Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Berbem : Canada
Niagara Falls desde el cielo
Berbem : Canada
Niagara Falls vista desde helicoptero
Villamore30 : Canada
EMERALD LAKE
Villamore30 : Canada
LAGO LOUISSE, CANADA
Galería de Fotos
Mostrar/Ocultar Ads
Blogs 
Canadá este: ¿agua o sirope de arce?
Puntuación: 4.3 - 6 votos
Diario:

Canadá este: ¿agua o sirope de arce? ✏️ Blogs de Canada Canada


Descripción: Un paseo por la costa este del segundo país más extenso del mundo. Mucha agua dulce, sirope hasta en la sopa, osos negros y ballenas.
Autor: Ctello   Fecha creación: 
 
Compartir:
Etapas 1 a 3,  total 31
 1  2  3  ..  11  siguiente siguiente


CONSIDERACIONES GENERALES
Etapa: CONSIDERACIONES GENERALES  -  Localización:  Canada Canada
Fecha creación: 29/08/2022 15:11  
Compartir:
Para viajar a Canadá desde España en estancias inferiores a 90 días es suficiente tener un pasaporte en vigor con validez de 6 meses y hacer una autorización de viaje electrónica (ETA), algo parecido a EEUU. El formulario se descarga online y, aunque es un poco rollo rellenarlo, no es difícil. Cuesta 7 dólares canadienses.

www.canada.ca/ ...vecan.html

Actualmente también se pide una declaración voluntaria y el documento ArriveCAN, relacionado con la vacunación COVID y que debe hacerse dentro de los 3 días anteriores al viaje (a tener en cuenta el horario canadiense de llegada, no el español).

Una vez allí el país escoge aleatoriamente a algunas personas para hacerse una prueba de COVID (aunque hayan presentado el certificado digital). Te llega el aviso por email dentro de los 15 minutos posteriores a tu llegada al país. ¿Una amenaza vacía?. Pues en un grupo de 100 personas vi unos cuatro casos aunque también es verdad que nadie le reclamó nada al que no se hizo la prueba.

Una vez allí nos hicieron una validación en una máquina y tuvimos que pasar por una policía que nos hizo las mismas preguntas que ya respondimos en la ETA. No nos sellaron el pasaporte (parece ser que es algo frecuente- y yo que quería tener mi sello...-).

Canadá es un país caro. Debemos pensar que los precios se indican siempre sin impuestos, aunque sea en el supermercado, y a eso debe añadirse un 15% (algo así como el IVA). En restaurantes donde te sirven en la mesa se suma, además, un porcentaje en propinas que como mínimo será de otro 15%. La cantidad total sube espectacularmente.

En los hoteles, hay habitaciones de una sola cama o de dos camas de 1,35 metros. En ese caso están pensadas para 3 o 4 personas pero suponen que deben dormir juntas. Viajar tres amigos juntos puede resultar problemático como comprobamos en nuestro propio circuito. Lo de habitaciones triples con tres camas individuales no se concibe.

En nuestro caso nos decantamos por un viaje a la costa este, incluyendo naturaleza. Lo recomiendo. El viaje clásico de ciudades (Toronto, Ottawa, Quebec y Montreal) más cataratas del Niágara resulta corto y algo insípido.

Canadá es un país frío aunque en verano podemos encontrar temperaturas agradables que raramente superan los 30 grados. Viajar en invierno es un poco de locos porque en Quebec, por ejemplo, se pueden rondar los -30 grados. Eso sí, acostumbrados al frío, en verano (o ya en otoño para ellos aunque sean mediados o finales de agosto) los aires acondicionados están puestos a 17 a 20 grados y el vaso de agua estará medio lleno de hielo.


El país es enorme (el segundo más grande del mundo después de Rusia) pero está muy poco poblado. Es uno de los 15 países con menos densidad de población del mundo y es que en 9.984.670 km² hay unos 38 millones de personas. España tiene 47 millones en 505.944 km². ¿Motivo?. El frío y una tasa de natalidad bajísima.


Casi toda la población se concentra en el sur del país, a menos de 150 km de la frontera con Estados Unidos.

Aúna a muchos inmigrantes o refugiados (por ejemplo, en la actualidad ucranianos) aunque después de la pandemia muchos han vuelto a sus países de origen y eso ha comportado graves problemas en muchos sectores. Falta personal en hotelería, servicios, etc. Las obras se paralizaron durante la pandemia y, como en invierno no se puede hacer nada al aire libre, hoy por hoy las hay por todos lados, provocando caos circulatorios.

El país es una monarquía parlamentaria. Aunque no lo parezca, la reina de Inglaterra es la jefa del estado legal en nuestro viaje (hoy, ya fallecida, lo es Carlos III) aunque un gobernador general (hoy una mujer) ejerce las funciones en su nombre (aunque son de poca entidad). En realidad el poder ejecutivo recae en un primer ministro y su gabinete. Por otra parte, existe un parlamento bicameral, con una Cámara de los comunes y un Senado.


Canadá es una federación con diez provincias y tres territorios (Ontario, Quebec, Nueva Escocia, Nuevo Brunswick, Manitoba, Territorios del Noroeste, Columbia Británica, Isla del Príncipe Eduardo, Yukón, Saskatchewan, Alberta, Terranova y Labrador y Nunavut). De todas ellas la que concentra la mayor parte de la población es Ontario (con capital en Toronto y casi 13 millones de personas), seguida de la de Quebec (con capital en Quebec y con más de 7 millones). Aunque la capital de Ontario y la ciudad más poblada de la misma sea Toronto, en esa provincia se encuentra Ottawa, capital de país, con un millón de habitantes (algo más de dos si sumamos los suburbios). Tampoco Quebec es la ciudad más poblada de la provincia homónima sino que lo es Montreal, con 4 millones de habitantes en toda el área metropolitana.

Es uno de los países con más alta renta per cápita del mundo. La riqueza proviene del petróleo y la madera. Gracias a sus recursos naturales tiene grandes depósitos de gas natural y una importante autoabastecimiento de energía hidroeléctrica. También producen productos agrícolas como la colza, el trigo o los cereales y produce grandes cantidades de zinc, uranio o aluminio. La industria aeronáutica asimismo es muy importante.


Gran parte del agua dulce de la tierra se concentra allí por lo que por todos lados nos vamos a encontrar con cascadas, lagos y ríos (algunos tan impresionantes como el San Lorenzo).



No tiene ninguna religión oficial aunque hay una mayoría de católicos (casi el 39% de la población) seguida de protestantes (Iglesia Unida de Canadá-6%-, anglicanos-5%- y bautistas-1,9%).

Canadá tiene dos idiomas oficiales, inglés y francés. El francés impera en Quebec, provincia que, de hecho, hizo dos referéndums de independencia con resultado negativo.

Como es un país enorme situado entre el Pacífico y el Atlántico, el lema de Canadá es “A mari usque ad mare” (De mar a mar) y se representa por las dos franjas rojas de los lados de la bandera. En el centro de dicha bandera se encuentra uno de los grandes emblemas, una hoja de arce roja de once puntas. Del arce se obtiene el famoso sirope que tanto gusta en Canadá.


Gastronómicamente hablando yo no diría que los canadienses destaquen mucho. Ya he mencionado el sirope de arce, que se obtiene de la savia de ese árbol y que se puede añadir a muchos platos pero destaca sobre las tortitas. Hablaré más extensamente de ello en la etapa correspondiente.

En Montreal es famoso el sándwich de pastrami. Es muy similar al que se hace en New York. Lleva carne ahumada y mostaza.


Muy popular en la provincia de Quebec es la poutine. Se trata de patatas fritas con queso cheddar (bastante blanco e insípido) y bañadas en salsa de carne. Personalmente no me gustó mucho (aunque tanto las patatas fritas como el queso me encantan). Me pareció que la patata se reblandece en exceso y que tanto la salsa como el queso tienen muy poco sabor. Hay variaciones en las que se le puede añadir carne.


En la provincia de Quebec se come un pastel de carne llamado tourtière aunque es un plato tradicionalmente navideño. Yo comí algo parecido aunque llevaba también patata. No vi por ningún sitio otro plato nacional, los fiddleheads, que son brotes de helecho cocinados (helechos no faltan en los bosques canadienses).

Lo que vi que abundaba eran restaurantes de comida rápida tipo estadounidense (hamburguesas, patatas fritas, alitas de pollo, pollo frito…).

En el terreno de los postres sí vi establecimientos en los que vendían Beaver Tails. Se trata de una especie de torrija con forma de cola de castor sobre la que se ponen ingredientes del tipo crema, chocolate, etc. La gente que lo probó en nuestro grupo dijo que era algo grasiento pero no tiene mala pinta.


Para los amantes del pescado, no es difícil encontrar salmón, trucha o langosta (en Montreal).

No es raro encontrar restaurantes de otras partes del mundo principalmente en ciudades grandes como Montreal (cocina china, tailandesa, italiana o mexicana).

La provincia de Ontario, principalmente Niágara on the lake, produce vinos, entre otros el llamado vino de hielo. Ese curioso producto se hace con uva helada, lo que provoca que tenga una alta concentración de azúcar. La uva no se cosecha hasta que se produce la primera helada. Con el grano congelado el agua rompe la cascarilla de la uva y el azúcar aumenta. No se trata, ni mucho menos, de un producto barato.


También son productores de cervezas.

Sí debo destacar sus frutas (entre ellas el rico arándano) y sus verduras.

La moneda es el dólar canadiense. Un dólar equivale a 0,77 euros. Hay billetes de 100 (amarillo), 50 (rojizo), 20 (verde), 10 (lila) y 5 dólares (azul), muy finos y parcialmente transparentes. Dicen que el de 20 tiene tendencia a quedarse pegado. También hay monedas. La más grande y de dos colores (plateada por fuera y dorada por dentro) es la de dos; la siguiente, dorada, es de 1 dólar. Las monedas siguientes son de 25, 5 y 10 centavos. Al no existir monedas inferiores, muchas veces el precio se redondea así que nadie se extrañe con los cambios.


Nosotros volamos con la compañía Air Canadá en vuelos directos Barcelona-Toronto y Montreal-Barcelona. Otros compañeros de viaje usaron la compañía Air Transat. No siempre es fácil encontrar vuelos directos.

Canadá tiene muchísimos aeropuertos aunque para vuelos internacionales y en lo que respecta a la costa este tenemos que hablar de Toronto Pearson, el de Ottawa, el Pierre Elliot Trudeau de Montreal o el Jean-Lesage de Quebec (aunque hay algunos más en ciudades menos importantes). El más importante de todos es el de Toronto, a unos 32 km del centro.

En cuanto al transporte, varía dependiendo de las ciudades. Toronto tiene un transporte integrado con metro (con solo dos líneas para una ciudad tan grande), tranvía y autobús. El problema en el bus (y eso existe en todo el país) es que el conductor no te da cambio y debes llevar el importe exacto en monedas. En las máquinas del metro se pueden comprar billetes con reducción de precio y lo mismo pasa en tiendas tipo estancos (no se puede pagar con tarjeta pero te dan cambio). Existen abonos de transporte.


La forma más rápida -y más cara- de llegar del aeropuerto al centro es el autobús Airport Express. Mucho más barato es el bus 192, que conecta con el metro en la parada de Keele.

Excepto para ir desde o al aeropuerto, si estás alojado en el centro la ciudad puede verse a pie.
Ottawa, pese a ser la capital, es una ciudad pequeña. Es fácil recorrerla a pie aunque hay autobuses y una línea de lo que llaman tren ligero. No puedo dar detalles porque no lo usé. El autobús 97 conecta con el aeropuerto.

Quebec tiene red de metro (que no usé) y de buses (se aplica eso de llevar el importe exacto si lo compras al conductor y poder adquirir los billetes previamente, en efectivo y algo más baratos, en algunas tiendas, por ejemplo). El bus 80 conecta con el aeropuerto.

En Montreal, el bus 747 conecta con el aeropuerto. La ciudad tiene una buena red de metro y autobuses. Se aplica lo mismo que y ya he dicho. Fue en la única ciudad en la que usé el metro (y varias veces) para lo que compramos una tarjeta de 24 horas (no de día natural) por 11 dólares canadienses cada uno.



👉 Ver Etapa: CONSIDERACIONES GENERALES
Volver arriba
Compartir:




HISTORIA DE CANADÁ
Etapa: HISTORIA DE CANADÁ  -  Localización:  Canada Canada
Fecha creación: 30/08/2022 14:13  
Compartir:
Nos comentaban en el viaje que hay quien tiende a pensar que Canadá tiene una historia muy breve, limitada al tiempo transcurrido desde la llegada de los europeos. Pero no es así.

El territorio de la actual Canadá está habitado desde el 20.000 a.C., cuando los hombres atravesaron el estrecho de Bering. Hacia el 8.000 a.C. ya habitaban allí las tribus llamadas actualmente Primeras naciones, como los micmac, iroqueses o hurones.


En cuanto a los inuits (los que nosotros conocemos como esquimales, nombre que ellos detestan por ser despectivo), sus antepasados llegaron hacia el 6.000 a.C. y no se les considera como parte de esas Primeras Naciones ya que apenas aparecieron hace unos 1.000 años.


Fueron los vikingos los primeros europeos que pisaron territorio americano. Erik el Rojo se considera el descubridor de Groenlandia; Bjarni Herjólfsson fue el primero en llegar a las costas de Norteamérica y el hijo de Erik el Rojo, Leif Eriksson (el de la serie Vikings, Valhalla) llegó a una tierra que llamó Vinland donde fundí el asentamiento Leifbundir. Durante mucho tiempo se ha debatido dónde estaba exactamente Vinland, hablándose de Terranova o zonas cercanas al Golfo de San Lorenzo en Nuevo Brunswick y Nueva Escocia. Hace unos 80 años se encontraron restos arqueológicos en el extremo norte de la isla de Terranova, en l’Anse aux Meadows, pero no ha sido posible determinar a ciencia cierta si se trataba o no de Vinland. La cuestión es que, pese a que los vikingos tenían seguramente la idea de colonizar y explotar esos nuevos territorios, acabaron abandonándolos por la respuesta hostil de los nativos.


Antes de la llegada a América de Colón en 1492 seguramente ya había marineros europeos en la costa norte de la isla de Terranova, entre ellos vascos, que acudían en busca de bacalao y ballenas (famosas por su grasa). De hecho hay algunas influencias del euskera en las lenguas algonquinas de la Península del Labrador. La isla fue bautizada por el navegante genovés Giovanni Caboto en 1497, trabajando al servicio de la corona inglesa.

La primera vez que un europeo describió por escrito la parte oriental de la actual Canadá fue Sebastián Cabot o Caboto, hijo del anterior, en 1498. Fue uno de los primeros exploradores en cartografiar América.

Un nombre que está íntimamente relacionado con Canadá y que escucharemos por todas partes es el de Jacques Cartier. Nosotros ya tuvimos ocasión de saber de él cuando estuvimos en la localidad francesa de Saint-Malo, donde nació hacia finales del siglo XV.


Se sabe muy poco de los años de juventud de Cartier aunque sí que se casó con la hija del condestable de su ciudad, lo que mejoró su condición social. Se cree que quizás llegó por primera vez a Terranova en alguna campaña de pesca hacia los años 30 del siglo XVI aunque hay quien sugiere que pudo haber participado en alguna expedición de exploración a las costas del Brasil. También se dice que en 1524 pudo haber acompañado al explorador Giovanni da Verrazzano a una expedición a América del Norte que pudo haber explorado la costa desde Carolina del Sur hasta Nueva Escocia.


En 1534 el rey de Francia, Francisco I, encargó a Jacques Cartier que tomara el mando de una nueva expedición con la intención de descubrir un paso del noroeste hacia Asia, famoso mercado de las preciadas especias y cuyo camino por el otro lado estaba vetado por los otomanos desde su conquista de Constantinopla.

Cartier partió de Saint-Malo el 20 de abril de ese año con dos barcos y 61 hombres. El 10 de mayo llegó a Terranova. Bordeó la isla, siguió hacia el norte y encontró el estrecho de Belle Isle. Se internó por él y accedió al interior del Golfo de San Lorenzo. Luego descubrió el Archipiélago de las islas de la Magdalena.


Cartier siguió navegando hacia el sureste hasta llegar a la Isla del Príncipe Eduardo y luego bordeó la costa oriental de la Península de Gaspesia, en la costa sur del río San Lorenzo (Quebec). Después de varios encuentros con nativos con los que hizo algunos intercambios comerciales, el 24 de julio plantó una cruz de dos metros con las palabras “Viva el rey de Francia” en la bahía de Gaspé, tomando el territorio en nombre del monarca.

Cartier se llevó consigo a los dos hijos del jefe del pueblo de Stadacona, Donnacona, Domagaya y Taignoagny. Rodeó la isla de Anticosti, bordeó la costa septentrional del golfo de San Lorenzo en dirección noreste y regresó a Francia, seguro de haber llegado a Asia.

Precisamente esos dos indios se refirieron al lugar donde vivían, a su poblado, como “kanata”. Cartier lo registró y de ahí viene el nombre de Canadá. El pueblo al que se referían, el poblado iroqués de Stadacona, acabaría derivando en la fundación de la ciudad de Quebec en 1608.


Hizo un segundo viaje entre 1535-1536. Esta vez llevaba tres navíos (La Grande Hermine, La Petite Hermine y la Emerillon), con 110 hombres y los dos nativos, que ya habían aprendido francés y que debían servir de intérpretes. Remontaron el estuario del San Lorenzo y siguieron el curso del río, sorprendiéndose al ver que se trataba de agua dulce. Dicho así quizás parece una exageración pero realmente en algunos momentos ese río parece el mar de tan ancho como es. Llegaron hasta el pueblo de Stadacona y el jefe trató de disuadirles de seguir remontando el río. Cartier, intuyendo el interés de Donnacona de seguir manteniendo el monopolio del comercio, no le hizo ni caso. Remontó el río y a 200 km de Stadacona encontró el impresionante poblado roblox de Hochelaga, a los pies de lo que hoy se conoce como Mont-Royal. Ese poblado acabaría convirtiéndose en Montreal. Se sabe cuál era el lugar exacto donde llegó Cartier; hoy se alza allí el puente que lleva su nombre y del que hablaré en el momento oportuno.


A Jacques Cartier se debe haber abierto la que es, aún hoy, la vía navegable más grande del mundo.
La expedición no pudo continuar; los rápidos del río lo impedían. Cartier, que seguía pensando que estaba en Asia y que esos rápidos eran lo único que le separaba de China, los llamó rápidos de Lachine.


El jefe del poblado, no obstante, aseguraba que se podía remontar el río hacia el oeste y llegar en tres lunas a un lugar donde la plata abundaba (se cree que hablaba de México).

Cartier regresó a Stadacona en octubre. No le quedaba más remedio que quedarse a pasar el invierno. Sus hombres y él recogieron leña e hicieron acopio de víveres y construyeron el fuerte Santa Cruz. Fue el origen de la ciudad de Quebec.

Durante el invierno Cartier documentó las costumbres de los iroqueses, con los que mantuvo una relación más o menos cordial.

No contaba, sin embargo, con la irrupción del escorbuto. Gracias a un remedio local a base de plantas lograron curarse 85 franceses.

En mayo se levantó una cruz en el fortín con la inscripción “Franciscus primus Dei gratia Francorum Rex regnat”, atrapó al jefe Donnacona, a sus hijos y a siete iroqueses más para que pudieran explicar personalmente la historia de un reino al norte, llamado de Saguenay, que aseguraban que estaba lleno de oro y rubíes. Hoy se cree que quizás era solo un mito o una treta para confundir a los franceses porque ese territorio tan rico nunca se encontró. Ninguno de esos iroqueses regresó a su tierra.

La expedición llegó a Saint-Malo el 15 de julio de 1536. Cartier seguía convencido de haber llegado a Asia.

El rey, atraído por la historia de Donnacona sobre el rico reino de Saguenay, impulsó una nueva expedición. En un primer momento solo se pretendía explorar; no colonizar. Sin embargo, en octubre de 1540 Francisco I cambió de idea y ordenó a Cartier iniciar un proyecto de colonización y difusión de la fe católica.

Aunque en un inicio Cartier iba a ser el capitán general de la expedición, en enero fue sustituido por Jean François de la Rocque de Roberval, amigo personal del monarca que fue nombrado primer teniente general del Canadá francés.


Cartier fue bien recibido en Stadacona, pese a todo, pero poco a poco las relaciones con los nativos se fueron deteriorando hasta que no tuvo más remedio que instalarse unas millas más arriba, en la confluencia del río San Lorenzo con el río del Cabo Rojo. Mientras esperaba a que llegaran Robarval y el resto de la expedición, fue acumulando lo que pensaba que eran mineral de oro y diamantes en su intercambio comercial con los hurones. Cuando esos materiales llegaron a Francia se vio que se trataba de pirita y cuarzo, lo que provocó las burlas hacia Cartier y la expresión “falso como los diamantes de Canadá”.

Sin esperar a Roberval, del que parecía no haber ni rastro, en septiembre Cartier partió en busca del reino de Saguenay. Los rápidos ya conocidos le impidieron continuar su camino. A su regreso se encontró con una actitud muy hostil de los iroqueses. Algunos marineros dijeron luego que los indígenas mataron a varios colonos.

Ante lo sucedido, Cartier decidió regresar a Francia, encontrando a Roberval y a los otros barcos “perdidos” cerca de la costa de Terranova. Acabaría muriendo de peste en 1557.

Con los mapas de Jacques Cartier, Roberval pudo navegar por el golfo de San Lorenzo y su estuario y luego remontar el río hasta Charlesbourg-Royal (llamada por Roberval France-Roy). La vida en la colonia durante el primer invierno fue durísima debido al hambre, el frío y el escorbuto. El asentamiento solo duró dos años.

Con Roberval viajaba una pariente suya, mucho más joven, Marguerite de la Roque de Roberval. Se cree que De la Roque estaba enamorado de ella, aunque es más probable que sus planes matrimoniales se basaran en el deseo de acceder al dinero de la familia de la joven. Marguerite no tenía el mínimo interés por él sino en otro hombre mucho más joven perteneciente a la misma expedición. Viendo que no iba a conseguir nada con ella, el enfadado caballero decidió abandonar a Marguerite en una isla de las muchas que estaban cartografiando, concretamente en la «Isla de los Demonios» (o espíritus) dentro de un grupo de islotes conocidos hoy por la zona como las Islas de la Demoiselle, (en francés demoiselle significa «joven dama»). Concretamente, se cree que la isla es la que ahora se conoce como Isla Harringotn, frente al río Saint Paul. La joven no se quedó sola sino que Roberval la abandonó junto a su asistente, una anciana que había estado con ella desde niña. No dejaron víveres así que era más o menos lo mismo que asesinarla pero sin mancharse las manos. Y de ese modo podría igualmente acceder al dinero.

Las dos mujeres se refugiaron en una cueva y se alimentaron de huevos y moluscos. Unos meses después apareció un hombre, quizás el amante de Marguerite, un marinero del barco de Cartier que se había fugado para intentar rescatarla. El hombre había traído rifles, pólvora y algo de comida. Con eso pudieron cazar y sobrevivir algo más de tiempo. ¿Un plan para salir de allí?. Pues no tenía ninguno.


Marguerite se quedó embarazada y tuvo a su hija en la isla. Aunque hacían fuego cada mañana para atraer la atención de cualquier barco que pasara, no tuvieron éxito. Pasaron dos años y medio. Uno a uno, los acompañantes de Marguerite fueron muriendo. Su hija, su asistente, su amante... Se quedó sola. ¿Se desesperó?. Pues parece ser que no. Siguió adelante, cazando para sobrevivir. Cierto día, unos pescadores vieron el fuego en la orilla y Marguerite volvió a la civilización. Regresó a Europa, concretamente al puerto de la Rochelle. La reina Margarita de Navarra escribió su historia.

Cuando llegó la primavera, y con la idea de encontrar el Paso del Noroeste, Roberval partió para explorar el río Ottawa. El primer europeo en remontarlo hacia el norte fue el piloto Jean Fontenaud pero el hielo le hizo retroceder.

Un nombre que también escuchamos mucho en el viaje es el de Samuel de Champlain. Nuestro hombre pertenecía a una familia de marineros; seguramente por eso, cuando aún era muy joven participó en una exploración en Norteamérica (1603) bajo la dirección de François Gravé Du Pont.


Desde 1601 hasta 1603 Champlain sirvió como geógrafo en la corte del rey Enrique IV. Para ello hizo un estudio exhaustivo sobre los viajes de los pescadores a Terranova y sobre los fracasos de la colonización (al que ya he comentado debo añadir el de la colonia que en 1600 había fundado Pierre de Chauvin de Tonnetuit en Taodoussac, en la boca del río San Lorenzo, en la que solo cinco colonos de dieciséis lograron superar el invierno).

El ya mencionado Chauvin tenía el monopolio del comercio de pieles, muy lucrativo en Nueva Francia (a falta de otras riquezas como oro o plata). En 1602 perdió tal honor en beneficio de Aymar de Chaste, gobernador de Dieppe. Champlain logró convencerle para ir en la nueva expedición, comandada por François Gravé Du Pont, en calidad de observador. Du Pont llevaba 20 años viajando a las nuevas tierras y remontando el río San Lorenzo hasta Trois-Rivières. De él Champlain aprendió mucho.

La expedición partió de Francia en marzo de 1603 y el 27 de mayo atravesó la desembocadura del río Saguenay. Tuvieron un encuentro con el jefe montagnais Anadabijou, que terminó en un pacto entre ambas partes (con promesas de ayuda a la tribu en su lucha contra sus enemigos, los iroqueses).

La función de Champlain en ese primer viaje simplemente era la de elaborar un informe y hacer un mapa preciso del llamado “Gran río de Canadá” (el San Lorenzo). Parece que el rey quedó satisfecho porque en 1604 Champlain se unió a una nueva expedición a Nueva Francia, que iba a centrarse en lo que se llamaría Acadia (hoy Nueva Escocia). El jefe de la expedición, Pierre Dugua, señor de Mons, encargó a Champlain buscar un sitio idóneo para instalar un campamento de invierno. Él escogió la isla Saint Croix, en el río del mismo nombre; sería el primer asentamiento francés en el Nuevo Mundo.


El invierno fue durísimo y murieron la mitad de los colonos. Lo mismo ocurrió al año siguiente y al otro.

Champlain seguía con sus exploraciones hacia el sur, teniendo algunas escaramuzas con los nativos. En 1608 recibió el encargo de Dugua de Mons de instalar una colonia permanente francesa en algún lugar adecuado a lo largo del actual río San Lorenzo. El 3 de julio del mismo año Champlain desembarcó el Cap Diamant (el promontorio sobre el que se encuentra la actual Quebec y llamado así por las piedras brillantes que Cartier tomó por diamantes y no eran más que cuarzo).

Champlain fortificó la zona y construyó tres edificios de madera de dos pisos de altura cada uno, lo que sería el germen de Quebec. De los 25 colonos, solo 8 y Champlain sobrevivieron al escorbuto y al frío.



Samuel de Champlain hizo alianzas con tribus como los wendat (hurones) y etchemin y renovó las alianzas con los montagnais y los algonquinos a cambio de que les ayudaran en su guerra con los iroqueses. Champlain exploró el llamado río de los iroqueses (hoy río Richelieu) y se convirtió en el primer europeo que cartografió el lago que actualmente lleva su nombre (en el actual estado de Vermont). A finales de julio encontraron a los iroqueses; Champlain mató a dos de ellos de un disparo, lo que provocó años de hostilidades entre iroqueses y franceses.


En 1610 tuvo lugar otra batalla contra los iroqueses en la que Champlain resultó herido.En 1611 recibió la orden de buscar un lugar propicio para establecer una nueva colonia en la isla de Mont Royal. Lo encontró en una isla cercana a la que llamó Sainte-Helène.

El 8 de octubre de 1612 Luis XIII nombró a Charles de Bourbon, Comte de Soissons (futuro Príncipe de Condé) teniente general de la Nueva Francia. Champlain recibió el título de «lieutenant» (teniente), con poder para ejercer el mando en el nombre del teniente general, nombrar capitanes y tenientes, instruir a los funcionarios en la administración de la justicia y el mantenimiento de la autoridad policial, de reglamentos y ordenanzas, para celebrar tratados, hacer la guerra con los indígenas y retener a los comerciantes que no formen parte de la empresa. Sus funciones incluían la tarea de encontrar el camino más corto hacia la China y las Indias y descubrir y explotar minas de metales preciosos.

Champlain partió el 27 de mayo para continuar su exploración del país de los hurones con la esperanza de encontrar el «mer du nord» (mar del norte) del que había oído hablar (probablemente la bahía de Hudson). Viajó por el río Ottawa, que luego describió ampliamente.

El 9 de julio de 1615 Champlain dejó Quebec, llegó a la bahía Georgiana y accedió al corazón del llamado país de los hurones. Fue la primera exploración a los Grandes Lagos.

En 1627 el cardenal Richelieu fundó la Compañía de los Cien Asociados para poder administrar el comercio de pieles. Uno de esos cien inversores fue el propio Champlain.


Pero quizás vaya siendo hora de empezar a hablar de los ingleses. El rey Carlos I de Inglaterra había emitido patentes de corso por doquier que permitían capturar barcos franceses y atacar sus colonias. Quebec sufrió uno de esos ataques en 1628 y, pese a que Champlain consiguió engañarles y hacerles creer que la ciudad estaba mejor defendida de lo que realmente estaba, los ingleses cortaron la red de suministros de la colonia. En 1629 unos comerciantes ingleses llamados Kirke consiguieron hacerse con el mando de Quebec. Con la firma de los tratados de Susa y Saint-Germain-en-Laye Quebec volvió a manos francesas.

En 1633 Champlain fue nombrado teniente general de Nueva Francia pero no gobernador, como aspiraba. Murió en 1635 de un ataque cerebrovascular.

El primer nombre francés de la isla de Montreal fue "l'ille de Vilmenon”. Así la llamaba Samuel de Champlain en un mapa de 1616. El nombre se refería al señor de Vilmenon, patrón de los fundadores de Quebec en la corte de Luis XIII. Sin embargo, en 1632 Champlain se refirió a la isla como "Mont-real" en otro mapa. Cuando Champlain la visitó ya no vivían en ella los iroqueses que había encontrado Jacques Cartier en la aldea Hochelaga.

En 1639 el recaudador de impuestos Jerome Le Royer creó una compañía para la colonización de la isla y en 1641 envió a un grupo de misioneros cristianos al mando de Paul Chomedey de Maisonneuve para cristianizar a los nativos. El grupo desembarcó en la isla en 1642 y rápidamente construyeron un fuerte (Ville Marie de Montréal), que fue atacado varias veces por los iroqueses. Esos ataques no eran hechos aislados. De hecho formaron parte de lo que se conoce como Guerra de los castores, guerras iroqueses o guerras franco-iroquesas. Los iroqueses intentaban expandir el territorio que ocupaban y monopolizar el comercio de las pieles, que ahora estaba en manos de los franceses. Estos, a su vez, eran aliados de algonquinos y wendats (hurones), enemigos de los iroqueses. La Confederación iroquesa era una alianza político-militar entre las tribus de los mohawk, seneca, cayuga, oneida y onondaga y el conflicto se considera uno de los episodios más sangrientos de la historia de América del Norte. Los británicos acabaron implicándose en el conflicto y uno y otro bando usaron a las tribus en su beneficio.


En lo que hoy son Ontario y las praderas del este se construyeron varios puestos comerciales y fortalezas, tales como Fuerte Kaministiquia (1679), Fuerte Frontenac (1673), Fuerte Saint Pierre (1731), Fuerte Saint Charles (1732) y Fuerte Rouillé (1750). La misión y el puesto comercial en Sault Ste. Marie (1688) más tarde se dividiría por la frontera entre Canadá y Estados Unidos.

Los asentamientos franceses en el Pays d'en Haut entre y al sur de los Grandes Lagos fueron Fuerte Niagara (1678), Fuerte Crevecoeur (1680), Fuerte Saint Antoine (1686), Fuerte St. Joseph (1691), Fuerte Pontchartrain du Détroit (1701), Fuerte Michilimackinac (1715), Fuerte Miami (1715), Fuerte La Baye (1717) y Fuerte Beauharnois (1727).

En 1689 las luchas dinásticas en Europa provocaron el inicio de una guerra entre las colonias inglesas y francesas de América que terminó en 1713 con el Tratado de Utrecht cediendo los franceses Terranova y la bahía de Hudson, reteniendo la isla de Cabo Bretón y la isla del Príncipe Eduardo.

No terminaron ahí los conflictos. Y es que entre 1756 y 1763 tuvo lugar la Guerra de los Siete años. Las fuerzas francesas estaban comandadas por el general Louis-Josep de Saint Véran, marqués de Montcalm. El bloqueo de la Marina británica no permitió que recibieran ayuda de Francia; pese a todo los británicos fueron derrotados en la batalla de Ticonderiga en 1758. No tardarían en cambiarse las tornas, y de modo definitivo, en 1759 en la batalla de las llanuras de Abraham. El enfrentamiento, que dio comienzo el 12 de septiembre de 1759, se libró entre el ejército y la armada británica y el ejército francés en una meseta justo enfrente de las murallas de Quebec. La batalla apenas duro unos veinte minutos. El comandante británico, el general James Wolfe, rompió con éxito la columna de avance de las tropas francesas y de los milicianos de Nueva Francia dirigidos por Montcalm. Ambos generales resultaron heridos de muerte (Wolfe murió en el campo de batalla y Montcalm, al día siguiente). No obstante, la batalla tuvo importantes consecuencias. En un plazo de cuatro años casi todas las posesiones francesas en el este de Norteamérica fueron cedidas a Gran Bretaña. El 8 de septiembre de 1760 cayó Montreal y los ingleses ocuparon totalmente la colonia de Nueva Francia. El Tratado de París (1763) del 10 de febrero de 1763 hizo que Francia abandonara sus posesiones en América del Norte excepto las islas San Pedro y Miguelón. Sí conservó los derechos de pesca en las proximidades de Terranova. La mayoría de colonos franceses decidió permanecer en Quebec pese a ser una colonia inglesa. Eso explica muchas cosas, ¿verdad?.


La Guerra de Independencia de los Estados Unidos no tardó en estallar. Muchos leales a la corona británica se refugiaron en Canadá, lo que obligó a crear la colonia de Nuevo Brunswick para albergarles. En 1783 se cedió Michigan a los Estados Unidos.

En 1791 el territorio se dividió en Canadá Superior (Ontario) e Inferior (Quebec).

Recordemos que el territorio de Canadá estaba en manos de los británicos. Es por ello que es natural que hubiera resentimientos de los recién independizados estadounidenses hacia los canadienses. La guerra estalló en 1812 y terminó en 1814 con la firma del Tratado de Gante. En 1818 se fijó la frontera entre Estados Unidos y Canadá y éste perdió territorios.

La exploración del territorio, pese a todo, no cesaba. En 1789 Alexander Mackenzie llegó a la cabecera del río que lleva su nombre y en 1793 al Pacífico por tierra. Simon Frazer y David Thompson, por su parte, alcanzaron lo que hoy es la Columbia británica.

A partir de principios del siglo XIX empiezas las oleadas de inmigrantes.

No tardaron tampoco en estallar algunas revueltas. En 1822 Louis-Joseph Papineau, diputado y presidente de la cámara de la Asamblea del Bajo Canadá, marchó a Londres con el propósito de presentar una petición firmada por 80.000 canadienses contra el proyecto de unión del Alto y del Bajo Canadá. Encabezó el Partido patriota, que abogaba por reformas y reclamó la creación de un régimen parlamentario en Quebec basado en la soberanía popular e independiente del dominio inglés. Papineau promovió la Rebelión de los Patriotas de 1837, en la que organizó el boicot a los productos británicos de la colonia y abogó por una solución negociada y no violenta. Su propuesta no tuvo éxito y tuvo que huir porque habían puesto precio a su cabeza. Con el tiempo, y amnistiado, fue elegido en 1848 al nuevo parlamento del Canadá Unido en el Condado de San Mauricio. En desacuerdo con la política del partido reformista de Louis-Hippolyte Lafontaine, rompió la disciplina de partido y se convirtió en diputado independiente.


Otro “rebelde” del siglo XIX fue el periodista William Lyon Mackenzie, que se opuso abiertamente a la autoridad colonial británica.

Esas revueltas provocaron que Inglaterra enviara a Lord Durham a poner orden. En 1840 se produjo el acta de unión de las dos Canadás, dando el mismo número de representantes a ambas en la Cámara de representantes.

El Acta de la Norteamérica británica (1867 - 1975) fue un conjunto de actas del Parlamento del Reino Unido relativas al gobierno de Canadá, conocido como "Norteamérica británica" hasta 1867. La primera y más importante acta fue el "Acta de la Norteamérica británica de 1867" (ahora conocida como el Acta de Constitución de 1867), que creó un gobierno autónomo en Canadá. Tanto Canadá como las demás colonias británicas alcanzaron completa soberanía legislativa con la aprobación del Estatuto de Westminster de 1931.


Tropas canadienses fueron desplegadas en Rusia, Gran Bretaña, Francia, Salónica o Palestina durante la Primera Guerra Mundial.

En la década de los años 20 del siglo XX el primer ministro liberal William Lyon Mackenzie King se esforzó en conseguir que Canadá obtuviese el mismo autogobierno que Gran Bretaña. Su esfuerzo no fue en vano ya que se reconoció en la Conferencia Imperial de 1929, siendo confirmado por el Parlamento británico en el Estatuto de Westminster de 1931. Ninguna ley surgida del Parlamento de Reino Unido sería aplicable en los "dominios", salvo la sucesión a la Corona.

newseuropa.es/ ...9_orig.jpg

La Gran Depresión de 1929 afectó enormemente a Canadá, impulsada por el colapso del mercado del trigo. La caída del precio hizo que fuera más barato comprarlo a Argentina, Australia o la Unión Soviética. Los años 30 tampoco fueron buenos. A algunos desastres naturales debemos añadir el apoyo que Canadá dio a Gran Bretaña en la Segunda Guerra Mundial, con las consiguientes pérdidas humanas (por ejemplo, en la Batalla de Dieppe). Canadá tuvo también un papel destacado en el día D, en Normandía. Del aproximadamente 1,1 millones de canadienses que sirvieron en las fuerzas armadas en la Segunda Guerra Mundial, más de 45.000 murieron y otros 55.000 resultaron heridos.

Después de la Segunda Guerra Mundial las cosas empezaron a irle mejor a Canadá. Se descubrieron nuevos depósitos de petróleo en Alberta y nuevas reservas de mineral de hierro en Ungava al norte de Quebec durante la década de 1940. En la década siguiente los recursos de uranio se desarrollaron en el norte de Ontario y se construyeron centrales energéticas por todo el país.

En 1949 Terranova y Labrador se unieron a la Confederación canadiense. Ese mismo año ingresó en la OTAN y luchó en la Guerra de Corea.

Las oleadas más importantes de inmigrantes (tan importantes, como dije, para la mano de obra en un país tan extenso y tan poco poblado) empiezan a llegar hacia 1950-1960.

En 1956, mientras se producía la crisis del Canal de Suez que enfrentaba a Egipto contra Francia, Gran Bretaña e Israel, Lester B. Pearson, Ministro de Asuntos Exteriores y el hombre que da nombre al aeropuerto de Toronto, fue el ideólogo y principal auspiciador de la creación de una fuerza de paz que solucionara el conflicto, idea que fue aprobada y finalmente se llevó a cabo. Gracias a ello, fue premiado al año siguiente con el Premio Nobel de la Paz. En 1963 fue elegido primer ministro, cargo que ocupó hasta 1968.

Durante la década de 1960 se vivió un auge del independentismo en Quebec; se creó el Front de libération du Québec (FLQ), apoyado por Francia, y el moderado Parti Québécois (PQ) fundado en 1968 bajo el mando de René Lévesque.

Se celebró la Exposición Universal de Montreal en 1967. Ese mismo año el presidente francés Charles de Gaulle visitó Quebec dando apoyo a los independentistas (con un polémico grito de “Viva el Quebec libre”).

www.youtube.com/watch?v=C0LQBcygNew


En 1968 las elecciones las ganó Pierre Elliott Trudeau, padre del primer ministro actual. Volvió a ocupar el cargo en 1980. Durante su mandato se aprobó la Ley del Idioma oficial, que establece la igualdad del francés y el inglés en la actividad gubernamental.


En 1981 el Parlamento elaboró una nueva Constitución que fue proclamada en Ottawa el 17 de abril de 1982 por la reina Isabel II del Reino Unido, pero Quebec no ratificó la nueva constitución. Debido a la crisis económica Pierre Elliott Trudeau dimitió en 1984, siendo sustituido por John Napier Turner. Para resolver la crisis constitucional se reunieron los gobernadores de todas las provincias y firmaron el Acuerdo del Lago Meech el 3 de julio de 1987 por el que Quebec se unía a la constitución de 1982 como "sociedad distinta", Canadá firmó el Tratado de Libre Comercio de América del Norte con Estados Unidos en 1988 que incluía la supresión de las tarifas aduaneras en 1998 como paso previo para lograr la unión económica.

En mayo de 1992 se aprobó una decisión gubernamental para crear en los Territorios del Noroeste un espacio con gobierno propio para los Inuit.

En Quebec ha habido dos referéndums sobre la independencia. Aunque la diferencia ha sido mínima, siempre ha ganado el no.


Canadá se unió a la Guerra del Golfo como parte de una fuerza de coalición dirigida por Estados Unidos y participó en varias misiones de «mantenimiento de la paz» durante el resto de la década. Aunque envió tropas hacia Afganistán en 2001, se negó a enviar tropas a Irak cuando fue invadido por Estados Unidos en 2003.

👉 Ver Etapa: HISTORIA DE CANADÁ
Volver arriba
Compartir:




TORONTO
Etapa: TORONTO  -  Localización:  Canada Canada
Fecha creación: 30/08/2022 15:22  
Compartir:
Nuestro vuelo a Toronto desde Barcelona con la aerolínea Air Canadá estaba previsto a las 11:45 horas. Por un retraso el avión acabó despegando entorno a las 13 horas y duró algo más de 8 horas. Fueron llevaderas (dentro de lo que cabe) gracias a las dos comidas que nos dieron y a la oferta de entretenimiento a bordo.

La diferencia horaria entre Toronto y Barcelona es de 6 horas. Eso quiere decir que si aterrizamos a las 15:30 horas (hora canadiense), en España eran ya las 21:30 horas.

Una de las guías de la agencia local, Canadian Receptive Tours, nos vino a recoger y nos acompañó al primer hotel del circuito, el Chelsea. Se trata de un establecimiento enorme situado muy cerca de las paradas de metro de College y Dundas y rodeado de hospitales. La habitación tiene dos camas dobles y es muy amplia. De noche tuvimos un susto. Eran las doce de la noche cuando me despertó una alarma. Empezamos a mirar por todos lados pero no vimos nada mal. Y el pitido no dejaba de sonar. Al cabo de un rato se oyó un aviso. "Atention, atention". Al parecer había humo en uno de los pisos superiores y pedían que desalojáramos el edificio. Estábamos nada menos que en el piso 17 y teníamos que bajar a pie... Cuando íbamos por el piso 10 o así un nuevo aviso nos dijo que ya estaba todo aclarado. Subimos, de nuevo a pie... Con el sueño que yo acumulaba ya. En fin...

Apenas a un paso del hotel está la calle Yonge. Se dice que dicha calle aparece en el Libro Guinness como la más larga del mundo. Divide la ciudad en este y oeste en relación con ella. Pero ¿es real eso de “calle más larga del mundo”?. Pues no del todo. En realidad ya ni siquiera aparece (desde 1999) en el famoso libro. Yonge Street existe desde finales del siglo XIX. Su punto de partida está junto al lago, en Queens Quay. Así lo indica una marca en el suelo. Pero ¿dónde está el final?. Pues ahí radica el problema. Y es que se pensaba que Yonge Street se extendía 1.896 kilómetros desde Toronto, subiendo hacia el norte del Ontario para luego girar hacia el oeste y llegar hasta la frontera con Minnesota. En 1920 se “incluyó” como autopista bajo el nombre de Highway 11 desde el centro de la ciudad y hasta Barrie, a orillas del Lago Simcoe. Luego la autopista fue incorporando sectores. ¿Yonge Street y la autopista 11 se deben considerar la misma vía?. Pues no. Y más cuando desde los 90 Yonge St pasó a tener jurisdicción municipal. ¿Cómo va el municipio ha hacerse cargo de una autopista tan larga?. La calle, que sí es larga pero no tanto, mide unos 56 km.

En la intersección entre la calle Yonge y Dundas encontramos Yonge-Dundas Square (el nombre no está muy trabajado), una especie de Times Square por sus anuncios de neón. Yo creo que es más bien su hermana pequeña. La plaza es bastante reciente, ya que fue diseñada en 1997.


En sus inmediaciones podemos encontrar el Eaton Centre, un enorme centro comercial con unas 330 tiendas; el refugio perfecto en los fríos días de invierno. En 2012 fue el escenario de un trágico episodio cuando un tiroteo dejó un muerto y varios heridos, entre ellos una embarazada y un menor.

Sin la menor duda, uno de los edificios más bonitos de Toronto es el Old City Hall, su ayuntamiento viejo, entre las calles Bay y Queen. Se inauguró en 1899 y estuvo en activo como ayuntamiento hasta 1965. Aunque se pensó demolerlo, se conservó por las presiones populares y hoy es la sede de los juzgados.


El diseño de este edificio corrió a cargo del arquitecto Edward James Lenox. De hecho, dicen que en varios de los bloques se encuentra la leyenda “EJ LENNOX ARCHITECT AD 1898”.

He visto en alguna parte que tiene estilo neorrománico. Yo eso lo tomaría un poco con pinzas. Destaca su esbelta torre con reloj. La verdad es que el conjunto destaca mucho entre tanto rascacielo.

Delante hay un cenotafio colocado en 1925 para conmemorar a los torontonianos que perdieron la vida durante las dos Guerras Mundiales, la Guerra de Corea y otras misiones en las que Canadá tuvo participación activa.

Diseñado por el arquitecto finlandés Viljo Revell, el arquitecto paisajista Richard Strong y el ingeniero Hannskarl Bandel, el edificio del nuevo ayuntamiento fue inaugurado en 1965. Y no estuvo exento de polémica por una estética que, aún hoy, se considera moderna.

Para ser del todo sincera, la polémica ya venía de antes. Resulta que en los años 50 ya se planteó la idea de hacer un ayuntamiento nuevo, Para ello se creó una Sociedad compuesta por tres de los más prestigiosos estudios de arquitectura de Toronto, que presentó un proyecto calificado muy negativamente por arquitectos de la talla de Frank Lloyd Wright o Gropius. En vista del poco éxito obtenido, se decidió convocar un concurso de diseño internacional. Un nuevo problema. ¿Internacional y no solo canadiense?.

El arquitecto escogido, Viljo Revell, murió antes de que terminaran las obras, que se construyeron en terrenos que habían albergada el primer Chinatown y que había sido expropiado y demolido a mediados de los años 50.

El edificio tiene una base triangular y dos torres curvas de distinta altura (una mide casi 100 metros y la otra, casi 80). Entre las dos torres, en algo que parece un platillo volante, está el salón de plenos, Dicen que en vista aérea parece un ojo abierto, por lo que se le ha puesto el apodo de “el ojo del gobierno”.


La plaza donde se ubica (el Old City Hall queda de lado) se llama Nathan Phillips Square. Se inauguró el mismo año 1965 y se le dio ese nombre por el hombre que fue alcalde de Toronto desde 1955 y hasta 1962. La piscina central en invierno se convierte en una pista de hielo.

La plaza es un lugar muy concurrido por turistas y lugareños y pocos serán los que se resistan a hacerse fotos en las famosas letras de TORONTO. No hace tanto tiempo que esas letras luminosas están ahí. Se instalaron en 2015 en ocasión de la celebración en la ciudad de los Juegos Panamericanos.

Junto a las letras hay un círculo con una especie de 4 quesitos del Trivial: rojo, amarillo, negro y blanco. Se trata de la rueda de la medicina indígena. La figura se colocó allí en motivo del Encuentro del legado indígena celebrado en Toronto el 4 de noviembre de 2021.

Una mujer Anishinaabe de la reserva de la Primera Nación de Sagamok describe la rueda medicinal del siguiente modo :

“ El círculo de la vida se divide en cuatro partes iguales, cada una de las cuales representa una dirección diferente. Un color está asociado con cada una de estas partes. En el centro de este círculo, está la Tierra también llamada el todo o el gran Misterio. Cada dirección también está asociada con un aspecto del ser humano, así como con una temporada. El norte, el cuarto superior, representa el espíritu , el invierno y va acompañado del color blanco. El barrio de la derecha, el este, de color amarillo, simboliza la razón y la primavera. El sur, el cuarto inferior, es de color rojo y representa el cuerpo y el verano. El oeste, en cambio, tiene el color negro y está representado por el corazón y el otoño. Estos cuatro colores también representan las cuatro razas del mundo. Los Anishinaabe suelen reemplazar el color negro por el color marrón ya que este color representa la tierra, elemento que los nativos deben proteger. Hay una cuerda blanca que se origina en el centro del círculo y va hasta la parte superior. Hay siete conchas en esta cuerda que simbolizan la eternidad, la sabiduría y el conocimiento, el amor y la confianza, la verdad y la honestidad, la humildad y la paciencia, el coraje y la valentía, así como el respeto, que son las lecciones de vida de los siete abuelos. Además, también hay otra cuerda azul que va desde el centro y representa el cielo y una segunda que es de color verde y evoca a la Madre Naturaleza . En el centro, se le adjunta una pluma que encarna el aliento del creador. Esto simboliza la armonía entre los individuos y las muchas cosas de la creación ”.

En la plaza encontramos también la escultura llamada popularmente El Arquero. Su nombre real es Three-way Piece nº 2 y el artista que la realizó es el célebre Henry Moore. Hay dos estatuas semejantes del británico, ésta y una en la Galería Nacional de Berlín. Es bastante grande ya que mide 340 cm de largo por 325 cm de alto.


Fue el arquitecto del ayuntamiento nuevo, Viljo Revell, quien le pidió a Moore que hiciera una escultura que fuera a juego con el edificio que había proyectado. Y del mismo modo que éste causó bastante polémica. La condición que puso Moore para vender la obra a la ciudad de Toronto por 100.000 dólares en lugar de los 120.000 que iba a costar inicialmente fue que le permitieran hacer un segundo molde para la Galería Nacional de Berlín. La obra, realizada en bronce, tiene una forma bastante rara e indeterminada.

Toronto tiene una ciudad subterránea. Recibe el nombre de PATH. A ver, entendámonos. No es que haya casitas subterráneas en las que vive una comunidad de enanos. En realidad se trata de una red muy amplia de túneles que conecta una buena parte de la ciudad y que conduce a estaciones, centros comerciales, restaurantes, cafeterías o metro. No es la única ciudad canadiense que lo tiene y cuando piensas en las temperaturas extremas que hay en invierno lo entiendes todo.

Junto a la plaza de Nathan Phillips encontramos un espacio semicerrado con rejas con un bonito jardín al que sí se puede acceder. Se trata de los jardines del Osgoode hall.


El Osgoode Hall se empezó a construir en 1829 y se terminó tres años más tarde. Lleva el nombre de William Osgoode, primer presidente del Tribunal Supremo del Alto Canadá (la actual provincia de Ontario). En sus orígenes albergaba el organismo regulador de abogados de Ontario y desde 1889 también había una Facultad de derecho. Edificado en estilo palladiano, hoy en día es el Tribunal de Apelaciones de Ontario, parte del Tribunal Superior de Justicia, las Oficinas de la Sociedad Jurídica de Ontario y la Biblioteca de la Sociedad Jurídica.

Los jardines son un remanso de paz lleno de ardillas.

Uno de los barrios más importantes de Toronto es el llamado Distrito Financiero, en origen una extensión de la ciudad de York (nombre que recibía Toronto).

Se cree que el nombre de Toronto proviene de la palabra hurona toran-ten, que significa 'lugar de encuentro'. Sin embargo, otros creen que el nombre viene de la palabra mohawk tkaronto, que significa 'donde los árboles se yerguen sobre el agua', en referencia a las aguas del norte del actual lago Simcoe —en aquella época, los mohawk llamaban a este lago «lago Taronto»—.

Algunos comerciantes franceses fundaron Fort Rouillé en 1750 pero nueve años más tarde lo abandonaron. En los años que duró la Guerra de Independencia de Estados Unidos muchos colonos británicos leales a la corona se instalaron en esas tierras. En 1793 John Graves Simcoe estableció el actual asentamiento al ser nombrado gobernador por el príncipe Federico, duque de York, y para quedar bien con él lo llamó York. Sustituyó a Newark como capital del Alto Canadá. La ciudad no recibiría el nombre de York hasta 1834.

Regresando al distrito financiero, concentra una serie de enormes rascacielos, en su mayor parte de vidrio y acero. Mucha gente opina que es como si nos hubiéramos adentrado en Manhattan.

Entre otros edificios puedo destacar el Toronto Dominion Centre o TD Centre. Se trata de un complejo de oficinas que son la sede del Toronto Dominion Bank, aunque hay oficinas de otras empresas. Tiene seis torres y un pabellón revestidos de vidrio tintado en bronce y acero pintado de negro y constituye el mayor complejo de oficinas de Canadá (con unos 21.000 trabajadores). Las torres, obra de John B.Parkin ans Associates y Bregman + Hamann, contaron como consultor de diseño con el mismísimo Mies van der Rohe y se construyeron entre 1967 y 1991.


Para poder construir semejante complejo tuvieron que destruir edificios, entre otros el Rossin House Hotel, de 1850 y uno de los hoteles más importantes de la ciudad. En el vestíbulo de una de las torres se encuentra la Galería TD de arte inuit.
También destaca el edificio rojo del Scotia Plaza, sede del Scotiabank. Tiene 68 pisos.

Cerca de King St. encontramos la David Pecaut Square, que se construyó como parte del proyecto Postmodern Metro Hall de Toronto en 1992. Anteriormente conocida como Metro Square, la plaza fue renombrada en abril de 2011 por una votación del Ayuntamiento de Toronto para honrar al difunto líder cívico David Pecaut. En la plaza podemos ver The Eternal Flame of Hope, la llama eterna de la esperanza, que dicen que está inspirada en la perseverancia de las personas discapacitadas.

Tiene una inscripción que dice: “Simbólico de las esperanzas, aspiraciones y logros triunfales que arden dentro del espíritu humano. Que nunca se apague el coraje, ni disminuya la luz, ni se aprisionen los espíritus en pos de la excelencia personal.”
A su alrededor encontramos el Metro Hall, Roy Thomson Hall y el Royal Alexandra Theatre. Toronto, aunque no lo haya dicho aún, es una gran ciudad donde abundan los teatros y salas de conciertos.

La congregación presbiteriana de Toronto fue fundada en 1830 como la primera Iglesia de Escocia en la entonces ciudad de York. La iglesia original estaba ubicada en la esquina suroeste de Calle Church y Adelaide Street East. Fue construida por John Ewart. Después de la división de la Iglesia Presbiteriana en Escocia en 1843, una parte de la congregación que apoyaba Movimiento de la Iglesia Libre dejó St. Andrew's el verano siguiente y fundó Knox Presbyterian, junto con otro grupo liderado por el reverendo James Harris, que había estado separado desde 1834.

El edificio original de San Andrés finalmente resultó demasiado pequeño y la iglesia se trasladó a su ubicación actual en la esquina sureste de King Street con Simcoe. Contrasta mucho verla allí, rodeada de rascacielos.

También destaca el Royal York Hotel. El Royal York fue diseñado por Ross y Macdonald, en asociación con Sproatt y Rolph, y construido por la compañía Canadian Pacific Railway en 1929. Actualmente, el hotel está administrado por Fairmont Hotels and Resorts, como otros hoteles "ferroviarios" de la misma cadena (como iremos viendo en el viaje). No era el primer hotel en esa parcela. El primer hotel se construyó en 1843 y originalmente se conocía como Ontario Terrace. Consistía en cuatro casas de ladrillo. Más tarde fue ocupado por Knox College, un seminario.


El edificio, de estilo Châteauesque (que se asemeja a un castillo), tiene 124 metros de altura y 28 pisos. Una pasarela subterránea une el hotel con el Royal Bank Plaza y Union Station y forma parte de la ciudad subterránea. En el momento de su inauguración tenía más de 1.000 habitaciones, cada una equipada con radios, duchas y bañeras privadas, una biblioteca, un hospital de 12 camas y una centralita telefónica de 20,1 metros de altura.

Desde la década de 1940 hasta la de 1990, el hotel operó un club nocturno conocido como Imperial Room. Allí actuaron artistas de la talla de Duke Ellington, Ella Fitzgerald, Louis Armstrong, Marlene Dietrich, Tina Turner o Tony Bennett. Allí hizo su debut Jim Carrey.

La bienvenida oficial y la recepción de los líderes de la cumbre del G20 de Toronto de 2010 se llevó a cabo en el Royal York Hotel el 26 de junio de 2010.

Enfrente se encuentra la Union Station, la estación de tren más grande de Canadá. Es bastante llamativo el Grand hall.

El Scotiabank Arena es un estadio de usos múltiples, hogar de los Toronto Raptors de la Asociación Nacional de Baloncesto (NBA) y los Toronto Maple Leafs de la Liga Nacional de Hockey. Está ubicado en un terreno que alguna vez fue parte del puerto interior de Toronto. En septiembre de 2014, se instaló un grupo de estatuas de tamaño natural de exjugadores de los Maple Leafs en la esquina suroeste.

Y llegamos al verdadero emblema de Toronto (aunque ya la habíamos visto desde el autobús cuando nos llevaban al hotel desde el aeropuerto): la CN Tower.

Vista entre los rascacielos que la rodean y desde dentro de un autobús no parece tan alta pero cuando estás al lado ves que sí, que lo es. ¿Y soy solo yo o recuerda bastante al Pirulí de Madrid?.

La CN o Canadian Nacional Tower es, igual que su homólogo madrileño, una torre de radiodifusión, en concreto la más alta de América. Fue la torre más alta del mundo, con sus algo más de 553 metros, hasta que se construyó el rascacielos Burj Khalifa de Dubai (que tiene la friolera de 828 metros).

Fue la Canadian National Railway quien encargó la construcción de la torre para solucionar los problemas de comunicación que causaba la presencia de rascacielos cada vez más altos en la ciudad. Se empezó a construir en 1973 y se terminó en 1975, costando la friolera de 300 millones de dólares canadienses (dinero que se recuperó en 15 años). Se abrió al público en 1976 y sigue concentrando grandes colas para subir. Yo, he de reconocerlo, no lo hice. Y no solo es por lo carísima que es la entrada; se trata de vértigo. Lo normal es ascender en un ascensor por la columna de la torre aunque hay una escalera de metal de 1.776 escalones. Solo se usa en caso de emergencia y en un par de actos para recoger dinero para caridad.


En la torre hay varios niveles. A 342 metros de altura encontramos un suelo de vidrio (esperadme sentados que ya voy) y una plataforma de observación exterior. La plataforma de observación interior está un poco más arriba, a 346 metros, y a 351 metros hay un restaurante giratorio (la rotación dura un poco más de una hora). En total hay 11 ascensores.

Dicen los que han subido que te pitan muchísimo los oídos a mitad de camino y que te quedas un poco sin respiración.
Además de lo alto que sube, la velocidad del ascensor es de 6,11 metros por segundo por lo que tarda alrededor de un minuto en llegar arriba. ¿Podría caerse?. Hombre, poder, poder, claro que puede pero dicen que cada año la alcanzan rayos 76 veces, aguanta vientos de hasta 420 km/hora y puede soportar un terremoto de 8,5 grados.

Tal y como informa la página web “debido a las renovaciones de nuestro nivel de terraza al aire libre, la terraza al aire libre y el piso de vidrio original no están abiertos. El nuevo piso de vidrio en el nivel de observación principal de la torre permanece abierto, lo que le permite "atreverse a caminar en el aire" y disfrutar de la emoción de ver directamente el suelo, 114 pisos debajo de sus pies ”.

El Skypod es la plataforma de observación más alta del hemisferio occidental, a 447 metrode altura. Dice la página web que si subes “puedes sentir la torre balancearse con el viento”. Vamos, subes a mitad de la aguja.

Algo más abajo pero tampoco apto a personas con vértigo encontramos el EdgeWalk, que permite caminar por el borde (al exterior, claro), atado con un arnés, a 114 pisos de altura.

La torre está abierta cada día del año de 9 de la mañana a 10 de la noche. La entrada normal (sin suelos de vidrio ni nada extra) cuesta la friolera de 43 dólares canadienses.

Muy cerca de la CN encontramos el Ripley’s aquarium pero sin duda si algún edificio atrae la atención de mucha gente (además de la torre) es el Rogers Centre que está casi pegado a ella. Y más el día que fuimos, que había partido.

Se trata de un estadio inaugurado en 1989, con capacidad para unos casi 50.000 espectadores, y donde juegan los Toronto Blue Jays de Béisbol. También se ha usado para partidos del Toronto FC de lo que allí se conoce como soccer (nuestro fútbol). Desde 1995 a 1999 jugaron en el estadio los Toronto Raptors de Basket y de 1989 a 2015, los Toronto Argonauts de la liga de Football americano.

Anteriormente se llamaba SkyDome y se le renombró como "Rogers Centre" debido a la compra del estadio por parte de Rogers Communications en 2005.

Este estadio fue el primero en poseer techo retráctil y un hotel de 348 habitaciones, 70 de las cuales tienen vista hacia el campo.

La construcción del Rogers Center costó 500 millones de dólares y fue financiada por el gobierno y la industria privada. Los gobiernos de la provincia de Ontario y de la ciudad de Toronto contribuyeron con $30 millones cada uno y 30 corporaciones canadienses pagaron $5 millones cada una. Las tres principales cervecerías de Canadá también contribuyeron con $5 millones cada una. Cada una de las corporaciones contribuyentes recibió uno de los 161 palcos del estadio, que normalmente cuestan entre $150,000 y $225,000 al año. Ocupan los niveles tercero y cuarto del estadio de cinco niveles. Un restaurante de 650 asientos se eleva por encima de la cerca del jardín central, y una barra de 300 pies de largo se asienta encima. El Hard Rock Cafe también cuenta con algunas mesas con vista al campo.



La propiedad del Rogers Centre, entonces conocido como SkyDome, se declaró en bancarrota en noviembre de 1998, el mismo mes en que los Blue Jays firmaron un nuevo contrato de arrendamiento por diez años para jugar en el estadio. Sportsco International LP compró el estadio de la quiebra por $ 85 millones (canadienses). En febrero de 2005, Rogers Communications, el dueño de los Blue Jays, compró el estadio por $25 millones (canadienses).

Abrir el techo requiere que dos paneles se deslicen uno sobre el otro y dentro de una sección detrás del jardín central. Un tercer panel, que comienza detrás de la placa, gira sobre un riel circular. Todo el techo mide 339.343 pies cuadrados y pesa 11.000 toneladas. Cuando está cerrado, el Rogers Center podría albergar un edificio de 31 pisos. Los paneles del techo están hechos de una sola membrana de policloruro de vinilo sobre una chapa de acero acústica aislada.

Aprovechando que era día de partido nos compramos unos hot dogs en unos carritos que ponen frente al estadio. Ellos te dan el pan y la salchicha y luego tú vas a una mesita cercana y te pones los ingredientes o salsas que más te gusten. Ojo con el pimiento. Pica mucho. Dos hot dogs y una botella pequeña de agua nos costaron 14 dólares en total.

Al otro lado de la calle encontramos el Roundhouse Park, donde se ubica el Museo del ferrocarril. Allí podemos ver (sin pagar, por lo menos por fuera) ferrocarriles antiguos y de vez en cuando hay paseos con un tren en miniatura.

Destaca una rotonda de 32 emplazamientos que fue construida por orden de la Canadian Pacific Railway en 1929. Se destinaba a la reparación de las locomotoras de vapor de los trenes de pasajeros de la compañía ya que la Union Station está muy cerca. Esas rotondas dejaron de ser útiles cuando los trenes pasaron del vapor al diésel en los años 60. Ésta en concreto cerró en 1982.

👉 Ver Etapa: TORONTO
Volver arriba
Compartir:




Etapas 1 a 3,  total 31
 1  2  3  ..  11  siguiente siguiente



📊 Votaciones al diario
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0 Media
Anterior 25 5 Media
Total 26 6 Media
Votos
Votos 0 Votos
Votos 0 Votos
Votos 0 Votos
Votos 0 Votos
Votos 0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

👉 Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 643 Visitas mes actual: 28 Total visitas: 861

comment_icon  Últimos comentarios al diario  Canadá este: ¿agua o sirope de arce?
Total comentarios 7  Visualizar todos los comentarios

Luchino  luchino  02/09/2022 17:05   📚 Diarios de luchino
Yo también te lo puntúo, aunque aún falta bastante. Uno de esos grandes viajes, sin duda.

Salodari  Salodari  05/09/2022 15:49   📚 Diarios de Salodari
Comentario sobre la etapa: OTTAWA
Te mando ya unas estrellitas, me está gustando mucho Amistad

Ctello  ctello  06/09/2022 09:44   📚 Diarios de ctello
Muchas gracias, Salodari. Aún falta bastante para terminar. No llevo ni la mitad. Y luego ya pondré algunas fotos.

Hectorbilbao  hectorbilbao  23/09/2022 17:36   📚 Diarios de hectorbilbao
Comentario sobre la etapa: RÍO SALMONERO, OSOS Y RABASKA
Interesante diario. ¿Podrías poner fotos? Le daría mucha vida.

Ctello  ctello  24/09/2022 17:53   📚 Diarios de ctello
Comentario sobre la etapa: RÍO SALMONERO, OSOS Y RABASKA
Como pone en el título, no está acabado. Las voy poniendo poco a poco pero no tengo mucho tiempo.

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN EL DIARIO


👉 Registrate AQUÍ
Volver arriba

forum_icon Foros de Viajes
Rutas-Itinerarios Tema: Costa este de Canadá (Montreal, Ottawa, Toronto, Quebec...)
Foro USA y Canada Foro USA y Canada: Foro de Estados Unidos y Canadá. Información y consejos sobre Nueva York, Los Angeles, San Francisco, Chicago, Montreal, Otawa...
Ultimos 5 Mensajes de 1477
943020 Lecturas
AutorMensaje
carolco
Carolco
Willy Fog
Willy Fog
Ene 23, 2014
Mensajes: 21498

Fecha: Mar Ago 16, 2022 07:10 pm    Título: Re: Costa este de Canadá (Montreal, Ottawa, Toronto

Vers:

Algonquin Provincial Park en Ontario (Canadá): Visita




Enjoy! / Savourer!
pilukina
Pilukina
Indiana Jones
Indiana Jones
Jul 07, 2009
Mensajes: 1107

Fecha: Lun Sep 05, 2022 03:11 pm    Título: Re: Costa este de Canadá (Montreal, Ottawa, Toronto

Hola a tod@s!
Estoy pensando en ir a Canadá en Octubre. Cómo veis el siguiente planning a grosso modo:

-Día 1: Madrid -Toronto. Noche en Toronto.
Día 2: Toronto.
Día 3: traslado Toronto a Cataratas Niagara y noche en cataratas.
Día 4: Ver las cataratas. Noche en Cataratas.
Día 5: Traslado a Ottawa y noche en Otawa.
Día 6 Ottawa.
Día 7: vuelo Ottawa Madrid.

¿Cómo lo veis? No son muchos días, pero es lo que tenemos... y sería del 4 al 10 de octubre aprox....
Un saludo y gracias de antemano.
carolco
Carolco
Willy Fog
Willy Fog
Ene 23, 2014
Mensajes: 21498

Fecha: Lun Sep 05, 2022 03:19 pm    Título: Canadá: Toronto-Niagara Falls-Ottawa

El Lunes 10 es "ThanksGiving" en Canada! [Feriado] y por-lo-tanto fin de semana largo!




Supongo sera con auto de alquiler.

Por logística, y eficiencia, modificaría a:

- Día 1: Madrid -Niagara Falls. Noche
- Día 2: Niagara Falls. Noche

- Día 3: traslado a Toronto. Noche
- Día 4: Toronto. Noche

- Día 5: Traslado a Ottawa y noche en Ottawa.
- Día 6: Ottawa. Noche

- Día 7: vuelo Ottawa Madrid.


Enjoy! / Savourer!
pilukina
Pilukina
Indiana Jones
Indiana Jones
Jul 07, 2009
Mensajes: 1107

Fecha: Lun Sep 05, 2022 03:50 pm    Título: Re: Canadá: Toronto-Niagara Falls-Ottawa

Mil gracias por la respuesta.
El 10 de Octubre ya es Thanksgiving? Qué pronto...
La idea es movernos en transporte público. Autobús o tren desde Toronto a las cataratas y desde las cataratas a Ottawa.
La entrada por Toronto y la salida por Ottawa es por el tema vuelos, con Air Canadá.
carolco
Carolco
Willy Fog
Willy Fog
Ene 23, 2014
Mensajes: 21498

Fecha: Lun Sep 05, 2022 05:07 pm    Título: Re: Canadá: Toronto-Niagara Falls-Ottawa

Entonces y según mi sugerencia, se haría mas practico:

- YYZ/Pearson Toronto Airport hasta Niagara Falls:

Taxi, Uber y/o Shuttle= unos 100€

- Niagara Falls > Toronto:

Go Transit Bus [lo mas eficiente es el tren, pero tiene frecuencias escasas!]/ MegaBus

www.gotransit.com/

ca.megabus.com/

Averiguar Uber/Lyft, pues a-veces sale a cuenta!

- Toronto - Ottawa:

Tren *Via Rail*

www.viarail.ca/en

Cotejar con *Porter Airlines*, que despega desde el *Billy Bishop Toronto City Airport * en Down-Town Toronto:

www.flyporter.com/en-ca/

www.billybishopairport.com/


Enjoy! / Savourer!
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro

Registrate AQUÍ



Mostrar/Ocultar Galería de Fotos
Ctello : Canada
Museo de Bellas artes
Ctello : Canada
The ring
Ctello : Canada
1000 de La Gauchetière
Ctello : Canada
Fairmont The Queen Elisabeth
All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. Aviso Legal - Privacidad - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Facebook Twitter instagram