Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads
IRÁN, PERO NO VOLVERÁN -Diarios de Viajes de Iran- Abaquo
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace


Diario: IRÁN, PERO NO VOLVERÁN  -  Localización:  Iran  Iran
Descripción: Ruta clásica con grandes altibajos y rematando inesperadamente en la playa
Autor: Abaquo   Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:

Índice del Diario: IRÁN, PERO NO VOLVERÁN

Etapas 1 a 3,  total 7
 1  2  3  siguiente siguiente



Etapa: Qom, Kashan y Abyaneh  -  Localización:  Iran Iran
Descripción: Primeros días en este insólito país
Fecha creación: 10/04/2018 17:27  
Compartir: 
Compartir:
IRÁN



*** Imagen borrada de Tinypic ***

Ya hacía unos años que me atraía este destino por su cultura, arte, historia, exotismo, personalidad, originalidad y, cómo no, poco turismo, pero me topaba con un procedimiento de obtención del visado bastante complejo y caro. En 2013, un año como otro cualquiera, por ejemplo, estaba decidido a ir, pero al ver tanta parafernalia: que si una pasta el visado, que si por medio de una agencia que te clavaba otro pastón, que si solicitar un código, que enviar los pasaportes por empresa privada, que si un seguro médico obligatorio etc...vamos que no bajaba de los 130 € y con demasiado trámite y tiempo. Había vuelos muy baratos con Pegasus, pero mirando otros destinos atractivos, vi un buen precio a Guatemala, algo menos de 500 €, y me dije, voy a pasear mis encantos por Centroamérica, allí no son tan tiquismiquis y me recibirán con los brazos abiertos y sin tanto remilgo. Y allá me fui. Y pensé: “cuando simplifiquen el visado, iré a Irán”. Y los iraníes se enteraron y les escoció bien que no fuera. Y lo simplificaron, vaya si lo simplificaron, fundamentalmente para que yo fuera, cosa que consiguieron al poco tiempo. La posibilidad de obtenerlo al llegar al aeropuerto sin más trámites, anima a cualquiera, a pesar del alto precio. Bueno, hay otro requisito imprescindible: pantalón largo, no necesario en los 61 países en que había estado hasta entonces. Desde luego, es un país original. Lo malo es que hay originalidades que matan. O por lo menos, que hartan. Y me hartaron bien.

*** Imagen borrada de Tinypic ***

Siento la mala calidad de la imagen, pero está hecha con el móvil a un televisor. Sobran las palabras, a mí realmente me impresiona ver esto en el siglo XXI. La mujer del tiempo. De todas formas, se ve un país moderno, han contratado a una mujer. Y no es una monja.

Los vuelos a mejor precio fueron con Turkish vía Estambul. Por mucho que miré en otras compañías y cambiando los días, no había manera de llegar a Teherán a una hora decente, todos los vuelos aterrizan de madrugada, a las 2:20, a las 3 menos cuarto, a las 4:45...así todos, como si en vez de vuelos fueran el horario de cierre de los bares, los pubs o las discotecas o la hora en que una puta hace caja. Unas horas que si tienes 18, 25, 30 años, se lleva bastante bien, pero yo ya no. En fin, esto era algo que tampoco había visto nunca, seguimos con la originalidad. Debía haber cambiado de destino en ese momento e irme por ejemplo, a Paraguay y llegar a las 3 de la tarde. Seguro que entonces modificaban los horarios del aeropuerto de Teherán, escocidos de nuevo por mi rechazo, pero ya no quería esperar más, posponiendo más años este viaje y que con la dichosa globalización llegara a Irán y me encontrara a todas las mujeres con minifalda y escotes generosos, en vez de esos sugerentes y morbosos vestiditos negros que todo lo tapan y dejan libre la imaginación. Así que compré los billetes sabiendo que esa noche, con una escala en Estambul a las 12 de la noche, ya no pegaría ojo. Lo que no sabía es que a la vuelta tampoco.
No quiero ser duro con el país, pero nunca he visto tantos inconvenientes en un viaje. Y como casi nadie menciona las partes negativas, voy a recopilarlas para que los futuros viajeros sepan qué se van a encontrar. A saber:
- visado muy caro, 78 €; en mi caso, trámite muy pesado en el aeropuerto, 2 horas
- como ya he dicho, horas absolutamente indecentes para llegar y salir en el aeropuerto de Teherán;
- imposibilidad de reservar los hoteles por internet ni por agencia ni casi por ningún lado, hablo yendo por libre, que es como viajo absolutamente siempre
- gran dificultad para encontrar alojamiento en casi todos los lugares: Kashán, Abyaneh, Isfahan, Yadz, Shiraz estaban llenos de turistas con los hoteles completos. Abril-mayo es la época alta y hay mucho turismo local y cada año mucho más internacional.
- mala relación calidad-precio de los hoteles teniendo en cuenta el nivel económico del país
- imposibilidad de pagar con tarjeta absolutamente nada en ningún lugar; ni retirar dinero en los bancos, es decir llevar encima todo durante todo el tiempo.
- pocas opciones para viajar con un clima agradable; verano, un calor espantoso en centro y sur con temperaturas superiores a los 40-45 grados, invierno, mucho frío. Lo mejor, marzo y abril; y seguramente el otoño también
- para el tamaño del país, no hay demasiados puntos de interés que podamos calificar de sobresaliente, y los centros a visitar están a mucha distancia unos de otros sin nada que ver de camino, al menos en el centro y sur, zona que visité
- tediosos desplazamientos entre las ciudades, con buenas carreteras pero casi siempre con un paisaje tremendamente árido, desolado, monótono y absolutamente plano que hace muy aburrido el viaje entre ellas; a veces aparecen altas montañas, también peladas
- imposibilidad de alquilar coche (salvo que pagues una fortuna), algo que te da tanta libertad y que para mí es el viaje ideal, recorriendo paisajes, pueblos con encanto y parando donde uno quiera para ver y hacer fotos.
- los incomprensibles baños de cagar de pie que desaparecieron de España hace unos 40 años, allí son lo más normal. Solo te libras si vas a hoteles de 3 estrellas o más
- pagas por entrar en todas partes y a un precio nada barato para este país
- quieren aprovecharse del dinero generado por el turismo, pero no están preparados para ello. He estado en hoteles donde nadie o casi nadie habla inglés; ídem en monumentos, restaurantes etc
- las mujeres, turistas incluidas, obligatorio el pelo tapado, y los hombres prohibido el pantalón corto, no solo en mezquitas y mausoleos, sino por la calle también, da igual si hay 40 grados o más
- en la playa (isla de Kish) hasta te llaman la atención por ir sin camiseta, siendo hombre. Ni en la Edad Media
- muy poca variedad en las cartas de los restaurantes, salvo que vayas a los mejores. Casi siempre es lo mismo: kebab de cordero con arroz o pollo con arroz; si hay suerte, pescado frito, por supuesto también con arroz.

*** Imagen borrada de Tinypic ***

Ya empezamos mal con el control a la llegada. Caos total, no hay orden, sale un fulano de detrás de la ventanilla y la gente le va dando el pasaporte y un par de papeles, que uno no sabe qué papeles son. Luego te enteras que uno es el resguardo de haber pagado el visado en una ventanilla que está después, es decir que hay que empezar por ahí, pero nadie lo indica ni es el orden lógico. En otro puesto enfrente, hay que sellar el seguro de viaje o contratar uno por 14€ si no lo llevas, bien barato es, pero creo que no incluye las tiritas. Este paso es antes de los otros dos. La gente se pega al fulano de antes mencionado que coloca los pasaportes y papeles amontonados delante de la ventanilla para que alguien dentro los vaya recogiendo y haciendo los trámites pertinentes. Luego a grito pelado van llamando por el nombre según esté el tema resuelto, pero no se forma cola ni nada, es todo así como en la romería del Rocío.
Cuando ya la mitad del pasaje de nuestro avión había pasado y se encontraba ya camino del hotel o de Persépolis, el fulano omnipotente recoge los pasaportes de la otra mitad y los devuelve tal cual a sus dueños, a mí, por ejemplo, sin haber resuelto nada, aunque diciendo: “wait”. Yo pensé que como solo llevaba dos hojas completas en blanco (en teoría son 3), que no me dejaban entrar, pero al ver que éramos unos 30 me tranquilicé. Alguien preguntó: “¿por qué debemos esperar?” y contesta el macho del corral algo así como: “se acaba mi turno, me voy y deben esperar a que venga el siguiente”. Muy bien, muy profesional todo. No se sabía cuánto, quizás media hora. Al final fueron unos 40 minutos y vuelta a empezar entregándole todos en mogollón los papeles que acabaron mezclándose y perdiéndose en un maremágnum sobre el mostrador. Así pasó que a varios les reclamaron o el seguro, o el recibo de haber pagado o la foto de la Primera Comunión y ellos contestando que si ya se lo habían dado...en fin los papeles iban apareciendo…y al final me llaman y estaba listo, podía entrar en Irán, justo dos horas después de empezar a las 6.10 de la madrugada. Algunos tardaron más y otros bastante menos.
Clavan a los españoles 75 € más 3 por el trámite de cobrar los 75, tiene mucha lógica. Lo próximo será cobrar otros 2 € por el trámite de cobrar los 3 del trámite. Deja que se le ocurra a alguno de esos fulanos y ¡zasca! A mí los 75 no me importaron, pero soltar esos 3 más me mató Trist . Ahora, también reconozco que me habría sentado mucho peor pagar 3€ por el visado y que el trámite fueran 75 Confundido Confundido Confundido Lo que muchos no saben es que cada país tiene una tarifa diferente, así por ejemplo, los italianos, por medio de agencia pagan 25; los australianos, 150…


Lo primero fue cambiar dinero y ya otra sorpresa desagradable, solo me permiten cambiar 50 € y no hay más lugares para hacerlo que esa oficina en la 2ª planta, los bancos no cambian. Un pelín más de 40.000 riales por euro.
Más inconvenientes, el alquiler de coche. Solo hay una empresa en el aeropuerto, Europcar. Como está sola, se aprovecha y te clava 56 € por día un coche normalito. Precio muy muy razonable, porque además ni siquiera es a todo riesgo. En pocos países, ninguno, creo, me encontré un panorama como este.
Pues nada, vamos a buscar un taxi a Quom. Me piden 30 € y como pongo cara rara, ya bajan pronto a 25. Acepto, me abre el maletero para meter la maleta y con gestos le indico que no, que yo ahí no voy, que quiero ir en el asiento. A pesar de lo zumbado que yo estaba por no haber dormido ni un segundo en toda la noche, el sentido del humor nunca lo pierdo ni en los momentos más duros como este. Pero no hay manera, no me entiende ni los gestos. Esto me pasó varias veces en el país y llegué a la conclusión de que son torpes para entender las cosas, sobre todo los gestos, algo internacional. Vamos a ver, si yo me señalo a mí claramente, como Tarzán en la peli cuando dice “yo, Tarzán” y luego señalo claramente el interior del maletero y muevo el índice a derecha e izquierda como un limpiaparabrisas y al mismo tiempo la cabeza de la misma manera y digo no; y luego me vuelvo a señalar a mí y a continuación el asiento de atrás, ¿qué coño querré decir? Pues que no quiero ir en el maletero, evidentemente. Pero nada, no me entendía el chiste y hasta probablemente debía pensar que soy imbécil por creerme que su intención era meterme en él.

*** Imagen borrada de Tinypic ***

En fin, a Quom desde el aeropuerto son unos 93 km que se hacen en una hora, es todo autovía. Al llegar al hotel le doy un billete de 20€ y 200.000 riales. El taxista que no habla inglés, me indica que otro billete más de 100.000, le digo que no, que es lo pactado. Un rato así hasta que entro al hotel a ver si alguien habla algo de inglés. Hay suerte y sale uno que le explica al hombre que 20 € no son 20 dólares, que valen más. Creo que este era el problema, se queda conforme y se va.
El hotel Steghlal está bien, lo recomiendo. Es el único que reservé con Pintapin antes de llegar a Irán, 38€. Esta página engaña, porque pone el precio en dólares y luego te cobra lo mismo en euros.

*** Imagen borrada de Tinypic ***

Descansé unas horas, por fin pude dormir un poco, y salí a ver el mausoleo de Fátima y algo de la ciudad. Experiencia impactante. Ver a absolutamente todas las mujeres por la calle vestidas de negro y con chador, la túnica negra que cubre todo el cuerpo excepto la cara, realmente impresiona, uno no puede quedarse indiferente ante esta imagen en pleno siglo XXI. Estéticamente tiene su atractivo, pero por otra parte también resulta un tanto incomprensible e incluso indignante que esto sea una imposición.
La mezquita mausoleo es digna de ser visitada, un primer encuentro con el Irán más profundo y auténticamente islamista donde las manifestaciones de la religiosidad chiíta, por su dramatismo, intenso sentimiento de culpa que hace gemir de sufrimiento y llorar auténticas lágrimas resultan conmovedoras. Y el edificio contribuye a engrandecerlo todo por su magnificencia, esplendor, derroche ornamental con profusión de espejos, plateados etc
Frente a la entrada principal y al fondo de un amplio paseo se alza otra atractiva mezquita de elegante fachada.
Ceno en el hotel en una mesa con un grupo de italianos, las posibilidades son pocas, ellos ya se quejan de que siempre pollo con arroz, están acabando el viaje. Después de que el guía italiano les traduzca la carta y nombre 3 o 4 platos de pollo con arroz, yo, que hablo italiano, me hago el tonto y pregunto que si no hay pollo. Me miran y sonrío.
Al día siguiente por la mañana, tras conseguir que en el hotel me reservasen otro en Kashán para esa noche, contrato un taxi por 20 € para ir a esa ciudad. Los núcleos urbanos de camino son espantosos, el paisaje, también, pura desolación, aridez máxima, gran llanura con algunas montañas, peladas, al fondo. El taxista me pide algo más de los 20 € pactados, pero le digo que no y entro en el hotel. Un minuto después entra y me entrega un billete de 10 euros que se me había caído del bolsillo y encontró en el asiento trasero donde yo iba. Siempre procuro ir detrás en los taxis, me da la sensación de ser multimillonario, poderoso, un político importante o un ídolo de masas, hace que me sienta superior, lo que me viene muy bien porque tengo la autoestima muy baja y esto lo compensa. Tras una carrera de taxi, me da siempre un subidón y me imagino que estoy subido a un pedestal...Esta vez la increíble honradez del taxista me descolocó un poco y casi me pego un tortazo cayéndome del pedestal.

*** Imagen borrada de Tinypic ***

El hotel Amir Kabir va de lujo y es muy viejo y muy caro con una calidad precio muy mala, 45€ para una persona y haciendo precio especial. Desde luego, no lo recomiendo, al menos las 2 habitaciones que vi, quizás tengas otras renovadas. El suelo estaba formado por TROZOS de moqueta mal superpuestos y sucios; puertas muy viejas; el baño, del año catapún, pero al menos era de sentarse…
Con un taxi, voy al centro y de camino a cambiar. El taxista me para en 4 bancos, que no cambian, sorprendente, antes de dar con uno que sí lo haga. Quizás lo hizo a propósito para cobrarme más, 5 €. Cambio a 40.000. Y me lleva a la casa Tabatabei, en el centro.

*** Imagen borrada de Tinypic ***

En Kashán se visitan varias casas históricas, una especie de palacetes de nobles o nuevos ricos tipo Carmen Lomana o los Gipsy King. Fueron construidas a finales del XVIII o en el XIX y destacan por sus elementos decorativos, generalmente estucos, patio con estanque, portadas, artesonados y espejos plateados. Hay un bono que incluye 3 visitas: las casas Tabatabei y Abassí y el hammán. Son 350.000 riales, 8,75 €. Merece la pena, los 3 edificios tienen suficiente atractivo para verlos con calma y están cerca unos de otros. Los baños tienen una decoración muy pero que muy fina, que ya la quisiera la Preysler en su retrete de invitados.


Pero hay otra casa que debe ser visitada, para mí la más bonita, es la Borujerdi, en cuyo patio la sala principal tiene una decoración realmente espectacular, con muchos detalles, tanto figuras en estuco, como unos magníficos frescos cubriendo zonas de las paredes, bóvedas y cúpulas, columnas etc, un minucioso y elegante trabajo que me recordó a algunos palacios de la India. Entrada, 150.000, 3,75 €, cara, como todas las visitas en Irán.
Además, se puede echar un vistazo a la mezquita Aga Bozorg, que parece más antigua pero es también del siglo XIX. Se visita el patio, lo único destacado es la fachada, una gran cúpula entre dos decorados minaretes. Di una vuelta por el casco más antiguo de la ciudad, pero no es bonito ni tiene nada que ver.

*** Imagen borrada de Tinypic ***

En el plano gastronómico destaco en primer lugar los magníficos zumos de melón o zanahoria, me tomé unos cuantos en diferentes ciudades.
Una vez visto lo que me interesaba de la ciudad. decidí buscar alojamiento para el día siguiente, no quería seguir en el Amir Kebir. Lo que vi o estaba completo, o no me gustó (por cutre o por demasiado caro, 80€ el mejor de Kashán). Preguntando siempre aparece alguien que ofrece algo, generalmente una casa particular. Me lleva un fulano, bastante sudoroso y gordo, en moto, sin casco, allí nadie lo lleva. Primero un hostal algo cutre, lleno; mejor, porque tampoco me gustaba. Siguió al lado una casa particular con dos habitaciones, más cutre aun y sin baño propio...Gracias y volvemos al punto de origen. Ya hay otro esperando para llevarme también en moto, esta vez potente, tanto la moto como el tipo, que parecía el chulo del pueblo, a ver 3 casas en las afueras. No hablan inglés, todo es por señas y con 4 palabras que pueden entender. Quiero un baño europeo, me enseña 3 apartamentos, pero los 3 tienen baño de cagar de pie, noooo. Una pena, por lo demás estaban bien, cama grande, sitio muy tranquilo y buen precio. Nada, vuelta al lugar de origen, gracias, no piden propina, menos mal. Ya alguien me dice que espere, que ha llamado a otro, pero tarda más de media hora, espero en las tiendas de turistas, me traen una silla, me invitan a beber un refresco, son muy amables...Por fin, otro chico con moto, no habla inglés tampoco, alguien nos hace de intérprete, que sí, que “farang” (extranjero) toilet, que vale, le pregunto si cama grande. Me dice:”no, cama no”. Pienso que está bromeando. Vamos a ver el apartamento, que está en el quinto carajo, muy en las afueras de la ciudad. Otra vez en moto y sin casco, en plena rotonda y en medio del tráfico caótico de estos países, lo llaman por teléfono. Pienso: “no contestará”...Pues sí, coge el móvil, conduce con una mano esquivando coches y motos, madre mía, quién me manda meterme en estas historias, pero te van liando, porque quieren ayudar, y también hacer negocio, claro, pero en realidad complican todo mucho más. Al final, ya casi llegando a Afganistán, paramos ante una casa, entramos, hay un fulano rezando, arrodillado y mirando para La Meca, pasamos por delante, casi me santiguo mirando para la pared, lo que habría sido una triple estupidez, una porque no soy religioso, otra porque no había nada místico en la pared, solo un cuadro horroroso, seguramente con ciervos que hasta Irán han llegado, y otra porque de haber algo sería musulmán, no cristiano. En fin, me enseña el baño y me quedo perplejo, nunca he visto algo así. Es el típico retrete de pie en el que han puesto tal cual la silla de playa de la abuela a la que le han quitado las telas y en la estructura metálica han encastrado una taza de wc de ¡¡¡plástico!!!, como si fuera un embudo apuntando al agujero... Alucinante, como saben que los europeos usamos otro tipo de inodoro más cómodo han ideado esta solución. El chico queda muy satisfecho al mostrarme el soberbio y moderno baño europeo y luego me enseña la sala donde se supone que voy a dormir, amplia, se ve que es un salón con gran alfombra, tele, sofá...le pregunto: ”¿y la cama?”, me contesta señalando el sofá, que además no es sofá-cama, sino el típico de cuero. Me digo a mí mismo, porque él no me entendería, “no me lo puedo creer, era en serio, no hay cama; llevo dos horas buscando un baño decente y cuando encuentro algo parecido, lo que no hay es cama”...Yo no puedo dormir en un sofá, yo no me duermo en un coche, ni en bus, ni en tren ni en barco ni en avión...los que sean como yo me entenderán; quien se duerma sobre una piedra, no. Ojalá tuviera yo esa facilidad…Con mucha pena, porque el chico era majete, le dije que no me interesaba. Me pregunta: “¿hotel?”, le digo que sí y me lleva al mío. No me pide nada, no le di nada, quizás debí, pero me fastidiaba la situación…
Lamenté mucho no haberle hecho una foto a lo que vi en aquel baño. No sabía yo que pronto me lo encontraría de nuevo...]

*** Imagen borrada de Tinypic ***

Sinceramente, empiezo a cansarme de Irán y de sus inconvenientes...No me quedaba nada...
Esa tarde en la calle, alguien me había ofrecido su coche para la excursión a Abyaneh que mucha gente hace, visitando otros tres lugares por 20 €. Como mejora el precio que otros me habían dado, le pido el número de tfno y ya desde el hotel le envío whatsapp para aceptar y salir la mañana siguiente. Pero en vez de volver a Kashan, le digo que si encuentro un hotel agradable seguramente me quedo en el pueblo.
Ceno en el hotel, está alejado de todo y en las afueras. Empiezo a ver las limitaciones en las cartas de los restaurantes y tomo una sopa, que no está mala, pero lleva arroz, y cordero con arroz.

*** Imagen borrada de Tinypic ***

Al día siguiente, el hombre que aparece con el coche es muy puntual, pero no es el mismo de ayer, parece que no habla apenas inglés, ya empezamos. La primera parada es a la salida de Kashán, el jardín Fin. Bueno, entrada 5 euritos para ver algo que no vale más de 1, en España; en Irán deberían cobrar 0,25. El jardín no vale absolutamente nada, es un espacio grande, rectangular, lleno de prácticamente una única variedad de árbol nada vistosa, con un par de canales de agua...en fin, el rollo que se traen de que si todo va en función de unas medidas, de los puntos cardinales, que si representan esto o lo otro, que el agua que fluye, que si una comunicación con el mundo cósmico en un entorno en conexión con la armonía universal...pero todo sin el menor encanto que puede haber en un jardín, con pocas flores y solo una variedad, pensamientos, que para eso el que yo tenía y que era: “menuda birria de sitio, para eso he pagado yo 5 euros”. Ojo, porque el conjunto de los jardines de varios lugares como este en Irán ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad. Pues a mí no me pillan en otro. Salva un poquito el interés de esta visita un pabellón cuya cúpula interior está revestida de frescos de bastante calidad y belleza, pero es algo concreto y limitado. También hay un hammán, pero que poco dice después de haber visto el principal de la ciudad. En el centro del jardín, un museo cerrado. Casi mejor, porque si está a la altura de la vegetación, iba a ser bueno…En fin, tanta historia que se traen con el jardín y su aura metafísica para que en el fondo el principal objetivo de su creación era que el sultán de turno pusiera mirando pa Cuenca a las mozas más cachondas del harén debajo de un pino piñonero en las noches cálidas de agosto. Si por los 5 euros al menos pudiéramos ver eso ya casi valía la pena.
En fin que con el Fin, mi cabreo continuaba.
Salgo e intento comunicarme con el conductor que me espera en el coche. El fulano que me ofreció la excursión me había dicho que este hombre entendía inglés si le hablaba despacito. Le pregunto despacito: “what´s your name?”; me contesta: “no, thank you”. Me digo, estamos listos. Me señalo, como Tarzán, y digo mi nombre. Lo señalo a él, y me dice “Mohammed”, bueno, al menos es listo. Salimos hacia Abyaneh, la carretera es buena, primero un buen tramo de autovía, todo son rectas, luego se desvía y ya es carretera, vamos hacia las montañas. Para delante de unos parterres con rosas pequeñas, corta dos y me da una, qué detalle, supongo no quiere conquistarme, es bastante feo el pobre, lo tiene crudo. Huele la flor para que yo haga lo mismo, ya entiendo, las rosas en esta zona son apreciadas por su intenso y agradable olor, es verdad. Es un hombre sensible, va ganando puntos.


[align=center][b]Mendigo iraní



Siguiente parada, un castillo de barro en ruinas, se merece un par de fotos desde la carretera y me indica si subimos para verlo de cerca, le digo que sí moviendo la cabeza de arriba abajo y me entiende. Se puede entrar y ver en menos de 5 minutos, pero tiene su encanto al estar abandonado y medio cayéndose, ojo que puede tener su peligro. Me recuerda los pueblos de barro que visité en el oasis al sur de Tafraoute, en Marruecos, una maravilla de lugar.


A partir de ahí, la carretera va siendo más sinuosa, pero nada del otro mundo, nos metemos en zona de montaña y vamos subiendo, el paisaje tiene más interés, porque hasta el desvío era bastante anodino, monótono e insulso. Antes de entrar en Abyaneh, impuesto revolucionario para entrar. Pocas cosas hay que me fastidien más que me cobren por entrar en un pueblo. Bueno, pues Irán ya ha llegado a ese punto en su línea de aprovecharse del turista. No es mucho, 100.000 riales, 2,50 €, pero me molesta. Le digo al conductor que “hotel”, afortunadamente eso se dice igual. Aunque el pueblo es pequeño y se ve bien en un par de horas, me apetece quedarme en un sitio tranquilo como son las zonas de montaña, en un hotel bien puesto, acogedor, con unas cortinas llenas de flores, un baño como Dios manda, con agua caliente y fría, luz eléctrica, cama cómoda y buena conexión a internet...en fin, no contaba yo con que este viaje estaba dominado por los inconvenientes. Así, en el hotel Abyaneh no había habitaciones libres, estaba completito, lástima, no tenía mala pinta. Vamos al otro hotel, solo hay dos. Lo mismo, lleno. El conductor pregunta a unos que andan por el pueblo y uno, el más listo, capaz de hablar hasta en otro idioma, en este caso inglés, afortunadamente, me dice que solo hay casas particulares y que debo quedar con mi taxista para el día siguiente, porque allí no hay ninguno, ni buses tampoco que me puedan llevar mañana a Isfahan, próximo destino. No me lo creí mucho, pero bueno...En fin, le digo que primero quiero resolver el alojamiento y me enseñan un par de apartamentos, yo temblando ya por el baño...hay suerte relativa, el sitio no está mal, y en el baño hay “esa cosa” que vi el día anterior en Kashán. Como el tema estaba complicado en aquel villorrio, acepté sin regatear el precio, 35€, a pesar de que el baño no era lo que quería, no había internet, las cortinas no tenían flores porque no había cortinas...pero tenía una cama grande estupenda, un sofá de apartamento playero, cocina con nevera y era acogedor y muy tranquilo.





Quedo con el conductor para el día siguiente y me voy a ver el pueblo, en teoría uno de los más bonitos y turísticos de Irán. Bueno, tiene su encanto, sobre todo después de ver ciudades feas y sin gracia alguna, como son Qom y Kashán, pero tampoco es gran cosa. Conserva la arquitectura tradicional de barro, con algunos detalles en las puertas de madera y hay algunos rincones bonitos. De lo mejor, el traje típico que visten algunas paisanas delante de las tiendas para atraer a los turistas y las jóvenes de excursiones que llegan allí y lo alquilan para ponérselo paseando por el pueblo y haciéndose fotos. La mezquita principal estaba cerrada al mediodía, creo que tiene cierto interés. Abyaneh está más que visto en un par de horas, es pequeño y no da para mucho. ¿Vale la pena venir hasta aquí? Si se hace la ruta Kashán-Isfahan, como queda casi de camino, sí.
Descanso en el apartamento y para cenar voy al restaurante que hay debajo. El chico no habla inglés, no hay carta en inglés, pero tampoco tienen otra cosa que no sea el kebab de cordero de siempre. Con arroz, claro. Todo es divertido, es simpático, y yo también, nos echamos unas risas porque tampoco podemos hacer otra cosa, que no hay conversación posible sin entenderse.[/align]

*** Imagen borrada de Tinypic ***
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Qom, Kashan y Abyaneh



Etapa: Isfahán  -  Localización:  Iran Iran
Descripción: Simplemente, lo mejor de Irán
Fecha creación: 12/04/2018 13:52  
Compartir: 
Compartir:


El precio pactado con el conductor para ir a Isfahán es de 40 €, son unos 200 km. No tengo hotel reservado, tendré que buscarlo en el momento, pero miro en las notas que llevo y decido ir al aparthotel que recomiendan en el Foro, a ver si hay suerte. En Natanz hace una parada para que le eche un vistazo a la mezquita del Viernes, a pesar de que es martes. Es de las más antiguas de Irán, hago una foto del exterior y entro, no hay nadie, pero no es gran cosa, está bastante destartalada, parece que no tiene culto. Aparece un fulano y me dice que “ticket”, vaya hay que pagar, ya me parecía...le digo que no me interesa, total ya la había visto y salgo. A mí estas cosas de que me digan que tengo que comprar la entrada cuando ya llevo un rato dentro y ya lo he visto, me desconciertan un poco. No recomiendo pagar por verla, ni siquiera hacer una parada en la ciudad aunque quede de camino, salvo que uno sea especialista en mezquitas, no sé si habrá alguien, porque hoy día hay especialistas en todo.

*** Imagen borrada de Tinypic ***

Novedades Loly, una tienda con el último grito en los más modernos y atrevidos modelitos. Algunos son tremendamente descocados. Estas iraníes se están pasando
il: Malvado o muy loco Malvado o muy loco Malvado o muy loco

Llegamos a Isfahán y, tras mucho preguntar, el mozo me deja cerca del hotel. Pregunto, está completo, hay otro cerca, completo. Yo, con la mochila y la maleta, pequeña y con ruedas, la estreno en este viaje y va muy bien, se desliza suavemente y da gusto llevarla, me alegro de haberla comprado, me costó la friolera de 40 €. Me hace gracia cuando leo en el Foro el tema de maletas, hay quien se gasta cientos de euros para meter unas bragas, a veces sucias, y para que se la tiren por los aires en los aeropuertos (las maletas, no las bragas, lo que sería mucho más divertido), en fin, cada uno… Mi maleta anterior tenía más de 15 años, quizás unos 20, la pobre, qué bien se portó y baratísima también, ha estado en más de 55 países y lo ha resistido todo, aunque las ruedas ya estaban mal, y el asa se soltaba y me quedaba en la mano a veces...las cremalleras de dos compartimentos ya ni se movían, imposible. Recuerdo en Gambia los intentos de un policía que en un registro me preguntaba “¿y ahí qué hay?” Yo le decía, ni idea, hace años que no se abre, pero no me creía y pensaba que llevaba sabe Dios qué, fajos de billetes, drogas varias, diamantes o melones de contrabando... entonces se ponía a forcejear con la cremallera. Yo, encantado a ver si conseguía abrirla de una vez, pero qué va, el poli se ponía todo colorado, sacaba la lengua y, como no quería quedar en ridículo y derrotado por una vulgar cremallera, se esforzaba al máximo, pero sin éxito… Al final tuvo que tragarse el orgullo y admitir que no podía, aunque dando a entender que total yo no llevaba nada interesante para que perdiera más tiempo conmigo. La maleta pedía jubilarse desde hacía mucho, pero al mismo tiempo, disfrutaba en los viajes, sobre todo en los aeropuertos. Yo lo notaba, y de hecho hice varios viajes por ella, sin que realmente me apetecieran, pero se lo merecía. Además, nunca la facturaba porque sabía que podían hacerle daño, que los empleados de los aeropuertos las tratan muy mal, arrojándolas con fuerza de aquí para allá, asesinos Malvado o muy loco . Así que casi siempre venía en la cabina conmigo. A Nepal, Indonesia, México o Cabo Verde, la verdad es que tenía mucho mundo, casi tanto como yo. Que estas palabras sirvan para rendirle un homenaje a la que fue mi compañera durante tantos años... Llorando o muy triste Llorando o muy triste Llorando o muy triste Llorando o muy triste Llorando o muy triste
Meé emocionado..... No, perdón, quería escribir "me he emocionado" Avergonzado

*** Imagen borrada de Tinypic ***

Volviendo a Isfahán, pregunté en unos 3 hoteles más y lo mismo, completos. Un fulano con coche me ofrece por un precio razonable llevarme hasta encontrar uno. Acepto, y tras un total de 7 intentos, todos llenos excepto el penúltimo, que descarto por ser baño compartido, me quedo en el Meraji, al que le queda una sola habitación. Da a una calle ruidosa de tráfico, pero ya me rindo, al menos está bastante bien, es cómoda, bien de precio, hotel céntrico.
El fulano del coche, que no es taxista, pero actúa como tal, me propone llevarme a uno de los puntos turísticos de las afueras, el templo de Fuego y algo más por 25 €. Le digo que no, ya basta de coche por hoy; entonces que por 20, le digo que no, que no me interesa ver ese lugar, que parece no vale gran cosa. No se rinde, me dice que por 15 €, precio especial para mí. Le insisto, que no estoy interesado en ver eso. Y el tío aun sigue con la matraca, vale que por 10. Ya me empiezo a impacientar y le digo que es que NO QUIERO VER ESE TEMPLO… Pues aun lanzó, otro, “vale, solo el templo, ir y venir, por 7 euros” Ojos que se mueven Ojos que se mueven Ojos que se mueven

*** Imagen borrada de Tinypic ***

La primera visita que hice en Isfahán fue la mezquita del Viernes. Se trata de un edificio enorme, construido en diferentes etapas y es de los monumentos más interesantes de Irán, visita imprescindible en la ciudad. El resto de los sitios que uno no debe perderse son en primer lugar la impresionante mezquita del Imán, que deja a uno apabullado ante tal grandiosidad y derroche de belleza, con una decoración en azulejos que realmente sorprende y con una concepción espacial y de las dimensiones que va más allá de lo que en principio se espera de una mezquita o templo religioso en general. Volviendo al hotel, veo el exterior de la mezquita Alí, de altísimo minarete, pero generalmente cerrada. Me meto en el bazar, que está vacío, porque es festivo, todas las tiendas cerradas, apenas me cruzo con un par de personas, alguna moto que pasa por ahí, empiezo a ver que los accesos están todos cerrados, que no hay salida y no veo a nadie, no hay tampoco mucha luz; y sigo caminando y no veo el final, aquello es infinito y sin salida. El lugar, en esas condiciones, realmente impone, agobia un poco, es el escenario perfecto para un atraco y asesinato. Primero atraco y luego asesinato. Bueno, o atraco solo, teniendo en cuenta que llevaba encima unos 2.000 euros porque no queda otra, ya sería una buena faena. Ya que te asesinen después, pues como que te da lo mismo. El momento me recordó a “La Cabina”, de Mercero, por la sensación de soledad e impotencia para cambiar aquello. Veo una tienda abierta y pregunto por una salida, afortunadamente me entienden y me indican que más adelante a la derecha.


Al día siguiente, taxi hasta otro de los edificios destacados de la ciudad, la catedral cristiana de Vank, de reducidas dimensiones, con un exterior poco llamativo, pero que guarda un interior deslumbrante, maravilloso, absolutamente cubierto en todas sus superficies por muy buenos frescos con escenas variadas y numerosos elementos decorativos con mucho color y mucho dorado en paredes, arcos, bóvedas, cúpulas, pilares etc. Magnífico conjunto. En el recinto hay también un museo con algunas piezas interesantes. Se incluye en el precio de la entrada. Me coincidió en el patio de este espacio el ensayo de un grupo de cantantes con orquesta de una especie de festival en conmemoración del genocidio armenio a manos turcas. Las voces, realmente impresionantes, supongo que eran cantantes profesionales.

*** Imagen borrada de Tinypic ***

Y el otro imprescindible de Isfahán es el palacio Chehel Sotun, por su sala principal, que muestra una increíble y soberbia decoración con preciosas pinturas de escenas de corte y batallas, además de multitud de elementos decorativos, que también aquí cubren toda la superficie del salón.
Los 4 lugares citados, cuyas entradas son de 200.000 riales cada una (5€), son lo más recomendable de la ciudad, a la que se puede añadir la zona de jardines y puentes antiguos junto al río, lleno de agua a finales de abril, pero que está seco una buena parte del año, o eso creo. Se puede, y debe, hacerse a pie un gran paseo desde la catedral Vank hasta la enorme plaza del Imán, principal centro de la ciudad y donde se halla la principal mezquita. En este ruta se visita también cerca de Vank otra iglesia cristiana, la Betlehem, más modesta, pero con un interesante interior cubierto de frescos, aunque lamentablemente en bastante peor estado de conservación. Entrada, 50.000=1,25€. A continuación se llega pronto al río con jardines y al gran puente Sio Seh, que vale la pena recorrer. Para ser una ciudad asiática, Isfahan es muy humana, muy agradable para patear, ya que dispone de numerosas calles con muchos árboles y zonas verdes en general.

*** Imagen borrada de Tinypic ***

Continuando hacia el norte llegamos a un gran parque donde podemos visitar el palacio Hasht Behesht, un pabellón muy decorado en su interior con numerosos frescos con motivos vegetales y animales principalmente, además de bonitos azulejos en el exterior. Entrada, 150.000. Cerca, otro palacio, el Chehel Sotun ya mencionado. Y con un último tramo, accedemos a la enorme plaza del Imán, que se anima muchísimo por las tardes y se convierte en el centro neurálgico de la ciudad. En la misma plaza, el palacio Ali Qapu, pero decidí retirarme y dejarlo de momento.



El segundo día en la ciudad hice esta ruta mencionada, cogiendo un taxi desde el hotel hasta Vank (2,50€) y resto una buena y muy interesante caminata viendo las 2 iglesias, los 2 palacios, el río, el puente, y el parque mencionados, además de las paraditas para tomarme unos helados, los estupendos zumos de melón o zanahoria y picar algo rápido. Todavía quedaba tiempo para ver algunas cosas más, pero como pensaba quedarme otro día en la ciudad, las dejé para la siguiente jornada. Me tomé un helado, como hacen muchísimos iraníes en las heladerías de esta plaza y me retiré a descansar al hotel hasta la hora de la cena y del inevitable arroz con pollo, arroz con cordero o arroz con pescado de siempre. Y una sopa, que era siempre la misma porque no había otra, pero estaba buena.

*** Imagen borrada de Tinypic ***

El último día comencé con el mencionado palacio Ali Qapu, de los más promocionados, pero que me decepcionó bastante. No vale los 200.000 que cobran por la entrada, ya que solo visitas una salita, bonita, sí, por su decoración en estucos calados y pintados y una terraza para ver la plaza con la mezquita del Imán a un lado. El resto, un sube y baja escaleras muy estrechas e incómodas por la altura de los peldaños y por la cantidad de turistas que abarrotan todo el limitado espacio. Malditos turistas.
Enfrente, en la misma plaza, otra de las grandes mezquitas de la ciudad, la tercera en importancia y valor artístico, la Lotfollah. Me quedé en la entrada porque al ver una vez más otros 200.000 riales ya me harté de tanto exprimir al turista y decidí pasar de la mezquita, ya había visto muchas. Y aun me quedaba la mejor. Me dirigí entonces al más espectacular de los monumentos de todo Irán, la ya mencionada mezquita del Imán, que, pese a las expectativas, no me defraudó. A pesar de los 200.000, jeje.

*** Imagen borrada de Tinypic ***

Luego, me acerqué al otro extremo de la plaza para ver la portada Qaisarieh, decorada con pinturas un tanto deterioradas y que sirve de entrada al bazar, en ese momento lleno de gente y con todas las tiendas abiertas, nada que ver con la impresión de dos días atrás.
Todavía quise completar el panorama monumental de Isfahán visitando algún mausoleo y me encaminé a uno de los más venerados de la ciudad, el Darb e Iman, no lejos de mi hotel. Realmente, es una visita prescindible una vez se han visto o se verán otros muchos lugares semejantes en Qom o Shiraz por ejemplo.
En resumen, esta ciudad es sin duda la más interesante del país, ya que ofrece muchos puntos con suficiente atractivo, y, a pesar de su tamaño y denso tráfico, no es una urbe estresante ni agresiva. De ahí que me apeteciera quedarme casi tres días completos en ella. Para ver lo imprescindible bastaría con uno muy bien aprovechado, aunque dos días sería más recomendable.

*** Imagen borrada de Tinypic ***

Salón del palacio Chehel Sotun


Si alguien desea reservar hotel, excursión, buscar taxi a otra ciudad etc, aconsejo la agencia Zandi Tours ( 0098 913 205 1561), en la popular guesthouse Amir Kebir. Zandi me demostró gran profesionalidad y honradez cuando días después me devolvió el total de una reserva de hotel que le había pagado y cancelé tras la depresión viajera que sufrí en Yadz.
Como vi que el panorama en Irán en esta época del año está realmente complicado para encontrar alojamiento adecuado, reservé con Zandi un hotel en Yadz, 2 noches en la guesthouse Seven Eleven, tipo de alojamiento que nunca utilizo, pero me aseguraron que estaba muy bien, sitio tranquilo, buena habitación, con baño privado, y de sentarse...30 €. También reservé hotel en Kerman, siguiente etapa del viaje después de Yadz.

*** Imagen borrada de Tinypic ***
Imagenes relacionadas
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Isfahán



Etapa: Yadz  -  Localización:  Iran Iran
Fecha creación: 13/04/2018 11:30  
Compartir: 
Compartir:

Para abaratar la cosa, tras los dispendios en taxis entre aeropuerto y Qom; Qom y Kashán; Kashán y Abyaneh; y Abyaneh e Isfahan, decidí coger un bus a Yadz. En el hotel Meraji, muy amables, llaman para reservar una plaza para el día siguiente a las 11. Pero el conserje no me da más información. Este fue otro de los inconvenientes del país, las largas distancias entre las ciudades a visitar, y que se hace bastante pesado, sobre todo si, como yo, que siempre alquilo coche o cojo vuelos, no estoy acostumbrado a largas distancias en bus. El primer cabreo ya fue al llegar a la estación y dirigirme al mostrador de la compañía donde ya un empleado que busca clientes se me acerca rápidamente al verme con la maleta y me dicen que a las 11 no hay bus, que sale uno, a las 10.30, quedan 5 minutos, pero tengo que ir al baño, quién sabe cuándo parará de camino. Que el siguiente no es a las 11, sino a las 12, no entiendo nada y veo que pierdo ya el día en esto. Voy al baño y el bus sale delante de mis narices, me habría dado tiempo si hubiera cogido el billete al momento. Pregunto si hay otra compañía, me dicen los empleados que no, que es la única que va a Yadz. Le digo, ya resignado, que vale, que entonces para las 12. Me contesta y me deja helado, que no hay ya billetes para el resto del día, todo completo. No me lo puedo creer, ¿dónde coño está mi reserva? Difícil comunicarme, apenas habla inglés. Llegan 2 chinas. Siempre que vemos a alguien oriental pensamos: un chino, si es hombre, y una china si es mujer. Hasta ahí llegamos y esa distinción de sexos la hacemos bastante bien. Lo demás nos importa poco, nos da igual que sean coreanos, japoneses, de Tailandia, de Malasia, o de cualquier otro país de la zona. Para nosotros son chinos. Y punto. Hay excepciones, que demuestran que tenemos cierta inteligencia aplicada, por ejemplo si estamos en Vietnam y vemos a algún oriental, cosa muy probable, es bastante frecuente que pensemos que es vietnamita y no chino. Y seguramente acertemos. Lo mismo en Japón. Pero ya si no es en Extremo Oriente, la cosa, como se complica, pues se simplifica, y todos son chinos. Como mucho, si llevan gafas, pensamos que son japoneses. Antes era así y se acertaba siempre, porque además los chinos no hacían turismo, estaban siempre trabajando en tiendas o restaurantes. Pero ya no, ahora también hay chinos con gafas y hasta con cámara de fotos y hacen viajes turísticos como la gente normal, parece increíble. Volviendo a las chinas, se acercan al mostrador y al enterarse de que no hay billetes para Yadz hasta mañana, se quedan como de piedra, o de porcelana; porcelana china, claro. Una incluso se pone a llorar, me quedo impresionado porque dicen que no son nada expresivos, veo que no es cierto.
Empiezo a pensar si no habrá otra opción y busco una oficina de información donde me dicen que sí hay otra compañía, en otra parte del edificio. Voy deprisa no vaya a ser que las chinas se me adelanten y me quede sin billetes. Ya me parecía. Pregunto y tampoco hay a las 11, sino a las 11.45, que sí hay plazas, menos mal. Compro el billete, son 5€. Luego veo a las chinas, que lo son porque se lo pregunté, que también lo han conseguido, creo que los dos últimos, el bus va lleno.

*** Imagen borrada de Tinypic ***

No estoy acostumbrado a los buses en trayectos largos. Este dura casi 5 horas, para mí es demasiado. Sale puntual, atraviesa toda la ciudad y hace otra parada muy larga en las afueras para recoger gente. Una hora después de salir aun estamos en los alrededores de Isfahán, desesperante. A las 4 horas de un paisaje de lo más monótono y aburrido, ya necesito ir al baño, soy un ser humano con mis limitaciones, motivadas, en este caso, por la edad. El bus no para en ningún sitio, salvo un minuto para dejar a alguien, ¿cómo aguanta la gente más de 5 horas? No lo entiendo. En una parada por un control policial ya le digo al conductor que toilet, me indica que ok, un poco más adelante. Y efectivamente, para en una gasolinera solo para que yo vaya a cambiar aguas, solo otro turista baja también. Conclusión: los iraníes no mean en casi todo el día, ni jóvenes ni viejos…

*** Imagen borrada de Tinypic ***

La estación de Yadz está a tomar pol saco, muy lejos de la ciudad, hay coches esperando, comparto uno con las chinas, pero el tío listo nos cobra la tarifa tanto a ellas como a mí, tajada ya doble, pero no hay más coches. Ellas se bajan antes, muy lejos del centro. Cuando bajan y ya no le oyen, el conductor se burla diciendo que vaya sitio cutre, seguro que es muy barato, tan alejado de todo...pobres chinas, estarán llorando otra vez. Bueno, para que se vea que también hay iraníes algo retorcidos y crueles con los turistas. A mí, en cambio, me deja en la guesthouse Seven Eleven, muy fina, y magníficamente situada en plena zona antigua y muy cerca de las principales atracciones turísticas. Sitio muy tranquilo, edificio de barro, como todos por esa zona...pero me ponen una habitación espantosa, en un sótano donde hay apiladas nada menos que 6 camas en 3 literas y donde no cabe nada más; tiene baño, pero hay que entrar de lado, una de las literas ocupa media puerta. Alguien con sobrepeso no entra, menos mal qu yo tengo tipito. Realmente, más que un alojamiento turístico parece una cárcel. Me cabrea, me habían dicho que tendría una habitación very nice. Seguimos con problemas en este país, cada vez me cansa más. Zandi, de la agencia, me envía whatsapp preguntando por la habitación, le digo cómo es y le envío fotos. Se enfada bastante, llama al dueño, que le promete darme otra. El dueño, o encargado, no sé, me dice que no tiene más libres, pero que mañana me cambio a una buena habitación. Un cliente decidió quedarse un día más y le dejó la mía, pero mintió al de la agencia, que me pregunta si me ha dado otra habitación como le prometió; le digo que mañana, esa noche no tiene. Me dice que no volverá a enviarle clientes por haberle mentido y no darme la habitación que me correspondía. El dueño, iraní casado con una china, me pide que por favor convenza a Zandi para que siga trabajando con él, que lo necesita, le digo que lo haré...en fin, un rollo…

*** Imagen borrada de Tinypic ***

Salgo al centro histórico que tiene bastante encanto ya que es todo de barro, con los muros, las casas, mezquitas, calles con arcos, todo construído con barro y paja, como hace miles de años. No entro en la prisión de Alejandro Magno, son otros 200.000 y creo que no tiene nada, manda güevos, suma y sigue. Pregunto en unos 5 hoteles buscando habitación para el día siguiente, no me fío de lo que me van a ofrecer en la guesthouse, y están todos llenos o son muy caros, más de 50 €, más problemas...Irán me harta cada vez más…


Hay una excursión típica al desierto desde Yadz, se llama Chak Chak, para ver un par de cosas, pero unas españolas en Isfahán me dijeron que no vale nada, y por las fotos que vi, lo corroboro. En este sentido manifiesto mi protesta por la falta de criterio de muchos foreros, incapaces de decir un “no vale la pena”. Yo creo que ni se plantean que eso pueda ocurrir, después de tanta paliza, de tantos km recorridos, de tanto dinero gastado, vean lo que vean les tiene que encantar o por lo menos gustar. Así se explica que con frecuencia es imposible valorar el interés de algo en función de los comentarios de los que han pasado por ese sitio, por su gran disparidad de opiniones.
Hay otra ruta para ver algún pueblo de barro, un castillo, que tiene muy buena pinta y algo más, pero son unos 200 km entre ida y vuelta para ver un par de cosillas y tras la paliza del bus, no me apetece en absoluto más carretera al día siguiente. Seguimos con más inconvenientes.


Veo un par de mezquitas, la de la plaza central tiene un fachada muy bonita y diferente a todas, con una fuente delante, es un conjunto fotogénico, sobre todo al anochecer con la iluminación nocturna.
Decidí no hacer ninguna excursión al día siguiente y quedarme en Yadz, teniendo un día descansado. En principio la siguiente etapa era Kerman, dos días después, ya con el hotel reservado también por Zandi. Pero había un gran problema, la distancia desde Yadz es grande, en bus se tardan unas 7 horas, algo inadmisible para mí; hay tren, pero todos pasan de madrugada (2, 3 o 4 de la mañana) y tardan mucho más; no hay vuelos; un taxi para mí solo me iba a salir bastante caro y no quería tantas horas de carretera. Y entonces comenzó todo, empecé a sentir un cansancio, un hastío como en ningún viaje, los inconvenientes eran demasiados y lo que estaba viendo no era tan maravilloso que me los compensara. Meterme otra paliza de 7 horas de bus para luego llegar a Kerman, cuyo interés no creo que sea demasiado, y que para ver otros lugares de la zona, hay que volver a meterse en un coche durante varias horas, por ejemplo, Rayan o Bam, las ciudadelas de barro que pensaba visitar, empezó a resultarme un plan nada apetecible. Me parecía un trabajo duro y mal pagado. Quería salir de allí en avión a ser posible, pero a Teherán ni de broma. Todavía me faltaba una semana de viaje y estaba muy cansado y, como he dicho, muy harto de los problemas e inconvenientes del país. Avisé a Zandi, le dije que cancelara el hotel de Kerman, cuya primera noche ya había pagado, y al día siguiente me puse a buscar la mejor solución para huir de allí, de todo aquel paisaje árido y sin encanto. Me apetecía descansar en un hotel decente, aunque fuera de playa; por una vez me apeteció un montón ese plan, que jamás planifico en los viajes. Ya no quería más buses, palizas de carretera, mezquitas, azulejos, problemas de alojamiento, pantalón largo, calor y un larguísimo etc que me llevaron a cancelar el resto de la ruta y buscar algo alternativo. Y lo encontré, aunque antes me quedaba por conocer un último lugar, de lo mejor de Irán, y que también me serviría para coger un vuelo al “paraíso”.
En el alojamiento me dieron al fin una habitación como Dios manda, amplia, acogedora, cama grande cómoda, buen baño, nada que ver con la de la noche anterior. Así sí es una guesthouse que valga la pena.

*** Imagen borrada de Tinypic ***

Por la mañana volví a recorrer la zona antigua, luego visité la mezquita más importante de la ciudad, la Jame, de estrecha y alta fachada. Cobran por entrar, aunque yo entré sin que nadie me dijera nada, y siendo de pago, no vale la pena. No aporta nada nuevo tras haber visto otras muchas bastante más atractivas en otros lugares del país. Prescindible. En una agencia al lado, reservo una plaza en coche para ir a Shiraz al día siguiente, de momento solo tienen a otra persona, a ver si se abarata apareciendo alguien más durante esa jornada. Son unos 90 € a repartir entre los que vayan y se visitan 3 lugares de camino a Shiraz.
El resto del día veo un par de sitios de menor interés como unas torres de ventilación, el espectáculo de fuerza típico iraní en un local junto a la plaza principal; unas murallas de barro bastante alta y potentes en el este de la ciudad...etc. Me coincide el período electoral y nada menos que la visita a la ciudad del actual presidente haciendo campaña. Una locura por la calle cuando el propio presidente del país pasa en coche saludando en plan Rey Mago, pasó justo a mi lado. Creo que no me reconoció. Va vestido como un ayatollah, es una autoridad política y religiosa, un espanto, vamos, unificar los podres político y religioso en una misma persona. Eso ni con Franco o Hitler pasaba, hay que remontarse a las civilizaciones más primitivas o a un tarado como el emperador romano Calígula, que se autodeclaró un dios.
Esa noche en la guesthouse, hay un grupo de chinos-as en el patio, seguramente amigos de la dueña. Son muy ruidosos, con voces altas, supongo que para compensar su corta estatura, y risas escandalosas. Aguanto hasta las doce menos cinco, pero como no se callan, salgo a llamarles la atención diciéndoles que me gustaría dormir. Se disculpan y se quedan bastante más tranquilos. No me gustan nada esos alojamientos donde las habitaciones dan a un lugar común y no te queda otra opción que aguantar los ruidos de la gente que, generalmente, va a lo suyo y poco o nada le importan los demás. Especialmente en países menos desarrollados. En Suiza no pasa eso. De todas formas, se ve que me cogieron miedo, creo que se asustaron bastante y, aunque no salieron escopetados para China, de donde no deberían haber salido, a partir de ese momento hubo silencio y pude dormir tranquilamente, que para eso fui a Irán.


Al final compartí el coche a Shiraz solo con un australiano. En el hostal me hicieron otra, el desayuno empezaba a las 8, me recogían a las 8.30. Bien, me da tiempo a desayunar. A las 8 y 10 no había nadie levantado, aquello estaba desierto. Las habitaciones dan a un patio-jardín donde se sirve el desayuno, pero no había nada en la mesa. Busqué a alguien y al menos encontré la cocina, mínima, cutre y sucia, con todos los platos y demás cacharros de la cena y puede que de la comida del día anterior, apilados y sin fregar, un panorama. Decidí que no me apetecía dar una sorpresa a los dueños y ponerme a fregar todo aquello y dejarlo impoluto. Al contrario, echando morro, casi tanto como los dueños, abrí la nevera y pillé un yogur y me lo zampé, algo es algo. Y porque no vi ninguna otra cosilla interesante. Ya casi a y media un fulano empieza a colocar las cosas, pero no me da tiempo y salgo cabreado. Desde luego, no recomiendo este lugar, les falta mucha seriedad y profesionalidad.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Yadz


Etapas 1 a 3,  total 7
 1  2  3  siguiente siguiente



Votaciones al diario
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 0 0
Total 176 37
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 183 Visitas mes actual: 102 Total visitas: 7144

  Últimos comentarios al diario  IRÁN, PERO NO VOLVERÁN
Total comentarios 43  Visualizar todos los comentarios

Rosaan  rosaan  08/08/2018 11:32
Disfruté mucho leyendo tu diario, como siempre divertido y con unas fotos fantásticas.
Es un destino que me apetece, pero después de leerte, creo que cuando me decida a ir será en viaje organizado.
Gracias por compartirlo.

Amorgos  amorgos  16/11/2018 17:08
Comentario sobre la etapa: El final del viaje
No te has enterado de nada, el artilugio de la foto esta por todos los sitios y es una accesorio para europeos y se tiene que poner sobre su retrete. Y no en el plato.

Abaquo  abaquo  16/11/2018 21:53   
Menos mal que me lo aclaras, creí que la caquita se recogía en el plato hondo y luego se tiraba por el fregadero. Eres tú el que no se ha enterado de nada, evidentemente.

Amorgos  amorgos  16/11/2018 22:08
Pues entonces no entiendo de que te sorprendes

Abaquo  abaquo  16/11/2018 23:20   
Por supuesto que el artilugio estaba en el retrete. Yo lo puse junto a la cama y coloqué el plato debajo para hacerle la foto y enviarla a mi gente como un chiste, una broma escatológica. Alguno se lo creyó... Y la foto en el diario es por lo mismo, una broma, solo eso...

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN EL DIARIO

Registrate AQUÍ
Volver arriba

Foros de Viajes
Pais Tema: Viajar a Irán
Foro Oriente Próximo y Asia Central Foro Oriente Próximo y Asia Central: Foro de viajes de Oriente Próximo y Asia Central: Jordania, Emiratos, Líbano, Israel, Turquía, Irán, Siria, Yemen, Uzbekistán, Kirguistan, Turkmenistán, Kazajistán, Tajikistán
Ultimos 5 Mensajes de 903
404838 Lecturas
AutorMensaje
nineu741
Nineu741
Silver Traveller
Silver Traveller
May 30, 2016
Mensajes: 15

Fecha: Jue Ene 30, 2020 06:52 am    Título: Re: Vuelos a/desde IRÁN + Vuelos Internos en el País

Una pregunta para alguien que haya ido a aíran el mes de abril, como está el tema de hoteles y transporte? Al ser temporada alta, podré encontrar alojamiento en situ o tendré que reservar los hoteles con antelación?, a ser posible prefiero contratar los hoteles en el mismo destino según llego.
roidoval
Roidoval
Travel Addict
Travel Addict
Jul 04, 2015
Mensajes: 35

Fecha: Sab Feb 01, 2020 02:03 pm    Título: Re: Vuelos a/desde IRÁN + Vuelos Internos en el País

Yo estuve en Abril el año pasado y no tuve mayor problema con el tema del alojamiento, de hecho solo lo tuve reservado en Teheran,. Para el resto de los destinos los mismos taxistas desde la estacion de bus me llevaban a los sitios donde calculaban que habia disponibilidad. No tuve nada de complicacion en el tema transporte.
ANGEMI
ANGEMI
Moderador de Zona
Moderador de Zona
Ago 09, 2009
Mensajes: 13637

Fecha: Sab Feb 01, 2020 02:21 pm    Título: Re: Viajar a Irán

@Nineu741
He movido tu mensaje y respuesta a este hilo que es más específico para el tema de la consulta.
Saludos
ANGEMI
ANGEMI
Moderador de Zona
Moderador de Zona
Ago 09, 2009
Mensajes: 13637

Fecha: Sab Feb 01, 2020 02:23 pm    Título: Re: Viajar a Irán

@Nineu741

Para el tema de alojamiento tienes este hilo con información.
Alojamiento en Irán


Y para el tema de transportes tienes este hilo
Transporte Público en Irán


Te recomiendo que utilices los hilos abiertos para cada tema para dejar la consulta así la información no se dispersa y te será más fácil encontrar las respuestas.

Saludos Amistad
ANGEMI
ANGEMI
Moderador de Zona
Moderador de Zona
Ago 09, 2009
Mensajes: 13637

Fecha: Mar Feb 11, 2020 01:57 pm    Título: Re: Viajar a Irán

Trasladados mensajes de este hilo al nuevo que hemos abierto específico para el tema.

Viajar a Irán en Nowruz y/o Ramadán


Saludos Amistad
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ