Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads


"WELCOME TO IRÁN" -Diarios de Viajes de Iran- Eliot_zgz (Página 2 de 5)
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace

Diario: "WELCOME TO IRÁN"  -  Localización:  Iran  Iran
Descripción: Luna de miel en Irán durante el Ramadán, pocos locos mas lo harán. recorrido, alojamientos, presupuesto, consejos para visitar por libre Shiraz, yadz, Isfhán, Persepolis y pasargada y Teheran. Visita a los museos mas importantes del país y sus zonas arqueológicas para comprender la historia de Persia y sus lugares mas importantes, muchos de ellos patrimonio de la humanidad.
Autor:    Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:


Etapas 4 a 6,  total 14
anterior anterior  1  2  3  4  5  siguiente siguiente



Etapa: Una noche en la ruta de la seda  -  Localización:  Iran Iran
Fecha creación: 01/11/2014 12:43  
Compartir: 
Compartir:
ALOJAMIENTO:

CARAVANSERAI ZEIN O DIN

Nosotros reservamos a través de key2persia, con cena y desayuno incluido por 45$ persona más su comisión del 10%

A uno de los chicos le pedí una dirección de Internet o un lugar para reservar directamente con ellos y evitar intermediarios. Me dijo que tienen una oficina en Yazd pero no supo decirme la dirección. Me facilitó un teléfono de la persona que esta allí. 983518243338


Llegamos a nuestro destino final. Tras una larga jornada en nuestro camello del siglo XXI llegamos a nuestro Caravasar. Una palabra persa antigua que significa literalmente Caravan (viajeros) y sara (refugio). Morteza se espera a que estemos alojados para tomarse un té antes de volver para casa. Un rato antes le han llamado unos chicos polacos para que les lleve mañana desde Shiraz a Persepolis, ida y vuelta. No ha ocultado su alegría cuando ha colgado el teléfono con el trato ya cerrado.

Poco antes había conseguido cerrar otro con nosotros, por nuestra necesidad de desplazarnos del caravasar a Yazd el día siguiente. Y ya que estaba se ha interesado por el resto de nuestro planin, en el que tenemos otro desplazamiento en el aire: de Yadz a Isfahán. Nos ha ofrecido los servicios de su buen amigo Ali Akbar un “nice guy” con “poor english”. El pack completo, con excursión a Kharanaq, Chak Chak, Meybod y Na´in por 80 euros. Todo hecho.


Lo primero que dice el chico del caravasar a Laura es que el velo aquí no es necesario, que gran noticia. Nos alojan en la zona interna, un corredor en el que las habitaciones se sitúan a los dos lados con una cortina a modo de biombo. La zona se mantiene fresca y parece la mejor opción. Aun así el chico de etnia baluchi nos comenta que somos los únicos huéspedes del caravasar esta noche así que tenemos a nuestra disposición la habitación que queramos, también las del patio central. Y pudiendo elegir preferimos una de estas, mas grande, privada y sobre todo tenemos a la vista en el patio central a nuestros camellos y mercancías. Morteza se toma un té con nosotros y se despide, tiene que desandar el camino y mañana vuelta a Persepolis con un grupito de polacos.


Una vez asentados y duchados poco se puede hacer en este lugar, solo conversar con otros viajeros y hacer algún negocio, seda por papel, o algo de porcelana china por incienso. Intercambiar información y chismorreos: Se cuenta que los Yemeníes han dejado de suministrar caballos desde el golfo de Adén a los reinos de la India, y que los nuevos impuestos que ha puesto el imperio otomano a los Armenios esta causando alguna revuelta por aquellas tierras. Este año la crecida del Nilo ha dado una magnífica cosecha parece que invertir en pimienta es ahora la última moda por Europa, se esta pagando mas cara que el oro. Que curioso.

No estoy hablando con espíritus del caravasar , hasta que caiga el sol no los invocaremos mientras mascamos Qat. Todo esto me lo esta contando Marco Polo, sus aventuras están siendo mi lectura en este viaje. Laura sigue enganchada al viaje de Rob hacia la escuela de Avicena. Acaba de llegar con él a Na`in y con un poco de suerte llegaremos a la vez que su caravana Isfahán dentro de tres días. inshalláh


Leer o escribir en un lugar es una de las mejores formas de disfrutarlo y tener un recuerdo más especial y duradero. Me he dado cuenta de esto hace poco, desde que bajamos la “intensidad” de desplazamientos por un poco más de calma en cada sitio. En el descansillo de nuestra habitación uno en frente del otro pasamos el resto de tarde tan concentrados que se nos pasa el atardecer. No ha servido de nada subir rápidamente al tejado en cuanto me he acordado, el sol ya se fue. Solo por cinco minutos, Que pena.

La cena esta servida. Una mesa con tres tipos de arroz, otros tantos de carne, panes, ensaladas, demasiado despliegue para dos personas. A mitad de cena aparece en el comedor un policía. Saluda a uno de los chicos y se quedan conversando en frente nuestro, la entrada de la pequeña tienda de artesanía que hoy esta cerrada. Mi chica se queda preocupada. ¡No lleva el velo! Tan acostumbrada esta ya que esta pensando seriamente ir a ponérselo. Suena un poco surrealista y quito importancia al tema. “si no te ha multado ya…”


Ya en el postre el mismo chico reaparece “de paisano”, se sirve un poco de arroz con estofado y se sienta en la mesa con el resto de hombres del caravasar. Es uno más de la familia que trabaja de policía, así que relax.

Se nos hace de noche en el mismo sitio que antes pero ahora escribiendo. El relato del viaje, para no olvidar detalle. Y cuando la noche esta cerrada volvemos a subir al techo del caravasar. Recuerdo una escena de las mil una noches en la que Ali Baba llega a su casa por el tejado, idéntico al que estamos ahora mismo.

Tampoco hay en el cielo tantas estrellas como esperaba. A cambio tenemos una luna llena brillante que nos va a iluminar mientras disfrutamos esta noche tan especial de una forma muy especial

Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Una noche en la ruta de la seda




Etapa: Un día en Yazd  -  Localización:  Iran Iran
Fecha creación: 01/11/2014 12:43  
Compartir: 
Compartir:
Cuanto ajetreo tendría este lugar en su época de esplendor. Desde la salida del sol, con el primer rezo hacia la Kaaba y a montar de nuevo las mercancías y ordenar las caravanas. La jornada es larga hasta el siguiente punto, y las peores horas es mejor pasarlas bajo alguna de las pocas arboledas que hay de camino. La cama, todo sea dicho, fatal. Peor que en el suelo, me duele todo.

Hoy sin embargo no hemos tenido suerte, levantamos con un silencio absoluto en el patio y el desayuno esta servido solo para nosotros en el comedor principal. Nos servimos algo de leche y el omnipresente pan fino y redondo con mermeladas para animar un poco el paladar y un señor nos saluda desde una esquinita de la sala “hola, buenos días” ¡ni siquiera le habíamos visto¡ por nuestro asombro y alegría le soltamos lo menos 5 preguntas seguidas. No es español pero sabe hablarlo un poquito. Es de Teherán pero esta allí recuperándose. Su español es muy muy bueno aunque diga que no. Esta allí recuperándose, tuvo un problema.. Lleva un corsé a modo de coraza que le cubre todo el tronco y una pierna con un entablillado metálico considerable. Tiene todo el aspecto de haber sido por accidente de tráfico pero preferimos quedarnos con la duda a preguntar. El lugar que los turistas usan para dejar volar la imaginación sirve en ocasiones como monasterio – palabra textual que usa el señor – para los iraníes que tienen algún problema de ese tipo. Los chicos de allí le ayudan con el día a día de la rehabilitación.

En su ronda de preguntas se interesa por nuestro viaje, de donde venimos, porque, que nos parece el país. No sabe como expresar en español el orgullo que le entra al confesarle que estamos de luna de miel tras dos años soñando con el viaje, aunque sus cejas y sonrisa lo dicen todo por él. También nos cuenta que hace dos semanas hicieron lleno en el hostal, las 36 habitaciones con casi el doble de personas, el comedor lleno y muchos viajeros de todo el mundo. Antes de ayer hubo una pareja como nosotros y para hoy no tienen a nadie de momento. Mucha gente lo visita a lo largo del día como una atracción más del planin del día.

Pasamos tanto rato que se nos ha echado la hora encima y Ali Akbar tiene que estar al caer. Me gustaría hacer unas fotos desde el exterior al caravasar así que nos despedimos y deseamos al hombre toda la suerte del mundo en su recuperación, le va a tener que echar muchas ganas para recuperarse bien…


Dejamos nuestra huella en el libro de visitas del lugar y puntual llega nuestro conductor.
Hoy nos llevará hasta el hotel de Yazd pasando por las torres del silencio y el templo Zoroastro.


A las primeras no subimos y esta vez ya me da igual lo que piensen mis nietos el día de mañana. Menos mal que Laura tampoco esta por la labor. Y esque el sol esta pegando a tope, que quieres si estamos en pleno desierto. Damos fe de que el apellido hace justicia a las torres y nos perdemos un rato para conseguir salir del recinto.



El extrarradio de la ciudad no hace imaginar lo que es el casco antiguo de la ciudad. El templo esta a las afueras, y no es gran cosa. Un edificio pequeño, con versículos del Avesta, algunos traducidos y otros no. Y tras un cristal protector el caldero de madera donde arde la llama sagrada.

Cuenta la leyenda que unos magos salieron hace unos siglos desde estas tierras guiados por una estrella para honrar con regalos a un recién nacido. Oro, incienso y mirra. A cambio el pequeño les dio un cofre y les pidió que no lo abrieran hasta que estuvieran en su tierra de nuevo. Alguno de ellos –yo voto por que fue el de barba blanca – no aguantó y abrió el cofre. Su osadía fue castigada por un rayo que por los pelos no le partió. Un pequeño incendio se creó donde cayó y de esa llama los sabios cogieron una “muestra” que se llevaron de vuelta y sería la que estamos presenciando en el caso de ser cierta esta historia medieval. Es completamente anacrónica porque ya existía el culto a este fuego desde siglos antes de que apareciera el cristianismo. Nos vamos, pero me viene a la mente un pensamiento similar a ayer: Este fuego seguirá encendido cuando yo me muera.


Ali Akbar lleva en el cristal trasero publicidad el hotel silk road y estoy seguro que algo tuvo que ver eso con que Morteza intentara hacernos cambiar varias veces de idea para alojarnos en ese hotel. Que si donde queréis ir es muy caro, que si el silk road tiene mucho ambiente y un patio también tradicional, que si esto, lo otro repetido al cabo de un rato…

Nos comenta el conductor que hoy estará todo en la ciudad cerrado porque ayer por la noche un Mulah Jerife – es decir, hombre santo descendiente directo de Mahoma por la rama de Fátima y el Imán Alí - muy venerado del país había dado un sermón con motivo del ramadán y eso era el no va mas que puede pasar en tu ciudad si eres musulmán chií devoto. Es verdad que todo esta cerrado y hay carteles del señor por todos sitios, incluso tamaño cartel de propaganda de autopista en plástico tipo lona, imagino que hecho y colocados de propio para tan grande evento

ALOJAMIENTO:

Y esque tenía muy claro que nuestro alojamiento en esta ciudad iba a ser el “MEHR TRACICIONAL HOTEL”. Hay muchos hoteles en esta ciudad ubicados en la ciudad que pueden hacer la estancia tan agradable como este, pero algo lo hace diferente. Tiene una mención especial de la UNESCO por mantener en la restauración las estructuras originales y su contexto histórico dentro de la cultura iraní. En otra situación pues seguramente hubiéramos elegido otro; para nuestra honeymoon tuve claro que era el alojamiento perfecto.

Envíe tres mails espaciados en el tiempo a las tres direcciones que salen en la página Web, por orden al comprobar que en la anterior no me contestaban. así que al no tener respuesta nos presentaríamos allí a preguntar. Cuando Morteza ya vio que no nos convencía con su cambio de hotel se encargó de llamar a este y hacernos la reserva con lo cual estaban esperándonos al llegar.


Nos dan una habitación impresionante y eso que a Ali no le convence porque huele un poco a tuberías y le dice a la chica no se que en farsi, imagino que nos cambie porque la chica nos lo ofrece. Yo no huelo nada y la habitación es perfecta así que venga, yéndose todos ya que nos vamos a instalar y el tiempo es oro.

Al igual que en Shiraz sólo tenemos un día para disfrutar de esta ciudad que promete mucho y por la que pasó Marco Polo. Nos cuenta que “ es muy hermosa, grande y de gran actividad mercantil. Allí se elaboran paños de oro y seda denominados yasis, que se exportan a muchos lugares. Son adoradores de Mahoma.” Y tras esta breve descripción se fue cabalgando 7 jornadas hasta Kerman disfrutando de los hermosos bosques de Persia y, seguramente, comiendo perdices y codornices de las que abundaban por el camino. Mucho antes también estuvo Alejandro Magno según algunos historiadores, otros dicen que no. Yo creo que pasó cerca sin llegar a entrar XD

Nosotros salimos a pie en busca de la mezquita del viernes, creemos que la visita más interesante que podemos hacer hoy. Como el hotel esta ubicado en una de las 1001 callejuelas de la parte antigua tenemos ante nosotros 4 caminos diferentes por donde tirar. El primer camino nos lleva a un descampado sin salida y el segundo es la entrada a un bazar en obras y completamente andamiado donde no hay vida, quizás por descanso o por decadencia prolongada. Lo recorremos y llegamos a una avenida grande, seguramente por la que hemos llegado. Entonces estamos yendo en dirección contraria, vuelta atrás.


En el cruce de caminos del bazar, donde había momentos antes el mismo silencio que en las torres ahora hay un tumulto de gente agolpadas alrededor de algo. Destaca en medio un turbante negro y nos paramos en seco. Es el Mullah de los carteles y nos quedamos de piedra. Un señor del círculo nos mira con una sonrisa en la cara de felicidad que le envuelve por completo y nos asiente con la cabeza porque sabe lo que estamos pensando: si, es él. Le señalo con el dedo pidiendo permiso y espero. El hombre le hace un gesto hacia a mi y coincidiendo en la mirada, con un pequeño movimiento de cabeza amago el acercarme ofreciendo mi mano. Me va a recibir y se hace un lío para sacar la suya de la capa gris que le cubre. Mientras se la estrecho y le miro a los ojos y se me dispara el pulso, me quedo tan petrificado que solo acierto a decir “nice to meet you”. Tiene los párpados llenos de gotas de sudor y su barba es blanquísima y larga, es muy mayor. Balbucea algo que me suena a salam y me retira pronto la mano girando la cara, quizás se haya arrepentido de saludarme. Se da media vuelta y se marcha solo por un callejón del bazar solo, sin nadie de su séquito. El señor sigue mirándome inflado de felicidad y ahora asiente porque compartimos el momento.

Que subidón subidón. Si este señor hace el ramadán, como estoy seguro que lo hará, mas vale que se vaya pronto porque le va a dar algo con tanto calor y semejante túnica. Esto si es una experiencia religiosa y no la que cantaba el mozo este hace unos años.

ACTUALIZACION 23/02/2015:

Hoy me ha enviado una amiga que hicimos en Isfahán el nombre de este Mullah: Seyed Javad Heydari. Como había cumplido el rito de peregrinar a la Meca se incluía delante del nombre el distintivo "Haj".


De camino a la mezquita voy asimilando lo que ha ocurrido. Los minaretes más altos del país ya nos marcan la dirección a la que ir, aunque tengamos que dar un rodeo por el laberinto de callejuelas color arena. La puerta de entrada es tan elevada que me quemo las manos al apoyarlas en el suelo para hacer la foto y no lo consigo. El patio no es cuadrado como nos estamos acostumbrando a ver, sino rectangular

El interior es muy bonito, con mosaicos geométricos y de caligrafías que me gustaría llegan a entender. Dentro del haram, permitido para los infieles, están los 3 o 4 habituales de las mezquitas, tumbados a la bartola, de conversación o siesta mañanera y, sobre todo, al lado del ventilador.


En frente tenemos el mausoleo Seyyed, tumba del constructor de la mezquita del viernes. Entrada carisma para lo que es y no entramos. Nos adentramos en la ciudad vieja por cualquiera de sus Sabbath, nombre persa para estos estrechos callejones. Irremediablemente nos recuerda a Jiva, pero Yazd es mas auténtica. No transmite esa sensación de decorado restaurado hasta el ladrillo inferior de cada pared. Aquí todo muestra la edad que tiene, las calles, sus ladrillos y las mujeres de negro que se mueven con sigilo y soltura por las sombras que crean las zonas mas elevadas. Aquí todo es estrecho y muchas calles o intersecciones están cubiertas por arcos, y algunas por pequeñas cúpulas a modo de bazar para tener zonas de respiro en los desplazamientos. Son estas las zonas que usan lo mas pequeños para jugar al futbol, con juguetes o encorrerse. Hasta los 10 años parece que no aprecian, o no les hacen ver, la diferencia que hay entre chicos y chicas. Ni con estas zonas de sombra el sol da tregua, y la estrechez de callejuelas y su entramado laberíntico parece que hoy son capaces de hacer circular el viento como se les pidió al construirlas. Solo por huir de la insolación entramos en un museo que nos encontramos por el camino.


No hay nadie en la taquilla, están en la habitación de al lado sentados frente al ventilador sin hacer nada, como en ese capítulo de los Simpson que homer se crea su propio chiringuito frente al frigorífico abierto. Aquí se exponen cosas varias, sin ningún orden concreto, ni explicación en otro idioma que sea el farsi, en vitrinas y con una buena capa de polvo protector encima de todos los objetos.


Tijeras, candados, billetes y aprovechando las estancias originales de la casa una recreación de cómo se hacía, conservaba y vendía el pan en las estancias inferiores al nivel de la calle en el suelo.

Nos hemos perdido ya varias veces porque tiene su gracia ir moviéndote hacia donde te manda el cuerpo y descubrir un rincón más auténtico que el anterior. Lo que nos esta evaporando el humor a litros es el solazo que tenemos encima nuestro. Las paredes ya no hacen sombra, la botella de agua esta vacía y Laura con el velo – que encima es negro- ya no puede más. Para rematar llegamos a la plaza donde están las cúpulas de la mal llamada prisión de Alejandro y el mausoleo de los doce imanes pero la entrada parece quedar al otro lado de la plaza. Hace ya rato que no vemos ni un alma por la calle. Volver al laberinto ya no nos hace gracia y encima el estómago empieza a gritarnos. Pido bajo un arco el comodín de la guía, que marca en esta misma plaza la oficina turística. Debemos haber entrado como viajeros que alcanzan el oasis porque la chica ha votado de su silla para ofrecernos agua lo primero. Después su ayuda. Le preguntamos si existe algún sitio cercano donde podamos infringir flagrantemente el tercer pilar del Islam. No de esa forma exactamente, mas banalmente un sitio donde poder comer. La suerte sigue con nosotros porque nos afirma con la cabeza y acompaña a la puerta de enfrente por la que hemos entrado; 50 metros poco mas por la calle que nos señala tenemos el restaurante de un hotel. Nos parece tan raro que suena a broma, y con desconfianza le preguntamos si estará abierto. “¡Claro que si hombre!” parece decirnos de forma gestual y nos pide que esperemos un minuto que nos va a dar un descuento. Nos sella y fecha un vale de un 10% de descuento en los restaurantes de la cadena Mehr.


El restaurante esta en la planta de abajo, iluminado por la luz natural que entra a través de las vidrieras que forman la peculiar linterna de las cúpulas del techo. Ahora mismo caigo que son las que he visto al asomarme a un muro mientras pedía hace unos minutos el comodín de la guía. Tienen dos tipos de salones, en uno hay cojines y alfombras tipo chill uot para comer reclinado o en mesa. Repetimos el plato estrella de la cocina iraní para nosotros: Arroz con brocheta de pollo. Sabrosísimo. Al pagar el señor se hace un lío suma, vuelve a sumar, borra, pone y vuelve a borrar.. al final 500.000, precio estándar turista porque si y sin ticket. Aquí es cuando saco de la manga el pedazo de descuento de un euro que me han dado en la oficina de turismo y lo inspecciona de arriba abajo por ambos lados como si fuera el primero que ve. Calcula y recalcula hasta que la cuenta se queda en 450.000. Esta muy claro lo que toca ahora, siesta!

De vuelta al hotel nos perdemos un par de veces y en una de ellas, pasando por una gran cúpula color desierto nos saluda un hombre “salam”. Nos señala unas escaleras que bajan, justo a la derecha de donde estamos y nos sugiere que bajemos a ver lo que hay al final. Nos quedamos dudando porque ni él sabe lo que es, nuca ha bajado. Las escaleras se pierden en la oscuridad a unos 20 metros y el señor nos reconoce que es un poco “scary”. Lo único malo que no llevamos la linterna pero ya tiraremos del flash de la cámara, vamos para abajo. Él señor no quiere venir. Nos mete a nosotros el gusanillo y ahora se raja, ya veras tu lo que encontramos…

A unos 10 metros que todo se empieza a oscurecer comienza también un olor bastante desagradable. No llega a ser de orines pero tiene un leve matiz aunque es mas como a cerrado y humedad. Mi pobre mujer, que ya encontraba poca motivación para bajar unas escaleras de un bazar abandonado hacia vete tú a saber, retrocede unos cuantos escalones y me dice resignada: “aquí te espero, ten cuidado”

Yo el tema olores lo controlo bastante bien, nunca llegan a producirme arcadas pero a ella le tiran para atrás. En su día sólo con la ayuda de un litro de colonia derramada en la manga consiguió engañar el olor a orín de murciélago en la pirámide roja. Lanzo una foto con flash y solo veo que las escaleras continúan, así que yo también. Lo único bueno que se esta fresquito aquí abajo. Pongo todos mis sentidos - menos la vista obviamente- en cada paso que doy y al mirar hacia arriba el hombre ya queda bastante lejos observando desde la entrada y laura esta a contraluz repitiéndome cada dos pasos que tenga cuidado. Al tercer flash veo el final

“oooh que maravilla” le grito a Laura.

¿qué hay?¿que es?

No contesto, solo hago un par de fotos. Y comienzo la subida con el mismo cuidado que la bajada. Recojo a Laura y volvemos con el señor que también espera le solucione la intriga que tiene, según él, desde que era pequeño. Y con una palabra se la resuelvo “nothing” no hay nada, así de simple. Las escaleras terminan en una pequeña sala donde solo hay suciedad y mucho mal olor…


así que riéndonos los tres continuamos nuestro camino. El señor es profesor de la escuela, de chicos de 14 años. Habla muy bien inglés y es miembro de honor de la asociación de conservación de Yazd así que no me creo que no halla bajado nunca ahí abajo para ver si había algo que “conservar”. Aunque ahora no sirva para nada en su día tuvo una función, quizás mantener alimentos frescos, agua o hielos..

Nuestro amigo nos acompaña amablemente hasta una calle desde donde podemos llegar en línea recta hasta el hotel y nos despide con una bienvenida, al estilo iraní. “welcome to Irán”

sleep

Tras la siesta, de la que levantamos más bien tarde, decidimos visitar los jardines Dolat Abad, que forman parte del conjunto persa patrimonio de la humanidad. Sin embargo hemos vuelto a cometer el mismo error que en Shiraz. Ir andando por ver que ”se cuece” por las calles y nos hemos encontrado a nuestra llegada con que estaba cerrado. A ver si para isfahán aprendemos la lección y cogemos un taxi. Volvemos por otra acera para variar de lo ya visto, pues el camino es básicamente una avenida larga que une los jardines con la con la mezquita Chakhmaq, la que hemos seleccionado como siguiente visita. Bueeno, por fin después de 4 días en el país vamos a poder probar los famosos pistachos de Irán. Yo ya iba mosca con que no hubiera en ningún lado y nos hemos topado con una pequeña tienda de venta al peso de frutos secos y especias. Le pido al señor joven una bolsita y me hecho un puñado. Me los pesa y me enseña en la calculadora el precio 100.000 riales. Pues nada, ya tenemos pistachos para el camino aunque los tengamos que comer con disimulo que al sol le queda poco menos de una hora para desaparecer.

Ya se ve al fondo los minaretes de la peculiar fachada el Amir Chaqhmaq, las tiendas de comida se preparan para abrir y los hornos de pan ya están en plena producción de ese tipo de pan fino y plano tan bueno. Un señor nos echa el alto señalando detrás de nosotros. Nos giramos y es el señor de la tienda de los pistachos que viene corriendo llamándonos “mister, mister”. No puedo mas que recibirle serio porque la situación me descoloca e igual de serio que yo me pone en la mano un billete de 10.000 y sin decir media palabra se da media vuelta secándose el sudor de la carrera con la mano.

“A ver, ¿Qué ha pasado aquí?” Le pregunto a Laura. El hombre me ha puesto el precio en la calculadora y le he pagado lo que ponía. Si le hubiera dado mal el dinero se tenía que haber dado cuenta y de tener que darme las vueltas podía haberlo hecho en el momento y no casi cinco minutos antes. La única conclusión a la que llegamos esque nos ha cobrado un poco de mas a sabiendas y le ha entrado remordimiento de conciencia. En fin, historias que solo pasan en Irán.

Al llegar frente al Amir nos llaman la atención dos minaretes en la avenida de la izquierda, Imán Jomeini st. Como la idea es ver atardecer y encenderse las luces en el sitio mas representativo de Yazd y queda un rato nos vamos para allá.


Según un mapa de la zona antigua bastante desgastado que hay en frente suyo parece ser la mezquita Biagh Khan. Accedemos pero están en pleno rezo. Viendo un poco el complejo desde el patio recibimos un par de miradas no muy amigables y esque todo lo que vemos son hombres. Bien, nos damos por aludidos y salimos ligeros, unas veces se puede y otras no.

En frente otra construcción llama nuestra atención y esta vez es un mausoleo. Pedimos permiso y el vetusto señor custodio nos pide descalzarnos, a Laura ponerse chador y a mi que no use la cámara. Acatamos todo y accedemos cada uno por nuestro lado. Es el templo del príncipe Falel, otro mausoleo. Al parecer un escritor famoso de Yazd que fue martirizado cerca de este lugar.


Tampoco hay mucho que ver en el sitio ni detalles especiales. Yo me salgo para fuera a esperar a Laura que no sale. Y no sale, no sale que llevo 10 minutos esperando y el sitio no da para tanto. Por fin; mi cara lo dice todo por mí. Pues que se ha echado dentro una amiga, la señora que se encarga de mantener el lugar. Le ha enseñado a ponerse bien el chador que lo llevaba al revés, le ha enseñado a rezar, cómo tenía que besar los barrotes de la tumba y mostrarle respeto de la forma correcta. Todo sin saber nada de ingles. Una vez besada la Tumba y repetidas las palabras que le ha enseñado ha sacado el móvil, se ha hecho un selfie con ella y ha llamado a alguien por teléfono para contárselo. Ha resultado ser su hijo que, tras pasarle el teléfono a Laura, nos ha invitado a su casa a dormir esa noche. La mujer se mostró muy triste cuando le contaban desde el otro lado del teléfono que la proposición había sido declinada muy amablemente.

Hasta que el sol se ha puesto completamente hemos estado en el complejo Amir, sentado en un banco y como espectadores privilegiados de un partido de futbol de la división de honor del barrio, donde la portería son las chancletas del mozo que le toca ser portero hasta que le encajan un gol.


Por los alrededores de este lugar hay bastantes sitios de comida. En la callejuela interior del Amir por ejemplo hay humildes lugares de broquetas. Los dueños y clientes son de raza asiática, tirando a uzbecos o kirguises, este tipo de etnias que no se distinguen fácilmente. La frescura de los alimentos nos ha creado dudas y preferimos seguir buscando. Nos decidimos por un pollo asado del escaparate de una tienda que tiene muy buena pinta y para llevar unas brochetas de carne picada recién repuesta en el escaparate justo a nuestra llegada. Y no a precio turista. Lo pedimos todo para llevar y mientras esperamos Laura se echa unas nuevas amigas, hoy esta siendo su día. Aprovecho para fotografiar el monumento a medida que cae la noche y sube la intensidad de las luces de su fachada.


Tras cenar y rehacer maleta, salimos al patio del hotel que esta muy animado. Tomamos algo mientras escribimos y nos despedimos de Yazd. Una pena tener solo un día para esta ciudad tan auténtica, tendrá que servirnos de consuelo el dicho de los precoces: lo bueno si breve, dos veces bueno.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Un día en Yazd




Etapa: Kharanak, Chak Chak, Meybod y Na´in  -  Localización:  Iran Iran
Fecha creación: 01/11/2014 12:44  
Compartir: 
Compartir:
Al negociar con Morteza nuestro planin de este día tuve que insistir para incluir la visita a Kharanak. Un lugar que la guía de Toni Vives ni siquiera nombra y que en varios lugares – incluída lonely planet 2008 – nombran como una de las excursiones más recomendables de los alrededores. Se trata de un pueblo de adobe que fue abandonado y ahora de encarga de cuidarlo una familia que vive a la entrada. La visita es gratis y sencilla: entras y te pierdes. Para los jugones de la play os recordará a uno de los cientos de juegos que vas con una metralleta a matar al equipo contrario. Para los que os guste explorar como a mi disfrutaréis a tope. Silencio total salvo tus pisadas, Casas algunas de tres pisos, interconectadas entre ellas mediante las azoteas, pisos subterráneos con habitaciones en las que el tiempos se paró y el no saber qué va a aparecer tras la siguiente esquina de la calle o puerta hizo que acabara tan lleno de polvo como en las catacumbas de san Pablo.
1001 lugares desde donde hacer la misma cantidad de fotografías en un espacio pequeño, donde siempre esta como referente el minarete recién restaurado. Es uno de los que basculan y hasta hace poco nos dijo Ali se podía subir.




Nos cruzamos al principio con un grupito de tres chicas asiáticas pero no las volvimos a ver. El resto de visita solos hasta el final, cuando mi pareja se cansaba de seguirme por todos lugares para ver “nada” según ella. Ya saliendo nos cruzamos por una callejuela con el chico que viajamos desde Madrid a Irán compartiendo los mismos aviones. Pues no hubiéramos parado de contarnos experiencias sobre el viaje. Ellos venían de Mashad y ya habían tenido oportunidad de conocer la hospitalidad iraní. En no se qué momento de la conversación nombré el foro y sorpresa: somos foreros!! En medio de las ruinas de Kharanak, en el desierto central de Yazd me encontré con el forero Jimmylimon; los dos mas alegres que unas castañuelas y nuestras respectivas parejas cruzando miradas cómplices “vaya dos frikis tenemos por novios” No lo niegues que te vi la cara Guiño



Salimos rumbo a chak chak por unas carreteras de desierto de nivel, sin ese color rojizo pero con cierto parecido al desierto de Wadi Rum



A lo lejos ya se distingue en medio de la montaña el lugar al que vamos,
Chak Chak. Allí esta, como si su ubicación fuera un error este pueblecito fantasma. Menos mal que el coche sube un buen trecho de camino con un desnivel de dos dígitos. Pero no todo el camino, la parte final la tenemos que hacer nosotros bajo un sol al que, por mas que lo intentamos, no nos acostumbramos.

Aquí no hay nadie, por eso digo lo de pueblo fantasma, no se ve a nadie, no se oye ningún ruido y, aunque los halla, estoy seguro que las moscas superan ampliamente en número a los habitantes de este lugar.

Subimos y subimos escaleras sin saber a donde tenemos que ir. Allí, al final del último tramo de subida esta un señor de aspecto tristón sentado en una silla con un gorrito que lleva el signo de Zoroastro y que nos recibe poniéndose de pie. Sin hablar, sin ningún tipo de expresión nos vende la entrada y señala con desganar el camino a seguir con los pies. Las puertas doradas están cerradas y por la rajita entre ellas no cabe ni mi dedo meñique. Se llega a ver de todas formas si acercamos bien el ojo. Un recipiente de cenizas en medio de la sala en una especie de mesa lobulada es lo único que se ve pero solo cenizas en ella. No hay fuego alguno. ¿tendremos acaso nosotros el dudoso honor de ser los primeros espectadores en contemplar como el fuego sagrado de uno de los lugares mas importantes de peregrinaje de esta religión se haya apagado? Me recorre una angustia tremenda y cuando se lo digo a Laura le pasa lo mismo al comprobarlo. No se que hacer, si llamar al guardia o entrar a encenderlo nosotros y aquí no ha pasado nada. Si opto por la primera al señor le da algo, se le ve que lleva años sin emociones fuertes en su vida. Eso no sería lo peor ¿y si nos acusa a nosotros y nos tenemos que quedar para siempre en el pueblo de las moscas? Eso ni hablar, optamos por la segunda. Ya con el mechero preparado empujo hacia mí las pesadas puertas, que casi tocan con el árbol que sale de la pared y crece horizontal. La verdad que en este sitio nada tiene mucho sentido. Pero al entrar las vemos. Son tres llamitas que quedan fuera del alcance de la vista si las puertas están cerradas en una estructura metálica.


Si amigos, hasta aquí se viene para ver esto, y por mucho que me haya esforzado en tirar de imaginación para dar algo de sustancia al relato de la visita ya veis que no lo hay por ningún sitio. Me resulta muy difícil poder negar que esta visita sea una pérdida de tiempo, a no ser que tengas depositada tu fe desde hace años en los textos del Avesta que predicó Zoroastro.

Si aún así decidís hacer la visita a estas tres llamitas podéis completarla con una meada en los baños indicados a la derecha del señor guardián. Llevan sin limpiarse desde que la llama sagrada llegó al lugar y sino fuera porque son de tipo letrina y no hay vater, juraría que en uno de ellos se grabo esa gran escena de la película trainspotting, donde el protagonista buceaba para recuperar su supositorio opiáceo. Este olor si que es una experiencia religiosa capaz de cambiar algo en tu cabeza y no las 3 llamitas zoroastras.


CONCLUSION: chak chak nos ha dejado bastante chof chof

De vuelta paramos en una casucha con Ali para hacer un picnic y comernos entre los tres una sandía riquísima. Nos insiste en que no recojamos las cáscaras que son para el ganado de la noche. Es lo que queremos entender porque no sabe explicarlo muy bien en ingles.. Lo que si que nos deja claro es que “meybod better chak chak yeees”

Antes de llegan nos para que veamos un edificio circular del otro lado de la carretera. No sabemos que puede ser porque no sale en la guía


Resulta ser un palomar, tan restaurado que parece recién hecho y que resulta realmente curioso. Se usaba para recoger el guano, un fertilizante natural de calidad extra. A un par de millas inglesas aparece el castillo de
Meybod. Con su antigüedad de 4000 años es una de las construcciones mas antiguas del planeta y, según la tradición, sus constructores llegaron hasta aquí en barco. Esta bastante echo polvo salvo la torre hasta la que lleva la visita del lugar.


Al lado esta el caravasar también restaurado a tope, donde el qanat del patio central nos indica Ali que es auténtico de la época del caravasar. Pagamos una pequeña entrada a un mini museo de alfombras donde un señor esta trabajando en un telar. Al sitio el nombre de museo le va grande porque solo enseñan las alfombras que hace este señor, así que es una tienda de alfombras que cobra por entrar, cosa que me deja alucinado.

El señor que me ha cobrado hace de guía hasta el telar donde me explica su funcionamiento mientras el señor me lo muestra. Me invitan a hacerlo yo mismo y por mi encantado. Toda una experiencia.

Nos ofrecen las que tienen a la venta, pero las que exponen a lo largo de la sala no están a la venta. Y son justamente estas las que nos gustan porque tienen el tamaño perfecto que buscamos y esta bordeada por letras en árabe, justo como buscábamos. Además son “reversibles” teniendo por el otro lado como el negativo de los colores. Y no hay manera de que nos la ofrezcan así que nos vamos frustrados.

Ali nos lleva al otro lado del caravasar y la tienda donde hay una construcción cónica enorme que abre para nosotros. Dentro aun se ve todo más enorme porque parte esta excavado por debajo del nivel del suelo. Nos consigue explicar cual era su función hace siglos: Aquí de almacenaba nieve en invierno, que tapaban después con capas de hojas y así disponían de el durante todo el año. Gracias a esta visita ya hemos descubierto la función de la estructura de Bujaraque visitamos con nuestro amigo uzbeko dentro de aquel colegio de secundaria. La misma estructura aunque mas pequeña para el mismo uso y seguramente de las misma época.

Alí nos dice de comer pero hay un momento de confusión y pensamos que nos dice que si queremos comer que lo hagamos y nos sacamos las brochetas en pan que nos preparamos ayer por la noche. Y resulta que nos estaba diciendo de ir a comer a un restaurante que estaba en la calle de al lado del coche. Total que nos pide un momento para cogerse algo para comer y cuando lo entendemos le decimos de entrar nosotros también y no nos deja. Ains que difícil todo…


Un buen cacho hemos pasado de coche hasta
Naín. Estamos en su mezquita del viernes, una de la mas antigua de Irán. Fechada su construcción por una referencia en el mihrab en el 744, la mezquita que se puede visitar ahora es de unos pocos siglos después. Esto se nota en el exterior e interior porque no esta decorada con azulejos como todo lo que hemos visto hasta ahora sino labrado en piedra o ladrillo. En el interior de la mezquita, donde no faltan lugareños echando la siesta a la vera de los ventiladores nos viene decidido un hombre hacia nosotros. Imagino que es el ticketero porque hemos entrado sin pagar en ningún sitio. Pero no, se nos presenta como el director del museo de enfrente que, justo hoy, esta cerrado por ser el día libre. No deja lugar a dudas por la explicación que nos da del lugar donde estamos, zona por zona. Nos invita a seguirle unas escaleras abajo y saca de su bolsillo la lleve que abre la puerta para continuar. Que emoción entra siempre que abren un candado de propio para ti ¿verdad?

Esta es la mezquita original, de las más antiguas de Irán, que data del periodo omeya. quedó enterrada bajo la mas moderna y según nos cuenta nuestro improvisado guía es el lugar al que habitualmente viene el para buscar inspiración. Porque él es poeta. Se esmera también en mostrarnos “la magia del alabastro” que tuvimos la ocasión de disfrutar ayer durante nuestra siesta en el hotel Mehr.


No se cómo empieza la conversación sobre las alfombras pero resulta que su mujer es la mejor tejedora del pueblo. Y nos explica cómo distinguir la calidad de la alfombra según los hilos que quedan a los lados de la alfombra. Pero no solo eso sino que nos invita a su casa a ver cómo se tejen las alfombras de Na´in. Le comentamos que vamos con conductor, que no sabemos si habrá tiempo, dudando de si ya ha cambiado el rollo a vendernos algo aprovechando la coyuntura como suele pasar muchas veces.

Se lo comentamos a Ali, que con su carácter tan campechano no le parece nunca nada mal, siempre con una sonrisa todo es OK para el. Habla con el señor y nos encaminamos a su casa. Cuando entramos en la casa llego a ver alguien que corre hacia una esquina de el salón pero me hago el sueco mejor que uno de allí. Se crea un momento de tensión cuando Alí intenta acceder a la casa, el señor, siempre tan pausado y educado en sus explicaciones, se pone como un loco a discutir en farsi con nuestro conductor. Al final le hace esperar en el descansillo mientras le prepara en el salón un sofá para que se siente. Que mal, acabo de pillar in fraganti, a la persona que se escondió en la habitación mirando la situación desde el otro lado de la puerta por el hueco que ha abierto para ver que ocurre. Yo de todas formas formas sigo practicando conocimientos suecos. Ali accede acompañado por el señor hasta el sofá y cuando se sienta le dice algo en farsi que suena a “ni te cantees de ahí”. El señor se pone en tras el telar y nos enseña el proceso que hace unas horas hemos visto. Con mucha más complejidad pero el mismo proceso. Nos enseña unas cuantas alfombras que tiene en casa pero no mostramos interés por ellas y tampoco nos la ofrece oficialmente a la compra.

Le agradecemos la lección, nos despedimos y nos vamos que ya tenemos ganas de llegar a Isfahán. Pero aún queda otra visita más; Ali ha tomado nota de que quedemos comprar alfombras y nos para en casa de un amigo suyo que también hace alfombras. Aquí coincidimos con unos franceses que también están allí con su guía y tomamos un té juntos. Acabado nos “invitan" a ver su colección de alfombras así que para no perder el tiempo le enseñamos las fotos de las alfombras de Meybod que nos ha gustado para que vea lo que queremos. No se le ve nada contento y nos dice que ese tipo de alfombras con shuras del corán él no las trabaja. Que respeta a quien es religioso por supuesto pero que no le gusta. Pues nada oye, seguiremos buscando. Aún así, nos deja apuntado en un papel el nombre de la tienda con un pequeño plano de la tienda de alfombras que tenemos que visitar en Isfahán y, escrito en farsi, el tipo de alfombra que estamos buscando.

Ala, en ruta otra vez y ya hasta el final de trayecto. Alí nos lleva por la avenida donde esta nuestro hotel y lo llego a ver con el rabillo del ojo. Ya estamos.

Le pagamos lo acordado con una pequeña propina y nos despedimos. Por fin en Isfahán.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Kharanak, Chak Chak, Meybod y Na´in



Etapas 4 a 6,  total 14
anterior anterior  1  2  3  4  5  siguiente siguiente



Votaciones al diario
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 0 0
Total 163 33
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 167 Visitas mes actual: 45 Total visitas: 25710

  Últimos comentarios al diario  "WELCOME TO IRÁN"
Total comentarios 28  Visualizar todos los comentarios

Castellnou  castellnou  04/12/2014 09:52   
gran diario, sobre un destino que a mi no me atrae, pero lo que yo valoro es tu trabajo.
Os felicito por atreveros con un destino tan poco popular.

Txus2006  txus2006  16/02/2015 21:32
Comentario sobre la etapa: ¿por qué Iran? los preparativos
Muchas gracias por compartir tus experiencias. En julio estaremos por allí.
Saludos

Adiazal  adiazal  07/05/2015 00:29
Me encanta tu diario...despierta el interés por viajar a Irán, tanto que estoy organizando para este verano...5 estrellas para un viaje mágico

Default https Avatar  eliot_zgz  07/05/2015 21:11   
Muchas gracias por tus palabras adiazal, conseguir crear interés por el destino en otros viajeros es lo máximo que se puede conseguir con un diario. He visto que en el foro que las fechas que tienes pensadas te coinciden con el ramadán, ¡que eso no te eche atrás! estaré atento para ayudarte en todo lo posible. Un saludo!

Koala66  koala66  27/05/2016 22:47   
Muchas gracias por este interesante diario, y muy util por laa poc informacion que hay sobre este pais. Si no pasa nada, este año lo visitaré yo tambien, me va a ir muy bien tus experiencias.

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN EL DIARIO

Registrate AQUÍ
Volver arriba

Foros de Viajes
Itinerarios-Rutas Tema: VIAJAR A IRAN.- ITINERARIOS - RUTAS
Foro Oriente Próximo y Asia Central Foro Oriente Próximo y Asia Central: Foro de viajes de Oriente Próximo y Asia Central: Jordania, Emiratos, Líbano, Israel, Turquía, Irán, Siria, Yemen, Uzbekistán, Kirguistan, Turkmenistán, Kazajistán, Tajikistán
Ultimos 5 Mensajes de 579
115489 Lecturas
AutorMensaje
juanip
Juanip
Super Expert
Super Expert
Jul 03, 2011
Mensajes: 265

Fecha: Lun Jun 03, 2019 09:58 pm    Título: Re: VIAJAR A IRAN.- ITINERARIOS - RUTAS

Lo veo bien,los tiempos en las ciudades son parecidos a los que hicimos nosotros. El primer día es una paliza porque venís de no dormir, pero estoy contigo en que hay que aprovechar para ver cosas. Por la mañana ves Golestán, vuelta por el bazar y al mediodía ves el museo (había puestos para comer en la calle) y luego te das una vuelta por la embajada. El día 7 puedes hacer alguna excursión temprano desde Yazd y salir luego para Isfahan si vais en transporte privado. En bus, depende de los horarios, también podrías. El día 10 si salís temprano lo podéis hacer sin problemas en coche...  Leer más ...
sants80
Sants80
Experto
Experto
Dic 12, 2012
Mensajes: 171

Fecha: Mie Jun 05, 2019 06:07 pm    Título: Re: VIAJAR A IRAN.- ITINERARIOS - RUTAS

¡Hecho, @Juanip! ¡Ya están comprados los billetes de avión, así se queda! Por cierto, que esta vez se han lucido con las comisiones en Edreams... Hemos cogido éste por cuestión de horario y por volar con Mahan, de ser posible preferíamos volar con Mahan o con Iran Air, pues ambas pueden volar en Europa y nos daban más seguridad también en cuanto a retrasos/cancelaciones. Al final han sido 86 euros ambos billetes. Barato para ser Europa, caro para ser Irán Confundido Ya está reservado también el hotel de Shiraz para las dos primeras noches. Al final lo hemos hecho con 1stquest.com porque...  Leer más ...
juanip
Juanip
Super Expert
Super Expert
Jul 03, 2011
Mensajes: 265

Fecha: Mie Jun 05, 2019 06:28 pm    Título: Re: VIAJAR A IRAN.- ITINERARIOS - RUTAS

Hola sants, yo usé pintapin, no snapptrip, pero no creo que tengas problemas. Disfruta del viaje, a mí ya me tarda agosto para largarme a Uzbekistán y Jordania

Un saludo
sants80
Sants80
Experto
Experto
Dic 12, 2012
Mensajes: 171

Fecha: Mie Jun 05, 2019 07:47 pm    Título: Re: VIAJAR A IRAN.- ITINERARIOS - RUTAS

Sí, sí, lo sé. Pero ahora parece que le han cambiado el nombre, se trata de la misma plataforma pero con un nombre distinto.

¡Pues muuuuy bien Uzbekistan! (y Jordania, claro) Yo tuve unos alumnos de allá y me hablaban maravillas del país. Gastronómicamente también debe de ser muy interesante. Seguro que te encanta y me puedes echar una manita cuando me toque a mí Riendo

Que vaya muy, muy guay ese viaje, ¡¡pinta muy bien!!

¡Saludo!
lauraviajardondepueda
Lauraviajardondepueda
New Traveller
New Traveller
Jun 16, 2019
Mensajes: 3

Fecha: Mar Jun 18, 2019 09:47 pm    Título: Re: VIAJAR A IRAN.- ITINERARIOS - RUTAS

Hola!! Yo también viajo a irán en Agosto!!
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ







All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. LosViajeros.net, and LosViajeros.com is the same Portal.
Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Facebook Twitter - Política de Privacidad