado, unas escaleras bajan hasta el nilómetro, una manera de medir la crecida del río para saber cómo serían las cosechas y en consecuencia, cobrar más o menos impuestos. "Doce codos era pasar hambre, 14 indicaba escasez, 16 comida para todos y 18 abundancia".
La historia del templo no acab√≥ con los ptolomeos, los romanos lo convirtieron en cuartel, la legi√≥n II Trajana durmi√≥ entre sus muros y despu√©s, cuando el emperador Teodosio, en el a√Īo 391, decret√≥ como religi√≥n verdadera la cristiana, se picaron las im√°genes profanas de los dioses y cay√≥ en el olvido. Las piadosas arenas del desierto lo cubrieron, solo quedaron a la vista partes altas del pilono y columnas, por ello se conserv√≥ en perfecto estado hasta que en 1.860 un arque√≥logo franc√©s, Mariette, empez√≥ a escarbar. Lleva 158 a√Īos al descubierto, en este tiempo se ha deteriorado mucho m√°s que durante los 18 siglos anteriores. Cuidemoslo, no va a durar nada si no se protege de la naturaleza y sobre todo de las personas.



para saber m√°s: templo de Horus en Edf√ļ
artehistoriaegipto.blo... -edfu.html


Volvemos al barco sorteando otra vez el corredor de los vendedores, no son tan agobiantes como le√≠ en alg√ļn sitio, tienen que aprovechar las visitas para tratar de ganarse algunas monedas y venden cosas bonitas. Buscamos el 200, mientras, conocemos al jefe de los caleseros, anda por all√≠ controlando servicios y nos pide que le cambiemos a alguno de sus empleados monedas por billetes. El banco no les acepta monedas y a mi me vienen muy bien las de euros y 50 c√©ntimos para dar propinas.
Ha sido una visita de verdad fantástica a pesar de la calesa (no os lo perdáis, es una gran experiencia), del gentío y de que a veces perdía de vista el bastón ankh por lo que también perdía algunas de las estupendas explicaciones del guía.

Son no m√°s de las 10 de la ma√Īana y ya zarpamos destino Kom Ombo, siguiente templo ptolemaico. Dice Walid que todos los espa√Īoles lo pronunciamos mal, no se dice Kom-Om-bo, se pronuncia seguido: ko-mom-bo. La culpa la tiene el grafismo escrito, le ponen un gui√≥n entre la primera m y la segunda o y la liamos.
Un detalle que ayer nos sorprendió y hoy ya esperamos: cuando llegas a la motonave el personal aguarda en la entrada, ofrecen una copa de limonada fresquita para reponer electrolitos y toallas de algodón humedecidas, para limpiar sudores. Probablemente será habitual en estos cruceros, un gesto que marca diferencia.
Subimos a la terraza a disfrutar de las vistas, la piscina y ese sol que empieza a apretar, hasta después de comer no llegaremos a puerto.
El buffet del d√≠a incluye un plato t√≠pico que me encant√≥, el Kushari, una mezcla de pastas italianas con arroz, lentejas, garbanzos, cebolla caramelizada, un poco de salsa de tomate ... y algo de salsita picante por encima. Ummmm ¬°riqu√≠simo!. En todas las comidas incluyen alg√ļn plato del lugar, mahshi que son calabacines o berenjenas rellenos de arroz y verduras ali√Īados con especias, falafel, tabuled, pasta de berenjena, hummus, las sopas... Crist√≥bal y Tere siempre empezaban por aqui, hiciera el calor que hiciera, recuerdo especialmente la de tomates y la de champi√Īones, aromatizaban la mesa. El buffet, como ya dije en el post anterior, era de faraones. Ensaladas por lo menos 10 fuentes, de todo tipo, verduras plancha, en tempura o guisadas, esto no faltaba nunca, m√°s los guisos de carne de cordero, ternera o pollo, pescados en guiso o rebozados,... imposible quedar con hambre. Adem√°s, para los m√°s quisquillosos, el cocinero siempre estaba en una mesa junto a la cocina, preparando en vivo y en directo alg√ļn plato especial, desde pizza egipcia a pasta o incluso alg√ļn d√≠a un pavo enorme con patatas, exquisito. En el desayuno cocinaba tortillas variadas. En la mesa de los postres siempre frutas del tiempo, sand√≠a, mel√≥n, pl√°tanos y d√°tiles frescos mas los dulces, ¬°mamma m√≠a! la reposter√≠a egipcia es muy buena, utilizan mucho los d√°tiles y las nueces para preparar postres m√°s elaborados, recuerdo la kunafa, un pastel que parecen hilos de az√ļcar enrollados o la baklava unos rulitos de pasta filo rellenos de nueces y ba√Īados en alm√≠bar, parecidos a algunos de nuestros pastelitos morunos...
Creo que todos nos hemos venido m√°s pesados de lo que fuimos.

No hab√≠a d√≠a que el metre no apareciera al final de la comida a preguntar que tal todo, sab√≠a poco espa√Īol, pero si lo entend√≠a y contestaba en italiano. Un se√Īor muy atento, sonriente y correcto. Los camareros eran chicos j√≥venes, muy guapos, diligentes, pendientes a su jefe y a los comensales. Se ocupaban de servir las bebidas y recoger las mesas.No hay chicas empleadas en el crucero, al menos, no las vimos. Un pero, los manteles y servilletas de cuadros azules y blancos que no pegaban ni con cola en este comedor.
Otro inciso, los egipcios son guapos, en general. Tienen facciones finas, elegantes y delicadas, ojos oscuros, pelo negro y pieles morenas. Desde los habitantes de el Cairo hasta los nubios de Assuan, esta constante se repite, en chicos y chicas.


Sobre las 3 de la tarde llegamos a Kom Ombo, todos preparados para salir en tropel. Walid aparece vestido con una elegante chilaba blanca de lino. Aquí se llaman galabeyas, se diferencian de la marroquí en que no lleva capucha, son más amplias y disponen de un par de bolsillos interiores bien grandes.
El barco nos deja a los mismos pies del templo. Hace un calor horroroso. No se puede parar al sol. Voy pertrechada con mi gorro y mi botella de agua fresquita, además, me he puesto un vestido de algodón blanco y sandalias, ya no aguanto los tenis, aunque ni por estas.
El nombre Kom Ombo le viene del árabe, colina de oro, en egipcio sería Nubet =ciudad de oro. Por este lugar pasaban las caravanas que se dirigían a Nubia que comerciaban con el oro de las minas del desierto.
Debemos subir otras enormes escaleras para salvar el nivel del Nilo, despu√©s, m√°s escaleras, el templo se sit√ļa sobre una colina. No queda mucho en pie del recinto aunque una vez dentro entiendo porque la insistencia de venir a ver lo que parecen un mont√≥n de escombros. Es un santuario de doble dedicaci√≥n, a Sobek, el dios cocodrilo y a Horus el viejo. Esto no lo comprendo muy bien, cre√≠a que solo hab√≠a un dios Horus, pero no, entre los m√°s de 700 dioses de la mitolog√≠a egipcia, el Horus de Edfu es un dios m√°s joven que este que nos encontramos ahora. Y lo del dios cocodrilo tampoco lo veo muy claro, se supone que es un animal malo. Lo mismo hab√≠a muchos por esta parte del r√≠o y lo divinizaron a ver si se com√≠a a menos gente.
Kom- Ombo es de √©poca grecorromana,posterior a los ptolomeos, algunos emperadores romanos a√Īadieron elementos al templo, aunque les pillara lejos, Octavio, Trajano, incluso Tiberio tiene su cartucho.
El dise√Īo es sim√©trico, lado derecho para el cocodrilo, lado izquierdo para el halc√≥n. Dos puertas, dos patios, dos salas hip√≥stilas y dos santuarios con dos pilones de diorita negra que tocamos para obtener energ√≠a ( yo en el lado bueno, el de Horus) y el guarda que llega armando gresca.
La diferencia con el templo de las dinastías anteriores es clara, los relieves son mas detallistas, la anatomia humana mas marcada, el ombligo, las manos con dedos largos, el pecho femenino mas prominente, los peinados muy elaborados y adornados, los vestidos..., todo tiene mas lineas, mas trabajo.
A esta zona solo entraba el faraón, esperaba la revelación de los dioses, más bien simples sacerdotes escondidos en los pasadizos del sótano y haciendo creer al "iluminado" que los dioses le dictaban órdenes.
Montones de relieves, altos y bajos, perfectos, con gran detalle, los dioses purifican al fara√≥n, luego las diosas del alto y el bajo egipto lo coronan, Cleopatra IV , mi diosa favorita la leona Sekhmet, ofrendas a los dioses, Trajano adorando al magn√≠fico arquitecto y m√©dico del fara√≥n Zoser, Imhotep divinizado y comparado con el dios griego de la medicina Asclepio o Esculapio como le llamaban los romanos, instrumentos quir√ļrgicos, las instrucciones para sentarse en la silla de partos, un calendario de 360+ 5 d√≠as: tres estaciones, inundaci√≥n, siembra y cosecha, 12 meses de 3 semanas y cada semana 10 d√≠as, los 5 d√≠as restantes de fiesta.
A este lugar llegaban muchos enfermos para ser curados, se api√Īaban en las dependencias exteriores, esperando turno para tratamientos impartidos por sacerdotes sanadores que seguro mucho tendrian tambien de magia. En el suelo quedan marcas de juegos, utilizados en las esperas y socavones en las caras de los enemigos, trataban de deshacerse del mal que portaban.


Aprendimos cómo los estudiosos descifraron el primer jeroglífico y como se leía. Dos palabras CLEOPATRA y PTOLOMEO. La P, un cuadrado en la escritura, fue la clave.
En una capilla exterior al templo se pueden ver momias de cocodrilos, peque√Īos, grandes, medianos, todos negros en la primera sala, mientras que mas adentro los vemos, envueltos en los pa√Īos de lino. Por lo visto era habitual la pr√°ctica de embalsamar animales, gatos, ibis...., no dejan hacer fotos.



para saber mas:Kom Ombo
artehistoriaegipto.blo... -ombo.html


Acabamos en Kom Ombo y ponemos rumbo hacia Asu√°n, √ļltima parada. Esta noche cena de gala, ellos lucir√°n sus candoras y nosotras nuestras preciosas chilabas, la m√≠a prestada por una buena amiga Habiba, que cuando se enter√≥ que necesitaba una me prest√≥ cuatro, a cual m√°s bonita y elegante.

Nos han prometido fiesta con danza del vientre y exhibición de derviche danzante y luego velaremos armas, pues a las 4 am salimos hacia Abu Simbel, eso será otro día.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Etapa 2- Edf√ļ y Kom Ombo



Etapa: Etapa 3- Abu Simbel  -  Localizaci√≥n:  Egipto Egipto
Fecha creaci√≥n: 22/09/2019 09:47  
Compartir: 
Compartir:
¬ŅQue ocurrir√≠a en este pa√≠s si nuestros brillant√≠simos pol√≠ticos de turno decidieran unilateralmente hacer una presa en el r√≠o Guadalquivir? Seguro que la mayor√≠a nos quedar√≠amos primero estupefactos y despu√©s montar√≠amos la "marimorena" intentando parar el desastre, viendo que tendr√≠amos que utilizar aletas, gafas y tubos de snorkel para visitar la Giralda o el puente de Triana. Algo as√≠ fue lo que tuvo que acontecer a finales de los 50 del siglo pasado en Egipto cuando el gobierno se decidi√≥ a construir la presa alta de Asu√°n en colaboraci√≥n con la difunta URSS. Los que suelen discurrir dos veces las cosas, vieron venir a galope el desastre.
La presa era necesaria, mucho, claro que si, la existente, hab√≠a sido ampliada en dos ocasiones y no paraba de amenazar con desbordarse. Con la nueva, se conseguir√≠a dominar el r√≠o, adem√°s de garantizar suministro el√©ctrico a todo el pa√≠s. Era un gran proyecto, pero tambi√©n hab√≠a que tener en cuenta "da√Īos colaterales" y m√°s a√ļn si eran de dimensiones fara√≥nicas. Los principales monumentos de la regi√≥n de Nubia ya pasaban con los pies metidos en agua algunos meses al a√Īo y con la construcci√≥n de la nueva presa, descansar√≠an en el fondo del lago por los siglos de los siglos si no se pon√≠a remedio. Bien cierto es que, en esa √©poca, los gobiernos en general no estaban tan por la labor de cuidar la herencia dejada por la historia como ahora. Hab√≠an pasado apenas 15 a√Īos de la Segunda Guerra Mundial y muchos pa√≠ses a√ļn andaban recuper√°ndose de aquella monumental verg√ľenza.
Una gran parte del patrimonio cultural de Egipto en peligro inminente y sin un duro para poner remedio. Por fortuna, la UNESCO, creada justo al finalizar la contienda, se hizo eco del desastre anunciado por la élite cultural y la llamada internacional tuvo una respuesta multitudinaria, millones de dólares del la época, (60 solo para Abu Simbel) y 900 personas con pasaporte de 22 naciones distintas llegaron a Nubia remontando el río (entonces no había ni aeropuerto ni carretera). Enviaron a sus mejores expertos que se agruparon en 40 equipos y se remangaron las camisas.
Gracias a ello hoy, jueves 11 de octubre, nos encontramos transitando una larguísima carretera recta que nos adentra en el desierto nubio. No se ve nada mas que arena, rocas, rocas, arena y mas arena, el cielo y unas serpiente negra de asfalto que rompe el horizonte en dos.
Lo que leo en todas partes de que Debod fue un regalo de Egipto a Espa√Īa por participar en el rescate de los templos nubios, que se lo cuenten al ministro de exteriores de Franco. Creo que aquella historia se puede resumir de manera amable en esa frase, aunque las negociaciones fueron de sudor y l√°grimas. Debod estaba en la isla Elefantina metido en cajones de madera casi sin orden ni concierto, tal como lo dejaron los polacos, se peg√≥ all√≠ la friolera de 10 a√Īos hasta que atrac√≥ en el puerto de Valencia. Lo reconstruyeron en Madrid, una mala decisi√≥n a mi parecer pues, por muy maravilloso que luzca, hay ubicaciones mucho mas adecuadas en Espa√Īa, de clima mas parecido al original, con el mismo turismo o m√°s que Madrid y mucha menos poluci√≥n, donde se conservar√≠a mejor.
El d√≠a ha debutado con pie izquierdo. A las 4 am est√°bamos sentados en el bar-cafeter√≠a del crucero tomando caf√©, haciendo hora, por lo menos media, para recoger a los dem√°s integrantes del grupo con los que viajar√≠amos al Sur. Nos dice Walid que vienen destrozados, la nave se les averi√≥ en Esna, las visitas de ayer, Edf√ļ y Kom Ombo las hicieron en bus. El mayorista decidi√≥ cambiarles de barco y cuando volvieron por la tarde a Esna a recoger las maletas se las encontraron secuestradas. Son las 4.30 de la ma√Īana y acaban de llegar a Asu√°n. Dejan sus equipajes en la nueva nave y suben a nuestro bus. Llevan 24 horas sin pegar ojo y dispuestos a esta nueva paliza. Hay valientes, de verdad. las reclamaciones la semana que viene, ahora "carpe diem".
Con tanto meneo, nos amanece cruzando sobre la presa de Asuán, desde ella contemplamos el espectáculo del templo de Filae, dedicado a la diosa Isis, otro de los que hubo que cambiar de isla para alzarlo y que mostrara sin pudor su belleza a los ojos de estos turistas del siglo XXI. Unos kilómetros más allá comienza la basta extensión del desierto, con un sol naciente en perspectiva se hace el silencio en el bus, todos dormimos plácidamente.
No vamos en convoy, transitamos sin m√°s escolta que conductor y gu√≠a, con ellos debe ser suficiente aunque si que paran en los controles donde les piden santo y se√Īa. Mas bien la polic√≠a busca la matr√≠cula del veh√≠culo en los papeles y dan el visto bueno, si puede ser con alguna propinilla incluida.
Unas dos horas y media más tarde me despierto, estamos llegando, nuestro guía comienza a contar por el micro la historia de Ramsés II, (el contemporáneo de Moisés) sus faraónicas obras, guerras y familia, se acabó la siesta. Aprovechamos para desayunar, el bus no para en todo el camino. Los del hotel flotante nos han dado unos picnics-desayuno con un montón de comida, mi bolsa pesa un quintal, además de 8 bocadillos de panes variados con queso fresco, mortadela egipcia y embutidos no identificados, encuentro una botella de agua, un zumo, una pera, un plátano, pepino, dátiles, otra fruta que no se lo que es, huevos duros y dulces. Tengo comida para dos días.
Abu Simbel es Ramsés II. No hay Egipto sin Ramsés igual que no hay Roma sin César. No hay lugar del país donde no esté escrito su nombre como no hay lugar de su imperio que él no hiciera mas grande. El mejor faraón de todos los tiempos. Hoy conoceremos a un mito, un rey cuyas leyendas se acercan tanto a lo real que lo hacen irresistible. El paso del tiempo lo convirtió en un héroe, en un dios nacido entre las arenas del desierto.
Seti I, segundo fara√≥n de la dinast√≠a XIX, ram√©sida, no estuvo en el poder demasiados a√Īos, dejando el trono en manos de su joven hijo Rams√©s II al que desde peque√Īo ya hab√≠a preparado para gobernar. A los 10 a√Īos era general de los ej√©rcitos, pronto se convirti√≥ en un l√≠der respetado por todos. Como militar consigui√≥ mantener las fronteras de su pa√≠s incluso expandirlas, como rey y constructor logro divulgar la cultura fara√≥nica incluso a pa√≠ses vecinos como Libia o Palestina, creando un periodo de esplendor que ning√ļn otro gobernante lograr√≠a jam√°s.
Fue el m√°s longevo y prol√≠fico de todos los faraones, en una √©poca en la que la esperanza de vida era de unos 35 a√Īos tirando por lo alto, lleg√≥ a los 90, tuvo que enterrar a muchos miembros de sus familia, entre ellos a su amada y preferida gran esposa real Nefertari, "por la que brilla el Sol". Una tumba, la KV5 cercana a la suya en el Valle de los Reyes, acoge a muchos de sus 152 hijos e hijas. Su momia, expuesta hoy en el museo de antig√ľedades de El Cairo, hace unos a√Īos comenz√≥ a deteriorarse, la soluci√≥n la ten√≠an en Par√≠s por lo que all√° la trasladaron aunque no sin antes gestionarle un pasaporte, (cosas de los gabachos), le recibieron con honores de jefe de estado, como correspond√≠a, sin duda.
Ramsés debió ser un megalómano monumental, todas sus acciones iban encaminadas a engrandecer su figura y dejar huella en el mundo. No dudó en usurpar edificios, inscripciones y estatuas de otros faraones, incluido su padre. Llevó a cabo la sala hipóstila de Karnak proyectada por Seti I, ampliando tanto este templo como el vecino en Luxor, aportó sus megalíticas estatuas a los pilonos de entrada para que el pueblo pudiera adorarle, en Abydos le dedicó otro santuario a Osiris, se construyó su propia capital Pi Ramsés, levantó en Tebas el Rameseum, su templo funerario además de ordenar las tumbas de Nefertari (QV66) una de las mas hermosas segun cuentan del Valle de las Reinas, la suya propia y la de sus hijos, rematando la faena con ocho speos en Nubia de los cuales el mas grande, Abu Simbel lo situó justo en la frontera, para que todo el que llegara supiera dónde se metía y quien mandaba.
Bajarse del bus y aparecer los vendedores todo es una, lo malo es que tras 200 minutos de encierro viajero vamos desesperados buscando los WC, no hay quien aguante. En todos los servicios de los lugares visitados hasta ahora, suele haber corrillos en la puerta, los cuidadores piden propina, yo voy pertrechada con mis monedas de 50 c√©ntimos y euro, les digo que pago a la salida y entonces te dan un trozo de papel higi√©nico. En los lavabos, la se√Īora de turno abre el grifo para que te asees y te da gel. Algunos servicios est√°n mejor y otros peor. En el Valle de los Reyes vi a un se√Īor que entraba con un cubo de lej√≠a a desinfectar, aqu√≠ una chica anda limpiando. Tratan de mantener lo que tienen como pueden, pero vamos, mucho mas estropeados los he visto en pa√≠ses tan "civilizados" como Italia o Francia.


Enfilamos por el camino que nos lleva a las colinas, el enorme lago Nasser, un "mar" infestado de cocodrilos, completa el escenario esta ma√Īana. Sus aguas azul brillante contrastan con las c√°lidas arenas des√©rticas y ese sol dorado radiante, implacable que ya comienza a apuntar al mediod√≠a. Dan ganas de quitarse los trapos de encima y darse un buen ba√Īo.¬°Si no fuera por los cocodrilos a ver quien se resist√≠a!
Abu Simbel es una de esas raras joyas que son dif√≠ciles de creer cuando las contemplas por primera vez. Bajamos la cuesta, voy observando como se hace grande la enorme construcci√≥n ideada por los ingenieros de la UNESCO, la b√≥veda que da soporte a la monta√Īa artificial donde alojaron el templo y entonces me quedo quieta, contemplo el perfil de Rams√©s en la lejan√≠a, mi cerebro convierte las dimensiones, no me enga√Īa, es fabuloso. Entran ganas de salir corriendo para acercarse, de estirar los brazos en un gesto de abarcarlo todo, sonr√≠es, miras a los dem√°s, no puedes creer lo que ves aunque lo ves... Emociona, encandila, embruja... es un subid√≥n de endorfinas colosal. Ahora entiendo a aquella japonesita que un d√≠a al bajarse del bus en el mirador de San Nicol√°s lloraba desconsolada contemplando la Alhambra. Las emociones dominan. Doy gracias a todos los dioses por esta majestad.
Estoy como una chiquilla de ocho a√Īos el d√≠a de Reyes, demasiadas sensaciones se agolpan en mi cabeza, trato de racionalizar y que vayan entrando de una en una.
Llegamos a la explanada, detrás mío las aguas azulísimas del lago, delante dos megaconstrucciones, el templo grande con sus cuatro colosos sedentes tocados con el nemes y la doble corona de ambas tierras, a su derecha el templo menor con seis imágenes de 10 metros, cuatro del faraón y dos de Nefertari hieráticos en su postura, adelantan una pierna, parece que quieran desprenderse de la pared para venir a recibirnos. Este lugar es un regalo maravilloso de Ramsés para toda la humanidad que nos ha alcanzado hoy a nosotros en el tiempo, a través de los siglos, de los milenios. Abu Simbel es colosal, no encuentro palabras para describirlo.


Walid nos agrupa frente al templo grande para explicarnos lo que vemos y que encontraremos dentro, el no puede entrar, simplemente no dejan para evitar aglomeraciones puntuales que perjudiquen los relieves. Mientras habla, yo sigo con la vista clavada en el rostro del "m√°s grande" que me tiene embobada. Deb√≠a ser muy joven cuando orden√≥ la construcci√≥n de este templo rupestre, he le√≠do que fue en el quinto a√Īo de su reinado.
Los egipcios no contaban los a√Īos como nosotros, cada vez que sub√≠a al trono un fara√≥n comenzaban, borr√≥n y cuenta nueva: a√Īo primero del fara√≥n Seti I, a√Īo segundo....Tambi√©n exist√≠a una lista oficial de faraones de la que echaron a mas de uno y no se supo de ellos hasta tiempos recientes como a Hatsepsut, Akenaton el hereje o su hijo Tutankamon, descubiertos a base de estudios y trabajos arqueol√≥gicos.

Nos acercamos a la fachada del templo grande. Ramsés luce impávido, sus estatuas sedentes miden unos 20 metros y no están exentas, son obra de magníficos golpes de maza y martillo de unos canteros excepcionales. Arriba, un friso con un montón de babuinos saludan al nuevo día con sus gritos.
De los 4 colosos sentados, uno est√° destrozado por un se√≠smo, seg√ļn nos dice el gu√≠a ocurri√≥ en tiempos del fara√≥n, solo que √©l no se enter√≥ nunca. Cualquiera iba con el cuento a dec√≠rselo.

Los rostros de los cuatro, mejor dicho, de los tres que se ven, son muy parecidos, no se como lo consiguieron pero lo consiguieron. A los pies de cada uno a tama√Īo un poco m√°s grande del original, colocaron a los miembros de su familia favorita, su esposa Nefertari, una joven noble con la que se cas√≥ siendo adolescente, su madre, sus hijos de nombres un tanto enrevesados etc.Unos relieves muy significativos muestran a prisioneros de guerra africanos.
La historia de amor de Rams√©s y Nefertari es extra√Īa para el uso de aquel momento, lo que se cuenta es cu√°nto la quer√≠a √©l, no sabemos si era correspondido. Cierto es que el fara√≥n le otorg√≥ un mont√≥n de t√≠tulos a su amada como por ejemplo los de "princesa heredera", "esposa del rey", "esposa del dios", "soberana de las dos tierras", "la bien amada por Mut", "por la que brilla el sol".., le fabric√≥ la mejor morada para el m√°s all√° que existe y existir√° en el Valle de las Reinas y que le dedic√≥ el templo peque√Īo de Abu Simbel, a ella y a la diosa Hathor, Nefertari luce aqui en la misma dimensi√≥n y estatura que su "primer y √ļnico" esposo. Parece ser que ella muri√≥ antes de finalizar la obra, no sabemos si de alguna enfermedad espont√°nea o inducida por el clan de otra esposa real, Isis-Nefert. Dicen que el fara√≥n andaba inconsolable, tanto, que a pesar del har√©n que ten√≠a en casa, se cas√≥ con dos de las hijas que le di√≥ Nefertari. Digo yo que se parecer√≠an a la madre....
Entre sus muchas bodas, tuvo algunas con princesas hititas como parte del "acuerdo de paz y no agresi√≥n m√°s colaboraci√≥n" que firm√≥ con el pueblo hitita, que casi le comen por patas cuando en el quinto a√Īo de su reinado se liaron a trompazos en Quadesh. Acuerdo de paz que consta como el m√°s antiguo de la historia, en el que Nefertari tuvo algo que ver.
En mitad de la fachada, vemos al dios Ra ,con cabeza de halc√≥n y circulo solar en lo alto flanqueado a ambos lados por bajorrelieves del fara√≥n ador√°ndole. Cruzamos la puerta y entramos a la sala hip√≥stila, la √ļnica luz que penetra en el templo es la de esta entrada, la vista se acostumbra en unos segundos y es cuando aparecen a nuestros ojos las ocho columnas os√≠ricas de 10 metros de altura con el rostro del fara√≥n, cuatro a cada lado. Cruzan sobre el pecho el flagelo y el cetro del dios. Las de la derecha con la corona blanca del Alto Egipto, las de la izquierda portan la doble corona que unifica las dos tierras.
Detr√°s, los muros donde queda reflejada la "victoria de Qadesh", una manera muy particular de contar la historia.
Andamos buscando un grabado en concreto que nos ha comentado Walid, en el que el faraón aparece subido a su carro de combate disparando flechas. Tiene tres brazos y no es un error, aquel con el que tensa el arco es doble, uno suyo y otro el dios que le anda echando una mano, nunca mejor dicho.
Pasamos a la segunda sala hip√≥stila, mas peque√Īa, mas oscura, el recogimiento y el silencio es mayor, ya nos acercamos al santuario, la penumbra es total. Distingo cuatro estatuas sedentes, a la izquierda el dios Ptah, el que queda siempre en la oscuridad, a continuaci√≥n la triada, Ramses flanqueado por Ra y Am√≥n, bien protegido, bien acompa√Īado. Nos cont√≥ Walid el fen√≥meno astron√≥mico que ocurre los d√≠as 22 de octubre y 22 de febrero: el sol en su nacimiento avanza por la puerta del templo, recorre los 60 metros de profundidad hasta la "sancta sanctorum" y alumbra durante 20 minutos sucesivos las estatuas de los dioses Ra , Ammon y Rams√©s divinizado, sin tocar una mijita a Ptah. Ese d√≠a, unas 2500 personas se api√Īan dentro del speos en un silencio sepulcral esperando ser testigos del fen√≥meno. Este efecto solo vari√≥ en un d√≠a con la nueva ubicaci√≥n.


El ambiente empieza a enrarecerse, demasiadas personas dentro contemplando los maravillosos grabados de las paredes que a√ļn conservan parte de las policrom√≠as. Momento de salir y echarle un vistazo al templo menor dedicado a la diosa del amor y la belleza Hathor y a la reina Nefertari.
No me resisto a hacerme una foto con ella, que chiquitita me siento.
En el interior no aguantamos mucho, es bastante mas peque√Īito que el de Rams√©s y puede que haya el mismo n√ļmero de personas. Cuenta con solo una sala hip√≥stila de seis pilares hatorizados, rematados con la imagen de la diosa Hathor.
Est√° dedicado totalmente a la idealizaci√≥n de la Nefertari que Rams√©s guardaba en su coraz√≥n, a la mejor compa√Īera, a su reina, tambi√©n a la m√ļsica, a las flores y a la belleza.
Se trata de otro templo rupestre excavado en la roca. Solo Nefertari, el faraón y los dioses ocupan sus paredes. Uno de los grabados más importantes es aquel en el que la reina es coronada por las diosas, honor solo permitido al faraón. Demuestra la importancia que tenía para Ramsés su reina.


Finalizamos esta visita con pena, se ha hecho realmente corta,es momento de irse, ya empieza a hacer mucho calor. Una media hora más para fotos y regresamos a Asuán. Al salir, desde uno de los miradores que dan al lago, algunas preciosas vistas. La luz de este trópico es increíble. Los colores resaltan como nunca hemos visto.
Para saber mas de Abu Simbel:
artehistoriaegipto.blo... imbel.html

Tras otras tres horas de carretera, llegamos al crucero para almorzar y volver a salir pitando a conocer las canteras de Asu√°n. Yo prefer√≠ disfrutar de una buena siesta antes que del monolito inacabado, lo ver√© en mi pr√≥ximo viaje a Egipto, la verdad no me llamaban nada los 40¬ļ grados a la sombra de aquella tarde, aunque debe ser muy interesante c√≥mo consegu√≠an extraerle a la roca esos impresionantes bloques de 30-40 metros de alto y toneladas de peso a base de fuerza bruta.



Lo que sí me importó fue perderme la fábrica de elaboración de esencias de la que no tenía ni idea. ¡que le vamos a hacer!

El d√≠a acab√≥ con una excursi√≥n al templo de Filae, la perla del Nilo. Llevaba dos d√≠as d√°ndole la brasa al gu√≠a con que quer√≠a conocer este templo, uno de los m√°s recomendados a todos los niveles, y √©l que sabe torear en las mejores plazas como ya dije, consigui√≥ hacer sitio en nuestra apretada agenda: visita nocturna con espect√°culo de luz y sonido en espa√Īol. Todos volvieron maravillados.
Hay muchos videos en internet aunque no es lo mismo. Lo bueno, siempre, en vivo y en directo.

como se salvó Abu Simbel:[vimeo]www.dailymotion.com/video/xxfcw7[/vimeo]
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Etapa 3- Abu Simbel


Etapas 1 a 3,  total 6
 1  2  siguiente siguiente



Votaciones al diario
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 0 0
Total 19 4
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

Registrate AQU√ć
Visitas mes anterior: 490 Visitas mes actual: 115 Total visitas: 3154

  √öltimos comentarios al diario  Egipto octubre 2018
Total comentarios 2  Visualizar todos los comentarios

CARIBE√ĎA  CARIBE√ĎA  25/09/2019 12:10   
Muy, muy bueno, mi enhorabuena!!!

Marimerpa  marimerpa  26/09/2019 08:41   
Un gran viaje, y un gran diario. Saludos

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN EL DIARIO

Registrate AQU√ć
Volver arriba

Foros de Viajes
Pais Tema: Consejos Egipto
Foro Egipto Foro Egipto: Viajes por Egipto: Cairo, Alejandria, Valle de los Reyes, Abu Simbel, Piramides, Mar Rojo. Excursiones, cruceros por el Nilo, informacion de hoteles, donde comer...
Ultimos 5 Mensajes de 1222
544415 Lecturas
AutorMensaje
ricard_mv
Ricard_mv
Travel Addict
Travel Addict
Nov 30, 2014
Mensajes: 62

Fecha: Mar Mar 10, 2020 01:32 am    T√≠tulo: Re: Itinerarios Egipto, Recorridos, Rutas: opiniones

Voy a aprovechar este escrito para pedir consejo. Qu√© podemos llevar a Egipto para sus gentes, a cambio de nada? Le√≠ en alg√ļn sitio (creo que no fue en este foro) que para los ni√Īos de los poblados nubios se les pod√≠a traer bol√≠grafos de colores, alg√ļn dulce, etc. Y no lo digo por conseguir una fotograf√≠a, sino por el mero hecho de arrancar alguna sonrisa y si yo me llevo algo de la visita, que ellos tambi√©n puedan decir lo mismo. Alguien tiene experiencias en este sentido? Cre√©is que por alg√ļn motivo puede ser contraproducente. Hab√≠a pensado en ni√Īos y ni√Īas de alg√ļn poblado Nubio...  Leer m√°s ...
ANGEMI
ANGEMI
Moderador de Zona
Moderador de Zona
Ago 09, 2009
Mensajes: 16852

Fecha: Mar Mar 10, 2020 01:57 am    T√≠tulo: Re: Consejos Egipto

@ricard_mv he movido tu mensaje a este hilo que es m√°s especifico para que te aconsejen.
Saludos
bartomeu
Bartomeu
Indiana Jones
Indiana Jones
Ene 30, 2015
Mensajes: 4568

Fecha: Mar Mar 10, 2020 12:43 pm    T√≠tulo: Re: Itinerarios Egipto, Recorridos, Rutas: opiniones

Muy bien pensado, hay que evitar sobre todo dar propinas en metalico a los ni√Īos, en ocasiones son los mismos padres los que los incitan a pedirla, pero en general el comentario es : "no le deis dinero a los ni√Īos, acaban ganando mas que sus padres y asi deciden no ir a la escuela". Los boligrafos que permiten varios colores, los lapices con goma detras, las pinzas para el pelo, las gomas para el pelo, pulseritas, hasta lo que te da el hotel de jabon y champus, son cosas que agradecen, pero ojo, no saques boligrafos delante de muchos de ellos, pues te asaltaran hehehe te veras rodado de...  Leer m√°s ...
airviajerovictor
Airviajerovictor
New Traveller
New Traveller
Oct 24, 2014
Mensajes: 1

Fecha: Lun Jun 08, 2020 09:50 am    T√≠tulo: Re: Consejos Egipto

Una pasada de diario, he le√≠do solo la primera p√°gina y ya estoy enganchado. Muchas felicidades por el diario. √ďJALA pueda ir este invierno a EGIPTO.



- Mensaje escrito desde Faraónico Egipto (construyéndose) -
iskrenub
Iskrenub
Super Expert
Super Expert
Jun 01, 2007
Mensajes: 265

Fecha: Vie Jun 12, 2020 02:14 pm    T√≠tulo: Re: Consejos Egipto

airviajerovictor Escribió:
Una pasada de diario, he le√≠do solo la primera p√°gina y ya estoy enganchado. Muchas felicidades por el diario. √ďJALA pueda ir este invierno a EGIPTO.



- Mensaje escrito desde Faraónico Egipto (construyéndose) -

Muchas gracias. Espero terminarlo pronto. Ya solo me queda hacer la etapa de la capital y las pir√°mides. Este fin de semana espero colgar todo Assuan.

Saludos viajeros.
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta R√°pida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQU√ć