Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads
MOTRICO, BASÍLICA DE SAN IGNACIO DE LOYOLA, ZARAUZ Y GUETARIA. ✏️ Diarios de Viajes de España

Blogs 

EN RUTA POR EL PAÍS VASCO (EUSKAL HERRIA / EUSKADI).
Diario: EN RUTA POR EL PAÍS VASCO (EUSKAL HERRIA / EUSKADI).  -  Localización:  España  España
Descripción: Relato de nuestro estupendo viaje de 13 días por tierras vascas durante el verano pasado (finales de julio y principios de agosto).
Autor: Artemisa23   Fecha creación: 
 
Compartir:


MOTRICO, BASÍLICA DE SAN IGNACIO DE LOYOLA, ZARAUZ Y GUETARIA.
Etapa:  MOTRICO, BASÍLICA DE SAN IGNACIO DE LOYOLA, ZARAUZ Y GUETARIA.  -  Localización:  España España
Descripción: Relato de nuestra visita a Motrico (Mutriku), el Santuario y Basílica de San Ignacio de Loyola, el paseo que dimos por Azpeitia, nuestra comida en el restaurante de Karlos Arguiñano en Zarautz, la visita a Zarautz y la caminata desde Zarautz a Guetaria(Getaria).
Artemisa23  Autor:    Fecha creación:   
Compartir:
El itinerario de la jornada fue el siguiente:

MOTRICO,BASÍLICA DE SAN IGNACIO DE LOYOLA/ZARAUZ/GUETARIA.

Perfil del recorrido en GoogleMaps: 70 kilómetros y una hora cuarenta minutos en coche.

Aunque parte del recorrido de Motrico lo hicimos el día anterior, prefiero ponerlo en esta etapa para no dispersar la información.

MOTRICO/MUTRIKU.

Desde Zumaya, llegamos a Motrico poco antes de las siete de la tarde. Fuimos directamente a buscar nuestro alojamiento, que era el Hostal Rin, muy cerca del puerto, situado al pie de la población, que se encuentra ubicada en las laderas de una loma, con su casco histórico en alto. Excepto la zona portuaria, para recorrer el resto hay que ir todo para arriba o todo para abajo, dependiendo de donde se encuentre cada cual; incluso para salir a la carretera hay que ganar un desnivel considerable. Se encuentra en un punto equidistante entre Bilbao y San Sebastián: a 40 kilómetros de cada una, en el límite occidental de la provincia de Guipúzcoa. Cuenta con unos 5.000 habitantes, que se dedican a la pesca, las industrias conservera y de salazones, y poco a poco va floreciendo también el turismo.

Panel informativo turístico municipal.

Dejamos el coche cerca del hostal, frente a la fachada del Convento de Santa Catalina. Dada la hora, no había que poner ticket de aparcamiento, pero sí que lo tendríamos que poner al día siguiente. Así que tomamos nota para preguntar dónde podríamos dejar el coche gratis para no tener que moverlo por la mañana. Quedamos con la encargada de las habitaciones del hostal, ya que no hay recepción como tal. El interior del edificio estaba más o menos remodelado y los muebles eran nuevos y modernosos, pero nos tocó una habitación-buhardilla, donde daba el sol de plano y hacía un calor espantoso. Tenía dos ventiladores, pero aquello no se enfriaba ni para atrás, así que me puse el bikini, cogí mi mini-mochila, las chanclas y una toalla, y escapé de allí a toda prisa, rumbo a la playa, para darme un chapuzón. Mi marido se quedó en el horno a dormir una siesta, no sé cómo lo consiguió. Por lo demás, el hostal no tiene ascensor y hay que subir unas empinadas escaleras. A nosotros no nos importa, pero supongo que a gente mayor o con movilidad reducida no le haría ninguna gracia cargar con maletas por la angosta escalera.


De camino, recorrí el Puerto, el lugar más emblemático de Motrico, pues se trata de un pueblo marinero, cuyos ingresos siempre han procedido fundamentalmente de la pesca. No en vano, en su escudo aparece una ballena, un barco y dos pescadores en él, uno con un arpón y otro con un remo. También se asegura que fue el primer puerto guipuzcoano en el que donde se construyó un muelle de cantería, que comenzaron a erigirse allá por el siglo XIII. Pasé el soportal del edificio de piedra de la antigua Lonja, seguí caminando, dejando a mi izquierda la Casa Torre del Muelle (edificio renacentista del siglo XVI, que fue vivienda de pescadores), y a mi derecha la antigua Cofradía de Pescadores.


Desde los muelles se tienen unas atractivas vistas del puerto y, en general, de toda la población, con su inequívoco aire marinero. Sin embargo, desde aquí no se aprecia el sabor que tienen las empinadas callejuelas que conducen al casco antiguo.


Pasé por unas piscinas naturales que estaban a rebosar de bañistas y llegué hasta la playa que está a continuación, muy pequeña, especialmente para el gentío que se acumulaba allí. También aquí hay una piscina natural (la nueva piscina de mareas), que aprovecha el agua del mar, sobre el que hay una especie de pasarela que la separa de la playa y un espigón que conduce hasta la Planta de Olas de Motrico, construida en 2011, siendo la primera planta comercial de Europa que aprovecha la fuerza de las olas para generar energía eléctrica. Además, también merece la pena llegar hasta allí y subir las escaleras hasta arriba del todo para ver el panorama, que alcanza bastantes kilómetros hacia el este, el pueblo con sus casas de colores que parecen colgar sobre el puerto y, sobre todo, escuchar el poderoso rugido del mar. Realmente impresiona tanto que se pone la carne de gallina con el bufido y eso que no era un día de especial fuerza en el oleaje, aunque no faltaba y se notaba la bruma del agua sobre la zona del acantilado que hay a la izquierda de la playa.


Se había levantado un poquito de brisa, ya eran cerca de las ocho y no apretaba tanto el calor. Además, el gentío y la pequeña dimensión de la playa me habían quitado un tanto las ganas del baño, así que me mojé un poco los pies y seguí caminando, contemplando el aire festivo de la localidad mientras caía la tarde.




Subí por unas interminables escaleras hasta un aparcamiento que hay sobre el camino que conduce a otra playa más grande, un poco al oeste. Me quedé alucinada de ver la cantidad de coches que había aparcados allí y, además, era un parking de pago. Aquello era un hervidero de gente y volví al puerto echando chispas. Un rato después, apareció mi marido y fuimos juntos a dar un paseo hasta el centro. Y subiendo, subiendo fuimos viendo lo más destacado de Motrico, del que se sabe que existió ya un asentamiento humano al principio de la Edad de los Metales. En el siglo II Tolomeo lo mencionó como “Tuboricum”, que con el paso de los siglos fue mutando a Buturicum, Muturicum y, finalmente, Motrico. En 1209, Alfonso VIII de Castilla le dotó del Fuero de San Sebastián, a quien los pescadores estaban obligados a entregar una de las ballenas que capturasen.


Desde el puerto, subimos por la calle del Muelle, en la que se aprecia la inconfundible fachada de la Torre de Berriatua, con su portal con arco geminado y las ventanas con arco conopial y parteluz. Es uno de los pocos edificios que se salvaron del incendio que casi destruyó la ciudad en 1553. Por cierto que si la subida se hace pesada, hay un ascensor que conduce desde las inmediaciones de la Torre hasta las inmediaciones de la Plaza Zubiaga. Al final de la calle (o de la cuesta), nos encontramos con el llamativo Palacio de Olozarra-Mizquia, del siglo XVIII, con escudo y balcones corridos en sus tres alturas; un poco más adelante, la Casa-Torre Luardo. A la izquierda había quedado la Casa-Palacio de Montalivet, del siglo XVIII
.


Llegamos hasta la Plaza de Beheco, donde había mucha gente tomando raciones en las terrazas y seguimos caminando por calles estrechas, entre edificios notables como el Palacio Zabiel (siglo XVI y actual Casa de la Cultura) y el Palacio de Arrietakua. Finalmente, alcanzamos la Plaza de Churruca (Txurruka), la más destacada del pueblo, donde se encuentra la estatua dedicada a su ilustre vecino, Cosme Damián Churruca y Elorza, el héroe de la Batalla de Trafalgar contra los ingleses. Además de la escultura y de numerosas terrazas para tomar algo, aquí se encuentran otros edificios destacados como el Ayuntamiento, que sigue el patrón típico de la arquitectura vasca, con una planta baja con arcos de medio punto, una primera altura con balcón corrido y una segunda con balcones, y la Casa Palacio Galdona, del siglo XVII, con escudo de armas en el primer piso.


Sin embargo, lo que más llama la atención es la estampa neoclásica de la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, cuya construcción se demoró cuarenta años desde el comienzo de las obras en 1803.


Deshicimos el camino andado por otras callejuelas y fuimos a cenar a un bar-restaurante que habíamos visto en el puerto. Como de costumbre, nos zampamos unos cuantos pintxos y nos quedamos tan ricamente. Aprovechamos también para llevar el coche a un parking municipal gratuito que hay a la entrada del puerto, a mano derecha. A esa hora ya se habían ido la mayor parte de los bañistas y el lugar empezaba a rezumar una insólita tranquilidad. Se nota que Motrico no es un pueblo tan turístico como Lequeitio, por ejemplo, y la afluencia de gente baja mucho por la noche, incluso en un fin de semana veraniego como aquél. Para terminar la jornada, hicimos un pequeño recorrido nocturno por la localidad, del que conservo algunos recuerdos fotográficos.



Pasadas las once y media de la noche, volvimos al Hostal, con la esperanza de que la habitación se hubiera refrescado con la brisa fresca que empezaba a correr, lo que no sucedió hasta bien entrada la madrugada. Afortunadamente, dormimos mejor de lo que habíamos previsto. Por la mañana, otro de esos bruscos cambios de tiempo que nunca hubiésemos imaginado de no ser porque estábamos atentos a las previsiones meteorológicas para preparar debidamente los itinerarios. Pese al sol y al calor del día anterior y a que nos habíamos acostado a media noche sin una nube en el firmamento estrellado que se contemplaba desde la buhardilla, la mañana amaneció con el cielo casi negro y una temperatura mucho más fresca, aunque sin llegar a hacer frío, unos veintidós grados, lo que no estaba mal para viajar en coche y hacer turisteo pues obligaría a los bañistas del día anterior a quedarse en casita o, al menos, a mover menos los vehículos con la consiguiente mejora en los aparcamientos. Al menos esa esperanza teníamos…

Vista desde la buhardilla del hostal por la mañana.

Desayunamos sendos cafés, zumo de naranja, un par de pinchos y unos trozos de tarta casera en el puerto de Motrico, en el mismo bar donde habíamos cenado la noche anterior, entre otras cosas porque a aquella hora no había otro abierto. Nos quedamos en el interior porque hacía fresquito. Después fuimos a buscar el coche y nos dirigimos hacia nuestra siguiente visita.

SANTUARIO DE SAN IGNACIO DE LOYOLA.

Casualmente, al día siguiente se celebraba el día grande en el Santuario, así que aprovechamos para ir a verlo durante esta jornada porque no queríamos vernos envueltos por las multitudes. En efecto, todo estaba muy tranquilo por allí. Entrar a ver la basílica es gratis, pero teníamos que hacerlo durante la media hora que mediaba entre las dos misas que coincidían con el horario de nuestra visita. Cuando llegamos, estaban en plena liturgia, así que tuvimos que esperar a que acabara. Entretanto dimos una vuelta por los alrededores.


La primera palabra que salta a la boca cuando te alejas unos metros (bastantes si se quiere ver en perspectiva) para contemplar el conjunto es “impresionante” tanto por su aspecto como por sus dimensiones. Y también influye el bonito entorno natural en que se encuentra en medio de bosques de hayas y robles.


Las obras del Santuario comenzaron en 1688, auspiciadas por la reina Mariana de Austria, viuda de Felipe V, sobre un proyecto original del arquitecto Carlo Fontana. Se trata de un complejo monumental construido alrededor de la casa natal del santo, fundador de la Compañía de Jesús. Está ubicado a orillas del río Urola, entre las poblaciones de Azpeitia y Azcoitia. El edificio principal es la Basílica, coronada por una gran cúpula, que se encuentra en el centro del edificio del Real Colegio, cuyas dos alas tienen 75 metros de longitud cada una. Predomina el estilo barroco y la piedra caliza local es el principal material de construcción.


El pórtico de tres vanos de la Basílica está precedido por una gran escalinata con un león de piedra en la parte inferior a cada lado. Sus paredes están adornadas por multitud de estatuas de estilo churrigueresco. Sobre la portada principal hay una gran estatua de San Ignacio. Las puertas principales son de madera de cedro del Líbano y el resto, de caoba.


En cuanto vimos a los feligreses salir de la misa, nos acercamos para poder entrar en la Basílica, ya que veinte minutos después empezaría otra y no se podría pasar. El interior también impresiona, aunque está muy recargado para mi gusto; lo cierto es que el churrigueresco no es mi estilo favorito. Predomina el mármol y el dorado, y el suelo dibuja un gran mosaico. La planta es circular, con 33 metros de diámetro, y está rodeada por ocho arcos de dos tamaños diferentes, de mármol negro y capiteles de orden corintio, que dejan un espacio central de 20 metros.


La cúpula atrae la atención especialmente con sus 20 metros de diámetro y 50 de altura. A principios del presente siglo tuvo que ser restaurada porque corría peligro su estructura e, incluso, todo el templo, debido a unas modificaciones que se realizaron respecto al proyecto original de Carlo Fontana. Hay una señal dibujada en el suelo (creo recordar que era una estrella, pero no estoy segura) desde donde, mirando hacia arriba, sale una fotografía bastante espectacular, con la enorme lámpara en el centro de la cúpula, prestándole toda su luz.


El Altar Mayor data de mediados del siglo XVIII, es de estilo churrigueresco y predomina el mármol. Hay otros seis altares más. Me llamaron la atención los monitores de televisión distribuidos por el templo, supongo que serán para que todos los asistentes puedan ver perfectamente desde cualquier punto donde se encuentren.


La Casa del Santo data de finales del siglo XIII y es la casa torre donde nació Íñigo López de Loyola en 1491. En el siglo XVII fue cedida a los jesuitas, que construyeron el complejo monumental en torno a ella. Se puede visitar (creo recordar que la entrada cuesta 3 euros) y, aunque estuve dudando si entrar o no, al final me decidí y la verdad es que la visita me resultó bastante interesante porque el interior da una idea de cómo se desarrollaba la vida en el siglo XV.






AZPEITIA.

Después dimos un paseo por los jardines y fuimos caminando hasta Azpeitia, de acuerdo con el recorrido recomendado que vimos en un panel informativo. El entorno natural es muy bonito, pero Azpeitia era un hervidero porque se estaba preparando la fiesta del día siguiente y tenían montado un tinglado de cuidado en la Plaza donde está el Ayuntamiento, repleta de mesas y de voluntarios, ya que se iba a dar un almuerzo popular o algo así.


Aparte de que no nos gustan las multitudes y solemos huir de ellas, lo cierto era que teníamos reserva para comer en Zarautz, así que volvimos pronto al coche pues no queríamos llegar tarde. Aparte del Santuario de San Ignacio de Loyola, los lugares principales que marcaba el panel informativo municipal para visitar en Azpeitia eran la Ermita de Nuestra Señora de Olatz (muy llamativa, por cierto), la Plaza de Toros (qué curioso), la Casa Consistorial, las Casas Altuna y Basozabal, la Iglesia de San Sebastián de Soreasu, el antiguo lavadero municipal, el Palacio de Antxieta, el Hospital y la Ermita de la Magdalena, el Museo del Ferrocarril y la Casa Torre de Emparan.


ZARAUZ/ZARAUTZ.

Llegamos a Zarautz una media hora antes de la de reserva que teníamos para comer en el Restaurante de Karlos Arguiñano. Pese a que habíamos escuchado opiniones para todos los gustos, teníamos el capricho de ir porque frecuentemente vemos su programa de cocina en la tele y hemos preparado multitud de recetas suyas. Como además de domingo era 30 de julio y solo podíamos ir ese día, reservé con casi dos meses de antelación y, aun así, solo me dieron a elegir el turno de la una o el de las tres y media, así que me quedé con éste último por si acaso no se nos daba bien el viaje
.

Restaurante de Karlos Arguiñano.

Aparcamos el coche en la calle Nafarroa, muy cerca del Hotel Zarautz, donde teníamos alojamiento para esa noche. Como era zona de parquímetro, pusimos el correspondiente papelito. Creo que hay un parking gratuito a las afueras, pero no nos daba tiempo a buscarlo. Así que lo dejamos para después.En cinco minutos llegamos a la Playa de Zarautz, en la cual había muy poca gente y apenas nadie bañándose. Estaba chispeando un poco, el cielo aparecía cubierto de nubes, algunas muy negras, y hacía fresquito, unos veinte grados. Menuda diferencia con el día de ayer, cuando las playas hervían de gente achicharrada por el sol y el calor. Enseguida vimos las características casetas playeras con rayas de colores. Nos hizo mucha gracia que hasta los contenedores para distintos tipos de desechos estuvieran también vestidos a rayas. El arenal es extenso, tiene dunas y vimos alguna escuela de surf. En el paseo marítimo hay varias esculturas y una marquesina mirador.


La vista es bonita porque, al fondo, a la izquierda, aparece una esquina de Guetaria y su imagen más típica, el Monte de San Antón, la antigua isla que casi todo el mundo conoce como el “Ratón de Guetaria” por su forma.


Al final de la playa, en la calle Mendilauta núm. 13, se encuentra el Hotel-Restaurante de Karlos Arguiñano, instalado en el antiguo Palacete de los López de Letona, una casa de piedra conocida también como Villa Aiala. Nos pusieron en mesa junto a la ventana, con muy buenas vistas. En esta ocasión, el menú degustación no nos convenció y preferimos pedir a la carta: yo tomé sopa de pescado y marisco y bacalao al pil-pil con sus kokotxas, y mi marido ensalada de txangurro con aguacate y vinagreta de algas y rape y langostinos con salsa de su marmitako. Para terminar y a compartir, la degustación de postres de 6 bocados. Con vino, cafés y demás, nos salió por 119 euros. Se me hizo un poco caro teniendo en cuenta lo que nos gustaron los platos y el precio en comparación, por ejemplo, con el restaurante Tamarises de Guecho (claro que aquél era un menú degustación y no a la carta). Sin embargo, debo decir que el surtido de postres estaba exquisito: una auténtica delicia y, sin duda, lo que más disfrutamos del almuerzo (y eso que no somos especialmente golosos). El servicio muy atento y bastante rápido para el lío de comensales que tenían montado allí.





Después fuimos hasta el hotel, hicimos el registro y descansamos un poco. Un poco más tarde salimos a hacer la caminata que teníamos prevista hasta Guetaria. Pero mejor cuento eso luego. Prefiero seguir con la descripción de nuestra visita a Zarautz para no dispersar la información.

En Zarautz hasta los bidones de reciclaje se visten de rayas de colores.

Unos pocos datos de Zarautz.

El entorno de Zarautz estuvo habitado desde hace más de 35.000 años como demuestran las pinturas rupestres encontradas en la Cueva de Ekain, por ejemplo. Asimismo, se supone la existencia de una calzada romana. Sin embargo, las primeras noticias oficiales que se tienen datan del año 1237, cuando Fernando III el Santo le concedió el título de villa. Su nombre significa “jara pura”, de lo cual puede deducirse que se erigió sobre un jaral. De lo que no hay duda es de que desde siempre ha sido una villa marinera como casi todas las de esta parte del litoral vasco y que su principal fuente de ingresos fue durante mucho tiempo la captura de las ballenas, lo que incluso aparece en su escudo. En 1878 se capturó el último ejemplar, cuyo esqueleto se encuentra en el Aquarium de San Sebastián. Durante la Edad Media su importancia y su economía crecieron, se construyeron casas y palacios y con el tiempo se convirtió en una de las 18 villas representadas en las Juntas Generales de Vizcaya. A mediados del siglo XX empezó a recibir veraneantes de clases distinguidas en competencia con San Sebastián. La reina Isabel II era asidua de Zarautz y favoreció la creación de una próspera industria turística que continúa hoy en día. Sin embargo, la mayor parte de las casas notables y palacetes construidos por los aristócratas de aquella época fueron derribadas y sustituidas por edificios modernos.


Lugares turísticos más destacados para visitar.

La playa de 2,5 km (la más larga del País Vasco, que también cuenta con una zona especial para los surfistas) y su entorno (como el estuario conocido como el Biotopo protegido de Iturriña, formado por el estuario, las dunas y las marismas), el Monte Talaimendi y el Mirador de Santa Bárbara junto a la ermita del mismo nombre.


No quedan demasiados edificios destacados en el Casco Viejo, pero todavía se pueden contemplar el Palacio de Narros (construido en 1536 y que fue residencia de Isabel II; actualmente es de propiedad privada y no se puede visitar por dentro), la Torre Luzea (siglo XV y buen ejemplo muy bien conservado de la arquitectura medieval defensiva vasca; está en la calle Mayor, pero no se puede acceder al interior), la Iglesia de Santa María la Real (gótica) y su edificio anexo, la Torre de los Zarautz, del siglo XV, con campanario del XVIII, el Convento de los Franciscanos (fundado en 1619 por Juan de Mancisidor, secretario de Felipe II), el Convento de las Clarisas (en las afueras de la villa, fundado en 1611) y algunas casas palaciegas de los siglos XV y XVI, como las de Dotorekua, Matzaka y Portu, edificio del siglo XVI de estilo renacentista, que es donde se encuentra en la Plaza de los Fueros y es la sede del Ayuntamiento.





Además, resulta muy agradable caminar un rato por el centro, conociendo sus plazas y sus callejuelas, y terminar en el paseo marítimo, con las vistas de Guetaria y su “ratón” al fondo. También merece la pena desayunar en alguna de las cafeterías que hay en torno a la Plaza de los Fueros con sus bollos recién horneados y tomar algunos pintxos al atardecer en alguno de los bares.


GUETARIA/GETARIA.

A Guetaria llegamos caminando desde Zarautz (unos cinco kilómetros, poco más de hora y media andando) por un paseo acondicionado junto al mar: está pavimentado, no se trata de un sendero, así que es muy cómodo de realizar porque es prácticamente llano. La tarde estaba nublada, pero hacía buena temperatura y no amenazaba lluvia, pese a lo oscuras que salieron las fotos. No es que se disfrute de unas vistas maravillosas (termina haciéndose algo monótono porque aunque es bonito, siempre se repite la imagen del “ratón” al fondo), pero no está mal para estirar las piernas y olvidarse del coche si se dispone de tiempo y ganas. La vuelta, la hicimos en autobús (la parada está en la carretera, frente a la escultura dedicada a Elcano que se encuentra frente al ayuntamiento).
Camino de Guetaria nos encontramos estas vistas.

El límite entre Zarautz y Guetaria está marcado en el suelo.

Llegando a Guetaria.

Enfrente del Ayuntamiento está la parada del autobús hacia Zarautz.

Algunos datos de Guetaria.

Actualmente cuenta con casi 3.000 habitantes y su población siempre ha vivido de cara al mar. Fue fundada en 1204 y tradicionalmente ha sido un pueblo de pescadores y balleneros, marinos y navegantes, el más conocido de los cuales fue Juan Sebastián Elcano, a quien se le reconoce el mérito de haber dado la primera vuelta al mundo por mar. En el siglo XV se construyó el muelle que unió la villa con la pequeña isla que se encuentra frente a sus costas, conocida como el Monte de San Antón. A este respecto hay una leyenda muy curiosa y se refiere a un joven pescador, llamado Qeta, que era muy admirado al ser muy guapo, trabajador, humilde y gran persona, tanto era así que dos mujeres del pueblo se enzarzaron en virulentas peleas por él. El muchacho, avergonzado ante tales altercados, pidió a Dios ser convertido en piedra para terminar con las trifulcas. Así se convirtió en el Monte de San Antón y le dio su nombre al pueblo: de Qeta, Getaria. Sus dos admiradoras quedaron horrorizadas ante lo que le sucedió y, arrepentidas, pidieron correr la misma suerte de Qeta, de modo que una quedó convertida en la Punta Aitzakoarriya y la otra en la Punta Itegui, ambas con vistas a la montaña de su enamorado. Por lo demás, Guetaria sufrió varios sucesos que destruyeron buena parte de sus casas antiguas, entre los que cabe mencionar un incendio en 1597 y la batalla naval que tuvo lugar frente a sus costas entre las armadas francesa y española en 1628.

El Puerto.

Lugares turísticos más destacados para visitar.

Su emplazamiento llama la atención, con el Monte de San Antón, que fue una isla hasta el siglo XV, y desde donde se avistaban las ballenas y cualquier otro peligro que acechara a la villa por el mar, las playas de Gaztetape y Malkorbe, la apabullante presencia del mar y las colinas de los alrededores, con sus laderas cubiertas de viñas de las que se extrae el famoso chacolí y un numeroso conjunto de caseríos y diminutas ermitas. Al monte de San Antón se accede por un rincón del puerto y se llega hasta su cima por unos senderos muy agradables ya que el espacio al completo es un parque. Por el camino nos encontramos con mucha vegetación, árboles, fuentes, bancos para descansar y unas vistas realmente preciosas en varios lugares. Es una pequeña caminata muy recomendable para quien no le dé pereza mover un poco las piernas.

El Faro.

Los acantilados.


La mejor vista panorámica.

El casco antiguo se diseñó con un aspecto muy armónico, con calles longitudinales, paralelas, amuralladas y torreadas, que conservan bastante encanto y donde destacan la Iglesia Parroquial de San Salvador (gótica, del siglo XV, que también tenía en su origen funciones defensivas; resulta curiosa porque tiene el suelo inclinado por el terreno rocoso donde se construyó y la calle continúa a través de un túnel excavado bajo la iglesia), la Casa Torre de los Zarauz y los Olaso (vivienda medieval encajonada entre los muros de la iglesia), la Torre de Aldamar, las casas góticas de la calle San Roque (del número 29 al 35, que conservan en sus bajos las antiguas bodegas del chacolí), los palacetes de la calle Mayor, entre los que se encuentran la Casa Barroca y el antiguo Ayuntamiento, y la calle Elcano, con sus tradicionales casas de pescadores, coloridas, con balcones de madera y entradas estrechas y empinadas.





Además, hay otros lugares destacados de épocas posteriores, como la Casa Romero, del siglo XIX, y el Monumento a Juan Sebastián Elcano, construido en 1992, y que cuenta con una terraza con balaustrada de piedra, desde donde se puede contemplar una bonita vista panorámica de la población, con el monte de San Antón al fondo.




El Puerto tiene mucho significado histórico y es interesante visitarlo, además hay que hacerlo si se quiere visitar el Monte de San Antón, pero no me gustó demasiado porque hay bastantes almacenes en desuso muy destartalados, lo cual es una pena porque algunos son bonitos y podrían reacondicionarse manteniendo su vieja esencia, lo que mejoraría la estética de la villa. Lo que sí hay por esta zona son restaurantes donde se sirve muy buen pescado o, al menos, es lo que nos dijeron. No puedo corroborarlo porque no nos pilló allí la hora de la comida o de la cena. Otro lugar interesante para quien le guste la moda es el Museo Balenciaga, dedicado al famoso diseñador, nacido en Guetaria en 1895.

El Puerto con sus antiguos almacenes.

Como resumen, decir que me gustó Guetaria, le encontré mucho sabor a pueblo marinero. Desde allí, volvimos a Zarauz en el autobús, cenamos unos pintxos en la Plaza de los Fueros y fuimos al hotel a descansar porque al día siguiente nos esperaba una nueva jornada de nuestro viaje.
Volver arriba

Compartir:
Ver más diarios de Artemisa23 Ver más diarios de España Etapa anterior Etapa anteriorEtapa siguiente Etapa siguiente


stats_icon VOTACIONES A LA ETAPA
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0 0
Anterior 0 0 0
Total 5 1 5
Votos
stars-5 0 Votos
stars-4 0 Votos
stars-3 0 Votos
stars-2 0 Votos
stars-1 0 Votos
Para votar esta etapa debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 52 Visitas mes actual: 21 Total visitas: 4220

comment_icon  Últimos comentarios al diario:  EN RUTA POR EL PAÍS VASCO (EUSKAL HERRIA / EUSKADI).
Total comentarios 22  Visualizar todos los comentarios

Kipa95  kipa95  23/10/2018 18:38   blogs_icon
Comentario sobre la etapa: FUERTE SAN MARCOS, ERMITA DE LA ANTIGUA Y SANTUARIO NUESTRA SEÑORA DE ARÁNZAZU.
Otra vez más que me sorprendes, Artemisa, aunque aquí no me enseñas nada que no, que soy de cerca de Donosti, y al fuerte de San Marcos, llegamos andando desde casa en menos de una hora. En todos los lugares hay cosas preciosas para ver, pero reconozco que en Gipuzkoa somos unos privilegiados, entre la costa y la montaña. Te sigo leyendo.

Artemisa23  artemisa23  26/10/2018 16:47   blogs_icon
Hola, kipa. Gracias otra vez por tu comentario. ¿Te sorprendo? ¿Y eso? jaja. Espero que por lo menos haya acertado un poquito con las indicaciones de los sitios. Me costó montar el itinerario porque había ido muy poco por tu zona y me apetecía verlo todo. Volveremos, claro.

LANENA69  LANENA69  14/05/2021 22:25   blogs_icon
Madre mía artemisa23, tú y yo estamos conectadas por telepatía, acabo de terminar mi itinerario por el País Vasco donde iré próximamente y he querido visionar algún diario por si tengo que añadir o quitar algo y acabo de ver éste en el que la mayoría de los destinos los tengo apuntados, jajajajaja. No sé si me dará tiempo a ver todo lo que he apuntado, no tengo prisa la verdad, pero la mayoría van a ser lugares pocos conocidos, otros son más turísticos pero hay que verlos sí o sí. Como siempre un diario muy bonito. Saludos

Artemisa23  artemisa23  15/05/2021 10:36   blogs_icon
Hola, LANENA. Sí, la verdad es que tenemos gustos bastante parecidos y coincidimos muchas veces, jaja. En el itinerario por el País Vasco nos ayudó un amigo de San Sebastián. Y es algunos sitios no los había oído nunca, pero salió todo muy bien y disfrutamos de los sitios. Tenemos ganas de volver, aunque ya no en verano sino en otoño o primavera para encontrarnos las cascadas más colmaditas. Que te lo pases muy bien, te va a encantar, seguro. Saludos.

LANENA69  LANENA69  16/05/2021 15:55   blogs_icon
Gracias guapa, ya conozco algunas zonas pero como tengo ir a llevar unas cosas a una señora pues aprovecho el viaje para hacer turismo rural sobre todo. Me he concentrado más en lugares raros, pocos conocidos, playas, acantilados, ermitas y ya en algún que otro pueblo costero y de interior. A ver si me da tiempo a ver todo lo que me he propuesto porque son muchas cosas, sino tendré que ir recortando, jajajajaja.

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN LA ETAPA


Registrate AQUÍ
Volver arriba


forum_icon Foros de Viajes
Region_Isla Tema: Viajar al País Vasco: qué ver y visitar, información general
Foro País Vasco, Navarra y Rioja Foro País Vasco, Navarra y Rioja: Foro de viajes al País Vasco, Navarra y Rioja. Euskadi: Bilbao, San Sebastián-Donosti, Vitoria. Pamplona y Logroño.
Ultimos 5 Mensajes de 1301
787221 Lecturas
AutorMensaje
Mogutu
Mogutu
Willy Fog
Willy Fog
Nov 14, 2008
Mensajes: 12798

Fecha: Mie Sep 04, 2019 08:59 pm    Título: Re: Viajar al País Vasco: qué ver y visitar, información

No creo que nadie te pueda responder tajantemente a tu pregunta y es que, desde mi punto de vista, es una cuestión de gustos o apetencias particulares. Las partes más turisticas de las capitales vascas, casi siempre muy cerca de la parte antigua de la ciudad, son entornos facilmente abarcables a pie, cómodas de visitar. Evidentemente, el free tour te lo da todo "mascado", el guía te aporta información sobre los diferentes puntos pero también marca el ritmo a seguir y los puntos a visitar (te guste el ritmo o no y te interesen los puntos seleccionados o no). Yo la considero una opción...  Leer más ...
du212
Du212
Travel Addict
Travel Addict
Dic 11, 2007
Mensajes: 95

Fecha: Jue Sep 05, 2019 03:07 pm    Título: Re: Viajar al País Vasco: qué ver y visitar, información

aleya3004 Escribió:
Hola, estoy organizando mis vacaciones por el país vasco... visitando diferentes pueblos.. entre ellos las ciudades principales... mi pregunta es..
se visitan fácilmente o recomendáis hacer free tour?? gracias equipo!!!

Mejor por tu cuenta EMHO. Pero yo soy vasco,....y me conozco todas las historias y sitios....
ANGEMI
ANGEMI
Moderador de Zona
Moderador de Zona
Ago 09, 2009
Mensajes: 21261

Fecha: Jue Oct 01, 2020 08:27 pm    Título: “Euskadi Turismo Bono” y “Euskadi Bono Denda”

Euskadi lanzará este mes el bono turístico para residentes y visitantes

Se denominan “Euskadi Turismo Bono” y “Euskadi Bono Denda” y se basan en descuentos de 5, 10 o 20 euros en las diferentes modalidades.

www.hosteltur.com/ ...antes.html
EVOS
EVOS
Indiana Jones
Indiana Jones
Nov 17, 2009
Mensajes: 1276

Fecha: Mie Sep 01, 2021 04:45 pm    Título: Re: Viajar al País Vasco: qué ver y visitar, información

Hola, muy buenas Antes de ordenar itinerarios por etapas diarias, os quisiera consultar lo siguiente. Voy a pasar 4 días/3 noches con cuartel general a 5 km de Lekeitio y mi intención es visitar los siguientes pueblos: Bermeo, Elantxobe, Mundaka, San Juan de Gaztelugatxe, Marquina-Xemein, Bakio, Sopelana, Zumaia Mutriku y dejar una tarde para San Sebastián, pasando antes por Guetaria, zarautz Por el interior me gustaría ver Otxandio Orduña Elorrio Durango Orozco y Mungia. La historia es que me digáis si os parece mucho, si algo es prescindible o si faltaría algo imprescindible...  Leer más ...
EVOS
EVOS
Indiana Jones
Indiana Jones
Nov 17, 2009
Mensajes: 1276

Fecha: Mie Sep 01, 2021 04:46 pm    Título: Re: Viajar al País Vasco: qué ver y visitar, información

Hola, muy buenas Antes de ordenar itinerarios por etapas diarias, os quisiera consultar lo siguiente. Voy a pasar 4 días/3 noches con cuartel general a 5 km de Lekeitio y mi intención es visitar los siguientes pueblos: Bermeo, Elantxobe, Mundaka, San Juan de Gaztelugatxe, Marquina-Xemein, Bakio, Sopelana, Zumaia Mutriku y dejar una tarde para San Sebastián, pasando antes por Guetaria, zarautz Por el interior me gustaría ver Otxandio Orduña Elorrio Durango Orozco y Mungia. La historia es que me digáis si os parece mucho, si algo es prescindible o si faltaría algo imprescindible...  Leer más ...
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro

Registrate AQUÍ


All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. Aviso Legal - Privacidad - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Facebook Twitter instagram