Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads
RUTA RÍO BOROSA. SIERRAS DE CAZORLA, SEGURA Y LAS VILLAS (JAÉN).
Puntuación: 5 - 1 votos

Etapa: RUTA RÍO BOROSA. SIERRAS DE CAZORLA, SEGURA Y LAS VILLAS (JAÉN).

SENDA DEL RÍO BOROSA (ruta a pie). Este día lo habíamos reservado completo para hacer la ruta del Río Borosa, la más emblemática de la Sierra de Cazorla y una de las que se consideran imprescindible de realizar al menos una vez por parte de los...

Artemisa23 Autor: Fecha creación: - Localización: España España
Diario: Senderismo por España. Mis rutas favoritas: emblemáticas, paseos y caminatas Puntuación: 4.9 - 13 votos - Localización: España España
Recopilación de algunas de las rutas de senderismo que mi marido y yo hemos...
SENDA DEL RÍO BOROSA (ruta a pie).

Este día lo habíamos reservado completo para hacer la ruta del Río Borosa, la más emblemática de la Sierra de Cazorla y una de las que se consideran imprescindible de realizar al menos una vez por parte de los amantes del senderismo en España. Poco a poco, vamos cumpliendo nuestros objetivos y a esta ruta le teníamos ganas desde hacía algún tiempo. Su inicio se encuentra en la llamada Torre del Vinagre, el Centro de Visitantes del Parque, que está ubicado a unos 10 kilómetros de Arroyo Frío siguiendo por la carretera A-319 en dirección al Pantano del Tranco y Hornos de Segura.

Pongo una foto del mapa completo de la zona que nos dieron en el Hotel Balneario de Arroyo Frío. Está muy bien indicado todo lo más importante.

Nos levantamos temprano, aunque tampoco demasiado, la verdad. Los días tan largos y el buen tiempo previsto nos dieron la oportunidad de demorarnos un ratito. Fuimos a desayunar a una churrería de Arroyo Frío, pero nos encontramos con que no tenían churros porque era lunes: ¡nuestro gozo en un pozo! Después de conformarnos con unos cafés con leche y madalenas, emprendimos la ruta por la carretera, en la que nos topamos con varios ciervos jóvenes, algunos cruzando de modo imprudente la calzada, ¡pobrecillos! Hay que ir con mucha precaución porque la fauna (ciervos, corzos, jabalís, zorros…) puede aparecer de improviso.

Tan ricamente por la carretera. ¡Id con cuidado!

La vegetación es impresionante:

A la altura de la Torre del Vinagre, pero al otro lado de la carretera, se encuentra el desvío que conduce hasta la piscifactoría, donde hay un par de aparcamientos, desde los cuales se inicia la ruta. El panel informativo que hay en la salida corresponde a la caminata que llega únicamente a la Cascada de los Órganos, pero nosotros queríamos hacer la ruta completa que lleva al nacimiento del río Borosa y a la laguna de Valdeazores. El panel informativo que corresponde a la opción larga, aunque en el plano solo aparece hasta la Cascada de los Órganos (del que pongo una foto, aunque se ve bastante mal) está más adelante. Un poco lioso lo de los paneles informativos.




Aquí está la ruta real que hicimos, sacada del mapa que nos dieron en el Hotel Balneario: desde la piscifactoría hasta la Laguna de Valdeazores.

Los datos básicos de la ruta que hicimos son los siguientes:

-Longitud: 25 kilómetros en total (12,5 km de ida y otros tantos de vuelta, ya que el recorrido es lineal).
-Desnivel: 629 metros
-Duración: 9 horas (en nuestro caso, incluimos tiempo para fotos y tomar un bocata)
-Dificultad: baja durante los primeros 5 kilómetros, pero se endurece mucho una vez pasada la hidroeléctrica y hasta llegar a los túneles por la pendiente y por las piedras. Después, suaviza otra vez hasta la laguna de Valdeazores. Lo iré contando conforme avance con el relato. En cualquier caso hay que tener presente que se trata de una ruta lineal, con lo cual es posible darse la vuelta en cualquier momento. Y también es cierto que la parte más bonita es la del inicio, por lo tanto, la más fácil. Así cada cual puede adaptarla a sus gustos y a su nivel.

Opción ruta corta. Ideal para ir con niños pequeños.

A las once de la mañana, dejamos el coche en el primer aparcamiento (no sé por qué no seguimos hasta el segundo, donde había sitio de sobra; menos mal que apenas fueron 75 metros más), enseguida alcanzamos la piscifactoría y empezamos a surcar la pista, una vez pasada una barrera metálica para coches. Por aquí solo pueden pasar vehículos autorizados, bien de servicios del parque o para las excursiones que organizan empresas de turismo activo, que llevan a la gente en 4X4. Supongo que pasan a primera hora de la mañana porque en todo el día no nos cruzamos con ningún todoterreno.





Los primeros kilómetros son una delicia, caminando por la pista paralela al río mientras se contempla su alegre discurrir y las pequeñas cascaditas que va formando. La pendiente es muy suave, casi inapreciable.





Después, llegamos a una zona donde cruzamos varios puentes, pasando de una orilla o otra del río. Al lado de uno ellos, el de los Caracolillos, hay un mirador sobre el llamado Pliegue del Río Borosa, cuya pared de roca muestra una curiosa estructura de capas (estratos) de forma semicircular. En tiempos del Jurásico y del Cretácico, en este lugar no había bosques, sino un extenso mar (Thetis) en cuyo fondo se fueron acumulando conchas y caparazones de la fauna muerta, estableciéndose un sedimento rocoso que se deformó miles de años después por los movimientos geológicos que en la Era Terciaria configuraron el mundo y los continentes como los conocemos ahora. Es un punto curioso, está señalizado con un panel informativo y viene bien para hacer una pequeña pausa y deleitarse con el panorama.




Pliegue del río Borosa.

Más adelante, nos encontramos con el indicador que conduce a la Cerrada de Elías. Es posible continuar la pista sin pasar por la Cerrada, pero nos estaríamos perdiendo una de las zonas más bonitas de esta ruta. Así que ni dudarlo: enfilando hacia la derecha. Una pasarela de madera con barandillas permite recorrer cómodamente el desfiladero, de apenas 2 metros en su tramo más estrecho, por cuyo fondo corre el río formando bellas cascaditas.


Llegando al desvío de la pista hacia el sendero de la Cerrada de Elías.



La Cerrada de Elías es corta, pero bastante espectacular. En días de mucha afluencia de gente (no fue nuestro caso) pueden producirse “atascos” porque es donde todo el mundo se detiene para hacer fotos. Si la cosa se pone difícil, se puede dejar el tema fotográfico para la vuelta, cuando los ánimos se hayan enfriado un poco.

Cerrada de Elías.





Tras un corto tramo de sendero por el bosque, volvimos a tomar la pista, que sigue paralela al río, si bien poco a poco va picando hacia arriba. Existen varios puntos destacados para tomar fotos hasta llegar a la central hidroeléctrica, donde termina la primera parte del recorrido. Aquí empieza lo realmente duro y mucha gente se da la vuelta, sobre todo si van con niños pequeños. No es una mala decisión porque habrán visto, sin duda, lo más bonito de la ruta. Pero lo que sigue tampoco está nada mal, así que nada de desanimarse salvo por causas justificadas Mr. Green .



Allí, a los picos del fondo, había que llegar.


Y esto es lo que encontramos por el camino.


Pasado el puente que lleva al edificio de la central hidroeléctrica la pista desaparece y empieza un sendero pedregoso y muy empinado, al principio del cual un indicador nos avisa de que estamos a cuatro kilómetros del nacimiento del río Borosa y a cuatro kilómetros de la laguna de Valdeazores, ya que en Aguas Negras se separan los caminos que van a cada destino. Eran las 13:11 y llevábamos unas dos horas y cuarto de caminata.

La central hidroeléctrica y alrededores.

Después de descansar unos minutitos y tomar un pequeño refrigerio, nos dispusimos a afrontar el tramo más complicado de la ruta. Unos carteles señalan que se debe extremar la precaución en el desfiladero por la posibilidad de desprendimientos de rocas y piedras. Supongo que esto habrá que tenerlo muy en cuenta cuando sople mucho el viento.

El desfiladero.


La verdad es que, después de la comodidad de la pista, el ascenso por aquel terreno pedregoso y cuesto se nos hizo bastante duro, considerando, además, que nos pilló entre las dos y las tres de la tarde, con bastante calor y con un sol que pegaba de lo lindo en un trayecto sin apenas sombras.


Sin embargo, el paisaje compensaba el esfuerzo, con la Piedra de los Hornos (1.114 metros) a nuestra derecha y el Picón del Haza (1.504 metros) a nuestra izquierda, en aquel momento, porque luego había que girar con el consiguiente cambio de ubicación. Sobre el impresionante espolón rocoso, revoloteaban incansables los buitres.


Pasamos por la zona de las “cuevas”, recovecos abiertos en las rocas por donde cae el agua formando preciosas cascadas en época de lluvias. Lamentablemente no era el caso y aunque el río corría alegre, los saltos de agua principales estaban secos.






Al cabo de unos cuarenta minutos llegamos a las inmediaciones de la Cascada de los Órganos, donde había una excursión de adolescentes, que se estaban bañando con el lógico griterío. Caía agua, aunque ni mucho menos se parecía a lo que habíamos visto en algunas fotos. La cascada estaba bonita, pero no nos llegó a impresionar. Como había que desviarse un poco para llegar a la poza, dado el calor y el gentío, decidimos continuar y dejar las fotos para la vuelta. La foto que pongo es del regreso, pasadas las seis de la tarde.




Desde allí nos aguardaba el último tramo de la subida, que no parecía muy largo, pero entre la acusada pendiente, las piedras del suelo y el sol implacable, tampoco nos hacía demasiada ilusión, la verdad. Pero había que continuar...




Paramos a tomar aire bajo la hojarasca del único árbol disponible en un buen radio mientras contemplábamos el imponente vuelo de los buitres sobre nuestras cabezas y, después, abordamos el último trecho hasta la boca de los túneles, unos diez minutos aproximadamente. No se llega a coronar el espolón, pero el panorama se presentaba espléndido. Llevábamos unos cincuenta minutos desde la central hidroeléctrica.




En esta ruta hay que pasar dos túneles, que van por el interior de la montaña y la recorren longitudinalmente. Desde abajo, vi unos agujeros abiertos en la roca, que no supe lo que eran hasta que, dentro del túnel, me di cuenta de que se trataba de los “balcones” del túnel. Estos túneles se construyeron para traer el agua mediante una acequia desde el embalse que hay más arriba (Aguas Negras) hasta la central eléctrica. Cuando pasamos por allí había mucha luz por la hora y la claridad del día, pero incluso así necesitamos encender las linternas. El piso, paralelo a la acequia, es estrecho y estaba completamente seco. En otra época del año quizás se encuentre embarrado e incluso con agua, con lo cual el paso puede ser algo más complicado. Así pues, aviso importante: hay que llevar una linterna. Al salir del primer túnel, pasamos justo por encima de la Cascada de los Órganos.

El túnel largo corre longitudinalmente a esa montaña.

Entrada al primer túnel.


En el interior del primer túnel.

A partir de aquí, el terreno se niveló y la caminata se hizo más sencilla, si bien ya con más de tres horas y media de recorrido y con aquel solazo, empezábamos a estar algo cansados y, sobre todo, necesitábamos reponer fuerzas, ya que se nos había hecho un poco tarde intentando encontrar un sitio adecuado para sentarnos a la sombra. Atravesamos el segundo túnel, más corto que el primero y sin ninguna dificultad especial, y a unos centenares de metros nos encontramos con la laguna de Aguas Negras, donde se encuentra la presa. Frente al agua, aprovechando una sombra, hicimos una corta “parada y fonda” para tomar nuestros bocatas, que ya iba siendo hora.

Segundo túnel.

Presa y laguna de Aguas Negras.



En este punto, salen dos caminos: uno hacia la izquierda, que va hasta el nacimiento del río Borosa, y otro, a la derecha, sobre la presa, que se dirige a la laguna de Valdeazores. ¡Ojo que no hay indicador como tal, sólo unas letras con una flecha a la izquierda, donde se lee “al nacimiento”. Después de comer, decidimos ir primero al nacimiento del río, que es una ruta más corta. Aconsejo hacerlo así porque lo hecho, hecho queda y se agradece según las piernas van sumando kilómetros y, por lo tanto, cansancio; no sea que luego, a la vuelta, no apetezca ir más allá.



Apenas son trecientos metros y merece la pena echar un vistazo. El lugar es bonito, aunque el río no llevaba agua suficiente como para convertirlo en espectacular.




Volvimos hasta la presa, la cruzamos y, dejando el agua a nuestra izquierda, seguimos la pista que lleva hasta la Laguna de Valdeazores. Es un tramo de un kilómetro, aproximadamente, que pica ligeramente hacia arriba pero agradable de recorrer, en un entorno de bosque bastante espeso de pino, bojes, tejos y acebos, con una buena variedad de especies lacustres en las orillas de las lagunas. Sin embargo, se nos hizo algo pesado porque ya llevábamos bastantes kilómetros a cuestas y… lo que quedaba: todo el regreso por el mismo camino que habíamos traído. Eso es lo peor de las rutas lineales, la vuelta por el mismo sitio. Menos mal que sería cuesta abajo.


Desde que habíamos atravesado los túneles no nos encontramos con nadie. Al parecer la gente (no demasiado numerosa porque aunque era San Isidro, en Andalucía era un simple lunes laborable) se había quedado más abajo. En un momento dado, apareció un zorro, que se quedó observándonos tan pancho durante un ratito, como diciendo: ¿qué harán estos dos por aquí? Continuamos hasta alcanzar la laguna ya más por la honrilla de hacer la ruta completa que por otra cosa, la verdad.


Dimos una vuelta por los alrededores de la laguna de Valdeazores, contemplando sus tranquilas aguas verdes, tomamos las correspondientes fotos y afrontamos el regreso. Eran las cuatro de la tarde, habíamos hecho 12,5 kilómetros en unas cinco horas (incluyendo paradas) y nos quedaban otros tantos por recorrer. ¡Ufff!


Por cierto, se me había olvidado escribir que en todo el recorrido hay numerosas fuentes, donde abastecerse de agua, y un agua excelente (y yo no bebo en cualquier sitio, lo confieso). Además, las fuentes son de lo más vistosas, como se puede ver en la siguiente foto, en la que he puesto una recopilación de las que más me gustaron.


Por la tarde el paisaje estaba diferente y como es realmente bonito compensó un poco el “dejá vue”. Por fortuna, cuesta abajo y con menos sol y calor, la parte pedregosa y de mayor pendiente se hizo menos dura. Y eso se notó, porque la vuelta la hicimos en apenas cuatro horas, si bien al final estábamos muy, muy cansados: parecía que la valla metálica de la piscifactoría había desaparecido del mapa. Pero no, estaba en su sitio y poco antes de las ocho de la tarde nos encontrábamos de nuevo en el coche, dispuestos a volver a nuestro hotel en Arroyo Frío para tomar una buena ducha, seguida de una estupenda cena en el restaurante El Mesón.

Antes de irnos, nos encontramos con esta sorpresa: lástima que ya estuviera un poco oscuro.

En resumen: una ruta senderista muy bonita, realmente interesante y recomendable cien por cien. Aplauso Aplauso Si se hace completa resulta bastante dura, aunque más que nada por su longitud, porque 25 kilómetros son muchos kilómetros. El tramo más empinado es fatigoso y con muchas piedras, pero no excesivamente largo y se puede pasar bien, aunque fastidia un poco, sobre todo por el sol ya que apenas hay sombras. Lo peor es el cansancio acumulado por tantas horas de marcha. Si se va con niños o no se quiere caminar tanto, siempre es posible llegar hasta la Cerrada de Elías (un paseo súper agradable) y continuar hasta que se desee, dando después la vuelta.




Otro asunto importante es la época del año para realizar esta caminata. Si se puede elegir, la ruta debe estar espectacular a principios de la primavera y durante un otoño lluvioso. Dada su longitud, no aconsejo hacerla completa en verano ya que el tramo duro puede convertirse un auténtico suplicio. La zona inicial, paralela al río, no presenta problemas porque hay sombras y agua, pero a partir de la Central Hidroeléctrica la cosa cambia completamente. Entre que las cascadas probablemente bajen secas, el desnivel, las piedras del terreno y el sol inclemente en un espacio casi sin sombras, la verdad es que no se si merecería la pena el esfuerzo de alcanzar las lagunas.




Volver arriba

Compartir:






















































































📊 VOTACIONES A LA ETAPA
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0 0
Anterior 0 0 0
Total 5 1 5
Votos
stars-5 0 Votos
stars-4 0 Votos
stars-3 0 Votos
stars-2 0 Votos
stars-1 0 Votos
Para votar esta etapa debe registrarse como usuario

👉 Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 64 Visitas mes actual: 51 Total visitas: 974

comment_icon  Últimos comentarios al diario:  Senderismo por España. Mis rutas favoritas: emblemáticas, paseos y caminatas
Total comentarios 32  Visualizar todos los comentarios

Magrat1976  Magrat1976  11/12/2021 18:49   📚 Diarios de Magrat1976
Comentario sobre la etapa: RUTA RÍO BOROSA. SIERRAS DE CAZORLA, SEGURA Y LAS VILLAS (JAÉN).
Preciosa ruta, espero poder disfrutarla en breve, aunque sea con frío.

Muchas gracias por compartir tanta información!

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN LA ETAPA


Registrate AQUÍ
Volver arriba


forum_icon Foros de Viajes
Naturaleza-Paisaje Tema: Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas -Parque Natural Jaén
Foro Andalucia, Extremadura y Murcia Foro Andalucia, Extremadura y Murcia: Viajes por el Sur de España: Andalucia, Extremadura, Murcia, Ceuta y Melilla
Ultimos 5 Mensajes de 328
237244 Lecturas
AutorMensaje
yolimoralu
Yolimoralu
Travel Addict
Travel Addict
Abr 26, 2016
Mensajes: 51

Fecha: Vie Ene 28, 2022 03:03 pm    Título: Re: Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas -Parque

Muchas gracias Carlyo. Pues se que sigue siendo muy personal la respuesta pero con un bebé tan pequeño que zona nos recomendáis más. Estamos un poco perdidos en que zona sería mejor para nosotros. Nos gusta hacer senderismo y queremos hacer excursiones pero es cierto que con el bebé pequeño no podremos estar todo el día de ruta. En la zona sur hay cascadas o zonas de baño?
Gracias
rosa888
Rosa888
Travel Addict
Travel Addict
Ene 24, 2018
Mensajes: 25

Fecha: Mie Abr 13, 2022 06:48 pm    Título: Re: Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas -Parque

Hola.
A ver si alguien me puede ayudar, quiero ir a la sierra de Cazorla.
pero no se q población seria la mejor como punto de partida para hacer excursiones.
Y q excursiones me recomendais?
Graciassss
adolpaumer
Adolpaumer
Experto
Experto
Sep 14, 2018
Mensajes: 121

Fecha: Jue Abr 14, 2022 05:26 pm    Título: Re: Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas -Parque

Cazorla es el punto de partida , el mismo pueblo tiene una visita guiada muy bonita y desde el hay algunas rutas muy bonitas también te recomiendo la ruta del rio borosa es larga pero muy chula , La Iruela es un pueblo bonito , el mirador de las paloma

Yo estuve alojado en el Hotel Sierra de Cazorla y en la plaza había un gran ambiente por las noches de tapeo .
rosa888
Rosa888
Travel Addict
Travel Addict
Ene 24, 2018
Mensajes: 25

Fecha: Lun Abr 18, 2022 10:37 am    Título: Re: Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas -Parque

Adolpaumer. Muchas gracias. Tomo nota de todo.
Eros1978
Eros1978
New Traveller
New Traveller
May 18, 2022
Mensajes: 1

Fecha: Mar May 24, 2022 11:43 pm    Título: Rutas Cazorla

Buenas tardes que rutas desde cazorla puedo hacer a pie? Porque veo que la mas vista sale desde una picifactoria a ciertos km de cazorla, espero sus opiniones. Gracias
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro

Registrate AQUÍ


All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. Aviso Legal - Privacidad - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Facebook Twitter instagram