Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads


Palmeando por COLOMBIA -Diarios de Viajes de Colombia- Meha
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace

Diario: Palmeando por COLOMBIA  -  Localización:  Colombia  Colombia
Descripción: Viaje a Colombia en marzo-2018, conociendo un poquito de la región andina (Bogotá y Eje Cafetero), un poquito de la región caribeña (Cartagena y San Andrés) y un poquito de la región amazónica (Leticia)
Autor:    Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:


Etapas 1 a 3,  total 9
 1  2  3  siguiente siguiente



Etapa: Nos vamos a Colombia, el país de las palmas  -  Localización:  Colombia Colombia
Descripción: La heterogeneidad es uno de los principales encantos de Colombia: desde montañas de casi 6000 m con nieves perpetuas hasta la calurosa selva amazónica, pasando por bosques tropicales, páramos, desiertos, costa……
Fecha creación: 08/05/2019 22:03  
Compartir: 
Compartir:
Al contrario que el resto de países sudamericanos, Colombia carece de un atractivo icónico a nivel mundial, y por eso muchas veces queda rezagado en las preferencias. En mis viajes por Sudamérica he conocido a muchos viajeros que recorrían varios países durante meses. Me sorprendía que muchos coincidían en su respuesta cuando les preguntaba cuál era su país favorito: “Colombia”. Nadie sabía argumentar un motivo claro: “No sé. Nada destaca especialmente, sólo sé que te encuentras a gusto y te querrías quedar a vivir”. Tal vez no sea necesario tener razones. Sólo hay que dejarse llevar y “vivir Colombia”.

La heterogeneidad es uno de sus principales encantos: desde montañas de casi 6000 m con nieves perpetuas hasta la calurosa selva amazónica, pasando por bosques tropicales, páramos, desiertos, costa……….. Un elemento común converge entre semejante diversidad: las palmas. Nunca las he perdido de vista. Desde las altas palmas de cera del Eje Cafetero a las docenas de diferentes especies de palmeras del Amazonas, pasando por los cocoteros del Caribe.

Colombia andina: palmas de cera en el Valle de Cocora


Su historia reciente ha sido tan truculenta y violenta que la desconfianza invade a quiénes se plantean viajar al país: ¿Es seguro viajar a Colombia?, nos preguntamos todos. Y es que resulta inevitable partir con el pensamiento lleno de recelos. En Colombia no te puedes perder por cualquier rincón del país, ya que la inseguridad rige todavía gran parte de su territorio. Pero en los lugares turísticos “permitidos” la convivencia es armónica e incluso se puede percibir su tranquilo respirar hacia un futuro esperanzador. Como dice su slogan turístico: “El peligro es que te quieras quedar”.

Hospitalidad y buena acogida es lo que hemos vivido durante todo el viaje. Los colombianos están encantados de recibir visitantes, se esmeran por hacerte sentir a gusto y te piden que proclames al mundo que la Colombia de hoy es amable, segura y generosa.

Si algo destaca en Colombia, aparte de la hospitalidad de sus habitantes, es su naturaleza y biodiversidad. Es el país con mayor número de especies vegetales del mundo, algunas todavía sin catalogar en áreas impenetrables. Su territorio contiene la mayor variedad de especies animales del mundo por km2, sólo superado en número absoluto por Brasil. Más de 60 Parques Nacionales protegen su diversidad biológica.

Los “pisos” climáticos son responsables de su variedad de ecosistemas, desde la selva amazónica hasta glaciares en montañas de más de 5000 metros. Son los Andes tropicales.

Colombia amazónica


Tanta huella ha dejado la colonización española que Colombia puede presumir de una de las ciudades coloniales más bellas de América, Cartagena de Indias. Hoy en día, el país está habitado por cerca de 100 etnias indígenas, además de una mezcolanza de gentes de origen europeo y africano, muchos de estos últimos son descendientes de los esclavos. Aunque algunas comunidades nativas permanecen aisladas sin mezclarse con nadie, si una palabra define la mezcla racial sería mestizaje.

Cartagena de Indias

Todos conocemos la dureza que golpeó al país durante el siglo XX, aunque entre las sombras siempre brotan luces como García Márquez y Fernando Botero, insignias culturales del país.

Reconozco que cada vez me da más pereza diseñar un itinerario por adelantado. El camino suele ofrecer oportunidades que no se pueden predecir y para poder aprovecharlas prefiero viajar con planes flexibles. Sin embargo, las distancias son largas en Colombia, los transportes terrestres insufribles, y a algunos lugares sólo se puede llegar en avión (es el caso de la Amazonía o de San Andrés). Esto infundía considerable rigidez a nuestro itinerario, exigiendo comprar vuelos internos, aunque procuré mantener cierta capacidad de improvisación. Una vez más queremos probar el elixir del descubrimiento.

Colombia, el país de las palmas………empieza mi viaje por la región andina, región caribeña y región amazónica.

Llegada a Bogotá.
5 días por el Eje Cafetero.
2 días en Cartagena de Indias
4 días en San Andrés
4 días en Amazonas
1 día en Bogotá

Colombia caribeña

Me sorprende la rapidez con la que pasamos los trámites de ingreso en el aeropuerto de Bogotá. No hay colas. Entre inmigración, recoger maletas y pasar aduana tardamos media hora.
Percibimos un tráfico ordenado en Bogotá. Por sus calles no circulan viejos autobuses ni ruidosas y contaminantes combis como ocurre en otros países de Sudamérica. Los autobuses son nuevos, los coches no tocan continuamente el claxon. Sobre todo, circulan muchas bicis por los cientos de kilómetros de carril bici que recorren la ciudad.
La primera impresión de Bogotá es buena. Su aspecto es moderno y bastante más organizado que el de otras capitales sudamericanas. Llegamos por la tarde, todavía de día, con tiempo para dar un paseo, hacer algunos recados, y tener nuestro primer contacto con la gastronomía colombiana.

Colombia submarina


Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Nos vamos a Colombia, el país de las palmas




Etapa: Eje Cafetero, zona sur: Filandia, Salento, Cocora, Buenavista  -  Localización:  Colombia Colombia
Descripción: Ruta por el departamento del Quindío en el Paisaje Cultural Cafetero, declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad. Visitamos los pueblos de Filandia y Salento de bonita arquitectura, caminamos por el valle de Cocora, volamos en parapente en Buenavista y recorrimos en coche preciosos paisajes de verdes laderas cultivadas de cafetales y cultivos tropicales.
Fecha creación: 08/05/2019 22:10  
Compartir: 
Compartir:
Durante 5 días recorreremos el Paisaje Cultural Cafetero (PCC) en coche de alquiler. Es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 2011. Ya desde el aire, en el vuelo de Bogotá a Pereira, apreciamos la orografía montañosa de la región pintada de verde que vamos a explorar en los próximos días.

Día 1 por el Eje Cafetero: Filandia y Salento.

El pequeño coche de alquiler nos aguarda en el aeropuerto de Pereira y será nuestro flexible medio de transporte durante 5 días. Pereira es la capital del departamento de Risaralda, uno de los tres (junto con Caldas y Quindío) que constituyen el Paisaje Cultural Cafetero, también conocido como Eje Cafetero.
La carretera asciende al dejar atrás Pereira en dirección a Armenia. No me extraña que los colombianos sean tan buenos ciclistas en los circuitos europeos. Los vemos pedaleando por todas partes.

Nuestro primer destino es Filandia, pequeño pueblo del departamento del Quindío, en el que la cestería se ha elevado a la categoría de herencia cultural.
A las afueras se emplaza el Mirador de la Colina Iluminada. El recinto está acondicionado con senderos, bancos y alguna cafetería. El paisaje, sin llegar a deslumbrarnos, es bastante bonito. Las colinas suavemente onduladas se tapizan de verde, enmarcadas por la Cordillera Central al fondo. Después veríamos paisajes mucho más bonitos en la región.

Colombia es puro color, y Filandia es un buen ejemplo. Pasear por sus coloridas calles supone un subidón de alegría considerable. Las puertas y ventanas pintadas en vivos colores encierran el legado de la cultura cafetera. De clima agradable gracias a sus 2000 msnm, es delicioso pasear por sus calles. Las tiendas de artesanías y los restaurantes se agolpan en este pueblo tan turístico. Elegimos uno para el almuerzo, donde nos rodeaban montones de colombianos.

La carretera de continuas curvas que conduce a Salento es pura lujuria de vegetación. Bajo el intenso aguacero de la tarde avanzamos lentamente en caravana dominguera de coches que van y vienen.
Diluviaba cuando llegamos a Salento. Este pueblo se ubica entre verdes montañas y exuberante vegetación, donde la cultura del café se vive con devoción. Habríamos aprovechado la tarde para visitar alguna hacienda cafetera, pero era ya demasiado tarde cuando el insolente diluvio concedió tregua. Nos entretenemos entonces paseando por las calles y subiendo a un par de miradores. Te puedes pasar el tiempo fijándote en sus fachadas porque no encontrarás dos iguales. Las vistas desde el Mirador de Salento no están mal. Se dibuja una orografía montañosa decorada en tonos verdes, que me recuerda mucho a su vecino Ecuador. Nos quedamos 2 noches, y ya veremos cómo surgirán los planes para los días siguientes.

Filandia




Salento






Día 2 por el Eje Cafetero: Las distinguidas palmas de cera del Valle de Cocora y visita a hacienda cafetera.

Ruta del Valle de Cocora

El Valle de Cocora es la principal atracción del Eje Cafetero. Nadie se quiere perder la oportunidad de conocer este verde valle poblado de las palmeras más altas del mundo, la palma de cera.
La carretera que sube a Cocora desde Salento es una delicia. Son 10 Km de continuas curvas entre verdes paisajes rurales. Las vacas pastan en los prados, los cerros dibujan formas onduladas y de vez en cuando se alza alguna altísima palma que nos hace soñar con el espectáculo que disfrutaremos durante el día.

La ruta de senderismo del Valle de Cocora es circular de 12 Km. Parte de la aldea de Cocora y asciende hasta el punto más alto en Montaña a casi 3000 m de altura. Después desciende al río Quindío. En ocasiones, el sendero junto al río está tan mojado y embarrado que se necesitan botas altas de goma (se pueden alquilar en Cocora).
La zona de las palmas de cera es preciosa. Las altísimas palmeras se elevan sobre el valle tapizado de deslumbrante verde. El camino es ancho y en continua subida. Es difícil describir lo bonitas que son las vistas desde cada uno de los miradores que han acondicionado en el ascendente camino.

A 2900 m de altura alcanzamos la finca La Montaña inmersa en la vegetación tropical. Entre la frondosidad se abre un balcón que nos permite contemplar el Cerro Morrogacho.
El sendero desciende a partir de entonces, más estrecho, pronunciado y resbaladizo. Nos hemos internado en el bosque nuboso, compuesto por un sinfín de especies que tejen una maraña. Lianas, orquídeas o bromelias cuelgan de las ramas de los árboles, los cuales espigan sus troncos buscando la luz, mientras que en la umbría crecen helechos gigantes y se enrollan las enredaderas.

Descendemos hasta el río Quindío, el cual delinea el valle de Cocora. Una desviación ida y vuelta conduce a Acaime. Es la Casa de los Colibríes. El pago de la entrada incluye una consumición. Ya que el chocolate con queso es típico de la zona, lo degustamos mientras nos tomamos un respiro charlando con otros viajeros. Los colibríes acuden a los bebederos y nos aproximamos para observar su continuo aletear. Son puro nervio. Tienen algo magnético, como ya percibimos en Perú y en Ecuador.

Regresamos de nuevo hasta el río para proseguir por el sendero que lo acompaña. Los puentes colgantes de madera que se balancean cuando los cruzamos nos otorgan una sensación de exploradores. El último tramo nos vuelve a regalar un paseo por el valle con vistas a las palmas de cera que pueblan las laderas. Precioso paisaje.
Alcanzamos la aldea de Cocora tras unas 5 horas y media. Aprieta el hambre y nos acercamos al restaurante de Juan B, donde habíamos dejado aparcado el coche.







Circuito por una hacienda cafetera

10 minutos en coche por un camino de tierra que desciende desde Salento nos dejan en Vereda Palestina. Aquí se emplazan varias haciendas cafeteras que organizan circuitos turísticos. Elegimos Finca Las Acacias por recomendación del hotel.
Mientras paseamos entre cafetales, Jonathan, nuestro joven guía, nos explica en detalle el proceso del cultivo y la elaboración del café y la vida en la hacienda. Las matas crecen en laderas inclinadas entre 800 y 2000 m de altura en climas húmedos. Al apreciar semejantes pendientes, nos hacemos idea de la complejidad de cultivo de los arbustos y de recolección de los granos.
Los paisajes son soberbios, completamente humanizados. Auténtico paisaje cultural cafetero. Terminamos el circuito igual que lo habíamos comenzado, degustando un café que preparan a tu gusto.





Día 3 por el Eje Cafetero: Buenavista y Pijao, parapente y ruta en coche por paisajes cafeteros.

A Buenavista tardamos algo más de una hora en llegar desde Salento. La conducción es apacible por las buenas carreteras asfaltadas y un tráfico tranquilo que respeta la seguridad al volante. Como siempre, los ciclistas copan los arcenes. Aquellas batallas épicas de Lucho Herrera en la Vuelta a España debieron de dejar mucha huella.
Las bananeras y los cafetales crecen por doquier, y siempre hay alguien que ofrece jugos de frutas tropicales.

Parapente en Buenavista

Me citaron a las 11 en la plaza de Buenavista para el vuelo en parapente. En jeep emprendemos la pronunciada subida al Cerro Tres Cruces por rampas de vértigo.
Tras las correspondientes explicaciones llega ese momento en el que te lanzas a volar, a un medio que no es el tuyo e impone respeto. Pero en cuanto te dejas arrullar por la corriente de aire, ya sólo te dedicas a disfrutar de la experiencia. El paisaje cafetero muestra todo su esplendor visto desde el cielo.

Desde las montañas recubiertas de bosque nuboso, hasta las praderas de las llanuras, pasando por las laderas cultivadas de cafetales, bananeros, aguacates, frutales o guaduas, un tipo de bambú. Me encanta. Disfruto del tranquilo vuelo, subimos, planeamos, giramos. Tomamos tierra con calma y después de recoger los bártulos nos desplazamos de nuevo a Buenavista.

La vida no podría ser más apacible en estos pueblos arrimados a las montañas. Las puertas de las casas quedan abiertas y no entienden que otros países todavía los miren con suspicacias. La amabilidad de los colombianos es indiscutible y dicen hacer todo con gusto para que te sientas bien.
Buenavista rinde honor a su nombre. Aunque algunos puntos destacan especialmente por sus sobresalientes vistas, todo el pueblo es un magnífico mirador.






Carretera de Buenavista a Pijao

Si el panorama es magnífico en Buenavista, al que nos deleita en la carretera de Buenavista a Pijao lo calificaría como la máxima exquisitez del Paisaje Cultural Cafetero. Sobre la carretera se encierran túneles de altísimos bambús. Crecen plataneras, cafetales, papayos, que se mezclan con una sinfonía de vegetación silvestre tropical entre la que asoma un paisaje cautivador de laderas escarpadas que se tapizan de múltiples tonos de verdes.

En el plácido pueblo de Pijao nos detenemos a comer y nos zampamos unas enormes bandejas paisas con frijoles, carne, plátano frito, arroz, ensalada, aguacate. El estrés no existe en estos pueblos. No hay prisa ni nada que hacer, simplemente esperar que pase el tiempo vigilando las caras de siempre o agudizando la mirada cuando aparece algún extraño. Ya no estamos en lugares tan turísticos como Filandia o Salento, y apenas escasos forasteros se dejan caer por aquí.




Desde Pijao seguimos a Córdoba bordeando la ladera y volviéndonos a deleitar con la belleza del paisaje. Nuestra en ruta en coche continúa en verde y más verde.
No teníamos planes ni reserva de alojamiento para las siguientes noches. El dueño del hotel de Salento me describió los termales de Santa Rosa y San Vicente como unos lugares tan románticos que por la mañana había reservado habitación para esa noche cerca de Santa Rosa de Cabal.
Todavía tenemos kilómetros por delante. Circasia es un pueblo feucho al que nos desviamos para acercarnos a su mirador. Resulta poco atractivo después de los paisajes que ya habíamos admirado.


Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Eje Cafetero, zona sur: Filandia, Salento, Cocora, Buenavista




Etapa: Eje Cafetero, zona norte: Termales San Vicente, Nevado del Ruiz  -  Localización:  Colombia Colombia
Descripción: Recorrido por los departamentos de Risaralda y Caldas del Eje Cafetero. En coche de alquiler visitamos las Termales de San Vicente y el Nevado del Ruiz en el Parque Nacional Los Nevados.
Fecha creación: 08/05/2019 22:19  
Compartir: 
Compartir:

Día 4 por el Eje Cafetero: Relax en Termales de San Vicente

Santa Rosa de Cabal es conocida por sus aguas termales: Termales de Santa Rosa y Termales de San Vicente. Nosotros elegimos las segundas por recomendación del hotel.
El paisaje de la trocha de tierra a las termales de San Vicente nos sigue demostrando el dominio de los infinitos verdes de Colombia. Son parajes rurales y apacibles enmarcados por las montañas cortejadas por nubes juguetonas que componen estampas preciosas. Ya sólo por el paisaje merece la pena venir hasta las Termales de San Vicente. Después nos sumergimos en la selva natural en la que se emplazan las termales. Gigantes helechos arbóreos, orquídeas, miles de especies vegetales configuran un espacio natural en el que permanentemente murmulla el agua. Es un lugar realmente hermoso y tranquilo donde se respira paz. Sólo te tienes que relajar, contemplar el entorno y disfrutar.

La entrada cuesta 50.000 pesos e incluye acceso a pozas, piscinas termales, baños turcos y el sendero a una cascada. También ofrecen distintos tratamientos como baños de lodo, masajes, etc, con coste adicional.

Primero nos dedicamos a las actividades terrestres y después a las acuáticas. El sendero a la Cascada del Encanto es de libre acceso y se recorre en pocos minutos. El resbaladizo y embarrado camino transita entre altísimos helechos arbóreos. Ya no sé cuál es el lugar del mundo donde los he visto más grandes. Yo creo que en Isla Reunión, pero estos también son gigantes, al igual que la cascada que se precipita por una pared rocosa desde enorme altura entre exuberante vegetación.

Marcela es nuestra guía para la caminata guiada de algo más de una hora por el Sendero Cacique que nos adentra en los secretos de esta reserva natural. Con Marcela aprendimos la historia de la reserva termal y conocimos la cascada Cacique a la que acudían los indios quimbayaspara sus rituales mágicos. También descubrimos un bonito cañón por el cual fluye el río encajonado entre altísimas paredes revestidas de voluptuosa vegetación.

Después del paseo estamos ávidos del circuito termal. Consta de varias piscinas calientes, algunas más salvajes con suelo de tierra y otras más acondicionadas, así como baños turcos. Sólo hay que sumergirse en el agua calentita y evadirse de las preocupaciones, escuchar a los pajarillos que cantan escondidos en el follaje de la frondosa vegetación. No está nada mal mimar el cuerpo de vez en cuando y recordarle que lo queremos.

El restaurante del hotel es muy agradable, la comida es buena y el servicio excelente. Pedimos unos chorizos santarrosanos, la especialidad local. Lo más curioso es que se toman con lima.

Nos alojaremos en Manizales. No lo había previsto, así que reservé hotel por la mañana.
Extraordinarios son también los paisajes entre Santa Rosa y Manizales. En esta accidentada geografía se practica la agricultura épica. Los cultivos de cafetales y plataneras escalan imposiblemente por laderas verticalmente inclinadas. Es una maravilla de la ingeniería agrícola. Me encanta este paisaje.
Lo malo es que por la autopista no se puede parar en cualquier sitio. Aunque es de peaje, es una auténtica autopista de montaña con continuas curvas que trepan por la escarpada orografía.
Manizales es una ciudad de tamaño medio, animada, de tráfico intenso y bullicio en la calle. Es universitaria y el ambiente joven inunda sus calles. Es la capital del departamento de Caldas.










Día 5 por el Eje Cafetero: Excursión al Nevado del Ruiz (Parque Nacional Los Nevados)

Antes de las 7 am partimos de Manizales hacia el Parque Nacional Natural Los Nevados en nuestro coche alquilado. Me interesaba apreciar la variedad de pisos climáticos, en particular la vegetación del páramo andino, única en el mundo.
El tráfico es ya intenso a estas horas en la carretera que comunica con Bogotá, ralentizado por los camiones, hasta que más adelante la vía se queda solitaria. A 3000 m de altura la vegetación es todavía exuberante. Qué grandes paisajes posee Colombia. Las montañas escarpadas asoman entre la niebla.
Tardamos una hora en llegar a la Esperanza a 3400 msnm. Es éste el punto donde tomamos la desviación al PNN Los Nevados, después de hacer una parada para aclimatar antes de seguir subiendo.

Ascendemos y empezamos a descubrir los paisajes del páramo andino adornado por su característica vegetación. Nuestro primer contacto es la Laguna Negra, refugio de aves.
Qué buena gente son los colombianos. Coincidimos con una excursión de agencia y el guía nos explicó los lugares donde parar. Nos contó también que a las 9:30 debíamos estar en el centro de visitantes para recibir la charla informativa y registrarnos. Menos mal, probablemente de no saberlo nos habríamos entretenido más.

Cuando alcanzamos los 4000 m de altura percibimos más intensamente la singularidad del páramo andino colombiano. La vegetación es muy especial, dominada por los frailejones. Forman auténticos bosques de porte bajo. Especialmente llamativo resulta un mirador natural con el que nos tropezamos. Nos muestra un paisaje único. Yo nunca había visto nada igual, únicamente podría hacer cierta comparación con las Drakensberg de Sudáfrica. La imagen de un valle custodiado por escarpadas montañas verdes mientras nos rodean bosques de frailejones me parece espectacular.

A 4250 m de altitud se ubica el Centro de visitantes Las Brisas del Parque Nacional Natural Los Nevados. Ahí debemos detenernos para escuchar la charla explicativa, pagar la tarifa de acceso y asignarnos un guía. Alejandra será nuestra guía. Somos 5 los visitantes en este día y los 2 vehículos partimos a la vez por el camino de tierra que sigue subiendo.
Las Brisas es uno de los accesos vehiculares al Parque Nacional Los Nevados. El otro acceso vehicular conduce al Nevado Santa Isabel desde Santa Rosa o Pereira. Es un trayecto agotador, traqueteando muchas horas en 4x4 por malos caminos, aunque las agencias se empeñan en publicitarlo, ya que se puede llegar al borde del glaciar y tocar nieve, lo cual les chifla a los colombianos. El glaciar del Santa Isabel está en fortísimo retroceso y según Alejandra, el impacto humano provoca el desprendimiento del pedazo de hielo que has tocado, de forma que ya nunca se volverá a unir al glaciar e irremediablemente se derretirá. El lento deshielo de los glaciares aporta dosificadamente el agua que los campesinos necesitan, y acelerarlo pone en riesgo su futuro. Esto me hace pensar en esas excursiones que caminan por grandes glaciares y su impacto en el deshielo. Yo también lo he hecho en alguna ocasión. La ignorancia puede llevarte a tomar decisiones equivocadas. Milenios para formar los glaciares y sólo minutos para que destruyamos un trozo. Y persona a persona, trocito a trocito, se van derritiendo.

En esta excursión guiada de 2 horas y media de duración al Nevado del Ruiz realizamos 4 paradas con sus correspondientes explicaciones sobre los volcanes, la geología, flora, fauna e historias curiosas. Se nota que Alejandra disfruta transmitiendo sus conocimientos sobre el parque y su sensibilidad por la conservación del medio natural. Cualquier huella que dejemos tiene impacto y hay que ser conscientes de ello. Es mucho mejor que no veamos pumas ni osos de anteojos. Ellos están mejor alejados de nuestra presencia.

El último punto de la visita con guía es el Valle de las Tumbas a casi 4500 m de altura. Más allá está prohibido continuar debido a la actividad volcánica del Nevado Ruiz. Pillamos el lugar muy tapado por la niebla, privándonos de las vistas, aunque otorgándole un misterio indescriptible. Caminamos por el mismo campo de ceniza volcánica en el cual los indígenas de varios lugares de Colombia siguen celebrando rituales incluso hoy en día.

Entre la espesa niebla descendemos para llegar al restaurante La Esperanza. El local es muy agradable con amplios ventanales hacia las montañas, aunque la comida no está especialmente buena.

Se ha puesto a llover con ganas y no se presentan muchas oportunidades para parar y disfrutar de los estupendos paisajes en la carretera que conduce a Manizales. Sobrepasamos la ciudad y sigue lloviendo. El paisaje es extraordinario en esta zona, como ya pudimos comprobar ayer.
Nuestro vuelo a Cartagena sale de Pereira y con lástima abandonamos el Eje Cafetero. Me ha gustado todo, gentes, paisajes, pueblos, clima y gastronomía.







Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Eje Cafetero, zona norte: Termales San Vicente, Nevado del Ruiz



Etapas 1 a 3,  total 9
 1  2  3  siguiente siguiente



Votaciones al diario
Mes Puntos Votos Media
Actual 126 26
Anterior 0 0
Total 126 26
Votos
25 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
1 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 0 Visitas mes actual: 752 Total visitas: 752

  Últimos comentarios al diario  Palmeando por COLOMBIA
Total comentarios 29  Visualizar todos los comentarios

Salodari  Salodari  16/05/2019 18:10   
No puedo más que felicitarte de nuevo!! Qué fotos, me he sentido allí a ratos Amistad Amistad

Meha  meha  16/05/2019 23:50   
Nathanian, Oblomgo, Salodari, muchas gracias por vuestras palabras.
Me alegra poder mostraros un trocito de ese rincón del mundo.

Chungking  chungking  21/05/2019 09:31   
Pues evidente, como dicta la jurisprudencia, otro pedacito de mundo al que logras trasladarme. Gracias, estrelas y saludos.

Marimerpa  marimerpa  22/05/2019 16:30   
Me encantan las fotos y el relato. Es casi como pasear por allí contigo.

Meha  meha  22/05/2019 21:36   
Hola chungking y marimerpa. Muchas gracias por vuestros comentarios. Es un pedacito de mundo muy agradecido.

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN EL DIARIO

Registrate AQUÍ
Volver arriba

Foros de Viajes
Pais Tema: Viajar a Colombia
Foro América del Sur Foro América del Sur: Foro de Viajes de América del Sur: Perú, Brasil, Uruguay, Bolivia, Ecuador, Colombia, Venezuela.
Ultimos 5 Mensajes de 736
368785 Lecturas
AutorMensaje
meha
Meha
Dr. Livingstone
Dr. Livingstone
Ene 06, 2010
Mensajes: 5474

Fecha: Mar Feb 26, 2019 11:26 pm    Título: Re: Viajar a Colombia

Indiamatossi, muchas gracias por la información. Yo me voy dentro de unos días. Desconocía las limitaciones de circulación en las ciudades. Preguntaré al recoger el coche alquilado. No vaya a ser que nos metamos por zona prohibida.
Amazona79
Amazona79
Super Expert
Super Expert
Nov 29, 2010
Mensajes: 286

Fecha: Mie Feb 27, 2019 05:30 pm    Título: Re: Viajar a Colombia

Pues vaya indamatossi.marta, yo había leído la información esta y supongo que fué por este foro.... que pena Avergonzado
En esta página hay información www.picoyplaca.info/ , aunque como dice meha, mejor preguntar en la propia agencia.
indamatossi.marta
Indamatossi.marta
Super Expert
Super Expert
Jun 05, 2014
Mensajes: 702

Fecha: Mie Feb 27, 2019 06:02 pm    Título: Re: Viajar a Colombia

ja ja ja pues si.... ha sido un viaje muy movidito....y mira que habiamos leido mi colega y yo.... pero no nos habiamos enterado.... Ademas nos coronamos, nos toco con el coche de alquiler.... y con el conductor que habiamos cogido.... redondo¡¡¡
Gonchi
Gonchi
Super Expert
Super Expert
Feb 04, 2009
Mensajes: 258

Fecha: Vie Mar 01, 2019 07:54 pm    Título: Re: Viajar a Colombia

Nos hemos puesto en contacto con la empresa de alquiler y nos han confirmado que a nuestro vehículo no le afectaría el pico y placa, nos lo van a dar con matrícula que afecte el día antes del alquiler.
indamatossi.marta
Indamatossi.marta
Super Expert
Super Expert
Jun 05, 2014
Mensajes: 702

Fecha: Vie Mar 01, 2019 08:00 pm    Título: Re: Viajar a Colombia

Gonchi Escribio:
Nos hemos puesto en contacto con la empresa de alquiler y nos han confirmado que a nuestro vehículo no le afectaría el pico y placa, nos lo van a dar con matrícula que afecte el día antes del alquiler.

pues es una suerte¡¡ bien hecho.... me alegro¡¡
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ







All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. LosViajeros.net, and LosViajeros.com is the same Portal.
Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Facebook Twitter - Política de Privacidad