Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads
Llegada a Tokio -Diarios de Viajes de Japon
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace


Diario: 3 semanas en Japón  -  Localización:  Japon  Japon
Descripción: Relato de nuestra estancia en Japón.
Autor: Juanmaycarol   Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:

Índice del Diario: 3 semanas en Japón


Etapa:  Llegada a Tokio  -  Localización:  Japon Japon
Juanmaycarol  Autor:    Fecha creación:   
Compartir: 
Compartir:
Lo mejor: la comida y la amabilidad niponas.
Lo peor: el calor.
Prescindible: Yokohama.
Imprescindible: la lonja de Tokio.

Preparativos

Nunca habíamos empleado tanto tiempo en preparar un viaje como éste que nos ha llevado a Japón. Una vez escogimos las fechas y compramos los billetes de avión, comenzó la titánica tarea de decidir el itinerario. Habíamos leído y oído que Japón no es un destino ideal para improvisar porque no está en su cultura, y eso de ir a los hoteles sin reserva previa podía suponer no encontrar habitación disponible con facilidad. Así pues, todo parecía indicar que era mejor llevar el itinerario diseñado y los hoteles previamente reservados, con lo que nos pusimos a ello. Buceamos por montones de páginas web, blogs, foros, relatos de viajes y demás, para ver qué sitios visitar y cuáles no, y cuánto tiempo pasar en cada lugar. Afortunadamente existe mucha información sobre este país en la red, aunque después de emplear horas y horas leyendo, igual hubiéramos preferido menos información pues hubiese sido más simple. Con tanta información, lo que a alguien le parece una maravilla, otro lo considera totalmente prescindible, y eso nos hizo cambiar la ruta no pocas veces. Cuando dimos a luz el que fue el itinerario final y comenzó la hora de buscar hoteles para esas fechas, teníamos la sensación de conocer Japón mejor que nuestro propio país.
El gran susto del viaje nos lo dimos buscando hoteles. Todo el mundo aconsejaba pasar alguna noche en un ryokan, típico alojamiento japonés con suelos de tatami y en los que se duerme sobre un futón. También se recomendaba este tipo de alojamiento en zonas en las que existiese la posibilidad de que el hotel tuviera onsen, baños de aguas naturales a altas temperaturas. Y la mayoría de los que cumplían ambos requisitos, ofrecían cena y desayuno inseparablemente con el alojamiento. El susto vino con el precio: los más normales pedían unos 300 euros por noche. Decidimos reservar un ryokan en dos sitios, una noche en cada uno, y gastar el mínimo indispensable en el resto para que no se nos fuera todo el presupuesto en unos días. Afortunadamente, en Japón existe la habitación semi-doble, que consiste en una habitación individual con una cama entre individual y de matrimonio, y que sale más rentable que una doble tradicional. Ahora, para compartir ese tipo de habitación hay que quererse mucho, porque el espacio brilla por su ausencia.
Una vez hubimos reservado todos los hoteles, compramos el Japan Rail Pass. Se trata de uno de los mejores inventos que han hecho los japoneses a lo largo de su historia (ni coches eléctricos ni nada…). Un pase para subir y bajar de manera indefinida de casi todos los trenes que recorren el país. Se vende sólo en el extranjero, únicamente es válido para turistas con visado temporal, y lo hay de 7, 14 y 21 días. Nosotros compramos el de 14 días.
Como para viajar a Japón no hace falta visado, ya sólo nos quedaba esperar al día de salida.

Tokio

Nada más aterrizar en Tokio tuvimos la oportunidad de comprobar por primera vez la eficiencia nipona. Al pasar el control de pasaportes, llegamos a la cinta de las maletas y nos encontramos con un cartel indicando que las maletas provenientes de Moscú (donde habíamos hecho escala) no habían entrado en el vuelo hasta Tokio. Nada de esperar inútilmente en la cinta para ver que no sale, y luego ir a reclamar a ver qué ha pasado: ellos ya sabían que no habían conectado y nos estaban esperando con unas hojas, ya cumplimentadas con los nombres de cada uno, para solicitarnos la dirección del hotel donde nos hospedaríamos y así poder enviárnoslas al día siguiente. En el fondo nos hacían un favor: iban a cargar nuestra maleta hasta el hotel gratis. Algunos españoles que estaban en la misma situación que nosotros no quedaron tan contentos porque llevaban toda la ropa en sus maletas, pero nosotros siempre que facturamos llevamos una mochila con un pequeño neceser y ropa para tres días por si pasa precisamente esto. Así que nos fuimos con nuestro macuto al hotel dispuestos a vencer al jet lag desde el primer día, y esperando, como nos habían prometido, que la maleta llegase a nuestro hotel al día siguiente.
Habíamos leído que los fines de semana había que ir a Harajuku para ver a los japoneses vestidos un tanto estrambóticamente, y como era domingo, nos encaminamos para allá. Desplegamos el mapa de transportes de Tokio, y después de hacer unas cuantas ecuaciones de segundo grado, y alguna que otra derivada, elaboramos la que pensamos sería la mejor ruta para llegar hasta allí. Y es que, queridos amigos, el metro de Tokio tiene su intríngulis. Nosotros que pensábamos que después de lo bien que se nos dio el metro de Moscú podríamos con cualquier cosa…
Para empezar, en Tokio hay dos metros, uno con 9 líneas y el otro con 6. Además hay bastantes líneas privadas que se mezclan con las anteriores, y para acabar de complicarlo está el JR, que es otra sucesión de líneas férreas (entre la que se encuentra la popular línea Yamanote, que es una línea circular). Y todos los sistemas son independientes. Es así hasta tal punto, que en la mayoría de los casos no comparten ni siquiera estación, aunque tengan el mismo nombre. Puede parecer un poco lioso, pero os aseguramos que allí lo es mucho más. Al final uno se acostumbra, y hemos de decir que al tercer día nos movíamos por la red de transportes de la ciudad como si llevásemos toda la vida haciéndolo. Pero nos costó alguna que otra novatada. Contaremos alguna que no nos deje en muy mal lugar: nos aseguramos que estamos en la estación correcta, en la línea correcta y en la dirección correcta y… resulta que es un expreso que no para en todas las estaciones y, por supuesto, la nuestra se la pasó de largo. En cuanto paró en la siguiente estación, cambio de andén y vuelta atrás, no sin antes asegurarnos de que el primer metro que llega es local y para en todas las estaciones. Hubo más, pero las dejamos para la intimidad, que somos muy vergonzosos.


A lo que íbamos, que llegamos a Harajuku y no había nada más que un par de chicas vestidas a lo manga. El resto debía estar de vacaciones o en casa delante del aire acondicionado (que es lo que hubiéramos hecho nosotros de no ser porque estábamos haciendo turismo).
El viaje no resultó infructuoso porque tuvimos el primer choque cultural del viaje: la calle Takeshita-dori. Toda una calle llena de tiendas de ropa “moderna” y de abalorios de todo tipo, llena de gente, y delante de cada comercio, una persona gritando, suponemos que las ofertas o las gangas del interior, invitando a los transeúntes a entrar en la tienda. Nos recorrimos casi toda la calle, y cuando empezaba a entrarnos dolor de cabeza por el bullicio, decidimos salir por una calle lateral y escapar. Son ese tipo de momentos que aunque se cuenten o se fotografíen o incluso se graben en vídeo, hay que estar allí para vivirlo. Y es que hemos encontrado que Japón es, sobre todo, un país para vivirlo.
El segundo choque cultural lo tuvimos cuando nos entró hambre. En Tokio, debido a la falta de espacio, es muy común ver edificios en los que solamente hay restaurantes. Encontramos uno de éstos y vimos en la entrada varias fotos de los distintos restaurantes que había en cada planta. Nos pareció que el de la quinta planta tenía buen aspecto. Subimos a la quinta planta y en el restaurante nos sientan en una mesa para dos y nos traen un vasito con agua y una servilleta húmeda, algo que comprobaríamos hacen en todos los restaurantes de Japón. Nos bebimos el agua y nos limpiamos las manos con la toallita, y cuando nos traen la carta estaba solamente en japonés, y no había fotos por ninguna parte. Habíamos leído que casi todos los restaurantes del país tienen o ejemplos de los platos a la entrada o fotos en la carta, y este no tenía ninguna de las dos cosas. Así que pedimos una carta en inglés y nos dijeron que no tenían. Llegados a ese punto de incomunicación, decidimos que la única solución era irnos de allí. Hicimos unas cuantas reverencias, ellos nos hicieron unas pocas más, y nos fuimos en busca de un sitio que tuviera alguna muestra o alguna foto. Afortunadamente, durante el resto de las tres semanas no tuvimos ningún problema similar a la hora de comer.
Cuando nuestros párpados empezaron a negarse a cumplir las órdenes de nuestro cerebro, decidimos que era el momento de volver al hotel a dormir. Al día siguiente comenzarían realmente nuestras vacaciones.

Comenzamos nuestro recorrido por el barrio de Asakusa. Estuvimos paseando un poco por sus calles hasta llegar al que era el primer templo de nuestra visita, el Templo de Asakusa Kannon. Aunque uno de los edificios estaba en obras, el conjunto nos pareció muy espectacular. En ese momento no teníamos idea de la cantidad de templos y santuarios que tendríamos ocasión de ver a lo largo de las tres semanas que pasaríamos en el país.
Una vez visto el templo pasamos por la Nakamise Shopping Arcade, una animadísima calle cubierta, repleta de tiendas de todo tipo.


En el Parque Sumida tomamos una embarcación (una especie de barco de batman) que nos llevó por el río Sumida hasta el barrio de Odaiba. La travesía no fue especialmente interesante, pero nos permitió un delicioso rato de descanso y de aire acondicionado.
Cuando llegamos a Odaiba y nos bajamos del batbarco hacía un calor de mil demonios. En esta zona pudimos ver el Venus Fort, enorme centro comercial de outlet que simula el ambiente de una ciudad italiana del siglo XVIII. Después vimos la sede de la Fuji TV, donde había miles de adolescentes viendo la actuación de alguna famosa artista local, y terminamos en el Decks Tokyo Beach, otro mega centro comercial desde donde se apreciaba una magnífica vista del Rainbow Bridge. Decidimos que por la noche debía haber una bonita panorámica y apuntamos en nuestra agenda la posibilidad de volver otro día a cenar.


Hicimos una pequeña parada por nuestra reducida habitación del hotel para descansar un poco del sofocante calor y darnos una duchita, y comprobar, como no podía ser de otra manera, que nuestra maleta efectivamente había llegado sana y salva al hotel. Continuamos por la tarde con el barrio de Akihabara, quizá uno de los más curiosos de la ciudad. A Akihabara se la denomina la Ciudad de la Electrónica; y es que está llena de tiendas de todos los tamaños abarrotadas de todo tipo de artilugios electrónicos. Esa zona está siempre atiborrada de gente, generalmente jóvenes adolescentes suponemos que en busca del último modelo de teléfono móvil. Porque eso sería materia para un ensayo filosófico: los japoneses y el teléfono móvil. Y es que nosotros nos preguntamos, ¿qué hacían los japoneses cuando no existían esos artilugios? Caminando, comiendo, en el metro, en el bus, por la mañana, por la tarde, jóvenes, mayores… es igual, siempre van mirando, consultando o hablando por el móvil.

La mañana siguiente nos acercamos a ver el Palacio Imperial y fue un tanto decepcionante: solo se puede ver un puente y la silueta de parte del Palacio. Después dimos un paseo por el Jardín del Este, situado junto al Palacio y también poco interesante.
De ahí fuimos al barrio de Shinjuku, todo un maremágnum de rascacielos donde se encuentra el Tokyo Metropolitan Government Office, compuesto por dos edificios, uno de los cuales tiene dos torres. Se puede subir, gratuitamente, a la planta 45 de cada torre, y obtener una gran panorámica de la ciudad. Dicen que en días claros la vista alcanza hasta el Monte Fuji.
Decidimos subir a las dos torres, un poco con la excusa de que la vista debía ser diferente, pero en realidad porque nos daba pereza salir a la calle y enfrentarnos al calor húmedo tan agobiante que inundaba la ciudad. Efectivamente, la vista no es idéntica desde ambas torres, pero tampoco difiere en exceso.



Esa tarde le tocó el turno a la zona de Ginza, llena de todo tipo de tiendas de las marcas más caras. En Ginza las tiendas son un tanto peculiares: son edificios enteros (se ve que con una planta no tienen espacio suficiente para mostrar todo el stock). En la última planta de la tienda Apple encontramos a un chico español muy simpático que nos contó que llevaba unos pocos años viviendo en Tokio, y que estaba encantado de la vida.


Ese día cenamos en un Tepanyaki un poco tarde, y sólo había una pareja de japoneses cuando entramos. La carta en inglés era un tanto escueta y los dos japoneses, que dijeron que hablaban inglés, se ofrecieron muy amablemente a traducirnos la pizarra con las sugerencias del día. El momento fue un tanto embarazoso, porque tenían un acento tal que no entendíamos nada de los que nos traducían, así que decidimos obsequiarles con unos cuantos arigatos y nos ceñimos a lo poco que entendimos de la carta.


Nuestro tercer día en Tokio lo comenzamos dando una vuelta por el barrio de Shibuya. Queríamos visitar el que dicen es uno de los cruces más famosos del mundo por la cantidad de gente que pasa por él. Tanto el cruce como todo el barrio estaban bastante deshabitados, supusimos que por ser por la mañana, así que decidimos volver por la noche para ver si era tan bullicioso como se suponía. Continuamos por el barrio de Harajuku, que también estaba bastante tranquilo. Terminamos la visita a la zona en el santuario Meiji. Aquí nos pasó un poco como en el templo de Asakusa: todo nos sorprendió y nos pareció muy interesante, sin saber que a lo largo del viaje íbamos a visitar multitud de santuarios.



De ahí nos marchamos al único museo que visitamos en Tokio: el Museo Edo-Tokio. Ofrece una interesante visión de la evolución de la vida en Tokio desde la antigüedad hasta nuestros días, todo ello acompañado de muchas maquetas y reproducciones a mayor y menor escala.
Esa tarde seguimos los dictados de nuestra agenda y volvimos a Odaiba, para contemplar el Rainbow Bridge y la zona durante el atardecer y el anochecer. Cenamos en un restaurante coreano y tuvimos nuestro primer contacto con la ternera japonesa, a la postre, uno de los grandes descubrimientos del viaje: tanta fama con el pescado y resulta que la ternera es una de las mejores del mundo. Al parecer los restaurantes coreanos (al menos en los de Tokio, no hemos estado en Corea) se caracterizan por tener una especie de plancha incorporada en la mesa, de tal manera que cada uno se cocine la carne a su gusto. Nos sentaron en una mesa con vistas al Rainbow Bridge, con lo que entre cada trozo de carne y cada lingotazo de cerveza pudimos ver cómo poco a poco se iba iluminando toda la zona de la bahía. En cualquier caso, si tenemos que quedarnos con algún momento de la noche, no tenemos claro que sea la del puente iluminándose poco a poco (porque cómo estaba la ternera…).


La mañana de nuestro cuarto día en Japón madrugamos un poco para ir a la lonja. Decidimos no intentar asistir a la subasta del atún, pero sí acercarnos para ver la vorágine del lugar. Y fue, sin duda, una de las mejores visitas del viaje: montones de puestos por todas partes, todos llenos de pescados y moluscos de todo tipo y tamaño, algún que otro turista con cara de susto paseando entre los puestos (habría que haber visto la nuestra…), carretillas eléctricas transportadoras pasando por los estrechos pasillos sin piedad; en definitiva, una actividad frenética en una zona enorme, y solamente con puestos de pescado. Desde luego fue tremendamente divertido, a la par que un tanto estresante. Y lo más impactante de todo fue que no había apenas olor a pescado. Eso fue una constante durante el viaje, sobre todo en los restaurantes de sushi: la materia prima debía ser siempre tan, tan fresca, que no había el más mínimo olor a pescado. Realmente increíble.


Volvimos al hotel a lavarnos un poco, pues alguna salpicadura nos llevamos de recuerdo, y pusimos rumbo a la zona de Ueno. Cuando llegamos al parque de Ueno empezaba a llover, pero durante nuestra estancia en dicho parque se transformó en un pequeño diluvio. Estuvimos esperando a ver si amainaba un poco, pero como no era así, nos volvimos al hotel a esperar y a descansar.
Por la tarde, cuando cesó la lluvia, fuimos a la Tokyo Tower. Es una torre en forma de Torre Eiffel, desde cuya cima pudimos ver la ciudad iluminada. De ahí fuimos dando un paseo hasta el barrio de Roppongi, todo lleno de luces por todas partes y donde vimos la mayor concentración de occidentales del viaje.



Al día siguiente activamos el Japan Rail Pass, esa maravilla que han inventado los japoneses para que los turistas extranjeros podamos visitar todo el país de la forma más sencilla y cómoda posible. Habíamos llevado una pequeña planificación con diversos horarios, pero una vez allí comprobamos la gran afluencia de trenes que había a todas horas, así que en general nos dedicamos a ir a la estación y preguntar, al siempre amabilísimo personal que había en los accesos, por la combinación más rápida para nuestro destino. Ellos sacaban un libretón de su bolsillo, y nos mostraban el horario, nombre y andén del tren que más nos convenía, y nosotros les hacíamos caso sin dudarlo. Tienen una cantidad tal de trenes que no recordamos haber tenido que esperar en la estación más de 20 minutos para coger uno.
Ese día hicimos una excursión a Kamakura y a Yokohama, pero eso lo contaremos más adelante. A nuestra vuelta a la capital, decidimos que ese sería el día en que veríamos el cruce de Shibuya en todo su esplendor. Y si bien no era fin de semana, que imaginamos que debe ser aún más exagerado, pudimos hacernos una idea bastante aproximada de lo que es la locura de ese cruce. Y todo porque se permite el cruce en diagonal (algo que vimos mucho por todo el país): así, cuando los semáforos para los coches se ponen en rojo, se produce una auténtica inundación de gente cruzando en todas direcciones y sentidos posibles.


Al día siguiente hicimos otra excursión, en esta ocasión a Nikko (también más adelante), y a nuestra vuelta al hotel les pedimos que enviaran nuestra maleta a Kyoto. En Japón hay montones de empresas que se dedican a enviar maletas de un punto a otro del país. Habíamos pensado llevar los nombres de alguna empresa que se dedicara al asunto, pero supusimos, acertadamente, que los hoteles estarían muy habituados al tema. Así que hicimos una colada para dejar toda la ropa limpia, entregamos la maleta en recepción, les dimos el nombre y la dirección del hotel de Kyoto en el que teníamos la reserva, y les pedimos que la entregaran tres días más tarde, pues entre tanto íbamos a la zona conocida como los Alpes Japoneses y era mucho más cómodo ir sólo con las mochilas. Nos aseguraron que el día que llegásemos a Kyoto tendríamos la maleta esperando en nuestro hotel.
Volver arriba

Compartir:
Ver más diarios de Juanmaycarol Ver más diarios de Japon Etapa siguiente Etapa siguiente


VOTACIONES A LA ETAPA
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 0 0
Total 5 1
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar esta etapa debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 11 Visitas mes actual: 4 Total visitas: 4644

  Últimos comentarios al diario:  3 semanas en Japón
Total comentarios 13  Visualizar todos los comentarios

Pinedico  pinedico  14/10/2010 20:53
Acabo de leer vuestro diario completo, y creo que os voy a copiar muchísimas cosas!!! Nuestro viaje será parecido en fecha y duración, así que vuestra guía nos ayudará mucho a pasárnoslo fenomenal.

Chufina  Chufina  29/11/2010 17:32   
Hola jmambroa!

Me alegra encontrarte por este rincón del foro. Aprovecharé para hacerte preguntas ahora que estoy planeando mi aventura nipona Sonriente

Leeré tu diario con calma, pero ya te digo que tiene muy buena pinta, y te dejaré mis estrellitas, prometido Sonriente

Juanmaycarol  juanmaycarol  29/11/2010 17:58   
Hola Chufina: esto es como cuando éramos pequeños y cambiábamos cromos. Tu me das cromos de la West Coast de USA y yo te los doy de Japón.
Sayonara!

Rhiarosa  rhiarosa  14/03/2012 10:53
Me ha encanatdo el diario!!! cuántos sitios! sin duda será una una buena guia!
saludos!!

Emperatriz_Infantil  Emperatriz_Infantil  21/08/2017 21:03   
Me parece que yo también me voy a copiar de muchas cosas, que gran viaje! Me ha servido de mucho, y creo que voy a aplicarme el cuento de no intentar verlo todo, que cada día le añado más puntos al viaje y no da para más.
Arigatou!

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN LA ETAPA

Registrate AQUÍ
Volver arriba


Foros de Viajes
Pais Tema: Viaje a Japón: consultas generales
Foro Japón y Corea Foro Japón y Corea: Foro de viajes a Japón y Corea: Tokio, Kyoto, Nikko, Nara, Osaka, Shirakawago, Monte Fuji, Hakone, Takayama, Hiroshima, Seul, Busanz.
Ultimos 5 Mensajes de 527
853482 Lecturas
AutorMensaje
Corolev
Corolev
Experto
Experto
Feb 10, 2016
Mensajes: 124

Fecha: Dom Feb 02, 2020 06:57 pm    Título: Re: Viaje a Japón: consultas generales

ruki Escribió:
Gallego 79, LAS OLIMPIADAS...!!!!si es que no había contado con esooo...cambio de destino, directamente, mi viaje sería del 1 al 24/25, justo ahí empiezan...:((((

Pues parece que entonces, ya te has autocontestado, para que los alojamientos no te sean ultracaros los ultimos dias, basta con empezar por Tokyo y salir por Osaka, y te olvidas del tema Olimpiada (aunque no del todo, claro)

A no ser que quieras aprovechar para ver algun evento olimpico, claro.
sofiarivero
Sofiarivero
New Traveller
New Traveller
Abr 29, 2020
Mensajes: 7

Fecha: Mie Jun 17, 2020 10:58 am    Título: Re: Viaje a Japón: consultas generales

A mi también se me ha pasado por alto el tema de las Olimpiadas y he tenido que cambiar todas las reservas. Por suerte las empresas están siendo condescendientes y flexibilizan los cambios.
Neoedu
Neoedu
Travel Addict
Travel Addict
Feb 01, 2018
Mensajes: 72

Fecha: Dom Jun 21, 2020 05:01 pm    Título: Re: Viaje a Japón: consultas generales

sofiarivero Escribió:
A mi también se me ha pasado por alto el tema de las Olimpiadas y he tenido que cambiar todas las reservas. Por suerte las empresas están siendo condescendientes y flexibilizan los cambios.

Ya tenias reservados los hoteles para verano 2021??? Que previsores que sois.
Mikel_17
Mikel_17
Silver Traveller
Silver Traveller
Mar 11, 2019
Mensajes: 14

Fecha: Lun Jun 22, 2020 09:51 am    Título: Re: Viaje a Japón: consultas generales

Neoedu Escribió:
sofiarivero Escribió:
A mi también se me ha pasado por alto el tema de las Olimpiadas y he tenido que cambiar todas las reservas. Por suerte las empresas están siendo condescendientes y flexibilizan los cambios.

Ya tenias reservados los hoteles para verano 2021??? Que previsores que sois.

Los mensajes son de Enero, Febrero. En esa fecha aún no se habían aplazado las olimpiadas, así que supongo que estaban hablando del verano del 2020

Sacando la lengua Sacando la lengua
Neoedu
Neoedu
Travel Addict
Travel Addict
Feb 01, 2018
Mensajes: 72

Fecha: Lun Jun 22, 2020 10:11 am    Título: Re: Viaje a Japón: consultas generales

El mensaje al que contesto es de 17 de junio.

Edito: Además el usuario se registró el 29 de abril de este año.
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ