Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads
Delta del Okavango: safari a pie y paseos en mokoro, emoción y relax en Botswana ✏️ Diarios de Viajes de Botswana
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace
Blogs 

BOTSWANA, ZIMBABWE Y CATARATAS VICTORIA: Tras la Senda de los Elefantes
Diario: BOTSWANA, ZIMBABWE Y CATARATAS VICTORIA: Tras la Senda de los Elefantes  -  Localización:  Africa Sur  Africa Sur
Descripción: Safari de 15 días por el oeste de Zimbabwe y el norte de Botswana visitando: Hwange, Matobos, Nata, Makgadikgadi Pans, el Delta del Okavango, Moremi, Savuti, Chobe y finalizando en las Cataratas Victoria.
Autor: Magrat1976   Fecha creación: 
 
Compartir:



Etapa:  Delta del Okavango: safari a pie y paseos en mokoro, emoción y relax en Botswana  -  Localización:  Botswana Botswana
Descripción: Jornada en el delta del Okavango, haciendo un safari a pie por Chief's Island y varios paseos en mokoro. Visita al poblado de Xaxaba y puesta de sol en el río. Noche acampando en el delta.
Magrat1976  Autor:    Fecha creación:   
Compartir: 
Compartir:
Día 10: Delta del Okavango

Un día más en el delta del Okavango. El dulce despertar estaba programado para las 5:30, pero a las 5 de la mañana un rugido atronador retumba por toda la zona… Chocado Después lo confirmaríamos preguntando a Teri, pero efectivamente, se trataba de un león. Por la potencia de voz y los decibelios hubiera dicho que lo tenía al lado, esperando en la puerta de la tienda a que saliésemos para pegarse un buen desayuno, pero al parecer no, estaba bastante lejos (en la isla de enfrente) Mr. Green .

A las 6 desayunamos y a las 7, ya preparados con nuestras mochilas de exploradores, nos distribuyeron en los distintos mekoro para empezar con las actividades del día. Nuestro siguiente destino es la isla de enfrente, donde haríamos un safari a pie (sí, caminaríamos por la zona donde se había oído el rugido…). Hay un par o tres de normas básicas a seguir cuando se va en mokoro:

- no hacer movimientos bruscos, que lo pueden desestabilizar y hacerlo volcar.

- no meter la mano en el agua, por muy tentadora que parezca: aparte de serpientes de agua, hay unas hierbas que cortan mucho, tienen el filo muy afilado.

- no hacer ruido: hay que ir en el mayor silencio posible porque los polers se guían por el oído para detectar donde hay animales, por ejemplo, hipopótamos (que no querríamos encontrar de golpe y que se pongan de mala hostia).

Todo de sentido común, pero ya os lo explicarán antes de embarcar la primera vez. Nuestro primer paseo en mokoro, abrigadillos porque a esa hora todavía hacía bastante rasca:



Tras un relajante trayecto en mokoro de unos 20 minutos, desembarcamos en la isla vecina. El safari a pie nos llevó más de tres horas: de 7:30 a 11 de la mañana. Es uno de los pocos lugares del viaje donde se puede andar, y la verdad es que se agradece estirar un poco las piernas Aplauso .

El guía fue de nuevo Walter, igual que ayer, pero varios polers nos acompañaron para controlar el entorno y cerrar la fila (hay que andar en fila india, de más bajito a más alto, como los hermanos Dalton Mr. Green ). De vez en cuando parábamos, nos apiñábamos todos y Walter nos daba alguna explicación (traducida por Teri para los que no sabían inglés).

Nada más empezar a caminar nos encontramos con un elefante que venía en nuestra dirección, así que nos quedamos quietos hasta que pasó de largo y siguió en dirección a la ribera del río (donde estaban los mekoro).



Luego seguimos andando entre las hierbas y vimos un grupo de impalas a lo lejos:



En esta zona los animales huían en cuanto nos detectaban, se nota que no están muy acostumbrados a los humanos todavía. Había que ir totalmente en silencio, pero aún así, más de 20 personas andando se hacen notar…



Mientras andábamos vimos junto a un árbol una “cama de elefante”: en una zona con ligera pendiente, estaba todo lleno de marcas y con la tierra movida. Ahí había dormido algún elefante, al parecer los más enormes se acuestan en terrenos en pendiente para poder levantarse más fácilmente (si no, imaginad lo que le costaría levantarse a semejante mole, con lo poco ágiles que tienen las patas…).

No anoté todo lo que nos contaron, pero sí algunas cosas curiosas, como fue el caso del llamado “árbol salchicha”. El árbol salchicha es éste:



Da un fruto que puede llegar a pesar hasta 7 kg, así que no es muy recomendable pararse a la sombra de este árbol demasiado rato, es mejor arriesgarse a pillar una insolación a que te parta la cabeza una de las salchichas asesinas del maléfico árbol salchicha Mr. Green . Dentro del fruto hay una especie de material tipo manojo de paja que se usa como esponja, y también unas pepitas a partir de las cuales se extrae polvo y aceite. Este aceite es usado como ungüento para tratar el cáncer de piel.

El árbol salchicha también es útil para construir mekoro a partir de su tronco, se tarda aproximadamente un mes y medio en hacerlo. La parte trasera del mokoro es el trozo de tronco más cercano a las ramas, y la parte delantera es la más próxima a las raíces (hay que construirlo de una sola pieza, por eso interesan árboles con troncos amplios y largos).


El paisaje durante el safari a pie

Proseguimos con nuestro camino, viendo impalas y red lechwes a lo lejos. En esta zona hay muchos termiteros (y muy grandes). Al parecer las termitas salen cuando hace viento porque la temperatura es más fresca y además porque la brisa les trae el olor de la comida. Pueden detectar comida desde una distancia de hasta 20 metros. Los termiteros, por supuesto, son mucho más grandes bajo el suelo que la parte que se ve en la superficie.



Dimos la vuelta ya en dirección al río de nuevo y nos encontramos con esto:



Huellas frescas de leones Chocado (también había alguna de gato salvaje, pero no tan reciente). Al parecer, los leones estaban detrás de una colina mientras nosotros esperábamos a que el elefante siguiese su camino hacia el río, nos habían oído y se fueron en dirección contrario. Como decía, en esta zona los animales huyen de los humanos, en cuanto te huelen o te oyen, se largan con viento fresco (muy muertos de hambre tendrían que estar para acercarse). Así que aquí la gran suerte es ver depredadores, de vez en cuando se consiguen avistar, pero no es muy frecuente. Una lástima… mi gozo en un pozo de nuevo Trist .

Volvimos hacia la orilla del río algo decepcionados, los habíamos tenido tan cerca… La verdad es que a esas alturas yo ya estaba más que convencida de que el único felino que vería sería éste, a mi vuelta a casa tras finalizar el viaje:

Nuestro gato Luffy (aunque yo lo llamo Gordito o Pichu)

Es muy guapo, de hecho es el felino más guapo del mundo, pero yo quería ver otros… a este ya puedo verlo y manosearlo siempre que quiera, animalico Mr. Green . En fin, ese día asumí que no veríamos felinos y que no había otra que disfrutar de los paisajes y de los otros animales que sí que estábamos viendo, y en cantidad… creo que esta actitud es la mejor para evitar frustraciones innecesarias, porque la zona es una maravilla y la cantidad de fauna que se ve es impresionante, no sería justo juzgar toda la ruta y no valorarlo como se merece solo en función de si se ven felinos o no.

Otras cosillas que vimos esa mañana: huellas de hipopótamo, mangostas rayadas (pero estas se fueron demasiado rápido y no pudimos hacer foto), águila marcial, águila culebrera, babuinos, antílopes…




Los polers en la orilla, esperando nuestro regreso tras la excursión:



Sobre las 11 emprendimos el regreso en mokoro, el poler nos fue explicando algunas cosillas. Por ejemplo, navegábamos rodeados de nenúfares: el nenúfar de día tiene una flor de color blanca, que se abre únicamente durante el día como su nombre indica. Por el contrario, hay un nenúfar con flores amarillas que únicamente se abren de noche, el nenúfar de noche. El nenúfar de día tiene el tallo hueco, así que es el que utilizan los niños de la zona como tubo para respirar debajo del agua (sería una especie de snorkel en el Okavango). No me arriesgaría a probarlo sabiendo que la zona está atestada de hipopótamos, serpientes de agua y posiblemente cocodrilos, pero imagino que ellos conocen el sitio muy bien y saben lo que hacen Mr. Green .



El poler, Edward, también nos explicó que el color rojo del fondo del agua es porque las hojas y el tallo de los nenúfares son de color verde o rojo en función de como incida el sol sobre ellos, y a veces esas partes de las plantas se van al fondo del agua y por eso se ve del mismo color. Aquí ya de vuelta:



Éste fue el día que más tiempo libre tuvimos, de 11:30 a 13, por ejemplo, pudimos descansar y hacer el vermut en el campamento. Yo aproveché para anotar todo lo que no había podido apuntar esos últimos días, antes de que se me olvidase todo y la verdad es que me vino muy bien. Otros estuvieron charlando, sentados frente al río… bastante relajado todo. A las 13 comimos: calabaza gatinada, ensaladas varias y fruta. Las comidas siempre eran algo más sencillas (pero abundantes y ricas) y las cenas estaban más trabajadas, ya que podíamos disfrutarlas con más calma.

Este par de días en el delta decir que de sonido de fondo oíamos hipopótamos bastante frecuentemente; el ruido que hacen cuando están en el agua es distinto al que emiten cuando salen a tierra firme, nos lo explicaron (y demostraron) los polers. Luego, como buenos guiris, casi todos intentamos hacer esos ruidos. Por suerte para nosotros, en el Delta los hipos no suelen salir mucho a tierra firme a comer porque ya tienen la hierba dentro del agua y no lo necesitan. Así que el sonido que oíamos todo el rato era el que hacen cuando están en remojo.

Después de comer y hasta las 15:30 volvimos a tener un rato de descanso, para echar la siesta o en mi caso escribir. La verdad es que fue un día muy tranquilo, que nos vino bien para relajarnos después de tanto ajetreo y madrugones varios. Luego salimos de nuevo en nuestros mekoro, nos aguardaba un paseo más largo hasta la aldea de la cual provenían todos los polers, situada en otra isla más alejada (a algo más de media hora de distancia).



Nos montamos de nuevo con el mismo poler que por la mañana, ya nos lo habían asignado para todos los trayectos. Al poco de empezar a deslizarnos por el agua, vemos que regresamos de nuevo hacia la orilla (pero en una zona más alejada del campamento) y Edward baja del mokoro, se debía de haber olvidado algo, así que allí nos quedamos Chocado … colgados en un mokoro medio embarrancado a la orilla del río, sin saber si vendría algún cocodrilo o hipopótamo buscando su cena en breve. La realidad era ésta: estábamos en una cáscara de nuez, parte en tierra, parte en el agua, rodeados de todo tipo de bichejos que podían aparecer al abordaje en cualquier momento. Yo ya me veía separándonos accidentalmente de la orilla y flotando en mokoro a la deriva por el Okavango hasta darnos de bruces con algún elefante o hipopótamo de mala hostia. Se me hizo bastante larga la espera, la verdad, pero imagino que no debía de ser tanto rato Mr. Green .

Por fin regresó Edward, pero claro, había que recuperar el tiempo perdido: así que el tío empezó a empujar el mokoro como si no hubiera un mañana, íbamos a toda leche por el Okavango, yo creo que nunca nadie ha sobrepasado esa velocidad. La cáscara de nuez se movía muchísimo de un lado al otro y yo ya me veía en el agua, mi único consuelo era que no había demasiada profundidad, pero ese tema a las serpientes de agua y los cocodrilos se la trae floja, claro Mr. Green .

Pues bien, no sé cómo demonios lo hizo, pero acabamos adelantando a todos los demás y siendo los que marcábamos el ritmo. Mí no entender, pero a pesar del rato parados volvíamos a ir a la cabeza. A los lados del río había majestuosos elefantes comiendo hierba fresca, y a Edward no se le ocurrió nada más que acercarnos todo lo que pudo a ellos, ante mi creciente acojone Chocado :



Yo veía a los demás mekoro mantenerse lejos y seguir todos en fila el mismo camino, y en cambio aquél loco nos metía de cabeza entre los elefantes, así que no lo tuve nada claro y empecé a ponerme algo nerviosa. Imagino que el hombre sabía lo que se hacía, ya que evidentemente no pasó nada… uff, qué emoción… de nuevo, tenerlos tan cerca y poder contemplarlos en su entorno es una sensación impresionante, muy difícil de explicar. Son unos animales preciosos, me encantan los elefantes.

Aquí están cerca, pero todavía nos acercamos más

Sobre las 16:15 llegamos al poblado y estuvimos hasta las 17:30, no demasiado rato. Se llamaba Xaxaba (aunque se pronunciaba de una forma muy rara que ahora mismo no sabría reproducir) y en él habitaban unas 600 personas. Los polers son de allí, aunque algunos de ellos viven en Maun durante parte del año y vuelven al poblado durante la temporada turística para trabajar con los guiris y los mekoro. Otros imagino que vivirán siempre allí, sobretodo las mujeres, que son las que se encargan de la mayoría de tareas. Los niños más grandes, si no entendí mal, iban a la escuela a Maun (y pasaban allí parte de la semana) y luego regresaban al poblado el fin de semana.


Xaxaba

Las casas estaban hechas de latas (que son buenos aislantes) y material de termitero, junto con pilares de madera que hacían de base. El techo era de palos que marcaban la estructura, cubiertos de paja. Estuvimos por allí dando una vuelta, viendo las casitas y a los niños, unos supervivientes natos:




Luego visitamos un pequeño mercadillo de artesanía que montan para los guiris. Aquí de nuevo se impone el regateo, pero está complicado conseguir rebajas en el precio: al parecer cerca de esa zona hay un lodge de lujo normalmente ocupado por turistas norteamericanos que acceden a pagar lo que se les pida. Así que no rebajan, porque ya saben que conseguirán vendérselo a mejor precio a los yanquis ricos. Nosotros, como no, no compramos nada.



Luego la asociación cultural de la aldea nos cantó algunas canciones típicas, con algo de baile incluido, pero no me dio la impresión de ser demasiado turistada (no se disfrazaron, ni pasamos el día con ellos, ni nos enseñaron a saltar como hacen los Masai, por ejemplo). Tampoco cobran ninguna tasa por visitar la aldea. Simplemente reciben la visita, intentan vender su artesanía, pero sin insistir, y les puedes dar la voluntad por el detalle de cantarnos algo. Personalmente, hubiera prescindido de esta visita y habría preferido hacer otro safari a pie para ver animales, pero a otros viajeros les encantó la experiencia. Además, si puede servir de ayuda para los familiares de los polers (algunos nos presentaron, orgullosos, a sus mujeres e hijos), pues tampoco lo encuentro mal (ya digo, no nos pasamos todo el día allí ni mucho menos).



Tras la experiencia tribal, a las 17:30 volvimos a nuestros mekoro y de nuevo salimos a toda leche en dirección al campamento. Teníamos más de media hora de camino, que acabó convertida en treinta minutos raspados gracias a la velocidad que de nuevo pilló Edward, aunque esta vez ya me pilló más acostumbrada y no me impactó tanto.



Con velocidad o no, deslizarse en mokoro por el río es una experiencia muy relajante (si no te meten de bruces contra un elefante de tres metros de alto y cuernacos descomunales) y evocadora. Me encantó la experiencia, la verdad.

A las 18 nos tenían preparada otra sorpresa en una islita frente al campamento (que tampoco explicaré), y desde allí disfrutamos de una maravillosa puesta de sol africana, para no olvidar:



Hubo sesiones de fotos con los polers:



Y finalmente, tras esconderse el sol, acabamos de cruzar en mokoro hasta el campamento. De 18 a 20 tocaba ducharse (de nuevo, todo fantástico, agua caliente a tutiplén en las duchas de campaña). A las 20 cenábamos: crema de champiñones de primero, y de segundo pescado con verduras y puré de patatas, y coliflor al queso. Desde luego, hambre no pasamos… Luego de postre había macedonia con natillas.

Esa noche alargamos la sesión frente a la hoguera y hasta las 22:30 no nos fuimos a dormir, creo que fue el día que más tarde nos retiramos (sin contar los días en Victoria Falls). Ya nos habíamos acostumbrado a los sonidos del delta, y los ronquidos de los hipopótamos me parecían algo lógico y habitual. Aunque todavía no lo sabíamos, al día siguiente nos esperaba una de las jornadas más emocionantes del viaje, empezando con el vuelo en avioneta sobre el delta y finalizando en la acampada salvaje en la zona no inundada de Moremi, uno de los lugares más maravillosos que he visto nunca. Pero esto, amigos, ya es otra historia… ¡os espero en la siguiente etapa!

Imagenes relacionadas
Volver arriba

Compartir:
Ver más diarios de Magrat1976 Ver más diarios de Botswana Etapa anterior Etapa anteriorEtapa siguiente Etapa siguiente


VOTACIONES A LA ETAPA
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 0 0
Total 0 0
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar esta etapa debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 73 Visitas mes actual: 20 Total visitas: 1218

  Últimos comentarios al diario:  BOTSWANA, ZIMBABWE Y CATARATAS VICTORIA: Tras la Senda de los Elefantes
Total comentarios 53  Visualizar todos los comentarios

Magrat1976  Magrat1976  28/09/2018 15:46   
Muchas gracias @Isla74! Pues sí, ya me advertisteis de que esto engancha y teníais razón... jajaja! Deseando estoy volver a hacer otro safari, la opción de ir a Kruger la tengo muy presente (falta ver donde encajarlo). La lista de próximos destinos se ha ampliado/modificado considerablemente tras esta experiencia bichera...

Un abrazo, compañera! Sonriente

Lonchomalaga  lonchomalaga  30/07/2019 13:02
Buenas tardes Magrat1976, enhorabuena por tu diario, tu atención al detalle es espectacular, podrías decirme con que agencia o mayorista lo hicisteis, nos gustaría prepararlo para el verano 2020 y nos gusta mirar las cosas con tiempo, gracias de antemano.

Magrat1976  Magrat1976  30/07/2019 19:05   
Hola @lonchomalaga! Muchas gracias por tus palabras. Nosotros viajamos con Ratpanat, contratamos directamente con ellos vía web pero también hay muchas agencias que ofrecen sus rutas.

Haceis bien en mirar con tiempo, para Agosto nosotros reservamos en Enero y enseguida volaron las plazas.

Saludos y gracias por pasarte por aquí!

Ibii  Ibii  08/02/2020 23:56
Me encantan tus diarios @Magrat1976. Fuiste inspiración para el de Australia y me da que el de Botswana también me guiaré de tu blog.
TE doy 5 estrellas porque no se puede más!!
Gracias por compartirlo todo tan bien!
Un saludo!

Magrat1976  Magrat1976  11/02/2020 08:33   
Muchas gracias por pasarte por aquí @Ibii, me alegro de que te sea útil! Y gracias por las estrellitas!
Saludos!

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN LA ETAPA

Registrate AQUÍ
Volver arriba


Foros de Viajes
Pais Tema: Viajar a Botswana: Delta del Okavango, P.N. Chobe, Moremi
Foro África del Sur Foro África del Sur: Foro de Viajes del Sur de África: Sudáfrica, Namibia, Zimbabwe, Bostwana, Mozambique
Ultimos 5 Mensajes de 630
140055 Lecturas
AutorMensaje
melele
Melele
Experto
Experto
Mar 08, 2007
Mensajes: 126

Fecha: Jue Feb 27, 2020 07:48 pm    Título: Re: Viajar a Botswana: Delta del Okavango, P.N. Chobe

MonicaBlava Escribió:
Si, factible. Podéis volar a Victoria Falls y así empezar o acabar allí. De allí a Kasane, primer safari por el río,..... y luego ya de campamento en campamento por Savuti, Moremi,..... Os recomiendo mucho la zona de Kwhai, brutal todo lo que vimos allí.
Y si necesitáis un barco para salidas en el río o organizar cualquier otra cosa os puedo pasar el contacto de nuestro guía que nos encantó.

Hola, si no te importa pasa ese contacto que nos hará falta. Gracias
MonicaBlava
MonicaBlava
Silver Traveller
Silver Traveller
Dic 20, 2019
Mensajes: 18

Fecha: Mar Mar 10, 2020 03:45 pm    Título: Re: Viajar a Botswana: Delta del Okavango, P.N. Chobe

Charles Mutumba en Kasane, tiene barco para organizar salidas por el rio para ver animales, puesta de sol, pescar, ... a medida lo que querais.
Whatsapp +26775411308
Si contactais con él le das un saludo de Monica de Barcelona Muy feliz
pichi-puchi
Pichi-puchi
Moderador de Zona
Moderador de Zona
Oct 06, 2008
Mensajes: 18555

Fecha: Lun Oct 05, 2020 05:44 pm    Título: Re: Viajar a Botswana: Delta del Okavango, P.N. Chobe

Gracias por las aportaciones ViveAfricaLibre Muy feliz
ViveAfricaLibre
ViveAfricaLibre
Silver Traveller
Silver Traveller
Mar 26, 2020
Mensajes: 18

Fecha: Jue Oct 08, 2020 11:56 am    Título: Re: Viajar a Botswana: Delta del Okavango, P.N. Chobe

Nueva normativa dictada por el gobierno de Namibia con respecto a las medidas tomadas para los turistas que tengan intención de visitar el país en los próximos meses hasta el fin de la pandemia. 1º Anteriormente se requería una prueba PCR con resultados negativos 72 horas anteriores a la visita, La nueva normativa establece un cambio de 72 horas a 7 días. 2º Se requerirá un seguro de viaje que cubra la atención médica durante toda la estancia en el país. 3º Los turistas deben enviar electrónicamente al Consulado o embajada más cercana, su intención de visitar Namibia 14 días...  Leer más ...
ViveAfricaLibre
ViveAfricaLibre
Silver Traveller
Silver Traveller
Mar 26, 2020
Mensajes: 18

Fecha: Dom Dic 20, 2020 07:12 pm    Título: Re: Viajar a Botswana: Delta del Okavango, P.N. Chobe

Hola a todos.

Nueva actualización de datos sobre la reapertura de fronteras al turismo internacional en los países de Namibia, Botswana, Sudáfrica y Zimbabwe.

Esperemos que sea la última hasta la llegada de las vacunas.

Desde finales de noviembre se han abierto las fronteras de Botswana, último país en reabrir al turismo internacional en esta zona de Africa.
Los requerimientos sanitarios son similares a la de los otros países fronterizos, Sudafrica, Namibia y Zimbabwe.

Se requiere una prueba de PCR 72 horas antes de la llegada al país.
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ


All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. Aviso Legal - Privacidad - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Facebook Twitter instagram