Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads
Blogs 
Dos semanas viajando solo por Bolivia
Puntuación: 5 - 6 votos
Diario:

Dos semanas viajando solo por Bolivia ✏️ Blogs de Bolivia Bolivia


Descripción: Bolivia, ese desconocido país sudamericano, que goza de una gran diversidad de paisajes
Autor: Luxastu   Fecha creación: 
 
Compartir:
Etapas 1 a 3,  total 13
 1  2  3  ..  5  siguiente siguiente


GENERALIDADES
Etapa: GENERALIDADES  -  Localización:  Bolivia Bolivia
Fecha creación: 03/07/2022 17:18  
Compartir:
Dado que en la preparación de mi viaje a Bolivia, eché en falta información actualizada sobre cómo recorrer el país, especialmente tras una pandemia que se cebó especialmente con los servicios turísticos, en el presente blog trato de hacer un repaso a mi aventura por el citado país entre los días 3 y 20 de junio de 2022. El viaje tuvo lugar cuando la mayor parte de las restricciones ligadas a la covid habían sido levantadas, aunque, como todos sabemos, este levantamiento de medidas fue desigual, al quedar al criterio de cada país.

Con carácter introductorio, recordaré que Bolivia es un país situado en el centro de Sudamérica, que limita con Perú, Brasil, Paraguay, Argentina y Chile, que no tiene acceso al mar (el territorio marino lo perdió tras la guerra del Pacífico frente a Chile) y que tiene una extensión aproximada de un millón de kilómetros cuadrados (dos veces el tamaño de España) y una población ligeramente superior a los diez millones de personas (consecuentemente una densidad de población muy baja, 10 h/km2). Su capital oficial es Sucre, que alberga el poder judicial, aunque los poderes ejecutivo y legislativo se encuentran en La Paz.

Desde un punto de vista viajero, se puede afirmar, para empezar, que Bolivia es un país bastante fácil para recorrer por libre. No obstante, no es fácil planificar un recorrido al 100% porque la información en Internet no siempre está disponible. Esto afecta principalmente a los transportes y a determinados alojamientos, así como a algunas agencias de turismo. De todos modos, hay que señalar que el uso de Whatsapp está muy extendido en el país, con lo cual una vez conseguido el número de teléfono, es fácil comunicar con ellos. Y lo cierto es que suele ser una comunicación bidireccional, a diferencia de lo que ocurre en Europa, donde la mayoría de las veces no hay respuesta.

Bolivia es un país barato, probablemente de los más baratos de Sudamérica. Resulta sorprendente ver viajes a Bolivia organizados por agencias de viaje desde España que cuestan más de 4.000 euros por persona (a los que hay que añadir el correspondiente suplemento individual en mi caso) por un viaje de menos de dos semanas, cuando yo empleé diecisiete días y me costó la mitad. En alojamientos estándar (en Bolivia no hay hoteles de lujo) y en medios de transporte cómodos para lo que es el nivel medio del país. Más adelante, en el itinerario detallado, haré un repaso pormenorizado de los alojamientos y transportes. Sirvan ahora estas breves líneas.





Requisitos de acceso

Los ciudadanos españoles solo necesitan para entrar en el país pasaporte en vigor y, en tiempos de COVID, a junio de 2022, estar completamente vacunados con al menos 14 días, PCR negativa obtenida en las últimas 72 horas o test de antígenos negativo de las últimas 48 horas. Además han de registrarse en el sistema DIGEMIC del Ministerio de Emigración al que me referiré después.

Dinero

La moneda oficial de Bolivia es el boliviano. En junio de 2022 el cambio oscilaba entre 7,3-7,5 bolivianos por euro. En La Paz y Santa Cruz de la Sierra es posible cambiar euros, pero en el resto del país no es tan fácil. Para mi sorpresa, las casas de cambio son más bien escasas en Bolivia, incluso en sitios turísticos. Es mucho más fácil cambiar dólares americanos que euros y esa moneda también es aceptada en muchos hoteles (aunque supongo que con un cambio desfavorable; en torno a 6,8 bolivianos por dólar). Barajé también la posibilidad de cambiar divisa en varios bancos, pero la única divisa que aceptaban era el dólar americano y el cambio era horroroso (6,5 bolivianos por dólar creo recordar).

No traté de retirar dinero con tarjeta, con lo que no sé si es factible o no. Lo que sí intenté varias veces fue pagar con mi tarjeta BNEXT, que tiene la ventaja de que apenas cobra comisión por pagar con moneda extranjera, y no conseguí hacerlo en ninguno de los lugares donde lo intenté.

Transportes

En mi recorrido por Bolivia, hice uso del avión y del autobús (furgonetas, combis y trufis incluidos).

Avión

Desde Europa, los únicos vuelos directos a Bolivia parten de Madrid con destino a Santa Cruz de la Sierra. Los operan Air Europa y Boliviana de Aviación (esta última tiene también un acuerdo con Iberia, por lo que además de en su propia pagina, se puede reservar a través de la web de Iberia, al menos cuando hay conexiones en España).

Normalmente los precios superan los 1.000 euros, obviamente dependiendo de las fechas, de la antelación con que se compre el billete, del tipo de tarifa y de la facturación o no de equipaje.

Por una cuestión de precio y principalmente porque mi conexión en Madrid me exigía varias horas de espera, opté por volar con Lufthansa. Lufthansa no tiene vuelos directos a Bolivia, pero sí tiene acuerdos con compañías sudamericanas para volar hasta allí.

En mi caso, el vuelo de ida fue vía Fráncfort y Bogotá con destino a La Paz y el vuelo de regreso desde Santa Cruz de la Sierra, vía Sao Paulo y Fráncfort. El trayecto Bogotá-La Paz fue operado por Avianca y el trayecto Santa Cruz-Sao Paulo por Boliviana de Aviación. Los restantes trayectos directamente por Lufthansa, aun cuando todo figuraba en el mismo billete.

Mientras que el vuelo directo desde Madrid no alcanza las doce horas, yo necesité un día entero para llegar a Bolivia y 27 horas para regresar.

Reservado con dos meses de antelación antes de la fecha de salida, el billete me costó 750 euros (adquirido a través de Expedia, que me ofrecía un precio muchísimo más barato que otros comparadores de vuelos).

En cuanto a los vuelos internos, solo tomé uno, Sucre-Santa Cruz de la Sierra, con Boliviana de Aviación. Es un vuelo de poco más de media hora, que ahorra muchísimas horas en autobús (más de doce). Los precios oscilaban entre los 160 bolivianos y más de 320, es decir, entre poco más de 20 euros y alguno más de 40, algo ridículo para el bolsillo español.

Además del precio del billete, hay que abonar una tasa aeroportuaria. En el caso de Sucre, ascendía a 11 bolivianos (1,5 euros). En mi vuelo de regreso a Europa desde Santa Cruz de la Sierra, no pagué esta tasa, pero no sé si es que ya estaba incluida en el precio del billete (quizás por ser un vuelo internacional) o si es que la tasa en cuestión depende de cada aeropuerto y, en concreto, el aeropuerto de Santa Cruz no la recauda.

Autobús

En cuanto a los transportes terrestres, en Bolivia se utiliza principalmente el autobús. Es cierto que existe alguna línea ferroviaria, pero más bien residual (por ejemplo, La Paz-Uyuni o Santa Cruz de la Sierra-Puerto Quijarro).

Dentro del capítulo autobuses hay muchas variantes: autobuses (flotas para los bolivianos) como los europeos, que hacen los trayectos largos (muchos de ellos incluso mejores que los europeos, pues ofrecen asientos que se reclinan 180º y se convierten en auténticas camas, como ocurre en muchos otros países sudamericanos), y los combis y trufis, que son furgonetas de unas ocho plazas que hacen recorridos más cortos, bien urbanos, bien interurbanos. La Paz y Santa Cruz se pueden recorrer perfectamente en estas furgonetas por el precio de 2 bolivianos (unos 25 céntimos de euro).

Tengo que señalar que en Bolivia hay que pagar una tasa por el uso de las terminales. Esta tasa difiere de un sitio a otro, pero por lo general es de unos 3 bolivianos (40 céntimos de euro). Es muy curioso, porque en algunos casos, dado que los autobuses interurbanos hacen varias paradas en una misma localidad, los bolivianos prefieren subirse al autobús en la propia ciudad, en lugar de en la terminal, para ahorrarse la tasa. Hay que tener en cuenta que esta tasa solo se paga en las terminales. Así, por ejemplo, en Copacabana o Uyuni, o mismamente en La Paz si se sale del cementerio, donde no existe realmente una terminal (esto es, un lugar techado como tal), sino que los autobuses salen de una plaza, no se recauda la tasa.

Comidas

Como suponía cuando dejé Europa, en parte por la mala experiencia que había tenido veinte años atrás en Perú, Bolivia no es un destino gastronómico. El apartado comida siempre me resultó complicado. Pocos lugares invitan a entrar. Si a ello sumamos los principios de que los alimentos han de estar fritos, hervidos o cocidos, que no se tomen bebidas que contengan agua del grifo o hielos, el círculo se estrecha insoportablemente. Al final recurrí (quizás en exceso) a las milanesas (escalopes) y hambruguesas y a las pizzas.

La cocina boliviana es bastante picante. Abundan las sopas y platos principalmente de carne (como la salchipapa). Las tartas tienen muy buena presencia y lo cierto es que las que probé estaban muy ricas. También tienen bastantes pastas y galletas, que ellos llaman masitas. En general, tienen muy buena fruta, que parece ser que procede principalmente de la zona tropical de las Yungas. En particular, las mandarinas me parecieron excelentes, aunque eso sí, me sorprendió la cantidad de pepitas que tenían.
En cualquier caso, he de decir que las precauciones con respecto a la comida que tomé surtieron sus efectos, pues no tuve el menor problema o molestia gástrica en todo mi viaje.

Seguridad

Bolivia tiene fama de ser un país seguro y yo creo que lo es. Es cierto que hay que evitar ciertas zonas y usar el sentido común, pero como en cualquier otro sitio. En concreto, la peor reputación la tienen El Alto y ciertas zonas de La Paz (los alrededores del cementerio, una zona próxima a la terminal de autobuses adonde acuden los paceños por las noches para aprovisionarse de bebidas, etc.).




Tarjetas SIM (chip para los bolivianos)

En el país funcionan distintas operadoras, algunas privadas y una pública (ENTEL), que ofrecen distintos paquetes. Yo opté por la pública porque supuestamente la cobertura era mejor, aunque al final comprobé que en algunas regiones no existe cobertura de ningún tipo (algo en cierto modo lógico si se tiene en cuenta la orografía del país). En cualquier caso, mi experiencia con ENTEL fue bastante positiva porque me permitía ir haciendo recargas parciales (desde 5 bolivianos con una recarga inicial de 10) y eligiendo distintos paquetes en función de mis necesidades.

COVID

Como ya he dicho, el viaje se desarrolló cuando la mayor parte de las restricciones COVID habían sido levantadas, aunque la pandemia aún seguía y sigue presente. Al margen de los requisitos de acceso al país vinculados con esta contingencia a los que ya he hecho referencia, he de señalar que en junio de 2022 el porcentaje de población vacunada con las dos dosis en Bolivia era de poco más del 50% de la población, según estadísticas más o menos oficiales.

En varios sitios, especialmente en La Paz, vi largas colas para vacunarse, lo que no sé si era reflejo de la intención de que la vacunación llegara a toda la población, habida cuenta de ese bajo porcentaje, o de que se llevaba a cabo una vacunación de refuerzo, porque algún boliviano me llegó a decir que iban ya por la cuarta y la quinta dosis, lo cual contradice en cierto modo lo anterior. Esta última afirmación me resultó aún más sorprendente por el hecho de que, aun cuando en un primer momento la vacunación pudo haberse realizado con vacunas chinas cuya eficacia se demostró reducida con posterioridad, la vacunación que yo vi en La Paz se efectuaba con vacunas Pfizer.

El uso de la mascarilla (barbijo lo llaman en Bolivia) en la calle es mayoritario, quizás porque la población tiene miedo a la enfermedad, probablemente por el alto número de muertes que causó en un primer momento. Aunque no existían cifras oficiales, procede recordar que su país vecino, Perú, fue uno de los países con mayor mortalidad por el virus, con lo que quiero pensar que, por su proximidad con él y por las fluidas relaciones que mantienen, Bolivia tuvo que haberse visto muy afectada, con una infraestructura sanitaria mucho más deficiente. Prueba del impacto que la pandemia debió de haber tenido en el país es que hasta unas pocas semanas antes de mi llegada, la frontera de Bolivia con Chile estaba cerrado como medida de contención contra el virus.

Durante mi estancia, el uso del barbijo era “teóricamente” obligatorio en los medios de transporte y en muchos interiores, aunque realmente constaté que su uso era más bien discrecional y quedaba reducido a una decisión personal. Con todo, insisto, su uso era mayoritario.

He de reconocer que, en un primer momento, la pandemia hizo que analizara fríamente mi decisión de viajar a Bolivia, no tanto por la propia pandemia, sino por las consecuencias que podría tener un contagio en un país con una infraestructura sanitaria tan deficiente. Por lo que pude comprobar, el sistema sanitario boliviano se articula en una asistencia primaria y una asistencia hospitalaria, si bien, a diferencia de España, los centros sanitarios no conforman una verdadera estructura sanitaria y son más bien independientes entre sí, propiedad en muchos casos de mutualidades, aseguradoras o entidades privadas. Con todo, aun cuando en las principales ciudades se ven centros sanitarios, dan más bien la impresión de sanatorios que de auténticos centros hospitalarios.

Afortunadamente no tuve problemas con la COVID ni tuve que hacer uso de los servicios sanitarios bolivianos por cualquier otra causa. En cualquier caso, al igual que acostumbro a hacer siempre que viajo, tenía contratado un seguro, entre cuyas coberturas incluía expresamente el riesgo de COVID, no solo en lo relativo a su tratamiento, sino también en cuanto a eventuales pérdidas de medios de transporte o una prolongación forzosa de mi estancia en el país, consecuencia de haber contraído la enfermedad.


👉 Ver Etapa: GENERALIDADES
Volver arriba
Compartir:




ETAPA 1. LLEGADA A BOLIVIA
Etapa: ETAPA 1. LLEGADA A BOLIVIA  -  Localización:  Bolivia Bolivia
Fecha creación: 03/07/2022 17:39  
Compartir:
Como ya he dicho en la introducción, mi vuelo a Bolivia tenía varias escalas. Lo cierto es que cuando reservé el billete me había propuesto viajar, a menos que las restricciones COVID me lo impidiesen. Por aquel entonces se podía viajar, pero sometidos a unas restricciones que evolucionaron en los dos meses posteriores a la compra del vuelo. Así, inicialmente, Alemania imponía muchas restricciones para pisar su territorio, restricciones que en el mes de junio desparecieron por completo. Colombia y Bolivia también flexibilizaron sus condiciones de entrada, suprimiendo, en el caso de Bolivia, en un primer momento, la obligación de aislarse en las 72 horas posteriores a la entrada en el país hasta obtener, pasado ese tiempo, una PCR negativa, y posteriormente, la obligatoriedad de un seguro médico.

El día de mi vuelo las condiciones de ingreso a los distintos países en que iba a hacer escala en lo relativo a la COVID eran las siguientes: Alemania, ninguna exigencia; Colombia y Bolivia, vacunación, PCR con 72 horas de antelación o test de antígenos con 48 horas. Sin embargo, para mi sorpresa, tanto cuando fui a embarcar, como cuando llegué a Bolivia, además del certificado de vacunación me exigieron una PCR. Puesto que, conforme a la normativa que había consultado, no era obligatoria, no disponía de ella, y lo cierto es que tanto al facturar como al entrar al país no me pusieron problemas.

Aunque el vuelo fue largo (un día), las escalas habían sido cortas (dos horas), lo suficiente para garantizar no perder la conexión en caso de un retraso (que no hubo), y pese a no haber dormido nada, no me encontraba especialmente cansado. Quiero señalar que me llamó especialmente lo bien organizado que está el aeropuerto El Dorado de Bogotá, pues en poco menos de veinte minutos había desembarcado y ya estaba en la puerta de embarque de donde iba a salir mi vuelo con destino a La Paz. La conexión en Fráncfort fue igualmente ágil, aun cuando no es un aeropuerto que me guste especialmente. De hecho, esa agilidad se perdió en el vuelo de vuelta, como explicaré a su debido momento.

Aunque inicialmente había barajado siempre volar a Santa Cruz y no a La Paz, mi intención respondía más bien a una cuestión práctica. El aeropuerto internacional de Bolivia por excelencia es el de Santa Cruz de la Sierra, pues a él llegan todos los vuelos transoceánicos. El aeropuerto de La Paz es también un aeropuerto internacional, pero por su ubicación y su limitado tamaño solo acoge vuelos procedentes de otros países sudamericanos. Como finalmente volaba haciendo escala en Bogotá, tuve la posibilidad de tomar un vuelo a La Paz, lo que me permitía llegar a un aeropuerto de Bolivia y salir de otro, ahorrándome consiguientemente un vuelo interno. En cualquier caso, lo más recomendable hubiese sido a la inversa, entrar a Bolivia por Santa Cruz y salir por La Paz. En mi caso no pudo ser porque el incremento de precio era considerable. De todos modos, es lo idóneo, ya que permite un aclimatación progresiva a la altura (Santa Cruz está a solo 400 m de altura frente a los más de 4.000 de La Paz).

Es cierto que tenía cierto miedo con el tema de la altura y el soroche. No había tenido problemas con ellos ni en Perú ni en Argentina, pero de ello habían pasado más de veinte años y siempre se dice que el que no hayas sufrido el mal de altura en un momento dado no significa que no lo vayas a sufrir posteriormente. En todo caso, había leído que en el aeropuerto de La Paz están preparados para tal contingencia y cuentan con máscaras de oxígeno, una vez pasados los controles, para aquellos pasajeros que experimenten problemas respiratorios al desembarcar.

En cuanto al tema de los controles, querría hacer un comentario. Ya he indicado que me exigieron una PCR al llegar a Bolivia, a pesar de contar con el certificado de vacunación COVID y de ser (teóricamente) uno y otro requisitos alternativos. Quería mencionar ahora el paso por Inmigración. Gracias a la información facilitada por la web del Ministerio de Asuntos Exteriores, conocía la obligación de registrarse en el sistema DIGEMIC. Este servicio, dependiente de la Dirección de Migración boliviana, exige que los extranjeros nos registremos diariamente en una web nacional indicando dónde estamos alojados. El no hacerlo está sancionado con una multa de 500 bolivianos (unos 35 euros). Al llegar, te dan un código que, escaneado, te lleva a la web del ministerio, pero quiero señalar que no te dan ninguna información acerca de qué es ese código ni para qué sirve.

Quiero resaltar que los trámites de emigración y aduaneros en el aeropuerto son bastante lentos y me llevaron, sin tener ningún problema especial, más de una hora. Aunque no fue mi caso, por si pudiera ser de interés a otros viajeros, dejo constancia de que algunos turistas con los que coincidí me dijeron que los trámites en las fronteras terrestres son muy superficiales. En muchos casos no llegan siquiera a pedir el certificado de vacunación o la realización de PCR o de prueba de antígenos ligados a la COVID, aunque en todo caso sí entregan el código que se ha de escanear a efectos del registro en DIGEMIC.

El aeropuerto de La Paz se encuentra en El Alto. Por si La Paz no estuviera suficientemente alta, el aeropuerto lo han construido aún más arriba. Hasta la construcción del aeropuerto, El Alto no existía como tal. Con la llegada del aeropuerto, surgió una ciudad que poco a poco está rivalizando en población con La Paz. Yo no la visité, aunque es cierto que las veces que pasé por allí se veía una buena vista de La Paz (de hecho, hay un lugar en El Alto llamado Mirador, desde el que se puede tener una buena panorámica de la ciudad de La Paz, aunque últimamente ha perdido parte de su interés, a raíz de la puesta en funcionamiento del teleférico, ya que desde el teleférico –una de cuyas líneas llega precisamente al Alto- se obtienen aún mejores vistas de la ciudad). En cualquier caso, dado que la población que se ha asentado en el Alto es de condición muy humilde, se dice que el grado de inseguridad de la localidad hace honor a su nombre. Al margen del Mirador, muchos turistas acuden también al Alto atraídos por su mercado (creo que tiene lugar los domingos) y por las luchas de cholitas (mujeres que luchan entre sí en presencia de un público enfervorizado, algo que me parece totalmente vergonzoso, aunque está claro que sus estándares no son los mismos que los que tenemos en Europa).

Tras este pequeño inciso en relación con el propio aeropuerto y la localidad del Alto, señalaré que, por suerte, tras pasar los controles, me estaba esperando el taxista que me había mandado a recogerme el hotel en el que me alojaría en La Paz, y en cuestión de algo más de media hora estaba en mi habitación.




Durante mi estancia en La Paz me alojé en el Qantu Hotel (www.myqantuhotel.com/). El hotel tenía una buena relación calidad-precio. Este tres estrellas es probablemente de lo mejorcito de La Paz en su categoría. El desayuno no es gran cosa, pero está en línea con lo que ofrecen los hoteles en Bolivia. Además, el hotel está muy bien situado, junto al Mercado de la Brujería y la calle Sagárnaga, cerca del centro histórico y de la terminal de autobuses. Por allí pasan montones de trufis, con los que se puede ir a cualquier sitio de La Paz.

He de llamar la atención sobre el hecho de que el hotel no cuenta con calefacción. Aunque es cierto que la tiene, no está encendida. En su lugar, la habitación disponía una estufa que prácticamente no calentaba nada y que era bastante ruidosa. Como las noches en La Paz son frías, no me quedó más remedio que abrigarme bien y enrollarme las toallas del baño para entrar en calor.

Por tres noches y media en la habitación superior (como el día 4 de junio llegué a las 02.00 de la mañana, solo me cobraron media tarifa) más el traslado del aeropuerto al hotel me cobraron algo más de 1.000 bolivianos (unos 140 euros). Ciertamente es una ventaja que el hotel ofrezca la posibilidad de reservar medios días, tanto cuando se llega como cuando uno se marcha (especialmente si hay que tomar un transporte a medianoche), pues por un precio razonable se puede descansar o tomar una ducha.


👉 Ver Etapa: ETAPA 1. LLEGADA A BOLIVIA
Imagenes relacionadas
Volver arriba
Compartir:




ETAPA 2. LA PAZ
Etapa: ETAPA 2. LA PAZ  -  Localización:  Bolivia Bolivia
Fecha creación: 03/07/2022 17:43  
Compartir:
Mi estancia en La Paz fue discontinua, porque estando allí, aproveché para irme un par de días al lago Titicaca y desde La Paz realicé una ascensión de un día al Pico Austria. Así pues, mi estancia se redujo a un escaso día. No tenía grandes expectativas para esta ciudad, con lo que no me produjo ninguna decepción, aunque he de reconocer que tampoco me subyugó.

Es cierto que es una ciudad que sorprende. Recuerdo, según levanté la persiana de mi habitación la primera mañana, haber visto toda la ciudad rodeada de montañas y edificaciones por todas partes. Lo más llamativo vendría luego, cuando me percaté de que La Paz no es sino una sucesión de cuestas. Adonde quiera que se vaya hay que subir o bajar cuestas (o ambas cosas al mismo tiempo).

Lo primero que hice nada más desayunar en mi primera mañana en La Paz (algo que no tenía pensado inicialmente, pues mi intención era dormir toda la mañana para reponerme del largo viaje, habida cuenta de que eran más de las dos de la mañana cuando me acosté, pero a lo que me vi obligado por la imposibilidad de conciliar el sueño) fue tratar de cambiar dinero y de comprar una tarjeta SIM (chip que dicen los bolivianos). Ambas cosas las hice por la zona del Obelisco, a aproximadamente un cuarto de hora a pie del hotel, aunque unos días después también cambiaría dinero en la calle Sagárnaga, así como en las proximidades del hotel. En La Paz conseguí el mejor cambio, 7,5 bolivianos por euro, aunque aquel oscilaba entre 7,5 y 7,3. En cuanto a la compra de la tarjeta SIM, aunque hay varias operadoras en Bolivia, opté por la estatal ENTEL, porque supuestamente, por una parte, ofrece mejor cobertura en el país, y, por otra parte, sus técnicos colocan el chip y dejan listo el móvil. En realidad no conseguí ni lo uno ni lo otro. En determinadas zonas del país comprobé más tarde, como ya he dicho, que no había cobertura. Y en cuanto a que el técnico coloca el chip, ciertamente lo hace, pero fue incapaz de mantener las tarjetas boliviana y española operativas al mismo tiempo.




La Paz no tiene zonas bonitas, todo lo más algunos edificios interesantes y el sistema del teleférico que une las distintas colinas que rodean a la ciudad y que supuestamente ofrecen las mejores vistas. No puedo confirmarlo porque no llegué a subirme a él. No fue por su precio (creo haber oído que cuesta 3 bolivianos -40 céntimos de euro-, sino más bien porque no veía ningún sitio interesante adonde ir. Al fin y al cabo ya había estado de paso por El Alto y ya había visto la ciudad desde arriba.

Tras subir las primeras cuestas decidí que no iba a cansarme inútilmente y que en lo sucesivo iba a abonarme a los trufis, para que que me llevasen a un sitio y otro de la ciudad. Por dos bolivianos (unos 25 céntimos de euro) se puede recorrer toda la ciudad, si bien evidentemente al ritmo que imponen los atascos en esta ciudad donde los atascos son una constante. Los trufis llevan en el cristal el recorrido que hacen, así que no hay más que buscar una referencia de la zona adonde se quiere ir, y buscarla según pasan.





Los sitios que recomendaría visitar en esta ciudad son la calle Sagárnaga, pues aquí se encuentran la mayoría de las agencias que organizan excursiones y trekkings, la iglesia de san Francisco y la calle Jaén, con sus cuatro museos en uno. En efecto, se trata de cuatro museos de temática muy variada (oro, costumbrista, litoral y casa de Murillo), pero que se visitan con un único billete. Además la calle Jaén es muy pintoresca y la única que ha permanecido igual que en la época de presencia española. La iglesia de san Francisco, que tiene una preciosa fachada, se visita con guía y la visita, que dura en torno a hora y media, es muy interesante. Se recorren varias salas con cuadros de la escuela cuzqueña, las bodegas, la iglesia, el campanario y la cripta en la que reposan héroes de la independencia. Asimismo, es de resaltar que La Paz es una ciudad llena de mercados. Los hay de todos tipos, en donde se vende de todo, y por todas partes. Por último, he de mencionar que la plaza más bonita y famosa de La Paz es la plaza Murillo. Aquí se ubican la catedral (moderna y que no pude ver por dentro porque estaba cerrada), el Parlamento y el Palacio Presidencial. Está presidida por la estatua del presidente Murillo, que fue sentenciado en esta misma plaza. Realmente es el único lugar con auténtico encanto de la ciudad, junto con la calle Jaén, aunque se limita exclusivamente al recinto de la plaza.




En este apartado he de hacer una referencia a las fiestas del Gran Poder. En una guía había leído que a finales de mayo o principios de junio se celebra la festividad de Nuestro Señor del Gran Poder. Había comprobado que la fecha de celebración en 2022 era el 11 de junio, con lo que, en principio, no me sentí afectado, pues ese día yo ya habría abandonado La Paz. Sin embargo, el taxista que me recogió en el aeropuerto me indicó que el fin de semana anterior (esto es, el de mi llegada a La Paz) se hacía un ensayo general por toda la ciudad. Y así fue. El domingo 5 me resultó casi imposible llegar a mi hotel, puesto que la calle de mi hotel y todas las aledañas estaban cerradas ya que por ellas desfilaban las distintas cofradías. Doy fe de que el ruido y los cantos generados por la celebración duraron hasta la madrugada.




He de reconocer que es un espectáculo curioso, muy genuino, con el que no contaba y que, en cierto modo me trastocó los planes de sueño, pero que merece ser visto (aun cuando yo solo vi el ensayo, y no la gran celebración que tendría lugar a la semana siguiente). Las cofradías desfilan tocando y bailando, con sus trajes típicos. Eso sí, no sé a qué hora habrían empezado, pero el grado de ebriedad de los participantes era notorio y los bolivianos no tienen ningún reparo en ponerse a orinar abiertamente en medio de la calle.

A modo de conclusión de este epígrafe recordaré que, durante los días que pasé en La Paz estuve alojado en el Qantu Hotel. En cuanto a la comida, he de decir que recurrí a los pocos restaurantes que tenían aspecto de tales. En particular, puedo citar el restaurante del Hostal Naira (uno de los hoteles más caros de La Paz pero que ciertamente me causó muy buena impresión, situado en frente de la iglesia de San Francisco) y una pizzería (Martinni) que estaba justo al lado del Qantu.


👉 Ver Etapa: ETAPA 2. LA PAZ
Volver arriba
Compartir:




Etapas 1 a 3,  total 13
 1  2  3  ..  5  siguiente siguiente



📊 Votaciones al diario
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0 Media
Anterior 30 6 Media
Total 30 6 Media
Votos
Votos 0 Votos
Votos 0 Votos
Votos 0 Votos
Votos 0 Votos
Votos 0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

👉 Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 495 Visitas mes actual: 105 Total visitas: 600

comment_icon  Últimos comentarios al diario  Dos semanas viajando solo por Bolivia
Total comentarios 5  Visualizar todos los comentarios

Salodari  Salodari  03/07/2022 22:12   📚 Diarios de Salodari
Muy buen comienzo este interesante diario. Ánimo con la continuación Amistad

Spainsun  spainsun  04/07/2022 01:55   📚 Diarios de spainsun
Buen inicio. Veo que resolviste los de las fotos.
Por cierto, a mi también me encantó Bolivia. Te dejo tus primeras estrellas.

Brigantina  Brigantina  04/07/2022 17:39   📚 Diarios de Brigantina
Gracias por compartir información sobre este destino tan desconocido para muchos, entre quienes le encuentro.
Te dejo cinco estrellas

Salodari  Salodari  05/07/2022 15:53   📚 Diarios de Salodari
Comentario sobre la etapa: A MODO DE CONCLUSIÓN
Ha quedado estupendo, te mando 5*****.

Ramon86  ramon86  15/07/2022 08:14   📚 Diarios de ramon86
Muy bueno tu diario, gracias por ayudarnos a conocer el bonito país de Bolivia

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN EL DIARIO


👉 Registrate AQUÍ
Volver arriba

forum_icon Foros de Viajes
Pais Tema: Viajar a Bolivia
Foro América del Sur Foro América del Sur: Foro de Viajes de América del Sur: Perú, Brasil, Uruguay, Bolivia, Ecuador, Colombia, Venezuela.
Ultimos 5 Mensajes de 1074
468279 Lecturas
AutorMensaje
globaltrote
Globaltrote
Super Expert
Super Expert
Sep 29, 2013
Mensajes: 312

Fecha: Jue Ago 04, 2022 12:55 pm    Título: Re: Viajar a Bolivia

"Layuso" Escribió:
Hola! buenas,
En sept hacemos Bolivia+Perú y estamos acabando de hacer el planning.
Volamos a St Cruz y de alli otro vuelo a Sucre y después nuestra intención es ir directamente a Uyuni con bus nocturno.
Mi pregunta es; recomendariais parar 1 dia en Potosi ? Merece la pena si no queremos bajar a las minas?

Muchas gracias!

Definitivamente, sí. Es más, si tuviese que elegir entre Potosí y Sucre, elegiría la primera.
globaltrote
Globaltrote
Super Expert
Super Expert
Sep 29, 2013
Mensajes: 312

Fecha: Jue Ago 04, 2022 12:56 pm    Título: Re: Bolivia en enero 2023

www.losviajeros.com/ ...-Altiplano
Layuso
Layuso
Silver Traveller
Silver Traveller
Jul 05, 2015
Mensajes: 17

Fecha: Jue Ago 04, 2022 12:58 pm    Título: Re: Bolivia en enero 2023

Muchas gracias! allá que voy a la lectura Sonriente
oblomgo
Oblomgo
Indiana Jones
Indiana Jones
Oct 10, 2009
Mensajes: 1782

Fecha: Jue Ago 04, 2022 01:12 pm    Título: Re: Viajar a Bolivia

Estoy con el compañero, Potosí me gustó mucho, procura ir aclimatado, que menudos cuestones a 4.000 metros.
chirimoyaviajera
Chirimoyaviajera
New Traveller
New Traveller
Jun 09, 2022
Mensajes: 3

Fecha: Jue Ago 04, 2022 05:43 pm    Título: Re: Viajar a Bolivia

hola! viajo a bolivia para ver salar de uyuni, desde la paz. Tengo entendido que hay buses nocturnos de la paz a uyuni, estos se deben reservar con anticipacion o basta con ir el mismo dia/noche a comprar el pasaje?
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro

Registrate AQUÍ



All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. Aviso Legal - Privacidad - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Facebook Twitter instagram