Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads
DÍA 4. ABU SIMBEL:JORNADA COMPLETA Y ESPECTÁCULO NOCTURNO. 🧭 Diarios de Viajes de Egipto
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace


Diario: UN CRUCERO POR EL LAGO NASSER (EGIPTO). DE ASUÁN A ABU SIMBEL.  -  Localización:  Egipto  Egipto
Descripción: Crucero de cinco días por el Lago Nasser, en Egipto, desde Asuán hasta Abu Simbel, visitando varios templos nubios poco conocidos.
Autor: Artemisa23   Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:



Etapa:  DÍA 4. ABU SIMBEL:JORNADA COMPLETA Y ESPECTÁCULO NOCTURNO.  -  Localización:  Egipto Egipto
Descripción: Día completo en Abu Simbel, con espectáculo nocturno de luz y sonido incluido.
Artemisa23  Autor:    Fecha creación:   
Compartir: 
Compartir:
Llegada a Abu Simbel.

El guía nos comentó la tarde anterior que los que quisieran podían pedir que les despertasen temprano, antes de amanecer y del desayuno, para asistir desde la cubierta a la llegada en barco a Abu Simbel mientras el sol salía por el horizonte. Naturalmente, aceptamos todos, pues el momento se presumía sumamente especial, uno de los máximos atractivos del viaje.

Amanecer arribando a Abu Simbel.

Y lo fue, ya lo creo. De verdad que resultó emocionante empezar a distinguir los templos soñados en el horizonte y, luego, verlos crecer ante nuestros ojos según se iba aproximando el barco, lo que permite admirar todo el conjunto y su grandiosidad. El barco se detuvo y permaneció parado un buen rato, lo que nos permitió contemplar los detalles haciéndose visibles paulatinamente con el aumento de luz, y los turistas como motas de colores apareciendo cada minuto en mayor número alrededor de los templos.





Tocó sesión extensa de fotos y miradas desde todos los ángulos, intentando examinar en la distancia lo que luego veríamos sobre el terreno. Fantástico, de verdad.




Desembarco en Abu Simbel.

El barco amarró en un muelle, a la entrada del recinto de Abu Simbel pero fuera del mismo, protegido todo él por verjas metálicas. Después de desayunar, nuestro guía nos comentó que, aunque estuviésemos impacientes, era mejor no tener demasiada prisa por desembarcar, ya que hasta el mediodía los templos estarían abarrotados de gente, sobre todo por el grueso de turistas que acudían en excursión de media jornada en los comboyes militares, y que se irían una vez efectuada la visita. Esa excursión suponía un madrugón de cuidado, muchas horas de viaje y poco tiempo allí; y, en parte, por me decidí por la opción del crucero, que nos permitió llegar confortablemente y disfrutar del sitio con tranquilidad.

Entorno del recinto de Abu Simbel y amarradero de los cruceros.


Cuando bajamos del barco, nos dirigimos a la entrada del recinto, del que me sorprendió su entorno verde cuando todo lo demás era árido no, lo siguiente. Había mucha vigilancia por parte de soldados y unas importantes medidas de seguridad, aunque luego en torno a los templos podíamos movernos a voluntad. Primero hicimos una visita guiada con Omar; luego estuvimos a nuestro aire. Con el pase que nos dieron, podíamos entrar y salir cuando y cuanto quisiéramos. Por supuesto, se trataba simplemente de volver al barco para comer, descansar o darnos un bañito en la piscina, porque en los alrededores no hay nada más que hacer y muy poco que ver. Pero resultó muy cómodo, pues pudimos elegir las horas en que menos gente había para pasear por los templos y verlo todo bien, en particular el cambio de color operado en las piedras según cambiaba la intensidad de luz con el paso de las horas. El atardecer fue especialmente bonito.






Los más famosos templos nubios.

Abu Simbel se ubica a unos 20 kilómetros de la frontera con Sudán y sus dos templos fueron salvados de quedar sumergidos bajo el agua del Lago Nasser gracias a una gigantesca obra de ingeniería mediante la cual fueron cortados en bloques y reconstruidos en dos colinas artificiales, doscientos metros detrás y sesenta y cinco más altos respecto a su ubicación original. La recolocación necesitó de precisión matemática con el fin de preservar su orientación primitiva para que, como planificaron los arquitectos del faraón, los rayos solares penetren dos veces al año hasta la cámara interior del templo, donde las cuatro deidades que se sientan juntas (Ptah Menfita, Amón-Ra Tébano, Ra Horakti y el propio Ramsés II) recibirán su luz.


Mandados construir por Ramses II en el siglo XIII a.C., el Gran Templo de Abu Simbel y el de la diosa Hathor fueron excavados directamente en la roca de un acantilado, lugar escogido por su piedra arenisca y su situación concreta en las colinas. Sepultados por la arena del desierto durante siglos, el lugar fue descubierto en 1813 por el explorador suizo Burckhardt, primer europeo que logró ver los templos, lo cual logró tras disfrazarse de árabe. No obstante, fue el italiano Belzoni quien logró liberar la entrada de arena y facilitar la visita a la multitud de viajeros y personajes célebres que llegaron después.



El Gran Templo de Abu Simbel.

El fabuloso conjunto consta de dos templos. La fachada del Gran Templo resulta grandiosa con cuatro gigantescas estatuas sedentes de Ramsés II, dos colosos de 21 metros de altura a cada lado de la puerta, que celebran la unificación con la corona del Alto y del Bajo Egipto, rodeados de figuras de cautivos apresados en el norte y el sur, y con el cetro y los tronos adornados con los cartuchos del faraón. Además, se ven las figuras del dios de cabeza de halcón (Ra-Horatki) y de la diosa Maat. La estatua de la izquierda del todo es la mejor conservada, mientras que a la que se encuentra a su lado le falta la cabeza, pues al parecer se derrumbó a causa de un terremoto que acaeció en el año 27 a.C. También llama la atención el grupo de babuinos que saludan al sol naciente en la parte alta de la fachada



Una vez en el interior, se accede a una gran sala flanqueada por ocho columnas antropomorfas de 10 metros de altura que representan a Ramsés como el dios Osiris. Una sala hipóstila con columnas más pequeñas conducen a un vestíbulo, en que se muestran diversas escenas en las que aparecen Ramsés y Nefertari, y al santuario, donde están las estatuas sedentes de los dioses Ptah Menfita, Amón-Ra Tébano, Ra Horakti y el propio Ramsés II, que reciben la luz del sol dos veces al año. A los lados hay salas de almacenamiento y también existen diversos relieves del faraón derrotando a sus enemigos.


Templo de Hathor.

El Templo pequeño, dedicado a la diosa Hathor, fue construido por Ramsés II en honor de su esposa favorita, Nefertari. Cuenta con un frente de seis estatuas de 10 metros de altura, cuatro de las cuales representan a Ramsés y dos a Nefertari, a la que como hecho nada habitual se la representa con la misma altura que al faraón. Nefertari muestra los símbolos de la diosa, la corona de doble pluma con cuernos de vaca y el disco solar. Toda la fachada se halla repleta de grabados e inscripciones.
En el interior se aprecian numerosas escenas de batallas ganadas por Ramsés, con la presencia de Nefertari, y también de ambos presentando ofrendas a los dioses. En el santuario hay una estatua de Hathor en forma de vaca.


Las fotos que pongo son solo exteriores, ya que en los interiores no estaba permitido hacerlas. Curiosamente, los mismos vigilantes que cuidaban celosamente de que nadie se saltase la prohibición no tenían ningún escrúpulo en mirar hacia otro lado respecto a quienes les obsequiaban con algunos dólares. Y, aunque me moría de ganas, decidí no seguirles el juego: si no se puede hacer fotos para proteger los monumentos, pues que no las haga nadie, ¿no? Lo cierto es que después, con la crisis del turismo, parece que todas las restricciones quedaron en nada y ya se permite la fotografía hasta en el Museo Egipcio y en el Valle de los Reyes. Paradojas que traen los tiempos diversos.



Tras un buen rato, volvimos al barco para almorzar y darnos un chapuzón en la piscina, pues estábamos muy al sur y se notaba muchísimo más el calor que en los días anteriores. Después de la comida, aproveché que había menos gente y regresé al recinto para disfrutar de los templos con sosiego y hacer más fotos. Luego, antes del atardecer, volvió a haber bastante concurrencia, pero en ningún caso como la de la avalancha de primeras horas de la mañana.




Resultaba emocionante percibir el cambio en las fachadas de los templos con la diferente intensidad de luz, lo que se hizo más patente durante el atardecer, que también nos deparó una bella puesta de sol, que también se percibió hacia el lago, en el exterior del recinto.





Frente a los templos, existía una amplísima zona con bancos de piedra para descansar y contemplarlos, donde pasé un buen rato antes de regresar al barco. Creo recordar que desalojaron el recinto cuando se hizo de noche, ya que había que presentar un nuevo pase para presenciar el espectáculo nocturno de luz y sonido.




Tuvimos la suerte de que el turno al que asistimos era en español. Lógicamente, fue una gran ventaja ir escuchando las explicaciones sin problemas al tiempo que íbamos viendo los diferentes colores e iluminaciones que adquirían las estatuas de las fachadas de ambos templos. Me gustó el espectáculo, de hecho fue el que me dejó un recuerdo más grato de todos los que vi en Egipto.



Cuando acabó y regresamos al barco para pasar nuestra última noche de crucero, la tripulación nos tenía preparada una sorpresa con los pasillos repletos de los muñecos que nos habían ido dejando en las camas de los camarotes a diario y otros nuevos: ¡menudo zoo!. Fue un detalle simpático, con independencia del deseo de recibir una mejor propina, lógico por otra parte.


Antes de acostarnos, tuve que enfadarme con Omar, bueno, no con él exactamente, sino con las instrucciones que nos comunicó de cara a la jornada siguiente, cuando nos trasladarían por carretera a Asuán. Según lo previsto, los autobuses del comboy nos recogerían muy temprano y llegaríamos a Asuán a las once de la mañana para una vez allí llevarnos directamente al aeropuerto, pues íbamos a tomar un vuelo hacia El Cairo para proseguir nuestro viaje. ¡Pero es que nuestro vuelo era a las 8 de la tarde! Naturalmente, en modo alguno íbamos a aceptar pasarnos 9 horas en el aeropuerto. Éramos solamente nosotros los que estábamos en tal situación, ya que el resto de nuestros compañeros iban a Hurgada, a Luxor o a otros destinos fuera del país. Al final, tras un largo tira y afloja, conseguimos que nos dejaran en Asuán ciudad y nos vinieran a recoger por la tarde para trasladarnos al aeropuerto. Eso ya tenía otra pinta.
Volver arriba

Compartir:
Ver más diarios de Artemisa23 Ver más diarios de Egipto Etapa anterior Etapa anteriorEtapa siguiente Etapa siguiente


VOTACIONES A LA ETAPA
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 5 1
Total 5 1
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar esta etapa debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 50 Visitas mes actual: 35 Total visitas: 85

  Últimos comentarios al diario:  UN CRUCERO POR EL LAGO NASSER (EGIPTO). DE ASUÁN A ABU SIMBEL.
Total comentarios 14  Visualizar todos los comentarios

Artemisa23  artemisa23  28/10/2020 18:39   
Gracias a ti por comentarlo y puntuarlo, spainsun.

Traveller3  traveller3  29/10/2020 23:51
Muchisimas gracias por el diario Artemisa.
Es una preciosa recreacion de un magico viaje por una parte poco conocida como es el lago Naser.

Artemisa23  artemisa23  30/10/2020 18:59   
Me alegro que te haya gustado el diario, traveller. En estos tiempos viene bien recordar viajes que nos dejaron huella. Muchas gracia a ti por leerlo.

Marimerpa  marimerpa  09/11/2020 13:58   
Con este fantástico diario tuyo se me han avivado las ganas de Egipto. Gracias por llevarme hasta allí.

Artemisa23  artemisa23  11/11/2020 09:54   
Muchas gracias, marimerpa. Egipto es un país que deja huella. Por cierto, me he enterado de que se está construyendo una nueva capital administrativa en el desierto, una construcción faraónica con capital chino. Un contraste más.

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN LA ETAPA

Registrate AQUÍ
Volver arriba


Foros de Viajes
Barco-Cruceros-Ferries Tema: Visitar el Lago Nasser, Crucero - Egipto
Foro Egipto Foro Egipto: Viajes por Egipto: Cairo, Alejandria, Valle de los Reyes, Abu Simbel, Piramides, Mar Rojo. Excursiones, cruceros por el Nilo, informacion de hoteles, donde comer...
Ultimos 5 Mensajes de 30
12513 Lecturas
AutorMensaje
vadercup
Vadercup
Indiana Jones
Indiana Jones
Ene 08, 2009
Mensajes: 4264

Fecha: Jue Ago 27, 2020 07:13 pm    Título: Re: Visitar el Lago Nasser, Crucero - Egipto

Muchas gracias!

¿Puedo preguntarte con quién contrataste?
DyD8
DyD8
Silver Traveller
Silver Traveller
Ago 22, 2019
Mensajes: 24

Fecha: Vie Ago 28, 2020 11:48 pm    Título: Re: Visitar el Lago Nasser, Crucero - Egipto

"vadercup" Escribió:
Muchas gracias!

¿Puedo preguntarte con quién contrataste?

Fuimos con Mapatours. Honestamente no puedo recomendarlos, malas y buenas experiencias a la vez. Parece que los guias algunos tienen mas ganas que otros de trabajar, uno tengo sospechas de que nos soplo 80€euros, el otro no explicaba ni media, pero el tercero fue maravilloso (pille fiebre y me cuido como de la familia). Lo bueno fue el alojamiento, contratamos y pagamos barcos de menor categoria y, aunque no nos explicaron el porque, nos subieron sin coste alguno.
vadercup
Vadercup
Indiana Jones
Indiana Jones
Ene 08, 2009
Mensajes: 4264

Fecha: Mar Sep 01, 2020 07:00 pm    Título: Re: Visitar el Lago Nasser, Crucero - Egipto

Muchas gracias 😊😊
MaRi1003
MaRi1003
New Traveller
New Traveller
Oct 27, 2020
Mensajes: 2

Fecha: Jue Oct 29, 2020 10:34 pm    Título: Re: Visitar el Lago Nasser, Crucero - Egipto

Son fotografías hermosas y sin duda momentos inolvidables. Qué buen destino, gracias por compartí esta experiencia. Aplauso

- Mensaje escrito desde UN CRUCERO POR EL LAGO NASSER (EGIPTO). DE ASUÁN A ABU SIMBEL. -
bartomeu
Bartomeu
Indiana Jones
Indiana Jones
Ene 30, 2015
Mensajes: 4591

Fecha: Vie Nov 20, 2020 11:13 pm    Título: Re: Visitar el Lago Nasser, Crucero - Egipto

Crucero por el Lago Nasser – El Lago de Nubia


Uno de los atractivos culturales y de ocio que nos proporciona viajar a Egipto, es el crucero por el Lago Nasser, por el gran embalse que genero en 1970 la construcción de la segunda presa de Aswan. Sus mas de 5.250 km 2 , de las aguas del rio Nilo, que retenidas en la presa se han convertido en un verdadero mar y que llamamos con el nombre del presidente de Egipto que lo hizo posible. Aguas que cubren lo que fueron aldeas, campos y restos arqueológicos del territorio Nubio entre la 1ª y 2ª catarata del Nilo.


El Lago Nasser, llamado en Sudan, el Lago de Nubia, nos ofrece en la actualidad la posibilidad de navegarlo a bordo de modernas motonaves donde disfrutar del lujo, de la comodidad, de la gastronomía, de los espectáculos culturales, y del relax.


La serenidad de la navegación a lo largo de cuatro días, bajo un cielo increíblemente estrellado, en un paisaje extremo por su serenidad, surcando unas aguas, que son como un mar por su inmensidad, llenas de vida, nos permite cruzar el Trópico de Cáncer, en una ruta desde Aswan hasta Abu Simbel (o a la inversa).

Abu Simbel, y sus templos de Ramses II y de Nhefertari, nos despedirán en nuestro crucero, que nos permitirá visitar los templos, tumbas y sitios arqueológicos que pudieron ser salvados del fondo del lago por varias misiones internacionales, en ruta hacia la ciudad de Aswan.


Ciudadela de Qasr Ibrim

Lugar llamado en nubio antiguo como Simili, en periodo copto Prim, para los meroiticos Pedeme y para los romanos Primis.
Desde la cubierta de la motonave podremos contemplar el legado de esta ciudadela o centro económico, religioso y militar, cuya fortaleza asoma como una isla, al haber sido inundada la colina donde estaba edificada. Realmente es la única construcción que podremos ver en nuestro navegar.


Templo de Amada

Durante la navegación y después de fondear el barco, unas barcazas nos trasladaran a tierra firme, donde en las arenas rojizas de la orilla podremos visitar tres lugares, de los que resalta entre ellos el templo mas antiguo de Nubia, el templo mandado construir por Tutmosis III dedicado a Amón y Re-Horakhty, con intervenciones de varios faraones, (Akhenatón hizo borrar toda referencia a Amón, siendo rehabilitado posteriormente por Seti I). Llego a convertirse en una iglesia en periodo medieval.


Templo de Derr

En un breve paseo nos acercaremos a este speos , templete tallado en la roca, por el Virrey de Kush Setau por orden de Ramses II, dedicado a Re-Horakhty, Amon-Re y Ptah, con sus dos salas hipóstilas, fue conocido en la antigüedad como Ri’amsere-meryamun (en el dominio de Re).


Tumba de Pennut

Muy cerca, y aun en esta zona de la orilla del lago, llamada New Amada, podremos visitar una tumba cuya capilla esta en una reproducción de la colina que originalmente s encontraba en la ciudad de Aniba. Construida en tiempos de Ramses VI, para el descanso de los restos del sacerdote Idenou de Ouaouat, del templo de Horus en Miam (antigua nombre de la misma Aniba)

Un nuevo día amanece navegando por este mar de Nubia, nuevas sorpresas nos esperan cuando se desembarca en la zona llamada Wadi es-Sebua o Valle de los leones.


Templo de wadi es-Sebua

Los templos de Amenhotep III y el de Amón de Ramses II, conforman este lugar, imagen insignia de las visitas a los sitios arqueológicos en un crucero por el lago Nasser. Su traducción de Valle de los Leones, fue otorgado por los habitantes del lugar por las esfinges que en el podremos admirar.

Templo de Dakka


Espectacular construcción que resalta en el horizonte donde nos dirigiremos en un paseo que podemos hacer a lomos de un dromedario. Llamado en la antigüedad Pselchis, se trata de un templo grecorromano dedicado al dios Thoth. Fruto de la colaboración entre Ptolomeo IV y el rey meroitico Arqamani, dispone de registros de los emperadores romanos Augusto y Tiberio. Un reto para el viajero es intentar encontrar algún grafiti en escritura meroitica.

Templo de Maharraqa


Casi a los pies del templo de Dakka, podremos visitar, antes de regresar a nuestro hotel viajero, este templo dedicado a las deidades de Isis y Serapis, su ubicación corresponde con la que fue frontera permanente entre el Egipto romano y Meroe

Nuestra navegación por el Lago llega ya a su fin, amarrando en los muelles al sur de la gran presa de Aswan, pero nos queda mucho por ver, desembarcamos para acercarnos hasta New Kalabsha, nombre derivado del nombre de una de las tribus del lugar, sitio que se escogió para el traslado de otras estructuras que ahora visitaremos.

Templo de Kalabsha


Este templo llamado también de Mandulis, es una construcción realizada en tiempo de Cesar Augusto en honor del dios de la fertilidad Mandulis. En sus paredes están relatados los hechos y victorias sobre los Blenios.


Templo de Qertassi – Quiosco de Tzitzis

Cerca de la escalera que nos lleva al amarradero podremos ver esta capilla / quiosco, dedicada a Hathor y construido en época ptolemaica.


Templo de Gerf Hussein

Cuyo nombre en la antigüedad fue Per Ptah (Casa de Ptah) es una construcción edificada por el Virrey de Nubia, Setau, dedicada al faraón Ramses II, al que llamaba Ramses el Gran dios, en el se advocaba también a las deidades Hathor y Ptah-Tatenen.


Templo de Beit al-Wali

Templete dedicado a Amón, en sus paredes podemos ver al príncipe Amunhershepeshef gran sacerdote de Ptah en la ciudad de Menfis, acompañando al faraón en la batalla.


Templo de Dedwen

Llamado en ocasiones de Taser, en este lugar se adoro al dios león del trigo, aunque en este lugar con la forma de una serpiente, Dedun o Dedwen, señor de Nubia, proveedor de incienso para la realeza en los nacimientos.


CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ


All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Facebook Twitter instagram