Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads


Vacaciones 2004. Tunez: Cultura, desierto y mediterraneo. -Diarios de Viajes de Tunez- Iskrenub
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace

Diario: Vacaciones 2004. Tunez: Cultura, desierto y mediterraneo.  -  Localización:  Tunez  Tunez
Descripción: Viaje de 14 dias a Tunez en 2004. Recorrido por el pais y luego relax de una semana en el mediterraneo.
Autor:    Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:



Etapas 1 a 3,  total 4
 1  2  siguiente siguiente



Etapa: Presentacion  -  Localización:  Tunez Tunez
Fecha creación: 01/05/2014 12:02  
Compartir: 
Compartir:
PRESENTACIÓN
En las vacaciones del 2004 iríamos a Túnez, un poco influenciados por como lo pasamos en Egipto y otro poco aprovechando lo cerca y lo barato que estaba.
No nos parecía mal elegir otro país árabe, quizás el mas occidentalizado de todos según los foros que pude ver, con algo de aventura, cultura y descanso.
Y de todas las posibilidades elegimos una opción de 15 días (14 noches), las primeras siete en un circuito donde recorreríamos casi todo el país pernoctando en varios hoteles de 4 y 5 estrellas y las siete últimas en un hotel junto a la playa, a descansar a pierna suelta tras el ajetreado tour. No era lo que se puede decir barato (más de 800 € cada uno) pero tenía otro aliciente: salíamos directamente desde Sevilla y no desde Madrid como casi siempre.

El circuito se llamaba confort, del catalogo de Iberojet y el hotel de la playa, el Orient Palace en Sousse, una de las ciudades mas grandes de Túnez, quizás con menos posibilidades turísticas que los otros centros de descanso (Hammamet, Port el Kantaoui o Mahdia) pero, desde luego, más posibilidades culturales.

Túnez es pequeño, como la tercera parte de España, tiene 3 partes bien diferenciadas: el norte y el este, marítimos, mediterráneos, templados y turísticos. El centro, más profundo, agrícola y ganadero. Y el sur, árido y caluroso, abriéndose cada vez con más fuerza a un turismo de aventura y misterio.



Como siempre, antes de salir, recopilamos información de infinidad de paginas web, de agencias de viajes, foros y alguna como ésta misma. Las maletas, por experiencia, no demasiado llenas, la cámara de fotos, bien cargada de pilas y de memoria y todos los sentidos puestos en la nueva aventura que comenzaba.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Presentacion




Etapa: El Circuito  -  Localización:  Tunez Tunez
Fecha creación: 01/05/2014 12:14  
Compartir: 
Compartir:
EL CIRCUITO

Túnez no realiza el cambio de hora en horario de verano e invierno y ni siquiera tiene una hora adelantada, se rige exclusivamente por el horario solar aceptado internacionalmente, ese de los meridianos donde el cero pasa por Greenwich. Por eso en verano en Túnez es una hora menos, igual que en Canarias a pesar de estar situada justo para el otro lado. Un guía nos explicó que la experiencia del cambio de hora fue nefasta en ese país y como a nadie le sentó bien la desecharon.
Llegamos al primer hotel Abou Nawas Tunis, en Túnez capital, ya entrada la noche, luego de un traslado de poco menos de hora y media desde el aeropuerto de Monastir. No dio tiempo más que para aparcar las maletas en la habitación y cenar en uno de los restaurantes. Una cena tipo menú que nos sirvió para comenzar a acercarnos a los hábitos culinarios tunecinos, con una crema sabrosa, unas croquetas excesivamente condimentadas y una carne con verdura y patatas con un ligero sabor dulce.


La mañana siguiente me levanté temprano y pude hacer varias fotografías desde la habitación del hotel y, luego de desayunar, nos pusimos en camino a recorrer lo que turísticamente se conoce como las excursiones del Norte, a saber: el museo del Bardo, el zoco de la capital, Cartago y un pequeño pueblecito turístico: Sidi Bou Said.

Aún no eran las nueve cuando llegamos al museo, un edificio antiguo de variada arquitectura, predominantemente árabe, que alberga varias estatuas romanas incompletas, antiguas columnas romanas y utensilios de madera y metal de la misma época pero sobretodo una completa colección de mosaicos romanos que son sus mas preciados tesoros. Recorrimos las diferentes salas con bastante premura, escuchando las variadas explicaciones del guía. A la entrada abonamos 1 dinar (poco más de cien pesetas entonces) en concepto de utilización de la cámara fotográfica, es lo que se conoce como derecho de fotos y sería una parte común en todos los monumentos, mezquitas, museos, palacios o zonas arqueológicas que visitamos. No supone demasiado desembolso y sí una mínima forma de control, otra cosa es lo que te piden por utilizar la cámara de video, a veces hasta 10 dinares, una pasada.
Abundaban los mosaicos con escenas marineras y de caza, las alegorías a los dioses, los zodiacos, inscripciones lapidarias e incluso un retrato de Virgilio con dos musas, un mosaico de apenas 60 cms. de lado realizado con pequeñísimos trozos de mármol de colores colocados milimétricamente, su pieza mas codiciada.


A la salida se encontraban varios tenderetes de compras con medallones, flores, pulseras y otros recuerdos del país, incluso un kit para realizar tu propio mosaico. No nos aventuramos a comprar nada esta vez esperando a conocer con mas fiabilidad los precios de las distintas cosas para no meter la pata. En todas partes habíamos leído y oído la casi obligatoriedad de negociar el precio de cada cosa comprada, el regateo como costumbre comercial y aunque teníamos cierta experiencia de Egipto y Thailandia, aún estábamos algo desentrenados.


Luego del museo fuimos a visitar el gran zoco de la capital. A pesar de lo caluroso del día en el mercado no se estaba mal, por las calles pequeñas y sombrías corría una fresca brisa que hacía muy agradable el recorrido. A las 11 de la mañana estaba atestado de gente de aquí para allá, el olor de las especias se mezclaba con el del cuero y los perfumes y por todos lados resonaban las voces de los vendedores intentando captar la atención de algún turista.
Pasamos allí el resto de la mañana, hicimos varias pequeñas compras y algunas fotos curiosas y luego de recorrer una de las avenidas mas importantes de la capital nos apresuramos a almorzar en un restaurante cercano.

La tarde comenzó con la visita obligada de las ruinas de la antigua ciudad romana de Cartago. El Guía nos llevo primero a ver una maqueta de lo que en su tiempo fueron las termas de Antonino: un conjunto de edificios de varias plantas con varios patios interiores y varias salas con una arquitectura imponente que permitía recibir el agua de la montaña, calentarla en los sótanos y enviarla a las dependencias superiores a través de diversos canales horadados en la piedra. Todo eso lo ves en la maqueta o te lo imaginas porque lo que de todo aquello queda son sólo cuatro piedras que, desde luego, no hacen honor al señorío que alguna remota vez pudo tener esa ciudad. Ahora bien, el sitio es inmejorable, quizás por eso junto a esas ruinas está el palacio presidencial, bien custodiado por murallas, sede y casa del actual gobierno tunecino.


La siguiente visita nos llevó a un acogedor pueblecito donde pasamos el resto de la tarde. Sidi Bou Said se asienta en una montaña a orillas del golfo de Túnez, se trata del pueblo blanco con ventanas azules mil veces retratado que se ha convertido casi en un emblema turístico. Abundan las casas de grandes puertas remachadas y encantadores y plácidos cafés donde tomar un delicioso te con piñones. En uno de ellos pasamos gran parte del tiempo fumando una shisha de manzana y contemplando una vista magnífica del puerto deportivo y de las playas y acantilados cercanos. En su calle principal se agolpan tenderetes de recuerdos y por todas partes hay vendedores de jazmines. Bien merece una jornada entera.

Esa noche, luego de cenar, aproveché para hacer varias fotos nocturnas desde la habitación del hotel. Al día siguiente partiríamos para no volver al norte del país.


En este día viajaríamos hacia el este pasando por Port el Kantaoui, Sousse y El Djem y nos alojaríamos en Sfax en el hotel Syphax.

Port el Kantaoui es una zona turística de excelencia en la costa este de Túnez, el mismo puerto no deja de ser un pequeño puerto deportivo si lo comparamos con otros de España pero allí al parecer es lo mas de lo mas, imagino que será sobretodo por los lujosos hoteles que se arremolinan a su alrededor. Entramos a través de un gran arco junto a una torre de piedra con estructura antigua pero falsa y estuvimos allí poco mas de una hora sin hacer nada de especial solo buscando una farmacia donde comprar sacarina ya que Maribel, que es sacarinómana, perdió el pastillero el día anterior. Al final conseguimos comprar 100 sobrecitos en un supermercado.

Almorzamos en un hotel de Sousse y luego fuimos a visitar su medina y su zoco, una visita corta que a mi me sirvió de reconocimiento para la semana que pasaríamos en esa ciudad. Desde allí al autobús y luego de un recorrido de más de una hora por una carretera recta y con tramos en obras llegamos a El Djem, un pequeño pueblecito del interior rodeado de chumberas y olivos con un anfiteatro impresionante donde cabe el pueblo entero.

La entrada al coliseo esta situada casi a la espalda de los aparcamientos por eso para acceder a ella se recorre un pasillo de columnas y tiendas de regalos y antigüedades, comenzamos a ver más cosas típicas de desierto que de mediterráneo, serpientes y escorpiones embalsamados, rosas del desierto, utensilios de madera de olivo y piedra, etc...


El coliseo conserva en casi su mitad los tres pisos que lo constituyen pero en su parte occidental esta casi derruido con una inmensa brecha que lo parte completamente. Aun se le puede atravesar por dos pasadizos subterráneos iluminados por la luz que se filtra por pequeñas ventanas y un gran entarimado metálico en el centro. En este monumento se celebra una serie de conciertos en un festival anual que tiene mucho arraigo.

Me alejé de el hasta un pequeño parque contiguo intentando hacer una foto completa, pero fue imposible con las posibilidades de mi cámara de modo que tuve que tomar dos imágenes y hacer una fotocomposición, como veis casi ni se nota.




Más de dos horas después llegamos a Sfax, la segunda ciudad del país. Una visita rápida a los zocos y algún mercado, algo de tiempo libre para un descansito y un café, llegada al hotel, un bañito en la piscina (el primero que pudimos hacer), cena y a dormir que falta nos hacía.




El siguiente día partimos temprano hacia la isla de Djerba. Tuvo que ser temprano para no guardar demasiada cola en el trasbordador que pasa el autobús y es un trayecto que bien nos lo podíamos haber ahorrado ya que en la isla sólo estuvimos viendo tenderetes de compras y algunas joyerías de plata en su capital llamada Houmt Souk, la famosa sinagoga de la que hablaban los catálogos no pudo visitarse por ser viernes, día de culto y en verdad no se si la isla tiene algo más que ofrecer pero nosotros no vimos nada.


Donde sí hicimos cola fue para salir de la isla, unos 45 minutos que pasamos contemplando la bahía y comprando alguna cosa en los tenderetes del muelle.


Almorzamos en Gabes a medio camino de Matmata donde visitamos unas cuevas trogloditas, curiosas casas horadadas en la piedra con una única entrada camuflada (no la que visitamos que estaba bien visible) y con una forma de vida verdaderamente prehistórica. Allí se esparcían varias habitaciones con un patio común sin trazas de luz artificial o agua corriente, daba la impresión de estar todo como muy colocado para la ocasión y no me extrañaría que cuando terminara la visita la familia se iría en su 4X4, aparcado cerca de allí, al chalecito del pueblo.


Por el camino había miradores con buenas posibilidades fotográficas en un escenario muy parecido al de los belenes navideños. En uno de ellos le di un biberón a una cría de dromedario y luego de terminar y la foto de rigor, el dueño me pidió 5 dinares, una barbaridad, la cosa se solucionó con un dinar y con una contestación un poco ofensiva por mi parte que nos dejo a los dos contentos. Y continuamos hasta Kebili la ciudad donde pernoctaríamos.
Durante el recorrido el guía nos ofreció el paquete opcional con tres excursiones bien distintas: la cena bereber, el paseo en camello en Douz, la puerta del desierto, y la visita a los oasis de montaña de Mides, Tamerza y Chebika junto con el paseo en todoterreno y la visita a los escenarios de la película "la guerra de las galaxias". Todo por 55 € por cabeza. Como esa noche la cena no estaba incluida en el circuito cogimos el paquete completo.



Después de un confortable baño en la piscina del hotel Oasis de Kebili (quizás lo mejor que tenía ya que las habitaciones eran un poco avejentadas aunque confortables) el autobús al completo a la cena bereber. En un terraplén anexo a un restaurante nos ofrecieron una exhibición de dromedarios enormes, blancos e imponentes y caballos al galope con jinetes haciendo piruetas y luego nos acomodaron en unas tiendas-jaimas hechas con telas viejísimas y maderos resquebrajados donde cenamos sopa, cuscús con pimientos y patatas y sandía de postre. Luego fuimos a un escenario cercano donde vimos una cutre danza del velo por una bailarina bastante entrada en años y kilos. Terminamos más de las once de la noche pero la mañana siguiente no madrugaríamos. Se podría decir que ya estábamos en el desierto.

A las nueve de la mañana ya estábamos en Douz, la llave del desierto (como pregonaba un gran monumento a la salida del pueblo), a lomos de un dromedario dando un paseo por las interminables dunas de arena, de una finísima arena que se escapaba de las manos.


Inexplicablemente, a medio camino, me hicieron bajar del animal y luego de colocar bien la montura, monté de nuevo y continuamos andando. Sólo al ver las fotos me di cuenta que, poco a poco, las ataduras de la montura (justo detrás de la joroba) habían ido resbalando hacia atrás colocándome en una posición un poco ridícula y bastante impúdica. Esa foto sirvió de cachondeo para todo el autobús durante la que quedaba de circuito. La foto la coloco en la sección de imágenes (muy a mi pesar y con justificadas protestas).

Una hora y media después en la explanada del aparcamiento de dromedarios compramos muchas rosas del desierto, las mejores que vimos hasta ahora y además las más baratas, te daban 4 por 1 dinar. Por mi parte, yo metí en una bolsa de plástico 35 ó 40 rosas todas escogidas y le di 5 dinares al moro y tan contentos.

Abandonamos el hotel luego de almorzar y nos dirigimos a Tozeur atravesando un inmenso lago salado donde hicimos una pequeña parada. A los lados de una carretera rectísima y un poco elevada se esparcían pequeños montones de sal, algunas pequeñas lagunas de un agua color azul, rojo o amarillo y, de vez en cuando, varias barcas pequeñas, varadas en plena sal, como vestigio de lo que alguna vez fue un lago navegable.

Tozeur se ha convertido en una ciudad turística gracias a la construcción de un aeropuerto que le convierte en punto de partida de cientos de excursiones por el desierto y de rutas en todoterreno.

Luego de dejar las maletas en el hotel Ksar Rouge de Tozeur, donde dormiríamos dos noches, viajamos a Nefta para visitar el palmeral. Este es un cambio sustancial del recorrido original del circuito de Iberojet, el día siguiente también se cambiaria el itinerario.

Después de contemplar las enormes cisternas del palmeral caminamos por la vistosa medina de Nefta, con todas las fachadas hechas con pequeños ladrillitos ocres, los niños salían de las casas pidiendo caramelos, bolígrafos y sobretodo, listillos ellos, dinares. Hice algunas fotos vistosas de los niños en sus calles y luego vimos varias demostraciones del ascenso a las palmeras y la recolección de dátiles, licor y tabaco de palmera.

Una limonada riquísima en la plaza principal de Nefta dió por terminada la excursión. En esa plaza mas niños pidiendo pero curiosamente otros vendiendo baratijas y las rosas del desierto mas grandes, vistosas y baratas que vi en todo el viaje. Un niño me vendía una enorme de mas de 2 kilos por solo un dinar, lástima que pesara tanto porque era una preciosidad.

Desde el principio, a los que hacíamos el mismo circuito, nos dividieron en dos grupos con un autobús cada uno. Esto hacia que los recorridos fueran más cómodos ya que teníamos un autobús para 50 pasajeros con poco mas de 20 personas. El aire acondicionado no se forzaba tanto y teníamos un asiento doble para cada uno. No quiero ni imaginarme el viaje con el autobús al completo.

El día siguiente por la mañana visitaríamos el museo de arte y tradiciones populares y el zoco de Tozeur dejando para la tarde la aventura de los oasis de montaña y los 4X4. El otro autobús lo haría en sentido contrario.

El museo era un compendio de vestimentas, joyas y utensilios antiguos tunecinos, expuestos en muchas vitrinas iluminadas. También tenia varias representaciones de la vida diaria en cualquier ciudad tunecina en un reciente pasado, la ceremonia de la boda, un barbero trabajando, una escuela, un baño turco, etc... todo ello aderezado con varios maniquíes vestidos que daba bastante grima. En la planta alta se exponían cuadros algo más modernos de varios pintores tunecinos.

En cuanto al zoco de Tozeur, sólo conservo una foto de una cabeza de dromedario expuesta en una carnicería (al parecer es un manjar apreciado) y otras dos de una tienda de alfombras.

Después de almorzar en el hotel partimos en 5 todoterrenos (Toyota Land Cruiser, unos auténticos monstruos) en dirección a las montañas al borde del desierto. El guía, preparado para la ocasión, se vistió como un autentico explorador árabe con pantalones bombachos, casaca, chaleco y pañuelo en color tierra. Primero fuimos a un oasis con un pequeño salto de agua entre montañas que nos permitió incluso darnos un baño. El cielo se cubrió de nubes e incluso nos cayeron algunos goterones lo que hizo que la jornada no fuera tan calurosa como por la mañana.

En el oasis siguiente hicimos una ruta a pie entre montañas hasta alcanzar un antiguo pueblo en ruinas, el recorrido plagado de vendedores furtivos entre las rocas que ofrecían rosas del desierto y geodas a muy buen precio.

Para el final dejamos la bomba de la carrera de todoterrenos. Por una planicie salpicada de matojos los vehículos volaban, sin importar las arrugas del terreno, en plan Paris-Dakkar despidiendo nubes de polvo a nuestro paso. Luego llegamos a un campo de dunas que pasamos como un cuchillo cortando mantequilla, cogiéndolas alguna de costado y otras de través hasta llegar a una enorme que rodeaba una pequeña llanura donde rodaron una parte de la película "la guerra de las galaxias".

Paseamos un buen rato entre los restos de los decorados de cartón-piedra y acero, suspirando por haber salido ilesos de la aventura. Sólo entonces yo caí en la cuenta del aprieto que hubiera supuesto que cualquier vehículo hubiera volcado en alguna maniobra arriesgada y alguno hubiese resultado con un hueso roto. Afortunadamente sin un contratiempo volvimos todos, esta vez por otra ruta y sin prisas, al hotel para darnos un bien merecido descanso. En el camino paramos esperando sacar unas bonitas imágenes del anochecer en el desierto pero el horizonte estaba lleno de nubes y no hubo forma.

Esa noche pasamos una agradable velada todos reunidos en torno a una copa contando chistes y aventuras en los zocos. El desierto se acababa y comenzaba el regreso al norte.



No hubo madrugón, por fin, para partir hacia Kairouan la ciudad santa de Túnez y la cuarta ciudad musulmana más sagrada tras La meca, Medina y Jerusalén.


Visitamos primero las enormes cisternas típicas de cada ciudad tunecina y luego la gran mezquita, un recinto amurallado con un gran patio en su interior, rodeado de columnas y arcos árabes, donde rezan los fieles. Al no ser musulmanes no se nos permitía la entrada a la mezquita en sí de modo que tuvimos que conformarnos con verla desde la entreabierta puerta de entrada.

La siguiente visita fue a un edificio que simulaba una típica casa musulmana de la antigüedad donde una familia con todos sus miembros, patriarca, madre e hijas casadas, vivían en habitaciones contiguas en torno a un patio central. La construcción contenía también la escuela musulmana, los baños turcos, etc...

No recuerdo como se llamaba exactamente el edificio pero en él se celebraba precisamente ese día la ceremonia de la circuncisión de los niños y tuvimos la oportunidad de ver a unos orgullosos padres mostrando a su niño con ojos llorosos tras padecer la cruenta operación, todos rodeados de familiares y músicos celebrando tal acontecimiento.

Quizás porque era el último día de circuito el hotel donde pasaríamos la noche era el mejor de toda la ruta: El hotel La Kasbah de Kairouan, un 5 estrellas enclavado en un edificio antiguo amurallado tipo parador nacional español, precioso por dentro y por fuera, con una ornamentación austera pero coherente, una piscina magnífica y un te moruno precioso con recintos llenos de arcos antiguos y un pequeño y acogedor patio. Este hotel sin duda merecía estar mucho más que un solo día. Además estaba en plena medina y a un tiro de piedra de un zoco muy prometedor donde esa tarde hicimos muy buenas compras.

Después de almorzar una visita que bien nos pudimos ahorrar: la fabrica de alfombras donde primero te enseñan como se tejen, nudo a nudo y las distintas calidades y luego te muestran hasta la extenuación, una tras otra, casi todas las alfombras de la tienda, desplegándolas de tal forma que luego casi no puedes salir de allí. Tal vez por los altos precios, esa vez no vendieron ni una sola, y antes de que se dieran cuenta ya habíamos salido todos escopetados en dirección al zoco cercano.

Antes de que se hiciera de noche aprovechamos para darnos un buen chapuzón en la piscina y luego de cenar nos reunimos todos en el café moro. Era cosa de aprovechar el último día juntos ya que la mañana siguiente muchos partirían para España y otros, como nosotros, cambiaríamos de ciudad y de hotel para pasar los días que quedaban. Era el tiempo que siempre llega, el de las despedidas tras pasar una semana compartiendo experiencias, aventuras y alegrías. Para todos ellos, los catalanes con el padre tan cachondo y encantador, los despreocupados malagueños, los simpáticos sevillanos que alguna vez tengo que llamar, para todos un grato recuerdo.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: El Circuito




Etapa: El Hotel  -  Localización:  Tunez Tunez
Fecha creación: 01/05/2014 15:57  
Compartir: 
Compartir:
EL HOTEL

En el folleto de Iberojet y en varios foros habíamos visto un curioso y novísimo hotel en Hammamet: el Lalla Baya, las fotos y los comentarios que habíamos visto y leído nos convencieron para pasar toda la segunda semana a pierna suelta. Sin embargo, cuando fuimos a reservar el viaje no había plazas disponibles de modo que, ya sin ese hotel, nos pareció mucho más acertado elegir otra ciudad con más posibilidades que el turístico Hammamet. Y esa era Sousse. La tercera ciudad de Túnez, con un zoco recogido y accesible que ya habíamos visitado, algún que otro museo, una gran mezquita y una fortaleza llamada el Ribat que valía la pena visitar. Y en Sousse uno de los mejores hoteles: el Orient Palace, junto a la playa, relativamente cerca de la ciudad pero lejos del bullicio metropolitano, esto impedía que el hotel se llenara de lugareños que utilizaban sus instalaciones como ya habíamos visto en alguno del circuito y en algunos foros. Pensándolo después con calma creo que acertamos con la elección.



El hotel disponía de más de 200 habitaciones dispuestas en varios bloques de 4 plantas. La mayoría se asomaban a la piscina y la playa pero también había otras que daban al frontal y a la zona de las pistas de tenis con peor vista y mucha menos animación. Ya teníamos reservada una de las que daba a la piscina (habíamos pagado un suplemento en España) y poco después del mediodía del 1 de septiembre vaciamos las maletas por primera vez desde que llegamos al país ya que tantos cambios de hotel durante el circuito hacia impensable el llenar los armarios de modo que sacábamos sólo lo imprescindible.


Vaya por delante que allí pensábamos descansar. Ya habíamos visto bastante Túnez, la semana había sido agotadora y no deseábamos otra cosa que tendernos en una hamaca, leer un libro, un baño de vez en cuando y la comida por delante. De modo que el primer y segundo día se nos fueron entre el reconocimiento del hotel y la playa. Solo utilizamos la cámara para plasmar la enorme lámpara del hall del hotel, captar imágenes de la playa y algunas fotos nocturnas de la zona de la piscina.

Como en la mayoría de los hoteles el horario de las comidas no se adecua al gusto español, el desayuno no se alargaba a más de las nueve y media (si llegabas más tarde no lo tenías seguro y además de escasear todo, luego te quedabas sin los mejores sitios de la playa o la piscina). Almorzábamos en algún restaurante o en la playa (teníamos media pensión) y la cena se establecía de siete y media a nueve y media en el segundo turno (el primero empezaba a las seis, bonita hora de cenar). Nosotros llegábamos como a las ocho y media y cuando terminábamos solo quedaban españoles y camareros de malhumor que mostraban su desacuerdo a las primeras de cambio. Si llegabas a las nueve se ponían negros y te intentaban situar en una mesa ya ocupada para no tener que montar otra nueva, no colocaban ceniceros en la zona de fumadores y las bebidas (que había que pagar) las traían casi a los postres. Parece que es esta una característica común de los hoteles en Túnez, la comida es buena, los postres exquisitos (tienen una foto de muestra), los desayunos completos y deliciosos pero el servicio nefasto, con honradas excepciones por supuesto.
Por las noches la animación comenzaba a las ocho y media con una sesión de entretenimiento infantil de media hora (para los hijos de los alemanes y los rusos que eran los únicos que ya habían cenado) y luego comenzaba la de adultos con algún grupo autóctono o un mago o un fakir o un bingo, de todo había. Esto no se alargaba hasta más de las 11 de modo que dejaban descansar, no como en otros hoteles que he leído que dan la lata hasta bien entrada la madrugada.



El tercer día aprovechamos para ir a Sousse a ver la mezquita, el Ribat y algún museo.

El Ribat es un cuadrado edificio fortificado coronado por una torre inmensa y accesible desde donde se tiene una vista magnifica de la ciudad. Al parecer fue la morada de unos monjes, los morabit, que defendieron la ciudad de las incursiones cristianas.

Otra vez, de nuevo, era viernes, día de oración, así que nos quedamos sin poder entrar en la mezquita. Nos conformamos con verla desde arriba, desde el Ribat y desde el exterior. Luego fuimos al otro extremo de la medina donde estaba el segundo museo mas importante tras El Bardo, embutido dentro de otro edificio importante; La Kasba, con una inmensa torre cuadrada que no se podía visitar. El museo contiene una bella colección de mosaicos romanos que a mí me gustaron mas que los de la capital, uno inmenso de Neptuno con cuernos y multitud de escenas marineras, auténticos catálogos donde se podían distinguir, peces, jibias, gambas, pulpos y anguilas. Además estaba desierto y lo vimos a nuestras anchas. Me gustó especialmente uno con escenas de gladiadores donde se podía ver la sombra de los personajes y la sangre brotando de los animales heridos.

Aún nos dió tiempo de visitar el zoco antes de almorzar, tomamos un refresco en uno de los preciosos cafés que se sitúan en el centro del mercado, con unas vistas preciosas de las azoteas de los edificios, algunas repletas de pimientos puestos a secar lo que les daba un curioso color rojo brillante, compramos una cachimba y otras baratijas y almorzamos con un kebab en un restaurante de la plaza principal, junto al puerto.

Llegamos al hotel con tiempo de darnos en chapuzón en la playa. En la habitación, las limpiadoras nos habían hecho unos curiosos dibujos con las cortinas y las toallas, parece que los dinares que les dejamos de propina todas las mañanas hacían su efecto. Es ésta una costumbre que tenemos en cada viaje, te asegura no encontrarte con sorpresas desagradables como que no te cambien las toallas o te desaparezca algún libro o alguna prenda (lo de valor lo dejábamos en la caja fuerte o en recepción, por si las moscas).

El día siguiente fue espectacular, no hicimos nada de nada. Por no hacer no tengo ni una sola foto. Lo único que recuerdo es que debimos contratar una pequeña excursión que hicimos un día después; un recorrido en un barco que simula una carabela y que salía del puerto de Sousse y fondeaba como una hora en algún sitio frente a la playa y a nadar o a pescar según se quiera. El viaje incluía algo de pollo, bebida y fruta. Por 20 dinares era una buena excusa para pasar la mañana. Esa tarde aprovechamos que estábamos en la ciudad para hacer las últimas compras y visitar un pequeño museo que se abrió donde antes había un antiguo café.

Gran parte de las compras las hicimos en un gran centro comercial a la entrada de la medina. Con precios fijos aunque un poco subidos pero sin el agobio del regateo y el regusto del zoco, todo en plan supermercado, coges lo que quieras, a la cesta y a pagar a la salida.

Además tuvimos que ir a la parte alta del mercado a por una de las piezas del narguile (la pipa de agua) que compramos algunos días antes y que habíamos olvidado en la tienda. Yo como "gran experto" en pipas estuve probando, una a una, cada pieza hasta dar con la perfecta, con la que no tenía fugas y podían servir no sólo para adornar sino también para fumar. Al final me llevé la pipa mas fea de la tienda pero, eso si, tira que da gusto.

El penúltimo día en Túnez fue el de mi bautismo de vuelo (sin motor). Se me ocurrió dar un paseito en paracaídas tirado por una lancha. Un entretenimiento que ya había visto muchas veces pero que me había parecido muy fugaz (en Thailandia apenas estaban 40 segundos en el aire) y muy caro (en Thailandia costaba como 4.000 pesetas). En esta ocasión me parecía que merecía la pena estar 5 minutos en el cielo por 20 dinares. Y la verdad es que el viaje se te hace corto, y es una maravilla contemplar toda la bahia desde el aire, la linea de costa serpenteante y los hoteles alineados en ella. Pena da no haber tenido otra camara a mano y poder tomar unas bonitas imágenes aereas.

Y como todo llega, se acercó la hora de abandonar Túnez. Un último vistazo a la playa y a la piscina, las últimas fotos hechas casi con desgana y la despedida del desierto del sur, la calma de la playa, la memoria derruida de Cartago, la majestuosidad del coliseo de El Djem, la religiosidad de Kairouan, el bullicio de los zocos, la luz de Djerba, el blanquiazul de Sidi Bou Said. Todo de una vez quedaba atras. Dos semanas de experiencias que tienen que durar al menos un año. Seguro que los recuerdos siempre quedarán.

Vayan a Túnez, está cerca, es barato y como comienzo hacia otra cultura es genial. Y además esta el desierto que siempre tiene algo que ofrecer.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: El Hotel



Etapas 1 a 3,  total 4
 1  2  siguiente siguiente



Votaciones al diario
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 0 0
Total 20 4
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 57 Visitas mes actual: 18 Total visitas: 5514

  Últimos comentarios al diario  Vacaciones 2004. Tunez: Cultura, desierto y mediterraneo.
Total comentarios 4  Visualizar todos los comentarios

Rodei  rodei  01/05/2014 14:55
Excelente diario, me trae muy buenos recuerdos de nuestro viaje!

Koala66  koala66  01/05/2014 18:22   
que viaje mas bonito! te dejo mis estrellas!

Iskrenub  iskrenub  01/05/2014 19:26   
Muchas gracias, pero si lo he puesto esta misma mañana!.
Estoy colgando los viajes que tengo comentados en mi pagina (por eso son de fechas muy pasadas).

Marimerpa  marimerpa  02/05/2014 09:25   
Gracias por compartir vuestro viaje. Aunque ha pasado tiempo, es una delicia ver las fotos y la información seguro que resulta de utilidad. Te dejo 5 estrellas.

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN EL DIARIO

Registrate AQUÍ
Volver arriba

Foros de Viajes
Pais Tema: Viajar a Túnez
Foro Marruecos, Túnez y Norte de Africa Foro Marruecos, Túnez y Norte de Africa: Foro de viajes del Norte de África: Marruecos, Túnez, Argelia y Libia
Ultimos 5 Mensajes de 1056
674909 Lecturas
AutorMensaje
Patricia1313
Patricia1313
New Traveller
New Traveller
Abr 19, 2019
Mensajes: 5

Fecha: Sab Jun 15, 2019 01:07 am    Título: Re: Viajar a Túnez

Hola! Acabo de volver de una semana en Túnez por mi cuenta sin coche ,por si alguien quiere información sobre algo ya que el foro no tiene mucha informacion actualizada !�
Dudu
Dudu
Super Expert
Super Expert
Oct 25, 2007
Mensajes: 257

Fecha: Dom Jul 21, 2019 06:59 pm    Título: Re: Viajar a Túnez

Patricia1313 Escribio:
Hola! Acabo de volver de una semana en Túnez por mi cuenta sin coche ,por si alguien quiere información sobre algo ya que el foro no tiene mucha informacion actualizada !�

Hola Patricia, a mí me interesa. Acabo de volver de Egipto que me ha fascinado y ya me estoy planteando si sería una buena idea ir a Túnez el verano que viene. Pero no sé si me atrevería a hacerlo por libre. Fuiste por libre o con agencia?

Gracias Amistad
gustavo111
Gustavo111
Experto
Experto
May 26, 2011
Mensajes: 231

Fecha: Mar Jul 30, 2019 10:19 pm    Título: Re: Viajar a Túnez

Hola!! A mí también me interesa lo que puedas aportar, sobre todo lo relacionado con la comida ya que vamos con un niño de 17 meses. A nosotros nos da igual la comida y somos de probar lo que podemos, pero con el niño nos preocupa un poco el tipo de comida si es muy picante, mucho condimento.... Botellas de agua mineral suele haber en todos lados?? En Marruecos nos pasó de no encontrar en algún sitio del interior....
campanilla80
Campanilla80
Dr. Livingstone
Dr. Livingstone
Mar 20, 2012
Mensajes: 7168

Fecha: Mar Jul 30, 2019 10:49 pm    Título: Re: Viajar a Túnez

No hay problema en encontrar agua mineral.
Gines92
Gines92
New Traveller
New Traveller
Ago 01, 2019
Mensajes: 2

Fecha: Jue Ago 01, 2019 04:04 pm    Título: Re: Viajar a Túnez

Hola! Quizás voy 15 días a Túnez, sabéis qué tal és la zona sur para hacer una ruta de Pueblos y si hay buses locales que los unan? Gracias!
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ







All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. LosViajeros.net, and LosViajeros.com is the same Portal.
Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Facebook Twitter - Política de Privacidad