Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads
Sur y este: Hielo y sol
Puntuación: 5 - 1 votos

Etapa: Sur y este: Hielo y sol

16 de julio. Antes de ir a desayunar lo dejamos todo preparado para cargar el coche y ponernos en marcha rápidamente. Desayunamos otra vez copiosamente, y aprovechamos para hacer el check-out de la habitación antes de ir a dejar todo el equipaje...

Josep7778 Autor: Fecha creación: - Localización: Islandia Islandia
Diario: Iceland 2021-Las fuerzas de la naturaleza Puntuación: 5 - 14 votos - Localización: Islandia Islandia
Casi 3 semanas por la isla dominada por los elementos
16 de julio

Antes de ir a desayunar lo dejamos todo preparado para cargar el coche y ponernos en marcha rápidamente.
Desayunamos otra vez copiosamente, y aprovechamos para hacer el check-out de la habitación antes de ir a dejar todo el equipaje en el maletero del Jimny. Dejamos la granja-hotel y ponemos rumbo oeste para ir a visitar Kvernufoss. De momento no llueve, apenas soplaviento y parece que el sol quiere hacer una aparición, aunque es pronto para estar seguros, el tiempo aquí literalmente cambia rápido...
Dejamos el coche en el aparcamiento del Skogar Museum y nos ponemos en marcha, siguiendo el sendero marcado hacia la cascada. Atravesamos brevemente un prado, y el sendero sigue paralelo a un arroyo, seguramente proveniente de la cascada. El camino es bastante llano y sencillo, y apenas hay poco más de 1 kilómetro hasta llegar al salto de agua, que desde lejos ya se ve espectacular. A medida que nos acercamos, confirmamos esta sensación y vemos que aquí también se puede pasar por el hueco tras el chorro de agua que cae entre las rocas. No podemos estar mucho rato, pues tenemos muchas cosas previstas para hoy. Por suerte, el desplazamiento total no contamos que nos lleve mucho.



Ponemos dirección a Vik, y paramos en la gasolinera N1 para darle otra oportunidad. Volvemos a detectar error con las tarjetas, y desistimos en el intento, dirigiéndonos a la gasolinera OB que hay justo al lado, en el centro de Vik. Una vez lleno de nuevo el depósito (5000 ISK), pasamos un rato en unos almacenes que hay enfrente, de la cadena Icewear (www.icewear.is/en/) , especializada en ropa de lana islandesa, pero con mucha más oferta. En el mismo edificio, hay un supermercado y una cafetería. Aprovechamos para comprar unos gorros de lana y unos calcetines que nos cuestan un ojo de la cara, pero con el viento y el frío que hemos tenido hasta ahora, vale más ir bien protegido. Sin darnos cuenta, se nos ha hecho hora de comer, y volvemos unos cientos de metros atrás para volver a comer en el Icelandic Lava Show.
Después de comer, ahora sí, ponemos rumbo este siguiendo la 1 durante unos 40 kms, hasta llegar a una zona conocida como Laufskalavarda (www.katlageopark.com/ ...kalavarda/), que no tiene más interés que ser una zona habilitada con un pequeño aparcamiento y un lavabo público (de pago), al lado de un campo en el que se han entretenido a hacer montículos de piedras volcánicas como los que se encuentran en la mayoría de senderos recorridos por excursionistas en todo el mundo. Podéis pasar de largo perfectamente, os lo aseguro.


A partir de aquí, el paisaje empieza a ser un poco monótono, pero no por eso poco interesante: un sinfín de kilómetros de carretera con extensiones a ambos lados de campos de lava antiguos sobre la que han ido formándose capas de musgo, creando una alfombra (protegida por ley) casi infinita. Nos detenemos a contemplarla en el desvío de Medallansvegur (cruce de la 1 con la 204), y otra vez en Skaftareldahraun (www.katlageopark.com/ ...eldahraun/) , justo dónde la 204 vuelve a unirse a la 1, poco después de Kirkjubaejarklaustur.
Cansados de tanto musgo, nos dirigimos a nuestro hotel de hoy, situado en la 204 a pocos kilómetros de la 1, en un lugar muy tranquilo, junto a un estuario.
El hotel es bastante moderno y consta de un edificio principal con las habitaciones de hotel propiamente dichas, recepción y restaurante, y además cuenta con, en un terreno colindante, una serie de bungalows separados, pequeños pero suficientes para una pareja, con baño incluído (www.hotellaki.is/) . Hacemos el check-in, y bajamos a nuestro bungalow a dejar todo el equipaje y jugar un poco con un simpático perro que se dedica a recibir a todos los huéspedes de los bungalows.


Tras comprobar que todo está en orden, volvemos al coche para dirigirnos a uno de los sitios más visitados de la zona: Fjadrargljufur (guidetoiceland.is/ ...rargljufur) . Un cañón sencillamente espectacular y que sirvió entre otros rodajes famosos (Juego de tronos, Batman Begins, Thor...) para un vídeo clip de Justin Bieber, que hizo tan popular este cañón que tuvo que estar una temporada cerrada al público, debido a la súbita masificación que ponía en peligro el entorno.
Se encuentra a pocos kilómetros de nuestro hotel, y por lo que parece, por fin vamos a tener buen tiempo y fotos con sol! Para llegar, sólo hay que seguir la carretera 206 que parte de la 1 rumbo norte y seguirla apenas unos 5 kilómetros, los últimos centenares de metros sin asfaltar. El aparcamiento tampoco está asfaltado. Nada más bajarnos del coche, decidimos que por fin podemos dejar el impermeable en el coche. El lugar es fácilmente visitable: un camino recorre la parte superior del este del cañón durante unos 2 kilómetros como máximo, aunque siempre con una ligera ascensión. Este camino no discurre por el borde, sinó que deja unos metros de seguridad hasta el filo del cañón, pero no hay vallas que impidan arriesgarse a acercarse. Destaca el color verde súper intenso que lo rodea en contraste con el negro de las formaciones rocosas a ambos lados y el azul del arroyo que discurre por el fondo, provocado por la cascada que hay al final del cañón, llamada Mogafoss.
Empezamos a recorrer el sendero, y en el primer mirador yavemos a un chico volando un dron por el cañón, muy concentrado para no estrellarlo. Unos metros más arriba, en el siguiente mirador, otro chico con un dron. Me parece que hoy sí voy a sacarlo a pasear!
Llegamos al final del sendero, al mirador sobre Mogafoss, y sacamos unas cuantas fotos más antes de empezar el regreso al punto de partida, junto al aparcamiento, en la parte más baja del recorrido, dónde un puente atraviesa el arroyo y permite el acceso a una finca privada situada más arriba. Situado en el puente y con buena visibilidad de parte del cañón, por fin puedo poner a volar y filmar con el dron. Durante los siguientes 25 minutos nos dedicamos a hacer vídeos de este encantador lugar: por el fondo, por encima, de ida, de regreso... Tenemos que aprovechar, no sabemos qué tiempo tendremos mañana.





Volvemos a la carretera 1 con buen sabor de boca, y como es relativamente temprano (sobre las 7pm), nos acercamos a ver otra cascada: Foss-a-sidu (www.europeanwaterfalls.com/ ...ss-a-sidu/). Está situada unos kilómetros pasado el desvío del hotel en dirección este, hacia el parque nacional de Skaftafell, o sea que podríamos verla mañana en ruta, pero no queremos perder tiempo. La cascada se ve desde la misma carretera, y al estar dentro de una propiedad privada, no nos podemos acercar más allá de la valla de la finca. Apenas hay espacio para aparcar, o sea que también se puede obviar esta visita, dependiendo de vuestra disponibilidad. En el camino de regreso, paramos al lado de una granja para poder ver y fotografiar unos caballos islandeses con sus melenas al viento. Antes de la granja, vemos a un chico con un mando de un dron en el borde mismo de la carretera, dirigiendo su aeronave suponemos que hacia la cascada de la que venimos, pues no hay nada mucho más interesante a la vista.
Antes de ir a cenar, y para acabar de aprovechar el día, tomamos el desvío de la carretera 1 hacia la 203 para buscar un lugar llamado Kirkjugolf (www.south.is/ ...kirkjugolf) , el “suelo de iglesia”, pues la curiosa disposición de esta serie de columnas basálticas a ras de suelo dan esa sensación. Esta bastante mal indicado, y antes de llegar, nos pasamos de largo casi 1 kilómetro, llegando a un camping situado justo después de un arroyo. Sin darnos cuenta de nuestro error empezamos a buscar Kirkjugolf por la zona sin resultado, pero en su lugar descubrimos una bonita cascada llamada Stjornafoss, a la que le dedicamos un ratito (www.europeanwaterfalls.com/ ...ornarfoss/) . Cuando nos cansamos de sacar fotos y ya un poco hambrientos, preguntamos a alguno de los residentes del camping si conocen Kirkjugolf. Nadie parece ser de la zona, pues no tienen ni idea de lo que les hablamos, ni mostrando fotos de internet. Al final, damos con un señor que nos indica un pequeño aparcamiento al lado de la carretera, 1 kilómetro en dirección al pueblo. Aparcamos y caminamos los 500 metros hasta las columnas basálticas en el suelo. Un par de fotos y nos volvemos a poner en marcha. Obviable de nuevo, ha valido más la pena el desvío por la cascada que por Kirkjugolf. Buscando en el móvil, vemos que en el pueblo hay un par de restaurantes y elegimos uno al azar para ir a cenar, llamado Systrakaffi (www.systrakaffi.is/) , en el que también hacen comida para llevar, y está abarrotado de la gente de los numerosos cámpings de la zona. Tras un ratito de cola, logramos cenar por unos 4800 ISK y regresar al hotel, a menos de 10 minutos de aquí.


Alojamiento: Hotel Laki-EfriVik Bungalows (Kirkjubaerjarklaustur). Booking.2 noches con desayuno: 300€.
Recorrido: 190kms.

17 de julio

Nuestra primera noche en el bungalow transcurre sin ningún problema, pero al ducharnos por la mañana, provocamos una pequeña inundación sin importancia en el minúsculo recibidor del bungalow, debido a un fallo de diseño en las pendientes del baño. Nos dirigimos al edificio principal para tomar nuestro desayuno, que no está nada mal, por cierto, en el restaurante en el que vemos que también sirven cenas a huéspedes, así que pensamos que quizás nos quedemos a cenar en el hotel. También va siendo hora de poner una primera colada (normalmente cogemos ropa solamente para 6-7 días máximo), y el lugar nos parece apropiado, así que después de desayunar preguntamos en recepción por disponibilidad y precios del servicio. Nos parece adecuado, y quedamos que al llegar por la noche dejaremos nuestra bolsa, y la recogeremos por la mañana al hacer el check-out.
Nos ponemos en ruta pues, con el suelo de la habitación secándose (tenemos que dejar la ventana abierta para que haya un poco de corriente, por la noche estará fresquita...), y el tema de la colada resuelto a priori.
Carretera 1 hacia el este, al Parque Nacional de Skaftafell. Luce un sol magnífico, y la vista por la carretera es desoladora a ambos lados, pero prometedora enfrente, con los glaciares que forman el Parque Nacional al fondo y aumentando de tamaño a medida que nos acercamos. A unos 70 kilómetros del hotel, nos encontramos cerca ya de la entrada al Parque Nacional, pero un poco antes, se encuentra el Skeidara Bridge Monument (www.atlasobscura.com/ ...e-monument) , los restos de uno de los puentes más largos de Islandia, que formaba parte de la carretera 1 y que fue destruído en 1996 debido a la combinación de la erupción volcánica del Vatnajokull, y las riadas combinadas con gigantescos icebergs arrastrados por la misma. Un lugar sin duda para tener en cuenta que estamos en un país en el que dominan las fuerzas de la naturaleza.
En el lugar se encuentran media docena de vehículos aparcados y la gente sacándose fotos y leyendo los paneles explicativos del suceso, mientras un grupo de 5-6 personas se dedican a cantar “a capella” con el glaciar de fondo.


Pocos minutos después del monumento, encontramos el desvío que nos lleva hasta uno de los aparcamientos (de pago: 750 ISK) del Parque Nacional Skaftafell (o Vatnajokull): www.vatnajokulsthjodgardur.is/ ...skaftafell . Nos informamos un poco en el centro de visitantes, y decidimos subir a ver las 2 cascadas principales del parque: Svartifoss (www.europeanwaterfalls.com/ ...vartifoss/) y Hundafoss (www.europeanwaterfalls.com/ ...kaftafell/) , ambas en el mismo camino, que empieza a pocos metros del centro de visitantes. Antes de empezar la empinada cuesta que lleva a las dos cascadas (en total, unos 2 kms hasta Svartifoss, más de la mitad en subida), vemos las zonas de acampada y la intensa actividad que se desarrolla en ellas, abarrotadas de tiendas y campistas, tomando el sol, jugando a fútbol, paseando perros...
El camino al principio es muy empinado y agotador, más por el calor que hace hoy (debemos estar sobre los 22ºC), pero realmente las vistas de Svartifoss al final son impresionantes. Un salto de agua impecable, entre columnas basálticas. Un par de miradores abarrotados de gente sacando fotos, y mucha gente con los pies en remojo en el arroyo de agua gélida que se forma a partir del chorro de agua que baja de la cascada. Mucha gente también llena sus cantimploras y botellas de agua para beber y refrescarse después de la intensa subida hasta aquí. Nosotros no seremos menos, así que botas y calcetines fuera y botellas a llenar! Mientras descansamos y nos refrescamos, nos damos cuenta de lo correcta que es la gente aquí: hay una señal en el arroyo que impide el paso para acercarse más a la cascada, y absolutamente nadie la sobrepasa, a pesar de no haber ningún tipo de guardia. No puedo imaginarme a la gente respetando este tipo de señales en el Pirineo, por ejemplo...
Nos secamos los pies al cabo de un ratito e iniciamos el descenso por el mismo camino que hemos subido, aunque parece ser que hay un desvío que permite hacer el recorrido de vuelta por el lado contrario durante un rato, y los senderos vuelven a juntarse a la altura de Hundafoss, la otra cascada que hay en el camino, y que queda totalmente eclipsada por la belleza de Svartifoss, sin mencionar que tampoco se han currado un mirador desde el que poder verla claramente, al menos en el recorrido que hicimos nosotros.


Al llegar al final del camino, aprovechamos para comprar unos refrescos en un chiringuito de la zona de acampada, antes de coger el coche para ir al punto de reunión de la compañía Troll Expeditions, con la que hemos quedado para ir a hacer una caminata con crampones sobre una de las lenguas del glaciar Vatnajokull.
El punto de reunión se encuentra justo junto a la 1, y sirve también de aeródromo para excursiones en avioneta y helicóptero sobre el P.N, apenas a 5 minutos en coche del aparcamiento en el P.N. Llegamos sobrados de tiempo (habíamos quedado a las 2 pm), y conocemos al que será nuestro guía, Gustavo, un chico argentino. Nos da nuestro equipamiento (casco, crampones, arnés y piolet), y nos comenta un poco en qué consistirá el tema. El grupo está formado por unas 12 personas y tenemos que seguir con nuestros coches a Gustavo hasta el aparcamiento habilitado en un punto cercano a la parte inferior de una de las lenguas del glaciar. Allí empieza la verdadera excursión, aunque el primer tramo desde el aparcamiento hasta el punto exacto en que empieza el glaciar no tiene ningún interés, y creo que podrían ahorrarlo, acercándose más con los coches (vemos que otras empresas lo hacen). Supongo que es para justificar el tiempo comprometido de excursión (3 horas, en realidad sobre el glaciar apenas llega a 80 minutos). El coste de la excursión, por cierto, es de 65€ por persona (troll.is/ ...xpedition/) .
Al borde del glaciar nos enseña la manera correcta de ponernos los crampones, como caminar sobre el hielo con ellos, y tener mucho cuidado con las grietas, seguir siempre el trazado que nos marque él mismo, pues es muy peligroso acercarse a estas grietas. Nos contó alguna anécdota no muy agradable sobre gente que ha desaparecido bajo una de ellas...
El día sigue magnífico, y vamos todos en manga corta. Subimos por el glaciar, cruzándonos con algún grupo que ya desciende, y atendiendo a las explicaciones de Gustavo. Dramático el hecho que en los últimos años, los glaciares han visto reducida su superficie brutalmente, y parece que no tiene pinta de mejorar.
Como curiosidad, nos enseña como debemos hacer para poder beber directamente de los regueros de gua que bajan del glaciar, clavando el piolet a lado y lado del reguero y usándolo como punto de apoyo para tumbarnos sobre el “arroyo” sin mojarnos y poder beber directamente, sin tener que mojarnos ni las manos.
Muchas fotos, sin duda, en los puntos más bonitos del glaciar a los que nos está permitido llegar, con trozos de hielo azul en algunos recovecos. Precisamente al agacharme para hacer una foto, mi piolet, que colgaba del arnés, se suelta y se va unos metros abajo por una grieta. El instinto dice de bajar, pero Gustavo me ordena el alto, y baja él mismo a por el piolet. Gajes del oficio de turista...
Con todo esto, se nos acaba el tiempo y emprendemos el regreso, entablando conversación con un señor de USA que viaja solo, no recuerdo exacamente de qué estado nos dijo que era. Vamos hablando todo el rato con él y quedamos rezagados del grupo, aunque llegamos (los últimos) sin problema. Nos despedimos de Gustavo y del resto del grupo (algunos ya se habían marchado), y volvemos al centro de visitantes del P.N, a tomar un helado y sentarnos un rato al sol.


Son casi las 6:30 pm y aún no hemos comido, así que emprendemos el regreso hacia el hotel, pues tenemos 1 hora de camino. En el P.N. está prohibido hacer volar drones, y con el espléndido día que tenemos hoy me he quedado con las ganas, así que a medio camino de vuelta, cuando veo posibilidad de salirme de la 1, me adentro en un camino de tierra que lleva a un descampado bajo unos acantilados magníficos y me pongo a volar un rato. Aprovecho para enseñarle a Ester lo básico del pilotaje y también hace un ratito de las suyas con el bichejo.



Poco antes de las 8 pm llegamos al hotel, preparamos la bolsa con la ropa que queremos lavar y la dejamos en recepción para recogerla mañana por la mañana. Subimos al restaurante en el que hemos desayunado y nos ponemos a abusar del buffet libre que hay para cenar. Estamos famélicos, como es natural, y tenemos que obligarnos a parar de comer para no tener que buscar un hospital. Muy valientes nosotros, de quedarnos a cenar sin ni siquiera preguntar qué vale el buffet. Cuando nos traen la cuenta, casi nos caemos de culo: casi 60€ por cabeza. Nos piden que firmemos el recibo y que nos lo cargan a la cuenta de la habitación, que aún no hemos pagado. El único alojamiento que no nos han hecho pagar por adelantado, ni siquiera una parte, pero sí que tienen el número de la tarjeta N26 que utilizamos cuando hicimos la reserva. En fin, mañana veremos a cuánto sube la broma... El precio de la habitación era de 300€ por las dos noches, más 118€ de la cena, más la colada, ay, ay, ay!

Recorrido: 175 kms.


18 de julio

Volvemos al comedor del hotel horas después del descalabro que les provocamos en la cena, con la mente puesta en la factura que nos va a caer en un ratito. Nos contenemos con el desayuno para no tener una indigestión al ver el cargo, y nos dirigimos a recepción a recoger la colada. Ya allí, y para acabar de redondear el gasto, compramos un collar de recuerdo para Ada, que pagamos junto con la colada, aparte de la cuenta general y la cena de ayer.
Efectuado este pago, aprovechamos para hacer el checkout, y como ya tienen el número de tarjeta, nos dicen que ya está todo cargado en la tarjeta N26 de la reserva, y que podemos marcharnos cuando estemos listos. Así que nos vamos a preparar la maleta y cargar el equipaje. Mientras acabamos, aprovecho para llamar a la empresa (fjallsarlon.is/iceberg-boat-tours/) con la que tenemos contratada hoy una excursión en zodiac por la laguna glaciar de Fjallsarlon para intentar cambiar la hora, pues se nos ha echado el tiempo encima y veo clarísimo que no vamos a llegar a tiempo. Habíamos quedado a las 10:30 y tenemos hora y media de camino según google maps. Son las 9 pasadas y aún estamos con el equipaje. Por suerte, no nos ponen ningún impedimento en trasladar la reserva a una excursión posterior, concretamente a la de las 12:30. Un poco más tranquilos después del cambio y antes de subir al coche, miramos la cuenta N26 para ver a cuánto ha subido el tema. De momento, no hay ningún cargo hecho de este hotel, a veces tarda un rato, ya lo consultaremos por la tarde. Nos ponemos en marcha dirección este por la 1, parando en una gasolinera OB en Kirkjubaerjarklaustur (6000 ISK). Hacemos buena parte del mismo recorrido que hicimos ayer, obviamente (una de las pegas de dormir 2 días seguidos en el mismo sitio), y una vez dejado atrás el P.N. Vatnajokull, sí que entramos en terreno desconocido para nosotros. La carretera 1 pasa en este tramo del sur entre la línea de costa, con el océano a la derecha y los inmensos glaciares a mano izquierda. El contraste es espectacular, como casi todo en este país. Las oportunidades fotográficas son infinitas mires dónde mires.


Llegamos al aparcamiento de la laguna Fjallsarlon (menos popular de momento que Jokulsarlon), mediante el desvío que sale de la 1, apenas a 0,5 kilómetros de la carretera. Está abarrotado, con varios autobuses y mucho movimiento de gente. El restaurante está cerrado al público general, esperando que acabe el turno de la gente del autobús que se encuentra comiendo en este momento, tras haber concluído su excursión por la laguna. Es zona restringida a drones de nuevo por desgracia. Detrás del restaurante, se encuentra la caseta de Fjallsarlon Boat Tours, a la que nos dirigimos a hacer el check in para la excursión. Allí mismo nos permiten usar el baño reservado a clientes, y nos piden que esperemos a que llegue el guía de la excursión. Hacemos tiempo entablando conversación con una pareja catalana sentada en una mesa a nuestro lado, y con la que vamos a compartir excursión, aunque en diferentes barcas, por lo que veremos después.
Llega el guía, llamado Mike, y nos van repartiendo el equipamiento reglamentario de seguridad para montar en la zodiac. Nos dirigimos a pie hasta el borde de la laguna, a unos cientos de metros del garito en el que estábamos, y allí nos reparten en varios grupos para ir subiendo a las diferentes zodiac que parten en el mismo horario. En la nuestra solamente somos 8 personas y el piloto es el propio Mike. En las otras zodiac, van unas 10-12 personas, piloto aparte.
La excursión es muy tranquila, y las explicaciones de Mike hacen el viaje muy ameno. Nos acercamos a varios de los iceberg que flotan en la laguna (muchos menos que en Jokulsarlon, por lo que veremos después), recogemos algún trozo minúsculo de hielo que se acerca a la barca para poder verlo, y finalmente nos acercamos al borde del glaciar, la parte más espectacular sin duda, y la más fotogénica (fjallsarlon.is/) .
Una vez hemos regresado a la orilla, nos despedimos de Mike y el resto de pasajeros, unas últimas fotos, y regresamos al restaurante para comer en el pequeño buffet disponible (6000 ISK aproximadamente). Aquí probamos por vez primera el delicioso Skyr, el postre típico islandés, muy parecido a un yogur, aunque mucho más cremoso y con mayor contenido en proteína. Os lo recomiendo.


Seguimos con el coche hacia el este unos kilómetros más por la 1 hasta llegar a las cercanías de Jokulsarlon, y vemos un apartadero a la izquierda con una caravana y un par de coches parados, así que también nos detenemos. Sopla un viento terrible, y a pesar del sol que luce, tenemos que abrigarnos bien. Este aparcamiento, es el punto de partida de una pequeña excursión que bordea la parte oeste de Jokulsarlon. Es un recorrido circular de unos 5 kilómetros (muy mal indicado por cierto), y que no tiene más interés que las vistas del parte oeste de la laguna, menos habituales, pues el 99% de la gente la visita desde la parte sur y este, dónde están los principales aparcamientos y servicios. Si no hubiera soplado el viento terrible que os comentaba, sería un buen punto desde el que hacer unos vuelos con el dron, puesto que en la parte más visitada está prohibido.


Acabada esta mini excursión, ahora sí, seguimos un poco más hasta cruzar el puente sobre la desembocadura de Jokulsarlon al océano. Justo después de este puente, se encuentra el desvío que lleva a los puntos de interés, aparcamientos e instalaciones de este emplazamiento.Aparte de montones de espacio para aparcar, hay lavabos, algún chiringuito para comer, y las casetas dónde se venden los tickets para las excursiones en barca por la laguna (guidetoiceland.is/ ...e-islandia). Aparcamos y nos acercamos a la orilla, a admirar los gigantescos icebergs que reposan a pocos metros de nosotros. La visión es mágica, con los icebergs en diferentes tonos de blanco a blanco-azulado, y el agua de un azul súper intenso y los reflejos del sol de tarde. Vemos varias barcas (mucho mayores que las zodiac en que hemos ido nosotros) que recorren la laguna, que tiene una extensión de casi 20 km2 y una buena cantidad de fauna (focas, peces y multitud de aves).
Realmente es uno de los lugares de Islandia que no os podéis perder cuando visitéis el país. De vez en cuando, alguno de los icebergs se fragmenta en trozos más pequeños que son arrastrados por la corriente, pasan por debajo del puente y acaban desembocando en el océano, a pocos metros pasado el puente. Allí, las olas depositan sobre la negra arena de la playa muchos trozos de hielo de diversos tamaños que quedan sobre la playa, formando un tapiz de hielo que contrasta con el negro de la playa. Esta playa es conocida como Diamond Beach (guidetoiceland.is/ ...mond-beach) , y allí nos dirigimos a pasar un rato y disfrutar de esta visión que posiblemente no se pueda tener en muchos otros sitios del planeta. Para ello, se puede ir a pie desde la laguna, atravesando la carretera 1, o ir en coche, pues la playa tiene su propia zona habilitada para aparcar multitud de vehículos. Por lo que vemos, es uno de los lugares en que las caravanas pasan alguna noche.
Sigue soplando un viento terrible, y bajar caminando desde el aparcamiento hasta la orilla se convierte en un auténtico desafío. Antes de llegar a la arena, nos detenemos un momento a contemplar una exposición de fotografías de diversos puntos del país, expuestas al aire libre en tableros enormes. Están en perfecto estado de conservación y sin ningún graffiti o pintada, otra cosa impensable en países más meridionales.
Pasamos un ratito paseando por la playa, acercándonos a la desmbocadura de la laguna para ver pasar alguno de los icebergs en dirección al océano y fotografiando los “diamantes” depositados en la arena, algunos de tamaño considerable.


Nuestro alojamiento de hoy se encuentra casi al final del tramo de carretera 1 que queda “atrapado” entre glaciares y playas, en Brunnholl, a pocos kilómetros antes de Hofn, población en la que mucha gente acaba la etapa de hoy.
Antes de llegar, nos desviamos de la 1 para subir al lago Fremstavatn, dónde creíamos podríamos ver más icebergs. Error: el lago es muy bonito y completamente aislado y solitario (is.geoview.info/fremstavatn,2631547), pero de icebergs, nada de nada, al menos hasta donde nos alcanza la vista. Por lo menos, estamos completamente solos y no sopla nada de viento, así que podemos hacer unas pequeñas tomas con el dron sobre este lago antes de ponernos en marcha para recorrer el último tramo de hoy hasta nuestro alojamiento, una granja-hotel, con caballos y vacas, y su propia producción de lácteos (brunnholl.is/) .



Está bastante apartada de cualquier núcleo urbano, pero por suerte, sirven comidas a los huéspedes, así que una vez allí, ya no tenemos que desplazarnos más. El check-in nos lo hace una chica portuguesa, dejamos los bártulos en la habitación y nos dirigimos al comedor para cenar. Tienen una carta básica y reducida, pero correcta.Cenamos por unos 7500 ISK y nos retiramos a la habitación. Volvemos a consultar la cuenta N26 por si se ha hecho el cargo. De momento, nada de nada... Nos vamos a dormir con la sensación que este hotel está teniendo algún problema con la N26 y que quizás nos va a salir mucho más barato de lo que nos pensábamos. En esta granja sólo vamos a estar una noche. No tenemos másdías y las visitas que hay por la zona están demasiado espaciadas y tendríamos que hacer una jornada extremadamente larga.
Para no teneros más en ascuas, os diremos que a finales de octubre no se ha efectuado ningún cargo en concepto de pago al Laki Hotel.

Alojamiento: Brunnholl Country Guesthouse (Brunnholl). Booking. 1 noche con desayuno: 140€.
Recorrido: 185 kms.

19 de julio

El desayuno en este hotel no es nada del otro jueves, comparado con otros alojamientos en los que ya hemos estado, y no permanecemos mucho rato antes de disponernos a partir.
Ponemos dirección a la península de Stokksness, en el extremo sureste de Islandia, pasada la localidad de Hofn. Para llegar, debemos salirnos de la carretera 1 justo antes del túnel Almannaskardsgong, y coger el camino de tierra que queda entre la 1 y el mar, rumbo sur. Al final del camino, se llega al Viking Cafe (vikingcafe.is/) , dónde se compran las entradas para acceder a la zona. En este mismo café también os podéis hospedar e incluso alquilar caballos para dar un paseo por la península.
En esta península se encuentra uno de los picos más fotografiados de la isla, el Vestrahorn (visitvatnajokull.is/ ...estrahorn/) , y una réplica de una aldea vikinga, que se edificó para filmar una película que nunca se llegó a filmar, y ahora ha quedado como enclave turístico, (www.atlasobscura.com/ ...e-film-set) .
Aparcamos y luchamos contra el terrible viento que sigue soplando para llegar a la puerta del café, en el que aprovechamos para tomar un capuccino al comprar las entradas (2650 ISK). Acabado el café, cogemos el coche para llegar hasta el extremo del istmo y poder disfrutar de las vistas del Vestrahorn. Al final de todo del istmo no se puede acceder por ser zona restringida por el faro y algún tipo de instalación militar.
En la parte sur del istmo se pueden observar focas si tienes suerte, según nos comentaron. Nosotros no vimos ninguna. Desde la parte norte se obtienen las espectaculares vistas de Vestrahorn. Desde el camino se puede acceder a la playa de finísima arena negra que rodea la bahía en la que se encuentra el pico. Con el viento que hace, quedamos llenos de esta arena a medida que avanzamos por ella para acercarnos un poco más, entre dunas negras y la escasa vegetación que crece sobre la playa. Nos encontramos allí con una pareja que están intentando hacer volar un dron a pesar del viento que hace. Como lo pongan a volar lo van a tener que ir a recoger a las Azores...
Al principio del camino, sale un sendero que bordea la parte sur de la bahía y que llega hasta la aldea vikinga, a unos cientos de metros. Si coincide vuestra visita con el punto óptimo de la marea, podéis sacar excelentes fotos del reflejo de Vestrahorn en el agua sobre la arena durante el paseo hasta la aldea.


Llegamos a la aldea, y solamente nos encontramos con otra pareja curioseando por los edificios de atrezzo abandonados. Por fuera dan el pego perfectamente, pero si os asomáis a cualquier construcción veréis el engaño. Echamos un vistazo a los diferentes edificios, y salimos por la puerta situada al otro extremo de la entrada, dónde hemos visto pacer unos caballos islandeses en el prado junto a la aldea, sin vallas de ningún tipo que los limiten. Nos entretenemos sacándoles fotos hasta que uno de los potros se encariña conmigo y viene a olisquearme un poco demasiado y mordisquearme el anorak. Fin del juego, nos retiramos. Bastante fauna por hoy.


Damos por concluída la visita y volvemos al bar a tomar un café para entrar un poco en calor antes de partir para ir a comer. En el camino de regreso, antes de llegar a la 1, vemos un solitario reno en un campo junto a la playa. El único que veríamos en todo el viaje...


Retrocediendo por la 1 hasta Hofn, buscamos un restaurante en el centro urbano y nos metemos en el Z Bistro (visitvatnajokull.is/ .../z-bistro/) , donde comemos estupendamente por 6000 ISK. Ya que estamos en la ciudad, aprovechamos para entrar en un supermercado Netto a comprar algunas chucherías y algo para cenar en la habitación, a ver si ahorramos alguna cosilla. Al salir, vemos una gasolinera Olis y también llenamos el depósito que nunca está de más (4300 ISK).
A pocos kilómetros al norte por la 1, deberíamos encontrar indicaciones para llegar al “Valle Dorado” , Hvannagil (www.south.is/ ...lonsoraefi www.south.is/ ...lonsoraefi) , pero el señor google maps parece que no lo tiene muy claro y nos lleva a otro sitio sin ningún interés aparente. Al segundo intento, parece que se acerca un poco más, pero nos ha guiado al lado incorrecto del estuario, que no podemos atravesar ni en coche ni a pie. Deshacemos los 3-4 kms por caminos de tierra que nos han llevado hasta aquí y desistimos de perde más tiempo buscando algo sobre lo que no tenemos tampoco demasiada información.


Así pues, seguimos con el plan inicial y continuamos por la 1, bordeando fiordos durante un buen rato hasta llegar al desvío de la 939, en Berufjordur. Este camino de tierra, pasa por una cascada llamada Folaldafoss (www.worldwaterfalldatabase.com/ ...foss-14421) , que teníamos en mente visitar. La carretera 939 en el otro extremo se une con la 95, que lleva directamente a Egilsstadir, nuestro destino de hoy, así que nos ahorramos unos cuantos kilómetros de la 1 por los fiordos. Apenas unos 5 kilómetros de haber empezado el camino de tierra, llegamos a Folaldafoss. Hay espacio para dejar varios vehículos, pero solamente hay otro aparcado, con un chico volando un dron. La vista desde aquí de la cascada es excelente, pero también saco el dron y hacemos unos cuantos vuelos sobrevolando la cascada y yendo un poco más arriba para poder alcanzar a ver lugares de otra manera imposibles sin caminar durante un buen rato. Al final tendremos unas muy buenas tomas!




La carretera de tierra 939 sigue otros 15 kms hacia el norte, pasando por paisajes preciosos y totalmente en solitario la mayor parte del recorrido. El 4x4 se hace muy necesario en ciertos tramos, por la pendiente del camino. Por fin llegamos de nuevo al asfalto, en el cruce con la 95 y seguimos rumbo a Egilsstadir, aún unos 45 kms más al norte, junto a un lago. Llegamos al hotel Edda (www.icelandairhotels.com/ ...gilsstadir) sobre las 9 de la noche y cenamos en la habitación lo que habíamos comprado esta mañana en el Netto y algo que nos quedaba de lo que trajimos de casa (embutidos).

Alojamiento: Hotel Edda (Egilsstadir). Booking. 2 noches sin desayuno: 250€.
Recorrido: 255 kms.

20 de julio

Como ayer cenamos un poco menos de lo habitual, nos levantamos hambrientos poco antes de las 8. En el hotel no teníamos la posibilidad de contratar desayuno, así que nos tenemos que buscar la vida para encontrar un lugar para tomar alguna cosita. Por suerte, Egilsstadir es una población más o menos grande (para lo que es Islandia), y hay bastante oferta. Mediante google maps, seleccionamos uno de los locales que creemos nos pueden servir y nos dirigimos hacia allí, apenas a 5 minutos en coche del hotel, justo al otro lado del puente que cruza el brazo de agua (aún o tengo claro si llamarlo río, estuario, lago...). El local es Bokakaffi Hodlum (bokakaffi.is/), y además de servir cafés y algo de bollería, también hay una extensa variedad de libros a disposición de los clientes para hacer más pasable el rato de la comida.
Después de desayunar, nos ponemos en marcha por la 931, que empieza justo al lado del café, bordeando el lago (?) por su orilla norte, en dirección suroeste, hasta encontrar la señalización, justo cuando la 931 se convierte en la 933 (después del puente), que nos indica el punto en que empieza el sendero que nos llevará hasta Litlanesfoss (guidetoiceland.is/ ...tlanesfoss) y Hengifoss (hengifoss.is/is/) , según mi punto de vista una de las más bellas cascadas del país. El aparcamiento está abarrotado, aunque su capacidad no sobrepasa los 30 coches, por tanto, aunque hay gente, no encontraremos multitudes. Empezamos a subir por el sendero de unos 2.5 kms (hasta Hengifoss). A medio camino más o menos, nos topamos con la visión de Litlanesfoss, enmarcada entre las ya cada vez más corrientes columnas de basalto a los lados del salto de agua. Es una cascada muy bonita, pero la monotonía de los colores de las paredes le restan encanto (en comparación con Hengifoss, como veremos). El salto de agua, de unos 30 metros, no tiene un chorro de mucho caudal (a mediados de julio supongo que es normal), y la verdad es que los miradores no están en una posición que permita tener muy buenas perspectivas.


Descansamos unos minutos mirando la cascada, puesto que el camino es de continua subida desde el aparcamiento, un kilómetro más abajo, y luce un sol espectacular que nos está machacando, especialmente a Ester, a la que le sobra más de la mitad de la ropa que lleva. Habiendo recuperado el aliento, reemprendemos el camino, que parece ser en pendiente casi hasta el final, a los pies de Hengifoss. Poco antes del último repecho, atravesamos un puentecillo bajo el que discurre el arroyo que viene de Hengifoss, y nos detenemos a refrescarnos, poner los pies en remojo, empapar la gorra, beber un buen trago de agua helada y rellenar las cantimploras, mientras otros excursionistas van pasando en ambas direcciones. Alguno de ellos se detiene a imitarnos y entablamos unos minutos de conversación con ellos, mientras acabamos de recuperar el aliento y la temperatura.
Reanudamos la marcha, y por fin, tras una curva del camino, parece que se ha acabado la pendiente, aunque aún nos quedan unos cientos de metros hasta la base de Hengifoss. En llano es otra cosa. La visión desde lejos de Hengifoss es magnífica: 128 metros de caída libre, en un anfiteatro formado por unas pocas columnas basálticas, y además con capas de varios colores debidas a los estratos sedimentados a lo largo de los años. Sencillamente brutal. En época de deshielo, con un mayor caudal de agua, tiene que ser absolutamente fascinante de observar.





A medida que nos acercamos, va aumentando el número de personas descansando y admirando la cascada desde diversos ángulos, aprovechando cualquier roca para sentarse o para tumbarse a tomar el sol. Las cámaras echan humo por todos lados y nosotros no seremos menos. Además, no hemos visto ninguna señal de prohibición de drones, así que aprovecho para hacer varios vídeos de la imponente cascada mientras Ester descansa con los pies en remojo. De lejos a cerca, de cerca a lejos, de arriba abajo, de abajo arriba, en círculo...Todas las tomas dan un resultado muy digno, un lugar para disfrutar del vuelo de un dron. Llegan más personas que también piensan lo mismo, y en poco rato vemos un par de drones más sobrevolando la zona.
Va llegando gente y otra se va marchando, pero no nos cansamos de estar aquí, el frescor del agua, y el sol hacen olvidar que tenemos más cosas que hacer, así que emprendemos el regreso con pesar hacia el coche.
Mirando un poco en google maps, vemos que siguiendo por la 933, se encuentra un desvío a la 910 que nos lleva directo a Studlagil Canyon, dando un buen rodeo, pero no sabemos qué tal estará esta carretera, supuestamente no asfaltada. Cómo también vemos que hay un centro de visitantes de la zona un poco más al sur en la 933, nos detenemos allí para obtener información sobre esta carretera y algún lugar para comer (Snaefellsstofa Visitor Center). La chica que me atiende, tiene muy claro dónde enviarnos a comer: apenas 200 metros más adelante se encuentra una casa de un poeta reconvertida a albergue/restaurante.
En cuanto a las direcciones para ir a Studlagil, no llegamos a entendernos, por lo que vimos después, ya que nos dijo que siguiéramos por la misma 933 y ya iríamos encontrando el camino, cuando en realidad lo que teníamos que hacer era regresar medio kilómetro para coger la 910 hacia el norte.
Antes de todo esto, nos vamos a comer al lugar recomendado: Sriduklaustur (www.skriduklaustur.is/is/) , un lugar muy agradable, pero relativamente pequeño para la cantidad de gente que se hallaba en esos momentoscomiendo allí. Es un buffet libre con bastante variedad para escoger, varios postres, cafés... por unos 4000 ISK cada uno. La casa es muy bonita y tiene gran cantidad de terreno en la que tumbarse a descansar, tomar el sol, jugar con los niños, etc después de comer. Es lo que hacemos nosotros durante un rato, tumbarnos en el césped a la sombra de uno de los pocos árboles del jardín para hacer la digestión. Aprovechamos para llamar a Ada, a ver como va su estado y la casa “Covid friendly”. Todo bien, los 3 positivos asintomáticos. Miedo nos da de saber cómo encontraremos la casa a nuestro regreso, después de haber alojado a 3 adolescentes/veinteañeros durante 10-12 días...
Nos ponemos en marcha descansados y seguimos por la 933, se convierte en 934, avanzamos unos 15 kms por caminitos de tierra entre granjas, y al final llegamos al final del camino, en el aparcamiento de una de las granjas... Teníamos que haber hecho caso a google maps, aunque con el par de patinazos que ya hemos tenido cuando de caminos de tierra se trata, nos arriesgamos a creer las indicaciones de la chica en el centro de visitantes. Total, que hemos perdido más de una hora y gastado combustible en vano durante 35-40 kms.
Regresamos sobre nuestros pasos hasta dar con el desvío de la 910 y nos disponemos a subir la empinada cuesta del principio, con un ojo puesto en el depósito de combustible y la autonomía que nos marca el Jimny. Consultamos de nuevo en google maps la situación de la gasolinera más próxima y no encontramos ninguna en toda la ruta hacia Studlagil, la más cercana está en Egilsstadir. Para evitar males mayores, abortamos la misión de ir por la 910 y regresamos a Egilsstadir a llenar el depósito en una gasolinera Olis (5800 ISK), y lavar el coche, que parece que venga de hacer el Dakar mientras tomamos un refresco.
Con el depósito lleno y el coche más o menos presentable, reemprendemos la misión de ir a Studlagil, pero lo haremos por la ruta tradicional y más corta desde aquí, siguiendo por la 1 al noroeste hasta el desvío de la 923 que desemboca en el largo camino de tierra que lleva hasta Studlagil Canyon, unos 20 kms más al sur (studlagil.is/) . Desde Egilsstadir, unos 70 kms por esta ruta (poco más de 1 hora). Atención los que tengáis intención de ir allí, tiene truco:
• Bajando por el camino de tierra, tenéis 2 opciones. La lógica es seguir el camino de tierra hasta el final, y se llega al mirador colgante SOBRE el cañón, en el lado norte. Hay un aparcamiento indicado y demás.
• Un par de kilómetros antes de este aparcamiento, se encuentra a mano izquierda, una granja con el letrero KLAUSTURSEL. Allí hay un puente que atraviesa el cañón y el camino sigue un par de kilómetros paralelo al río hacia un aparcamiento en el lado sur. El camino es malo, y aunque no indispensable, mejor si es un 4x4. También se puede dejar el coche antes del puente y hacer este recorrido a pie hasta el aparcamiento. Ida y vuelta supone unos 4 kms de más. Desde el aparcamiento al sur del cañón, un sendero sigue bajando, y se llega al fondo del cañón, en uno de los puntos más bonitos del mismo, justo bajo el mirador del lado norte. Desde el aparcamiento al fondo del cañón son un par de kms más. Desde el puente en total, ida y vuelta, contad unos 7,5 kms.
Nosotros hicimos el recorrido hasta el aparcamiento más cercano y bajamos al fondo del cañón. Es un lugar que no parece de este planeta: un estrecho paso de agua entre columnas basálticas, con el agua del río de un color azul intensísimo. Se puede bajar hasta el agua sin ningún problema, y en algunos puntos, había grupos de jóvenes zambulléndose desde algunas de las columnas situadas corriente arriba. Encontramos bastantegente, pero no da una sensación de agobio, pues hay espacio suficiente a lo largo de casi medio kilómetro para irse repartiendo y tomar fotos, mojarse los pies o simplemente quedarse embobado con la belleza del lugar.





Es un lugar apto para volar drones, e idóneo para tener vistas geniales desde arriba, aunque hay que ir con cuidado, pues es fácil perder la señal y estrellarlo contra la pared de basalto (vimos alguno estrellado, reposando sobre una columna).


Mientras Ester se dedica a hacer fotos desde todas las perspectivas imaginables, internándose río abajo por la orilla, yo paso el rato sobrevolando la zona y haciendo varios vídeos. Hay que vigilar también si hay más aeronaves, puesto que sería “fácil” chocar. Durante el rato que estuvimos allí, un par más de drones surcaban el cielo, aunque no hubo ningún incidente.


Pasadas las 7:30 pm, emprendemos el regreso a Egilsstadir, temiendo por si encontraremos algúnsitio para cenar. Tenemos 1 hora y pico de camino, y a las 9 cierran muchos locales.
Probamos primero en el Salt Cafe&Bistro (saltbistro.is/) , pero tienen lleno y ya no cogen más gente. Un poco más arriba, encontramos el SkalinnDinner (skalinndiner.is/) con aire muy americano y mucha gente haciendo cola en la entrada, y paramos a probar suerte. El chico en la barra se lo piensa durante un momento pero al final nos da una mesa, y podemos cenar unas hamburguesas y un helado por unos 7000 ISK, antes de regresar al hotel a descansar. Jornada intensa y con un par de visitas realmente imprescindibles.

Recorrido: 265 kms.

21 de julio

Hoy dejamos Egilsstadir y nos dirigimos al norte de la isla. Hacemos el checkout del hotel y ponemos rumbo a Seydisfjordur, donde creíamos que era fácil poder ver grandes colonias de frailecillos. Así pues, tomamos la carretera 93, que se dirige al este, hacia la costa y sus fiordos. El recorrido es fantástico, especialmente en la parte más alta del mismo, en el que la carretera pasa por una serie de lagos y con picos que aún están nevados. Cuando se inicia el descenso, a la distancia se ve la población de Seydifjordur, pero unos kilómetros antes se encuentra la preciosa cascada de Gufufoss, una miniatura de Skogafoss. Solamente hay un pequeño apartadero para dejar el coche desde el que se ve la cascada, pero apenas hay que caminar unos 100 metros para llegar al estanque que se forma a su pie. A pesar de su reducido tamaño en comparación con otras monumentales cascadas, nos gustó mucho por su sencillez y accesibilidad.


A los 5 minutos de reanudar el recorrido, llegamos a la entrada de la pequeña población de Seydisfjordur y nos dirigimos al centro, dónde aparcamos para intentar tener alguna información acerca de los frailecillos, y de paso desayunar y fotografiar la popular calle que lleva a la iglesia del pueblo, con un arco iris en toda su longitud.
Nos sentamos en la terraza del Hotel Aldan, donde tomamos unos cafés y unos bollos de canela, mientras vemos a la gente intentando sacar alguna fotografía sin personas del camino del arco iris (bastante complicado, la verdad). Pedimos información acerca del mejor sitio para el avistamiento de frailecillos a la amable camarera del hotel, y para nuestra sorpresa, nos dice que no es en el pueblo, sino en otro remoto lugar más al norte, donde se encuentran las mayores colonias de las simpáticas aves, concretamente en Borgarfjordur Eystri (www.islandia.com/ ...dur-eystri) , unos 90 kms más al norte, en otro remoto fiordo. Le agradecemos la información, pagamos el desayuno, sacamos como podemos unas fotos de la iglesia y el camino multicolor y nos ponemos en marcha, parando a comprar algún avituallamiento para el camino en un supermercado que hay al lado de donde aparcamos.


Tenemos que regresar hasta Egilsstadir para coger la 94 al norte. El camino se nos hace eterno, y el paisaje no es tan bonito como en otros lugares. Por el camino, nos damos cuenta de que en muchos kms no hemos visto ninguna gasolinera, y tenemos el depósito a menos de la mitad. Consultamos en google, y vemos que en Borgarfjordur hay una gasolinera, por suerte. Llegamos al pueblecito perdido en uno de los rincones más remotos de la isla a la hora de comer, y antes de ir a ver frailecillos, nos tomamos unas hamburguesas en Ja Saell, el primer local que vemos. Justo al otro lado de la calle principal está la gasolinera N1, junto a una guesthouse. La tenemos localizada y vendremos tras la visita a la colonia de frailecillos, que se encuentra al final de la calle principal del pueblo, en el puerto. Tras los embarcaderos, han habilitado una especie de reserva natural para frailecillos y charranes árticos, en el cabo que hace de refugio natural para el puerto. Los miradores están abarrotados de turistas y aficionados a las aves, sacando fotografías y contemplando el espectáculo: los hay a cientos.


Cuando nos cansamos de sacar fotografías, pensando en el largo recorrido que tenemos aún hoy, nos ponemos en marcha hacia la gasolinera. Probamos varias veces las tarjetas N26 y Bnext, y con ninguna de las 2 somos capaces de hacer funcionar el surtidor automático. Por suerte, tenemos algo de efectivo y entro en la guesthouse a pedir a algún cliente o empleado el favor de rellenar el depósito usando su tarjeta a cambio del efectivo. Tras una tensa espera de varios minutos, al final la encargada del restaurante se ofrece a acompañarme y poner 3000 ISK de gasolina en el coche. Agradecidísimos, le damos el efectivo y nos ponemos en marcha de nuevo, un poco más tranquilos, pero vigilando por si vemos alguna otra gasolinera de otra marca para acabar de rellenar el depósito.
Nuestra siguiente parada prevista para hoy es el Arctic Henge (www.northiceland.is/ ...ctic-henge) , un monumento moderno que quiere “imitar” a Stonehenge, pero situado en el paralelo 66º27’, un poco por debajo de dónde pasa el círculo polar ártico (66º34’).
La ruta que nuestro buen google maps nos indica, nos hace retroceder hasta la 1 y subir por la 862 extrañamente, cuando lo lógico sería subir por la carretera que va por la costa (85), mucho más directa en teoría. Aprovechando el hecho de pasar por la 1, podemos parar a ver la cascada llamada Rjukandi, a pocos kms del desvío que tomamos para ir a Studlagil, y poner gasolina en la Orkan que hay apenas unos kms más al oeste (4000 ISK más).


Más tranquilos por tener el depósito lleno, reemprendemos la marcha, cogiendo rumbo norte en la 862, que por lo menos está asfaltada. Es la carretera que lleva a ver Dettifoss desde el oeste, pero hoy no tenemos tiempo de pararnos. Llegamos a la zona de visitantes de Asbirgy y ponemos otra vez rumbo este, dando un rodeo increíble, y subiendo por la 85 (ahora sí), hasta la punta más septentrional de la isla y haciendo un montón de kms por camino de tierra (carretera 870). Rodeamos toda la península por camino sin asfaltar, y cuando aún faltan varios kms para llegar, el coche nos da un susto tremendo al encenderse el piloto del aceite del motor. Si lo clavamos, estamos perdidos, pues por aquí no pasa un alma en varias horas. Reducimos la velocidad, pero no paramos y el piloto se mantiene encendido hasta que por fin llegamos a Raufarhofn, localidad en la que se encuentra el monumento. Aparcamos sin problema, apenas hay una autocaravana y otro coche, y estamos un buen rato sacando fotos, con la esperanza de que al enfriarse el motor se solucione el problema del aceite.


No hay suerte, seguimos con el piloto encendido, y a estas horas seguro que no hay ningún taller mecánico al que acudir. Bajamos hasta el pueblo y paramos en el primer restaurante que vemos (Kaupfelgid) a preguntar por algún mecánico. La amable propietaria nos dice lo que ya temíamos: que a esta hora imposible y que nos acerquemos a la gasolinera a ver. Mientras, ella llama a varios de sus contactos en los pueblos cercanos a ver si podemos obtener algún tipo de socorro. No hay suerte, el único taller abierto está en Husavik a más de 100 kms de aquí. Mientras decidimos qué hacer, aprovecharemos para cenar en la terraza del restaurante. Antes de pedir la cena, llamo al servicio de asistencia del seguro del vehículo para comentar el tema y me dicen que no hay ningún problema, que en estos coches es muy normal que se encienda esta luz, y que con los kms que lleva el coche estemos tranquilos que no pasa nada. El aplomo con el que habla la persona al otro lado de la línea me ha convencido al 75%, así que olvidamos (más o menos) el tema y nos disponemos a cenar, mientras entablamos conversación con los otros únicos clientes del restaurante. Son las 9 de la noche y luce el sol, menos mal. Después de la charla y una cena a base de fish’n’chips (5000 ISK), agradecemos la ayuda y emprendemos la marcha. Afortunadamente, no tenemos que regresar por el mismo camino, pues nos han dado indicaciones de seguir por la 85 al sur hasta cruzarnos con la carretera principal de la zona, que nos lleva directos a Husavik sin pisar nada más que asfalto. Muchas gracias google maps!
Nuestro alojamiento para hoy no está en Husavik, sino un poco más allá, en Laugar. Durante la ruta hasta Husavik, podemos disfrutar de las vistas del “sol de medianoche” (son casi las 11 pm y es totalmente de día) sobre el mar al norte de la isla:


En Husavik, paramos a llenar de nuevo el depósito en Orkan (6700 ISK más), para tener suficiente (espero) para los 3 días que estaremos por la zona. Casi a medianoche llegamos a nuestro alojamiento, el guesthouse Hvitafell, y nos ponemos a dormir de inmediato, sin siquiera deshacer las maletas. Por suerte, en la mayoría de alojamientos, las llaves suelen estar dentro del apartamento con la puerta abierta, o en cajas de las que te pasan la combinación por correo electrónico.Vaya día...

Alojamiento: Guesthouse Hvitafell ( Laugar). Booking. 3 noches sin desayuno:435€.
Recorrido: 625 kms.


Volver arriba

Compartir:


📊 VOTACIONES A LA ETAPA
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0 0
Anterior 0 0 0
Total 5 1 5
Votos
stars-5 0 Votos
stars-4 0 Votos
stars-3 0 Votos
stars-2 0 Votos
stars-1 0 Votos
Para votar esta etapa debe registrarse como usuario

👉 Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 16 Visitas mes actual: 28 Total visitas: 192

comment_icon  Últimos comentarios al diario:  Iceland 2021-Las fuerzas de la naturaleza
Total comentarios 15  Visualizar todos los comentarios

Ramon86  ramon86  20/12/2021 22:56   📚 Diarios de ramon86
Buenísimo tu diario, ¡¡¡enhorabuena!!!

Alejandria  alejandria  20/12/2021 22:57   📚 Diarios de alejandria
Josep que maravilla de diario y que maravilla de fotazas¡¡¡¡¡ Que bonito es Islandia y que suerte habéis tenido con el tiempo. En manga corta ¡¡¡¡¡
Muchas gracias por transportarme de nuevo a aquellas tierras.

(Después de todo no fue un mal cambio. Colorado y USA ya los tienes más vistos)

Josep7778  josep7778  20/12/2021 23:01   📚 Diarios de josep7778
De nuevo... Muchas gracias a tod@s por comentarios y estrellas.
@alejandria, coincido en que no ha sido un mal cambio, pero USA es USA, y Colorado lo conozco muy poquito para lo que ofrece...

Dagolu  dagolu  20/12/2021 23:19   📚 Diarios de dagolu
Excelente diario y pedazo fotos.
Me ha recordado mi viaje un mes después, aunque con peor tiempo.
Te falto Askja y algo de Thorsmork, dos maravillas.
Para la próxima.
Saludos

PD. Te lo estrello

Diderot  Diderot  26/12/2021 22:42   📚 Diarios de Diderot
Comentario sobre la etapa: Oeste y centro: Arena y ceniza
¡Excelente! Gracias por transmitirnos tanta información.

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN LA ETAPA


Registrate AQUÍ
Volver arriba


forum_icon Foros de Viajes
Rutas-Itinerarios Tema: Itinerario en Islandia: más de dos semanas
Foro Europa Escandinava Foro Europa Escandinava: Foro de viajes por Escandinavia: Dinamarca, Suecia, Noruega y Finlandia.
Ultimos 5 Mensajes de 167
9015 Lecturas
AutorMensaje
airviajerovictor
Airviajerovictor
Silver Traveller
Silver Traveller
Oct 24, 2014
Mensajes: 10

Fecha: Lun Dic 20, 2021 02:38 pm    Título: Re: Itinerario en Islandia: más de dos semanas

Ojalá algún día pueda visitar ese País, pedazo diario te has currado.
Mis felicitaciones.

- Mensaje escrito desde Iceland 2021-Las fuerzas de la naturaleza -
sayako
Sayako
Super Expert
Super Expert
Nov 24, 2008
Mensajes: 359

Fecha: Mie Ene 26, 2022 01:31 pm    Título: Re: Itinerario en Islandia: más de dos semanas

Hola, estoy mirando cómo organizar una ruta por Islandia de 15 días. Me gustaría que me dierais vuestra opinión sobre la misma. Hemos quitado de la ruta Landmanalaugar y Askja porque por lo que hemos leído, no nos encaja mucho. Vamos con una niña de 9 años. Día 0. Llegada a Islandia de madrugada. Noche cerca del aeropuerto Día 1. Círculo Dorado. Noche en Hólmabæir Día 2. Excursión de un día a las Islas Vestman. Noche en Hólmabæir Día 3. Trayecto de Hólmabæir a Vik. Noche en Vik Día 4. De Vik a Skaftafell. Noche en Skaftafell Día 5. PN Vatnajökull. Día 6. Fiordos del este. Noche en...  Leer más ...
dagolu
Dagolu
Willy Fog
Willy Fog
Sep 11, 2009
Mensajes: 10980

Fecha: Mie Ene 26, 2022 05:19 pm    Título: Re: Itinerario en Islandia: más de dos semanas

En principio esta bien, pero deberías hacer al menos una de las dos ruta Landmanalaugar y Askja.

Yo te recomendaría la de Landmanalaugar , por la ruta que planteas, es mas sencilla.

Aunque yo te recomendaría las dos.

Saludos
sayako
Sayako
Super Expert
Super Expert
Nov 24, 2008
Mensajes: 359

Fecha: Mie Ene 26, 2022 06:15 pm    Título: Re: Itinerario en Islandia: más de dos semanas

"dagolu" Escribió:
En principio esta bien, pero deberías hacer al menos una de las dos ruta Landmanalaugar y Askja.

Yo te recomendaría la de Landmanalaugar , por la ruta que planteas, es mas sencilla.

Aunque yo te recomendaría las dos.

Saludos

Para meter una de esas excursiones tendría que quitarle tiempo a otro sitio. Pero es que lo que hemos visto de fotos no nos ha llamado la atención, la verdad.
dagolu
Dagolu
Willy Fog
Willy Fog
Sep 11, 2009
Mensajes: 10980

Fecha: Mie Ene 26, 2022 06:21 pm    Título: Re: Itinerario en Islandia: más de dos semanas

"sayako" Escribió:
"dagolu" Escribió:
En principio esta bien, pero deberías hacer al menos una de las dos ruta Landmanalaugar y Askja.

Yo te recomendaría la de Landmanalaugar , por la ruta que planteas, es mas sencilla.

Aunque yo te recomendaría las dos.

Saludos

Para meter una de esas excursiones tendría que quitarle tiempo a otro sitio. Pero es que lo que hemos visto de fotos no nos ha llamado la atención, la verdad.

Pues nada, para gustos colores. Guiño

Saludos
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro

Registrate AQUÍ


All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. Aviso Legal - Privacidad - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Facebook Twitter instagram