Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads
De Samburu a Masai Mara ūüß≠ Diarios de Viajes de Kenia
Indice
Indice
M√°s leidos
M√°s leidos
√öltimos Diarios
√öltimos Diarios
M√°s Votados
M√°s Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace


Diario: Viaje a Kenia  -  Localizaci√≥n:  Kenia  Kenia
Descripci√≥n: Este a√Īo ha tocado viajar a Kenia. Ha sido un viaje fant√°stico con un momt√≥n de buenos momentos
Autor: Pardino   Fecha creaci√≥n: 
Compartir: 
Compartir:

√ćndice del Diario: Viaje a Kenia


Etapa:  De Samburu a Masai Mara  -  Localizaci√≥n:  Kenia Kenia
Pardino  Autor:    Fecha creaci√≥n:   
Compartir: 
Compartir:
DIA 27 DE OCTUBRE 2009

Nos levantamos a las 6 de la ma√Īana para salir a las 7 en direcci√≥n al Lago Nakuru, situado a 6 horas de coche por carreteras realmente buenas algunas, pero malas o muy malas otras, y el resto pista de tierra. Se hicieron dos paradas, la primera fue el paso del Ecuador, all√≠ asistimos a una demostraci√≥n del cambio de polaridad de la tierra. A unos escasos diez metros de la te√≥rica l√≠nea del Ecuador, en el lado norte se vierte agua sobre un recipiente con una perforaci√≥n en el centro para que se vaya desalojando el agua. Mientras va saliendo del recipiente, √©sta gira en sentido de las agujas del reloj, hecho perfectamente natural para los que vivimos en dicho hemisferio. Para hacerlo visible se deposita un f√≥sforo en el agua y va girando en la direcci√≥n indicada. La particularidad realmente impactante es que si se efect√ļa la misma tarea tan solo diez metros despu√©s de la l√≠nea del Ecuador, en el hemisferio Sur, el agua gira en sentido inverso al anterior. Y si est√°s sobre la misma l√≠nea del Ecuador el agua no gira en ning√ļn sentido mientras se va saliendo por el fondo del recipiente. Nos extendieron sendos certificados en los que se especifica que hemos traspasado el Ecuador hora y fecha del evento.

Seguimos camino y poco después paramos en las cataratas Thompson, 30 metros de caída de agua del rio Nyahururu, un espectáculo desde los miradores.


Allí aparecieron tres aborígenes vestidos con los trajes primitivos de los Kikuyos, las caras y brazos pintados de colores terreros, cogidos de la mano escudos y lanzas, suponemos eran de guerreros, pero hoy se dedican a hacerse fotos con los turistas a cambio de uno o dos dólares.


Por fin después del largo viaje llegamos a comer al hotel en el lago Nakuru. Está este resort, Lake Nakuru Lodge, situado en lo alto de una loma desde donde se divisa todo el lago.


Desde el hotel se divisa un gran bosque de Acacia de tronco amarillo que configura la reserva natural del lago.


Todo el recinto est√° evidentemente vallado y electrificado, hay B√ļfalos, Babuinos, Buitres y Marab√ļs, y un letrero que dice que no est√° permitido dar comida a los animales.


La reserva tiene una superficie de unas 60 mil hect√°reas y en ella hay una fauna muy variada. En esta reserva se encontraban los leones que eran descendientes de los matadores de hombres, all√° a principios de siglo, y que atacaban a los trabajadores que constru√≠an la l√≠nea f√©rrea desde Mombassa a Uganda, llegaron a matar al experto cazador que contrat√≥ la empresa. Los trabajadores se hab√≠an negado a seguir en la construcci√≥n de la v√≠a mientras existiera el problema, fue la primera huelga de toda Africa. Estos leones, descendientes de aquellos, en el a√Īo 2000 mataron y se comieron a una guarda del parque, hallaron una forma de traspasar la valla, la cuesti√≥n es que despu√©s de desaparecer la pobre guarda encontraron su mano izquierda en mitad del camino. Se comprob√≥ que los leones esperaban una nueva oportunidad de cazar un humano por lo que la direcci√≥n del parque decidi√≥ aniquilar √©sta familia de leones, mas tarde trajeron nuevos ejemplares de otra reserva, una vez que constataron que no quedaba ninguno de los anteriores. No s√© c√≥mo eran aquellos leones de leyenda, pero los que vimos esa tarde en la visita guiada eran ejemplares realmente impresionantes.


El Lago Nakuru, lugar de acogida de millones de Flamencos, es de agua salobre en la que crece un alga que es la base de alimentaci√≥n de los flamencos, eso a√Īadido a la escasa profundidad del lago, 1 m de promedio, hace que sea el para√≠so para estas aves provenientes de Europa en sus migraciones. El agua salada deja su impacto blanco sobre la orilla creando una espacie de anillo en la orilla del agua sobre el fango, viscoso y pegajoso en el que dos de nosotros nos quedamos clavados y salimos con dificultades importantes.


Durante el paseo, en coche claro, tuvimos ocasión de contemplar un hermoso ejemplar de rinoceronte blanco a cierta distancia, mas tarde vimos otro apenas a treinta metros.


El bosque de Acacias de tronco amarillo nos brind√≥ un espect√°culo de naturaleza extraordinario, entre los √°rboles llegamos a ver jirafas que llaman ‚Äúde calcetines blancos‚ÄĚ, muy cerca un leopardo esquivo se mov√≠a entre la maleza. Forman parte de esta fauna Cebras, B√ļfalos y toda clase de ant√≠lopes y gacelas e incluso a un perro de las praderas.


Acostados en la ladera de un peque√Īo promontorio encontramos dos ejemplares de leones machos, que supusimos hab√≠an comido poco antes, realmente impresionantes. Ya al final del d√≠a fue cuando vimos a otros tres rinocerontes corriendo detr√°s de un reba√Īo de cebras que corr√≠an en distintas direcciones por aquel acoso.

Anocheciendo nos recogimos al hotel, despu√©s de cenar asistimos a un peque√Īo concierto por un grupo coral de la localidad.

A las siete de la ma√Īana salimos de Nakuru con destino a Maasai Mara, destino muy esperado por todos y que no nos defraudar√≠a, al final de ese d√≠a nos sent√≠amos francamente satisfechos. Antes de dejar el algo Nakuru tuvimos ocasi√≥n de echar una √ļltima mirada al mar de flamencos que nos obsequiaron con alguna de sus bonitas ‚Äúvoladas‚Äô en grupo.


Por el camino observamos enormes fincas valladas llenas de animales salvajes. Al parecer son fincas privadas que disponen de tantos animales como los parques oficiales, hay que reconocer que nos entró una cierta envidia.

Llegamos a la entrada de la reserva natural de Massai Mara sobre las doce. Después de contratar el vuelo en globo del día siguiente, nos dirigimos a un poblado Massai cercano donde nos recibieron los guerreros ataviados con sus tradicionales trajes de colores, cánticos y danzas. Nos hicieron una demostración de sus virtudes de danza y canto así como de danza guerrera durante la cual te rodean profiriendo sonidos guturales y saltando, algo que realmente impresiona.


Son gente muy amable y hospitalaria, de hecho las mujeres agrupadas cogieron a las nuestras para danzar con ellas.


Nos invitaron a pasar al poblado que es de similares caracter√≠sticas a los Samburu, aunque algo m√°s extenso, las chozas son distintas, son algo m√°s altas de planta cuadrada y techo plano, construidas con ramas y excrementos de vaca igualmente, est√°n edificadas en el per√≠metro interior de la valla, cada choza pertenece a una esposa, en √©sta etnia la poligamia es el sistema familiar, cada hombre puede tener las esposas que pueda mantener en funci√≥n del ganado que posea. La primera esposa tiene su choza junto a la puerta por la que entra el se√Īor y las siguientes emplazadas a continuaci√≥n por riguroso orden de matrimonio. Visitamos una de las chozas el espacio interior es fresco, afuera pegaba el sol de lo lindo.


La valla es igual que la de los Samburu, tiene diversas entradas, cada una es de uno de los se√Īores. En este poblado hay dos hermanos con seis mujeres uno y cinco el otro, practican la ablaci√≥n de cl√≠toris a las mujeres j√≥venes y a aquella que no lo quiera se la invita a abandonar el poblado. Lo que para nosotros constituye una cierta sorpresa es que est√° costumbre tiene una explicaci√≥n pr√°ctica, seg√ļn lo que nos cuentan, de este modo las mujeres tiene un menor apetito sexual y toleran mejor que sus maridos las compartan con otras.

Las chozas dispuestas en el per√≠metro permitiendo un gran espacio en el interior. Durante la noche se aloja el ganado en esta espacie de gran plaza. El suelo que pisamos es un compendio de excrementos de vaca, cabra, oveja y burro secos por donde caminamos con nuestras botas europeas; los ni√Īos, mujeres y algunos adultos lo hacen descalzos. Realmente a√ļn sorprende la existencia de cohabitaci√≥n del humano con el ganado, d√≥nde las condiciones sanitarias son nulas, y aunque admiten cierta mortalidad infantil, es seguro que ocultan o disfrazan la realidad. Los guerreros, que son los j√≥venes, ejercen como tales haciendo guardia por las noches en los alrededores del poblado sobre todo para impedir que los animales salvajes ataquen al ganado.

Para salir del poblado hubo que efectuarlo por el mismo sitio que entramos, cada entrada es con una funci√≥n determinada, cada hombre entra y sale por el lugar que tiene destinado, no puede hacerlo por otro distinto. El pueblo Massai es puramente ganadero, no cultivan la tierra, de hecho la base de su alimentaci√≥n es la carne, leche y la sangre de su ganado, las frutas y vegetales las cogen de la naturaleza, la tierra es f√©rtil si la cuidas, pero ellos prefieren pastorear en medio de la sabana, expuestos a los peligros de los depredadores. El mercadillo de tallas de madera y collares y pulseras de abalorios es el √ļltimo acto de esta visita, el regateo es feroz y, de nuevo, tienes la misma sensaci√≥n de un cierto exceso de mercantilismo que ya tuvimos con los Samburu.

Acabada la visita emprendemos marcha hacia el Resort Mara Simba donde, después de la recepción, comimos. Cerca del Hotel hay el consabido riachuelo donde, en esta ocasión, descansaban plácidamente unos hipopótamos. A las 4 de la tarde, emprendimos el safari en los coches con el techo levantado para pasar la tarde más esplendida de estos días.


Al principio nos encontramos con varias cebras, estas si son las cebras de toda la vida con sus rayas anchas y su tripa rayada, y algunos b√ļfalos, por all√≠ pastoreaban los reba√Īos de los Massai.


Al poco encontramos unas jirafas, éstas tienen el dibujo de su piel estrellado, distinto de las reticuladas que tiene forma trapezoidal, es curiosa la sensación de paz que transmiten la mirada y la pose las jirafas.


Poco a poco van apareciendo los famosos √Ďus, animal que describe nuestro gu√≠a de la siguiente forma ‚Äútiene cuerpo de caballo, piernas de ant√≠lope y cabeza de vaca‚ÄĚ, de la misma forma nos dice que es un animal muy tonto, en Kenia dicen ‚ÄúCabeza de √Ī√ļ‚ÄĚ como en Espa√Īa decimos cabeza de chorlito. Hay, seg√ļn el gu√≠a, pocos porque han emigrado.


Menos mal que han emigrado porque de pronto nos damos cuenta que todo el campo est√° cubierto de √Īus. Si, hab√≠an emigrado, pero las √ļltimas lluvias en Massai Mara les han hecho volver y nos brindan un espect√°culo impresionante. Dicen que hay un mill√≥n y medio de √Īus y de verdad que nos lo creemos.


Por la radio comunican que han visto un Leopardo en lo alto de un árbol, allá nos dirigimos cuando vemos que un impala está en posición de atención, arriba en la ladera hay un viejo León macho que ruge, se levanta y comienza a caminar pesadamente hacia la izquierda, todos los Impalas están petrificados observando los movimientos del rey de la selva, solo cuando se pierde de vista vuelven a pastar plácidamente. Proseguimos en busca del árbol del Leopardo, al llegar hay una cantidad importante de coches acosando el lugar.


En un momento dado el animal desciende del √°rbol y se encamina hacia unos matorrales d√≥nde se para a escasos metro y medio de nuestra vanete y nos dirige su felina mirada. Casi nos da algo, hemos sido capaces de ver y casi tocar el animal m√°s esquivo de la sabana, aquel que seg√ļn nuestros gu√≠as m√°s de la mitad de la gente se vuelve a sus casas sin haber visto y encima en el parque en el que resulta casi imposible verlo, vaya suerte.


Dispersados los veh√≠culos nos condujeron por la sabana en la que se apreciaba el aumento de los reba√Īos de √Īus mezclados con las cebras. En un cruce de caminos distingui√≥ el gu√≠a un rinoceronte negro como a unos 300 metros, no pudimos acercarnos porque parece que el rinoceronte negro gasta bastante malas pulgas y es capaz de embestir a las vanetes.


M√°s adelante vemos que hay movimiento de coches, tres Guepardos, madre y dos cachorros ya crecidos, est√°n haciendo pr√°cticas de caza con un reba√Īo de cebras, la estampa de estos gatos en el acecho es extraordinaria, y despu√©s cuando se lanzan en d√©cimas de segundo a la carrera, desaparecen de la vista r√°pidamente. Cuando vuelven, aunque sin nada cazado, vienen jugando entre ellos.


Siguiendo la ruta por la Sabana nos cruzamos con dos manadas de Elefantes distintas que pastoreaban pl√°cidamente. En la ladera de una loma observamos que algo se mueve, nos acercamos, y vemos a dos Leones que est√°n terminando de devorar un ant√≠lope, extasiados contemplamos la escena mientras se iban acercando mas veh√≠culos. Salimos de all√≠ pronto, al estar fuera del camino, los gu√≠as no quieren permanecer demasiado tiempo, pueden aparecer los forestales y les cae una sanci√≥n por ello, seg√ļn dicen dichas sanciones suelen ser fuertes.


Ya emprendiendo el camino de vuelta con paso tranquilo, en un tramo del camino descubrimos un Le√≥n tumbado en la hierba, sin percatarnos que unos metros m√°s adelante hay otro m√°s acompa√Īado por una Leona. Dice nuestro gu√≠a que le parece estuvieran en fase de ‚Äúluna de miel‚ÄĚ, mientras el otro espera tranquilamente a que terminen con ello.


Despacio va cayendo la tarde y el ocaso se acerca por lo que poco a poco vamos desandando el camino hacia el hotel, eso s√≠ viendo mas ant√≠lopes, por cierto en Massai Mara hay uno, que aqu√≠ llaman Topy, es de tama√Īo apreciable, y seg√ļn los gu√≠as es el ant√≠lope m√°s valiente que existe, es capaz de hacer frente incluso a los leones si es preciso para defender a sus cr√≠as.


Durante la cena comentamos emocionados la tarde tan excitante vivida.

DIA 29 DE OCTUBRE

De madrugada el grupo que decidió montar en globo se levanta a las 4,30 de la madrugada, los demás a las 7, desayunamos tranquilamente y a las 7.30 salimos de safari. El viaje en globo deja algunas espectaculares vistas de Massai Mara y de los otros globos.


Quizás es eso lo mejor de la excursión ya que ese día el viento no ayuda nada y hay que subir muy alto para poder moverse. Como consecuencia los pocos animales que se observan están tan alejados que casi ni se perciben.


Eso s√≠ al acabar la excursi√≥n hay un desayuno en plena sabana de todos los participantes que resulta francamente agradable, por suerte no se nos acerca ning√ļn depredador.


A los pocos minutos de emprender viaje encontramos una pareja de Leones en el camino, parec√≠a estuvieran cortej√°ndose, se levantaba la hembra y el macho detr√°s, se tumbaba y el macho igual, hubo un momento que pensamos que habr√≠a c√≥pula, pero la hembra no estaba para dar espect√°culo y se tumbaba haciendo imposible el acto. Mientras el gu√≠a observ√≥ que otra leona sal√≠a de la espesura en direcci√≥n al rio, rugiendo caminaba sin pausa como si buscara alg√ļn compa√Īero. En aquella zona de la maleza segu√≠a habiendo movimiento por lo que decidimos ir hacia all√≠, cu√°l fue nuestra sorpresa al contemplar un familia leonina de cinco cachorros y dos madres cuid√°ndoles, precioso.


Decidimos no molestar más, hicimos las fotos necesarias y seguimos camino, al poco remontando una cuesta se observa movimiento entre la vegetación, dos guepardos que retozan tranquilamente sobre la hierba, madre e hijo también mayorcito, juegan tumbados.

Pronto encontramos de frente con una manada de Elefantes que tranquilamente se alimentaban de unos plantas junto a un arroyo, llaman mucho la atenci√≥n las cr√≠as, se les ve como indefensas ante la mole que son su madre y el resto de los adultos, una de las ellas era amamantada por su madre, que separaba instintivamente la pierna para favorecer el acceso a la ubre de su reto√Īo.

Una vez recogidos a los del globo nos dirigimos hasta el r√≠o Mara, llegamos a la frontera con el Serengueti y con Tanzania que cruzamos impunemente. La frontera est√° marcada por el rio Mara, al otro lado del puente dormitaban un reba√Īo de Hipop√≥tamos, que no se alteraban por nada. Por el suelo corr√≠a un lagarto de colores azul y rosa fuxia que nos llam√≥ poderosamente la atenci√≥n.


Volvimos hacia atrás para contemplar dos leonas que dormitaban a la sombra de unos arbustos cerca del camino, desde allí nos encaminamos, en coche claro, a un monte cercano para contemplar, desde la cima, la Sabana en todo su ámbito y esplendor. Es un mar de hierba agostada manchada de puntos oscuros que en la distancia no se aprecia si es un árbol o un animal, desde luego la vista es extraordinaria, para quien le guste la naturaleza, es un espectáculo sensacional.


La bajada al rio Mara nos llevaba cargados de sensaciones por si los tontos √Ďus cruzaban el rio ese d√≠a en un sentido o en otro, era muy dif√≠cil que eso ocurriera, como as√≠ fue. En todo caso, el rio es en s√≠ un espect√°culo de gran belleza.


Llegados a un tramo del rio pudimos contemplar, en uno de los pasos que estos animales utilizan, las huellas que recientemente hab√≠an dejado, incluyendo una v√≠ctima, de ese paso desbocado que utilizan al cruzar el rio, era un √Ď√ļ muerto medio enterrado en el barro, prueba del reciente acontecimiento. Seguimos el curso de rio abajo hasta encontrar dos manadas distintas de Hipop√≥tamos que, como los anteriores, dormitaban en la orilla del rio, junto a ellos dos cocodrilos efectuaban la misma tarea calent√°ndose al sol.


En un recodo del rio apareció un Hipopótamo muerto, con las patas para arriba.


Daba repel√ļs ver a su alrededor en la orilla no menos de 15 o 20 cocodrilos reposando, en espera de la siguiente raci√≥n.


Con esta imagen nos alejamos del rio para hacer picnic a la sombra de una Acacia. Durante una media hora comimos pl√°cidamente, al finalizar los gu√≠as nos invitaron a una copa de vino Keniata, una especie de mistela de 17¬ļ, sabroso pero para tomar solo una copa, con dos cogorza segura. A todo esto nos hab√≠amos alejado, unos 50 Km. campo a trav√©s, del hotel. Los gu√≠as decidieron volver por un camino distinto al de ida, motivado por la lluvia, en la distancia se apreciaban nubes descargando agua de forma intensa.


Ello nos permiti√≥ contemplar otras cosas. El camino se adentr√≥ sobre una superficie que se hab√≠a quemado recientemente, ol√≠a algo de humo a√ļn. Sorprendentemente varios animales pastaban sobre la superficie quemada, nos explicaron que era muy normal ver a las Cebras y distintos ant√≠lopes comer despu√©s de que pasase el fuego. Al poco se cambi√≥ de rumbo hacia otra pista y a unos 300 metros nos encontramos con tres hienas que, tumbadas en los charcos del camino, nos miraban como si les molestara nuestra presencia.


Seguimos y pocos metros m√°s adelante hallamos cinco leonas, que tranquilamente dormitaban sobre la hierba, sin que nuestra presencia les inmutara lo m√°s m√≠nimo. En ese momento comenz√≥ a llover torrencialmente debiendo recular los coches a un lugar donde poder bajar los techos, ya que nos est√°bamos poniendo como sopas. Ca√≠an chuzos de punta era una tormenta muy seria hasta el punto que los conductores evitaban determinados tramos del camino especialmente embarrados, ante el temor de quedar bloqueados. Poco a poco fue dejando de llover. Nos acercamos al lugar d√≥nde por la ma√Īana vimos la familia de leones, para que el resto del grupo pudieran verlos.

Esta vez los leoncitos estaban jugando entre ellos y con las leonas como si fueran ni√Īos de verdad, nos hubi√©ramos quedado horas contempl√°ndolos.


No lejos de all√≠ estaban dos machos, uno de penacho casi negro, que dormitaban a pocos metros. Al parecer cuando hay peque√Īos siempre est√°n por all√≠ cerca no vaya ser que alg√ļn otro animal albergue la peregrina idea de atacar a sus cachorros.


Estuvimos poco tiempo, ya que nos hab√≠amos salido unos metros del camino cosa que est√° prohibida, adem√°s nos enteramos de que despu√©s de estar nosotros por la ma√Īana aparecieron los forestales y multaron a varios coches que pillaron infraganti. Por cierto todo lo que ocurre en el parque se sabe inmediatamente en todos los coches ya que todos los que andan por all√≠ llevan encendidas las radios por las que se oye una continua murga en swajili sobre lo que cada uno va encontrando y va viendo. Esto facilita mucho el trabajo de los gu√≠as que saben en todo momento donde se han visto cosas interesantes.

De aquí ya partimos hacia el hotel, todavía pudimos ver los Elan, el antílope más grande de la sabana, de carácter muy tímido, por lo que es difícil verlo de cerca.


Por supuesto que no faltaron los Avestruces, varios b√ļfalos, cebras y gacelas, los Massai llevaban su ganado hacia los rediles para pasar la noche.


Y como tambi√©n las aves tienen su corazoncito, no se pude dejar de rese√Īar la presencia del p√°jaro secretario con su graciosa plumas en la cabeza.

Volver arriba

Compartir:
Ver m√°s diarios de Pardino Ver m√°s diarios de Kenia Etapa anterior Etapa anteriorEtapa siguiente Etapa siguiente


VOTACIONES A LA ETAPA
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 0 0
Total 0 0
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar esta etapa debe registrarse como usuario

Registrate AQU√ć
Visitas mes anterior: 42 Visitas mes actual: 3 Total visitas: 6810

  √öltimos comentarios al diario:  Viaje a Kenia
Total comentarios 15  Visualizar todos los comentarios

Easo  easo  24/01/2010 13:07   
muy bueno, espectaculares las fotos dan ganar de ir.

Raros31  raros31  08/02/2010 16:54
Muy bueno el diario, la verdad es que si que dan ganas de ir, de hecho si todo va bien en septiembre espero poder contemplar todas estas maravillas.

LAPANERA  LAPANERA  16/05/2010 15:39
ES NECESARIO......

Default https Avatar  Quercuss  04/06/2010 16:19   
Enhorabuena por el diario. No he podido verlo con detenimiento, pero lo haré este fin de semana.

Saludos.

Mzungu77  Mzungu77  24/07/2010 19:21
Que lindos recuerdos! Estoy viendo si regreso el proximo Sept. Me contacte con www.wildlifesafarisinafrica.com y la verdad que se pasaron. El que organiza los afaris es un tio que es fotografo humanitario y conoce la region muy bien.
Se los recomiendo!
MZ

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN LA ETAPA

Registrate AQU√ć
Volver arriba


Foros de Viajes
Pais Tema: Kenia: safaris, rutas y consultas generales
Foro √Āfrica del Este Foro √Āfrica del Este: Foro de √Āfrica del Este y Central: Kenia, Etiop√≠a, Tanzania, Uganda, RD Congo, Ruanda, Madagascar...
Ultimos 5 Mensajes de 1268
398532 Lecturas
AutorMensaje
Nathanian83
Nathanian83
Moderador Asia
Moderador Asia
May 21, 2015
Mensajes: 11586

Fecha: Jue May 21, 2020 03:20 pm    T√≠tulo: Re: Kenia: safaris, rutas y consultas generales

Las reservas de animales se reinventan: "telesafaris" para recaudar fondos

La ausencia de turistas por el coronavirus ha obligado a los responsables de las reservas de animales de Kenia a buscar solucion

www.rtve.es/alacarta/v... s/5579980/

Como curiosidad Amistad
Magrat1976
Magrat1976
Indiana Jones
Indiana Jones
Jun 12, 2014
Mensajes: 3477

Fecha: Jue May 21, 2020 04:27 pm    T√≠tulo: Re: Kenia: safaris, rutas y consultas generales

Por si a alguien le interesa y relacionado con esto, en la página de Facebook y de Instagram de Ol Pejeta, se emiten cada día "Sofa Safaris". En cualquiera de los dos sitios encontraréis los horarios semanales (horario de Kenya, a tener en cuenta que es una hora más) y donde conectaros para seguirlos. A veces son en Facebook y otras en Instagram, videos en directo.

Dejo el enlace de su p√°gina de Facebook:

www.facebook.com/OlPej... nservancy/

Y el Instagram:

www.instagram.com/olpejeta/?hl=es

Saludos y a disfrutar! Amistad
spainsun
Spainsun
Site Admin
Site Admin
Sep 01, 2000
Mensajes: 81226

Fecha: Jue May 21, 2020 04:48 pm    T√≠tulo: Re: Kenia: safaris, rutas y consultas generales

El turismo financia el mantenimiento de los parques. La ausencia de turistas es casi tan negativo como la saturación de antes.

Ojal√°, cuando se vuelva a visitar se encuentre un equilibrio.
Magrat1976
Magrat1976
Indiana Jones
Indiana Jones
Jun 12, 2014
Mensajes: 3477

Fecha: Jue May 21, 2020 04:54 pm    T√≠tulo: Re: Kenia: safaris, rutas y consultas generales

Pues sí, eso sería lo suyo, llegar a un nivel óptimo de visitantes y mantenerlo.

¬°Ojal√° se consiga!
chamiceru
Chamiceru
Moderador de Zona
Moderador de Zona
Feb 05, 2009
Mensajes: 38869

Fecha: Sab May 23, 2020 12:30 pm    T√≠tulo: Re: Kenia: safaris, rutas y consultas generales

Además el no tener los ingresos del turismo perjudica mucho económicamente a las comunidades tribales (Masais o Samburu p.ej.) por lo que pueden aumentar los problemas entre estas y la fauna salvaje
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta R√°pida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQU√ć


All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Facebook Twitter instagram